1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Letizismo attacks

La constitución de la Mesa confirma que el 78 no ha muerto, que la palabra fetiche será "reforma", y que la Gran Coalición a tres se perfila como la favorita para IBEX y UE

Guillem Martínez Madrid , 13/01/2016

<p>Rajoy, Rivera y Sánchez.</p>

Rajoy, Rivera y Sánchez.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Madrid. Congreso de los Diputados. Hace un bris que parte el cutis. Fuera. Dentro hace ese calor y ese olor a humanidad que crean muchos cuerpos juntos en una oficina durante el invierno. Los cuerpos en fin, huelen a rayos a corto y, más aún, a largo plazo. Por eso los griegos, sabios, hicieron dios de los humanos al dios del rayo. Anyway. Congreso. No se cabe. Nos habían prometido acceso al hemiciclo, pero a última hora se han rajado. Enfrente, con melancolía pre-coitum, he visto cómo les daban el pase de tribuna a 4 compis de otro medio digital. En este caso, sponsorizado por el IBEX. Los bancos --Santander, Die Caixa--, que ya tienen todos los medios en papel desde que, con la crisis, cambiaron su deuda por accionariado --se nota; cuando el Santander saltó de la bolsa de NY no hubo información de ello; elidieron el concepto bolsa NY y Santander, un indicio de que, si quieren, pueden elidir, incluso a su madre--, ahora se están interesando por los digitales. La banca española del siglo XXI es como la socialdemocracia francesa de los años 30, pero al revés. También quiere cambiar el mundo y redistribuir la riqueza, y por eso ha entrado en los gobiernos y en la prensa. Parece que, a diferencia de León Blum, lo está consiguiendo. En otro orden de cosas, y a estas alturas de mi vida, si quiero entrar en un hemiciclo peninsular tendré que fundar un partido. O ir a la locademia y hacerme sargento del Benemérito cuerpo. Los cuerpos huelen a rayos. Rayos, he vuelto a hacer un bucle. Cambien de párrafo o esto no parará jamás.

La sala de prensa gansa está repleta de VIPs. Mucho Podemos y mucho PP --digo yo; C's aún no tiene señas de identidad visual propia, y PSOE las está perdiendo-. Los primeros, con cara de aburrimiento y de cabreo. La cara de cuando tienes prisa y el metro se changa. Los segundos con otra cara de cabreo diferente. De cabreo milenario, como el del careto de la Dama de Elche, el primer vestigio facial, ahora caigo, del cabreo telúrico del centro derecha español. Es la primera sesión de esta legislatura. En la primera sesión, todo el mundo se ha olvidado de que esto es un aburrimiento. Por lo que el público VIP mira, durante los primeros 10 minutos, el plasma con cierta atención, hasta que se quedan ceporros. Mientras duermen, me bajo a la sala de prensa canija y les explico el interés de esta sesión. Prefigurará lo que sería, a), la primera legislatura de una tacada de legislaturas cortas. Lo que prefiguraría, a su vez, un proceso constituyente. La ingobernabilidad ésa, que trae majara a todo el complejo armamentístico-político-periodístico post-78 es, tal vez, la gran baza del rupturismo, que parece crecer, ordenarse y ampliar discurso con cada cita electoral, de las chorrocientas que hemos tenido desde 2011. Pero también puede ser, b) y brrrrr, la primera legislatura estable gracias al concepto "reajuste electoral", alocución con la que, me temo, tendremos que convivir en el futuro. Se la inventó el otro día Artur Mas, ese poeta de la experiencia -como Gil de Biedma, ha renovado léxicamente el fracaso cotidiano, en este caso, político, para conseguir una inútil victoria contra el paso del tiempo, es decir, poesía-. Con "reajuste electoral", aludía a las dimensiones del escenario/explicaba a la afición que los resultados electorales no molaban tras las elecciones, y ahora, después de darles para el pelo, pues sí. "Reajuste electoral" es la bomba. Tiene gancho y es violéntamente macarra. Por lo que podría ser el título de un reguetón. Estribillo: "Ti ví a hacer un reajuste electoral, baby". "Reajuste electoral". Esas dos palabras sirven para aludir, sin brutalidad evidente, a la historia de aquí abajo tras su primer reajuste electoral, en 1874. Y, posiblemente, acaben por ser útiles para explicar las presiones que están recibiendo PP y PSOE por parte del IBEX y de Bruselas, su primo de Zumosol. En breve es posible, en fin, que la Ley y sistema electoral no sean suficiente "reajuste electoral" en un Estado que necesita "reajuste electoral" a lo bestia, como para una boda. Se llama, en fin, postdemocracia, y sí lo es.

Les resumo lo que ha pasado hasta ahora. Se ha iniciado la sesión. En ese momento, a los de ERC les faltaba un escaño libre para sentarse. Si esto hubiera sido un chiquipark, el de ERC sin silla hubiera sido eliminado, hubieran quitado otro asiento y hubieran vuelto a poner la música. No es un chiquipark, por lo que se ha recurrido a la cortesía parlamentaria. Un concepto muy poco perceptible en este parlamento. El Congreso es de los parlamentos más duros de Europa. Sí, en los Comunes se dicen de todo. Pero luego realizan prácticas civilizadas, como cricket o morir asfixiado con un liguero puesto. Aquí, la bronca es más gratuita y menos ingeniosa e ideológica. No ilustra un combate ideológico tanto como un combate secular, que supera la ideología. Los insultos son aquí subidos de tono. En otras legislaturas se han escuchado alocuciones como puta o muérete. Los insultos tienen, a su vez, la función de impedir hablar al diputado con turno de palabra. Funciona: diputados Chuck Norris me han explicado que en la tribuna del Congreso se han quedado en blanco. Metáfora de toda esa brutalidad: esta mañana, a primera hora, un piquete de diputados del PSOE ha venido a primera hora para ocupar el escaño de Pedro Sánchez. Como sucede en las esquinas de Harlem para vender crack, o con las toallas en Benidorm. Esta agresividad se percibe en los grupos pequeños, desplazados hasta las partes más altas y lejanas del Congreso. Más que diputados, parecen los alicatadores.

Todo ello es inquietante, si se piensa que en un Parlamento del siglo XXI no pasa nada, salvo la escenografía de cada cultura política. Aquí, muy agresiva. Hoy, por ejemplo, aquí no va a suceder nada / los grupos han venido sucedidos y pactados de serie. Se saben todos los resultados de las votaciones para los cargos de la mesa que se votarán hoy. Si ganara otro candidato, sería un golazo tan sorpresivo que ese candidato debería ser fichado por el Alcorcón. Los pactos, a su vez, prefiguran cierto reajuste electoral. PP, PSOE y C's parecen haber à gogó. Han pactado también --o casi; se sabrá el lunes-- los grupos parlamentarios, de manera que el trade-mark Podemos --formado por más grupos, que vienen a intensificar la idea de que el Estado debe tener una territorialidad pactada; Francesc Miralles, cíberperiodista, ha llamado a todo ese pack La Alianza Rebelde; mola-, tendrá que ser un sólo grupo. Todo un "reajuste electoral", que vendría a dibujar que esta legislatura, dure mucho o poco, nos vamos a jartar del concepto Unidad Nacional.

Se sucede la primera votación. For President. Nada. No hay mayoría simple. Se sucede la segunda. Mientras la secretaria de la mesa de edad va liándose con los 8.000 apellidos vascos y catalanes, van subiendo los diputados, y votando en una urna, les hago unos minutos musicales. Título: El Tedio. Y empieza así: La-la-la. El aburrimiento es el primer ingrediente codificado en el parlamentarismo español. Gallardo, cuando describe las Cortes de Cádiz, explica que aquello era un muermo. Había tres tipos de distracciones. Una era fumar. A principios del XIX, es decir, en el XVIII, se fumaba diferente. Se fumaba, básicamente, para escupir. Se suponía que eso era un efecto medicinal del tabaco. Hoy sabemos que el tabaco carece de efecto medicinales. Sólo es bueno para el Síndrome de Martínez, que consiste en querer fumarte tus propias narices cuando llevas un par de horas en un Parlamento, como es el caso. El suelo de los Pasos Perdidos -se le llamó así, con esa terminología masónica, hasta en Cádiz; esos pollos eran grandes; por eso, snif, los exterminaron los de la cara de la Dama de Elche-, estaba lleno de cipis. El otro entretenimiento, hoy perdido en favor del Candy Crash, era leer. En Cádiz, en ese época, se publicaron más folletos que el Pryca en toda su historia. Eran reaccionarios o liberales, estos últimos, por lo general, muy divertidos. Algunos, con cochinadas. Y el tercero era hacer el cafre, gritando e impidiendo hablar. Con cara, supongo, de Dama de Elche, etc. Gallardo también habla explícitamente del aburrimiento que produce el proceso parlamentario y su rito. El rito parlamentario, en aquella época, era la pera. Antes de cada sesión, se realizaba un misaZzzz. Puede sorprender, pero eso sigue sucediendoZzzz. Es decir, cada parlamento decide la ideología de sus ritos y sus misas. Esto de votar, de uno en uno y con urna, es una misa/rito que explica que aquí no tenemos que hacernos muchas ilusiones con el potencial tecnológico del voto y la democracia. La lentitud de la coreografía indica, además, que este parlamento es tan dado a la coreografía que podría ser un club de Drag-Queens. Vaya, ya han votado. Fin de la coreografía. Es Presi del Congreso Patxi López. Con los votos de PSOE y C's, la abstención coreográfica de PP, y un voto nulo. Un cachondo votó por un relevo generacional. Concretamente, por el bebé de Bescansa. A su vez, Patxi López es una coreografía que puede explicar un poco la coreografía de esta legislatura.

Patxi López fue Lehendakari. Esto podría explicar que el pacto PPSOEC's de hoy quiere dibujar algún entendimiento con las minorías nacionales. Pero más bien puede ser lo contrario. Sí, fue Lehendakari. Pero durante los glory days del "reajuste electoral" y "reajuste de medios escritos" que supuso la ley de partidos. Y el auge del extremo-centrismo y el ultra-constitucionalismo, dos tendencias que parecen volver, por lo que veo, pactándose sobre nosotros. Sobre su sensibilidad plurinacional: Patxi López fue determinante en la defenestración del President Maragall, aquel pollo que quiso introducir en el léxico los conceptos nación y federación. Finalmente los introdujo. Pero --aparten a los niños-- en su propio XXXX. En algún mitin ulterior, en esta época en la que el PSOE es más federal que el general Ulysses S. Grant y Mulder & Scully juntos, el campeón no utilizó el palabro Federalismo ni cuando nadie escuchaba. Por lo demás, es un político del Régimen ad-hoc. Incluso tiene un cuñado que paga grandes cantidades al contado. Quizás, por todo ello, es un político valorado por el IBEX.

Se suceden, posteriormente, 3.456 votaciones para votar las vicepresidencias. Nota de color: unas horas después, en La Ancha, restaurante aledaño al Congreso repleto de congresenses, me encuentro con Patxi López. Como en un chiste de vascos de una peli mala, está hablando con su madre. Le comunica que es Presi. Lo más cruel de la vida, y lo que dificulta una interpretación certera de casi todo, es que todo lo que hacemos -un collar de macarrones, una bomba en el Liceo, ser Presi del Congreso, un rescate bancario-, es por nuestra mamá -o, en el caso de Nóos, por papá-

Empieza la jura/promesa del cargo. Por la Constitución, ese objeto que Juan Carlos I bajó del Monte Sinaí, al parecer junto con una comisión por su urbanización. Aquí empieza el pitote. Algunos diputados eligen responder en su lengua. Otros (ERC), puntualizan además su fidelidad a la constitución al nacimiento de la constitución catalana. Por lo que escucho -en la sala de prensa no se escucha un pijo; otra metáfora sobre la apuesta por una comunicación fluida es que tampoco hay enchufes para los ordenadores-, los de CDC/Democràcia i Llibertat, juran o prometen, en catalán, sin más y sin coletillas Procesistas. CDC/el Procecismo, es la pera. Pueden decir y hacer lo que quieran. Podrían haber jurado, incluso, por Tutatis, o por las JONS. Están cubiertos por un escudo propagandístico que impide escucharlos e interpretarlos. Es el partido más libre del Estado. Por lo demás, es muy probable que tengan grupo parlamentario. Y es posible que acaben participando en los pactos de gobierno. CDC es como un titán o, snif, un skin. Va donde quiere y hace lo que quiere.

El verdadero festival, amenizado por el griterío ritual de los Coros y Danzas de la Damas de Elche, se produce cuando prometen los de la Alianza Rebelde. Les transcribo unas cuantas fórmulas de promesa. "Prometo acatar esta Constitución y trabajar para cambiarla. Para que cada geraçon tenha sua própia. I ningú hagi de viure sotmés a herències indesitjades. Nunca más un país sin sus gentes y sus pueblos". "Prometo para trabajar en esta cámara por un proceso que reconozca la diversidad de soberanías y facilite la relación fraterna entre los pueblos del Estado. Que la gente mande y el gobierno obedezca", "Prometo per lluitar contra la corrupción i per la salut pública", "Prometo per imperatiu legal. Treballaré per combatre les desigualtats i la corrupció des dels valors republicans". "Sí, prometo. Y trabajaré por la República y el bien común de los pueblos". "Prometo por la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad".

Molaría conocer todas estas promesas. Ilustrarían la autopercepción del grupo rupturista en el Congreso. Y la verificación de estos 69 programas personales, una suerte de control de sus políticas futuras. Algo necesario, después de ver que en Catalunya, después de citar a Durruti, se vota a una de las derechas mas bestiales del Sur. Espero conseguir en breve las 69 fórmulas de promesa utilizadas. Este atentos a esta pantalla. Nota: el hecho de no disponer de una megafonía adecuada a un parlamento, y que sólo pudieron ser escuchadas en el hemiciclo, es otro indicio de "reajuste electoral" sin prisas, pero sin pausas. Nota de color: en el Senado sucedió lo mismo. Pero el Presidente -mayoría absoluta PP- interrumpió a un Senador catalán de En Comú Podem por el uso de una lengua no prevista. Por la Dama de Elche.

Las promesas ponen en su lugar la promesa del lunes del President Puigdemont. No fue el fin del mundo. Se puede emitir un discurso rupturista, contra la monarquía y la constitución, en una cámara. Otra cosa es verificarlo con leyes. Interesante: sea como sea, por las promesas a las que he tenido acceso, se percibe un input republicano clarísimo, una defensa del derecho de autodeterminación, una idea de democracia frente a austeridad, una idea de corrupción estructural, y una idea de que los derechos y la democracia deben ampliarse. Es decir, un ordenamiento del rupturismo hacia un sentido concreto. En efecto, de ruptura. A ver.

Fin de la sesión. Por lo visto y percibido, se está perfilando un "reajuste electoral". Es decir, una Gran Coalición, que forme un gobierno sin soberanía que acepte las propuestas europeas, y que viva su única soberanía posible dando leña al mono. El mono empieza a ser muy grande y austro-húngaro. Diversas naciones y diversos estados de ánimo democrático en fricción con el Régimen del 78. A pesar de la propaganda que se verterá, si se consigue esa Gran Coalición -por la que ya presionan los mercados; Europa abrirá la boca de la cara en breve, o se comunicará por carta, como en 2010 con ZP-, será menos libre e inocente que el pack CDC en Catalunya. La razón: su objeto de deseo es menor y menos épico. Es el reformismo. Local. Serán reformas. Supongo que propagandísticas, no contrastables. O supongo que, también, bajo la forma real de contrareforma. Quizás, la doctrina más plausible que se adoptará sea el Letizismo, o la confianza en que se puede salvar una institución zombie operándole las tetas. O miles. De instituciones. No de tetas.

El próximo pleno vuelvo al Congreso y les explico cómo le crecen las tetas.

            

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Teodorido

    El medio digital ese ¿es Er Confidensiá? Queremos de saber

    Hace 5 años 6 meses

  2. ifrit

    http://praza.gal/humor/8/cadrinos/32/

    Hace 5 años 6 meses

  3. Emmanuel

    Felicitaciones Guillem, ya empiezan a pasearse por tus artículos haters y trols, señal de que lo estas haciendo muy bien. Tus cronicas merecen todos mis elogios y me alegra cantidad descubrir en este paramo adusto que es la actualidad politica, una prosa certera, mordaz y cercana como la tuya.

    Hace 5 años 6 meses

  4. Gorka

    Imposible llegar hasta el final. Tedio puro. Bufff

    Hace 5 años 6 meses

  5. Alberto

    Me parece una obra de arte que consigue su meta. Informar, hacer reir y plasmar el ridículo y esperpéntico mundo político.

    Hace 5 años 6 meses

  6. Johnny

    Soy yo, o este tocho está escrito un poco al tuntún? Faltan artículos, por ejemplo

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí