1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Documentos CTXT / Editorial The Nation

Sanders for president

Con integridad y principios, el senador de Vermont está llamando a los estadounidenses a una revolución política

THE NATION / Traducción: Sebastiaan Faber 23/01/2016

<p>Bernie Sanders durante un acto de campaña en King Irving Park, Iowa.</p>

Bernie Sanders durante un acto de campaña en King Irving Park, Iowa.

Phil Roeder

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Hace un año The Nation, preocupado por la exclusión de los ciudadanos de a pie del proceso de la nominación presidencial, argumentaba que unas primarias vigorosamente disputadas serían beneficiosas para los candidatos, para el Partido Demócrata y para la democracia estadounidense. Dos meses más tarde, el senador Bernie Sanders lanzó formalmente una campaña que ya ha transformado la política de la carrera presidencial de 2016. Galvanizados por sus demandas de justicia económica y social, cientos de miles de estadounidenses han acudido en masa a sus mítines, y más de un millón de pequeños donantes han ayudado a que su campaña hiciera añicos los récords de recaudación y que se rompiera el dominio sobre el proceso de nominaciones del dinero empresarial. El llamamiento de Sanders a hacer reformas fundamentales —sanidad universal, educación universitaria gratuita, un salario mínimo de 15 dólares la hora, la división de los grandes bancos, asegurar que los ricos paguen una parte justa de los impuestos— ha inspirado a la gente trabajadora en todo el país. Su respuesta valiente ante la crisis climática ha atraído a legiones de votantes jóvenes, y su política exterior, que prefiere la diplomacia a los cambios de régimen, resuena poderosamente en ciudadanos cansados de la guerra. Pero lo más importante es que Sanders ha usado su insurgente campaña para decirles a los norteamericanos la verdad sobre los retos que se nos presentan. Ha convocado al pueblo a una “revolución política”, argumentando que los cambios que nuestro país necesita tan desesperadamente solo se pueden realizar si arrebatamos nuestra democracia de las garras corruptas de los banqueros de Wall Street y de los multimillonarios.

Creemos que tal revolución no solo es posible sino necesaria, y por eso respaldamos a Bernie Sanders como candidato presidencial. Esta revista rara vez expresa su apoyo explícito a candidatos en las primarias demócratas (lo hicimos solo dos veces: a Jesse Jackson en 1988 y a Barack Obama en 2008). Si lo hacemos ahora es porque nos mueve la conciencia de que nuestro amañado sistema solo funciona para unos pocos y no para la mayoría. Los estadounidenses están despertando a esta realidad, y están exigiendo un cambio. Esta comprensión anima tanto las primarias republicanas como las demócratas, aunque ha empujado las dos carreras en direcciones totalmente diferentes.

En el núcleo de esta crisis se encuentra la desigualdad, tanto económica como política. Estados Unidos se ha convertido en una plutocracia en la que, como dice Sanders, “no solo hay una riqueza masiva y una desigualdad económica, sino una estructura de poder que protege esa desigualdad”. La clase media de Estados Unidos ha desaparecido, mientras la brecha entre ricos y pobres ha llegado a los extremos de la Edad Dorada (Gilded Age) de finales del S XIX. La recuperación que siguió a la caída económica de 2008 no ha sido compartida. De hecho, en Estados Unidos estos días parece que ya nada se comparte: ni la prosperidad, ni la seguridad, ni siquiera la responsabilidad. Mientras millones de estadounidenses lidian con las consecuencias de un cambio climático catastrófico, las compañías de combustibles fósiles promueven a los escépticos del clima para que puedan seguir beneficiándose de la destrucción del planeta. Mientras los estadounidenses se han cansado de la guerra sin fin, el complejo militar-industrial y sus animadores siguen promoviendo las intervenciones imprudentes que han drenado nuestro país, dañado nuestra reputación en el extranjero y creado una tormenta perfecta de despilfarro, fraude y abusos en el Pentágono. Mientras los estadounidenses de todas las tendencias ideológicas reconocen la necesidad de una reforma del sistema de justicia penal, la policía sigue matando a hombres, mujeres y niños afroamericanos, y continúan las encarcelaciones en masa, prácticamente sin disminuirse.

Los estadounidenses están hartos y han pasado a la resistencia activa. Tomadas de forma aislada, la lucha por el salario mínimo de 15 dólares, el movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan), el movimiento por la justicia climática, el movimiento por los derechos de los inmigrantes, la campaña a favor de un impuesto a las transacciones financieras y el empuje renovado para la sanidad universal pueden parecer luchas no relacionadas entre sí. Vistas en conjunto, sin embargo, constituyen un coro creciente de indignación ante un gobierno que atiende a las demandas de los súper-ricos mientras ignora las necesidades de la mayoría. Comparten la furia ante una política presa de intereses particulares y de las grandes fortunas, donde la corrupción generalizada se burla de la noción misma de la democracia.

En Bernie Sanders, estos movimientos por la igualdad y la justicia han encontrado un aliado y un paladín. A diferencia de los demagogos de la derecha que explotan estas crisis para fomentar la división, el senador de Vermont se ha nutrido de una orgullosa tradición democrática y socialista para resucitar la noción simple pero potente de la solidaridad. Debemos atendernos los unos a los otros, dice Sanders, no atacarnos (“turn to each other, not on each other”), debemos unirnos para cambiar la política corrupta que nos está robando a todos. La financiación de su campaña refleja este compromiso, ya que rechaza el apoyo de los superPACS empresariales y confía, en cambio, en millones de donantes de base. Gracias a la integridad de su campaña, solo Sanders tiene el potencial de unir a los movimientos emergentes de todo el país en una demanda clamorosa, irresistible por un cambio sistémico de la política.

Durante más de tres décadas, Bernie Sanders ha desafiado las probabilidades políticas, al mismo tiempo que ha sido un defensor consistente de ideas y temas que llevaban mucho tiempo fuera del mapa político —cada vez más reducido—de nuestro país. Como alcalde de Burlington, lideró la lucha para mantener la orilla del lago Champlain abierta al pueblo y organizó la reconstrucción sostenible del centro de la ciudad, presentando siempre presupuestos equilibrados. En la Cámara de Representantes de EE.UU., ayudó a organizar el Caucus Progresista del Congreso y reunió el apoyo para enmiendas que protegían las pensiones y ampliaban los centros de salud comunitarios. En el Senado, se opuso de manera elocuente a los abusos de la vigilancia, a las guerras optativas, a la desregulación de los bancos y a los rescates para multimillonarios. Su eficaz presidencia del Comité Senatorial de Asuntos sobre Veteranos le ha valido elogios de los dos grandes partidos.

Si bien creemos que Sanders sería un gran presidente, sabemos que su camino hacia la Casa Blanca será difícil. Al cierre de esta edición, tiene posibilidades de triunfar en Iowa y New Hampshire, al mismo tiempo que, a nivel nacional, está ganando terreno a Hillary Clinton, que lidera las encuestas. Su mensaje económico populista resuena en muchos progresistas y votantes jóvenes, pero aún tiene que generar un apoyo más profundo entre votantes afroamericanos, latinos y asiático-americanos, que constituyen segmentos centrales del Partido Demócrata.

Dicho esto, su campaña está abierta a la necesidad de construir una coalición más amplia. Y en Sanders, los demócratas tienen a un candidato del que cabe decir que no hay trecho entre dicho y hecho: un manifestante por los derechos civiles en la década de 1960 con un historial coherente de apoyo a la justicia racial, la igualdad de la mujer y los derechos LGBT. Y también tienen a un candidato que ha mostrado la voluntad de escuchar y aprender: desde que fue desafiado a comienzos de su campaña por parte de activistas del movimiento Black Lives Matter, Sanders ha esbozado una audaz agenda para llamar a la policía a rendir cuentas, reducir el encarcelamiento masivo y reformar la discriminatoria legislación contra las drogas.

Los votantes pueden confiar en Sanders porque no debe su carrera política a los amos financieros del status quo. Liberado de estas cadenas de intereses particulares, puede tomar las medidas audaces que el país necesita. Solo Sanders propone dividir los bancos considerados “demasiado grandes para caer” (too big to fail); invertir en la educación pública, desde la educación preescolar universal a la educación universitaria pública gratuita; y romper el poder de los cárteles de las compañías de seguros y las farmacéuticas con las reformas de “Medicare para Todos”. Solo él propone empoderar a los trabajadores con un salario digno. Solo él está dispuesto a poner a los estadounidenses a trabajar para reconstruir nuestra infraestructura en ruinas, y para enfrentar el cambio climático convirtiendo a Estados Unidos en un líder en energía renovable. Su audaz agenda demuestra que el impacto del dinero en la política no amplía el debate; más bien, estrecha los márgenes de lo posible. Sanders entiende esto, pero tememos que no es el caso de su principal rival por la nominación demócrata.

Hillary Clinton es una candidata que combina una experiencia sin parangón con la inteligencia, la determinación y la fuerza. Ha respondido al temperamento populista de los tiempos: ha cuestionado el tipo de acuerdos de libre comercio que Bill Clinton y Barack Obama han defendido; ha pedido reformas en Wall Street y abogado por la subida de impuestos a los ricos; ha sido valiente en su defensa del Planned Parenthood (la organización nacional de planificación familiar); ha desafiado la National Rifle Association (la asociación nacional de defensa de los propietarios de armas de fuego); y ha apoyado a los sindicatos. Si resultara nominada, sería muy preferible a cualquiera de los extremistas que se presentan para la nominación del Partido Republicano (como también lo sería el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley). Entendemos que es crucial mantener la presidencia alejada de manos republicanas, sobre todo cuando al próximo presidente le tocará modificar la composición de la Corte Suprema. Y no se puede negar que si saliera elegida, Clinton haría añicos el más grueso de los techos de cristal y defendería los derechos de las mujeres como ningún otro presidente hasta la fecha.

Pero los límites de una presidencia de Clinton son claros. Su discurso sobre la necesidad de encontrar terreno compartido con los republicanos y buscar acuerdos para “lograr resultados” en Washington no traerá el cambio que se necesita tan desesperadamente. Clinton no ha descartado subir la edad de jubilación para fines de Seguridad Social, y su plan no acaba de aumentar los beneficios para todos. Clinton rechaza la sanidad universal y se niega a considerar dividir los grandes bancos. También tememos que pudiera aceptar un “gran acuerdo” presupuestario con los republicanos que consolidaría las políticas de austeridad para las próximas décadas.

En política exterior Clinton es sin duda avezada, pero su experiencia no le ha valido para evitar equivocarse. Clinton dice ahora que su voto de 2002 para autorizar la invasión de Irak de George W. Bush fue un error, pero al parecer aprendió poco de él. Clinton fue una destacada defensora de derrocar a Muamar El-Gadafi en Libia, una acción que dejó un Estado fallido que proporciona a ISIS una base alternativa. Clinton apoyó los llamamientos de Estados Unidos para ayudar a derrocar a Bashar El Assad en Siria, una forma de proceder que ha añadido más leña a una terrible guerra civil. Ahora Clinton aboga por una confrontación con Rusia en Siria, proponiendo que se cree una zona de exclusión aérea. Su apoyo para el acuerdo nuclear del presidente Obama con Irán se vio empañado por su rechazo explícito de una mejora de las relaciones con ese país y sus promesas belicosas de proveer a Israel con más armas. Si sale elegida, Clinton será otra “presidente de guerra” en un momento en que lo que Estados Unidos necesita desesperadamente es la paz.

El enfoque de Sanders es diferente y mejor. El senador no ha hablado tanto como nos gustaría sobre los desafíos y las oportunidades globales, y le instamos a centrarse más en la política exterior. Pero lo que ha dicho (y hecho) inspira confianza. Como opositor a la guerra de Irak desde el principio, critica la noción de “cambio de régimen” y la presunción de que Estados Unidos debe servir de policía mundial. Rechaza una nueva Guerra Fría con Rusia. Apoya el acuerdo nuclear con Irán, y se dedicaría con energía renovada al desmantelamiento de los arsenales nucleares y a la no proliferación. Ha sido durante mucho tiempo un defensor de la normalización de las relaciones con Cuba y de la reactivación de una política de buena vecindad en el hemisferio occidental. La política exterior de Sanders también crearía las condiciones para la reconstrucción de una prosperidad ampliamente compartida en el ámbito doméstico. Sanders lideraría un esfuerzo internacional para poner fin a la paralizante austeridad que amenaza con desatar una nueva recesión global, y lucharía por un “New Deal verde” para combatir el cambio climático. Y como líder de la oposición al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, desharía el régimen comercial definido por las grandes empresas que ha devastado a la clase media estadounidense.

Los críticos de Bernie Sanders lo descartan como un idealista (¡lo es!) que ha emprendido una cruzada quijotesca. Mientras tanto, los medios corporativos han prestado vergonzosamente poca atención a los logros de su campaña, al mismo tiempo que vierten una atención desmesurada sobre las últimas declaraciones escandalosas de Donald Trump y los candidatos republicanos que luchan por competir con él. No obstante, las encuestas muestran que Sanders —aunque se está presentando por primera vez a muchos votantes— está bien preparado para enfrentarse con el candidato que salga nominado por el Partido Republicano, sacando con frecuencia mejores resultados que Clinton en los enfrentamientos individuales. Por otra parte, a diferencia de las audiencias modestas en las paradas de campaña de Clinton, las enormes multitudes que acuden a los mítines grassroots de Sanders indican que será capaz de incentivar la participación electoral en noviembre.

Queda por ver si la candidatura de Sanders y la inspirada campaña que ha venido animando podrá provocar una “revolución política” lo suficientemente poderosa para ganar la nominación demócrata y la Casa Blanca este año. Lo que sí sabemos es que su candidatura ha creado el espacio para un poderoso movimiento progresista y ha demostrado que sí es posible una política diferente. Esta es una revolución que debería sobrevivir, gane quien gane la nominación.

Bernie Sanders y sus partidarios están inclinando el arco de la historia hacia la justicia. La suya es una insurgencia, una posibilidad y un sueño que respaldamos con orgullo.

Este editorial se publicó el 14 de enero en The Nation.
Traducción de Sebastiaan Faber.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

THE NATION

Autor >

Autor >

Traducción: Sebastiaan Faber

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí