1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La isla de la vida

La maestra y enfermera Elisabeth Eidenbenz creó en la localidad francesa de Elne una maternidad en la que atendió a refugiadas españolas y judías y en cuyas dependencias nacieron casi 600 niños

Miguel Barrero 27/01/2016

<p>Maternidad Suiza de Elne.</p>

Maternidad Suiza de Elne.

Miguel Barrero

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Muchos años antes, Elisabeth Eidenbenz intuyó que tras las puertas de aquella casa podía avecindarse el porvenir. Sin embargo, nada de eso sabía François Charpentier cuando en 1997 compró por una cantidad irrisoria el viejo castillo de Bardou. Se enamoró del edificio en cuanto lo tuvo delante, y no fue el primero. Otros muchos se habían interesado en los años precedentes por aquella finca situada a orillas de la carretera de Montescot, en tierra de viñedos y a sólo siete kilómetros de la playa. Ocurre que la magnitud de los trabajos que era necesario acometer para convertir aquella ruina en algo parecido a un hogar terminaba por desanimar siempre a los posibles compradores. No fue el caso del mencionado Charpentier, que no quiso reparar ni en los gastos ni en el esfuerzo.

Enseguida se puso manos a la obra y el cambio no tardó nada en notarse, porque la construcción era en sí misma una pequeña joya arquitectónica que sólo a causa de la desidia llevaba décadas pasando inadvertida para los habitantes de los alrededores. Su historia comenzó cuando en febrero de 1900 el industrial Eugène Bardou, que llegó a ser alcalde de Perpignan durante un breve periodo y había hecho fortuna continuando con el negocio familiar de fabricación de papel de cigarrillos, compró un terreno de ocho hectáreas situado en las proximidades de la villa de Elne, un lugar idílico pero ya entonces sumido en cierta decadencia. Bardou levantó allí, entre 1900 y 1902, lo que él llamó una “mansión de campo” y los lugareños pronto empezarían a conocer como el “castillo de Bardou”. Allí vivió la familia los mejores tiempos de la belle époque, en largas etapas que se prolongaron durante casi un cuarto de siglo. Pero Eugène Bardou murió en 1927 y sus herederos volvieron a poner la propiedad a la venta. Esta vez no iba a adquirirla una familia de alcurnia, sino dos agricultores, Pierre y Charles Mirous, que llegaron a ella atraídos por la fertilidad de unas tierras que se pusieron a cultivar de inmediato. La mansión no les interesó especialmente y, de hecho, no llegaron a ocuparla. 

Pero hagamos una larga elipsis para regresar a finales de la década de 1990, con la familia Charpentier ocupando los salones de su flamante mansión recién rehabilitada. Una tarde, sin previo aviso, alguien llamó a la puerta. Cuando el patriarca acudió a abrir, se encontró bajo el umbral con la silueta de un hombre que con voz temblorosa, en parte por la timidez y en parte por la emoción, dijo: “Perdone las molestias, pero llevaba mucho tiempo deseando venir a conocer este lugar; me llamo Guy Eckstein y nací aquí mismo, en esta casa”.

Eidenbenz viajó a la capital española integrada en el primer grupo de voluntarios del Servicio Civil Internacional  

La visita hizo que, de pronto, el pasado se colara en el presente y la historia oculta del castillo de Bardou saliese a la superficie. Se trata de un relato que hunde sus raíces en la barbarie para extraer de ella una luminosa lección y cuyos prolegómenos se remontan a 1937. Ese año, el 24 de abril, llegó Elisabeth Eidenbenz a España. Nacida en Wila (Suiza) en 1913, apenas contaba veinticuatro años de edad cuando, tras estudiar Magisterio y dar clase en escuelas de adultos de Dinamarca, conoció las nuevas corrientes pacifistas y decidió viajar a la capital española integrada en el primer grupo de voluntarios del Servicio Civil Internacional y como parte de la organización Ayuda Suiza a los Niños de España. Allí se mantuvo, entre Burjassot y Madrid, dando auxilio a madres, niños y ancianos hasta que el conflicto llegó a su fin.

Se disponía a establecerse de nuevo en su país natal cuando el colectivo del que formaba parte, englobado ahora dentro de la estructura de la Cruz Roja, le pidió que permaneciese en la vertiente francesa de los Pirineos para ayudar a los refugiados que comenzaban a hacinarse en los campos de Argelès-sur-mer, Saint-Cyprien y Rivesaltes. Elisabeth no tardó en comprobar que la situación era verdaderamente crítica: a la comarca del Rosellón, en la que vivían por entonces unas 250.000 personas, habían llegado 300.000 refugiados procedentes de España, obligados a convivir en condiciones insalubres a la misma orilla del Mediterráneo. Las mujeres tenían que dar a luz en condiciones infrahumanas, y el edificio que para tal fin se acondicionó en Brouilla no solucionó el problema. Una mañana, mientras regresaba al campo de concentración de Argelès-sur-mer desde el mercado de la cercana villa de Elne, Elisabeth Eidenbenz vio a lo lejos un caserón en ruinas que llamó poderosamente su atención. Se trataba del castillo de Bardou, que los hermanos Mirous habían abandonado y cuyo usufructo cedieron en alquiler al colectivo solidario del que formaba parte la enfermera. La restauración del edificio costó 30.000 francos suizos, y una vez finalizada la Maternidad Suiza de Elne pudo abrir sus puertas a principios de diciembre de 1939. El primer niño nacería en sus instalaciones el 7 de ese mismo mes.

La maternidad contaba con medio centenar de camas distribuidas por habitaciones a las que las propias internas habían bautizado en homenaje a ciudades españolas

La vida de Elisabeth (“la señorita Isabel” para las mujeres a las que ayudaba a dar a luz) giró a partir de entonces en torno a ese lugar que se perfiló como una isla de vida en unos parajes que el éxodo había convertido en escenario de penurias y muerte. Los suministros llegaban al centro utilizando los corredores sanitarios abiertos por la Cruz Roja Internacional, y consistían básicamente en leche condensada y leche en polvo, chocolate, queso, conservas, harina, azúcar y arroz, a lo que había que sumar los biberones y las medicinas. La escuela suiza de enfermería enviaba a dos o tres profesionales cada seis meses, y junto a ellas colaboraban voluntarias y refugiadas de los campos. La maternidad contaba con medio centenar de camas distribuidas por habitaciones a las que las propias internas habían bautizado en homenaje a ciudades españolas. El cuarto destinado a los recién nacidos era Madrid; el más bonito, Barcelona. La sala de partos, tan temida que para muchas su mención provocaba terror, recibió el nombre de Marruecos por los temidos soldados regulares que compartían causa y pendón con los franquistas. 

Pronto se unieron a las refugiadas españolas las mujeres judías que comenzaron a huir del delirio nazi con el estallido de la II Guerra Mundial. Cuando los alemanes ocuparon el sur de Francia, en noviembre de 1942, la maternidad trató de mantenerse al margen gracias a su adscripción helvética —la Ayuda Suiza a los Niños de España había sido amparada por la Cruz Roja—, pero aunque fue capaz de resistir durante un tiempo el equilibrio no tardó en resquebrajarse. Elisabeth Eidenbenz recibía, en su calidad de directora, frecuentes visitas de oficiales alemanes que requerían la entrega de las mujeres judías que tuviera bajo su custodia para deportarlas a los campos de concentración. Sus constantes negativas no hacían más que enfurecer a los militares teutones, que con la complicidad de los colaboracionistas de Vichy pudieron clausurar la maternidad en abril de 1944. Habían nacido en su interior 597 niños. Elisabeth regresó a Suiza y más tarde se trasladaría a Austria, donde dedicó el resto de su vida a los huérfanos, y la historia de la maternidad cayó en el olvido. El hecho de que el castillo de Bardou se levante no en Elne, sino en las afueras, y los desbarajustes propios de la época en la que sucedió todo hicieron que posteriormente, con la paz ya asentada en una Europa que hacía lo posible por recomponerse, nadie en el Rosellón guardara memoria de lo que había acontecido tiempo atrás en aquel edificio modernista que volvía a encontrarse en el más absoluto abandono. 

La visita de Eckstein, el hombre que una tarde rompió la pacífica rutina de los Charpentier, vino a revertir esa situación. Él mismo se ocupó de buscar a Elisabeth Eidenbenz, a la que encontró en una residencia de ancianos austriaca, para llevarla de nuevo a Elne en el año 2002. La implicación de la propia familia propietaria del palacio, impactada y conmovida por la historia oculta del que pretendían que fuese su nuevo hogar, permitió agilizar los trámites para que el Ayuntamiento de Elne —entonces regido por Nicolás García, hijo de republicanos españoles exiliados— comprase en 2005 el castillo de Bardou y creara allí un espacio para el recuerdo de una gesta, la de “la señorita Isabel”, que no merecía verse enterrada en la desmemoria. También a la propia Elisabeth empezaron a reconocerle, tardíamente, sus méritos. Fue condecorada por el Estado de Israel (Medalla de los Justos entre las Naciones, 2002), el Gobierno de España (Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social, 2006), la Generalitat de Catalunya (Cruz de Sant Jordi, 2006) y el Gobierno de Francia (Legión de Honor, 2007) y recibió, aunque fuese de manera indirecta, el cariño de los casi 600 niños que gracias a ella nacieron y lograron sobrevivir en un tiempo de ruido y furia. 

Sergio Barba, que nació en la Maternidad de Elne y hoy preside una asociación que agrupa en el sur de Francia a los descendientes del exilio español, lo resume con claridad meridiana: “Mi madre me dio la vida y Elisabeth Eidenbenz me dio la confianza en el género humano”. “La señorita Isabel” falleció en la localidad suiza de Wila, la misma en la que había venido al mundo, el 23 de mayo de 2011. Los periodistas y estudiosos que en los años anteriores habían ido a entrevistarla a propósito de la Maternidad Suiza de Elne obtuvieron siempre idéntica respuesta: “Hice lo que tenía que hacer”. 

Autor >

Miguel Barrero

Asturiano de Oviedo, 1980. Ha escrito Espejo (KRK Ediciones, 2005), La vuelta a casa (KRK Ediciones, 2007), Los últimos días de Michi Panero (DVD Ediciones, 2008), La existencia de Dios (Trea, 2012) y Camposanto en Collioure (Trea, 2015). Ha colaborado en obras colectivas como la antología Náufragos en San Borondón (Baile del Sol, 2012) o Tripulantes (Eclipsados, 2007).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. carmen

    Es un espacio maravilloso, bondadoso, reconfortante. Guarda en sus paredes el trabajo solidario. No dejéis de verlo

    Hace 5 años 3 meses

  2. Eduardo del Río

    Fantástica historia, la contaré en mis clases

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí