1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gastrología

El caso Roseto, o cómo vivir bien sin renunciar a la fritanga

Ramón J. Soria 27/01/2016

<p>American dream.</p>

American dream.

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

(Dramatización basada en un caso real) Un quisquilloso funcionario del Departamento de Salud de los EE.UU. a finales de los cincuenta, ojea aburridas estadísticas epidemiológicas. No se podía decir que los estadounidenses fueran un pueblo muy sano, la obesidad, la alimentación hipercalórica, el estrés y sus consecuencias producían una alarmante tasa de mortalidad antes de los 65 años por trastornos cardiovasculares. Los datos por Estados diferían poco. Por ciudades, mejor ni mirar. El eficiente funcionario ya iba a levantarse a almorzar una rica y grasienta hamburguesa en el restaurante de la esquina cuando de reojo vio un dato increíble que le quitó el hambre azuzando su curiosidad. Llamó entonces al estadístico por si era un error. Pero no, no era un error, en la parte oriental de Pennsylvania había un pueblo llamado Roseto que debía de tener firmado un pacto con el diablo o poseer en el municipio la secreta fuente de la eterna juventud. Allí nadie fallecía de enfermedades cardiovasculares antes de los 65. Incluso a esas edades presentaba un índice que no llegaba ni a la mitad del promedio estadounidense.

Roseto…Roseto… llamó por teléfono al equipo de estadística y les ordenó viajar al quinto pino, perdón, a Roseto, para indagar el porqué de esa envidiable salud. Los estadísticos llegaron, revisaron los datos del ayuntamiento y de los hospitales y volvieron a ver al jefe.

-Era cierto jefe, los datos no mienten, los de Roseto no se mueren de infarto, ni de trombosis, ni de cáncer, ahí tiene usted las tablas desagregadas por edad y sexo.
-…Sí, sí, eso ya lo sé, pero ¿por qué?
-Jefe, pregunte usted a los médicos, eso no es cosa nuestra.

El funcionario eficiente mandó a un equipo de médicos expertos en genética y nutrición. Existía el rumor, más que la hipótesis, de que el pueblo estaba lleno de italianos y ya comenzaba a conocerse el rollo ese de la dieta mediterránea, aunque todavía no se usaba para vender comida rápida disfrazada. Mad Men aún no había abierto su agencia.

Fue, estudió y volvió el equipo de matasanos.

-Nada jefe, que sí, que son de origen italiano casi todos, como tantos otros pueblos de ese Estado, pero llevan una vida bastante malsana, comen más hamburguesas que usted y no hacen las frituras con aceite de oliva como suponíamos sino aggg con manteca de cerdo, una mierda de comida jefe, tengo una peste en la ropa. Los genetistas tampoco han encontrado ningún gen de la eterna juventud y son igual de feos que usted o yo solo algo más morenos y bajitos.
-Sí, ¿pero por qué no se mueren?
-Jefe, eso pregúnteselo a los de la CIA que tienen aparatos muy sofisticados para escucharlo todo y medirlo todo. A lo mejor es cosa de los marcianos y del área 59.

El eficiente funcionario llamó a la CIA.

-Emergencia nacional. Si descubrimos la causa tendremos un arma secreta decisiva contra los rusos.

Y para allá fueron los de la CIA con sus equipos de medir el viento, el sol, lo que leía la gente o no leía, la radiactividad, los rastros alienígenas, las corrientes de aguas milagrosas o los detectores de LSD recién comprados. Trincaron a algún vagabundo despistado y le torturaron a conciencia, pero nada.

-No sabemos jefe. Le dejamos ahí encima el dossier de 5.000 páginas sobre Roseto. Nos ha costado el trabajo trescientos mil dólares que le pasaremos a su departamento como “gastos diversos”. Pero ándese con ojo, ese sitio es peligroso, seguro que hay algunos comunistas infiltrados. A mí me huele mucho a fritanga y eso es muy de comunistas.
-Ya, ustedes siempre viendo comunistas y marcianos por todas partes. Yo sólo quiero saber qué pasa en Roseto, por qué viven tanto.
-¡Ah!, y yo saber si la Luna es de queso…pregunte usted a otros. Nosotros vamos a salvar la patria a otro sitio, Vietnam por ejemplo.

Entonces el funcionario recordó que en su departamento habían contratado a dos… cómo se dice… sociólogos, que debía ser un oficio parecido a astrólogos, ¿no?…

-¡Estos del departamento de personal es que no saben ya en qué gastarse el dinero!
-A ver, vosotros… ¿qué estáis fumando que huele tan raro?... bueno, da igual, tenéis que ir a Roseto y descubrir por qué la gente de allí no se muere de infartos ni esas cosas como todo el mundo en América.

Los chicos, él y ella, recién salidos de la universidad y aburridos de meter tarjetas perforadas en una máquina infernal, vieron el cielo abierto. Aún no había PC y Steve Jobs tenía sólo 2 añitos…

-A la orden, jefe. Roseto. Ir. Averiguar por qué la gente vive más. Oído cocina.

Los sociólogos llegaron a Roseto y no hicieron nada, alquilaron una casita cerca del centro, se tomaban sus cervezas en el bar de Moes, hablaban del tiempo con las viejas, se sentaban en el parque a mirar el panorama y salían de marcha los sábados con un viejo Ford de quinta mano. El sociólogo de gafas confraternizó alguna noche con el objeto de estudio, la que fumaba algo que no era tabaco solía ir a la barbería y a la tienda de Claire a charlar con los parroquianos y parroquianas de todo y de nada. Todas las semanas el jefe les llamaba.

-¿Qué?
-Nada jefe, estamos realizando la investigación.
-¿Pero qué?, ¿ya sabéis algo?
-Sí, algo, pero poco, mejor seguimos un poco más investigando…

Cualquier cosa mejor que volver al despacho con el computador y la mierda esa de las tarjetas perforadas. Pasaron tres meses más, el sociólogo de gafas seguía confraternizando con cuanto objeto de estudio se dejaba seducir, la que fumaba eso-que-no-era-tabaco se estaba acostumbrando a las ricas fritangas autóctonas y había ganado varias copas en los campeonatos de la bolera.

-A ver, chicos, ya está bien, volved a la oficina, traed las facturas y el informe.
-A la orden, jefe.

En el pueblo de Roseto, Pennsylvania, les hicieron una gran fiesta de despedida.

-¿Ya saben por qué están tan sanos?
-Sí, jefe, tenemos varias hipótesis y alguna teoría, pero muchas dudas. Mejor que nos mande a investigar otro poco.
-Y una mierda, lleváis gastados mil dólares del contribuyente (¡qué poco!, pensó el eficiente funcionario)
-¿Por qué no se mueren de infarto los ciudadanos de Roseto?
-Si alguien le ha sugerido el rollo ese de la dieta mediterránea me temo que no es por eso jefe, porque comen unas fritangas que te mueres de ricas, pero engordan un poco, mire mi barriga.
-Eso ya lo sé.
-Bueno, le diré por qué, pero prométanos que nos sacará del cuarto de la computadora esa.
-¡Ya está bien!¡decidme por quéeeeee!, gritó el eficiente funcionario del departamento de Salud Pública del Estado Federal perdiendo la paciencia.
-Por la cohesión social, jefe, es por eso.
-¡Pero qué cojones es eso de la cohesión social! Que yo también he ido a la universidad y nunca he oído hablar de eso de la co-he-si-ón so-ci-al, ¡que soy todos unos comunistas y unos drogadictos!
-La cohesión social, jefe, está todo escrito en el informe este de diez páginas, pero si es muy largo de leer para usted yo se lo cuento. La gente de allí son descendientes de diversos clanes de Apulia, una región de Italia, casi todas las familias emigraron aquí por las mismas fechas y han conservado sus ritos, sus rutinas, sus manías, salen a pasear por la tarde, echan la partidita en la taberna, hacen procesiones de esas con una figurita con forma de mujer por la calle… No hacen ostentación de la riqueza porque creen que la envidia puede destruir la comunidad, aunque hay gente rica no podría diferenciarla usted de otra gente menos rica ni por su vivienda, ni por su coche, ni por su ropa. Además, la familia suele vivir toda junta, abuelos, padres y nietos, ya sabe, jefe. No hay delincuencia. Nadie se mata a trabajar, ni por ser más que el vecino, nadie por lo tanto es juzgado por lo que tiene o no tiene. Nadie pone en duda la valía de los demás, ni se angustia al ver que unos triunfan y ganan pasta y ellos no. Además, todos se ayudan y apoyan, si te arruinas o te haces viejo no te quedas sin nada, el apoyo comunitario funciona. Ya le digo, jefe: cohesión social, por eso están sanos y no se mueren de infarto. Todos saben que en caso de apuro no te vas a quedar desamparado, además de no haber infartos, también hay baja incidencia de cáncer, de estrés y de enfermedades psíquicas. La gente no se deprime, jefe, confía, pasa la vida, hace fiestas, no se agobia, se quiere, pero tampoco es demasiado plasta con eso. Ya le digo, jefe, esa es la causa de la buena vida de Roseto. Cohesión social. Se lo explico mejor en el informe, con más detalles y variables. Deberíamos explicar el tema a toda la gente. Imagine lo que mejoraría América.
-¡Comunistas, drogadictos, inútiles!, ¡a quién queréis engañar con esa jerga!, ¡cohesión social!, ¡idos a meter tarjetas perforadas a la IBM!

Los dos sociólogos se encogieron de hombros y se despidieron del departamento. Ya estaban hartos. Se les estaba poniendo cara de funcionario en ese cuarto. Se fueron a trabajar a la agencia de publicidad Sterling Cooper, en la Avenida Madison, Nueva York. Hacían estudios de mercado para marcas de sopicaldos, lavadoras y otros muchos chismes. Despegaba a lo bestia el boom del consumo en América y en todo el mundo… Muchos años después, en la época en la que los Bee Gees martirizaban al personal con sus trinos, picados por la curiosidad, los dos sociólogos volvieron un verano de vacaciones a Roseto. Antes miraron los indicadores de salud pública y descubrieron que en nada les distinguía al resto del país. ¿Qué había pasado? También lo descubrieron enseguida. A partir de los setenta los ciudadanos comenzaron a medrar, muchos jóvenes habían estudiado fuera y volvieron con otras ideas, se compraron coches caros, los que se hicieron ricos se construyeron casas grandes con piscinas preciosas, pusieron verjas en los jardines, llegó el estrés, la competitividad, fueron desapareciendo los lazos de solidaridad y ayuda mutua, se acabó el bienestar social para dar cabida al bienestar material… y poco a poco esa cohesión social fue desapareciendo a la vez que los indicadores de morbilidad y mortalidad que les distinguían se esfumaban. Los sociólogos habían hecho bien su trabajo. Su antiguo jefe, ya jubilado, les reconoció el mérito.

-El informe era brillante y certero, lo reconozco. Pero un poco “comunistillas” sí que erais…

Como dicen las pelis malas: esta historia está basado en un hecho real. El factor distribución de la riqueza, sentido de la solidaridad, la existencia de intereses comunes son factores de salud pública física y psíquica hoy muy estudiados y reconocidos en todo el mundo. Solo los sociólogos, entonces, supieron desentrañar la incógnita Roseto. Para que luego digan que sólo servimos para hacer malas encuestas electorales.

Unas referencias sobre el tema, pero sin empachar:
Egolf, B. The Roseto effect: a 50 year comparision of mortality rates, American Journal of Public Health, 82, 1992.
Berkman, L. Health and Ways of living: Findings from the Alameda Country Study, NY 1983.
Kleim, Stefan. La fórmula de la felicidad. Ediciones Urano. 2004.
Ortí, Mario. ¿Medidas de la realidad social? Algunas reflexiones para un (potencial) uso crítico de los indicadores sociales de bienestar. CIP Ecosocial. 2010.

(Dramatización basada en un caso real) Un quisquilloso funcionario del Departamento de Salud de los EE.UU. a finales de los cincuenta, ojea aburridas estadísticas epidemiológicas. No se podía decir que los estadounidenses fueran un pueblo muy sano, la obesidad, la alimentación hipercalórica, el estrés y sus...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Josep Pons

    El arte de vivir en sociedad, está todavía por descubrir. Pero la historia, relatada en este artículo vaticina la esencia de como debería ser. Felicidades al autor, por asociar o dar sentido a la sociología en base a algo tan esencial como la salud.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí