1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Es la economía financiera, estúpido

"Los Estados no son importantes, son importantes las ciudades". Hervé Falciani explica en Barcelona cómo entre un 3% y un 5% de cualquier pago, con tarjeta o en la Red, va a parar a un paraíso fiscal, y propone un nuevo sistema de pagos en el Sur

Guillem Martínez Barcelona , 30/01/2016

<p>Hervé Falciani, en 2014.</p>

Hervé Falciani, en 2014.

WIKIPEDIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Rueda de prensa de Falciani en la sala Conservas, Barcelona, organizada por Xnet. Para el lector que me haya seguido hasta aquí, le amplío datos. Barcelona es una ciudad del Mediterráneo, fundada por Augusto. Posee un microclima húmedo ideal, según Josep Pla, para conservar los puros habanos. La sala Conservas, en el Raval, y a pesar de su nombre, no es una ONG consagrada a la conservación de puros, sino más bien un epicentro de ese fenómeno del siglo XXI aún por dibujar y traducir, que es el cyberactivismo. Unos meses antes del 15M, en esa sala había un grupo de personas dándole al teclado non-stop. Te decían que en breve iba a pasar algo que lo cambiaría todo. Y yo no me lo creía. Xnet es, a su vez, un grupo ciudadano que se ocupa de la cosa tecnopolítica y la cosa derechos digitales. Es un grupo reducido y en red, que emite, como ellos dicen, dispositivos. Dispositivos, ampliación: a) inventaron el Partido X, un partido post15M, vinculado a la democracia tecnológica. Fueron los primeros en plantearse el salto electoral. La previsión, tras un estudio al uso, era movilizar el electorado 15M, que oscilaría sobre los 6 millones de electores --quédense con esa cifra; algún día será importante y determinante--. No lo consiguieron. Sacaron 100.000 votos en las últimas europeas --no han vuelto a presentarse--, en las que el factor sorpresa fue Podemos, una opción que, por lo que sea, fue percibida como la ruptura quincemayista en la sociedad. Posteriormente, del Partido X han salido lógicas e individualidades que participaron en la creación de las opciones municipalistas que ganaron las alcaldías de Barcelona y Madrid, y que luego estuvieron presentes en la cosa Confluencias, determinante el pasado 20D. Xnet ha elaborado otros cacharros importantes, como b) el trade-mark 15MpaRato, una red de denuncia e investigación de la corrupción que ha conseguido el exotismo democrático de llevar al excasitodo Rato a los tribunales, o haber puesto en circulación los correos de Blesa, corpus epistolar desestimado en parte por fiscalía, en el que se apuntaba que Aznar comercializó armas a terceros desde su despacho de expresi. Falciani, a su vez, no es otro que Hervé Falciani, un tipo que no se prodiga, de ahí el interés de este acto, y del que les hablo en el siguiente párrafo, que empieza en 3, 2, 1.

Falciani es una biografía de novela. O de drama. En todo caso, de road-movie. Es, en fin, una suerte de Snowden europeo. Es decir, por el tercio financiero. Su historia conocida empieza como trabajador en el banco suizo HSBC, en el que descubre que el funcionamiento de la prestigiosa firma se sustenta y evoluciona en el fraude fiscal. Intenta ofrecer sus conocimientos a la justicia suiza, que no se acaba de interesar por el caso. Huye a Líbano, con un listado de 130.000 evasores vía cuentas en Suiza. Es detenido. Liberado, escapa a Francia. Ofrece su lista a la Hacienda francesa que, por lo visto, comparte la información con otros Estados, entre ellos USA y España. Los USA utilizaron la lista, con total efectividad, para detectar blanqueo del narcotráfico, y multar al banco con 2.000 millones. La Confederación Helvética emite en ese momento orden de búsqueda y captura. Al parecer, por consejo de los servicios de inteligencia norteamericanos, Falciani elige ser detenido en España, donde el riesgo de extradición fue menor. En efecto, el Estado no concedió a Suiza la extradición de Falciani, sino que en cierta manera lo amparó por su colaboración contra el fraude. Y, en efecto, Falciani entregó su lista a Hacienda. Son unos 1.500 nombres de ciudadanos españoles, de los que se ha investigado a cerca de la mitad. Es una lista absolutamente desestabilizante, todo un reto a la ética y a la objetividad, en el caso de que se decida investigar a todos los nombres propios en su totalidad. Verbigracia: según el entorno local de Falciani, el top5 de la lista se abre con elegancia y con el apellido nobiliario más viejo de Europa, le sigue, saltándose el protocolo y en un simpático y campechano gesto, una Casa Real. En el quinto, subiendo fuerte, un apellido que ha gobernado la Generalitat durante 5.000 años geológicos. La lista es, vamos, un serio indicio de una corrupción estructural en el Estado. De las investigaciones españolas de la lista Falciani han salido ingresos en multas por un monto de 260 millones --el apellido Botín está entre esos filántropos--, se ha recabado información sobre el caso Gürtel, y se han abierto un centenar de casos judiciales, de los que, hasta ahora, dos se han traducido en sentencias de cárcel. Hace escasos días, por cierto, la justicia suiza ha emitido veredicto sobre el caso de la cosa. Se ha desestimado que Falciani mangara su listado para especulación y enriquecimiento personal --tesis defendida por HSBC--, y se le ha condenado a 5 años por espionaje. Es decir, se ha reconocido que su delito no sólo es poco común, sino que no es común. Falciani interpreta que ha sido una condena política por un caso político. Rayos, empieza la rueda de prensa. 

Habla Simona Levi, portavoz de Xnet. Explica la poética del acto: "Frente al control supranacional de financieras, debemos trabajar desde pequeñas comunidades". Explica que, para ello, hoy se nos va a ofrecer otro dispositivo/herramienta. Que están creando esa herramienta en red, en diversas ciudades europeas, y en colaboración con algunos parlamentos, entre ellos, el Europeo. Toma la palabra Falciani. Empieza por todo lo alto. "La corrupción es un fenómeno internacional. Donde no se habla de ella, no es mejor que donde sí se habla". A partir de ahí, la cosa se lía. En parte porque Falciani, de Mónaco, habla monegasco, o al menos un compendio de las aportaciones mas complicadas de las gramáticas del italiano--francés--inglés--castellano. También utiliza el círculo y la paráfrasis, posiblemente una opción lingüística de los hombres que pasamos mucho rato solos frente a una pantalla. Poco a poco, la cosa va adquiriendo orden. Falciani parte de la idea de que todo servicio financiero empieza por el pago de, lo dicho, un servicio. Cita, por ejemplo, la compra telemática de una entrada del Barça --sí, ese tío pega, snif, donde más duele--, y explica que su importe no se sabe adónde va y que es imposible de rastrear. Lo es más desde que en noviembre se aplica una nueva directiva de servicios de pago, aprobada por el Parlamento Europeo. Explica que en cualquier pago, por visa, o en la Red, hay entre un 3% y un 5% que se pierde a lo largo del periplo de ese dinero, que va a parar a un paraíso fiscal. Explica que, en el caso de PayPal, ese dinero va directamente a Luxemburgo. Explica que esta anomalía financiera en los pagos de servicios supone que Google UK --el único Google del que se tienen números-- tenga una disociación tan grande entre beneficios e impuestos pagados a Hacienda. ¿Cuál es su propuesta?

Entre Levi y Falciani la van dibujando. Dibujan el fraude fiscal, no como una actividad de trabajadores autónomos mangoneando lo del IVA, sino como una actividad de Estado. Verbigracia Guindos, antes de ser ministro, trabajó en el diseño financiero de tramas para eludir pagos de IRPF vía cobros en Luxemburgo --lo que se llamó #Luxleaks--. Explican una actividad consciente y determinada de los Estados en esa reducción de recaudación de IRPF que, por cierto, ha hecho adelgazarse el Bienestar, al habernos defraudado por encima de nuestras posibilidades y haber sellado con ello, en esta crisis, una brecha económica fascinante: el último informe Oxfam sitúa el aumento de riqueza entre los más ricos en un 16%. Su propuesta es, en ese sentido, sencilla. Crear un nuevo servicio de pagos. Un PayPal transparente, trazable, sensible de no evadir IRPF en ningún momento, e integrado en el mercado financiero, a pesar de utilizar varias monedas, incluso monedas alternativas --como, entre otras, el Bitcoin, pero también el Eurocat, una moneda catalana propuesta para el pago entre empresas, y la moneda de la Cooperativa Integral, una moneda de consumo que ha posibilitado que muchas personas accedan a alimentos en Barcelona--. El sistema, desarrollado en varias ciudades europeas --Falciani: "Los Estados no son importantes, son importantes las ciudades"--, sería un sistema distribuido, en Red, que no controlaría el gasto de las personas, pero que, como sucede con el Bitcoin, controlaría los flujos, el itinerario del dinero desde que se realiza un pago, hasta que el pago llegue a la empresa que ofrece el bien o servicio.

Acaba la rueda de prensa. En la sala Conservas hay cierta perplejidad y fascinación por lo presentado. Un huevo de Colón, algo sencillo, que, si se implanta como otra forma de pago disponible en el mercado, puede poner en aprietos la creatividad cotidiana en la evasión de dinero. Y que, incluso, puede ser algo más. De implantarse, de funcionar, puede ser un sistema de pagos en el Sur, y quizás una suerte de moneda para consumo, algo que estaba presente en el Plan B de Varufakis --era, snif, su plan A--, una especie de moneda que conviviría con el euro, y que no colapsaría el consumo en caso de colapso del euro, una posibilidad más que verosímil en una UE cada vez más colapsada, en la que se empiezan a vislumbrar dos Europas, y una posibilidad seria de ruptura de la Unión --este año, ya veremos lo que pasa en UK--, que los más optimistas --como Soros-- fijan en 20 años. Glups. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lina

    Bravo! Adelante, SI SE PUEDE!

    Hace 5 años

  2. Luis González

    Hola. No quiere ser un comentario, quiere ser una demanda de información, dado que al pretender hacer un suscripción/ mecenas la dirección de correo la aporta en mayúsculas sin que lo sepa enmendar. Tengo 72 tacos y un Mac, y no domino.

    Hace 5 años 2 meses

  3. Independiente Libre Alaia

    Todo lo que favorezca la creación de sistemas de pago, pagarés, medios e pago o moneda complementaria el euro, es urgente y una muy buena solución. Complementar esto con el movimiento ciudadano iniciado por Varoufakis seria perfecto, estimulante, eficaz , seguro y duradero

    Hace 5 años 2 meses

  4. Pedro y Pablo, Pablo y Pedro.

    Una propuesta demasiado sencilla para lo que se propone, y que deja muchas cuestiones sin resolver. En bitcoin están registrados todos los movimientos desde el bloque génesis, pero si el autor de un movimiento lo decide y mantiene cierta higiene, este será anónimo. Es lo que tiene un sistema descentralizado. Además, la cantidad de direcciones que se pueden generar son infinitas, con lo cual tenemos ídem posibilidades de smurfeo (hacer un gran pago en pequeñas transacciones) con lo que no sabremos cuáles son esos "grandes flujos de capital" que se quieren controlar. Otra gran cuestión no resuelta es cómo se controla que una moneda sea usada localmente (centralización) en un sistema digital descentralizado.

    Hace 5 años 2 meses

  5. Marcos Martino

    Interesante. Solo una puntualización: HSBC no es un banco suizo, sino británico. Falciani trabajó, efectivamente, en la filial suiza.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí