1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más Contexto

Dos titiriteros, en prisión sin fianza por una función que denuncia la caza de brujas y los montajes policiales

El juez y expolicía Ismael Moreno acusa a los artistas de marionetas de enaltecer el terrorismo yihadista y vasco

Nuria Alabao 7/02/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La tradición del Carnaval implicaba la alteración del orden social en el plano simbólico. O así dicen los antropólogos: una fiesta en la que se liberan las tensiones sociales y cualquiera puede ser rey, general o cambiar su género si lo desea. Sin embargo, este año, en el carnaval de Madrid, la sátira ha llevado a dos artistas a la cárcel por hacer un espectáculo de marionetas.

Los titiriteros Alfonso Lázaro de la Fuente, de 29 años, nacido en Almería, y Raúl García Pérez, madrileño de 34, permanecen en prisión preventiva, acusados de apología del terrorismo, desde el viernes 5 de febrero. El magistrado de guardia en el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, dictó el sábado 6 de febrero prisión provisional sin fianza para ambos, a la espera de juicio. Los dos artistas pertenecen a Títeres desde Abajo, una compañía de marionetas malagueña que se dedica a hacer espectáculos con contenido político. 

La representación de guiñol por la que se les acusa, titulada La Bruja y don Cristóbal, tuvo lugar el 5 de febrero a las 17.00 horas en el barrio de Tetuán –Madrid– dentro de los actos festivos organizados por el ayuntamiento. La obra se había estrenado el 29 de enero en la Biblioteca Social Libre Albedrío de Granada, y se representó de nuevo en el centro social La Redonda de esa misma ciudad dos días después. 

En el blog creado por los artistas para explicar la función, estos cuentan que la obra se inspira en los personajes clásicos del teatro de marionetas, Polichinela, su cachiporra y la bruja, y que quiere denunciar la pervivencia de las cazas de brujas: “La caza de brujas fue un hecho histórico real que puso en práctica mecanismos represivos que todavía hoy se siguen utilizando contra la disidencia: la tortura y la pena de muerte, el falseamiento de pruebas, la construcción de una imagen falsa en la opinión pública que genera miedo y rechazo, la elaboración de leyes específicas, la recompensa a los delatores, etcétera”, afirman los autores, que han resumido el argumento en Facebook.

La policía detuvo a los dos titiriteros tras la denuncia de un ciudadano que presenciaba la obra, a raíz de que una de las marionetas exhibiera una pancarta en la que se leía: “Gora Alka-Eta”. Según recogieron distintos medios, también hubo algún revuelo entre los asistentes porque la obra incluía escenas como el ahorcamiento de un muñeco que representaba a un juez, y una violación.

La pancarta fue el detonante de la alarma de los medios, que se apresuraron a titular que la obra hacía apología del terrorismo y enunciaba “Gora ETA”. Según la CNT de Granada, a la cual pertenece uno de los detenidos, la trama del guiñol, aunque de contenido político, no tiene nada que ver con la banda, ni a favor ni en contra, sino que quiere denunciar “los montajes policiales contra el movimiento libertario”, como el de la Operación Pandora.

Irónicamente, la pancarta en la obra es usada por una marioneta que representa a un policía para acusar a la protagonista de terrorista y llevarla ante el juez. El contenido del cartel –“Gora Alka-Eta”– pretendía ser un juego de palabras entre “alkatea” –alcalde–, ETA y Al Qaeda. El juez ha recogido en el auto que este juego de palabras prueba que el enaltecimiento no iba dirigido sólo a la banda vasca sino también a la yihadista.

El juez Ismael Moreno Chamarro lleva 28 años en la Audiencia Nacional. Antes de ser juez fue policía, un puesto que ocupó todavía durante la dictadura y en los primeros años de la transición –desde 1974 hasta 1983–. Respecto a sus actuaciones como miembro de la institución policial, destaca la que llevó al Tribunal Supremo a anular una sentencia de doce años por asesinato frustrado. El policía Moreno fue acusado de forzar a un testigo a firmar un reconocimiento del acusado pese a que el testigo no estaba seguro. El acusado, un hombre con problemas de discapacidad mental, estuvo preso por ese hecho cuatro años hasta la anulación de la condena.

Otros hitos parecidos jalonan su carrera judicial. Según Infolibre, en 2008, ya como juez, Moreno acusó a once inmigrantes del Raval (Barcelona) de intentar atentar en el metro partiendo del falso testimonio de un confidente policial. Ese mismo año, también imputó a un empresario sirio-español de financiar a Al Qaeda a partir de pruebas manipuladas por la policía.

Moreno, según el auto, dicta prisión preventiva sin fianza para los titiriteros para evitar que la obra u otras similares puedan ser representadas y porque entiende que existe riesgo de fuga. En el auto indica como prueba de la peligrosidad de los detenidos que en uno de sus cuadernos figuraba la portada de un libro aparecido en el proceso de la Operación Piñata, un proceso que tuvo gran alcance mediático y  donde se actuó contra una supuesta organización “anarcoterrorista”. Es uno de los procesos que la obra quería denunciar, y que ahora atraviesa las paredes del escenario: los artistas pueden enfrentarse a cuatro años y seis meses de prisión si la causa prospera.

Según los argumentos de la defensa para recurrrir la prisión preventiva, Alfonso Lázaro, el titiritero más joven, sufre “un grado de discapacidad global del 74% y un grado de minusvalía del 75%”, certificado por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, por lo que no existiría riesgo de fuga. Sus problemas físicos incluyen una “importante escoliosis”, problemas respiratorios por tener un pulmón más pequeño que el otro, movilidad reducida en los brazos y, en ocasiones de estrés o exposición al calor o al frío, sufre hemorragias. 

Quien también ha sido denunciada por este caso es Celia Mayer, concejala de cultura de Madrid, a quien el PP quiere acusar de delitos de "colaboración en enaltecimiento del terrorismo", "desprotección de menores" e "incitación al odio".

Ahora Madrid, la formación municipalista que gobierna el Ayuntamiento con el apoyo del PSOE, ha afirmado en un comunicado que el incidente de los títeres era "sátira" y no "enaltecimiento del terrorismo” y que defiende "la libertad de expresión y el derecho a la crítica social y política a través de la sátira”. Aún así el ayuntamiento ha destituido a los responsables de la programación de carnaval y ha demandado a los titiriteros por actos “ofensivos o lesivos para la sensibilidad del público, especialmente el infantil”.

Una escena de la obra. 

Una escena de la obra. 

En este caso, queda por dilucidar por qué la obra fue anunciada para “todos los públicos”, ya que en la propia página web de los titiriteros el espectáculo aparecía clasificado como “Teatro popular” y no como “Espectáculos infantiles”, que es otro de los menús disponibles.

Este nuevo ataque del PP al ayuntamiento se enmarca en la ofensiva lanzada contra el departamento de cultura de Ahora Madrid por la aplicación de la ley de Memoria Histórica. El PP había pedido ya la dimisión de Mayer, y la Fundación Francisco Franco ha llegado a querellarse contra la alcaldesa, Manuela Carmena, por el derribo de un monolito.

#LibertadTitiriteros

Mientras, en las redes sociales ha comenzado una campaña para pedir la liberación de los titirimundis detenidos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau ha expresado su solidaridad a través de Facebook, donde ha dicho que la obra no es delito y que los detenidos “van a tener que lidiar con la maquinaria mediática sin escrúpulos de una derecha vengativa que no soporta la disidencia y aún menos perder elecciones, y que sigue recurriendo machaconamente al ‘todo es ETA’”.

Alberto Garzón, dirigente de Unidad Popular, ha tuiteado sobre el caso afirmando que cree que “estamos instalados en un clima de autoritarismo terrible e inaceptable”.

Mientras tanto, desde el mundo del espectáculo, el actor Alberto Sanjuan también ha mostrado su apoyo a los artistas detenidos: ”Una cosa es hacer algo políticamente incorrecto delante de niños, que es cuestionable, y otra cosa es que una persona pueda terminar en la cárcel por algo así", ha dicho durante una rueda de prensa.

Según muestra la web de Títeres desde Abajo, la compañía trabajó en diciembre de 2014 en el festival Tetuán en familia, organizado por la junta de distrito del ayuntamiento madrileño, entonces gobernado por el Partido Popular. 

Autor >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

25 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Estrella

    Si esto incita a la violencia que decir de Macbeth o Eduardo III!!!!! A la carcel con el terrorista de Shakespeare!!!!

    Hace 5 años 3 meses

  2. Claralóptera

    Acabar en la cárcel por un teatro de muñequitas de trapo si que está "comprometiendo la vida normal de una capital como lo es Madrid"

    Hace 5 años 4 meses

  3. Beatriz Basenji

    Desde nuestro punto de vista, esa obra que presentaron los titiriteros no era para niños. El haber avisado Celia Mayer con una hora de anticipación esa particularidad, no la exime de la responsabilidad que le compete. Nos indigna precisamente, porque esta funcionaria se ha dejado usar comprometiendo la vida normal de una capital como lo es Madrid, ofreciendo algo impropio. No fue nada fácil llegar a donde llegó Carmena y su equipo, por lo tanto, lo menos que cada funcionario debe es ser leal a sus ideales, y no comprometer de un modo tan tonto una buena gobernanza.

    Hace 5 años 4 meses

  4. Henry sage

    Cristian debería saber que en cualquier tipo de expresión artística (sea o no de tu agrado) la libertad de esa expresión prima sobre lo políticamente correcto o no que se perciba. Por esa regla de tres tendríamos una lista extensísima de libros, películas, obras de teatro o títeres, cuadros, música y demás obras artísticas prohibidas. Hay gente que quiere eso y tener un pensamiento único. Yo no.

    Hace 5 años 4 meses

  5. Cristian Mancilla

    Nuria debería saber que está mal incitar el asesinato de otras personas, sean jueces o no.

    Hace 5 años 4 meses

  6. Rivaille

    Cuando narices vamos a unirnos la gente decente para condenar a esta derecha anti demócrata

    Hace 5 años 4 meses

  7. Félix

    Por mucho que le repitas esto a los TV-alienados que correPor mucho que le repitas esto a los TV-alienados que corretean sin descanso por nuestros muros, buzones y tweeter, su respuesta no pasa de mencionar un no sé qué sobre asesinos de ETA y un no sé cuanto sobre familiares de víctimas. El efecto de la telemanipulación es tan intenso, que gente supuestamente en sus cabales no sale del bucle mental sobre el tema favorito de los fachas españoles: El terrorismo vasco que tanto daño hizo a la convivencia pacífica y democrática de todos, utilizado entonces y ahora como arma política, munición manipuladora y argumento de enajenados. Y lo peor, no es que legiones de alienados repitan sin parar lo que los bufones de la caverna mediática pregonan sin descanso, desde los púlpitos que les ofrecen todos los canales de TV de este infame país. Lo peor es constatar que la presión pro-idiotización del personal, no sólo no se relaja, sino que se acentúa, y todo ello desde todos los medios que son única vía y soporte de la información que recibe el 80% de la población: los canales de TV. Y esto las élites lo saben. Como también saben que su mayor problema es el acceso a las instituciones de los Representantes del Pueblo (con mayúsculas, no la basura inmunda que ha poblado el Congreso hasta ahora con pocas excepciones) que cuentan con el respaldo del no manipulable y convencido electorado que tienen detrás. Todo vale con tal de destruir la verdad incómoda que acabaría con décadas de privilegios para los mismos de siempre. Así que su objetivo es destruir por cualquier medio la credibilidad, la validez y la imagen de frescura y honradez que ostentan los Representantes del Pueblo. Y si con manipulación informativa no basta, se pasa a usar los poderes del Estado contra ellos, (CONTRA NOSOTROS) con falsas denuncias, ridículas acusaciones y procesos amañados en los que colaboran ciertos sectores policiales, fiscales y jueces. Y sin con eso tampoco valiera, represión, censura, confiscación y cárcel. Y si con eso tampoco nos detienen, no se van a frenar con nada... Ya sabemos lo que es la derecha reaccionaria en este país. Aún no sabemos hasta dónde llegaría la izquierda de opereta, aunque ya les hemos visto en acción varias legislaturas y no me auguran nada bueno. Así que con este panorama sólo queda resistir. Con la verdad, la honradez, la limpieza y sobre todo el autocontrol. Nunca seguir el juego de los payasos psicópatas. Es lo que están buscando. Tiene gracia... Nos llaman izquierda radical y la verdad es que nunca había visto un proyecto político más correcto, respetuoso y limpio en los 40 años de "Régimen del 78"... Se escandalizan porque somos antisistema, cuando estar a favor de este Sistema de mierda es una locura... Nos llaman terroristas, cuando la única " violencia" que usamos es la que creen ver algunos en nuestras palabras, en nuestro arte, en nuestras ideas, en nuestros escritos... Ninguno hemos llegado a amenazar a nadie de muerte, salvo en la imaginación y las mentes enfermas y alucinadas de los alienados y en las diarreas mentales de quienes guionizan a las marionetas busto-parlantes de los informativos de televisión, al contrario que los sicarios de la la caverna y las élites, los trogloditas intelectuales que escuchamos ladrar cada poco desde el lado oscuro. #PalabrasConETA #LibertadTitiriteros

    Hace 5 años 4 meses

  8. Acapulco

    Hola, Tyu: te recuerdo que la Fundación Francisco Franco (una fundación que funciona gracias a la subvención pública que pagamos todos los españolitos de a pie) es una organización que hace exaltación de un delincuente y, por extensión, de todo un gobierno corrupto, ilegal, asesino y, por tanto, de una banda criminal auspiciada por una parte del ejército, la Iglesia y las JONS. Esto a lo mejor te gusta más, ¿verdad? Hay muchos asesinos y corruptos sueltos, te recuerdo.

    Hace 5 años 4 meses

  9. Juanlo Menda

    Arriba SPIN TE KU!!

    Hace 5 años 4 meses

  10. Monchito

    ¿Por qué mienten todos los titulares de prensa y el auto del juez de la AN con la inscripción de la pancarta, usando deliberadamente mínusculas dónde solo hay escritas mayúsculas? Porque ALKA-ETA no significa absolutamente NADA, no existe ningún ente, grupo ni asociación a nivel mundial llamado así .... pero Alka-ETA, ETA, ETA, PANCETA, ALCAHUETA, ... para ellos, sí. Prevaricación y delirio fascista elevado a la enésima potencia.

    Hace 5 años 4 meses

  11. Rosa Navas

    Vaya tela. En los últimos años de Franco no arrestaban a los titiriteros y a todos nos parecía genial la sátira social y política. Es lo que tiene tener la vida solucionada con trabajo para todos

    Hace 5 años 4 meses

  12. Teodoredo

    Kundera se quedó corto

    Hace 5 años 4 meses

  13. Cose Iberiche @CoseIberiche

    Una historia fea, mentirosa y negra. Llena de hipocresía y violencia del poder. El juez y los titiriteros, un cuento triste. Libertad para los titiriteros. Y gracias por la crónica perfecta a Nuria Alabao.

    Hace 5 años 4 meses

  14. Eliza Morales

    La realidad supera el arte. Desafortunadamente.

    Hace 5 años 4 meses

  15. karlggest

    Después de leer el artículo, encontramos comentarios como: "Todo el mundo sabe que no se pueden hacer alabanzas a una banda terrorista ni en broma ni en sátira. Ellos se lo han buscado." Bien, no sé de qué pueblo eres, pero debes de ser del único que tiene un concepto de la palabra "alabanza" tan extraño. ¿Qué parte de que un títere le coloca esa pancarta a otro títere para incriminarlo no has entendido? "¿Gora Alka-Eta es sin embargo más aceptable?" (y etcétera) A ver, representar eso en la calle en presencia de niños puede ser estúpido -en un país donde se considera normal llevarlos a ver corridas de toros, por ejemplo, o donde las televisiones públicas patrocinan canciones machistas candadas por niñas-, pero de ahí a lo que dices tú hay mucho trecho. En particular porque en la obra, que se sepa, no se hace apología alguna de terrorismo alguno. A un personaje otro personaje le coloca una prueba incriminatoria para poder encarcelarlo. Creo que es evidente. Y así nos va. Leo a Bassi diciendo que los titiriteros fueron irresponsables por hacer eso en la calle -en una sala se supondría que la gente sabe a lo que va, y en particular por proporcionarle munición a la derecha. Y estoy muy de acuerdo con él. Pero aplicarle la Ley Antiterrorista o similares... En fin, de manual: los tipos representan una obra donde la policía manipula la escena para incriminar al personaje, y va el juez y hace lo mismo.

    Hace 5 años 4 meses

  16. Miguel.

    Sin necesidad de ponerse sesudos, es evidente que: a) No hay enaltecimiento del terrorismo, porque sólo representan a un policía títere que para llevar ante un Juez títere a un activista títere le endosan un cartel con "Gora Alka ETA", y así pueden condenarlo por enaltecimiento del terrorismo. Justo lo que los policías de verdad han hecho ante un Juez de verdad con unos titiriteros. b) Si no hay enaltecimiento del terrorismo, y si el Fiscal y el Juez lo han entendido ya después de su precipitada decisión, cada hora que tarden en pedir o dictar Auto de libertad, están pura y simplemente secuestrando a los titiriteros. c) Obviamente representar en una obra de guiñol una violación y el ahorcamiento de un Juez no es delito. Si se hace ante niños, es un grave error que merece un ENORME ABUCHEO, y desde luego llevarse a los niños a otro sitio, pero nada más. d) Retener en prisión fuera de los casos legales sí es delito. Si se hace conscientemente, la pena incluye la expulsión de la carrera judicial. Cabe la posibilidad de que el caso de los titiriteros se convierta en el caso del Juez. e) ¿Ha tomado nota del episodio Amnistía Internacional para su Informe anual? f) La libertad de expresión tiene límites. También los tiene la prisión preventiva. Me preocupa más lo segundo que lo primero.

    Hace 5 años 4 meses

  17. Woskis

    Yo no quiero que en un espectáculo que he pagado con mis impuestos aparezcan una esvástica o una bandera preconstitucional, ni una pancarta que diga "Arriba Francospaña" o algo similar, y mucho menos en mi barrio. ¿Gora Alka-Eta es sin embargo más aceptable? ¡Sólo pronunciarlo en voz alta produce repugnancia! ¿Gora? ¿Gora qué? ¿Qué se celebra en nuestro carnaval, el de tod@s nosotr@s? Quizás celebramos los cuerpos reventados de los obreros asesinados en un tren, nuestros amigos, nuestros hermanos. Tal vez celebramos a los bomberos de Londres arrancando con un rascador las vísceras de trabajadores y turistas chorreando de los túneles del metro. Puede que estemos celebrando a centenares, pronto miles de niños flotando boca abajo en el Mediterráneo pudriéndose al sol mientras los peces devoran sus ojos. A lo mejor se celebran a los clientes de un Hipercor, aplastados, asfixiados, despedazados, quemados vivos. ¡Fiesta! ¡Carnaval! ¡Gora todo! ¡No importa ofender a nadie con tal de divertirnos! Claro que hay que soltar a los titiriteros. Ahora mismo les ponía yo de patitas en Aleppo, a hacer chistes.

    Hace 5 años 4 meses

  18. Alex

    Como que no se puede, sabes lo que la libertad de expresion?

    Hace 5 años 4 meses

  19. Daniel García Iglesias

    Estamos viviendo un momento en el que antes de exigir, por ejemplo en Twitter, que en este país se respete la libertad de expresión, antes de pedir en redes sociales la lbertad para unos titiriteros que acaban de ser enviados a prisión de manera preventiva, pensamos cómo meter también en esos 140 caracteres nuestro rechazo a una obra de guiñol que les ha llevado a prisión. "Libertad para los titiriteros, aunque a mí su obra no me gusta, aunque no la he visto, pero por si acaso". A mí esto me da escalofríos. El tema es que están en la cárcel unos titiriteros. TITIRITEROS. Representaban una obra con guiñoles. GUIÑOLES.

    Hace 5 años 4 meses

  20. Jose Bembibre

    Después de un pequeño sobresalto inicial, la derecha de este país ya sabe que estamos, además, en una guerra cultural y actúa en consecuencia. No deberíamos de olvidarlo y actuar en consecuencia y esto va por el ayuntamiento y los titiriteros, que desde luego si vieron allí a un público de niños. Para esto dimisiones y sanciones administrativas y comerciales. Y dicho esto, la libertad inmediata de los dos titiriteros debe de ser una petición clamorosa y el contraataque denunciando al juez por prevaricación.

    Hace 5 años 4 meses

  21. Tyu

    Todo el mundo sabe que no se pueden hacer alabanzas a una banda terrorista ni en broma ni en sátira. Ellos se lo han buscado.

    Hace 5 años 4 meses

  22. ANGEL

    La derecha tiene claro como actuar en la lucha de clases, no da tregua y utiliza todos los medios, no hay límites de ningún tipo y mucho menos el respeto a la verdad, pero esto debería ser obvio para quién, desde la izquierda, se supone quieren cambiar la realidad, pero desgraciadamente en la izquierda hay mucho aficionad@. No se puede defender la libertad de expresión y demandar a los titiriteros. Hay que saber que es eso de la correlación de fuerzas y cuando estás en un cargo público, quienes son los que te han voto. ¡Cuidado con el humor para progres, cuando la gente tiene hambre!

    Hace 5 años 4 meses

  23. Asceta

    Vergüenza de pertenecer a un país que cuando se cuentan las verdades...Terminas encerrado.

    Hace 5 años 4 meses

  24. Wozzeck

    Eso iba a decir yo también, R. No es un análisis, es una exposición de los hechos, una redacción del Statu Quo. Aunque como tal está muy bien, todo sea dicho.

    Hace 5 años 4 meses

  25. R

    Muy bien resumido, pero no es exactamente un "Análisis" como se clasifica en la sección ¿no? Saludos. R

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí