1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Titiriteros: un bumerán para el PP y un insuficiente para la “nueva política”

Hemos tenido la oportunidad de organizar un pequeño Dreyfus a la derecha popular. Lo que ha fallado ha sido la “nueva política”. Su enfermedad se llama “responsabilidad institucional”, o simplemente, instinto de conservación

Emmanuel Rodríguez 10/02/2016

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es miércoles. La crisis comenzó el viernes. Seis días son suficientes para no tener que repetir los pormenores del caso. El juez Ismael Moreno ha actuado de forma desproporcionada y motivado por intereses políticos antes que como profesional de la justicia. Dos artistas callejeros han pasado cinco días en prisión por una acusación más propia del Tribunal de Orden Público franquista que de un tribunal democrático. Ni “Gora Alka ETA”, ni espectáculo “para todos los públicos”; no hay matices en lo que es un claro caso de atentado contra la libertad de expresión. Punto.

Lo que sí merece un análisis en detalle es el baile político de estos días. Hay quien no gusta de las metáforas atmosféricas, pero a veces resultan útiles. Como en la “tormenta perfecta”, se puede decir que la crisis de los titiriteros ha resultado de la superposición de dos ciclones, de dos poderosas borrascas. Un ciclón es una depresión atmosférica, un “vacío relativo de aire”, una ausencia de materia casi incorpórea que produce vientos huracanados que rotan sobre su propio centro. En términos políticos, un ciclón es ensimismamiento, vacío, agitación violenta sobre sí mismo, ausencia relativa de esa materia prima de la política que es la inteligencia colectiva.

De una parte, la perturbación más comentada: la derecha se ha pasado de frenada. Desde hace meses, viene encontrando en el gobierno de Ahora Madrid un actor débil y dispuesto a ceder ante cualquier “escándalo cultural”. Miren la lista: caso Zapata, caso topless anticlerical, caso recentísimo de la placa de los Carmelitas y ahora el caso de las marionetas de Carnaval. Sumados todos, y ante un gobierno dispuesto no habría más escándalo que el de un par de tertulias en 13TV y cuatro artículos en La Razón, OKDiario y Libertad Digital. Pero en este caso se le ha ido de las manos. Lo que parecía una victoria fácil dirigida a cobrarse al segundo titular de la concejalía de Cultura ha acabado por tener la trayectoria de un bumerán.

Los neocons han planteado el modus operandi de siempre. Han localizado un objetivo menor y han tratado de convertirlo en una gran demostración del “verdadero rostro moral del gobierno”; en este caso, unos trapitos que se daban de golpes en un escenario y que, parece ser, disponían de unos cientos de euros de presupuesto público. Una chorrada, pero que debía valer para demostrar la “maldad” de los chicos del Ayuntamiento. No obstante, la operación incurrió en dos gigantescos errores de cálculo.

El primero estuvo en la motivación: ésta no tenía un cariz ofensivo, sino defensivo, casi desesperado, y dentro de un marco mucho mayor que el del municipio de Madrid. Se trataba de despejar la situación de las sombras que enturbiaban los pactos de Estado y el horizonte de una repetición de las elecciones. Se trataba de desviar la atención mediática puesta en los 24 últimos detenidos en la Comunidad Valenciana, y que suman ya más de 100 altos cargos de responsabilidad institucional, sólo en esta autonomía. La operación también le venía de perlas a nuestra “marquesa antisistema”, Esperanza Aguirre, que andaba en preparativos para declarar sobre la Púnica y que todavía ayer martes decía contenta: “Me he apostado 5 euros a que el jueves dimite la concejala de Cultura”.

El segundo error es todavía más grave. Y es que para dar fuerza a la maniobra de distracción se decidió llevar a la Audiencia Nacional a dos “teatreros”, sin duda unos amateurs en comparación con los que les han invitado a pasar casi una semana en prisión. Quizás no haga falta insistir en que considero “probable” la conexión política-periodística del juez. Pero lo que demuestra el solipsismo de la derecha neocon —artífice del montaje— es que no contara que, tras el 15M, llevar a dos chavales a la Audiencia Nacional y “enchironarles” por manipular “textiles” puede acelerar, y mucho, el envejecimiento celular. En poco menos de 24 horas, la trama política-judicial se ha visto en claro retroceso en una batalla que políticamente consideraba ganada. Desgraciadamente para ellos, los tiempos en los que “todo es ETA” han pasado a la historia.

De otro lado, y en el hemisferio inverso, otra espiral de autismo y ensimismamiento se vio retroalimentada por una tendencia similar a la reacción automática. La secuencia se puede explicar como una serie de errores en cadena, dominados todos ellos por esa “cosa” llamada miedo y antes conocida como “prudencia”. Tras varias horas de silencio, la concejalía de Cultura y el Ayuntamiento de Madrid “reacciona”. Pero en lugar de enterarse (¡por fin!) de qué iba la obra y preparar unos cuantos argumentos para neutralizar la operación mediática, deciden esconderse y entonar un santurrón mea culpa: una nota de retractación, otra denuncia “con el fin de aclarar los hechos” —no se sabe a cuento de qué la justicia tiene que investigar un contrato público— y algo particularmente corriente y mezquino en la política institucional: en vez de dar la cara, concejala y alcaldesa echan el balón hacia abajo y destituyen a los “directores artísticos”.

Ni siquiera, tras el fin de semana, cuando los chicos habían pasado dos noches en Soto del Real y cuando la campaña por su libertad empezaba a tener repercusión internacional, el Ayuntamiento es capaz de decir nada digno. En la rueda de prensa del lunes, la alcaldesa, ovacionada en los Goya, sale como a quitar hierro al “asunto”, siendo el “asunto” tanto el carácter de la obra como el encausamiento de los dos chavales. Ya se sabe, eso no compete al municipio sino a los jueces.

Pero la ristra de silencios y “declaraciones tácticas” no acaba aquí. Aunque hay manifestaciones de indignación que provienen de los “críticos” —particular denominación presente en todo aparato oligárquico que no acaba de domesticar a todos sus miembros— de Podemos y de Ahora Madrid, la llamada nueva política se destaca principalmente por su tibieza. Algunos reconocidos estrategas de Podemos callan o hablan de —léase sin atragantarse— la irresponsabilidad estratégica de los titiriteros. Se están negociando “cosas importantes”, dicen. En al aire se olfatea ese tufo que algunos llaman “sentido de Estado”, “responsabilidad institucional” o “gran política”. Sólo los más hábiles, entre ellos Pablo Iglesias, son capaces de tomarle el pulso a la situación; pero quizás demasiado tarde y con poca decisión. Se ha perdido una oportunidad valiosa.

En 1895, un capitán de artillería judío fue acusado de espionaje por parte de algunos de sus camaradas de armas en el Ejército francés. El caso se convirtió en el hecho político más importante de la III República. El  affaire Dreyfus se inició como una cruzada moral que, cabalgando el antisemitismo de buena parte de la sociedad francesa, trataba de inclinar la República hacia el lado más autoritario. La reacción de intelectuales como Zola, la vitalidad del debate público y la activación de la emergente socialdemocracia salvaron las libertades republicanas. Puede que Francia salvara, por los pelos, el fascismo de los años treinta del siglo XX, por primera vez en aquellos últimos del siglo XIX.

Volviendo a nuestro caso, en estos cinco días hemos tenido la oportunidad de organizar un pequeño Dreyfus a la derecha popular. Los planetas parecían alineados: la reacción excesiva y desesperada de una derecha herida, un caso claro de liberticidio, una enérgica respuesta de la ciudadanía activa que proviene del 15M y una atmósfera de debate público bien engrasada. Lo único que ha fallado (¿qué curioso?) ha sido la “nueva política”. Su enfermedad se llama “responsabilidad institucional”, o simplemente, instinto de conservación. Se trata de un mal de difícil curación. Afortunadamente parece que existe un remedio externo: una notable fuerza social capaz de vencer la inercia autoperpetuante de sus representantes (nuevos o viejos). Esperemos que esta última siga tan activa como estos días.

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Angelopoulus

    Lo que viene a ser un artículo tóxico de toda la vida, flojo en argumento y cargado de sentencias. Me temo que el asumir siempre como propio el 15M es poco riguroso cuando, precisamente, la diversidad se hizo virtud desde aquellos días. Críticas y lecturas sobre equivocaciones en el Ayuntamiento sin duda, pero la izquierda que juzga y experimenta fórmulas siempre autocomplacientes es bastante tediosa. Si eso es vivir en común vaya atmósfera de convivencia se plantea. Muy de acuerdo con Carles y Lukas. En fin, todo un retrato.

    Hace 5 años 4 meses

  2. carles

    Solo queda esperar que ese "remedio externo" no sea peor que la enfermedad. Quiero decir, señalar o cuestionar al ayuntamiento, como hace el autor y alguna gente de lo que aquí se llama "ciudadanía activa proveniente del 15M" , cada vez que sufre un ataque de estas características, es una buena manera de debilitarlo, que es precisamente lo que se busca con estos ataques. Si esa "notable fuerza social" salvadora se va a usar como ataque complementario a la gestión del ayuntamiento, en lugar de en su defensa, no solo no estaremos consiguiendo ningún tipo de mejora a la situación actual, sino que estaremos favoreciendo a que perduren los ataques al hacerlos aún más efectivos. Me cuesta ver en este tema la reacción boomerang que se menciona. Sí en el discurso "libertad de expresión", pero no en que no haya servido a los objetivos de debilitar al ayuntamiento.

    Hace 5 años 4 meses

  3. Lukas

    Los problemas de la nueva política son más profundos y provienen del culto al espontaneismo y la debilidad orgánica, junto con la ausencia de vertebración con los movimientos sociales. ¡Con la que está cayendo nadie trata de mover nada!

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí