1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entrevista a José Moisés Martín / Autor de ‘España 2030: Gobernar el futuro’

“Sorprende que los progresistas hayan dedicado tan poco esfuerzo a entender el cambio tecnológico”

Antonio García Maldonado 10/02/2016

<p>José Moisés Martín</p>

José Moisés Martín

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Que la vida iba en serio la izquierda lo empieza a comprender más tarde. El canónico verso de Gil de Biedma bien puede ayudar a resumir el debate del pensamiento progresista en España. Inmersa en cuestiones nominalistas y en chascarrillos de prensa amarilla que pasa por política, la izquierda española ha dejado de preguntarse y responder a las cuestiones esenciales del debate público. Los retos del cambio tecnológico, la inversión en I+D+i o la economía verde no funcionan frente a las conspiraciones del PSOE andaluz, los golpes de efecto mediáticos de Podemos o las angustias existenciales de Izquierda Unida. Y no es un despiste inocente, pues ha dejado el carril expedito para que sea el pensamiento conservador el que se haya apropiado del saber técnico, que hábilmente se ha contrapuesto a un idealismo progresista bienintencionado pero inaplicable. ¡Sigan soñando y debatiendo, que nosotros seguimos con lo nuestro! Y lo suyo es el Gobierno.

El economista José Moisés Martín (Madrid, 1973) impugna esta situación de ensimismamiento progresista con su reciente España 2030: Gobernar el futuro. Estrategias a largo plazo para una política de progreso (Deusto, 2016). Un diagnóstico de males que a su juicio, lejos de requerir la cirugía que se desprende de la retórica inflamada de una parte de la izquierda, necesita del gradualismo del saber reposado y de consensos intergeneracionales que ha caracterizado hasta hoy a la socialdemocracia europea, explicita el autor, con amplia trayectoria técnica tanto en organismos públicos como en empresas privadas y organizaciones no gubernamentales. Un libro que es también, y sobre todo, un recetario para curar o paliar nuestras patologías sociales en un plazo razonable de 15 años. “España es un país que lleva demasiados siglos en una tensión permanente entre tradición y modernidad”, escribe. Una tensión que se traslada hoy, además, al propio debate de la izquierda. Y toma partido: la culpa no es de Merkel ni de las políticas dictadas desde Europa. “La mayor parte de nuestros problemas son de origen nacional”, responde en esta conversación. Actualmente, el autor es director de la consultora Red2Red y miembro de la asociación progresista Economistas Frente a la Crisis.    

 “Se destruyen puestos de trabajo fácilmente sustituibles por tecnología, pero se crean nuevos puestos de trabajo relacionados directamente con dicha tecnología”. Es usted de los pocos schumpeterianos del pensamiento progresista en relación a los cambios que las NNTT producen en el mercado de trabajo. Afirma que debemos “perder el miedo a los robots”. Sigue funcionando la “destrucción creadora”.

Sin duda. En los últimos años está ganando peso la idea de que los robots, la inteligencia artificial o las TIC destruirán millones de trabajo. Son momentos recurrentes en momentos de cambio tecnológicos. Sólo hay que recordar a los luditas en el Reino Unido en el siglo XIX. Yo creo que los efectos a medio plazo son positivos, con incrementos importantes de la productividad y la generación de nuevos puestos de trabajo. En el libro hablo de que ya en 1995 el economista Jeremy Rifkin predijo “el fin del trabajo”, pero desde entonces EE.UU. ha creado varias decenas de millones de empleos, y con importantes ganancias de competitividad, además. Ya ocurrió en el pasado y nada indica que no vuelva a ocurrir en el futuro. El problema de fondo que debemos afrontar es que la adaptación de las personas a los modos es más lenta que el avance tecnológico. Necesitamos nuevas competencias y cualificaciones, y, de alguna manera, dejar de tener “miedo al robot”. La tecnología puede ser –y debe ser– nuestra aliada en la creación de puestos de trabajo de calidad.  

Pero es un cambio a medio y largo plazo, y por tanto con costes sociales

Lo peor que podemos hacer es caer en el derrotismo o en la pasividad. Desde luego que en el camino habrá personas que no podrán sostener el ritmo del cambio, y para ello debemos activar las necesarias políticas sociales y de recualificación. El cambio tecnológico tiene que ser socialmente sensible, pero intentar detenerlo es sencillamente irreal.

En su reciente libro, Postcapitalismo, el periodista económico James Mason sostiene que el capitalismo ha perdido su capacidad adaptativa debido a las nuevas tecnologías. ¿Hacia qué mundo vamos? O, mejor, ¿de qué certidumbres y costumbres que nos constituyen debemos ir pasando página?

Creo que el capitalismo “realmente existente” no es un sistema amable con la innovación. En esto difiero bastante de mis amigos liberales, que ven en los mercados desregulados el paraíso de las start-ups. Stiglitz y Greenwald publicaron en 2014 un libro maravilloso que analiza cómo la competencia perfecta en mercados desregulados es un entorno menos innovador que una economía mixta con un papel clave para el Estado. El problema está en las fricciones, en los costes de transacción: la capacidad de las firmas para aprender no es automática, no se transfieren recursos inmediatos de actividades tradicionales a actividades nuevas. La última innovación global, la informática, llevó a Estados Unidos a perder productividad y ritmo de crecimiento entre 1980 y 1995. Cuando el cambio tecnológico se acelera, las inversiones necesarias no se amortizan y la productividad se resiente. Es necesario un proceso de adaptación que el mercado, por sí mismo, es incapaz de hacer. Los progresistas no han entendido esto, sino que han identificado el progreso tecnológico como una amenaza en vez de como una oportunidad. Tenemos que recordar a los clásicos. Gerald Cohen, uno de los últimos marxistas lúcidos, ha explicado muy bien qué significa el concepto de “desarrollo de las fuerzas productivas”. Sorprende que desde ese momento, hasta hace bien poco, los progresistas hayan dedicado tan poco esfuerzo a entender y aprender a dimensionar lo que representa el cambio tecnológico.   

¿Y está preparada España para asumir dichos cambios? ¿Cuál es nuestro punto de partida? ¿Expectativas razonables para 2030?

Tenemos una visión muy pesimista de nuestro futuro, y no faltan razones, porque todos los indicadores señalan la magnitud de la crisis que acabamos de atravesar, pero hay elementos esperanzadores. Al buscar información para el libro me sorprendió ver, por ejemplo, los buenos desempeños que tenemos en algunas materias, como en innovación vinculada a las energías renovables, o en gobierno digital. Nuestro principal problema es el capital humano. Es una obsesión particular, pero tenemos un capital muy descompensado entre una educación superior mediocre y muy poca formación para una mayoría de la población activa. Le prestamos muy poca atención a eso, y yo creo que es nuestro principal hándicap.

Tenemos un capital muy descompensado entre una educación superior mediocre y muy poca formación para una mayoría de la población activa

¿Y esto es responsabilidad del sistema educativo? ¿Es un fallo colectivo de la sociedad? ¿De las familias?

Cuando uno habla de esto, hay determinada izquierda que piensa que le estoy echando la culpa a los trabajadores, pero en realidad no son culpables sino víctimas de una sociedad que vivió embrutecida durante 40 años y que sólo marginalmente ha considerado este tema una verdadera prioridad. Si somos capaces de realizar un gran esfuerzo en esta dirección tenemos opciones. No creo en el hispanopesimismo.

Un pesimismo el de Mason que, por otras razones, comparte con otros pensadores, como Eugeni Morozov, muy crítico con el “solucionismo” de Silicon Valley. ¿La nostalgia es la enfermedad crónica de la izquierda?

Yo no comparto el pesimismo de Morozov. Me recuerda a las retóricas de la intransigencia de Hirchsman. Claro que Silicon Valley no va a salvar el mundo. Además, Silicon Valley sólo puede haber dos o tres en el mundo. Pero el motor de la historia humana se basa en nuestra capacidad de innovar, de ofrecer soluciones nuevas a problemas difíciles. La propia izquierda fue una innovación social. La creación de los sindicatos y de los partidos obreros, la negociación colectiva, fueron algunas de las principales innovaciones sociales y políticas de la edad contemporánea. Lo que no tiene ningún sentido es quedarse sentados pensando que desde entonces la especie humana no tiene nada más que aportar, porque en ese momento has perdido tu capacidad de incidir, y de alguna manera, tu propia misión.

Y parece que la izquierda tiene problemas para repensar sus certezas bajo esta nueva realidad.

Hace un par de años participé en un taller sobre innovación social. Me quedé petrificado ante las experiencias que se estaban presentando, y así se lo dije a un compañero. Me di cuenta de que mientras estábamos trabajando con métodos y discursos del siglo XIX, había gente empeñada en resolver y trascender problemas concretos con soluciones creativas y efectivas, y comprendí que la izquierda es capaz de capitalizar, de proyectar ese esfuerzo o se iba a quedar fuera de juego. Y desde luego, no ayuda a superar esa imagen el sonoro fracaso de la Tercera Vía, lo único realmente innovador que ha planteado la izquierda desde 1959 en Bad Godesberg. Yo soy amante de la obra de Anthony Giddens, y seguí con mucho interés el desarrollo del New Labour y de aquello que se llamó la Progressive Governance. Creo que el principal problema fue que no hicieron una lectura adecuada de la potencialidad que representaba la gestión de la economía del conocimiento y la innovación. Pensaron que el mercado se bastaba.  No tenían una teoría del mercado, se centraron en la gestión del sector público sin preguntarse si el proceso productivo necesitaba o requería ajustes. Sencillamente lo dejaron de lado. Se equivocaron, y terminaron haciendo retroceder a la izquierda más de veinte años. 

Y ahora los movimientos de izquierda más pujantes, o más llamativos, parecen mirar más bien a recetas que dieron frutos pero que no parece que presten especial atención a la globalización tecnológica y financiera.

Yo creo que el auge de esta “Quinta Vía” es fruto directo de las deficiencias de la Tercera. Al final, Sander, Corbyn o Podemos sugieren que la izquierda se perdió en el camino de los 80 y que hay que recuperar las recetas tradicionales. No han evaluado lo que tuvo de bueno la reflexión realizada, sólo han huido despavoridos de sus resultados finales. No son un paso adelante, en muchos aspectos son un paso atrás. Pero no estamos en los 80 ni en los 70. Si no nos damos cuenta de esto, perderemos un tiempo precioso.

Al final, Sander, Corbyn o Podemos sugieren que la izquierda se perdió en el camino de los 80 y que hay que recuperar las recetas tradicionales. [...] No son un paso adelante, en muchos aspectos son un paso atrás.

Aislarse en la comunidad primigenia y privilegiada no parece una opción

Hace un tiempo me encontré con una propuesta –me la pasó un buen amigo, David Redoli– para enfrentar la crisis europea. La propuesta se publicó en la revista socialdemócrata Social Europe. Trataba de recomponer la izquierda desde la recuperación de la negociación colectiva, la demanda interna y –esto es lo que me llamó la atención– el establecimiento de mayores aranceles frente a países terceros. Le dije que esa propuesta sencillamente reconocía que Europa no estaba preparada para competir en la globalización y que lo que daba a entender es que la única manera de mantener el modelo social europeo era desconectándonos parcialmente de la misma. Es, en el fondo, una vieja idea de izquierdas. La desconexión ya se teorizó –y mucho– en los años 50 y 60 del siglo pasado.

Escribe que “el concepto de soberanía nacional ha cambiado y es hora de reconocerlo”. Sin embargo, las nuevas formaciones y movimientos de izquierda han abrazado con entusiasmo palabras que quedan lejos del universalismo de la socialdemocracia europea: “Pueblo”, “Patria”, además de la citada “Soberanía”, por no hablar de su cercanía con movimientos nacionalistas. ¿Adónde nos lleva este debate?

Es un tema particularmente preocupante. La cultura política de izquierda ha sido cosmopolita, con un fuerte componente de solidaridad internacional. Todo eso corre riesgo de perderse. La Novísima Izquierda ha trasladado a Europa marcos propios de los movimientos de liberación nacional y del antiimperialismo, con notable éxito. Dibujarnos como una colonia de Alemania es un esquema que encaja bien en ese discurso y moviliza voluntades en torno a un concepto que en España sólo utilizaba la extrema derecha. Para ser un movimiento de liberación nacional necesitas enmarcarte como una víctima del imperialismo de alguien. En este caso de los países del norte de Europa, y particularmente de Alemania. Es un juego muy peligroso, porque desdibuja la realidad.

¿Y cuál es esa realidad?

España es la cuarta economía de la Eurozona. Es una economía desarrollada y, por tanto, aplicar a España esquemas propios de la Teoría de la Dependencia es poco riguroso. La mayor parte de nuestros problemas son de origen nacional. Buscar un enemigo fuera y movilizar emociones en torno a ello es muy poco saludable. Hace quince años, el movimiento global vinculado al Foro Social Mundial mantuvo un debate abierto muy importante en términos de valores, con la denominación “Altermundialismo” frente a “Antiglobalización”. Se trataba de construir otro mundo, de buscar alianzas transnacionales capaces de contribuir a una gestión democrática de la globalización. Esa bandera, en la que coincidía prácticamente todo el espectro de la izquierda, se ha sustituido por un retorno a la comunidad primigenia, a la nación o a la patria. Es una lástima. Hoy, Podemos es mucho menos internacionalista que Izquierda Unida o que, por ejemplo, Izquierda Anticapitalista, una de sus formaciones “raíz”. Por no hablar de la CUP, claro.  

¿No tiene que ver la crisis política española de los grandes partidos y el auge de nuevas formaciones con un asunto generacional más que ideológico? Parece claro que hay que repartir el coste de la crisis, y eso es tremendamente impopular en un segmento de población que es el que vota, y que por edad se vuelve más conservador. Como dice en el libro: “Al final todo es política”. ¿Y qué políticas cambian esto?

Creo que hay un componente generacional, claro. El votante mediano hoy está dentro de la red de bienestar que proporciona el Estado y eso se ve en las propuestas que se hacen por parte de prácticamente todos los partidos políticos. Será difícil saber cuánto tiempo va a durar esto, pero creo que relativamente poco. Y mientras dure, no prestaremos atención a la exclusión política y social. Mi expectativa es que la generación que nació entre 1965 y 1975, la famosa ‘Generación X’, tiene la fuerza demográfica y electoral para cambiar esta tendencia, para ser generosos con el futuro del país. Lo que se requiere es un ejercicio de generosidad, que ojalá seamos capaces de hacer.

Hay otros temas en los que incide y en los que parece que hay un consenso político: economía verde, regeneración democrática, cambios profundos en el sistema educativo, inversión en capital humano e I+D+i. Son asuntos nucleares en el proyecto de país que plantea con el horizonte del año 2030. ¿No es posible formar un Gobierno de amplio espectro alrededor de todos estos asuntos? ¿No están las izquierdas y el liberalismo clásico perdiéndose en un debate político intrascendente en España?

Más que un Gobierno de amplio espectro, creo en grandes acuerdos. En estrategias consensuadas y de largo alcance que no modifiquen su rumbo cada cuatro años. Luego, el debate mediático y centrado en la anécdota es inevitable y lamentablemente irá a más. El problema de España es que predomina este periodismo. Los grandes acuerdos sobre el modelo de país, de sociedad, están sin resolver mientras estamos perdiendo un tiempo precioso en auténticas nimiedades como los trajes de los Reyes Magos o el tuit que uno escribió hace cuatro años, sin pararnos a establecer los grandes lineamientos que necesitamos. No podemos cambiar cada cuatro años el sistema educativo, el modelo de diálogo social, o el modelo de financiación territorial. Creo que hay mimbres para consensuar cuatro o cinco prioridades en las que los partidos políticos razonables se pongan de acuerdo, trasladando la competencia electoral a cómo llevar a cabo los objetivos, pero no a los objetivos mismos. A mí me tocó vivir un final de legislatura dentro de la Administración y parecía que se acababa el mundo. A mi equipo esto le hacía un poco de gracia porque algunas de las cosas que hicimos tenían un horizonte temporal de diez, doce o incluso cuarenta años. No es razonable que el mundo se acabe cada cuatro años: tenemos que ser capaces de diseñar procesos de gobierno que vayan más allá. Los consensos son imprescindibles pero casan mal con la movilización política que vivimos. ¿Qué sentido tiene aprobar una ley que la oposición ha dicho que tumbará en cuanto pueda? Ninguno.

¿Cuál cree que sería la mejor fórmula política para llevar a cabo estos consensos y las propuestas que plantea en su libro?    

No hay una fórmula única. No creo en las fórmulas mágicas. No se trata de esta o aquella coalición de gobierno. Es una actitud ante lo público, ante nuestro futuro compartido. Los cambios no van a ser fáciles, y sólo se verán poco a poco. Al final, cuando mi generación eche la vista atrás, podremos ver la foto completa de lo que hemos logrado. Mientras tanto, creo en la honestidad, la generosidad y en liderazgos capaces de movilizar voluntades sin contar quimeras o sueños particulares. Hacemos política con declaraciones radicales y decisiones tibias. Me gustaría más que hiciéramos política al revés: con discursos moderados y decisiones audaces. Realmente, no sé si es posible con los mimbres que tenemos.

Autor >

Antonio García Maldonado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Moisés Martín

    Gracias por tu comentario. La tengo bien leída y estudiada, desde Horkheimer y Marcuse hasta Habermas y K.O. Apel, pasando por las variantes de Fromm. Eso sí: hace más de 20 años. De hecho, fueron fuente fundamental de mis trabajos fin de carrera. Ellos y Lacan, otra variante interesante, que alimentaba muchas de las reflexiones de Jesús Ibañez. Me parece mucho más constructiva la apuesta por la razón comunicativa y la ética del discurso de Apel y Habermas que la crítica a la racionalidad instrumental y a la sociedad administrada de la primera generación que, creo, no nos llevó a ningún sitio provechoso para la izquierda, salvo al esteticismo que todavía nos acompaña. Saludos.

    Hace 4 años 9 meses

  2. Javier

    Sorprende tu desconocimiento de la Escuela de Frankfurt!

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí