1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Abel Azcona / Artista investigado por su obra ‘Amén’

"Hubo una misa en la Catedral de Pamplona con párrocos subidos en el altar llamándome satanás"

Gerardo Tecé 17/02/2016

<p>Abel Azcona.</p>

Abel Azcona.

Cedidas por el artista

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Abel Azcona (Pamplona, 1988) es un joven artista interdisciplinar especializado en performance. Con una infancia extremadamente dura que le ha servido para darle a lo extremadamente duro un lugar privilegiado en su obra, Azcona es el penúltimo –siempre vendrá otro detrás-- artista que, denunciado por colectivos conservadores o católicos, tendrá que sentarse ante un juez a dar explicaciones por su trabajo o su protesta. En España últimamente esto empieza a ser costumbre entre artistas y no artistas. Al contrario de lo sucedido en el caso de los titiriteros, Azcona es un profesional de esto, de la provocación, un especialista en buscar los límites que cierta moral corta de cintura admite y asumir las consecuencias como parte de su obra. Es su profesión e interpreta las reacciones que produce como una parte más de la performance. La Asociación Española de Abogados Cristianos, el fiscal y el juez que harán que se siente en un banquillo el próximo 25 de febrero acusado de los delitos de blasfemia, ataque a los sentimientos religiosos y al honor a los muertos, han decidido ampliar la performance según lo explica Abel. Todo comenzó con la palabra pederastia escrita con hostias consagradas --dentro de la exposición Desenterrados, que se exhibió en la sala de exposiciones de la plaza Serapio Esparza hasta el pasado 17 de enero-- y la obra parecía haber llegado a su fin con los insultos, ataques y vigilias en la Catedral de Pamplona en respuesta a la acción. Pero no, explica el artista, el juez ha decidido que la performance se amplíe. Le citaron a juicio por Twitter. Un tuit público desde la cuenta del TSJN que tardó una semana en transformarse en citación judicial para el imputado, que bromeaba con el asunto nada más conocerlo por Twitter. “Yo espero que además de a Twitter me llegue la citación a mí, porque si no, el día 25 ¿qué hago? ¿Me paso por allí o no? Igual si no me llega acudo y eso también es ilegal”.

¿Tenía experiencia judicial anterior en este oficio suyo?

Ya tenía experiencia judicial, pero no en este grado. Había tenido detenciones en la calle, pero más por performances de desnudo, más tema de juicio de faltas, muy fáciles de rebatir. Esta vez sí que ellos pueden basarse en dos artículos, el 524 y el 525. Pero yo considero que esos dos artículos no los he atacado en ningún momento. En Navarra nos conocemos todos. El juez Otamendi es conocido en Navarra por ser conservador.

¿En qué consiste su trabajo?

Mi trabajo habitualmente suele tener carga sexual, carga biográfica, que realmente molesta también, pero no te sientes ofendido, porque si no vas a la galería no te enteras. Lo que hago es utilizar el performance como una herramienta de detonante colectivo. Mediante pequeñas acciones simples, como por ejemplo una ingesta de páginas del Corán o en este caso asistir a 242 eucaristías y recoger la hostia que me entregan.  Este tipo de acciones están abiertas al público que se une a ellas, ya sea mediante una amenaza, como sucedió en la ingesta del Corán, la aparición en medios, 1.200 personas rezando en la puerta de la sala de exposiciones y gritando,  ataques al edificio en el que se alojaba la exposición, las misas y eucaristías de reparación diarias, etc. Llegó a haber una misa masiva en la Catedral de Pamplona con párrocos subidos en el altar llamándome satanás, un montón de acciones, de performances, que es a lo que yo llamo detonante colectivo. Para mí una performance es abierta y todos ellos construyen la pieza completa. 

¿Qué pasó en este caso concreto, qué pasó con la obra Amén?

Yo realizo un pequeño detonante que es ir a 242 eucaristías y al ir a comulgar guardarme la forma, la hostia o la harina con agua, cada uno que lo llame como quiera. Recojo las hostias y me las guardo en el bolsillo, todo eso viene documentado por vídeo y después se realizan varias acciones con ellas. No sólo la de la palabra pederastia, también se construyeron los nombres de personas que fueron vendidas en la clínica San Ramón de Madrid, hicimos acciones con palomas… Amén era una reflexión sobre la pederastia, que no intentaba ofender, sino simplemente hacer una denuncia sobre la atrocidad que la pederastia supone, pero la reacción a esto se ha convertido en una muestra viva del fundamentalismo, de la situación actual de un sistema posfranquista y de muchas cosas más que son muy interesantes ya que ellos solos construyen la muestra.  ¿Y por qué lo has hecho con hostias consagradas? Porque si no lo hubiera hecho así no habrías salido a la calle a quejarte. Y si no hubieras salido a la calle a quejarte, no se habría producido el performance completo ni habría existido esta reflexión que ha habido. Son pequeños detonantes que igual  tocan para ellos esa barrera ética, pero que para mí no la tocan. Los artistas de performance clásicos siempre dicen que la performance se construye con el espectador en sala. En estos momentos estamos en el siglo XXI y podemos usar esa sala de galerías ampliada que son los medios, que es la calle, que son las redes, para focalizar la performance en un montón de personas que no sólo se asustan o se indignan, sino que acaban construyendo, con su susto o su indignación, una pieza. Y yo pensaba que esta pieza ya había terminado con las manifestaciones, los ataques, etc, pero parece ser que quieren llevar la performance más allá y que continúe con el tema del juicio. Así que continuará hasta que pase lo que tenga que pasar. 

¿Cómo vivió las reacciones anteriores a esta denuncia? El día a día de la exposición.

Se decide hacer la exposición en la sala más grande de Pamplona, que es la sala monumento a los caídos, ahí están enterrados los generales –golpistas en 1936- Mola y Sanjurjo. El sitio es una antigua iglesia sin culto enorme. Y la exposición eran más de 18 piezas completas, la mayoría de obras sobre la Guerra Civil. Y lo que hago es llenar el espacio de ese monumento a los caídos del bando golpista con acciones que tienen más que ver con el bando de la República, que es con el bando con el que yo siento afinidad. Hay instalaciones, fotografía, vídeo, y después, en el altar, 4 piezas que tienen que ver directamente con la pederastia. Además de Amén otra de ellas fue atacada y robaron parte de la pieza, se llama The Shadow y denuncia el abuso infantil dentro de la cuna del Opus Dei. De esta pieza no se quejaron porque no querían que se hablara sobre ella, pero se la cargaron, por si acaso. Cada día antes de abrirse la exposición había gente arrodillada, rezando el rosario, gritando, fue alucinante. Había dentro de la sala cada día un señor con la gorra carlista allí arrodillado delante del altar rezando. Aparecieron pintadas de ‘Viva Cristo Rey’. Yo voy ahora un día cualquiera andando por Pamplona y me gritan desde la acera de enfrente  ‘Viva Cristo Rey’.  

El artista Abel Azcona.

El artista Abel Azcona.

Este es el problema, imagino, las hostias consagradas.

Se supone que estamos en un Estado aconfesional en el que yo no tengo por qué saber o tener conocimiento de lo que se hace en asociaciones religiosas. Pues si a mí en una de estas asociaciones un señor con una túnica me da un trozo de pan en la mano yo creo que en ningún momento estoy haciendo nada ilegal por llevármela, porque no tengo por qué tener esa formación de qué hace esa asociación con eso. Aquí ha habido una serie de factores. Pamplona es Navarra, Navarra está muy vinculada al Opus Dei, por estadística es bastante probable que el juez que te toque esté vinculado al Opus Dei. Pero bueno, ahí estamos.

El Ayuntamiento de Pamplona que le contrató decidió retirar las hostias consagradas de la exposición.

Doce de las 242 hostias estaban expuestas en un plato dentro de la exposición y hubo un día en concreto en que un señor se las llevó. Parece ser que esas hostias se las llevaron a la Parroquia de Cristo Rey, que está al lado, y que el arzobispo se las ha comido, según me cuentan. Yo pensaba reponerlas, pero hubo una conversación con el ayuntamiento y la concejalía de Cultura y pensamos que era mejor no reponerlas, porque de haberse repuesto al minuto iban a volver a desaparecer. Y además el ayuntamiento no quería que la gente se enfadara más. Pasó un poco como en Madrid con los titiriteros. El ayuntamiento de Carmena no tenía que haber reaccionado como reaccionó, tenían que haber estado firmes en la defensa de la libertad de expresión. Pero claro, estos ayuntamientos de cambio están un poco acojonados. Como además la derecha rancia ataca de una forma tan fuerte, pues claro, te vas un poco para atrás y yéndote para atrás te metes más en la mierda de lo que ya estabas. Entonces decidimos no poner más las piezas, cada uno por sus razones, el ayuntamiento por unas y yo porque si las pongo me las van a volver a quitar.

Como experto en vivir en esos límites de la provocación, ¿cómo ve la situación actual de la libertad de expresión en España?

Yo siempre digo que para mí seguimos en la Transición todavía e incluso peor que en los 90, porque ha habido una especie de regresión y yo creo que es un poco el síndrome de Estocolmo, nos sentimos bien ahí. Está habiendo un cambio social y político en este país, una pequeña revolución democrática y una respuesta a eso llevada a cabo por un colectivo que no es pequeño, que sigue defendiendo esa postura franquista. Y en esta época de cambios, esta gente que jamás hubiera imaginado esto y como una vez que ha sucedido no se han encontrado con que esto sea Venezuela, su reacción suele ser atacar la cultura. Porque la cultura es lo que ellos nunca empoderan, nunca controlan, de alguna forma la izquierda es lo que tiene y usa esa cultura para evidenciar y señalar asuntos y esto ellos no lo toleran.

Además esta gente manipula de una forma insospechada. Con los titiriteros los medios decían que gritaban ‘Gora ETA’, cuando allí nadie gritó nada, pero eso es lo que se contó. Es una manipulación total. Y en este caso de Pamplona fue parecido. En mi caso, todo esto que me llevará a juicio comenzó en Madrid. La gente de Hazte Oír vino por aquí, Intereconomía y La Gaceta insultándome cada día desde los programas de la tarde y de la noche, etc. Y si te pones a mirar las miles de amenazas que yo he recibido en redes sociales y las estudias un poco, te das cuenta de que detrás están siempre Hazte Oír, VOX, etc. Los de siempre. Este tipo de gente utiliza cualquier tipo de detonante cultural para atacar de esta forma. Y es por miedo. Por miedo al cambio. Y como no pueden atacar por la calidad política, porque esto no es Venezuela y además se están haciendo cosas a nivel social, pues atacan por donde pueden, por tonterías como si el Baltasar es negro o no aquí en Pamplona o si el Gaspar de Madrid va bien vestido. O el caso de los titiriteros. Los que hemos ido a teatros, a eventos alternativos, hemos visto de siempre ese tipo de obras por la que estos chicos han estado encarcelados. Obras con un poco de picardía, humor ácido y que tocan temas políticos. Ha habido en otra época hasta programas de la tele de ese estilo. Además, yo personalmente creo que es una obra que un crío sí puede ver sin problema si se la explicas bien. Ahora bien, si tú lo educas en que todo es ETA, lo vas a volver loco.

¿Ha intentado dialogar con quienes le acusan de dañar su sentimiento religioso?

Yo lo he intentado, porque soy una persona que intenta hablar con la gente, dialogar, etc. Aquí en Pamplona había concentración ante la sala cada martes, llegó a haber 1.200 personas. Y un día dije, voy a ir a la exposición y voy a pasar delante de la concentración. Y si alguien quiere hablar conmigo, pues hablo. Que además me parecía necesario, por romper un poco esa tensión que se había creado, me había llegado a amenazar un señor con pegarme un tiro, así que para evitar futuras situaciones de violencia, decidí pasar cerca de ellos, que estaban rezando sus rosarios y entré a la exposición. Y en ese momento ellos entraron a saco. Yo les dije: si venís ordenadamente hablo con todos. Y estuve hablando un rato con cada uno, incluso con un sacerdote que entró y estuvimos hablando tres cuartos de hora. Y la cuestión es que, de verdad, yo soy una persona racional, que hablo, razono, argumento y considero que esto es lo que se debe hacer, pero claro, me encontraba argumentos de recorrido muy corto. Si me argumentas que los trozos de pan son Cristo, que es el señor ese con barbas sentado en una nube, el recorrido es muy corto. Si la base de una conversación es que yo he secuestrado a Jesucristo, en la denuncia pone eso, que lo he secuestrado y tirado por los suelos, pues la conversación es complicada realmente. Yo cuando hablo con ellos intento no ser ofensivo, pero es difícil porque se ofenden muy fácilmente. Simplemente al decirles que yo no soy católico y que yo no creo en eso que me están contando, ya para ellos es una ofensa. Y eso es realmente problemático. Venían niñas, que las traían de un colegio del Opus en horas de clase, y me decían “oye, nos has hecho mucho daño, porque Dios es nuestro padre”. ¿Qué les puedes decir? “Y sabemos que te vas a convertir”, me decían. ¿En qué, en Spiderman? Yo ya esto lo observo desde un punto prácticamente evolutivo, mental y de capacidad. Ya no sólo desde un punto de vista moral y educacional. Que este tipo de razonamientos siga existiendo en el siglo XXI me parece como retro. Me parece una especie de genocidio intelectual. 

¿Había tenido conocimiento anteriormente de los denunciantes, la Asociación Española de Abogados Cristianos?

Yo los conocía porque tienen un currículum bastante majo. Fue esta asociación la que denunció el caso de Andrea, la niña del caso de eutanasia a la que no podía desconectar la familia porque ellos tenían esto denunciado. Ellos se plantaron hasta en la puerta del hospital. Dos clínicas abortistas que había en el norte, ellos en la puerta para que no se inauguraran, denunciaron la procesión del coño insumiso de Sevilla, por eso ellas están imputadas. Esta asociación se dedica a poner denuncias a cascoporro, ponen denuncias a todo tipo de cosas que ellos entienden que atacan sus valores. Para que nos hagamos una idea, su imagen, quien los acompaña a los eventos, es Jaime Mayor Oreja. Te lo tomas con humor, pero es un coñazo. Porque piden que testifique casi hasta a dios, para eternizar el asunto y darse publicidad. Son procesos judiciales que, como el de Javier Krahe, los acaban perdiendo, por eso su interés es que los asuntos se alarguen. 

¿Qué estructuras de poder detecta a la hora de ejercer su trabajo?

Por mucho que haya cambios políticos, España va a seguir siendo de alguna manera un país católico-conservador y esto se nota y se siente en este tipo de ámbito, el ámbito judicial y el ámbito cultural. Cuando en cultura tocas temas que tienen que ver directamente con este tipo de asuntos que yo toco, pues desde el minuto uno te encuentras con problemas para actuar libremente. Son barreras continuas. A nivel legal y pese a la Ley Mordaza, seguimos teniendo libertad de expresión y si hay ofensa es más una cosa subjetiva de quien se ofende, que algo legal, teóricamente. Así que realmente nos atacan por visibilización, para que se vea, para sembrar miedo, para que siga sintiendo que están ahí.

¿Qué le diría a esa persona que observe este caso desde la perspectiva de “creo en la libertad de expresión, pero por qué molestar”?

La invitaría a ver las exposiciones y a acercarse a esto hasta donde ella quiera. Estos artes están bien, porque al final te acabas enterando. En España el 60% de personas no iría nunca a un museo, pero, sin embargo, de esto se están enterando, por eso lo considero arte contemporáneo. Al final abrieron el periódico o pusieron los informativos y se están enterando. Hay gente que estará viendo sus Sálvames y lo que sea, y de repente en el telediario se encuentran con un proceso creativo de denuncia, en el que se habla de delito sexual , de la Iglesia católica, etc. Me parece muy interesante. Es interesante cómo este tipo de acciones puede, gracias al proceso creado a partir de la denuncia, ser “disfrutado” por la gente “cotidiana”.

¿Qué es para usted la libertad de expresión?

Para mí la libertad de expresión es todo mientras respete la integridad física. A mí me han llamado de todo a raíz de la exposición, amenazas incluidas, hay vídeos de Intereconomía en los que me llaman desde rojo hasta comepollas, todo tipo de perlas, he recibido mensajes de un profesor de un colegio del Opus de Madrid diciéndome que me va a meter un palo por el culo y tal y yo esto, aunque sé que no es una visión compartida por mucha gente, sí lo considero libertad de expresión mientras no entren en mi integridad física. Y yo nunca lo he hecho, nunca he amenazado ni atacado a nadie. Pero sí considero que estas amenazas e insultos son libertad de expresión.

Suerte, Abel.

El 25 ya verás la que se va a montar delante de la plaza del juzgado, porque los medios de derechas ya han dicho hasta la hora para que la gente vaya.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JuanP

    David, tienes razón, me parece que no pasa nada por desconocer un ámbito religioso, siempre y cuando no vayas a participar en él. Sin embargo, una vez que entras en una iglesia, dispuesto a participar en una misa, me parece que sí debería conocer de qué va la cosa, y qué se puede y qué no se puede hacer ahí, ¿qué opinas?

    Hace 5 años 2 meses

  2. Somófrates

    ¿Le estáis dando carácter de ley a una oblea? Vengastaluego

    Hace 5 años 2 meses

  3. David

    JuanP el comentario sacado fuera del contexto la verdad es que queda muy oportuno... Pero se podría añadir que Abel previamente indica en el mismo comentario: "Se supone que estamos en un Estado aconfesional en el que yo no tengo por qué saber o tener conocimiento de lo que se hace en asociaciones religiosas". Desconocer un ámbito religioso en un estado aconfesional no es sinónimo de desconocer la ley

    Hace 5 años 2 meses

  4. JuanP

    "Pues si a mí en una de estas asociaciones un señor con una túnica me da un trozo de pan en la mano yo creo que en ningún momento estoy haciendo nada ilegal por llevármela, porque no tengo por qué tener esa formación de qué hace esa asociación con eso." ¿Abel nos está diciendo que el desconocimiento de la ley te exime de cumplirla? Pues vaya, mejor no conocer ninguna ley y así poder hacer lo que quiera...

    Hace 5 años 2 meses

  5. Vloira

    Oye, si Azkona se ahorra el psiquiatra....

    Hace 5 años 2 meses

  6. pepe

    interesante, que sin la presencia de la denuncia y todo el circo mediatico casposo no sea posible hacer esa performans. Resulta que el juez es uno de los protagonistas. Ingenioso.

    Hace 5 años 2 meses

  7. Álvaro Maldonado

    Estimados señores: Leo un artículo de vuestra revista digital sobre el artista Abel Azcona: "Hubo una misa en la Catedral de Pamplona con párrocos subidos en el altar llamándome satanás", realizada por Gerardo Tecé y, lo curioso del caso, es que vuestro medio independiente y crítico que tanto jactáis periodistas con tanta experiencia europea de los grandes medios seáis incapaces de otorgar los créditos correspondientes a los fotógrafos que acompañan vuestros artículos. Queda claro que las servidumbres que defenestráis en aras de la libertad os las otorgáis al periodismo descreído que prima por encima de todos los que hacemos y colaboramos para que sea fiel a sus autores. Álvaro Maldonado (fotógrafo).

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí