1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GASTROLOGÍA

Vieja cocina de crisis, nueva cocina de crisis

Ramón J. Soria 17/02/2016

<p>Sisobra.</p>

Sisobra.

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A finales de los ochenta, mientras estudiaba Antropología y quedaba fascinado por los libros sobre la cocina y los alimentos de Claude Lévi-Strauss y Marvin Harris, descubrí que un enorme lago interior parecido al mar de Aral se estaba secando en España. Como niño de pueblo, como aprendiz de “antropólogo al revés” que decía Jesús Ibáñez, contemplaba las rarezas y exotismos de la España rural como lo normal y las tendencias e innovaciones de la sociedad urbana con asombro, como quien contempla a una tribu aborigen de una isla remota. Así que descubrí que la generación de nuestros padres, emigrados a la ciudad y sobre todo sus hijos, mis compañeros de facultad, apenas sabían o desconocían los guisos más tradicionales que se habían hecho en sus pueblos.

El virus de los nacionalismos y neorregionalismos prendió bien y muchos cocineros inquietos, periodistas curiosos y gourmets ilustrados estaban armando o reinventando las cocinas locales con libros, ensayos y recetarios en los que se recopilaban con cierto orden positivista y falso afán enciclopédico guisotes, aliños y platos que se habían cocinado en sus tierras desde tiempos “remotos o ancestrales”. Parecía que las cocinas regionales no se perdían, que se ponía en valor “lo nuestro”, que aquellos libros atesorarían todo aquel saber a salvo de los tsunamis de la modernidad industrial, la macdonalización y el precocinado, pero yo constataba lo contrario. Los recetarios apenas eran nada, la diversidad de las cocinas regionales había sido en realidad infinitamente más variada, había tipos de platos de los que nunca se hablaba, tal vez porque eran poco vistosos y denotaban tiempos de mucha hambruna y una cultura gastronómica atrasada y vergonzante. De todo eso mi generación había desconectado, ni ellos, ni mucho menos ellas, querían saber nada de esas formas de cocina y de vida. Estábamos en el fin de la Movida, las Olimpiadas de Barcelona, Exposiciones Universales…

Durante un tiempo intenté rescatar esos guisotes malditos y olvidados. Cavilé cómo impedir de alguna forma que se secase para siempre nuestro precioso mar de Aral. Lo cierto es que muchos de esos guisos, casi perdidos ya entonces, no eran remotos ni ancestrales sino bastante nuevos, fruto de una posguerra atroz que obligó a las españolas, para no morir de inanición, a guisar plantas y animales que nunca antes se habían comido, a ingeniar recetas que hicieran más o menos apetitosos ingredientes apenas nutritivos, a inventar platos y preparaciones que jamás habían aparecido en los recetarios burgueses o populares más conocidos del siglo XIX y principios del XX. Junto a esta cocina de resistencia, también se mantenía la otra, la de siempre, la que aprovechaba los productos de la tierra y de temporada de bajo precio y los cocinaba con una sabiduría destilada a través de generaciones para que un potaje de berza, un arroz de morralla, unos garbanzos “entocinaos”, unas gachas de almortas o una sopa dulce reconfortasen, alimentasen y gustasen a todos. Algunos de estos platos pasaron a todos esos recetarios folclóricos, pero la mayoría ya se ha extinguido o apenas se han recuperado unos pocos, como curiosidad o exotismo histórico, por cocineros modernos que hacen interpretaciones de los mismos muchas veces pintorescas y absolutamente alejadas de lo que de verdad fueron y supieron (de sabor) esos guisotes.  

Mi generación y la de nuestros padres, los unos por ignorancia y los otros por amnesia voluntaria, ya no saben cómo cocinar aquellos guisos. Sólo las últimas abuelas nonagenarias aún los recuerdan. Sólo los abuelos casi centenarios aún pueden rememorar a qué sabían. No idealizo aquella cocina nacida de una España arruinada por la guerra y la estulticia homicida de la autarquía franquista. Pero valoro y aún me asombra su originalidad, inteligencia y buen resultado gastronómico porque son guisos feos y sin embargo muy ricos si se saben hacer bien. Y sobre todo los aprecio porque son parte de nuestra cultura y memoria culinaria. Repito que no estoy pensando en la cocina de la miseria, sino en la cocina de la pobreza, que es algo bien distinto. La primera tuvo que guisar mondas de patata, hacer tortillas sin huevo, comer ratas, pellejos de naranja fritos o café de recuelo. La segunda pudo acceder a productos de bajo precio o yerbas del campo y, con buena maña y sabia intuición, aderezar una cocina original y gustosa. La primera mató de hambre y enfermedades a muchos españoles. La segunda les permitió sobrevivir durante siglos.

En estos tiempos de crisis, dicen que ya pasada, y de la crisis por venir, estos saberes culinarios me han conectado con mis antepasados, con una España agraria y nómada que ya no existe y una cocina en la que la imaginación y la creatividad nada tienen que envidiar a tito Adrià e imitadores. Imposible olvidar las gachas de harina de almortas que cocinaba Emilia, la mujer de un camillero republicano que sirvió en la batalla del Jarama, que asistió en su agonía a un general ruso entre bombas y balas y del que conservo su cuchara de campaña. O la olla ferroviaria que guisaba mi tío abuelo Teodoro en la guerra y posguerra en el tren correo en el que trabajaba y en el que aprovechaba para mezclar con las patatas, la carne de cualquier animal que atropellaba el tren, ya fuera ciervo o burro o sabe Dios. O la sopa dulce, postre de Navidad extremeño, que se hacía con pan duro negro, azúcar o miel y un machado de almendras y nueces robadas. No olvido tampoco la ensalada de corujas, las patatas revolconas, las ranas entomatadas, los tallillos fritos, los cuajares encebollados o los revueltos de criadillas de tierra con cualquier huevo. Alguna vez he encontrado estos platos en las cartas de restaurantes de postín pero sé que la gente que los pide y prueba ignora el cuándo, el cómo y el porqué de todos ellos.

El goloso, el gourmet o gourmand, como bien saben Sert, Savarín o Grimod, no es quien se atiborra de delicadas delicias de alto precio en un fogón “michelineado” sino el que sabe el secreto del cuándo, el misterio del cómo y el poético porqué de lo que tiene en el plato, sea caviar o lagarto, gachas o puturrú, jamón pata negra o tasajo de mulo. Los dientes del corazón o sus labios son los que nos permiten saborear la comida desde muy lejos y que valoremos de verdad los pequeños lujos y abundancias exóticas del presente. Hoy aguardo con impaciencia a que la madre de mi amigo Carlos me invite a comer su guiso de berza, a que la primavera me regale unos rabiacanes o a hacer de nuevo aquellas gachas de Emilia. Por supuesto que le doy al wagyu y al pato lacado pero aprecio mucho más los platos que nos hicieron posible y que nos alimentaron durante siglos cuando no había casi nada. Pregunten a sus abuelas, tomen nota, aún pueden salvar los últimos guisos preciosos de nuestro pasado.

 Notas: 

El famoso artículo de Ismael Díaz Yubero El hambre y la gastronomía. De la guerra civil a la cartilla de ración o Tiempos de hambre, de Isaías Lafuente, Ed. Temas de hoy, 1999, describen las atrocidades alimenticias de la postguerra.

Por ejemplo, en los famosos recetarios de doña Emilia Pardo Bazán, defensora de la cocina española tanto popular como burguesa contra la moda afrancesada de su época: La cocina española antigua (1913), La cocina española moderna (1917), podemos encontrar docenas de guisos ya desconocidos y hoy totalmente olvidados. En muchos de ellos puede rastrearse con ternura la influencia cubana.

El mar de Aral, un enorme mar interior que tenía más de 68.000 kilómetros cuadrados prácticamente ha desaparecido por la equívoca política de riegos y trasvases de la antigua Unión Soviética. La cultura de los pueblos que vivían de su abundancia de pesca se ha extinguido. A este enorme desastre medioambiental hay que sumar, por ejemplo, que algunas de sus islas están contaminadas porque se experimentó con armas biológicas como el ántrax. 

A finales de los ochenta, mientras estudiaba Antropología y quedaba fascinado por los libros sobre la cocina y los alimentos de Claude Lévi-Strauss y Marvin Harris, descubrí que un enorme lago interior parecido al mar de Aral se estaba secando en España. Como niño de pueblo, como aprendiz de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos

    !Qué buenas las corujas y los berros de las fuentes! A mi me jode que se pierdan todos los tipos de morcillas y embutidos menores como la butagueña, los morcones, las lenguas adobadas ...

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí