1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El Deutsche Bank está asustado

“No es el petróleo, ni los bancos, se trata de una crisis de liquidez de los bancos centrales”, afirma el analista Dominic Konstam, que propone medidas para que no explote “la bomba de los 60 billones en derivados”

Tyler Durden (Zero Hedge) 17/02/2016

<p>Sede del Deutsche Bank en Frankfurt.</p>

Sede del Deutsche Bank en Frankfurt.

Thomas Wolf

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Todo empezó entre mediados y finales de 2014, cuando llegaban los primeros rumores de una subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Esos rumores, por su parte, dieron lugar a un implacable ascenso en el precio del dólar y todas las materias primas, lo que desató la mayor especulación a la baja en el precio de las materias primas de la historia financiera.

La mayoría de los observadores pasó por alto la implicación inmediata de la concurrencia de ambos episodios, aunque Zero Hedge publicó análisis al respecto y predijo sus consecuencias en noviembre de 2014.

La conclusión entonces era simple: el ajuste de la Fed y el consiguiente derrumbe del precio de las materias primas traería consigo (como de hecho sucedió) el colapso del gran ciclo del petrodólar que había funcionado con eficiencia durante dieciocho años, durante los que los países con petrodólares fueron una fuente de demanda para 10 trillones de dólares [el equivalente a 10 billones europeos] en activos de EE.UU. Cuando terminó, resultó en la política de contracción cuantitativa que ha inhabilitado todos los intentos de inyectar liquidez en los mercados. Dicha contracción viene impulsada no solo por la mayoría de mercados emergentes y los exportadores de petróleo, sino, notablemente, por China. Su impacto ha precipitado el descenso en las bolsas y frenado casi en seco el crecimiento económico en todo el mundo.

La segunda novedad, tan importante como la primera, la observó Zero Hedge a principio de 2015, con dos artículos, sobre la escasez de dólares en el mercado mundial, la peor desde 2012. Este problema no ha hecho sino intensificarse, especialmente en África, donde prácticamente todas las naciones exportadoras de petróleo se han quedado sin dólares.

La cuestión es que lo que comenzó con la subida del dólar y la consiguiente escasez de dólares en el mercado global terminó llevando a la Reserva Federal a embarcarse en lo que puede ser el mayor error de un banco central en toda la historia. Las consecuencias son enormes: desde el desplome del precio del crudo a los temblores y devaluaciones que vienen de China, pasando por la creciente rigidez de las condiciones financieras, o la recesión que la industria manufacturera sigue experimentando en EE.UU. La última pieza de ese dominó, por el momento, son los crecientes rumores de que Deutsche Bank, que tiene en su balance 60 billones de dólares (54 billones de euros) en derivados financieros, puede ser el próximo Lehman Brothers.

Conviene prestar atención a Dominic Konstam, uno de los analistas de crédito más respetados de Deutsche Bank. Konstam percibe con gran claridad el riesgo existencial no ya para su propia carrera, sino para toda la estructura financiera global. Sabemos esto después de leer su calentón en forma de email el 9 de febrero por la mañana, en el que se aprecia el enorme miedo, o auténtico terror, que tienen los que se dan cuenta de cómo de roto está el sistema financiero en la actualidad.

A continuación, publicamos su mensaje completo. Lo hacemos porque representa la mejor muestra de todo lo que está a punto de desencadenarse, en especial teniendo en cuenta que viene de la perspectiva de alguien que está muy dentro del Deutsche Bank y se da cuenta de lo cerca del abismo que se encuentra el banco alemán.

Lo que Konstam deja claro, sin contemplaciones, es que el problema es precisamente el que señalaba Zero Hedge en noviembre de 2014: “No es el petróleo, ni los bancos, sino que se trata de una crisis de liquidez de los bancos centrales, especialmente los que utilizan el dólar y hay una gran necesidad de liquidez en dólares”.

Konstam deja también muy claro que el miedo de los inversores de que se produzca un contagio está totalmente fundado. Así lo dice:

Se ha tratado de quitar hierro al problema de exposición, pero no cabe duda de que los bancos están enormemente expuestos a Asia y Oriente Medio, y si bien una rebaja del 10% puede ser el peor escenario para China y demasiado alto para el resto, es lo que debería preocupar, y de hecho preocupa, a los inversores – esto traería consigo un contagio a los centros bancarios de Singapur y Hong Kong.

¿Su solución? En realidad es preocupante para todos los que pensaban que nuestras advertencias sobre cómo el dinero en efectivo podía acabar  fuera de la circulación no eran un chiste. Para los que se pregunten ¿Qué hay que hacer con todo esto? ahí va una pequeña joya:

 Así que volvamos a la pregunta original de ¿qué tenemos que hacer? Es simple:

1. Reconocer el problema. No es el petróleo, ni los bancos, sino que se trata de una crisis de liquidez de los bancos centrales, especialmente los que utilizan el dólar y hay una gran necesidad de liquidez en dólares”. Keynes dijo que para lidiar con un boom de exceso de inversión se recortan los tipos de interés, no se suben. La QE (expansión cuantitativa) es poco práctica, pero hacer que baje el dólar supondría una gran mejora en la liquidez en dólares. Así que, para empezar, la Reserva Federal debería dejar de subir los tipos y señalar claramente que va a darse un largo tiempo muerto.

2. Draghi tendría que abundar en esas medidas con un doble gancho, no bajando los tipos sino abriendo las posibilidades de refinanciación para los bancos y apaciguando sus preocupaciones sobre la liquidez.

3. China tiene que coger el toro por los cuernos. Hacer una devaluación, estabilizar sus reservas y dedicar 1 billón de dólares para mantener a flote instituciones importantes. Debe dejar de intervenir en los mercados de renta variable.

4. Y Basilea 3 (¿o 4?) debería retrasarse, específicamente en lo relativo a las ratios de apalancamiento. Como señal inequívoca, se deben relajar las reglas en torno a la confiscación de depósitos hasta que el Banco Central Europeo deje del todo claro cuáles son las fuentes de liquidez para los bancos con problemas.

5. ¿Para cuándo un estímulo fiscal?

6. Sobre los tipos de interés negativos – En lugar de hacer que sean los bancos los que sufren, permitamos que los bancos ganen dinero con la diferencia entre tipos, para que los que sufran sean los ahorradores. Hay que cobrar intereses al dinero en efectivo: pongamos un microchip en los billetes de gran valor/y cobremos impuestos a las retiradas de depósitos. Debemos alentar el gasto, no el ahorro. Los tipos de interés para las hipotecas pueden ser negativos y que los bancos sigan ganando dinero con el diferencial. El problema es el diferencial [con el tipo al que el Banco Central les presta a los bancos], no los tipos

El miedo existencial del analista del Deutsche Bank es tangible, como también lo es su amenaza implícita: “Si no hacen esto, y explota la bomba de los 60.000 billones en derivados [60 billones europeos], será su culpa”.

Así pues, se lo deja muy clarito a los bancos centrales, que harán exactamente lo que se les ordena, porque el Deutsche Bank es lisa y llanamente demasiado inmenso y demasiado importante para el sistema como para dejarlo quebrar: de hecho, su quiebra sería exponencialmente más costosa y destructiva para los mercados de capitales modernos que la de Lehman.

Por tanto, esperamos que se implementen todas las sugerencias de Konstam, desde una devaluación masiva en China a un frenazo en los intereses negativos, pasando por la aceptación (quizá mañana mismo) de Janet Yellen de que los intereses negativos se transfieran a los ahorradores; así como la introducción de impuestos a las retiradas de efectivo “para alentar el gasto, no el ahorro”; y el resto de su dictado. Todo esto salvo que, como sucedió con Lehman, alguien tenga interés en ver cómo se liquida al Deutsche Bank.

Dicho esto, la última frase de Konstam es la más siniestra:

“Austria, 31 de julio de 1932 fue un gran éxito; El 1 de septiembre de 1933, el principio del fin”.

Se refiere al llamado Milagro de Worgl, en el que, durante 1932 –y durante la Gran Depresión--, la ciudad austriaca puso en marcha un gran experimento monetario en el que se imprimieron “Billetes de Compensación Certificada”, un tipo de divisa conocido como Scrip, o Freigeld. El experimento estuvo influido por las teorías monetarias del ultrakeynesiano Silvio Gesell.

¿Por qué saca a colación Konstam el Scrip como la solución, no solo para los problemas del Deutsche Bank, sino para el gran agujero de liquidez de los bancos centrales, y por ende, su credibilidad? Porque es lo que nos viene, solamente para salvar a los bancos una última vez.

Traducción de Álvaro Guzmán Bastida.
Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Zero Hedge el  9 de febrero.

Todo empezó entre mediados y finales de 2014, cuando llegaban los primeros rumores de una subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Esos rumores, por su parte, dieron lugar a un implacable ascenso en el precio del dólar y todas las materias primas, lo que desató la mayor...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Tyler Durden (Zero Hedge)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. angel gimeno.spain

    MOVIMIENTO CIENTÍFICO POPULISTA 7 JAQUES. Los datos válidos salvo las mentiras generalizadfas en el DEUTSCHE BANK y soportadas por el BCE, son las que da el FMI y el Banco de Pagos de Basilea más las Cámaras de compensación de derivados de la City. . EL RIESGO REAL NO ES ALREDEDOR DE 50 BILLONES DE EUROS, SINO ENTRE 500 billones DE EUROS E INFINITO ELEVADO A INFINITO, SI LA ESPADA DE DAMOCLES CON LA EMPUÑADURA EN NEW YORK GIRA 90 grados a izquierda y derecha,se llevarla por delante los sistemas bancarios de Europa y Sudeste asiático.angel gimeno. españa.

    Hace 5 años 7 meses

  2. Andrés Lukas

    La denominada burbuja no es de 60 billones de euros. Eso es, o era, el nominal de los contratos pero el valor económico de los contratos es mucho menor y se puede consultar en lo estados financieros del DB. El artículo está escrito desde la mezcla de algunas realidades con los intereses del DB

    Hace 5 años 7 meses

  3. consezur

    Lo que tienen que hacer los bancos (sus directivos) es cumplir las legislaciones financieras que regulan los mercados, si esto no se hace surgen las demandas y litigios que obligan a realizar provisiones millonarias y desacreditan a la entidad financiera. El Deutsche Bank, ha tenido que hacer provisiones de 5.200 millones de euros para hacer frente a litigios en el 2015, y en el 2016 ya tiene otra demanda en EE.UU de 2.100 millones, y estos son provocados por dichas formas de operar. En el libro que he escrito sobre mi experiencia de 10 años el Grupo Deutsche Bank, cuento con detalle la forma que tenían de operar los directivos de este Grupo en España. La provisión que han hecho para gastos de posibles demandas judiciales deberían aumentarla en España. Interesados ver “Mis memorias en el Deutsche”.(Google)

    Hace 6 años 7 meses

  4. cons ur

    Lo que tienen que hacer los bancos (sus directivos) es cumplir las legislaciones financieras que regulan los mercados, si esto no se hace surgen las demandas y litigios que obligan a realizar provisiones millonarias y desacreditan a la entidad financiera. El Deutsche Bank, ha tenido que hacer provisiones de 5.200 millones de euros para hacer frente a litigios en el 2015, y en el 2016 ya tiene otra demanda en EE.UU de 2.100 millones, y estos son provocados por dichas formas de operar. En el libro que he escrito sobre mi experiencia de 10 años el Grupo Deutsche Bank, cuento con detalle la forma que tenían de operar los directivos de este Grupo en España. La provisión que han hecho para gastos de posibles demandas judiciales deberían aumentarla en España. Interesados ver “Mis memorias en el Deutsche”.(Google)

    Hace 6 años 7 meses

  5. Julio

    El banco alemán se comporta como unos piratas y amenaza al sistema bancario con una burbuja de 60 billones. Como es muy grande no podemos hacer nada contra el y no debemos dejarlo caer. Además tenemos que ayudarle para evitar la catástrofe. Macanudo!!! 1.- Meter los directivos en la cárcel con la confiscación de todos sus bienes. 2,- El gobierno alemán que se haga cargo del problema. 3.- Política de austeridad severa para los ricos y especuladores alemanes hasta ponerlos en el nivel de rentas de cualquier parado europeo. Cuando cumplan estas normas podríamos iniciar conversaciones para rescatarlos. A lo mejor es una tontería, pero seguro que menos dañino que la del articulo en cuestión.

    Hace 6 años 7 meses

  6. Científico

    He dejado de leerte con lo del microchip. O eres muy idiota o un humorista en ciernes.

    Hace 6 años 7 meses

  7. Jhon

    El plan de austeridad de la Merkel, cumplido a raja-tabla por su vasallo Rajoy, es sencillo de entender. Producir más barato. La austeridad no es mas que una medida de presión económica y social y que la paga en gran medida laclase media-baja. Para ser competitivo en este mundo globalizado y majareta, una de dos, o produces barato o inviertes en i+D y añades valor a tu producto diferenciandote de tus competidores. No hay mas secretos. Hace tiempo, allá por el 2007, Niño Becerra bien claro dejaba en uno de sus libros: Esta crisis, no es una crisis del sistema que se a dado otras veces, es una crisis SISTEMICA, una crisis de valores, una crisis que llevará al ser humano al limite, donde se tendrá que debatir entre ser eficiente y justo con el entorno que le rodea o sufrir en la mas de las absolutas calamidades. Amén.

    Hace 6 años 7 meses

  8. Nemigo

    china devaluará su moneda para salvar al DB? alguno debería dejar de fumar cosas malas

    Hace 6 años 7 meses

  9. Dubitador

    Sumandome a la critica de Juan , añado que encuentro absurdo que un bancario proponga el dinero oxidable aplicado durante la Gran Depresion en la localidad austriaca de Worgl, ya que esta clase de dinero que se deprecia con el paso el tiempo solo tiene sentido a nivel local y no pueden intervenir los bancos, pues lo que se pretende es que el dinero circule, que no se pueda amasar ni especular con su exceso o carencia. Ese dinero oxidable si que seria un autentico perfeccionamiento del trueque, aunque lo cierto es que el trueque nunca fue ni puede llegar a ser un procedimiento practico y generalizado de mercadeo. El trueque es una fundamentacion falsa como explicacion del dinero, su naturaleza, creacion y funcionamiento. Una moneda complementaria seria un recurso necesario si se llega a padecer problemas con la moneda de curso legal, como fue el caso durante la gran depresion, pero en modo alguno tendria la menor utilidad para los bancos, puesto que los usuarios de la moneda complementaria se independizan del dinero de los bancos.

    Hace 6 años 7 meses

  10. Juan

    No entiendo como una voz alternativa (Tyler Durden) de pábulo a Dominic Konstam y se sume a su pensamiento y peor aun sus "soluciones". De las propuestas, NO hay ni una para una reforma financiera de fondo. Solo tiritas y cataplasmas. Con "sus" propuestas capeamos este temporal ¿y luego qué?. Ningún cambio sitémico, estructural. Nada duradero. Pan para hoy y más especulación financiera para mañana.

    Hace 6 años 7 meses

  11. Beatriz Basenji

    ¿Qué esperaban con el plan de Austeridad de la Canciller Merkel? La Austeridad como la Corrupción son dragones que se devoran a si mismos. Parece imposible que países con miles de años de Historia a sus espaldas todavía no tengan noción de cómo salir de una crisis. Y lo peor es que la Merkel con su librito de no-economía nos ha hundido al resto de la UE. Cierto que nosotros no hemos sido gobernados estos últimos 4 años , porque de haber existido un gobierno eficiente no nos dejaría una deuda externa equivalente al 100% del PBI .Rajoy nos deja un país infinitamente peor que hace 4 años.

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí