1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Paco Jémez / Entrenador del Rayo Vallecano

"Barrio, equipo y afición son uno en Vallecas"

Toni Cruz 2/03/2016

<p>Paco Jémez durante un partido del Rayo Vallecano</p>

Paco Jémez durante un partido del Rayo Vallecano

Enrique Hernández / Rayo Vallecano

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Paco Jémez (Las Palmas, 1970) es un ilusionista metido a entrenador. Juan Villoro escribió que en el fútbol todo placer tiene un componente ilusorio, pero Jémez está consiguiendo que Eros venza a Tánatos en la cruda realidad de Primera División. No solo en Primera, sino compitiendo por la Champions League del Rayo: una permanencia bonita y estable. Su liderazgo ha sido clave para que los vallecanos consigan su mejor racha consecutiva en la élite (cinco temporadas seguidas van ya). Suya fue la idea, en otro orden de cosas –o no, como luego descubriremos-- de ayudar a Doña Carmen Martínez, una anciana de 85 años que vivía en Entrevías hasta que quisieron desahuciarla. Eso también es magia vallecana de la buena. Llega a la cita puntual. Evocamos un pasado no tan lejano, de cuando aún entrenaba en Segunda.

14 de enero de 2012. 16.02 horas. El autobús del Córdoba espera para salir hacia la Condomina, estadio del Real Murcia donde el equipo que usted entrenaba entonces iba a jugar su partido. El delegado le informa de que faltan dos jugadores por llegar --Caballero y López Silva, dos de sus piezas más importantes--. Mira el reloj y da la orden: “-¿No están? Pues vámonos”.

Se tuvieron que ir en taxi, sí. De alguna forma cuando estás a cargo de un grupo tienes que mostrar los caminos por los que los jugadores tienen que andar. Es verdad que ellos tienen mucha libertad para hacer ciertas cosas, sobre todo en algunos momentos, pero en otros tienen que ceñirse a unas reglas que han de ser consensuadas, porque cuando las hacen suyas así se comprometen más y las incumplen menos. Los entrenadores no se tienen que autoproclamar líderes, porque no confío en los líderes autoproclamados pero sí en los elegidos. Al final si tú eres el líder de un grupo es porque el grupo ha querido que seas tú quien le muestre el camino,  porque lo contrario supondría obligar a la gente a hacer cosas que no está convencido de hacer. Eso en algún momento te puede valer, pero para un periodo largo no es válido.

¿Cree que el aficionado recuerda más la valentía o el resultado?

Me gustaría pensar que la gente se queda también con cómo juega su equipo. Cuando bajo a Córdoba nadie me recuerda que fuimos sextos con uno de los presupuestos más bajos de la categoría sino lo bien que jugaba su equipo. Y cuando voy a Las Palmas mucha gente me dice que nunca ha visto a un equipo jugar como el de entonces. Es verdad que los resultados son importantes y los trofeos, también, pero hoy en día más que nunca se recuerda no solo el resultado sino también lo que un equipo hace en el campo.

¿Tendrá algo que ver su gusto por el fútbol estético con la profesión de su padre, el cantaor Lucas de Écija?

No, yo creo que eso… (reflexiona)… mi padre me ha enseñado muchísimas cosas. Dios le dio el don de tener una gran voz y se dedicó al cante, que tiene su estética también. Posiblemente, uhm, sí. El hecho de que yo le haya dado un gran valor a la estética sí es eso. A mi padre siempre le he recordado yendo a trabajar en traje y con corbata fuese al sitio que fuese. Siempre ha cuidado muchísimo su imagen, porque entendía, fíjate lo que entendía, que no se vestía para sentirse bien. Él se vestía con traje y corbata porque, si no, creía que le faltaba al respeto a la gente a la que iba a cantarles. Imagina la mentalidad que tenían antes. Es decir, él entendía que cuando se subía a un escenario el ir de traje era algo obligatorio. Si no, muchas veces me comentaba que veía como una falta de respeto que un tío se subiera al escenario sin estar vestido… es una manera de ver las cosas. Esa estética la he mamado de él. No sé si eso se me ha pegado. En cuanto a los trajes sí, no sé si en mi trabajo. Me inculcaba también mucho el hecho de que las cosas se pueden hacer de muchas maneras. Muchas veces cuesta el mismo trabajo hacerlas bien que hacerlas mal y esa obsesión por hacer las cosas bien y no sólo bien sino de una manera bonita yo creo que no está reñido.

A todos los entrenadores se les contrata para que ganen. A mí también me exigen esos resultados. Lo que pasa es que yo los quiero conseguir de una determinada manera

¿Jugar mal puede resultar una ofensa al espectador o…?

No, no, no… no lo veo así. Una de las grandezas del fútbol es que se puede jugar de muchas maneras y obtener resultado. Podemos entrar a valorar cuánto de estético puede ser una manera de jugar u otra, pero es verdad que hay muchos entrenadores a quienes no se les contrata para que sus equipos jueguen bien sino para que ganen. Es más, desde el punto de vista práctico, a todos los entrenadores se les contrata para que ganen. De vez en cuando hay alguno que le da menos importancia a los resultados que a la forma, pero a mí también me exigen esos resultados. Lo que pasa es que yo los quiero conseguir de una determinada manera. Yo respeto muchísimo… no me parece una falta de respeto ni mucho menos… yo eso que pensaba mi padre no lo extrapolo al fútbol. Es más, entiendo que cualquier forma de jugar es muy complicada, hay que tratarla con respeto y darle la importancia que tiene.

¿El fútbol tiene muchos pegos (expresión cordobesa de tontería o de disparate)

Demasiados. El fútbol ha cambiado muchísimo. Para muchas cosas a mejor, para bastantes a peor. Todo este tema de las redes sociales ha mejorado de alguna manera y empeorado de otra. Creo que hoy en día, en general, sí se ven más pegos que antes. Hay mucha gente que lo exige, tener que tener un Twitter, un Instagram, un Facebook… tener que estar relatando tu vida cada segundo… yo me enorgullezco de no haber entrado en eso. Tengo un ordenador y a veces me cuesta hasta levantar la tapa. No tengo nada de eso y me enorgullezco de no tenerlo. Me ahorra mucho tiempo que me permite utilizarlo en otras cosas. Pero parece ser que estamos en una dinámica en la que tenemos que contar cada cinco segundos lo que estamos haciendo. Muchas veces hay cosas interesantes que contar, pero otras no. Cuando no, es lo que tú me has dicho, son todo pegos.

Si algún jugador de sus tiempos hubiera tenido Twitter… ¿quién la podría haber liado?

Twitter es un arma peligrosa. La finalidad con la que se creó eso no es la que se la ha dado. Incluso los mayores inventos de la historia, muchos se han usado para otras cosas que ojalá no se le hubiera ocurrido a nadie. Entonces… hay gente que por su personalidad, tener ese tipo de instrumento le crea más problemas que ventajas. No voy a dar nombres… pero lo que más me preocupa es que ese arma la puede tener cualquier descerebrado. Además, hoy en día no tiene ni siquiera que identificarte. Puedes entrar con un seudónimo, decir lo que te dé la gana y aquí no ha pasado nada. Es como… ¿a ti se te ocurre darle un arma de fuego a toda la gente? No. Para empezar porque hay muchos que no la quieren, otros que son un peligro y sólo unos poquitos la pueden tener porque tienen su licencia y pueden utilizarla. Esto es exactamente igual. Es darle un arma también a un montón de descerebrados. Me da rabia que todo el mundo pueda opinar de todo, incluso faltando al respeto y hablando de menores o cosas que deberían estar penalizadas... y no pase nada. Estas armas o instrumentos se malinterpretan. La mayoría de la gente, como tiene demasiado tiempo libre por desgracia, lo que hace es aburrirse y utilizarlo para…

Al Rayo su patrocinador –Qbao- le impuso en su día al chino Zhang Chengdong, pero es que a todos los equipos de la Segunda División portuguesa la empresa Ledman les ha impuesto uno a cada uno…

No me parece correcto. Entiendo que dentro del ámbito deportivo no puede haber obligaciones. Debe haber exigencias para quienes trabajan. Entiendo que desde el punto de vista de la empresa, que quiere abrir nuevos mercados y recursos económicos, lo vean como una posibilidad. El hecho de que a través de un intercambio económico pueda haber una exigencia deportiva por alguien que no pertenezca al organigrama del club. A mí me parece un gran error porque estamos haciendo es vender nuestro fútbol, nuestra identidad porque… ¿quién te dice mañana que en vez de uno no son tres?, que dentro de cinco años no son diez… o de quince que si yo he comprado un equipo yo traigo lo que me da la gana y pongo a los que me da la gana, que está en su derecho. Pero creo que nos estamos metiendo en un charco que nos va a acabar ahogando. Un charco en el que parece que tocamos pie, pero que cuando nos demos cuenta nos va a llegar el agua por encima de la nariz. Cada uno con sus decisiones, pero yo no estoy de acuerdo. No porque sea chino o portugués, lo vería exactamente igual de mal si lo hace una empresa española, porque entiendo que eso es una faceta exclusivamente de la parcela deportiva del club. Es algo que sólo incumbe al organigrama deportivo.

Que la gente me diga que se divertía en el campo es el mejor reconocimiento para un entrenador

El tema de los horarios, ¿cómo lo lleva?

No me gusta pero me tengo que aguantar. Es un tema al que también nos hemos acostumbrado, sobre todo los equipos pequeños que no tenemos horarios fijos… que jugamos los viernes, sábado, domingo, lunes… algunos jugamos más lunes que otros, que eso es lo que deberíamos mejorar. Al final, más que nosotros quienes sufren más por los horarios son los aficionados, que tienen que adaptar sus trabajos a esos horarios. Nosotros, más allá de que te guste jugar más a una hora o a otra nos acabamos acostumbrando.

¿Se imagina de presidente de un club?

(Piensa) En esta vida no se puede decir ni nunca ni siempre. Si me preguntas ahora, te digo que no. No me veo. Pero tampoco sé lo que voy a hacer cuando tenga sesenta o setenta. De todos modos, te voy a decir una cosa y te lo digo con el corazón en la mano. Sólo sería presidente… sólo…si algún día…que no lo creo, eh… sólo sería presidente del Córdoba. Si fuese uno, y pudiera por supuesto, el único equipo por el que me metería en ese jaleo… sería en el Córdoba.

Contestó Pasolini en una entrevista en 1970: “El fútbol es la última representación sagrada de nuestra época”. ¿Lo sigue siendo o ya lo único que importa es el dinero?

Esa es una versión demasiado romántica para nuestros días. Me gustaría pensar que sí, que sigue siendo así, pero creo que ya ha pasado. Esto es un negocio, cada vez más, y como tal hay que entenderlo. Hay algunos románticos que todavía creemos que podemos ausentarnos de los resultados, que cuando las cosas vayan mal y todo el mundo te diga que tires para la izquierda tú tirar para la derecha… pero entiendo que esto no es lo de los setenta, ochenta o noventa. Y posiblemente lo del 2025 sea totalmente distinto a lo de ahora. Pero sí que es verdad que el negocio se está comiendo al deporte. Aunque hay mucha gente que luchamos porque no sea así, pero llega un momento en el que las cantidades de dinero que se mueve son tan importantes que muchas veces el negocio está por encima ya de lo deportivo y muchas veces se llega a esas circunstancias porque se llega. No es culpar a nadie, ni a presidentes ni a las ligas… se llega porque esto está montado de una manera en la que te tienes que meter en esta vorágine si realmente quieres ser parte de este juego. Vamos a ver hasta dónde somos capaces de aguantar y de no pervertir todo lo que de bueno tiene no ya solo el fútbol sino todo el deporte en general.

Ha zarandeado dialécticamente a más de una persona en su vida, pero no he escuchado a ningún jugador al que haya dirigido hablar mal de usted…

Bueno, intento tratar a mis jugadores con respeto. Y respeto es una palabra muy amplia. Respeto es decirle las cosas a la cara cuando creo que se las tengo que decir, es encabronarme con ellos, es darles un abrazo, es estar al lado suya cuando están jodidos, es ponerlos entre la espada y la pared cuando se lo merecen, es ser justo… A lo mejor por eso los jugadores que he tenido, no voy a entrar a valorar si creen que soy mejor o peor entrenador, pero sí que creo que nadie tiene nada que reprocharme a ese respeto. Y, sobre todo, cuando me he equivocado, que me equivoco mucho, les pido disculpas y saben que son de corazón. Posiblemente por todo eso, más allá de que hayan jugado más o menos, entienden que cuando están conmigo saben que son tratados con respeto, con justicia… y que me gusta ser muy cercano a ellos. Sobre todo cuando las cosas no van bien.

Intento tratar a mis jugadores con respeto. Es una palabra muy amplia. Es decirle las cosas a la cara, es encabronarme con ellos, es darles un abrazo, es estar al lado suya cuando están jodidos

Se preguntaba Santiago Segurola, en un artículo publicado en 1997 en el que hablaba de Romario, sobre cómo adaptar a un inadaptable al servicio común que requiere un vestuario ¿Cuál es su secreto?

Sólo hay un secreto, que es convencerlo. Si no lo convences, no vas a poder contar con él nunca. Hay gente a la que le cuesta más reglarse, adaptarse, seguir un camino… la única manera de tenerlo a tu lado es convencerlo. No lo entiendo de otra manera. Y si no lo consigues va a ser un problema para ti, para él y para el grupo. Porque normalmente los inadaptados son gente rebelde… y suelen ser gente con mucho talento. Claro… si encima de inadaptado no tiene talento lo que no tiene es trabajo. Suelen ser gente a las que tienes que tocarle la fibra sensible para llevarles a tu terreno y a partir de ahí sí que puede entrar por el aro, con ciertas libertades que hay que darle a este tipo de gente pero sin que crean que van por libre, porque un grupo eso no lo puede permitir.

¿La falta de compañerismo es el peor vicio de un jugador?

(Piensa). La falta de compañerismo no creo que sea un vicio… es un grave error que no puede permitir un entrenador. Es decir, ese tipo de gente hay que sacarla fuera.

Hablando de genios. Tiene –o tenía-- una foto suya colgada en su casa marcando a Maradona, pero recuerdo que contó una vez que el mejor que ha visto jugar a este deporte fue Ronaldo el brasileño…

Tengo esa foto. Si me hablas de lo que yo he tenido enfrente como jugador, indudablemente Ronaldo era el más determinante. Si me hablas ahora, como entrenador, han aparecido otros como Cristiano, Ronaldo, Messi, Neymar, Luis Suárez… han aparecido nuevos jugadores que nada tienen que desmerecer a aquel Ronaldo. En mi época de jugador, Ronaldo fue el que más me impresionó.

Paco Jémez durante un entrenamiento

Paco Jémez durante un entrenamiento

Si la gente conociera más allá de su imagen pública a jugadores y a entrenadores de élite, ¿se sorprenderían mucho?

Sí, sin duda alguna. Date cuenta que a nosotros nos ven sólo en una parte de nuestra vida, una parte que además no es nuestra vida diaria. A un entrenador lo ves en el banquillo y a lo mejor se comporta de una manera que sólo se comporta cuando está en un banquillo. Hay gente que cuando nos conoce en la intimidad o fuera de nuestro ámbito deportivo el comentario es ‘coño, pues no aparentas ser como yo me creía que eras’. Es normal, si sólo te ven las dos horas que dura el partido o el entrenamiento y te ven trabajando verán una parte de ti, pero no se pueden hacer una idea general de lo que tú eres.

La falta de compañerismo no creo que sea un vicio… es un grave error que no puede permitir un entrenador. Es decir, ese tipo de gente hay que sacarla fuera

¿Dónde termina el espectáculo y comienza la humillación al rival? ¿Por qué en España se generó tanto debate con el penalti de Messi?

(Piensa) Siempre he pensado que para ganar a un contrario, incluso en las guerras fíjate lo que te digo, no hace falta humillar. Muchas veces la humillación viene dada por otros aspectos, no porque el contrincante que te gana quiera humillarte. Hay ciertas jugadas que no creo que sean humillantes, sí hay ciertos comportamientos que son humillantes. Por ejemplo: que Messi haga ese penalti… no me parece una acción humillante, pero que un tío se ponga a bailar cuando haga un sexto gol sí lo veo humillante. Y es verdad que cada cual puede festejar un gol como quiera, pero hay momentos en los que el respeto al contrario debe estar por encima de muchas cosas. Luego eso es interpretable por cada uno, hay gente que puede pensar que el penalti de Messi… pues no le gustó. Pero yo creo que la humillación no está tanto en el daño que se infringe al que pierde sino la forma de hacerlo y de comportarte en la victoria. Eso es lo que realmente humilla.

¿Hay algo que le aburra del fútbol?

Pues, si te digo la verdad… hombre, me aburre… como todo en la vida, me aburre ir a un espectáculo y no pasármelo bien. Entiendo que el fútbol es un espectáculo y como tal debe servir para que la gente se divierta y se aísle de sus problemas. Pero entiendo también que en un partido de fútbol es difícil aburrirse porque siempre se pueden sacar muchas conclusiones. Si no te gusta lo que estás viendo estéticamente siempre se puede valorar el aspecto táctico o la intensidad. En un deporte tan bonito como el fútbol es muy difícil aburrirse.

La prensa deportiva, en general, ¿le aburre a veces? ¿Le satura?

No. Me llevo bastante bien con la prensa. Algunas veces… está haciendo mucho daño, volviendo a lo de las redes sociales, esa gente que trabaja desde su casa… bueno, que trabaja, que lo único que hace es aprovecharse del trabajo de otros, que nunca viene a una entrevista y son tan graciosos luego que son capaces encima de no poner lo que yo he dicho, sino que lo tergiversan y ponen lo que les da la gana. Es decir, no sólo son tan cobardes de aprovecharse del trabajo de otro sino que encima no ponen lo que el entrevistado ha dicho. Creo que esa gente hace mucho daño, porque al final nosotros nos cansamos. Yo no me canso de ponerme contigo, por ejemplo, a hablar, y encima veo que tienes una grabadora, un móvil y estás apuntando. Si no pones lo que yo digo, es porque no quieres ponerlo. Pero cuando, por ejemplo, viene un tipo se sienta en su casa y lo que hace es poner una foto de otro, un artículo de otro y poner tres tonterías… eso les hace un flaco favor a los buenos profesionales que son la mayoría que se dedican a trabajar y a hacer una buena labor. Yo, con los demás, estoy encantado de ayudarles en su trabajo y, es más, creo que forma parte de mi trabajo ayudar a los periodistas a hacer el suyo y de alguna forma que intentes reflejar lo que yo en un momento dado pienso, pero hay otros que no se ven, esto tipo de páginas web raras y blogs que no sé de donde cogen la información que lo que hacen es complicar la vida a los profesionales.

Viendo un partido siempre se pueden sacar muchas conclusiones. Si no te gusta lo que estás viendo estéticamente siempre se puede valorar el aspecto táctico o la intensidad. En un deporte tan bonito como el fútbol es muy difícil aburrirse

Dijo en una entrevista en El País que “hay que hacer pensar al jugador constantemente”. ¿Es más fácil o menos que piense un jugador que está luchando por no descender que otro que se juega la Liga?

No tiene que ir en función del resultado. El jugador tiene que pensar porque el fútbol es un juego vivo, en el que tantas alternativas hacen imposible tenerlas contempladas todas y en el que tienes que estar pensando constantemente para tomar la mejor decisión en el menor tiempo posible y eso no va en función del resultado. Sí es cierto que si los resultados son malos el ánimo hace que tu cerebro vaya más lento, pero si se enseña a un jugador a pensar tiene que hacerse en todas las situaciones, especialmente en las más estresantes. Yo estoy convencido que eso se puede entrenar también, porque hay un gran margen de mejora.

¿Es el 0-0 es el fracaso del fútbol?

No necesariamente. Los resultados van mucho en función del acierto. Tú puedes ver un partido en el que haya muchísimas ocasiones por las dos partes, que sea un partido de ataque… y que acabe 0-0. No es lo normal, pero puede pasar. Y por el contrario, puedes ver un 1-1 más aburrido que la leche y en el que los dos equipos hayan tirado una vez a puerta. El tema está en que si eres un equipo que normalmente saques ese resultado (por el 0-0)… yo normalmente no iría a ver un partido tuyo. Entiendo que la salsa de este deporte son los goles, lo mismo que la salsa del baloncesto es meter canastas y la del tenis hacer buenos puntos. Hay una jugada que culmina todo el trabajo de un equipo, que es el gol. Cuando veo un resultado 6-4 o 5-3… a mí me da la sensación de que eso para el aficionado, sobre todo para el aficionado del equipo que mete seis o cuatro, es un gozo porque es ver el culmen del juego de su equipo reflejado con su máximo exponente, que es el gol.

Paradójicamente, un 0-0 certificó el éxito de una gran temporada suya en Segunda (el 3 de junio de 2012 un empate a cero entre el Celta y el Córdoba de Paco Jémez en Balaídos permitió a los locales subir y a los visitantes jugar el play-off)

Sí, además era un resultado que se tenía que dar. Cuando llevas 40 jornadas luchando por algo tan bonito como era aquello y llegas al último partido y resulta que te plantas ante un rival al que le basta un empate para ascender y a ti para meterte en play-off pues difícilmente se podía dar otro resultado. No hubo ningún pacto, pero tampoco hacía falta. Ninguno de los dos equipos se hizo daño, porque ninguno quiso hacerse daño. El resultado fue el que tenía que ser. Todo el trabajo que hizo el Celta y que hicimos nosotros nos permitió tomarnos a ambos esa licencia.

Cuando vuelve a un campo donde entrenó el público le aplaude, ¿eso demuestra el éxito de su apuesta ofensiva?

Es bonito ese reconocimiento, incluso más que ganar un título porque al final de cuentas ganar un título es cuestión de resultados y lo otro es más de sensaciones. Y es más fácil que se valoren los resultados que lo que haces en el campo. Por eso cuando vuelvo a Cartagena o Las Palmas, a Córdoba… y ojalá cuando vuelva a Vallecas también pase… que la gente me diga que se divertía en el campo creo que es el mejor reconocimiento para un entrenador.

El Rayo encontrará un entrenador mejor que yo. Tendrá problemas para encontrar a otro capaz de que sus jugadores asuman tantos riesgos como yo

El escritor Simon Kuper dividió en los noventa el fútbol mundial en cuatro estilos: el juego largo británico, el fútbol total, el brasileño y el catenaccio. ¿Cree que sigue vigente esa división?

¿Sabes lo que pasa? A lo mejor hoy en día se le hayan cambiado los nombres. Existe el juego de posesión, el de contragolpe, el juego directo, el de repliegue intensivo… posiblemente sea lo mismo pero con otros nombres. En este deporte es difícil encontrar algo que no se le haya ocurrido a alguien. Esto es ya como la ropa, son modas. Un día vienen los pitillos, otro las campanas y otro los cuellos largos. Aquí, dentro de lo que hay que la variedad es amplia, lo que hacemos es intentar coger un poco de todo porque cada uno ve el fútbol de una manera, convencerse con ella y echar para adelante. Posiblemente, si hablas del fútbol dentro de diez años seguiremos hablando de lo mismo. Mucha variedad, pero cada uno intentará coger lo que le valga. Es muy difícil inventar algo que no se le haya ocurrido a alguien antes.  

El Rayo no es el mismo desde que está usted al frente, pero… ¿cree que esa impronta de juego superará su marcha? ¿La afición de Vallecas podrá aguantar a un técnico que no proponga lo que usted propone?

No lo sé. Quiero darle la vuelta a la tortilla. Si me han aguantado a mí, pueden aguantar cualquier cosa (risas). Aquí costó y cuesta mucho habituar a la gente a un equipo que juega así. A un equipo que arriesga tanto con tanto compromiso en lo que hace y tan poco por los resultados. La gente termina acostumbrándose a casi todo. No sé lo que pasará cuando yo me marche de aquí, si el club querrá seguir por esta línea o cambiarla. Creo que se han conseguido cosas importantes en los cuatro años que llevo aquí, sobre todo que se reconozca el Rayo no sólo en España sino fuera por lo que hace y por cómo lo hace. Y eso para un equipo pequeño es muy difícil de hacer. Nuestra afición se ha llevado muchas más satisfacciones que disgustos, así que llega un momento en el que se compromete con la forma de hacer las cosas del equipo y si eso tiene que cambiar tendrá que ser paulatinamente. Creo que un cambio brusco costaría más. El hecho está en que el club podrá encontrar a un entrenador mejor que yo, sin duda alguna, más o menos en la línea que yo puedo hacer, sin lugar a dudas, pero donde va a tener más problemas es para encontrar a un entrenador que asuma tantos riesgos como yo soy capaz de hacer que mis jugadores hagan. No digo que sea bueno ni malo, pero es nuestra base para hacer las cosas. Tú no puedes jugar al fútbol como jugamos nosotros sin saber y sin convencerte de que el error está ahí. Y admitirlo y hacerlo tuyo y entenderlo como una faceta más del juego.

El Rayo no se entiende sin su afición, ni sin su barrio. Es más, el barrio no se entiende sin su equipo. Hay unas conexiones tan íntimas, tan grandes y de tanto tiempo atrás que es que son uno

Si el Barça es mès que un club, el Rayo y sus Bukaneros son más que el orgullo de un barrio… ¿Qué sería del fútbol sin los aficionados en general? ¿Qué sería del Rayo sin los suyos?

En general la afición es una de las partes más importantes de este deporte. El Rayo no se entiende sin su afición, ni sin su barrio. Es más, el barrio no se entiende sin su equipo. Es decir, hay unas conexiones tan íntimas, tan grandes y de tanto tiempo atrás que es que son uno. En ningún sitio he visto unas conexiones entre un equipo y su afición tan grandes como aquí. Todos los aficionados quieren a su equipo, todos se dejan muchas cosas por sus equipos, pero aquí hay más. No sé cómo explicarlo. Hay una conexión que trasciende lo deportivo y que se mete en lo social y lo social se vuelve deportivo. Tú hablas de Vallecas y en seguida sale el Rayo, tú hablas del Rayo y en seguida sale Vallecas. Esa simbiosis que hay aquí, por ser un barrio con unas características tan fuertes como éste… es difícil encontrarlo en otro sitio.

¿Se habla demasiado del Barça y del Madrid en este país?

Es normal que se hable tanto de Madrid y Barça porque son los dos mejores equipos del mundo y tenemos la suerte de tenerlos en nuestro país y disfrutarlos todas las semanas. Son dos empresas que mueven millones y millones de aficionados y de euros y los medios de comunicación tienen un filón ahí vendiendo a Madrid y Barça. Es normal que se hable mucho más de ellos. Es verdad que hay aficionados de otros equipos que quieren que se hablen de los suyos, y es parte importante porque no nos podemos olvidar de que para que esos dos monstruos funcionen tiene que haber otros monstruítos alrededor suyo que les puedan hacer competencia. Madrid y Barça por ellos mismos no podrían… es decir, hay muchos otros equipos que colaboran para que Madrid y Barça sean lo que son.

Actualmente, ¿podría gestarse un Superdépor como aquél del que usted formó parte? ¿O podría algún Zaragoza como el que comandó usted ganar 1-5 en el Bernabéu?

A un partido sí puede pasar, pero competirle una Liga a esos dos grandes si no tienes una base ya como por ejemplo puede ser lo del Atlético de Madrid, que estamos hablando de un presupuesto ya importante como para competir con ellos… Hoy en día si no tienes 40-50 millones, que ya es un gran presupuesto, no puedes luchar con Madrid y Barça. Es imposible.

Hablar y no decir nada es una virtud. Veo entrenadores a los que les hacen preguntas jodidas y digo ‘coño, qué buenos son los cabrones, se tiran tres minutos hablando y no dicen nada’

¿Por qué hay tantos clubes y tantos jugadores que no llegan a final de mes? Eso no pasaba en tus tiempos como jugador.

Gracias a Dios eso se está mejorando. Hemos tenido una época en la que ha habido muchos clubs con muchos problemas pero yo creo que ahora está cambiando gracias a la gestión de los propios presidentes, la Liga, la Federación… y el gran trabajo de la AFE. Pero sí que hay categorías a las que la muerte les ha llegado sin darse cuenta. Categorías que antes eran muy fuertes como la Tercera, la Segunda B, creo que hoy en día es muy complicado que puedan no pasar apuros por no pagar. Y aun así hay equipos que siguen luchando para que sus aficiones puedan tener fútbol todos los domingos, pero es verdad que las cantidades han bajado tanto, tanto… que es verdad que ahora mismo la Segunda B es totalmente deficitaria. Posiblemente sean las categorías en las que más hincapié haya que hacer para reflotarlas. Al final, Segunda y Primera ya generan suficiente para ir tirando, sin cometer grandes errores como se cometieron en el pasado, pero creo que desde el punto de vista futbolístico los grandes equipos deberían promover algunas ayudas para esas divisiones tan importantes porque salen muchísimos jugadores que terminan jugando en Primera.

Cuando usted habla, dice cosas. ¿No le da la sensación de que en el fútbol cada vez la gente cuenta más y dice menos?

Sí. En algunos momentos, hablar y no decir nada es una virtud. Creo que esa virtud la tienen muchos políticos y poco a poco la ven teniendo muchos entrenadores. Muchas veces veo entrenadores a los que les hacen preguntas jodidas y digo ‘coño, qué buenos son los cabrones, se tiran tres minutos hablando y no dicen nada’. Yo no tengo esa virtud y me gustaría tenerla, porque es una virtud no la estoy criticando. Muchas veces hay que saber salirse de los terrenos sin pisar ningún charco. Pero bueno, me preguntan y contesto lo que pienso y creo que tiene que ser. Y cuando uno está convencido de lo que dice no tiene que esconderse. Mucha gente me dice: 'coño, tendrías que cambiar esto, aquello…' ¿Por qué? Si no, no sería yo. Me queréis convertir en otra cosa distinta, cada uno es como es. Todos podemos mejorar muchas cosas, pero no cambiar nuestro carácter, porque el carácter de una persona es precisamente eso, lo bueno y lo malo. Si cambio todo lo malo de mi carácter me convertiría en una persona totalmente distinta a lo que quiero ser.

¿Y no le frustra que para determinados informativos sea más noticia que se enfrente usted con un periodista que lo que está consiguiendo con el Rayo?

Volvemos a lo de antes: hay que vender. Y no es muy dado que un entrenador en un momento dado le diga a un periodista cierta cosa. Lo poco visto vende mucho. Si eso lo hiciesen muchos entrenadores, no se vendería. Yo creo que fue por eso. Cuando hay alguien que se sale de lo normal, como es novedad, parece que hay que venderlo más. Yo no le doy mayor importancia entre otras cosas porque fue una cosa pasajera, no le tengo ningún rencor a ese periodista ni muchísimo menos y además fue un momento bonito, yo por lo menos me lo pasé fenomenal y si volviera a ese momento y tuviera que hacer lo mismo lo volvería a hacer. Muchas veces la salsa de una rueda de prensa está en eso, en que no sea sólo un monólogo, en que haya un diálogo, en que tú pienses una cosa y que si yo no pienso lo mismo… ¿por qué te tengo que decir que sí? Y que si alguna vez tiene que haber una confrontación siempre desde el respeto y desde la mera dialéctica… ¿por qué no la va a haber?

Paco Jémez (Las Palmas, 1970) es un ilusionista metido a entrenador. Juan Villoro escribió que en el fútbol todo placer tiene un componente ilusorio, pero Jémez está consiguiendo que Eros venza a Tánatos en la cruda realidad de Primera División. No solo en Primera, sino compitiendo por la Champions League del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JEFFEREY FRANK

    Вы деловой мужчина или женщина? Вы в финансовом беспорядке или вам нужны средства, чтобы начать свой собственный бизнес? Вам нужен кредит, чтобы начать хороший малый и средний бизнес? У вас низкий кредитный рейтинг, и вам трудно получить кредит от местных банков и других финансовых институтов? - Посредники / консультанты / брокеры приглашают своих клиентов и защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Мы хотели бы сообщить вам, что наши главные цели - помочь частным лицам, компаниям и предпринимателям поднять свой бизнес на новый уровень, инвестируя, консультируя и привлекая капитал без банковского кредитования. Мы квалифицированы во всех аспектах финансирования, банков и кредитования на основе активов. У нас есть возможность обрабатывать все аспекты финансовых потребностей и проблем наших клиентов, в том числе; Инвестиции в недвижимость и любые другие крупные секторы, которые нуждаются в финансировании. - Физические лица / компании / предприниматели / посредники / консультанты / брокеры могут связаться с нами для получения любой запрашиваемой суммы кредита, а все клиенты защищены на 100%. Заинтересованные стороны должны связаться с нами для получения дополнительной информации по электронной почте: crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com МЫ ПРЕДЛАГАЕМ ВСЕ ВИДЫ КРЕДИТОВ - ЗАЯВЛЯЕМ НА ДОСТУПНЫЕ КРЕДИТЫ. ДЛЯ НЕМЕДЛЕННОГО ОТВЕТА И ОБРАБОТКИ ЗАЯВКИ НА ВАШ КРЕДИТ В ТЕЧЕНИЕ 3 РАБОЧИХ ДНЕЙ, Свяжитесь с нами со следующей информацией: ФИО:____________________________ Сумма, необходимая в качестве займа: ________________ Срок кредита: _________________________ Цель кредита: ______________________ Дата рождения:___________________________ Пол:_______________________________ Семейный статус:__________________________ Контактный адрес:_______________________ Город / Почтовый индекс: __________________________ Страна:_______________________________ Род занятий:____________________________ Мобильный телефон:__________________________ Свяжитесь с нами напрямую через это письмо: САЙТ: http://crown-trust-financial-loan-firm.business.site/ ТЕЛЕФОН: ТОЛЬКО ТЕКСТЫ: +18452173456 crowntrustfinancialloanfirm@gmail.com crowntrustfinancialloanfirm@yahoo.com Спасибо. Мистер Джеффри Фрэнк Директор. КРОНА ТРАСТ ФИНАНСОВАЯ КРЕДИТНАЯ ФИРМА

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí