1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Donald Trump tiene razón

Ciudad Juárez, Lesbos, Calais, Melilla, Budapest… son puntos de un mismo patrón, el de un modelo migratorio enfermo, insensato e inmoral: un problema global que precisa una respuesta ética y política

Gonzalo Fanjul 2/03/2016

<p>Frontera.</p>

Frontera.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La secuencia –presentada en cámara rápida y en el tono realista de las imágenes policiales-- muestra a un buen puñado de personas corriendo hacia una valla y preparándose para saltarla. La voz en off advierte en paralelo que Donald Trump “detendrá la inmigración ilegal construyendo en nuestra frontera Sur un muro que paguen los mexicanos”, y el propio candidato remata con su eslogan favorito de campaña: “Haremos a América grande de nuevo”. El hecho de que las imágenes sobre la amenaza de la emigración descontrolada a los Estados Unidos correspondan en realidad a la valla que separa Marruecos de Melilla parece irrelevante, porque Donald Trump tiene razón: Melilla y Ciudad Juárez –como Lesbos, Budapest o Darwin-- constituyen puntos de un mismo patrón, el que conforma un modelo migratorio enfermo del que depende mucho más que una cita electoral.

La fotografía general muestra un sistema fuera de control. Mientras la desigualdad, los conflictos y los fenómenos naturales extremos han doblado en tan solo dos décadas el número global de migrantes, la respuesta de los países de destino responde al mismo modelo unilateral y cerrado que prevalece desde hace un siglo. Es un modelo lastrado por la radioactividad electoral de este debate, que ignora en la práctica las motivaciones de otros actores en juego y concentra sus esfuerzos en frenar la llegada de inmigrantes, antes que en gobernarla. Todo ello genera distorsiones prácticas y éticas mucho más allá de lo aceptable: la ineficiencia de mercados de ‘puerta estrecha’ que admiten a menos trabajadores legales de los necesarios durante los años de dinamismo económico, para atraparlos después en nuestros países durante la depresión; el cuantioso coste de oportunidad en términos de remesas para las comunidades de origen e ingresos fiscales para las de destino; y la situación intolerable de millones de hombres, mujeres y niños condenados a vivir en la sombra legal y a competir por abajo con las poblaciones más pobres de los países que les acogen.

Lo que es igualmente importante, este modelo obsesionado con frenar la llegada de inmigrantes económicos tiene un efecto contaminante sobre otros ámbitos en los que la protección de los extranjeros está garantizada por la legislación internacional, como demuestra la crisis de los refugiados en Europa. Frente a sus obligaciones legales y a sus valores declarados --y a pesar de que los números propuestos por el sistema de cuotas de la Comisión eran, en general, ridículamente bajos-- algunos de los Estados más prósperos del planeta han argumentado indigencia o vulnerabilidad identitaria para bloquear la llegada de asilados. La idea martilleada de que “no podemos acoger a todo el mundo” o de que nos enfrentamos a una “invasión” ha sido aceptada por la opinión pública hasta el punto de justificar medidas miserables como la confiscación de bienes en frontera, la normalización de los discursos islamófobos o la existencia de verdaderos estados de excepción en puntos como Melilla y Calais.

No estamos solos. Fuera de Europa, Estados Unidos expulsa irregularmente a miles de menores extranjeros no acompañados, Australia aprueba normas de asilo que contravienen la Convención contra la Tortura y las bolsas de inmigración irregular se acumulan de manera recurrente en diferentes puntos del planeta en una lógica bulímica de detenciones, amnistías y nuevas llegadas masivas.

Es un régimen insensato e inmoral. Un “sistema roto”, en palabras del presidente Obama. Un problema global que precisa una respuesta ética y política.

Se trata, en primer lugar, de superar un proceso de integración tuerta en el que las economías más poderosas imponen la libre circulación de bienes, servicios y capitales, pero impiden a los países más pobres la exportación de uno de sus productos más competitivos: la mano de obra. El movimiento internacional de trabajadores continúa siendo la gran excepción del proceso regulatorio y cooperativo que alcanza a otros ámbitos de las relaciones internacionales a través de instituciones y normas multilaterales. Posiblemente más que ningún otro emblema de la globalización, la gestión de las migraciones sigue íntimamente ligada a la soberanía e identidad de los Estados nacionales.

¿Cómo definir entonces un sistema que incentive a cada parte (países de destino y origen, además de migrantes) a operar dentro de las reglas del juego y no fuera de ellas? Para contestar esta pregunta el secretario general de la ONU nombró en 2005 al irlandés Peter Sutherland como su representante especial para la reforma del modelo migratorio. El trabajo de este político infrecuente (“La respuesta de la UE a la crisis de refugiados es inepta y xenófoba”, decía hace poco en un acto público en Londres) podría culminar a finales de este año con una cumbre de alto nivel y la presentación de su informe de recomendaciones. Por lo que sabemos hasta ahora a través de las consultas con gobiernos, empresas y sociedad civil, su propuesta se encarama sobre las batallas ya iniciadas –como la Convención Internacional sobre Trabajadores Migrantes, firmada hasta ahora exclusivamente por países en desarrollo-- para plantear un menú de posibilidades que permitan construir acuerdos plurilaterales e incrementales, como los modelos circulares de movilidad laboral entre Europa y África. Ningún otro marco internacional relevante se construyó de un modo diferente.

Sutherland ha contado en estos años con muy poca ayuda por parte de los países más desarrollados. Pero, para ser justos, tampoco los gobiernos de los países pobres o las grandes organizaciones sociales han contribuido de forma significativa a hacer de la emigración un proceso más digno y seguro. A diferencia de sus sociedades, que identifican la emigración con la oportunidad y el éxito, muchos Estados del mundo en desarrollo dan la espalda al emigrante y le niegan las instituciones y el impulso político que protegerían sus derechos y oportunidades. ¿Se imaginan, por ejemplo, a Evo Morales exigiendo cupos de emigración legal a cambio de permitir a Repsol establecerse en el país?

En el caso de la sociedad civil global se multiplican las iniciativas de protección de los derechos humanos y los esfuerzos por cambiar la percepción social de la inmigración. Sin embargo, este asunto está muy lejos de contar con los recursos que se dedican a asuntos de una relevancia incomparable, como el 0,7% para la cooperación. Ninguna de las grandes ONG mundiales ha puesto en marcha una campaña internacional para introducir cambios radicales en el régimen migratorio, un esfuerzo que sí han realizado en el ámbito del comercio o la fiscalidad internacional, por ejemplo. Si consideramos el extraordinario impacto de la movilidad humana sobre el desarrollo, esta negligencia es injustificable y solo se explica por la percepción de las migraciones como un fracaso del desarrollo, antes que un medio para alcanzarlo.

Más que en ningún otro momento de nuestra historia, la idea de un derecho a emigrar está inevitablemente ligada a la oportunidad de una vida digna. Y eso supone a su vez replantear la nacionalidad como el elemento determinante de los derechos de la persona, distinguiendo la capacidad de los Estados para conceder la ciudadanía de su capacidad para otorgar los permisos de residencia y trabajo. En la medida en que pone de manifiesto la contradicción entre derechos individuales (salud, educación, protección) y aspiraciones nacionales (identidad, cultura), este debate nos obliga a reconsiderar las fronteras de la justicia global y a poner en cuestión los parámetros con los que nos hemos desenvuelto hasta ahora y trasladando la carga de la prueba a quien limita el derecho a moverse. La pregunta no es ¿por qué debo admitirte?, sino ¿por qué no?

Contemplando el tono de la campaña electoral americana o la respuesta de Europa a la crisis de refugiados podríamos tener la sensación de que peleamos por salvar de la quema un derecho de 1951. En realidad, esta es una batalla que nos definirá como sociedades durante las próximas décadas. Refiriéndose al penúltimo desatino xenófobo del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, Peter Sutherland ha señalado que “los Orbán y los Trump se apoyan sobre el nacionalismo como una forma organizada de odio”. Pero sería ingenuo ignorar que ese sentimiento estaba latente en los estadounidenses y en los europeos antes de que la crisis económica o el conflicto sirio lo hiciesen evidente. La única manera de inocularnos frente a él es abandonar esta estrategia defensiva y poner sobre la mesa la reforma radical que garantice el derecho de cada ser humano a una vida segura y digna, aunque eso suponga disfrutarla lejos del lugar en que nació.

 

Gonzalo Fanjul es cofundador de la Fundación porCausa de Periodismo e Investigación.

La secuencia –presentada en cámara rápida y en el tono realista de las imágenes policiales-- muestra a un buen puñado de personas corriendo hacia una valla y preparándose...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gonzalo Fanjul

Investigador y activista contra la pobreza. Es cofundador de la Fundación porCausa de periodismo e investigación y dirige el área de análisis de políticas de ISGlobal. Es investigador asociado del Overseas Development Institute y autor del blog de El País 3.500 Millones.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Viadas

    Willy rexcx mola, Lfon dimision ; sube mainckraf masa!!!

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí