1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GASTROLOGÍA

Ponga una cabra en su vida (carne y TTIP)

Ramón J. Soria 2/03/2016

<p>Piel de una vaca.</p>

Piel de una vaca.

SHERRIE THAI

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La carne es débil y nos gusta tierna. Pero cuando imaginamos su origen no queremos pensar en los inmensos barracones donde miles de animales apenas tienen espacio para moverse y su único destino es comer pienso y engordar hasta la muerte. Imaginamos horizontes hermosos, pastos verdes, campo en libertad donde las vacas, las gallinas, los cerdos, las cabras o las ovejas se mueven al antojo de trashumancias míticas y al silbo de pastores con alma de Miguel Hernández. Pero no estamos dispuestos a pagar esa “carne feliz”, preferimos la otra, la “carne de la tristeza” en el encierro, de los animales medio ciegos que apenas ven el sol y les inyectan mil sustancias químicas para crecer más rápido, engordar antes, no sufrir infecciones y que la textura de sus entrañas sea siempre rosada y tierna.

Pocos consumidores han visitado una granja industrial de ganadería estabulada o intensiva. Quien ha sufrido esa experiencia sale de allí revuelto y espantado, recordando sin decirlo otros lugares infames en los que millones de seres humanos vivieron y murieron “como ganado”. Alejamos la bruma de esa angustia argumentando que “sólo son animales”, que no tienen memoria ni conciencia de sí, que no conocen otra vida que aquella y que es necesario esa infamia para que el filete, el pollo, el huevo o la leche lleguen a nuestro plato a un precio barato, para que todos esos alimentos no sean el lujo que fueron no hace tanto para la mayoría. Pero eso es falso.

Otra ganadería es posible, la extensiva de razas autóctonas. Casi nadie la valora, pocos consumidores están dispuestos a pagar un poco más por sus productos y para muchos es incómodo que siga existiendo y proponiendo que otro modelo de mercado, de economía, de alimentación y de carne es posible. Se prefiere montar campañas de contrainformación y propaganda como la orquestada por la industria cárnica en España para contrarrestar el informe sobre “cáncer y carne” de la OMS. Intentando untar con “tocino gongorilla” a unos cuantos científicos "expertos en nutrición" y medios de comunicación para decir que la OMS son “cuatro pijos veganos y que la carne industrial es tierna, rica, necesaria y sanísima”. A mí no me pagan los cuatro pastores con alma de Miguel Hernández que luchan por la ganadería extensiva en España, les defiendo a ellos porque crían buena carne y tienen buena leche, porque ese tipo de ganadería tiene otros muchos beneficios sociales que luego contaré y que la mayoría ni imaginamos.

Hoy, esta publicación está llena de nombres abominables o admirables según quienes les miren: Miguel Blesa, José María Aznar, Díaz Ferrán, Arturo Fernández, Florentino Pérez, Esther Koplowitz, Villar Mir, Fernando Martín. Los ojos del gatopardo brillan cuando se les nombra, suena la música de “cambiar algo para que no cambie nada”, pero yo hoy prefiero los ojos de las cabras payoyas que saltan libres por las sierras de Grazalema o las cabras veratas que suben por las estribaciones de Gredos a comer las zarzas y ortigas tiernas. Los primeros defienden una economía de amiguetes y humo, de especulación y chanchulleo, los segundos, los ojos de mis cabras, hablan de sostenibilidad, pastores sabios, quesos exquisitos y buena carne.

El ganadero extensivo lucha por que el precio del cabrito o cordero, similar al de hace treinta años, no se multiplique por ocho o nueve al llegar al supermercado

No escribo desde el bucolismo estúpido del turista rural ni desde la militancia cosmética del neorrural a ratos, sino desde el conocimiento del trabajo de mucha gente que cría ganado en extensivo, con razas autóctonas, sin acelerar con química siniestra y tóxica los engordes, amando lo que hacen y haciendo bien un oficio que tiene miles de años y del que nos beneficiamos todos por la rabiosa modernidad de sus consecuencias. Se llama, vamos a ponernos estupendos, sostenibilidad ganadera, un equilibrio entre crecimiento económico, equidad social y respeto medioambiental. Un equilibrio que se puede demostrar y medir.

Crecimiento económico porque da trabajo y una renta aceptable a explotaciones ganaderas que intentan no depender de los piensos a base de soja y maíz de los mercados especulativos, utilizando forrajes y cultivos autóctonos. Porque intentan no ser unos meros productores de materia prima anónima que luego han de vender a la gran distribución a precios de miseria sino que luchan por hacer allí mismo, en sus granjas, la transformación industrial que convierte la leche cruda en excelente queso con nombre y apellidos. Porque la carne que producen es muy distinta aunque el filete nos pueda parecer casi el mismo. Es carne de un animal que ha comido pasto y grano de allí mismo no grano transgénico ni polvitos mágicos para engordar.

Equidad social porque esta ganadería permite a mucha gente quedarse en su tierra y no verse obligada a emigrar a ciudades cada vez más sucias e inútiles. Mantiene además un conocimiento campesino que es una sabiduría ligada al entorno social y ecológico del territorio cuya pérdida sería irreparable. El ganadero extensivo lucha por que el precio de ese cabrito o cordero, que es similar al precio de hace treinta años, no se multiplique por ocho o nueve al llegar supermercado, quiere que su esfuerzo se pague a un precio justo y que al consumidor le lleguen sus productos con igual justicia sin enriquecer a los fantasmas por camino.

Los mejores bomberos de los montes son las cabras que frenan la maleza y el matorral de los cortafuegos. Y los mejores vigilantes contra el fuego son los pastores

Sostenibilidad porque las dehesas existen gracias a la ganadería extensiva que se ha mantenido en esos “bosques civilizados” durante siglos. En particular, los pequeños rumiantes de razas autóctonas, cabras y ovejas están acostumbrados al hábitat y a la alimentación que les ofrece ese ecosistema, aprovechan bien las peculiaridades vegetales de ese clima, son más rústicos y resistentes. Además mantienen la biodiversidad de esas áreas de pastoreo al transportar y fertilizar las semillas de las plantas salvajes. No hay que olvidar tampoco que los mejores bomberos de los montes son las cabras que frenan la maleza y el matorral de los cortafuegos y aligeran de monte bajo nuestro escasos bosques del sur. Y los mejores vigilantes contra el fuego son los pastores que van de acá para allá ojo avizor durante todo el año.

“Vaya Ramón, no has dado leña al TTIP todavía”. Una pincelada. En la actualidad casi todo el sector ganadero rechaza el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión porque dudan que EEUU se adapte a las normas comunitarias en materia de sanidad, seguridad alimentaria o bienestar animal.  Pero yo soy un glotón egoísta, lo que me importa es la carnaza buena y el “pollo TTIP”, limpio-relimpio, se trata con cloro (¿lejía?) para reducir las bacterias perjudiciales y que se camufle cualquier contaminación que pueda tener. Aquí tratar el pollo con cloro está prohibido desde 1997.

En Europa algunos ganaderos leen a sus vaquitas novelas rosas de Corín Tellado pero a “las vacas TTIP” les dan  medicamentos con base de arsénico, aprobados para su uso en alimentación animal porque hace crecer más rápido a los animales y hace que la carne parezca tener un tono más rosado y apariencia de fresca. Dicen que esta carne es segura porque el arsénico utilizado es orgánico y menos tóxico que el inorgánico, que además es cancerígeno, el problema es que este arsénico puede volverse inorgánico, pasar al estiércol, a los acuíferos y contaminar los cultivos.

Ante una oferta en la que, en apariencia, es el mismo filete, pero más barato, ¿qué elegirá el consumidor medio? El más barato

En Europa está prohibido un fármaco para los cerdos llamado ractopamina (aquí y en 160 países del mundo) porque provoca tanto en los cerdos como en las personas estrés, hiperactividad, temblores e incluso la muerte. El 80% de “los cerdos TTIP” lo ingieren, allí está permitido ese potingue porque promueve el aumento de la masa muscular de los animales de forma que crezcan más y en menos tiempo. En las “granjas lecheras TTIP” se utiliza a tutiplén la hormona recombinante del crecimiento bovino (rBGH por sus siglas en inglés) que es el medicamento para animales lecheros más vendido en los Estados Unidos. Se inyecta en las vacas para aumentar la producción de leche, pero está prohibida en al menos 30 países debido a sus peligros para la salud humana. Y así todo, cientos y cientos de prácticas ganaderas que deberían espantarnos.

El comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan, defiende el TTIP y dice que “no se van a cambiar las exigencias sanitarias de la Unión” pero muchos lo dudamos ante tanto secretismo. De todas formas temo que todas estas prevenciones no vayan a calar en el consumidor: al fin y al cabo, “los yanquis siguen vivos y más o menos sanos ¿no?”, “¿qué nos importa un poco más o un poco menos de veneno?”.  Ante una oferta en la que, en apariencia, es el mismo filete, pero más barato, ¿qué elegirá el consumidor medio? El más barato.

Ante un embutido de una pequeña empresa familiar, que no tiene muchos recursos para hacer publicidad, y un alimento similar de una multinacional que puede hacer pruebas de producto en el punto de venta, publicidad en televisión y estrategias masivas en redes sociales ¿qué elegirá el consumidor medio? El más pintón… Ante un alimento más o menos tradicional y otro con apariencia de nuevo y que propone un estilo de vida original y moderno, ¿qué elegirá el consumidor? El más in. Eso temo aunque la carne TTIP sea de “ganadería intensivísima” engordada con química. Yo reivindico la buena carne, las cabras libres de ojos de ámbar, las vacas y los cerdos que cuidan de nuestras dehesas, las ovejas que previenen incendios, los pollos que conocen el sol y las lombrices, y sobre todo a los pastores y ganaderos que siguen criando la raza payoya o verata, los investigadores y veterinarios que ayudan a que su cría sea mejor y más rentable.

Si le gusta la carne y sus placeres ponga una cabra en su vida porque si no el TTIP le pondrá en su plato o un queso trans o un filete marciano. 

Notas:
Agradezco la orientación para escribir este artículo a la veterinaria y poeta María Sánchez. Y a la información de la Cátedra de Ganadería Ecológica Ecovalia de la Universidad de Córdoba.
Merece la pena el documental La buena leche sobre la puesta en valor de las explotaciones extensivas de la raza payoya que en este artículo apenas se apuntan. 
El informe de la OMS sobre la relación entre carne roja y cáncer. Luego que cada cual tome sus medidas de consumo de carne que estime oportunas.
Para saber más de los “E” que tenemos en todas las etiquetas.

La carne es débil y nos gusta tierna. Pero cuando imaginamos su origen no queremos pensar en los inmensos barracones donde miles de animales apenas tienen espacio para moverse y su único destino es comer pienso y engordar hasta la muerte. Imaginamos horizontes hermosos, pastos verdes, campo en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nfignd

    Me gusta tu artículo, pero podrías haber ido desde el principio al problema sin dar tantos rodeos. Al final cuando lees dos o tres párrafos de relleno, te acabas aburriendo de leer.

    Hace 6 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí