1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Javier Galparsoro / Cofundador de CEAR

“Europa ha perdido su dignidad humanitaria”

Gorka Castillo 6/03/2016

<p>Javier Galparsoro.</p>

Javier Galparsoro.

Mikel Agirregabiria

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Javier Galparsoro (Valladolid, 1956) ha salido de viaje con el móvil encendido. De hecho, lleva meses sin apagarlo. La situación de los miles de refugiados que se agolpan en los improvisados campos levantados en esta “Europa vieja”, como él la llama, casi no le dejan dormir. Cofundador hace 26 años del Comité español de Ayuda al Refugiado (CEAR) parece hipnotizado pero en realidad está espantado. Así que cuando habla de los perseguidos y observa cómo la policía fronteriza de Macedonia o Hungría o Grecia les golpean con porras y les gasea, abandona el habitual discreto espanto y surge la total irreverencia de llamar a las cosas por su nombre. “Es que no podemos ser complacientes ante el mayor drama que ha ocurrido desde la II Guerra Mundial”, afirma con la rotundidad de un martillo pilón. Abogado penalista de larga trayectoria y reconocido prestigio, recorre a estas horas España con ese móvil que no deja de sonar y que le escupe datos de emergencia extrema sin cesar. Pero, como dice Galparsoro, no es fácil mover cielo y tierra armado sólo con un teléfono cuando enfrente se alza el Leviatán burocrático de la UE sin más voluntad que dosificar su mala conciencia con cumbres inoperantes. “Lo peor es observar que los políticos no parecen afectados por el naufragio humanitario que hoy se produce a su alrededor”, sentencia.  

¿Cree posible una respuesta política contundente y conjunta al tema de los refugiados?

Una cumbre de jefes de Estado tendría que ser la respuesta pero venimos arrastrando desde hace mucho tiempo la dramática realidad de las personas refugiadas sin obtener ninguna solución. Esto me hace dudar. No hay ni un solo detalle que me permita albergar esperanzas de que lo que hasta ahora se ha incumplido de manera sistemática, cambiará a partir de una cumbre europea.

Bruselas concederá 700 millones de euros a Grecia para reforzar la ayuda. Suena como si el dinero fuera suficiente para aplacar la mala conciencia 

Sí, es curioso que sólo anuncien transacciones de dinero a los países afectados. Como si con eso pudiera acabar con la denominada “crisis de los refugiados”, una expresión que no me gusta.

¿Por qué no le gusta?

Porque los refugiados no están en crisis. Quien está en crisis es Europa. A los refugiados les matan o se mueren. Su crisis es el drama de la supervivencia. Es Europa, la que se ha dotado de convenios, tratados y leyes que ahora incumple, la que está en crisis. 

Los refugiados no están en crisis. Quien está en crisis es Europa. A los refugiados les matan o se mueren. Su crisis es el drama de la supervivencia

Pero las autoridades argumentan que acoger refugiados es económicamente inviable 

No es cierto. Hay dinero. Si se lee el diario de la Unión Europea se puede comprobar que prometen 3.000 millones a Turquía para vigilar sus fronteras, otros 130 millones para el grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, la República Checa y Eslovaquia) y así sucesivamente. Lo que no dicen es que cada refugiado, de los 160.000 que se acordó reubicar, viene con un pan bajo el brazo como son los 6.000 euros que percibe el país de destino y los 500 euros que van para el estado del que sale. No es un problema de dinero, es de voluntad 

El secretario general del Consejo general de la ONU, Thorbjørn Jagland, advertía de que el miedo es peligroso "porque es contagioso". ¿Considera que se ha extendido la visión de que cada país puede aplicar sus obligaciones como le parezca?

Más peligroso que el miedo es el incumplimiento de los tratados y de las leyes firmadas. Y ese incumplimiento con las personas refugiadas es obsceno. Por ejemplo, el comportamiento de Dinamarca, uno de los países más ricos de la Tierra, de proponer la incautación del dinero de los refugiados que entren en su territorio es un delito que en términos jurídicos se llama hurto o apropiación indebida. Y si encima se lo hacen a una persona en situación de necesidad supone un agravante sancionado en el código penal. 

Es una forma de decir a los refugiados que no son bien recibidos

Es una forma de decir que no está dispuesta a aplicar la Convención de Ginebra, que es la que permite a los perseguidos pedir asilo y obliga a los Estados a estudiar, tramitar y conceder o denegar el permiso. Hay un incumplimiento tan masivo de las leyes que me hace ser muy pesimista de que este tema vaya a solucionarse.

Más peligroso que el miedo es el incumplimiento de los tratados y de las leyes firmadas. Y ese incumplimiento con las personas refugiadas es obsceno

El último informe de la Comisión Europea de lucha contra el racismo afirma que se ha extendido el discurso del odio en la esfera pública y cita a las autoridades francesas, un país gobernado por los socialistas.

Lo de Calais es aberrante. Se ha desmantelado un campo de refugiados por una decisión judicial, es decir, la justicia está colaborando para acabar con un campamento levantado por unas personas en situación límite. 

¿Es un problema administrativo o de voluntad?

Es una vergüenza. Al hilo de lo de Calais, unos alcaldes belgas han propuesto la creación de centros de reclusión para refugiados similares a Guantánamo “pero sin torturas”. Hasta ese punto incendiario está llegando la retórica de los políticos en Europa. Es una frase bárbara, el final de todo. 

Los refugiados son recibidos con gases lacrimógenos y cargas policiales en algunas fronteras, siete países han reinstaurado controles fronterizos, Dinamarca propone requisar las pertenencias de los refugiados. ¿Qué está pasando?

Estamos viviendo un naufragio. No sé bien qué unidad existe en este continente cuando hasta los países más progresistas, como los nórdicos, han empezado a recular en esta materia. La mal llamada “crisis de los refugiados” está resquebrajando la UE. En estos momentos, existe una desconexión tan grave, profunda y evidente entre los Estados que va a resultar fatal para el futuro político de la Unión.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió la semana pasada a los refugiados que no vengan a Europa 

Pero, ¿qué imagina Tusk? ¿Acaso cree que van a volver a Siria? Esto es muy peligroso. Pero no es la única soflama  en esa dirección. Ahora dicen que quien no sea refugiado “será retornado”. Resulta infame poner esta nueva barrera para separar a los refugiados, los perseguidos de la Tierra; y a los inmigrantes irregulares. Es como apagar el fuego con gasolina. Que nadie sea tan ingenuo de pensar que volverán a casa porque su cruda realidad es que no tienen casa a dónde regresar. No hay voluntad de arreglarlo porque todo esto ha descolocado a Europa. Antes, los europeos sólo veían refugiados por televisión pero ahora llaman a nuestra puerta. Nadie esperaba que semejante flujo de personas se pudiera mover hacia aquí y mucho menos que lo hicieran tan rápido. Una cosa es decirles no e incumplir los tratados internacionales y otra muy distinta es preguntarse “y ahora qué”.

¿Qué imagina Tusk? ¿Acaso cree que van a volver a Siria? Esto es muy peligroso. Pero no es la única soflama  en esa dirección. Ahora dicen que quien no sea refugiado “será retornado”. Resulta infame poner esta nueva barrera para separar a los refugiados, los perseguidos de la Tierra; y a los inmigrantes irregulares

¿Y cuál es la respuesta?

Pues que Europa se juega su dignidad y el derecho de asilo, es decir, si está dispuesta a dar protección o no a las personas perseguidas. En septiembre se tomó la decisión de reubicar a 160.000 refugiados en la UE en dos años pero seis meses después sólo lo han logrado 598 personas. Si se hace una simple regla de tres, la operación podría tardar en completarse 133 años. Eso muestra que no hay voluntad y que los políticos europeos parecen haber elegido ya cuál es el camino.

La contención de las fronteras y alejar el problema a la periferia...

Es un tema muy serio. No estamos tratando con mercancías. Estamos hablando de seres humanos muy vulnerables para los que debe existir un dispositivo de acogida, de intérpretes, de tramitación de documentos, de escolarización, de viviendas… Parece que los políticos no entienden que llegar a España es para esas personas lo más parecido a aterrizar en Marte. Hace unos meses, nos avisaron con un día de antelación de la llegada a Bilbao de tres ciudadanos eritreos desde Lampedusa. Sólo hablaban tigriña, uno de los idiomas de su país. Pero, ¿alguien cree que se puede encontrar un traductor de ese idioma en 24 horas que permita comunicarse con ellos, algo tan básico y necesario para empezar el proceso? Y eso no es lo peor. La mayor desgracia es que después no ha llegado nadie más, ni una sola persona. Ellos fueron los últimos. 

Miles de personas se han manifestado estos días para exigir rutas seguras para las personas que intentan llegar a Europa. ¿Qué más pueden hacer los ciudadanos para desbloquear la situación?

Desde luego, no podemos suplantar la inoperancia de los políticos que nos gobiernan decidiendo a nivel individual traer un refugiado porque sería un despropósito. La única manera de no permanecer pasivos es ayudar sobre el terreno. La iniciativa de los bomberos sevillanos, los de Badalona, y otros tantos que decidieron acudir al Mar Egeo me parece admirable. Son héroes. Al resto de la ciudadanía nos queda permanecer alerta con sentido crítico y presionar sin descanso a los políticos, cada uno en su función. 

¿Qué le ha aportado tantos años de lucha por los derechos humanos?

Todo. Mi vida ha cambiado de manera radical gracias a los refugiados. El día que empecé a trabajar con ellos me di cuenta que era un privilegiado por haber nacido 1.500 kilómetros más al norte que ellos. Comer tres veces al día, tener pasaporte y dormir en una cama caliente es un lujo. Esta percepción me ha provocado vivir la urgencia. Tanta reunión y tanto protocolo me fatiga, me aburre. Mientras nosotros debatimos y decidimos, la gente se ahoga y se muere.

Javier Galparsoro (Valladolid, 1956) ha salido de viaje con el móvil encendido. De hecho, lleva meses sin apagarlo. La situación de los miles de refugiados que se agolpan en los improvisados campos levantados en esta “Europa vieja”, como él la llama, casi no le dejan dormir. Cofundador hace 26 años del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí