1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GASTROLOGÍA

Es el agua, estúpido

Ramón J. Soria 9/03/2016

<p>Vinoth Chandar</p>

Vinoth Chandar

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No podemos vivir sin comer, pero tampoco sin beber. ¿Se imaginan ustedes que les corten el agua por no tener dinero para pagar el recibo? ¿Se imaginan no tener para beber y ducharse, lavar la ropa o cocinar un guiso? ¿Hay algún partido político en España que se atreva a decir, como dijo hace unos años el infame e inteligente jefe del grupo Nestlé, que “el agua no es un derecho humano y se debe privatizar para tomar conciencia de su importancia y coste”? Entiendo a Nestlé porque es el principal vendedor de agua embotellada y este mercado le da muchos millones de euros. Además este señor, Peter Brabeck-Letmathe, no es tan “malo” como parece y puntualizó luego, tan diplomático él, tan civilizado, que “debería haber un mínimo vital gratuito de 5 litros de agua potable y otros 25 litros para higiene, eso sí, el resto de pago”. Sin embargo en el mundo esa demanda sigue siendo una remota utopía para ochocientos ochenta y cuatro millones de personas. Dos mil setecientos millones carecen además de alcantarillado así que beben su propia mierda, enferman, mueren. Literal.

¿Se imaginan ustedes que hubiera muertos en España por no tener para pagar el agua? ¿Por no tener para pagar el servicio de aguas residuales? De hecho debería de estar habiendo ya miles de muertos “de los nuestros”, porque aquí tampoco el agua es un derecho humano constitucional. Y no ocurre porque el agua que hay en los ríos y debajo de la tierra es un bien público, una propiedad de todos (aunque en muchas ciudades su gestión se haya privatizado) y la inmensa mayoría de los ayuntamientos median, pagan, interceden o amenazan a esas gestoras si se atreven a cortar el agua a alguna persona por no poder pagarla. Los alcaldes conocen a sus vecinos personalmente y saben lo que esto supondría, sería de verdad el comienzo de una revuelta social enorme si a todos esos cientos y miles de personas se les cortase el agua de beber. En este caso la injusticia del tema es tan obvia y transparente para la mayoría de la gente que Fuenteovejuna sería una chiquillada. ¿Se imaginan que hubiera que pagar por respirar aire limpio? Tampoco hay mucho que argumentar en este caso. Por ahora.

Sin embargo parte del establishment tiene miedo de que el agua, su acceso a un mínimo vital por definir, se convierta en España en un derecho humano porque detrás vendrían otros “derechos”, también “humanos”, no menos necesarios para vivir. El agua sería el principio de todo, como lo fue siempre, el principio de la vida en el mundo, la molécula que compone el 70% de nuestro cuerpo, lo que de verdad compone nuestra alma. Y el derecho al agua escrito blanco sobre negro en una ley iniciaría un montón de preguntas encadenadas en torno a por qué no pueden ser derechos humanos, ya que son imprescindibles para vivir, el derecho a un mínimo vital alimenticio, el derecho a un mínimo de energía para calentarse y cocinar, el derecho a un techo contra las inclemencias. De hecho la crisis ha convertido en bofetadas esas preguntas que hace unos años nos parecían retóricas o remotas, propias de países subdesarrollados. Porque de hecho, aquí en España, hay más de dos millones de personas que no tienen lo suficiente para comer y tienen que pedir comida a los bancos de alimentos (dato Intermón-Oxfam), hay cuatro millones que sufren pobreza energética y enferman y no pueden calentarse la comida (dato Asociación de Ciencias Ambientales), hay más de trescientas mil familias desahuciadas que se quedaron sin casa y sólo gracias a la lucha ciudadana no están sufriendo el dolor y la humillación atroz de la intemperie (dato Plataforma Afectados por la Hipoteca). Igual que la sociedad tiene muy claro que la sanidad o la educación son derechos que las administraciones públicas satisfacen y debe seguir sufragando gracias a los impuestos, se ha despertado la necesidad de poner negro sobre blanco esos otros derechos, y esa conciencia es una revolución social enorme que va a cambiar en poco tiempo una parte muy grande del sistema político y económico de Europa, quién sabe si del mundo. Y todo por el agua.

Así que volvamos al agua. En España la cosa es complicada. Siendo un bien público y estando protegido por un montón de leyes que se inician con retórica y poética belleza discursiva, sufre todo tipo de enjuagues y de infamias, en parte porque las décadas de dictadura franquista permitieron, fomentaron e incitaron un uso cleptocrático del recurso y una explotación salvaje por constructoras de presas y compañías eléctricas. También porque se ignoraban entonces otros valores económicos, sociales y ecológicos que tenían los ríos y sólo se computaba su utilidad agrícola, su riqueza para convertir en regadío el secano y la estupenda cloaca que era su cauce y su corriente. España era y es, por su clima y por su orografía, un país en el que abunda el agua por el norte y va escaseando por el sur, un territorio en el que los ríos crecen mucho en invierno o primavera y se agostan bastante en el verano. El agua no nos falta ni sobra sino que se dice que está “mal repartida”. De este concepto, hoy viejuno y equivocado, de la falsa idea de que “si el agua de los ríos llega al mar se está desperdiciando”, de la estúpida impresión de que “hacer tierras de secano regables genera riqueza para todos”, de la infame idea de que “un río sigue siendo un canal de riego y una alcantarilla”, de la inútil impresión de que “el agua se puede llevar de un sitio a otro a través de trasvases sin que se destruya nada demasiado importante”, de la enorme equivocación de pensar que “las sequías o las inundaciones se solucionan con más presas y más canales”… de toda esta retórica falsa se aprovecha parte del establishment que se sigue haciendo muy rico a costa de este recurso propiedad de todos.

Pero esta sociedad ya no es la misma, “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. Franco ya no inaugura pantanos (aunque el Plan Hidrológico del Ebro plantea hacer treinta y cinco). Cualquier ciudadano inquieto, curioso, visitante ocasional de alguna ribera para pegarse un baño en el verano ha visto en qué se han convertido nuestros ríos medio secos o secos del todo, saturados de fertilizantes y llenos de verdín, apestando a peces muertos y aguas mal depuradas, encerrados en presas enormes o pequeñas que se van llenando de lodos hasta ser casi inútiles, descubriendo las enormes tuberías que llevan el agua de unos lugares donde tampoco sobraba a otros en los que una agricultura intensiva pero con sistemas de riego anticuados o un urbanismo de burbuja, jardín subtropical y campo de golf anexo han propiciado que su sed destructiva sea insaciable. Ya no es cosa de visionarios ecologistas, ni de científicos aislados, ni de ribereños hartos de ver su paisaje y su río pisoteado, seco, sucio o encerrado. Ya es el ciudadano corriente quien ha visto que quieren seguir privatizando, explotando y ensuciando para el beneficio de unos pocos “también la lluvia”.  Y esos ciudadanos se han comenzado a movilizar y a ser activos para defender sus ríos, su agua, su lluvia. Se trata del nacimiento de una nueva cultura del agua. Una cultura que no es alternativa o utópica sino el único camino posible ante el cambio climático que va a hacer de España, en bien pocas décadas, un lugar con menos agua disponible, más seco y más inhóspito. Una cultura que por fin pone en valor económico la diversidad biológica que vive en esos ríos, la necesidad de los cauces naturales para mantener la humedad, los bosques de ribera, las aguas subterráneas, la obligación de no desperdiciar el agua en sistemas de riego derrochadores ni de hacer regadíos sin sentido cuando los excedentes agrícolas son crecientes y grandes terratenientes se enriquecen gracias al subsidio europeo de esos cultivos. Una cultura que reivindica no seguir privatizando su gestión y evitar que se vendan los derechos de concesión, que quiere remunicipalizar el agua potable y que el ciudadano participe en el qué, el cómo y el para qué sin dejar en manos de entidades públicas mastodónticas, grandes empresas o grupos de poder esa cosa preciosa, preciada e imprescindible para la vida que llamamos agua.

… Y luego está beber. O es lo primero. Cuando abra el grifo de su casa piense en ello, cuando llene una cazuela para cocer pasta, cuando se duche por la mañana. El derecho humano al agua abre la puerta a una revolución social de dimensiones incalculables. Siempre hablamos desde Gastrología de “las cosas del comer”, pero “las cosas del beber” son mucho más importantes. Los ríos lo son todo y no son sólo nuestros. Los ríos son la vida, sin ellos sólo hay desierto. Es poco “científico” pero me gustan mucho una palabras que escribió el pescador y escritor Norman Maclean en una novela titulada A River Runs Through It, en español El río de la vida: "En algunas de las piedras hay gotas de lluvia y témpanos, bajo las piedras están las palabras y algunas de las palabras son las de ellos. Estoy hechizado por las aguas".  Por eso me gustaría dedicar esta Gastrología a la activista medioambiental Berta Cáceres. Va por ella, que hablaba con los ríos. 

Notas:

Tan importante como el agua potable es el tratamiento de las aguas residuales. Uno de los ensayos más incisivos sobre esta cuestión de la mierda es La mayor necesidad. Un paseo por las cloacas del mundo, de Rose George. Editorial Turner-Noema.

Derecho humano al agua: resolución 64/292, Asamblea General de las Naciones Unidas. Para saber más de la Nueva Cultura del Agua: http://www.fnca.eu

Imprescindible: También la lluvia, dirigida por Icíar Bollaín en 2010, en la que trata de la guerra del agua de Cochabamba en el año 2000. Su detonante fue la privatización del abastecimiento de agua potable municipal. Querían privatizar también la lluvia.

Para entender muchas de las emociones que nos regalan los ríos y su historia, más allá de su valor ecológico, está muy bien el libro El rio que nos lleva, del economista y escritor José Luis Sampedro. Y El río de la vida, de Norman Maclean, ya citado, publicado por la editorial Los Libros del Asteroide.

No podemos vivir sin comer, pero tampoco sin beber. ¿Se imaginan ustedes que les corten el agua por no tener dinero para pagar el recibo? ¿Se imaginan no tener para beber y ducharse, lavar la ropa o cocinar un guiso? ¿Hay algún partido político en España que se atreva a decir, como dijo hace unos años...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Arturo Borja

    Leo: "Dos mil setecientos millones carecen además de alcantarillado así que beben su propia mierda, enferman, mueren. Literal.". Escribo este comentario desde el Norte de República Dominicana, donde los grandes resorts tienen pozos a kilómetros de la playa para consumo de sus clientes, ya que todas las construcciones funcionan con fosas sépticas (bueno agujeros en el suelo) y está todo envenenado en el área de Bávaro. Una zona donde cada día llueve, donde la vegetación es exuberante y NO podemos tocar el agua del grifo porque nos ponemos malos...de vergüenza. Este ejercicio que hacemos a diario de tener que usar botellón de agua y racionarla al máximo (hasta para enjuagar los platos y cubiertos para quitar los restos de heces fecales) se lo haría a todos aquellos que piensan que el grifo del agua es infinito...

    Hace 5 años 1 mes

  2. Julia Martinez

    Gracias, Ramón, por un artículo tan bien documentado como elegantemente escrito y lleno de sugerencias, con las que estoy plenamente de acuerdo

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí