1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los datos del acuerdo con el fondo de inversión

Sporting y Doyen, una relación ruinosa para el club

Los contratos filtrados por Football Leaks revelan la nula rentabilidad que obtuvo el club español tras firmar un acuerdo con el fondo de inversión Doyen Group

Roberto Bayón 9/03/2016

<p>Fondos</p>

Fondos

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuarta  temporada consecutiva en Primera División y 15 millones de euros de beneficios acumulados en las últimas cinco temporadas. En esta situación, aparentemente idílica, da comienzo la relación del Real Sporting de Gijón con Doyen Group, que constituye un claro ejemplo de los múltiples lazos con los que un fondo de inversión puede “abrazar” la vida cotidiana de un equipo de fútbol.

Una historia que hay que visualizar siempre a dos niveles, como un gran iceberg. Una parte pequeña y visible, por encima del agua, que es  conocida a través de declaraciones del club, juntas de accionistas y medios de comunicación. La otra, mucho mayor, permanecía oculta y por debajo del nivel del mar hasta que el portal Football Leaks (FL) desveló la contabilidad del fondo de inversión Doyen a fecha agosto de 2015 junto con algunos contratos de este grupo inversor con el Real Sporting.

El 2 de octubre de 2011, en un encuentro Real Sporting–FC Barcelona, apareció en la trasera de las camisetas rojiblancas la publicidad de una misteriosa empresa, Doyen, que nadie sabía a ciencia cierta a qué se dedicaba. Su presencia, de forma similar, en equipos como Atlético de Madrid y Getafe fue su estrategia para darse a conocer en el mercado del fútbol español.

Tras conocerse que era un fondo de inversión vinculado al fútbol pronto circuló por Gijón el rumor de que había participado en la venta de José Ángel a la AS Roma por 4,5 millones. Negado por el propio club con vehemencia, se llegó a asegurar que estaban abiertos a aumentar su relación con Doyen pero que actualmente únicamente se establecía entre ellos una relación de patrocinio.

Mientras en la superficie la realidad era esa en las profundidades era otra muy distinta.

A pesar de asegurar repetidas veces el Real Sporting que su relación se reducía al patrocinio, los documentos de FL desvelan que ya en el mes anterior a la disputa del partido con el Barcelona se habían firmado tres acuerdos distintos con el fondo de inversión:

  1. Contrato de patrocinio de 250.000€ según Doyen y 150.000€ según el Sporting para la temporada 11/12.
  2. Crédito de 2.250.000€ a devolver en 10 meses a cambio de 250.000€ de intereses.
  3. Contrato de agencia de 2.000.000€ (% derechos económicos de varios jugadores).

Los dos primeros contratos deben visualizarse conjuntamente. El Sporting recibe en total 2,5 millones y debe devolver 10 meses después esos mismos 2,5 millones. Una operación ventajosísima que debería haber hecho sospechar al Sporting de que le estaban colando un caballo de Troya dentro del club con el contrato de agencia. Debe quedar claro, a pesar de la frase anterior, que Doyen en ningún momento engaña al Real Sporting. Todos los contratos son claros y meridianos. Es más, a lo largo de los años parece haber tenido un comportamiento paciente y colaborativo con los incumplimientos y requerimientos del club.

En un mundo ideal, este contrato de agencia entre ambos y por el que el Sporting recibiría inicialmente 2 millones finalizaría (simplificando mucho) después de que el club gijonés traspasara jugadores por un valor de 30,8 millones, de los cuales 20,8 repercutirían en las arcas asturianas y 10 en las de Doyen (los primeros 10 se repartirían a partes iguales y los siguientes 20 en distintos porcentajes) 

¿Qué motivo habría para que un equipo de fútbol renunciara a un tercio de sus ingresos por traspasos en los próximos años a cambio de 2 millones de euros?

Evidentemente, que la realidad que los dirigentes --los mismos que habían acumulado más de 60 millones de pérdidas antes de meter al Real Sporting en concurso de acreedores pocos años antes-- ocultaban por debajo del mar era muy diferente al brillante hielo blanco que mostraba el iceberg a sus aficionados. Desesperación e incapacidad para encontrar otra financiación.

Las necesidades de tesorería eran muy grandes y eligieron un arriesgado, en el mejor de los casos, camino que se convirtió en un precipicio con el descenso a Segunda División esa misma temporada.

Es este un buen momento de aprovechar el caso Sporting para ejemplificar cómo puede llegar a ser la relación de un club con un fondo.

Tenemos el contrato de patrocinio. Parece claro, recibir un dinero a cambio de publicidad. Así fue para Sporting, Getafe y Granada pero no para Atlético de Madrid o Sevilla que aparentemente, según FL, descontaron ese dinero de otro tipo de operaciones con jugadores.

El segundo contrato fue un crédito de 2.250.000 euros. AS Roma debía pagar al Real Sporting 2,5 millones del último plazo del traspaso de José Ángel en julio de 2012. Doyen le adelanta el pago a septiembre de 2011 a cambio de esos 250.000 euros de diferencia. Un beneficio del 11,1% en 10 meses.

Este segundo contrato es un ejemplo de cómo la nefasta gestión de un club y las múltiples relaciones de los fondos, con ramificaciones de negocios en varios equipos, pueden complicar una situación. Habíamos dejado al Sporting en Segunda. Sin liquidez, los gijoneses cobran de la Roma pero no pagan al fondo con ese dinero. Tenemos un problema. Solución: a Doyen le interesa Alberto Botía (como inversión, evidentemente) y el Sporting traspasa el 80% de los derechos económicos de un despuntante Botía al fondo a cambio de cancelar esta deuda. Como reflejan los papeles de FL, Botía es traspasado al Sevilla (otro club Doyen) a “petición” del propio fondo. Debería ponerse entre comillas la palabra traspasar puesto que los sevillanos no pagan un solo euro. El plan es que se revalorice a la vera del Guadalquivir y obtener un mayor beneficio si el Sevilla u otro club lo adquieren definitivamente. Posteriormente el Sevilla decide no contar más con sus servicios y el fondo vende un 40% de sus derechos económicos al Elche y luego otro 40% al Olympiacos consiguiendo en total 3.050.000 euros aunque la parte ilicitana tenga dificultades para su cobro.

Un simple préstamo acaba en un traspaso de jugadores entre tres equipos españoles y uno griego. Bastante enrevesada la situación si no fuera porque, además, Botía estaba cedido en el Sporting por el FC Barcelona con un complejo contrato y los catalanes reclaman a los asturianos 2,5 millones de indemnización por traspasarlo federativamente al Sevilla sin contar con su autorización. Un juez ya ha reconocido que el Sporting debe pagar 1,25 millones aunque ambos clubes recurrieron la decisión del juez. ¡Negocio ruinoso para el Sporting este crédito!

Antes de comentar el contrato de agencia hay que decir que el Real Sporting pidió un nuevo préstamo al fondo de inversión en 2013. 2,5 millones con unos intereses anuales de 250.000 euros y que devolvió al cabo de dos años en una normal operación de financiación, otro de los servicios que ofrece esta empresa a los clubes.

El contrato de agencia firmado entre ambos tenía vigencia hasta que le produjera un retorno al inversor de 10 millones, es decir, el Sporting debería devolver esos 10 millones a cambio de los 2 prestados (un beneficio del 500%) o traspasar jugadores por valor de 30 millones para finiquitarlo, algo imposible en Segunda División y complicado incluso en Primera.

Si a grandes rasgos el contrato puede ser discutible, la lectura de sus cláusulas lo convierte en leonino. La normal necesidad de garantizar el retorno de esos 10 millones a toda costa provoca que el fondo tenga un completo dominio del funcionamiento del club.

Doyen presta 2 millones, impuestos incluidos, al Sporting, que debe retornar 10 millones netos a través del traspaso de una lista de jugadores del club con su correspondiente valoración. 

Si a partir de determinada fecha no se hubieran retornado esos 10 millones, la lista de jugadores se ampliaba a todos los del club y la valoración de los mismos se reduciría a la mitad.

En caso de descenso se revisarían la valoración de los jugadores de la lista para su traspaso.

Las cláusulas continúan y pasan a interferir (con el claro consentimiento del Sporting) en su actividad normal. El club está “obligado” a vender a los jugadores siempre que llegue una oferta igual o superior a la valoración inicial pudiendo negarse pero pagando al fondo como penalización la cantidad que le hubiese correspondido en caso de traspaso.

Si el club desea renovar a un jugador pero el fondo considera perjudicial esta ampliación de contrato para sus intereses en un futuro traspaso, el club deberá retornarle la cantidad asignada como si hubiera sido traspasado.

Todos los ingresos por cesión de jugadores van para el fondo, Doyen se convierte en agente futbolístico exclusivo del club y todas las operaciones de compra, venta, préstamos,… serán realizadas con la intermediación del fondo, intereses moratorios,…

En definitiva, el inversor se garantiza el retorno de los 10 millones a costa de que el club pierda independencia real ya que legalmente podría liberarse de cualquier cláusula pagando la correspondiente penalización pero precisamente la firma de este contrato se debe a que el Sporting no tiene dinero para nada así que menos aún para penalizaciones de contrato.

Este acuerdo de agencia firmado en septiembre de 2011 fue sustituido durante 2012 según comunicó el Sporting y aparece en la contabilidad de Doyen. Algunas cláusulas fueron eliminadas, otras no, otras modificadas,… pero nada más se sabe de este nuevo contrato pudiendo darse el caso de que fuera más favorable para el Sporting (es de suponer)… o peor.

Esta última semana (misteriosamente y después de 5 años y justo unos días después de que aparecieran los documentos de FL) ambas partes han firmado la resolución definitiva de los restos de dicho contrato por una cantidad entre 3-4 millones, muy inferior a la acordada.

Los motivos esgrimidos van desde el deseo de Doyen de transmitir una buena imagen a los equipos que son su potencial fuente de ingresos hasta la amenaza velada de una posible denuncia ante el juez de algunas cláusulas leoninas.

La realidad solo la conocen ambas partes y quedará, como suele ocurrir en el Sporting, oculta por debajo del nivel del mar hasta que, quizás, Football Leaks saque nuevos documentos a la superficie.

¿Fondos sí, fondos no? Como en muchos otros temas todo dependerá del uso que se haga de ellos (como hemos visto tiene múltiples posibilidades). Pero hay que ser realista, un fondo de inversión se dedica a ganar dinero y participa de un negocio de suma cero. Lo que gana el inversor lo deja de ganar el club.

Cuarta  temporada consecutiva en Primera División y 15 millones de euros de beneficios acumulados en las últimas cinco temporadas. En esta situación, aparentemente idílica, da comienzo la relación del Real Sporting de Gijón con Doyen Group, que constituye un claro ejemplo de los múltiples lazos con los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Roberto Bayón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí