1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Lo que la verdad esconde

(La utilización ventajista de la propuesta del Rey)

Miguel Pasquau Liaño 9/03/2016

<p>Partido de centro.</p>

Partido de centro.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Forma parte de la naturaleza de las cosas que los partidos procuren construir apariencias que les permitan mantener un relato interesado de la realidad, y que los ciudadanos nos empeñemos en pinchar sus globos y organizar el aire a nuestra manera, al margen de consignas y estrategias de desinformación masiva. Qué alegría que medios como éste se presten a albergar las opiniones de quienes no escribimos por encargo. 

Se diría que el PSOE está consiguiendo consolidar la opinión de que a diferencia de Rajoy, que declinó por pereza o por cobardía la invitación del Rey para evitar el desgaste de una investidura fallida, ellos al menos “lo han intentado” con valentía, en un gesto de lealtad con el monarca y con la democracia, y que sólo la intransigencia de Podemos ha bloqueado la situación y ha permitido que Rajoy siga instalado en La Moncloa. Una lectura atenta de los hechos conduce, por el contrario, a la conclusión contraria, que me atrevo a pronunciar pese a saber que pueden lloverme críticas: creo que Mariano Rajoy ha sido más leal al monarca que Pedro Sánchez. ¿Por qué? Porque Rajoy sabía que no tenía posibilidad alguna de ser investido y no nos hizo perder el tiempo, mientras que Pedro Sánchez podía conseguir la investidura pero, lejos de intentarlo en serio, aprovechó la designación real para fines distintos al cometido que se le encargó (ser investido). 

De alguna manera, pues, Pedro Sánchez malversó la posición institucional que le confió el Rey, por cuanto se esmeró en movimientos que aseguraban sin margen de incertidumbre su fracaso en la investidura, con la intención de obtener otro tipo de ventajas. Es excesivo calificar esta conducta como “corrupción institucional” (como dijo Rajoy entre abucheos), pero, sin llegar tan lejos, sí puede hablarse de fraude

¿Qué beneficios diferentes de la investidura persiguió Sánchez sobre la plataforma de la designación real? Intentaré argumentar que procuró, en primer lugar, desactivar fórmulas de gobierno que la opinión pública consideraba posibles pero que no le interesaban o no le permitieron; que, en segundo lugar, pretendió ganar una posición de ventaja para el escenario de una gran coalición con el Partido Popular, querida por mucha gente pero a la que no podía llegarse de cualquier manera ni por la vía recta, sino sólo a través de sinuosidades engañosas; y que, en tercer lugar, preventivamente, persiguió amarrar un relato o explicación que minimizase costes electorales para el caso de que tuvieran que repetirse elecciones generales por su incapacidad de habilitar uno de los dos gobiernos posibles (a izquierda o a derecha, con Podemos o con el PP). Los tres son objetivos en sí mismos legítimos, lo digo con convicción, pero ni creo que fueran las razones por las que el Rey lo designó candidato a la investidura, ni se corresponden con las explicaciones que se dieron con gran aparato mediático. 

Cuando Sánchez recibió el encargo del Rey, o quizás antes, el equipo dirigente del PSOE tomó la decisión de buscar el apoyo de una fuerza que sumaba 40 diputados por la derecha pero restaban 94 por la izquierda y la periferia (Podemos, confluencias y nacionalistas, declaradamente incompatibles con Ciudadanos para un proyecto de gobierno). El “saldo neto” de esa unión fue, pues, la resta de 54 apoyos (la diferencia entre los votos negativos que se provocaban y los positivos que se aseguraban). La unión con Ciudadanos era, pues, paradójicamente, una “garantía” de no poder formar gobierno. Como no creo que fuese un cálculo equivocado o un planteamiento ilusorio, deduzco que la intención era deliberadamente ajena al sentido del artículo 99 de la Constitución. 

Puede ser interesante, para valorar esa decisión, preguntarnos qué habría pasado si Sánchez pide la investidura desde la modestísima base de sus 90 diputados, a diestra y siniestra pero sin el blindaje de un maridaje con Ciudadanos. Probablemente entonces no habría sumado los 40 de Ciudadanos, que habría votado “no” o se habría abstenido en función de si Podemos apoyaba o no. Con seguridad el PP habría votado en contra. La pregunta es qué habrían hecho Podemos, IU, Compromís y los nacionalistas. Imagino que Podemos, tal y como anunció, habría ofrecido su apoyo pero exigiendo a cambio entrar en el Gobierno, esgrimiendo su reiterativo argumento de que el PSOE no es de fiar porque su discurso como aspirante al poder se parece poco a su praxis una vez conseguido el poder. Lo cierto es que en ese contexto, el “no” de Podemos, sí habría tenido algún coste inmediato para la formación morada, porque no podría contar con el confortable y comprensible argumento de que es imposible compartir un proyecto de Gobierno con Ciudadanos y con Podemos al mismo tiempo, y porque el argumento del “mal menor” tendría más fuerza entre los votantes de Podemos: dejemos gobernar a Sánchez e intentemos desde la oposición pactar determinadas leyes a las que no pueda negarse. Habría, pues, alguna posibilidad de conseguir la investidura, aunque desde luego no fuera segura. Pero tras la escenificación del pacto con Ciudadanos y la presentación de los términos del acuerdo, no quedó margen ni siquiera para la incertidumbre: los 90+40 aseguraban el rechazo de todos los demás. En definitiva, se utilizó deliberadamente una sesión de investidura para algo distinto de lo que le es propio: formar un Gobierno.

¿Cuál es, entonces, la razón de ese blindado y exagerado pacto con una fuerza política “cómoda” pero que hacía inviable la investidura? Y ¿por qué se empeña ahora el PSOE en el sainete de negarse a acudir a una mesa de negociación si no van ambos de la mano? 

Es demasiado obvio, pero hay que insistir en ello si se quiere trabajar con realidades y no con apariencias: Ciudadanos es el escudo que le permite al PSOE pedir “insistentemente” el apoyo a Podemos, con la “tranquilidad” de que le será negado. Si ya le resultaba difícil a Podemos buscar la media de programas con un Partido Socialista al que denuesta (creo que de forma simplista) como estructura anquilosada de poder político con connivencias con el poder económico, mucho más rotunda habría de ser su oposición si el apoyo ha de darlo a un programa que busca la media por el otro lado (el centro derecha). 

Pero, expulsado Podemos del tablero de juego, ¿cuáles son las siguientes jugadas? ¿Le basta al PSOE con lo hecho para conseguir réditos electorales y arriesgarse a unas nuevas elecciones? Yo creo que no. El riesgo sería extremo, tanto para el PSOE como para Ciudadanos, porque en los momentos electorales una confluencia programática y un compromiso de mutuo apoyo entre dos fuerzas contiguas que no se articule como coalición electoral (con el bonus de la Ley d’Hont) más bien restaría, dado que los votantes de C’s que ansíen un gobierno con el PP no lo votarían como muleta del PSOE, del mismo modo que un porcentaje no insignificante de votantes del ala izquierda del PSOE podría verse abocado como mínimo a la abstención. 

Por eso estoy seguro de que el acuerdo de no-investidura con Ciudadanos  es el germen de un movimiento inminente que, salpicado con la escenografía de un nuevo desencuentro con Podemos, consistirá en facilitar la hipótesis de la formación de Gobierno con el Partido Popular, asumida por las bases de los tres partidos, pero desde una posición más ventajosa que la que tenía antes de la designación real. En dicho escenario, obsérvese bien, Ciudadanos sería, más que una bisagra, un componente ornamental pero imprescindible: un gobierno entre PP y PSOE a secas y sin Rivera sería inimaginable, porque se percibiría como un canto de cisne terminal del bipartidismo. Con Ciudadanos dentro, se puede presentar como una operación de Estado en la que podrían reconocerse una mayoría enorme de españoles, representada por 253 diputados, con mayoría suficiente como para acometer reformas institucionales sin apenas modificar el rumbo de una política económica en la que tan fácilmente podrían entenderse Sevilla, Garicano y Guindos, con la complacencia y favor de Bruselas, y con fuerza suficiente para imponer una concepción uninacional de España, en un momento de serias amenazas independentistas. El pacto con Ciudadanos, pues, cumple también la función de hacerse perdonar por llegar a un acuerdo con el PP. 

Pero el problema para esa fórmula se llama Rajoy, porque aunque ciertas dosis de incoherencia son permitidas en política (“rebus sic stantibus”), esas tragaderas tienen sus límites, y yo estoy convencido de que Sánchez en ningún caso aceptaría a Rajoy como presidente (único puesto asumible por Rajoy en ese hipotético gobierno a tres). Es posible, pues, que el próximo paso esté orientado a conseguir una condición para la gran coalición, imprescindible para el PSOE pero complicada para el Partido Popular: la renuncia de Mariano Rajoy. 

Quizás hayamos dado demasiado rápidamente por sentado que el Partido Popular esté interesado en ese gobierno de gran coalición. Es posible que tenga sus resistencias a aceptar las cesiones que tal fórmula le exigiría, a modo de trofeo que exhibirían PSOE y Ciudadanos: desde luego, como mínimo, la cabeza de Rajoy, pero también alguna de las “contrarreformas” previstas en el acuerdo entre PSOE y C's. Cabe, por ello, la posibilidad de que el segundo objetivo de la operación “Ciudadanos” sea ejercer presión sobre el Partido Popular. 

Me pregunto si, en las altas esferas, no hay un solo proyecto de “gran coalición”, sino dos, y distintos, aunque llamados a entenderse. Uno de esos proyectos, que expuse en un artículo anterior y que todavía no puede descartarse, partiría de un acuerdo de antemano entre las tres fuerzas políticas que aún estaría esperando el momento de manifestarse, y cuyos pasos habrían sido un programa entre C’s y PSOE supervisado “off the record” por el PP, y la propuesta por el propio Mariano Rajoy de un candidato distinto del que aún no hemos tenido noticia (para ser eficaz habría de guardarse en secreto hasta el momento oportuno). El otro proyecto habría podido fraguarse a espaldas o sin la previa connivencia del PP (quizás sí de alguno de sus políticos influyentes que estuviese trabajando entre bambalinas), más bien en ámbitos estrechamente relacionados con quienes idearon la consolidación nacional de Ciudadanos, con PRISA, con algún otro medio de comunicación (distintos de ABC y La Razón) y con la parte más liberal del PSOE, entre ellos, declaradamente, Felipe González. Es decir, en ámbitos ajenos al PP, pero mucho más proclives a conseguir un sí resignado del PP que la abstención de un Podemos con capacidad de veto, sobre todo si el tándem Rivera/Sánchez acude a las negociaciones con la fuerza que dan 130 escaños frente a 123. Esta segunda gran coalición habría hecho, hasta el momento, muy bien los deberes: Podemos quedaría, al menos de momento, neutralizado y ensimismado en sus entonces irrelevantes 69 escaños, y toda la presión se dirigiría al Partido Popular, enfrentado a la tesitura de provocar unas elecciones que podrían no serle proclives, por cuanto los votantes de su frontera con Ciudadanos podrían acabar comprendiendo que Rivera no ha excluido al PP y se ha vendido al PSOE, sino que sólo excluyó a Rajoy. 

 La operación no carecería de riesgos, porque, de lograrse la gran coalición, entregaría toda la oposición a Podemos, pero dos o tres años de legislatura con reformas presentables en lo institucional, con el apoyo de Bruselas y el favor de los mercados, y con una constante retroalimentación con motivo de los retos soberanistas, podrían desactivar o radicalizar a Podemos (una cosa y otra son lo mismo).

Podría ser, en efecto, que lo que se estuviera intentando fuese la misma gran coalición que propone el Partido Popular, pero preparada por sus partenaires en condiciones diferentes a las que habría preferido el partido más votado.

Esta es mi opinión, que someto gustoso al escrutinio de los acontecimientos que están por llegar.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Filósofo + publicista + escritor

    En resumen, los del IBEX no están dispuestos a contar con un gobierno que incluya a Podemos, sobre todo después del dineral que se han gastado financiando la campaña de Albert Rivera, y como buen empleado, Sánchez se ha puesto manos a la obra... Lo bueno es que, probablemente, va a quedar por fin en evidencia, y sin lugar a dudas, que el PSOE no es un partido de izquierdas, algo que algunos ya sabíamos desde que leímos el Informe Petras en Ajoblanco...

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí