1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más contexto

Querellas y espionaje en El Corte Inglés

Las familias Álvarez y Areces pelean a cara de perro por el poder del gigante de la distribución. Un grupo de socios presenta una querella contra la cúpula de la empresa

Mónica Andrade Madrid , 9/03/2016

<p>Árbol genealogico de El Corte Inglés.</p>

Árbol genealogico de El Corte Inglés.

Javier Cuartas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Acoso laboral, escuchas telefónicas, Catar, corrupción, periodistas en nómina, guerra interna, administración desleal. Son términos que hasta hace poco nadie osaría utilizar en referencia al primer gran gigante de la distribución española. Sin embargo, desde la muerte en julio de 2014 de su mítico y silencioso presidente, Isidoro Álvarez, en El Corte Inglés se libra una auténtica guerra de todos contra todos: las familias Álvarez y Areces y la cúpula directiva de la empresa.

Los años de la Gran Recesión no han sido buenos para El Corte Inglés, que pese a todo sigue siendo el buque insignia de la distribución española, con 90.000 empleados y 30.000 proveedores. A pesar de que cerró 2014 con un incremento del 2,6% de su facturación --14.592 millones--, el beneficio neto cayó un 32,3% respecto al año anterior y se situó en 118 millones. Además, la deuda ha ido creciendo en los últimos años hasta alcanzar los 5.668 millones en 2013. La venta del 51% de su financiera al Banco de Santander; la emisión de bonos por valor de 600 millones y la firma de un préstamo sindicado de 4.409 millones ayudaron a disminuir un poco la deuda y a situarla en 4.529 millones en 2015.

La entrada del socio catarí

Los problemas financieros llevaron a El Corte Inglés a intentar captar recursos con la venta de participaciones. La búsqueda, iniciada bajo la presidencia de Isidoro Álvarez, culminó en julio de 2015 con la entrada en la sociedad del Jeque de Qatar Hamad Bin Jassim. La operación desató la apertura de hostilidades en el consejo. El multimillonario se comprometió a desembolsar 1.000 millones de euros (a través de la sociedad Primefin) a cambio del 10% de las acciones procedentes de autocartera y unos intereses anuales (cupón) del 5,25%, cuyo pago se efectuará también mediante acciones, con un porcentaje del 2,25%.

En 2018, su participación llegará al 12,25% y podrá ser incluso superior (hasta el 15%) si El Corte Inglés no logra cumplir con las previsiones de crecimiento --un 12% anual del beneficio bruto--  establecidas por Dimas Gimeno para los próximos cinco años. Mientras tanto, ocupa un silla en el Consejo.

Para entender la magnitud de la crisis abierta es preciso saber que las lealtades construidas a lo largo de los años han empezado a desmoronarse con la entrada de nuevos protagonistas en los juegos de poder que se iniciaron tras la muerte de Álvarez.

La Fundación Ramón Areces, presidida por el veterano Florencio Lasaga, mantiene alrededor del 37% de las acciones de la empresa. Ninguna operación ni decisión estratégica puede llevarse a cabo sin el beneplácito de este consejero -que entró a formar parte del máximo órgano en 1969-, un histórico que ha trabajado con los cuatro presidentes de la entidad: César Rodríguez González, Ramón Areces Rodríguez, Isidoro Álvarez Álvarez y Dimas Gimeno Álvarez.

Tras la muerte de Isidoro Álvarez, Lasaga se convirtió en el tutor de las dos herederas, Marta y Cristina Álvarez Guil, hijas de la mujer de Álvarez, que fueron adoptadas por éste. Cada una de ellas posee un 7,5% de las acciones y juntas controlan IASA (Isidoro Álvarez SA), que posee un 22,5% de la empresa.

Según una fuente cercana al consejo, las hermanas “no pintaban nada antes de la muerte de Isidoro, que era un gran misógino y prefirió aupar al poder a su sobrino Dimas Gimeno”, a pesar de que, según la misma fuente, “no estaba capacitado para gobernar la empresa”.

La participación en el capital de Gimeno es “muy minoritaria”, asegura esa fuente, que cree que Álvarez eligió a sus hijas adoptivas como herederas en vez de a Gimeno “por motivos tributarios”.  

Desde entonces, Marta y Cristina Álvarez intentan hacer valer sus acciones --Marta entró en el Consejo en diciembre de 2014-- y no renuncian incluso a hacerse con la presidencia de la empresa, según informa Hispanidad.com, el medio que más ha informado sobre la crisisLas dos saben que Lasaga y el también consejero Carlos Martínez-Echevarría torpedearon el nombramiento de Dimas Gimeno como presidente de la Fundación Areces, accionista de referencia de la compañía, lo que limita el poder del presidente del grupo.

El Consejo está integrado además por otros dos miembros históricos --Leopoldo del Nogal y Juan Hermoso Armada (mano derecha de Isidoro y encargado de las relaciones con la prensa)-- a los que se suman Manuel Pizarro (que entró en julio de 2014), Cartera Mancor (representada por Paloma García Peña y que posee entre un 7% y un 10%) y el representante del nuevo socio catarí, Shahzad Shahbad.

La lista de miembros del consejo, tomada de la web corporativa de El Corte Inglés. 

La lista de miembros del consejo, tomada de la web corporativa de El Corte Inglés. 

La llegada del jeque en agosto de 2015 coincidió con la expulsión del Consejo de Carlota Areces Galán, representante de Ceslar, la sociedad que atesora un 9% de la empresa y que integra a los cinco hermanos Areces Galán (Óscar, Javier, Juan Luis, Carlos y Carlota) y a la madre de éstos y viuda de Luis Areces.

En el momento de formalizar la operación, Ceslar mostró su desacuerdo porque no se habían estudiado otras posibilidades y porque la transacción infravaloraba el precio de la compañía, al establecerlo en torno a 10.000 millones de euros. En 2013, Tinsa, empresa especializada en valoraciones inmobiliarias, estimó que solo los activos inmobiliarios de El Corte Inglés ascendían a 18.000 millones.

El resto del consejo dio el visto bueno, no sin alguna reticencia inicial que acabó diluyéndose por el empeño de Florencio Lasaga, según revelan personas cercanas a la cúpula. El intermediario de la operación fue la sociedad Tereze Capital --radicada en Dubai y administrada por David Barreiro-- que se embolsó 17 millones por la gestión. Además Morgan Stanley, el banco de inversión que actuó como asesor, recibió tres millones.

La familia Areces mostró su malestar por lo abultado de la comisión, por la opacidad y escasa rentabilidad de la operación y por la falta de información sobre el beneficiario final de los 17 millones, apuntando que la sociedad radicada en Dubai podía ser un testaferro. 

Para dar entrada al socio catarí, la sociedad tuvo que modificar los estatutos, que no permitían que alguien que no fuera accionista se sentara en el consejo. Los Areces lamentan que se vendiera la llegada del Jeque como la de un inversor cuando en realidad “se trata de un préstamo pagadero en acciones a tres años”.

Querella por administración desleal

A raíz del choque de trenes, la familia Areces interpuso el pasado 22 de febrero una querella criminal contra el consejo de El Corte Inglés por administración desleal. El juzgado tiene que estudiar si la admite a trámite. Los miembros de Ceslar consideran que las decisiones del consejo, con Dimas Gimeno al frente, han perjudicado a la compañía. Al margen de la expulsión de Carlota Areces del órgano ejecutivo, una fuente conocedora de la querella que prefiere mantener el anonimato estima que la gestión del grupo "es equivocada, porque se está desvirtuando el negocio, que ha pasado de ser la compra y venta de productos y servicios a la venta de bienes inmobiliarios”.

Los críticos entienden también que la política de fichajes de directivos ha sido errónea, y ponen como ejemplo a José Luis Pavía, que fue responsable de moda, y que según afirman dejó la compañía tras apenas año y medio de trabajo con una indemnización de alrededor de 1,5 millones de euros.

La querella por la vía penal se suma a la demanda mercantil que Ceslar presentó en el mes de septiembre por la expulsión del Consejo de  Carlota Areces, que le ha hecho perder un millón de euros anuales, el coche oficial y la escolta, según argumenta la socia cesada como consejera.

Demandas de Óscar Areces

[La información que sigue a continuación se había publicado antes de que en la mañana del jueves 10 de marzo la empresa y Óscar Areces Galán llegaran a un acuerdo en el que el demandante desistía de todas las acciones judiciales interpuestas contra la empresa "en pro del buen funcionamiento y continuidad de las misma.]

A estas dos denuncias, hay que añadir otras tres que ha interpuesto a título individual Óscar Areces, hermano de Carlota. La primera es una querella criminal por acoso laboral. La segunda, una demanda laboral en la que pide la baja definitiva de la empresa en la que ha trabajado desde 1990 y donde todavía ostenta el cargo de Jefe de Compras de Mujer de Marcas Externas de El Corte Inglés; y la tercera, otra querella penal por escuchas telefónicas ilegales.

En la primera querella criminal, está acusada la cúpula directiva del grupo casi al completo: Dimas Gimeno, Florencio Lasaga, Carlos Martínez Echevarría, Leopoldo del Nogal (los cuatro integrantes del Consejo), Borja de la Cierva (alto ejecutivo de la empresa) y José Luis Pavía (ex ejecutivo) por la “presunta comisión de un delito de acoso laboral (mobbing), “delito tipificado en el artículo 173 del código penal, en concurso del artículo 177 con un delito de lesiones psíquicas”. Los delitos de los que se les acusa pueden llegar a acarrear penas de entre 8 y 15 años de prisión. 

Según explica uno de los representantes legales de Óscar Areces, Jorge Balmaseda, la vista tenía que haberse celebrado el 11 de febrero, pero El Corte Inglés “consiguió aplazarla alegando una reunión con el alcalde de Oporto y presentando una carta del alcalde solicitando su presencia y unos billetes de avión”. La próxima vista se ha fijado para el 29 de marzo en el Juzgado de Instrucción nº 26 de Madrid.

Antes de ese día, este jueves 10 de marzo, las mismas personas estaban citadas a declarar en el Juzgado número 11 de lo Social por la demanda laboral. Areces reclama la baja definitiva en la empresa y una indemnización cercana a los tres millones de euros. La vista ha quedado también aplazada sine die en la tarde del miércoles 9, porque no se pudo localizar a José Luis Pavía, que reside en México, según informó el abogado de Areces.

La denuncia, a la que ha tenido acceso CTXT, explica que Areces mantiene en este momento la categoría de “adjunto al gerente”, pero en la práctica, desde hace más de dos años ha sufrido “drásticos e injustificados recortes de sus funciones y responsabilidades”.

Nota de prensa de Óscar Areces, enviado el miércoles 9 a los medios, antes del aplazamiento de la vista por acoso laboral.

Nota de prensa de Óscar Areces, enviado el miércoles 9 a los medios, antes del aplazamiento de la vista por acoso laboral.

El documento añade que “el cúmulo, la gravedad y persistencia de las conductas empresariales sufridas han provocado no solo la degradación de las condiciones laborales del actor y un manifiesto menoscabo de su dignidad personal y profesional, sino, lo que es aún peor, un grave deterioro de su estado de salud, que desde el pasado día 20 de julio de (...) 2015 le tiene postrado en situación de incapacidad temporal”.

Según sus abogados, a Areces se le impedía el paso a reuniones de su área, pasó de dirigir un equipo de ochenta personas a solo dos, fue calificado de ‘indeseable’ en mitad de una reunión, y se le hizo depender jerárquicamente de una persona que había sido su subordinada a pesar de  tener un cargo inferior al del demandante. Esas acusaciones han sido confirmadas a CTXT por una persona que ha trabajado varios años con Óscar Areces, y que prefiere mantener el anonimato.

Las demandas concatenadas narran una parte de la historia reciente de El Corte Ingles por dentro, y desvelan la existencia de un choque de intereses, generaciones y mentalidades, y una considerable confusión en la gestión.

Óscar Areces, que entró a trabajar en la empresa en 1990, nunca se llevó bien con varios de los miembros del Consejo de Administración, pero su relación fue empeorando con los años y acabó deteriorándose completamente tras la muerte de Álvarez, al que todos en ECI llamaban 'El Amo'. En 2014, Areces hizo llegar a su tío numerosas sospechas acerca de diversas irregularidades y supuestas corrupciones dentro de la corporación. 

Escuchas

Tras mostrar su malestar con la gestión en algunos departamentos clave, Areces fue perdiendo poder de decisión, hasta que se quedó, aseguran sus letrados, “sin nada que hacer en la empresa”. El 20 de julio de 2015, cuando su ostracismo laboral se acentuó, pidió la baja médica por depresión, y presentó la primera demanda laboral por acoso.

Poco después de este movimiento, según describe la demanda, Óscar Areces comenzó a oír ruidos extraños en su teléfono móvil. A finales de agosto de 2015, el demandante solicitó un informe pericial al laboratorio de Informática Forense de la Universidad Autónoma, que localizó a dos usuarios ajenos al dispositivo, uno de ellos llamado “julio”, que operaba desde la dirección informática https://cptb.eci.com:444. ECI son las iniciales de El Corte Inglés.

Areces puso estos hechos en conocimiento de los consejeros Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echavarría, a través de correos electrónicos y llamadas telefónicas, así como en visitas a sus despachos en Hermosilla 112, la sede central. La situación, afirma la denuncia, fue comunicada al anterior presidente, Isidoro Álvarez y, a partir de su fallecimiento, al actual máximo responsable, Dimas Gimeno, tanto de forma verbal como a través de emails. La respuesta a sus llamamientos siempre fue la misma: silencio, según sus abogados.

A pesar de que la compañía ha llegado a afirmar que la querella por las escuchas está archivada, el abogado de Óscar Areces confirma que se han pedido dos comisiones rogatorias a California y a Massachusetts para determinar los orígenes de esas escuchas. 

Las acciones promovidas por uno de los cinco hermanos Areces suponen una potencial amenaza mediática para una de las empresas más antiguas, populares y opacas de España, célebre por su poderío y porque cuando todavía existía la peseta tenía una facturación próxima al billón. 

El trasfondo de la crisis es que el presidente, Dimas Gimeno, “pinta poco en el consejo, en el que sigue mandando Florencio Lasaga”, asegura una fuente cercana a la familia Álvarez. La generación más veterana, que se resiste a pasar el testigo a los socios más jóvenes, ha perdido además la energía y la habilidad de Juan Hermoso, jubilado pero aún activo como consejero, que durante décadas se ocupó de cuidar las relaciones de la empresa con la prensa. 

Esos contactos, siempre discretos y sellados con los contratos de publicidad más deseados del mercado mediático, han sido recientemente desvelados en parte por una filtración de Anonymous, que tras piratear la intranet del grupo reveló que El Corte Inglés mantiene en nómina desde hace años a conocidos periodistas, entre otros a Fernando Ónega (recibe 6.000 euros de asignación mensual), y a Jaime González, subdirector del ABC, que recibe 800 euros mensuales de los grandes almacenes.

Son tiempos duros y convulsos para todos; e incluso el otrora impenetrable Corte Inglés aparece ahora vulnerable, con frentes y rendijas difíciles de tapar. 

 

Autor >

Mónica Andrade

Periodista. Nacida en Madrid y criada en Pamplona. Huye de los focos, prefiere el 'backstage'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. El Manso de Las Fuentes

    Episodios Nacionales. Zaragoza. De ***moderado***, pero no de Benito Pérez Galdós, sino de ***moderado*** I El omnisciente Capitulo 1. La sabiduría. ***moderado*** lo sabe todo (1 Juan 3:20). Él conoce no sólo los más mínimos detalles de nuestra vida, sino los de todos los que están a nuestro alrededor, porque sabe cuando cae un pajarillo o cuando perdemos uno solo de nuestros cabellos (Mateo 10:29-30). No sólo sabe ***moderado*** todo lo que ocurrirá hasta el final de la historia misma (Isaías 46:9-10), sino que él también conoce nuestros propios pensamientos, aún antes de que hablemos (Salmo 139:4). conoce nuestro corazón desde lejos; y aún nos vio antes de nacer dentro del vientre materno (Salmo 139:1-3; 15:16).porque solo él conoce el corazón de todos los hijos de los hombres” (1 Reyes 8:39). Como bien dice la Biblia, ***moderado***lo sabe todo y de todo sabe. De mercancía, de personal., de cómo liderar, de gestionar Recursos Humanos, de implantación, de gestión, de almacenaje, de Perfumería, de cañas de pescar, de Charcutería, de colchones, de escobas, de Informática. . . . Capitulo 2. El Miedo Hace pocos años, tomó el relevo como Director Regional el ***moderado*** , quien está haciendo bueno a su predecesor, el ***moderado*** . Hemos pasado del miedo/respeto al terror/pavor/asco. El ***moderado*** acostumbra, entre otras cosas, a echar broncas, a gritar, a amenazar a los jefes por los pasillos delante de clientes. A faltar el respeto, insultando directamente en las reuniones de Dirección a los Jefes de Planta (mal llamados gerentes). Personalmente se esfuerza a humillar y quemar a esos jefes que se acercan a la edad de jubilación o de relevo para que se vayan hastiados por el menor dinero posible.Si ***moderado***los prefería sumisos antes que profesionales (***moderado*** dixit***moderado***los quiere esclavos. Pero ojo, no a todos los jefes los trata por igual, hay un grupo de "elegidos" alguno ya debiera estar jubilado, que aguantan por las razones que explico en el siguiente capítulo: La Familia, pero es imposible desligar La Familia de La Corrupción, por eso el siguiente título. Capitulo 3.Familia/Corrupción. Compañeros, nos están robando. ***moderado*** Hace pocos años se rescindieron todos los contratos de servicios externos (pequeñas obras, pintura, reformas) a todas las empresas que lo venían haciendo desde la inauguración de ECI Sagasta en 1981. A continuación se adjudicaron todos estos trabajos, no solo a una empresa, para ocultar el entramado, el Jefe del Almacén Regional Malpica, ***moderado***creó varias, bajo su propiedad y dirección pero a nombre de su sobrino y otros parientes, no en vano es difícil coger en falta al ***moderado***, implicado hasta las cachas en los escándalos de La Muela, por el que la Alcaldesa está siendo juzgada a él ni siquiera le ha rozado. El ***moderado***lleva muchos en ECI Zaragoza y tiene tanto poder como el ***moderado***sino más. Es la persona de contacto de ECI con Policía, Guardia Civil e Instituciones Oficiales, políticos de Aragón,. . . Aunque el almacén de Malpica no está ni mucho menos al 100% de ocupación, el ***moderado***alquila al ECI unas naves de su propiedad en La Muela al ECI para guardar mercancía exclusivamente bajo su control..Aunque su sueldo es elevado (más de 100.000 E anuales) su nivel de vida lo es todavía mucho más, Chalet en La Muela, Naves en La Muela, Todoterreno de Superlujo, Cacerías, Timbas de Poquer, Prostitución etc No sabemos en pago a que servicios prestados al ***moderado***, el ***moderado***dispone del Almacén Regional Malpica como de su cortijo. Y el dueño de un cortijo nunca se jubila. Quizá sea esa la razón por la que de allí salen de una manera u otra los elementos que le molestan (***moderado******moderado******moderado***) y premian a los fieles (***moderado***) colocando a su hija a trabajar en Deportes. Si quieren localizar al ***moderado*** no vayan a Malpica, no va mucho por allí, si es día de corrida vayan a la Plaza de Toros de Zaragoza, allí estará, en barrera, a veces con **moderado*** . Por supuesto un hijo del ***moderado***también está en ECI, en Informatica. ***moderado*** Se formó un equipo mixto Mantenimiento/PPV dirigido por el ***moderado*** , Jefe Regional del PPV, que se encarga junto con las empresas del ***moderado*** de hacer todas esas pequeñas reformas que nadie ha pedido, esos almacenes que siempre nos habían negado y que ahora no paran de hacer. Todas estas reformas se hacen en sábado y domingos para que la facturación sea más alta y más fácil de inflar el presupuesto. Fragmentan todas las reformas en pequeños trabajos para que no tengan que pasar el visto bueno de Madrid por su coste. y con el visto bueno del Director Regional de Administración, ***moderado*** y la aquiescencia del ***moderado*** En estos negocietes incluyen reformas de sus pisos, apartamentos etc. Hacen muebles para la tienda a medida, cuando en Móstoles Industrial ya los tienen hechos y estandarizados a mucho menor coste. El ***moderado***vino a Zaragoza como un modesto Subjefe hace pocos años, aparte de eliminar elementos molestos para su eficiente labor (***moderado*** y ***moderado*** ) su gestión le ha permitido comprarse dos BMW de alta gama, no despacha ni rinde cuentas ante nadie que no sea ***moderado*** . Y por supuesto su mujer está ¿trabajando? en Grancasa. ***moderado*** Todo este conglomerado no se sostiene sino se hace la vista gorda desde Control Económico El ***moderado***debería estar ya jubilado pero no lo hace hasta que encuentren a alguien con la misma miopía. Ya hubo un intento con una amiga de ***moderado*** pero no pudo soportar tanto barro.Por otra parte el hijo del ***moderado***pasó en dos años de eventual a Subjefe de Telefonía y un incremento en su sueldo de un 60%. El pequeño incidente de que le robaran 35 teléfonos móviles no mereció siquiera una amonestación verbal. Su mujer, o sea la nuera del ***moderado***, no estaba en la empresa pero se le ha diseñado un puesto a medida, de lunes a viernes sólo por la mañana, no está mal, y a las ordenes del ***moderado***, hoy por mi mañana por ti. Por todo eso el ***moderado***calla y no se jubila***moderado*** El ***moderado***, Director de Puerto Venecia también podría jubilarse, pero antes está colocando a sus hijos. Uno en Mantenimiento, pero sólo de lunes a viernes, todo un privilegio. A otro ya lo han hecho jefe y la hija, vaga donde las haya, repartiendo su jornada de trabajo entre su Dpto. y la sala de descanso está en Perfumeria en Sagasta, otra sobrina más está de vendedora y un yerno en Imagen y Sonido postulándose como futuro jefe. Cuando este señor era Gestor Regional de Mercancía, se hizo muy buen "cliente" del Centro de Oportunidades Plaza. Con el ***moderado***al frente de dicho centro tuvo lugar un incidente por la venta de un camión repleto de mercancía a unos gitanos, sin ticket ni factura ni nada. En dicho asunto estuvieron implicados el ***moderado***, el ***moderado*** y como no, el ***moderado*** y***moderado***. Pero no pasó nada, echaron al segundo del Centro de Oportunidades y arreglado. Una compañera de Puerto Venecia, muy cercana al ***moderado***, me cuenta que éste permite al ***moderado***y al ***moderado*** salir 20 minutos a desayunar, 20 minutos a merendar y comer en la cafetería de personal durante su jornada de trabajo dejando su planta sin jefes, con la bendición del ***moderado*** ***moderado*** Hombre cabal donde los haya, tiene sus debilidades, ya podría estar jubilado pero antes ha colocado a un familiar en Grancasa y su mujer es la única persona que se quedó en las oficinas del POS cuando quitaron a todos sus compañeros, administrativa rasa se le permite salir a desayunar a la calle su buen rato, acompañada del ***moderado***. ¿ Será "la casta" que se oye por ahí? ***moderado*** Para rematar el desastre, están presentando por los distintos centros a un sobrino del consejero ***moderado***como futuro subdirector de uno de los centros, antes pertenecía al Equipo de Obras, o sea que sabe de tienda y tiene experiencia comercial lo que mi perro. Otros Según Aragonsaurio el ***moderado***también ha colocado su hermano y el anterior Director Regional ***moderado***, ha colocado a su hijo de 42 años en Deportes cuando precisamente en esa división están sacando a gente de su edad con la excusa de rejuvenecer la plantilla. Hemos pasado de los familiares de ***moderado*** (***moderado*** y ***moderado*** ), castigados por ***moderado***por cierto, a "los enchufes de ***moderado*** hija de ***moderado***, ella misma trabajando en Hermosilla y colocando en Zaragoza a quien le apetece: Un Jefe en Deportes Una amiga en Comercial Un vendedor en Deportes. Una amiga en Sagasta El intento frustrado de colocar a una amiga de sucesora del ***moderado*** Etc.etc. . . Seguro que hay muchas cosas que se me escapan, pero confió en Sandra, Baturrico, Santi Martínez Numantino, Godofredo de Vilmor, Veronica Iparra, Aragonsaurio, Ricardo Tomey, alguno más que se me olvida e incluso José Ramón si le deja su sindicato, para que completen o corrijan la información que aporto. Por cierto José Ramón, te digo lo de tu sindicato, sin acritud, pareces una persona ilusionada por su trabajo, pero os comunico a ti y a todos que esta información que aporto la remití por carta hace dos meses a UGT y CCOO, sedes locales y nacionales, sin respuesta por el momento. Y hasta un total de 20 cartas más a personas supuestamente interesadas en sacar a la luz algo de esto, a personas de Personal y Control Económico de Hermosilla, Carlota Areces, Medios de Comunicación, a este mismo Triangulo de las Bermudas, Fundación Ramón Areces, a todos aquellos que podían haber hecho algo para depurar responsabilidades. Pero nada. Con una mano nos roban y con la otra nos recortan comisiones, descuentos y nos presionan con que perdemos dinero. También quiero recordar a todos aquellos profesionales que siendo muy validos tuvieron que salir de una manera u otra, o renunciar: ***moderados varios***y por fin ánimo *moderado*** , y a muchos otros que no recuerdo. Un aplauso a los que aguantan discretos porque teniendo capacidad para mucho más han preferido la vida y la familia a la humillación y el servilismo. Firma: ***moderado*** P.D.: El próximo hablaré de los cachorros de Personal, ***moderado***, ***moderado*** y ***moderado*** y del no tan cachorro ***moderado***. De ***moderado*** y de ***moderado*** .

    Hace 4 años 6 meses

  2. Jose Cabo

    Como toda gran empresa, cercana al poder. ECI, ha arrasado con el comercio de las ciudades, con su política de descuentos contínuos - semana de la moda, semana ..., black friday,...) a que repercute los descuentos hechos en tienda a los proveedores, así su margen no baja. Desgracaidamente la tienda multimarca no ha podido hacer lo mismo, ya que su volumen con los proveedores es insignificante comparado con el ECI. Esta política de descuentos contínuos, junto con el "mirar a otra parte" de las administraciones, que indirectamente etan "compradas" por el ECI, via esponsorización de eventos deportivos, cabalgatas de reies,y otros eventos; ha arrasado con el comercio multimarca Español. Un daño irreparable.

    Hace 5 años 1 mes

  3. Teodoredo

    Y de la (nada) misteriosa relación de ECI con la uned ¿no hay detalles?

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí