1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más Contexto

El obispo que creó un grupo de oración con su secretaria (2.0)

La relación entre el Prelado de Mallorca y una dama de alta alcurnia alarma a Roma y paraliza el litigio por un convento

Raquel Agüeros Palma de Mallorca , 20/03/2016

<p class=El obispo de Mallorca, Javier Salinas, recibe a los reyes en la Seu de Palma, el domingo 27 de marzo

" />

El obispo de Mallorca, Javier Salinas, recibe a los reyes en la Seu de Palma, el domingo 27 de marzo

JAUME MOREY, CORTESÍA DEL PERIÓDICO ÚLTIMA HORA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Martes, 29 de marzo de 2016

La primavera del obispo Salinas

Monseñor Salinas consiguió hacerse la foto con los reyes Felipe, Letizia y Sofía. No tenía nada a su favor, excepto una cosa. 

Las andanzas del obispo con la que fue su secretaria pusieron a Javier Salinas en las portadas de los periódicos baleares en el puente de diciembre. Pero la llegada de las elecciones generales y la Navidad embalsamaron una historia de verano que congeló en otoño el marido de la amiga del prelado. Como de telenovela pero sin guión. 

Aparentemente deshecho el grupo de dos, el obispo se recluyó en su hogar de Valencia hasta que no tuvo más remedio que partirse el jeto. La muerte y resurrección de Cristo 2016 le exigían dar la cara. Sobre todo en la Diócesis. 

No le ha ido mal.  

El Domingo de Resurrección, Monseñor Salinas esperó en la entrada de la Catedral de Palma al Jefe del Estado, el rey Felipe VI, a Letizia Ortiz y a Sofía de Grecia. Por si fuera poco, en la foto también posaron la heredera Leonor, princesa de Asturias y su hermana Sofía, infanta a secas. 

Al obispo la jugada le salió de diez. Sobresaliente rayando la matrícula si no fuera por Cristina de Borbón y esposo, ex duques de Palma, ex miembros oficiales de la Familia Real, ex normales reales. Exiliados en Ginebra. Ex tantas cosas. Acusados en el Caso Nóos. Juzgados por el populacho. El marido en paro. El sueldo de la mujer en el congelador. Y Monseñor Salinas aplaudiendo, de fondo. 

Mallorca es condición para reinar. Ir a misa también. En un estado laico y aconfesional como España, no hace falta comulgar.  

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin obligaron a los reyes a oír misa pascual. En un país sin gobierno, con la hija de un rey en el banquillo en la ciudad que le regaló un título y con un jefe del Estado apoyando a un amigo poco ejemplar, es menos arriesgado hacer lo de siempre que no hacerlo. En Mallorca no perdonarán a la infanta, por muy inocente que sea. Jamás.

Lo del obispo, en comparación, es un chascarrillo de taberna que divierte a muchos y escandaliza a otros tantos, pero poco más. Con el país hecho rebujito y unas posibles elecciones que inauguren el verano, hasta el más flaco se agarra a la rama del árbol más débil como si fuera una prolongación de su tronco. 

Javier Salinas gana tiempo y aparenta fortaleza mientras se autoconcede perdón cristiano. Obviando que los tiempos de la Iglesia se miden en siglos.

 

Javier Salinas, obispo de Mallorca (en el centro, firmando), y Sonia Valenzuela (de pie, a la derecha de la imagen), en una foto oficial enviada por el obispado con motivo de un viaje a California por la canonización de Fray Junípero Serra.

Javier Salinas, obispo de Mallorca (en el centro, firmando), y Sonia Valenzuela (de pie, a la derecha de la imagen), en una foto oficial enviada por el obispado con motivo de un viaje a California por la canonización de Fray Junípero Serra.

Martes 22 de marzo.

El obispo que creó un grupo de oración con su secretaria.

El obispo Javier Salinas abrió el portón de su casa, en el centro histórico de Palma, antes de la medianoche. Iba cómodo, con un chandal azul oscuro. Sonia Valenzuela, su secretaria de relaciones institucionales, atravesó el umbral de la residencia al volante de su discreto utilitario. 

No era la primera vez que los muros del palacio episcopal acogían a la pareja. Tampoco era la primera vez que el obispo de Mallorca, valenciano, de 68 años, recibía en su casa, al oscurecer, a su protegida espiritual, Sonia Valenzuela Van Mook-Chaves, de 52 años, una señora bien de Sevilla, madre de tres hijos, militante del PP y exdirectora general de Educación en el ayuntamiento de Palma, profesora asociada de Economía en la Universitat de les Illes Balears, hija de la marquesa de Albercón, afincada en la isla después de casarse con un hombre de rancio abolengo mallorquín: Mariano de España.

Hay gente que nace con el nombre artístico incrustado en su ADN. Al señor De España le olía a cuerno cada vez que su creyente esposa salía de Pastoritx, la inmensa finca que compartían en Valldemossa. No era para menos. Cuentan en el pueblo de La Cartuja que, hace ya un tiempo, Sonia Valenzuela unió su fe a la de otro director espiritual. Un cura de medio pelo sin fuerza en el obispado que tuvo que hacer las maletas "voluntariamente" antes de salir a gorrazos de la isla.

El 8 de diciembre de 2015, día de la Inmaculada Concepción, el Diario de Mallorca publicó en portada el siguiente titular: "El Vaticano llama al obispo de Mallorca a consulta urgente y sopesa su traslado". Los periodistas Matías Vallés y Mateu Ferrer ampliaban, en la página 2, que el jefe de la Iglesia Católica en Mallorca había estado cuatro días en la Santa Sede, dando cuentas ante la Curia vaticana "por un conflicto que contravenía su ministerio episcopal". Había que leer entre líneas para comprender la "conexión laica" y la "documentación existente" al respecto. 

Esa misma noche, Javier Salinas respondió comunicado mediante. Bajo la cruz del sello del Obispado de Mallorca, Monseñor Salinas afirmaba que su viaje a Roma se debió a asuntos de "índole patrimonial". Y añadía, en tercera persona: "El Prelado no tiene consciencia de haber actuado en contra de la Doctrina de la Iglesia Católica".

Al día siguiente, la Cadena COPE Mallorca conversó con el obispo. Monseñor Salinas se paseó cómodamente por las ondas, jugando en casa y con el árbitro a favor. Pero ya no había manera de parar la historia.

Fue una semana trepidante. La historia del obispo y su secretaria compitió con la campaña electoral del 20D. El periódico Última Hora se sumó a la noticia poniendo nombre y apellidos a la mujer que compartía con Salinas algo más que las horas de trabajo.

Mariano de España, marido de la secretaria del obispo, había acudido un mes antes a hablar con el jefe de la Iglesia en Mallorca. Sonia Valenzuela había decidido separarse de él, tras 25 años de matrimonio. El señor De España estaba convencido de que la razón de la separación era la relación “impropia” que mantenía su mujer con el obispo, que había llegado a Palma desde Ibiza en 2012.

Pero no se quedó ahí. El aristócrata denunció al obispo ante el representante del Vaticano en Madrid, el nuncio Renzo Frattini, por interferir en su matrimonio. La queja aportaba fotos y mensajes de la pareja de fieles. Hablando en cristiano: contrató detectives para seguirles. Al Nuncio le quemó la denuncia en las manos y la envió echando virutas al Vaticano. El clero mallorquín no se enteró de la vaina, ni de la denuncia ni del viaje a Roma. 

En ningún momento se habló de sexo, ni de pasión, ni de pecado carnal. Pero sí de amor, de sentimiento y compromiso. "El obispo y su colaboradora intercambiaron alianzas con sus nombres grabados", publicó Diario de Mallorca. El obispo, desafiando los preceptos eclesiásticos, se había puesto la alianza al lado del anillo episcopal. Una declaración de intenciones más allá de la razón.

Terminaba una semana para olvidar y el obispo ni siquiera había mandado un mensaje a los suyos, al clero mallorquín, dividido en grupúsculos tras el escándalo por las denuncias de abusos sexuales contra el prior del Monasterio de Lluc y los párrocos de Selva y Sa Pobla, y sacudido por la fuerza que ejerce el lobby gay en la iglesia de Mallorca.

Además, estaba el asunto patrimonial. 

La Iglesia mallorquina es dueña de medio centro histórico de Palma. Y Mariano de España es inspector de la Comisión de Patrimonio Artístico del Consell de Mallorca, una especie de Diputación provincial, similar a los Cabildos canarios. Independientemente del tipo de relación entre el obispo y su secretaria, está en litigio la venta de un convento que quieren convertir en hotel y que todavía no está resuelta. Las monjas del Monasterio de Sant Jeroni y la diócesis están a la gresca por ese cachito de suelo tan valioso en el cogollo de Palma de Mallorca. Cuando se desveló la relación entre Monseñor Salinas y Sonia Valenzuela, las partes interesadas en el negocio lo dejaron estar. 

La congregación de las Jerónimas se instaló en el Convento de Santa Elisabet, Bien de interés Cultural, alrededor de 1480. Sin embargo, desde hace un tiempo, el Obispado de Mallorca reclama la propiedad del Monasterio, que alcanzaría un elevado precio de mercado. A finales de 2015 el Consell de Mallorca dio luz verde para trasladar los bienes del Convento de Santa Elisabet al Monasterio de Sant Bartomeu, en Inca. El asunto, a día de hoy, no se ha resuelto.

Habían pasado cuatro días desde las primeras noticias. Así que a Monseñor Salinas no le quedó más remedio que explicarse ante los suyos. El viernes 11 de diciembre, a las diez de la mañana, se reunió con el Colegio de Consultores y el Consejo Presbiterial. El obispo llegó a la reunión en el asiento del copiloto de un coche de gama baja y con el tiempo justo. Bajó del vehículo hablando por el móvil, como cuando los famosos se quieren escaquear de los periodistas. En las escaleras de acceso al Seminari Nou del Pont d´Inca le esperaban varios equipos de televisión. Después de dar los buenos días y de hacerle una pregunta de rigor, entraron a saco.

- Monseñor, ¿está usted enamorado?- preguntó una periodistilla.

- No- respondió, tajante, el obispo- ¿A usted qué le parece?- acertó a reaccionar Monseñor. 

Al obispo le pilló por sorpresa. No había valorado la posibilidad de responder abiertamente a preguntas de ese calado. El obispo cantó La Traviata en doce minutos angustiosos para él. Respondió a todo sin que le temblara la voz. No demostró debilidad ante el trago que seguramente estaba pasando. Ni tampoco midió la repercusión que iban a tener sus palabras. El error que cometió Salinas fue contestar. Para los medios, las respuestas del obispo fueron una bendición. Para él, un laberinto del que oficialmente todavía no ha salido. Este 20 de marzo, domingo de Ramos, el obispo reapareció en la Catedral: "Sería bueno que al llegar a casa releyérais de nuevo la Pasión de Jesús, que camina tot sol, tot sol, camino de la muerte", dijo monseñor Salinas, para terminar recordando que "sin el perdón y la misericordia la Justicia no es Justicia".

El obispo mintió en la entrevista de la COPE. Y también en el comunicado que lanzó como respuesta a la primera publicación. Lo confirmó él mismo en esa confesión improvisada ante la prensa. Monseñor Salinas admitió que en su viaje a Roma sí tuvo que dar explicaciones ante la Santa Sede sobre temas personales.

- ¿Quién cree que está detrás de todo esto?

- Él- contestó monseñor, refiriéndose a Mariano de España, el marido de su pupila espiritual.

- ¿Es cierto que Sonia Valenzuela y usted se intercambiaron alianzas con sus nombres grabados?

- En las alianzas ponía "Caminantes"- respondió Salinas.

Según su respuesta, Caminantes era el nombre de un grupo de oración que habían creado un mes antes de encargar los anillos. 

- ¿Y cuánta gente formaba parte de ese grupo de oración?

- Dos, ella y yo.

Un detalle de la mano del obispo. En la primera foto, solo lleva el anillo episcopal. En la segunda, se aprecia una alianza añadida. / Cortesía Diario de Mallorca

Un detalle de la mano del obispo. En la primera foto, solo lleva el anillo episcopal. En la segunda, se aprecia una alianza añadida. / Cortesía Diario de Mallorca

Aquello fue gloria bendita, como cuando te comes un tocino de cielo y lo vas despegando del paladar mientras lo saboreas a cámara superlenta. A la salida de la reunión, el obispo Salinas se escurrió de la prensa como pudo, pero antes de marcharse quiso reforzar su posición con una frase de manual: "Sigo siendo el obispo de Mallorca".

Algunos sacerdotes que habían estado en el cónclave salieron por patas. Otros mostraron su apoyo público al jefe. Y otros se marcharon tranquilos, pero sin hacer declaraciones. Un par de ellos, fuera de cámara, admitieron lo penoso de la situación.

Con la Navidad por medio se decidió que lo mejor sería esperar a que la cosa se calmase. Fuentes cercanas al Vaticano confirmaron que la fama de Salinas en Roma es la de un hombre frívolo, engatusado por las altas esferas, el dinero y las fiestas regadas de licor. 

¿Resurrección?

El domingo 27 de marzo es un día grande en Palma. No por la celebración de la Resurrección del Señor, sino por la asistencia de los Reyes de España a la Misa de Pascua en la catedral. En esta situación sería hasta aplaudido un merde de Letizia por tener que besar el anillo que rozó la alianza del grupo de dos. El obispo de Mallorca ha creado un género. Cuando le jubilen debería registrar la marca Grupo De Dos. Así, cada vez que alguien imprima esa expresión para anunciar algo, él podría pillar cacho. Una salida digna después de tanta migaza, siempre indigesta.

Cuando saltó la historia, los hijos de la pareja se posicionaron a favor de su madre. Los padres estaban en trámites de separación pero seguían compartiendo casa. Vivir bajo el mismo techo en una finca así es como cuando los reyes Juan Carlos y Sofía compartían el palacio de la Zarzuela. No es necesario cruzarse por los pasillos. La separación todavía no está firmada. A día de hoy Sonia Valenzuela y Mariano de España comparten casa. Ninguno de los dos ha vuelto a aparecer por Valdemossa.

Portada del Diario de Mallorca con las fotos del obispo y su secretaria. 

Portada del Diario de Mallorca con las fotos del obispo y su secretaria. 

La intimidad del obispo es suya. De momento nadie puede demostrar que Monseñor Salinas se haya saltado a la torera las normas que exigen su cargo. Ni siquiera el video que les grabaron, en el que se ve la secuencia completa de la llegada de Valenzuela al palacio episcopal. La fotografías son capturas del material que la agencia de detectives entregó a Mariano De España después de varios días de seguimiento. Un informe de 80 páginas más la parte audiovisual. En él están registradas llamadas de madrugada de Sonia Valenzuela al obispo, y mensajes de texto en los que se dirige al prelado como "Javi" o "Angelito".

Seguramente el obispo pecó de dejadez. Durante unos meses aparcó la dirección del clero de Mallorca y se amparó en el báculo y la mitra para explicar cuestiones estrictamente personales. Salinas tampoco será capaz de poner orden en la Iglesia de Mallorca. Su antecesor, el también valenciano Monseñor Murgui, tiró la toalla después de 9 años al frente de la diócesis mallorquina, cómoda durante los años del obispado de Teodoro Úbeda, otro valenciano que supo ganarse la confianza del clero. O por lo menos el apoyo.

El que también ha trabajado a Roma es el obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Juan Segura, al que algunos ya sitúan en Mallorca cuando monseñor Salinas haga la mudanza definitiva a Valencia, su tierra, en la que vive, extraoficialmente desterrado, desde Navidad. 

En su momento, lo de Isla de la Calma para referirse a Mallorca tenía sentido. Incluso tenía un punto transgresor. 

Pero ya. 

¡Por Dios!

Martes, 29 de marzo de 2016

La primavera del obispo Salinas

Monseñor Salinas consiguió hacerse la foto con los reyes Felipe, Letizia y Sofía. No tenía nada a su favor, excepto una cosa. 

Las andanzas del obispo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Raquel Agüeros

Raquel Agüeros. Persona. Periodista. Autónoma. Nació navarra y voló del nido. Lleva 17 años picando, casi siempre en televisión y radio. Escribir es su espina clavada. Vive en Mallorca.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí