1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Donde no llega la gentrificación. La colonia del Pico del Pañuelo

Un grupo de bloques de viviendas frente al centro cultural Matadero de Madrid resiste al encarecimiento de la vida de los barrios aledaños

Francisco Pastor 24/03/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

--------------------------------- 

Al toparse con los grandes muros amarillos de la madrileña colonia del Pico del Pañuelo, Ángeles zozobra. Ha advertido a tres hombres extranjeros, de pie y hablando en voz baja entre ellos, en aquella calzada desprovista de comercios y repleta de locales abandonados. “No quiero líos”, murmura, y desanda parte de su recorrido por el paseo de las Delicias. Ese triángulo compuesto por nueve calles, 74 edificios y 1.585 viviendas, aunque a pocos pasos del centro cultural Matadero y de los nuevos jardines del río Manzanares, ha supuesto puntualmente la sensación de algún reportaje de sucesos. Y de otros rumores de barrio que esta madrileña de 51 años lleva escuchando desde que era una adolescente.

Los padres de Ángeles llegaron a la colonia cuando ella era un bebé, a mediados de los 60, y compraron uno de aquellos apartamentos levantados a finales de la dictadura de Primo de Rivera. Encajados en 50 metros cuadrados estaban tres dormitorios, un aseo, un salón y una cocina independiente, donde cupieron el matrimonio y las cinco hermanas de la familia. “No había un solo palmo desaprovechado en la casa”, recuerda la penúltima de la camada. Aunque su padre era joyero, estos edificios pretendían alojar a los trabajadores del matadero, puesto en marcha en 1924. Han pasado dos décadas desde que allí dejaran de sacrificarse animales y diez años desde que un centro cultural ocupase aquellas dependencias.

En el proyecto firmado en 1927 por el arquitecto Fernando de Escondrillas, miembro del Ayuntamiento de Madrid, las notas figuran con tinta junto al dibujo de las manzanas: casas baratas. En un principio, serían viviendas públicas y destinadas al alquiler. Tras la guerra civil, algunos de estos edificios inspirados en la arquitectura racional holandesa, austriaca o alemana pasaron a ser parte del botín que el franquismo repartió entre sus allegados; esencialmente, militares. A solo una manzana del paseo de la Chopera, repleto de terrazas al aire libre que esperan a los visitantes del nuevo Matadero, se amontonan los barracones y contenedores de obra de la constructora OHL. Aquella colonia tardó dos años en pasar del papel al hormigón, aunque las reformas que algunos propietarios acometen en sus bloques parecen “no acabar nunca”, apunta algún vecino.

Encajados en 50 metros cuadrados estaban tres dormitorios, un aseo, un salón y una cocina independiente

El arquitecto también firmó la colonia La Regalada, junto al Retiro, o el llamado barrio de Hotelitos, en Chamartín; ambos, compuestos por viviendas unifamiliares que contaran también con un pequeño jardín. Estaban pensados para la clase trabajadora, pero hoy componen algunos de los entramados con el nivel de vida más elevado de Madrid y de España. Lo contrario ocurre al llegar, en cambio, al Pico del Pañuelo. En uno de estos bloques de cuatro alturas, uno de los vecinos más jóvenes paga alrededor de 600 euros por el alquiler mensual de un ático de dos dormitorios. A pesar de las inauguraciones y el comercio atraído por el nuevo Matadero, los 2.355 euros por metro cuadrado que vale un piso en el barrio de La Chopera –el que enmarca la colonia– suponen casi la mitad del precio que este tenía hace diez años.

Solo el paseo de las Delicias separa este lugar, el más barato del distrito, de los edificios de obra nueva del barrio de Legazpi, el más caro de Arganzuela, en el que el metro cuadrado vale mil euros más que en La Chopera. La arquitecta Irene R. Lorite, experta en procesos de gentrificación, recuerda el ajardinamiento del río, pero también el “mal llamado” Mercado de Motores. Un domingo al mes, diseñadores, artistas y toda suerte de profesionales liberales venden sus trabajos en la antigua estación de tren de Delicias: un desfile de jóvenes con gorros de lana, camisas de cuadros y cuidados bigotes que también puebla los restaurantes a las puertas del reconvertido Matadero. Como Ángeles, ni ellos ni los locales en los que consumen parecen cruzar a donde sí lo hacían, sin mayor ceremonia, los peones de la industria cárnica.

Décadas de contraste

“El distrito ha estado en el punto de mira de los pelotazos urbanísticos desde mediados del siglo pasado, cuando se retiraron las fábricas y se abrieron otros comercios. Se quiere mostrar al barrio como una alternativa cultural y moderna, en ningún lugar de bajo standing”, apunta Lorite. Una vez más, la frontera son los vistosos muros amarillos del Pico del Pañuelo, y Ángeles señala la bodega abandonada en la que, cuando era pequeña, se reunían los vecinos, así como la tienda de ultramarinos en la que su madre hacía la compra. Los 80 le traen otros recuerdos: en la plaza principal de la colonia hubo que cerrar la guardería, ya que había quienes se inyectaban heroína allí, frente a los niños. “La movida se lo llevó todo”, recuerda, aunque reitera que ella nunca encontró ningún susto entre las calles en las que creció.

Dirigida por el vecino Juanjo Díaz y disimulada en uno más de los pisos amarillos, la residencia cultural Pico del Pañuelo invita a artistas y arquitectos a visitar la colonia y, en muchos casos, a estudiarla. “Estas calles son especiales. Caminan más despacio que los barrios de alrededor”, anota el gestor. Lorite apunta a otras comunidades profesionales de Madrid, como el parque Móvil: el conjunto de apartamentos de Chamberí cercado por una gran valla y levantado tras la guerra civil, que alojaba a los chóferes de las autoridades; bajo los pisos, dormía el garaje donde estos aparcaban los coches oficiales. “Como en la colonia del Pico del Pañuelo, quienes vivían allí se sentían en un pequeño pueblo. Había un acoplamiento estructural, todos se conocían y ocupaban el mismo lugar en el orden laboral y social y, por tanto, compartían un espacio físico”, reflexiona Lorite.

Dos calles permanecen tapiadas; según unos, por salubridad. Según otros, para prevenir la delincuencia

Vallado y cerrado con llave permanece el único parque infantil del Pico del Pañuelo, propiedad del Ayuntamiento, a pesar de que hace cinco años la Junta de Arganzuela –órgano municipal y soberano del distrito, al lado del Matadero y frente a la colonia– se comprometió a devolverlo al público. La iniciativa, presentada por los socialistas, no buscaba la retirada de la verja; pedía que personal municipal abriera la plaza por la mañana y lo limpiara y lo cerrara por la noche. El parque se había cercado, recuerda Díaz, “por problemas de agujas”. A la actual concejala del distrito, Rommy Arce, le sorprende conocer que los niños de la colonia encuentran una valla y un candado de camino a los columpios y toboganes del Pico del Pañuelo. 

También lamenta las verjas Guillermo, barrendero, que recoge latas de cerveza y vidrios de entre los arbustos, aunque reitera que el barrio está más limpio hoy que hace cuatro años, cuando llegó. Tampoco se ven las zapatillas que, como denunciaban las asociaciones, los camellos colgaban del cableado de la colonia; así anuncian los puntos de intercambio de droga. Dos calles permanecen tapiadas, y Díaz alude a los recuerdos de algunos vecinos: se convirtieron en insalubres cuando empezaron a acumularse allí los residuos. Algunos de los arquitectos de su residencia intuyen que se sellaron para prevenir la delincuencia. Para otros residentes, estos tramos muertos no son más que los patios de sus casas.  

Los problemas cambian

Hoy, las llamadas de los residentes a la policía lamentan los ruidos, la suciedad y las peleas que, en ocasiones, ocurren junto a los bares. Según Díaz, quienes visitan la colonia como parte de su proyecto cultural rara vez comentan haberse sentido inseguros por sus calles, aunque sí anota verse rodeado de “comercios de monocultivo, a los que rara vez acuden los vecinos, y dirigidos a los jóvenes de fuera”. El gestor echa en falta la churrería donde hoy un estudio de arquitectura contrasta con el abandono del resto del barrio. Todos los edificios de la colonia figuran con un grado de protección tres en el cátalogo municipal; el mismo del que gozan las viviendas, por ejemplo, del señorial barrio de Recoletos.

Bajo los apartamentos del Pico del Pañuelo, los locales que miran hacia las grandes vías, como el paseo de las Delicias o el paseo de la Chopera, alojan sucursales de bancos, mostradores de telefonía móvil, restaurantes o, incluso, alguna tienda de comercio justo. Entre los locales vacíos de la colonia asoman alrededor de tres peluquerías y unos cinco o seis bares que, aunque bajo el atuendo de un café de barrio, permanecen cerrados de día. En un muro se acumulan carteles de colores, en los que dibujos de mujeres en bikini anuncian festivales y maratones de música latina. Y latina, y de mediana edad, es una de las vecinas de la colonia, que cuenta que prefiere no salir de casa por las tardes.

La Chopera, el barrio que enmarca la colonia del Pico del Pañuelo, forma parte de la lista de lugares vulnerables del Ayuntamiento de Madrid

Entre los residentes, anota Díaz, cunde la certeza de que los comerciantes incumplen sus permisos, pertenecen al mismo dueño y, ya sean salas de fiesta o peluquerías, persiguen el mismo fin: encubrir un entramado de pisos de prostitución. Ángeles escuchó una historia similar en la pequeña pantalla, y reconoció las calles por las que solía caminar junto a sus amigas. La edil ha pedido al Ayuntamiento un informe sobre las licencias de la colonia, y ha reclamado a la policía más presencia en ella. Hasta ha hablado con la embajada de la República Dominicana; de allí son los dueños de los locales sobre los que tantos rumores corren: “Hay inseguridad ciudadana, aunque la mayoría de las quejas son sobre los bares. El ruido rebota mucho entre estas paredes”.

Los trabajos de los arquitectos en la residencia Pico del Pañuelo dan cuenta de la singularidad de estos edificios: la colonia cuenta con espacios verdes, pero la mancha ocupada por los apartamentos es mayor de la habitual en bloques de cuatro alturas. En sus muros se aprecia la ropa tendida y dos vecinas conversan, de ventana a ventana –y con timbre castellano–, sobre qué van a vestir esa noche de martes. Parte de los proyectos que Díaz quiere poner en marcha, a través del espacio cultural que fundó hace ya cuatro años, tratarán de recuperar esa cultura de la comunidad que, con el paso del tiempo, se ha perdido. Arce habla de talleres de empleo, y confía en que estos “actuarán sobre el paisaje urbano”. La tasa de paro en La Chopera, del 11,07%, supera notablemente la de Arganzuela (8,74%) y, con algo menos de ventaja, la de Madrid (10,24%).

Unos pasos habituales

El barrio que enmarca la colonia del Pico del Pañuelo forma parte, de hecho, de la lista de lugares vulnerables del Ayuntamiento de Madrid. Así, recibirá unos fondos especiales que la concejala del distrito querría destinar, entre otros, a los emprendedores que alojen sus comercios en aquellas pequeñas calles. La concejala proyecta ludotecas para niños, espacios públicos donde puedan coincidir los vecinos y mediación sociocultural, a fin de evitar que los desencuentros en la convivencia devengan en discursos xenófobos. El porcentaje de personas extranjeras empadronado en La Chopera, del 13,3%, es más alto que en Arganzuela (9,6%) y en Madrid (12,2%). Más de la mitad de la población inmigrante del distrito, apunta la concejala, es latinoamericana.

“No es solo la arquitectura, sino también los relatos de la criminalidad, a veces manchados de xenofobia, los que aíslan la colonia. Son los mismos malos titulares que preceden a la recalificación. Ocurrió en Chueca, Malasaña y, más tarde, en Lavapiés”, apunta Lorite. En Legazpi, los nuevos bloques de apartamentos albergan piscinas, saunas y gimnasios en sus espacios comunes, y los locales alojan restaurantes acristalados con recetas de todas partes del mundo. Allí, un cartel anuncia el alquiler de una vivienda de un dormitorio por 960 euros al mes. Quizá Arce, miembro de Anticapitalistas –un grupo de Podemos–, trufe otro modelo de desarrollo para las casas amarillas del Pico del Pañuelo. Ángeles oye caer los tabiques del piso contiguo; su dueño, que no vive allí, lo está convirtiendo en un estudio.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Pastor

Publiqué un libro muy, muy aburrido. En la ficción escribí para el 'Crónica' y soñé con Mulholland Drive.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javi91

    Muy interesante artículo. Es una pena que lugares como este se encuentren en esta situación y no se haga nada al respecto. No soy vecino de la colonia, pero estaba interesado en mudarme a esa zona por su proximidad al Matadero y sus excelentes conexiones, aunque leyendo reportajes así no parece muy recomendable... Dado que este articulo se publicó hace más de un año, no sé si algun vecino o persona que conozca bien el Pico del Pañuelo podría decirme si la situación actual ha cambiado o los problemas de peligrosidad, prostitucion y ruidos etc. siguen siendo igual de graves. Por otra parte no sé si estos problemas sólo se dan en el interior de la colonia y afectan menos a las grandes avenidas que la rodean (delicias, guillermo osma y chopera) o todo lo contrario. Un saludo y gracias!

    Hace 4 años 2 meses

  2. Asun

    Muy buen reportaje, de los que no se encuentran en otros medios de comunicación. No hay que esperar a que un lugar sea noticia para hablar de él. Se podría discurrir mucho sobre la gentrificación (ahora tan de moda) y, por supuesto, podemos darle mil vueltas a las interpretaciones que en este reportaje dan los vecinos y hasta la concejala. Supongo que si interesan estos trabajos, y dan lugar a muchos discursos, es porque no hay una respuesta: pero muchas gracias por plantear las preguntas.

    Hace 5 años 6 meses

  3. JavierR

    Estoy de acuerdo con SaraLF. Creo que el artículo y el autor tienen buenas intenciones, que tratan de hacer un periodismo informado, con sensibilidad social, etc. Pero creo que no lo acaba de lograr por diversas razones. Señalo sólo algunas, aparte de las que se han dicho ya: 1. Los datos de paro señalados para la Chopera y su comparación con Arganzuela y Madrid tienen poco sentido. Las diferencias son de apenas 1-2 puntos, prácticamente insignificantes, especialmente si comparamos con otros distritos de Madrid, como Puente de Vallecas, por ejemplo, donde la tasa de paro es más del doble que en la Chopera. Precisamente porque allí se concentran fracciones de las clases populares mucho más precarizadas que las que encontramos aquí. Por tanto, cuidado con pretender que ese dato revela una "mala" situación del barrio porque no es así, más bien al contrario. Por otro lado, dudo mucho que esta colonia sea, dentro del distrito, donde se concentre más población precarizada, por antiguas que sean las casas. Creo que hay otras zonas alrededor donde quizá se concentren más. 2. El título peca de sensacionalismo y de una simpleza típica de la prensa: venderse al titular que mejor suena, aunque no represente la realidad. La gentrificación llega, aunque no llegue tan rápido como a Malasaña o Lavapiés. Los motivos de ese ritmo más lento son variados (para empezar, esto no es un barrio céntrico, de moda, de salir, es más un barrio residencial y no parece que eso vaya a cambiar de momento). La gentrificación está presente en el Matadero, está presente en las parejas de jóvenes treintañeros (españoles con estudios universitarios, clase media) con hijos que han venido poblando cada vez más la zona (no hay más que pasear por Madrid Río) y está presente en los estudiantes y casi-treintañeros que nos estamos viniendo poco a poco, huyendo de los precios y el ajetreo de Lavapiés y otras zonas. Es cierto que esta zona contrasta con otras circundantes, como Arganzuela-Planetario y Yeserías, zonas claramente residenciales y de clase media, con casas recientes, población más pudiente, etc. Por otro lado, la gentrificación siempre es ambivalente y particular en cada barrio: siempre hay poblaciones que persisten, ya sea ancianas o personas inmigradas o lo que sea, en determinados espacios. También en Lavapiés, también en Malasaña. Eso no convierte a esta colonia en baluarte de resistencia a la gentrificación. Al contrario, es un caramelo para cualquier especulador inmobiliario que esté viendo los movimientos recientes del barrio y veremos qué pasa con ellas en el futuro. 3. Hay que tener cuidado con tomar los discursos que se recogen de cualquier "vecino" como la verdad. La plaza central del Pico, que es una maravilla, da pena. Hay un cartel que dice "Prohibido jugar a la pelota", cuando es el sitio perfecto para que jueguen niños, y no hay un puñetero banco para sentarse a charlar con alguien o leer un libro, supuestamente para que no se haga botellón o no se droguen (drogarse o beber lo harán igual, pero en otro sitio, al lado de la iglesia -los yonkis- o en Madrid Río -los adolescentes-). Es un uso absurdo del espacio, totalmente restrictivo y anulador de cualquier vida, debido -imagino- a relaciones de fuerza entre vecinos, ayuntamiento, etc., que lo ha convertido en un lugar de paso y no de uso, en un paseadero de perros y en un meadero para excluidos (como no hay nunca nadie que le pueda a uno ver, tampoco hay vergüenza para mear en los arbustos). Al final esos usos restrictivos, que tienen más que ver con la gentrificación que con la resistencia a ésta, empobrecen un poco la vida coelctiva. Espero que estos comentarios sirvan para ayudar a mejorar a este medio, que me parece prometedor.

    Hace 5 años 6 meses

  4. Jimena

    ¡Magnífico trabajo! Los vecinos pasamos por delante del parque infantil muchos días y lo vemos cerrado. Da la impresión de que prefieren cerrar espacios a dejar que los vecinos los usemos. Que nos dan por perdidos, en lugar de recordarle a la gente que las plazas son para estar en ellas.

    Hace 5 años 6 meses

  5. Juan

    Interesante artículo, esta colonia en la que resido siempre ha sido conflictiva pod distintos problemas...drogas, prostitución,bares ruidosos, vecinos màs..en el último tiempo esta cambiando. Claro que el parque debe estar cerrado de noche, no había quién descansara...el problema es que se ha trasladado a la plaza vecina rutilio gacis... Las personas qie quisieran montar juega por la noche deberían ir al madrid rio que allí no molestan, hay que entender que los dormitorios estàn pegados. Efectivamente se estàn comprando edificios enteros, reforman todas las casas que falta les hace y se estàn vendiendo por eso està cambiando la situación.

    Hace 5 años 6 meses

  6. Antonio Moriñigo Rodríguez

    La intención del artículo está bien pero debería haberse informado mejor pues la versión que da del barrio no es real. Omite lo que era antes de la década de 1960 ignorando por ejemplo la cercanía de los poblados gitanos, la composición obrera del barrio, el profundo cambio de población debido a la emigración y a la inmigración, la influencia del Matadero a lo largo del tiempo y hasta los números que da no son correctos pues el paro en la EPA del cuarto trimestre de 2015 en Madrid es del 16,5%. Buena intención y mala descripción.

    Hace 5 años 6 meses

  7. Andrés F.

    No leo, ni percibo, esa criminalizacion de la que habla SaraLF. En ninguna parte del texto. El reportaje está hecho desde un punto de vista. Podría haber elegido otro, pero el de una antigua vecina nos permite comprender mejor la evolución y los cambios del barrio.

    Hace 5 años 6 meses

  8. Diana

    Muy certero el comentario de Sara. No obstante el artículo es interesante, gracias.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Susana Liza

    Totalmente de acuerdo contigo, SaraLF. Un saludo.

    Hace 5 años 6 meses

  10. SaraLF

    Hola, qué interesante leer artículos sobre la muy peculiar colonia del pico del pañuelo. Creo que tiene mucho interés y que en ella el proceso de gentrificación tiene, como se señala en el texto, otra temporalidad. Es también interesante ver las propuestas de la junta en relación al mismo. Ahora, sin ser una experta en la colonia (pero sí vecina desde hace cerca de cuatro años) diré que hay muchas cosas que no comparto del mismo. Para nada. Primero, supongo que el autor no ha debido enterarse de que muy recientemente está habiendo compras de edificios enteros de la colonia por parte de empresas que los están reformando íntegramente para vender los pisos por separado (hola gentrificación). Segundo, y lo más importante, ¿A quién considera vecino quien escribe este artículo? Legitima una voz (la vecina de toda la vida que llegó en los 60) mientras que criminaliza e invisibiliza otras (las de los migrantes que pueden llevar décadas haciendo su vida allí y de la colonia su espacio de formas, por cierto, bonitas, interesantes, enriquecedoras y más abiertas a lo común que muchos españolitxs). ¿Cómo puede ser que un artículo como este, hablando sobre gentrificación en Ctxt, se permita entrevistar a al gestor de una Residencia Cultural sin hablar con ninguno de los peluquero de una de las tres o cuatro peluquerías que tenemos en la colonia y que dan vida a la misma? ¿No os dais cuenta de que se está haciendo una división racista (y clasista) de quienes son los vecinos legítimos y quiénes no? Porque eso es, precisamente, la gentrificación...

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí