1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Luis Gonzalo Segura / Exteniente

“El acoso laboral en el Ejército es una herramienta de trabajo”

Julio de la Fuente / Álex Moreno 23/03/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En un momento en el que la regeneración democrática es una exigencia generalizada, no son muchas las personas que han alzado la voz para pedir lo propio en las Fuerzas Armadas españolas. Una de ellas es la del exteniente Luis Gonzalo Segura (Madrid, 19 de mayo de 1977), que fue expedientado primero y expulsado después del Ejército tras la publicación de su primer libro, Un paso al frente, y las denuncias de corrupción y sectarismo realizadas tanto en la novela como en los medios de comunicación.

Hasta su expulsión, comunicada en junio del año pasado, Segura había cumplido tres periodos de arresto de dos meses en centros disciplinarios del Ejército. Ahora acumula hasta diecisiete causas judiciales. Su segunda novela, Código rojo, publicada después de ser expulsado, profundiza a través de las historias de tres personajes en las denuncias de corrupción y aborda los suicidios en Ejército o el tráfico de drogas y armas. Aunque se considera progresista, afirma que la causa que defiende, la regeneración del Ejército y una mayor democratización del mismo, “es completamente apolítica”, y asume que si se retractara de todas las denuncias realizadas y las acusaciones de corrupción de la cúpula militar y abandonara, volvería a su puesto automáticamente. No piensa hacerlo. “El objetivo es entrar y seguir molestando. Los que sobran son ellos”.

Durante la última campaña varios partidos políticos han incorporado a personas procedentes del Ejército, como Julio Rodríguez en Podemos o Zaida Cantera en el PSOE. ¿Qué le parecen este tipo de movimientos? ¿Responden a un interés sincero de los partidos?

Creo que hay intereses diferentes y entiendo que se me pueda achacar que estoy haciendo cosas con Podemos, pero aunque no fuera así lo vería igual. Si Julio Rodríguez, al irse a Podemos, hubiese sido elegido diputado, ganaría mucho menos dinero, y la decisión que tomó de desvincularse de las Fuerzas Armadas le ha generado una enemistad… Es una gran traición. Es un ambiente muy cerrado. Objetivamente, la decisión que ha tomado es muy arriesgada y valiente. Podría estar trabajando como Carlos Villar o Sebastián Zaragoza, que fueron JEME (Jefe del Estado Mayor del Ejército) y AJEMA (Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada), en Santa Bárbara o Navantia, y ganar 10.000 euros al mes. Y Julio estuvo en la dirección de armamento... Independientemente de la ideología de la decisión, es una decisión comprometida.

“Tengo la sensación de que a Zaida Cantera y a Irene Lozano las han comprado para que se callen. Ojalá me equivoque. El PSOE me ofreció un puesto pero ellos hablaban de dinero y yo de cambiar las cosas”

¿Y desde Podemos le han ofrecido a usted algún puesto u ocupación?

No me han ofrecido nada, pero si me lo ofrecieran no tendría ningún problema. Si me preguntas si estaría dispuesto a ir al PSOE te diría que no. Ya me hicieron la propuesta. Por eso diferenciaba antes. Zaida pasa a ganar el doble y, siendo muy respetable irse a la política, te vas con el partido político que ha ascendido a tu acosador sexual y, lo que me parece más grave, te ha ignorado durante cuatro años. Conozco la dinámica porque conmigo se negoció en su momento, y pedí retrotraer el régimen disciplinario que acababan de firmar, la famosa “puñalada por la espalda” de la que hablaba Irene Lozano, y unas medidas. Ellos hablaban de dinero y yo de cambiar las cosas. Irme a un partido que me ofrezca un puesto… es que para eso me callo y vuelvo al Ejército.

¿Y en el pacto entre el PSOE y Ciudadanos ha visto alguna medida que indique que hay voluntad de cambio para el Ejército?

Hicieron una especie de compromiso de adaptar la justicia militar a la jurisdicción ordinaria. Pero decir eso y no decir nada es lo mismo. Me sorprende por Irene Lozano, que ha sido una gran batalladora, referente en el mundo militar… Tengo la sensación, igual que con Zaida, de que las han comprado para que se callen. Es una mala señal. Ojalá me equivoque, no les tengo ninguna inquina. Sería fundamental que un partido como el PSOE se posicionara. En su programa no hacen ninguna alusión a reformar la justicia militar.

“Tenemos un Ejército claramente autoritario y ultraconservador. No ha habido una ruptura con el franquismo a nivel militar”

¿Qué es lo que habría que cambiar para convertir la justicia militar en justicia civil?

Sería muy sencillo. Hay dos modelos fundamentales: el alemán y el británico. El primero prescinde directamente de la justicia militar. No se necesita. Cualquier suceso que pase en el ámbito militar es juzgado en la jurisdicción ordinaria. Los británicos son más tradicionales y prefieren seguir teniendo la corte penal militar, pero la adaptaron a lo que pide el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Y para conseguir esos estándares de imparcialidad e independencia que se exigen a cualquier justicia se dotan de personal civil no contratado ni relacionado de ninguna forma ni con el Ejército ni con el Ministerio de Defensa, experto en derecho militar y completamente independiente.

Igual que hay un tribunal contencioso-administrativo, uno mercantil, pues sería otro para asuntos militares, ¿no?

Sobre todo es muy importante que ese personal no pueda ser removido y que no tenga ningún tipo de vínculo con el ministerio en cuestión porque si puedes ser ascendido con el ministerio, te pueden dar destinos o medallas… Esto no es una propuesta política, es de sentido común y adaptarnos a lo que hay en Europa. ¡No estoy pidiendo un Ejército asambleario! (Risas).

“La decisión que ha tomado Julio Rodríguez de irse a Podemos es muy arriesgada y valiente. Podría estar trabajando en Santa Bárbara o Navantia, y ganar 10.000 euros al mes”

Pero eso también es un asunto interesante porque cuando usted habla de que es necesaria una mayor democracia en el Ejército, imaginamos que se trata de un asunto complejo teniendo en cuenta el sentido tan estricto de la disciplina que existe.

Al contrario, no hay ninguna contradicción. Creo que, en general, hay una contradicción en este país. Hemos vivido demasiado tiempo bajo la autoridad y hay comportamientos que se heredan. Incluso los medios y periodistas especializados con los que hablo me dicen que democratizar las Fuerzas Armadas no es posible. Se ha hecho en muchos países. Lo hicieron los alemanes, que en el año 1976 estuvieron en la misma tesitura que nosotros. Habían pasado 31 años desde la derrota en la II Guerra Mundial y no habían tocado sus Fuerzas Armadas, las tenían igual que las nuestras: muy unidas a unas determinadas familias, muy ancladas a una serie de valores muy tradicionales como puede ser la religión, y se dieron cuenta de que eso no encajaba en la sociedad. ¿Qué hicieron? Un Ejército de técnicos y universitarios, que es lo que necesitas para cualquier trabajo. Señores que vayan a una determinada hora, cumplan su trabajo y se vayan a su casa. Punto. Nada de que el militar es un ser especial, que es el garante de la soberanía nacional, la integridad territorial y la independencia de España… Todo eso sobra. Ellos tienen un cuerpo con un funcionamiento muy parecido al nuestro pero no un estándar de disciplina decimonónico como tenemos nosotros, sino un estándar de disciplina del siglo XXI. Un ejemplo es la Policía Nacional. ¿Es necesario que la Policía tenga el concepto de disciplina del siglo XIX o que se pueda privar de libertad sin la actuación de un juez?

“No estoy pidiendo un Ejército asambleario, solo sentido común”

Un problema constante del Ejército español durante prácticamente toda su historia es la macrocefalia. El exceso de mandos respecto a soldados, y eso se ha perpetuado durante el bipartidismo. Ahora que este se rompe ¿cree que hay posibilidades de abordar este tema?

A día de hoy el bipartidismo sigue teniendo mayoría. Estamos en un momento muy parecido a 1977 y tenemos que decidir entre ruptura o cambio. En función de cómo sea el cambio se podrá realizar una verdadera transición, un verdadero cambio en el mundo militar, o simplemente matices. Un ejemplo de matiz ocurrió en el caso Zaida. El ministro (Pedro de Morenés) anunció la introducción del acoso sexual en el código penal militar. ¡Y todo el mundo se lo traga como si fuese positivo! El acoso sexual no es un delito militar. Lo que haces al introducirlo es dar facultades a los militares para que juzguen esos casos y que no salgan al orden civil. Y por el acoso mediático. Otro es el nombramiento de los jueces, que ahora no los nombraría el ministro, sino el CGPJ, del que eligen a la mitad, pero a propuesta del Juzgado Central Militar. Es que allí hay militares que se ponen y se quitan cuando quieran.

“El Ejército no tiene herramientas contra del acoso, sino que el acoso laboral es una herramienta de trabajo”

La imagen que se traslada en los medios y que permanece en la opinión pública es que el Ejército español es un ejército moderno y se destaca sobre todo la solidaridad de las causas en las que ha trabajado.

Ese es uno de los argumentos. España está en la OTAN. Pero algunos de nuestros grandes aliados son Arabia Saudí o Turquía. ¿Pensáis que sus militares tienen conceptos de democracia parecidos al nuestro? A los americanos lo que les importa es usar nuestras bases y que cuando nos pidan que vayamos a un sitio, vayamos. Las dos intervenciones más importantes que se han hecho en los últimos 15 años, que son Iraq y Afganistán, han sido un absoluto fracaso y hemos generado dos Estados fallidos. Hay gente que asume que por estar en la OTAN o participar en misiones internacionales ya somos un ejército moderno y democrático. Que el Ejército aprenda y mejore en tareas por la experiencia, que mejore su armamento --si es verdad que lo hemos mejorado, que eso habría que verlo-- o que vista más moderno no significa que en esencia nuestro ejército haya cambiado. En esencia sigue siendo el mismo. Hace unas semanas el Ministerio de Defensa ha auspiciado una charla de un historiador (Stanley G. Payne) en la que planteaban que Franco era más o menos el salvador del país y que la República casi pedía a gritos un golpe militar. A esa charla fueron muchos militares. En los últimos diez años si ves las manifestaciones de generales que han sacado los pies del tiesto es espectacular. Tenemos un ejército claramente autoritario y ultraconservador. No ha habido una ruptura con el franquismo a nivel militar.

¿Alguien que sea progresista en el Ejército puede tener problemas y no debe decirlo?

El acosador sexual de Zaida sigue en el Ejército. Un capitán que abusó sexualmente de 28 reclutas sigue también en el Ejército. Yo no sigo en el Ejército. Todo vestigio de persona progresista es eliminado en el Ejército.

“No hay tratamiento para militares que llegan de zona de conflicto porque el estrés postraumático no puede existir. ¿Por qué? Porque según Aguirre o Aznar no hemos estado en ninguna guerra”

¿Hay entonces una discriminación por cuestiones ideológicas?

No te quepa la menor duda. Además, existen las suficientes herramientas para hacer. El empleo de teniente coronel para arriba es completamente a dedo.

Pero esos cargos tiene que sancionarlos el ministro de Defensa.

El ministro, a día de hoy, y más no siendo militar, es una persona a la que ponen allí y le dicen qué firmar.

Entonces es necesaria una mayor supeditación del poder militar por parte del poder civil.

Hasta ahora, la figura del ministro ha sido un elemento muy bueno de unión para fomentar el negocio armamentístico. Eso es lo único que les ha preocupado, desde Narcís Serra hasta nuestros días. Al ministro lo que le importa, si os fijáis, en una gran mayoría, aunque este (Morenés) concretamente no, son sus aspiraciones políticas, ser presidente incluso en algún momento.

“La cultura militar que tenemos está basada en dos pilares: el soldado o es tonto o le hacemos tonto, y unas Fuerzas Armadas profundamente belicistas”

Una de las realidades de la que apenas se habla es la del elevado índice de suicidio entre los militares. ¿Hay alguna estadística que recoja estos datos?

Es una estadística oculta y es muy complicado que el Ministerio de Defensa la dé. Tenemos el de la Guardia Civil, con un ratio superior a la sociedad: desde 1982 hasta la actualidad se han suicidado más de 400 agentes, una salvajada. En el mundo militar no lo sabemos realmente. De la universidad, que conozco a mucha gente, no tengo compañeros que se hayan suicidado. En el Ejército conozco a varios, incluidos oficiales. Vivimos en una institución que no tiene herramientas contra del acoso, sino que el acoso laboral es una herramienta de trabajo. En el momento en el que no proteges a las víctimas y generas esa impunidad tienes una herramienta de trabajo. Es uno de los grandes problemas. El otro lo estamos investigando: son las consecuencias de la Mefloquina, una pastilla antimalárica más barata que les dieron a los militares que fueron a Iraq y que genera, en un porcentaje determinado, suicidios, depresiones y enfermedades psicológicas. En Estados Unidos se está estudiando y aunque no hay estudios concluyentes sí que se habla de una correlación. Lo que con toda seguridad no hay es un tratamiento para militares que llegan de zona de conflicto porque el estrés postraumático no puede existir. ¿Por qué? Porque según Aguirre o Aznar no hemos estado en ninguna guerra, cuando sí que han existido batallas muy crueles. Tenemos militares que hemos mandado para casa, muchos de ellos en una situación de precariedad laboral, y a los 45 años les dejamos en la calle con esa enfermedad. Estadísticamente sabemos que el estrés postraumático genera suicidios, depresiones y enfermedades mentales. Esas personas son bombas de relojería y nadie ha hecho nada para cuidarles.

“Las Fuerzas Armadas están completamente corruptas. En la sociedad existen una serie de controles, que igual no funcionan, pero existen. Eso no existe en el mundo militar porque todo está subordinado”

¿No existe un protocolo o un cuidado específico para el soldado? ¿Se cuida poco al soldado?

Nada. José Antonio Durán, cabo primero, estuvo en la Batalla del 4 de abril en Iraq y se suicidó el pasado verano, a los pocos días de hacer una entrevista. Después de mucho luchar tenía su pensión reconocida y una situación económica estable. Pero los fantasmas te acompañan. Es que hemos estado en guerras y eso hay que asumirlo. En EE.UU. tienen unos gabinetes de apoyo para detectar primero a esas personas con depresión y potencialmente suicidas. Aquí no se hace nada. Te vas a un sitio, vuelves y se acabó. Y si tienes síntomas de depresión, te expulsan.

Advertir de un problema, de que lo estás pasando mal en el Ejército es, más que una necesidad, un factor de riesgo.

Es que te expulsan. En las Fuerzas Armadas hay tribunales médicos, donde se decide si te echan a la calle o no, que duran 30 segundos. Además, todo se recrudece cuando en 2010, con la crisis, se empieza a recortar en partidas de personal. Y en lugar de reducir el número de oficiales, porque tenemos 19.000 oficiales para 41.000 soldados, se empieza a echar soldados. Desde entonces no se ha renovado o expulsado a 10.000 militares, casi todos de tropa. Ahora, ni siquiera uno de cada tres militares es soldado. Es un disparate. En la Guardia Civil el 85% es guardia civil raso. Ahora, los tribunales médicos son una picadora de carne de expulsar gente. ¿Cómo va a ir alguien con un problema mental a pedir ayuda?

“Democratizar las Fuerzas Armadas no es revolucionario sino normalizar una situación”

Otra de las cosas en las que usted incide, relacionada con el cuidado del soldado, es en la necesidad de una mayor formación. No solo en estrategia y aptitudes militares sino en el conocimiento de los conflictos y las realidades que se van a encontrar en el destino de la misión.

Hasta ahora la cultura militar que tenemos está basada en dos pilares: el primero es que el soldado o es tonto o le hacemos tonto, y el segundo, que tenemos unas FFAA profundamente belicistas. Necesitamos justamente lo contrario: que un soldado tenga profundos conocimientos en derecho internacional, geopolítica, en derechos humanos, en historia, geografía… Porque cuando tiene que tomar una decisión complicada tiene que saber qué está haciendo. Por ejemplo, esos seis soldados a los que mandaron pegar a una paliza a unos prisioneros iraquíes en Diwaniya y no sé si los mataron, porque yo vivos no los he visto, no tenían ninguna herramienta para saber si eso era lo correcto. La obediencia debida, que dice que tienes que cumplir una orden sea lo que sea esa orden y que se supone que ya no existe, es un concepto que se sigue manteniendo. Porque muchos soldados lo desconocen. Si no sabes que es una orden legal pues no te la planteas ni te rebelas. Volviendo a Iraq y a Afganistán, si hay soldados que entienden que lo que están haciendo no es lo que iban a hacer, es más fácil que se planten. Es algo que los ejércitos no quieren.

¿Y la cultura profundamente belicista que decía antes?

En el Ejército se prima ir a una misión. Ganas el doble o el triple. También que pegues tiros porque te dan un distintivo oficial. Sé que hay oficiales que en los últimos días están como locos porque si no entran en un tiroteo no te llevas una medalla. Entonces hay oficiales con el gatillo fácil y si alguien se lía a disparar cuando no tenía que hacerlo, ¿qué haces? ¿Reconoces que tienes un soldado que ha disparado cuando no tenía que hacerlo o lo ocultas diciendo que era una operación antiterrorista y que esa mujer muerta tenía un kalashnikov? Esto al final se da, es una guerra. Yo no puedo pagar a un bombero por los fuegos que apaga porque estarían ardiendo todos los montes. Pero es que no es solo el dinero: es además la condecoración, el ascenso, los destinos, el prestigio social dentro del cuerpo… Esto hay que cambiarlo. Hay que formar mejor y pagar bien para que ir a un conflicto sea un problema. Es muy importante cambiarlo.

La ley del silencio a la que alude también afecta a otro de los males que afectan al Ejército, los casos de corrupción, aunque recientemente hemos leído que las denuncias han aumentado.

Sí, pero ¿quién denuncia? En el caso de los dos tenientes coroneles intendentes lo denunciaron por una empresa en Canarias que se han cansado de la mordida. En el tema de las mudanzas, con más 2.000 implicados, salen por un fallo del sistema, no porque haya un órgano que lo controle. Las Fuerzas Armadas están completamente corruptas. En la sociedad existe una serie de controles, que igual no funcionan, pero existen. Y si te encuentras con un juez o un inspector de Hacienda exigente van hasta el final. Eso no existe en el mundo militar porque todo está subordinado. Su carrera militar, su sueldo, su vida están subordinados. Esto genera una impunidad y que todo se haga a la vista de todos. Hay una gran cantidad de cosas que te puede contar cualquier soldado. Las maniobras ficticias, por ejemplo, son lo más normal del mundo. Poner a 50-200 soldados firmando que han recibido 50 euros sin hacer nada. O cursos de formación del INEM que no se dan. También el fraude en la comida, que se lo llevan entre el general y la empresa. Defensa paga a la empresa y el general da el visto bueno. Todos los días comen en un cuartel 400 militares y cuando llega la primavera, con el buen tiempo, les dejan salir una hora antes de comer. No se queda a comer casi nadie pero ellos siguen facturando todos los días como si comieran 400. Eso crea una bolsa de dinero que se reparten entre empresa y general. Los controles no funcionan y la contabilidad es una basura.

¿No existen herramientas para controlar estos gastos y fiscalizarlos?

Sí, lo controlan los militares, como los dos tenientes coroneles que han detenido recientemente. Que los tienes que ver. En las cuatro unidades que yo he estado lo he visto. Llegan a las 10 de la mañana con sus cochazos, que cambian cada poco. Ni siquiera se esconden. Es obsceno, es feo, pero no necesitan esconderse porque tienen una justicia militar que les respalda. No lo necesitan.

“Hemos gastado dos rescates a Bankia en armamento que no necesitamos para escenarios que no se van a producir”

¿Qué es lo más extravagante que ha visto?

A un almirante que mandó un caza a por gambas a Huelva. O un día que el 'pater', el sacerdote militar, utilizó el helicóptero para ir a Ceuta dejando a todas las unidades sin él. El problema es quién se niega a eso. Más grave es el tema del Yak 42 (la aeronave en la que murieron 75 personas en 2003). Hubo 40 quejas escritas e incluso una pregunta parlamentaria. A los noruegos les bastó una queja para suspender ese servicio y aquí no. En ese contexto, hubo un teniente coronel que fue capaz de subirse a un avión antes de decir que no pese a estar poniendo en peligro la vida de sus hombres y la suya. Prefieren morir a decir que no, anteponer las vidas de los militares a su carrera militar. Por eso, cuando hablamos de democratizar las Fuerzas Armadas no es en un sentido revolucionario, sino de normalizar una situación.

¿Qué pasa luego con las investigaciones de esos accidentes?

Las investigaciones militares nunca llegan a ningún sitio. Ha habido también muertos militares porque los camiones, sobre todo los de la UME (Unidad Militar de Emergencias), no llevaban tacógrafo, llevan a la gente reventada a un incendio y luego la montan en un vehículo de vuelta y tienen un accidente. Y si no mueren en él, les arrestan. Yo estuve arrestado por un chaval que tuvo un accidente en un vehículo. Delirante.

¿Qué se puede hacer entonces para poder investigar los accidentes o la corrupción fuera de control militar?

Llevar la Ilustración, el siglo XVIII, a las Fuerzas Armadas. Se trata de independizar la justicia militar, de que el Ministerio de Hacienda haga auditorías y de que la Guardia Civil, que es el órgano que nos investiga, quede desmilitarizada. A partir de ahí, derechos y libertades para los soldados, incluso el de huelga, como lo tienen en otros países. En Portugal se manifiestan vestidos de militares y no pasa nada. Al final estamos hablando de cosas terriblemente obvias.

Siempre se habla de que los presupuestos de Defensa no reflejan el gasto real.

Es un auténtico fraude y debería existir un instrumento legal para juzgar al ministro por ello. El último presupuesto era de 5.750 millones de euros. Para empezar, es falso, porque se están escondiendo partidas en otros ministerios, como Interior o Industria. Los dos organismos independientes más importantes que auditan el gasto militar, como el Instituto para la Paz de Estocolmo y la Agencia Europea para la Defensa, cifran el gasto del Ministerio de Defensa español entre 9.000 y 11.000 millones de euros. La mitad del presupuesto está escondido. Luego, los militares en la reserva los paga Economía. También están los planes especiales de armamento, que es un dinero adelantado por Industria mediante créditos. Es un truco porque lo pagan unos pero lo recibe Defensa. También hay una serie de organismos autónomos que están fuera. Hay una auténtica estafa al respecto. Diversifican y al final el gasto real es más elevado que lo que dicen estas instituciones internacionales. Además, se esconde que en los últimos años nos hemos gastado 40.000 millones en armamento. Son como dos rescates a Bankia. Y como dijo el secretario de Estado para la Defensa en 2011, Constantino Méndez, en armamento que no necesitamos para escenarios que no se van a producir. La cuestión es que hay tres industrias que suministran a los tres ejércitos: Navantia, Santa Bárbara General Dynamics y EADS Casa y detrás de ellas 400 industrias subcontratadas. A Navantia le hemos contratado fragatas que no necesitamos, pero sus misiles los monta la empresa en la que estuvo trabajando el ministro Pedro Morenés. El submarino que no flota lo monta Abengoa. Al final, aquí el PP y PSOE están dentro de toda esta historia, además de la cúpula militar que salió de Defensa con puertas giratorias. Tenemos una serie de personajes que se están lucrando comprando armamento que no necesitamos.

En un momento en el que la regeneración democrática es una exigencia generalizada, no son muchas las personas que han alzado la voz para pedir lo propio en las Fuerzas Armadas españolas. Una de ellas es la del exteniente Luis Gonzalo Segura (Madrid, 19 de mayo de 1977),...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Julio de la Fuente

Periodista, criminólogo y experto en márketing político. Trabaja en Europa Press y colabora en distintos medios de comunicación. Tras más de una década cubriendo Madrid, ha vivido varias campañas electorales y movimientos como el 15-M.

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lamberto Sesa Baños

    Es verdad todo lo que dice

    Hace 5 años 3 meses

  2. Santi

    Mucha gente intuíamos que ocurría lo que cuenta Segura, pero parece que en el ejercito, cómo si fuera un agujero negro, no dejaba escapar nada de lo que se gestaba en él. Ahora parece que ya hay miembros que han perdido el miedo, como el exteniente, y empiezan a tirar de la manta y denunciar las conductas nada éticas que tiene lugar dentro de esta Institución que debería ser ejemplar. Ojalá cunda este comportamiento y vayan cambiando las apariencias por transparencia.

    Hace 5 años 8 meses

  3. Vincha

    ¿ y si fuera verdad todo lo que dice ?......

    Hace 5 años 8 meses

  4. Adrián

    Todo mi apoyo y respeto a el teniente Segura. Un hombre digno a mi parecer de ser considerado un patriota como pocos. Un hombre que se ha jugado su carrera y su nombre por una causa justa. No estas solo pues muchos te apoyamos aunque no salgamos en los medios. Ojala tu valentia inspire a otros como tu. Muchas gracias.

    Hace 5 años 8 meses

  5. enri

    Totalmente de acuerdo con Alex, me parece el Teniente Segura un hombre excepcional, tan excepcional que hay pocos como él. Siempre mis más sinceros RESPETOS

    Hace 5 años 8 meses

  6. Alex

    Magnífica entrevista!!!!!!!! El exTeniente Segura podría hablar y contar miles de cosas más. Cuando más escucho las cosas que dice, más me convenzo de que hay que seguir apoyando a este hombre valiente y luchador, como él quedan pocos en este país.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí