1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gentes de mal vivir

El joven Serrat a pie

Hay ocasiones en que un artista se hace uno con el pálpito popular. Joan Manuel Serrat tomó el camino de su canto, hace medio siglo, al tiempo que dejaba España de cantar la misma siniestra canción

Miguel Ángel Ortega Lucas 30/03/2016

<p>Joan Manuel Serrat, durante una actuación en los años 70.</p>

Joan Manuel Serrat, durante una actuación en los años 70.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Terminaba de llover plomo sobre la vieja Europa. Escampaba la ceniza nuclear, tras la tormenta, sobre las islas del sol naciente. Llovía, no había dejado de llover, en silencio, sobre las ruinas españolas, sobre una España que moría y otra España que bostezaba; y un niño de dos años, agarrado a los visillos, desde un balcón veía llover sobre su calle.

¿Qué veía pasar, ese crío, por aquella calle oscura y estrecha de 1945, de 1946? “Apenas había coches –contaba Margarita Rivière–, el basurero tocaba una trompeta, el trapero recogía las sobras de la sobras de las sobras, y al anochecer el farolero pasaba, con un largo palo incandescente, a encender el gas de las mortecinas luces nocturnas. Los borrachos, los artistas y los extravagantes que circulaban fuera de horas resultaban sospechosos”. 

Más de una vez vería pasar, ese niño, a algún alma errante y sombría, “sospechosa” en aquel entorno y sin embargo remotamente familiar, preguntándose conmovido, quizás, adónde iría ese solitario, a pie. Adónde iría aquel hombre a deshoras, tan fuera de su casa, tan lejos. 

Joan Manuel Serrat es ese joven forajido cuyo rostro no vemos de la calle del Poeta Cabanyes, en un anochecer azul de invierno; Joan Manuel Serrat es también el niño que mira desde el balcón, atónito, el reflejo seguro de una profecía. 

Joan Manuel Serrat es también el niño que mira desde el balcón, atónito, el reflejo seguro de una profecía

“Yo soy de donde comen mis hijos”, le dijo su madre, muy poco después, cuando, distraído del balcón, el pequeño Juan le preguntó de dónde era ella. Porque había que ser de algún sitio, y su madre no había nacido, como él, en el Poble Sec, su barrio popular de Barcelona, sino en Aragón. Su madre, Ángeles, era de donde comían sus hijos, después de haber dejado su tierra natal, a pie, acompañando de veinteañera a una bandada de niños que huía de los bombardeos de la Guerra Civil; después de casarse con el lampista barcelonés Josep Serrat (exhabitante de un campo de concentración), y de haber perdido a 32 miembros de su familia –treinta y dos– en los caminos y las fosas comunes de su pueblo blanco, Belchite. 

Es decir, que su madre también había encontrado un lugar al dejar su casa, siguiendo el camino del pueblo hebreo. 

“En casa llegaron a vivir 14 o 15 personas a la vez, y hablo de 50 metros cuadrados”, contaba Serrat décadas después a Rivière para su libro sobre él. “Se dormía en todas partes. Era cojonudo tener tanta gente alrededor, lo único que hacíamos era reír. ¿De qué reíamos tanto? No lo sé. Es que se ríe el corazón y se tiene salud. Se ríe y basta” (quizás porque la risa también es una forma de rebelión). “Sé que fui muy feliz”.

Su padre cobraba 53 pesetas de sueldo base en la Catalana del Gas. Su madre cosía en casa para redondear la cifra. Eran cuatro hijos: Joan Manuel, su hermano mayor, y dos sobrinas de su madre, huérfanas de guerra. Veinte años después, cuando su ciudad y su país conocieran su calle a través de una canción así llamada en catalán (El meu carrer), una de sus vecinas, la señora Antonia, le reprocharía haberla descrito como estrecha y oscura: “Y sí es estrecha y oscura”, contaba Serrat a Soler Serrano en su legendario programa A fondo, en 1977. “Lo que pasa es que en las estrecheces y las oscuridades uno puede encontrar la suficiente ternura para sentirse bien, y para darse cuenta de que la mayoría de las cosas que a uno le siguen sirviendo las aprendió allí”. 

¿Qué miraba, aquel niño, aquel muchacho del balcón; con qué soñaba? Barquitos de papel bajo la lluvia. Niñas en bicicleta por las calles nuevas de abril

¿Qué miraba, aquel niño, aquel muchacho del balcón; con qué soñaba? Barquitos de papel bajo la lluvia. Niñas en bicicleta por las calles nuevas de abril. Y quizás un nómada, un titiritero, un juglar del camino que era él, yéndose a pie, soñando ya con irse a pie, diciendo adiós a la puerta que se cierra / y no hemos querido cerrar.   

Soñando con irse a pie, Serrat, cada vez más alto, más adolescente, igual que soñaba España, en esos mismos anocheceres, con huir de sí misma, harta ya de estar harta de la misma canción. 

La canción del camino

Hay raras, milagrosas ocasiones en la historia, en que un artista se hace uno, de manera orgánica, con el pálpito popular. Serrat se presentó, con veintiún años, en el programa que Salvador Escamilla tenía en Radio Barcelona, y que ya servía como disparadero de la llamada nova cançó catalana. Era “enero o febrero del 65”, recordaba el locutor. “El programa era en directo y con público. Tuvo un enorme aplauso. Le propuse venir a cantar tres veces a la semana, cosa que hizo durante dos años. Es alguien realmente tocado por el ala de un ángel, y no es ninguna frase”. 

Se da en Serrat, desde el principio, una suerte de piedra filosofal en que cristaliza tanto el homenaje a toda una generación silenciada durante décadas como el saludo a otra generación, la suya, la de los hijos del silencio, a la que debía tocar romperlo. La ofrenda, el reconocimiento a sus mayores; pero también, y sobre todo, la despedida juvenil, el partir sin decir adiós, serena la mirada, firme al voz, porque el camino y lo que se adivina más allá de las primeras luces del amanecer no puede esperar, sea lo que sea, pase lo que pase, lleve adonde lleve. 

Se da en Serrat, desde el principio, una suerte de piedra filosofal en que cristaliza tanto el homenaje a toda una generación silenciada durante décadas como el saludo a otra generación, la suya, la de los hijos del silencio, a la que debía tocar romperlo

El camino, siempre el camino en Serrat, en el primer Serrat, en el Serrat primordial. ¿Cuántas veces se nombra el camino en sus canciones? El muchacho dejó su brillante trayectoria académica como perito agrícola, y luego como biólogo, para convertirse en uno de esos personajes de fortuna que con tanto recelo (miedo, más bien) se habrían mirado siempre desde su calle: ésos que las familias presentaban “al niño proletario como la excepción no deseable”, según observaba Manuel Vázquez Montalbán. “Serrat glorifica” ese arquetipo en su obra. Y él mismo será la encarnación de sus mayores posibilidades. 

El camino, el camino polvoriento de la miseria por donde anduvieron todos los marginales, todos los pícaros, todos los pobres de solemnidad, o los quijotes solemnes. El camino de Lázaro de Tormes, que es el mismo camino que debió de tomar don Antonio Machado junto con millares de españoles al exilio, que debió de tomar su madre, Ángeles, exiliada interior. Ese anhelo serratiano por la huida y el camino constituye su rito iniciático de juventud (así: el trovador que cantó para reyes y ahora va de pueblo en pueblo; el titiritero; el amante que fantasea con el día en que se vaya; el amante que debe dejar los montes y venir al mar para el reencuentro), y también el camino doble y simbólico de España: es España hacia el destierro, pero también España buscándose a sí misma. 

El jovencísimo Serrat observa, siente y asimila la atmósfera con un instinto que le convertirá en el gran cronista popular de las postrimerías de la dictadura: “Introdujo la sentimentalidad cotidiana”, escribía V. Montalbán. Quizás tal término suene muy blandito, pero no se ha hablado lo suficiente de la sutilísima transgresión que suponían algunos temas de Serrat; más transgresores, precisamente, por nada obvios (la canción protesta oficial andaba, según V. M., ocupada en “grandes abstracciones” como “la Verdad, la Libertad, la Humanidad”). 

Hay una ternura amalgamada con veracidad insobornable, a la hora de llamar a las cosas por su nombre, heredera directa de esa tradición: la mare Lola obligada a hacer muchos números, tener memoria para llegar a fin de mes podría perfectamente comparecer en el mismo Blas de Otero que escribiera sobre Laura (paloma amedrentada, / hija del campo, qué existencia ésta, / dices, con el hijo a cuestas / desde tus veinte años…). 

La tieta; la muchacha que se va lejos de casa; la señora de la que uno se disculpa, cortésmente canalla, por fugarse con su hija, son una transgresión, consistente en atreverse a abordar sin complejos esa épica de lo cotidiano nada presente en el consultorio radiofónico de Elena Francis (la verdadera educación sentimental popular de entonces). Si hablar de una tía soltera en la España franquista no era compromiso, ¿qué lo era, entonces? Serrat retrata, y al retratar hace ver, enciende luces, llama la atención sobre lo diariamente olvidado de la intrahistoria. 

Este muchacho cantaba sobre lo que veía y le emocionaba en las penas y anhelos de la gente de su calle y su camino, quizás dándose cuenta de que también es el camino más corto para resultar universal.  

Nacer en el Mediterráneo

Al joven Serrat se le reclama en 1968 para que represente a España en el festival de Eurovisión, interpretando un tema compuesto por el Dúo Dinámico titulado Lalalá. Y acepta

Al joven Serrat se le reclama en 1968 para que represente a España en el festival de Eurovisión, interpretando un tema compuesto por el Dúo Dinámico titulado Lalalá. Y acepta. Pero el 5 de abril aclara en La Vanguardia que había tomado “en conciencia” la decisión de no cantar si no era también en catalán; que no pretende “dar sentido político” a esa decisión porque “nunca he creído que representar a TVE en uno de los idiomas de España constituyese un acto político”.

¿Se arrepintió de haber dicho que sí? Está claro que acudir a Eurovisión en aquella época suponía un impulso único a su carrera, pero, ¿de verdad no tenía sentido político representar a aquella España (o a su televisión: lo mismo era) internacionalmente? ¿Hizo oídos a quienes ya le venían descalificando desde Cataluña, acusándole de “traicionarse” comercialmente? 

Las críticas arreciaron. A finales de ese año declaraba: “Si yo hubiera calculado todo, no habría renunciado con diez o quince días de anticipación; me hubiera presentado al festival cantando en catalán, o al atacar la orquesta hubiera dicho que me negaba a cantar. Pero no me perece honesto, y artísticamente no me interesa este tipo de promoción”.

No le salió gratis. Hubo incluso “autos de fe” con sus discos: en Reus los quemaron una vez, en la calle. Y en algunas emisoras les ponían y quitaban papel celo, para dejarlos inaudibles. Por el otro flanco, “estuve vetado en TVE hasta el 74. Todo esto me animó a irme”. 

Así descubrió Latinoamérica, donde el fervor sería mutuo. Pero el problema no iba a acabar tan rápido: “Lo que se revela imposible”, escribía Margarita Rivière, “es que esa naturalidad idiomática serratiana no incomode a los intolerantes de uno y otro lado del Ebro. Y hay unos cuantos que van a encontrar en esto un pretexto más para alimentar un falso problema lingüístico” (un problema, falso o no, que lleva retroalimentando paralelos negocios desde hace décadas).

“¿Tú de dónde eres, mamá?”. “De donde comen mis hijos”. Y tú, Joan Manuel, ¿de dónde eres? Ya nos lo ha respondido mil veces, de mil distintas formas: de su gente, de su canto, pero sobre todo de un camino interminable que se llama vida y que no entiende de fronteras hijas del miedo. La frontera sólo limita; el camino ensancha, infinitamente crece. Por eso no nació siquiera en su calle estrecha y oscura: nació en el Mediterráneo. (Y qué es Mediterráneo, sino una moderna canción del pirata que agita la bandera única del vivir, del vivir hasta las últimas consecuencias en la aventura.)

Seguiría su camino, aquel Serrat de veinte años, ensanchándolo en toda la América que le escucha indistintamente en castellano y catalán. México sería su hogar provisorio durante los 11 meses, entre 1975 y 1976, en que no pudo volver a España debido a su repulsa pública de los últimos fusilamientos del franquismo. Nunca sería el mismo tras aquel año de exilio, de desgarro. 

Sólo su descomunal trabajo de aquella primera década vale para emparentarle en ascendente cultural con Jacques Brel, con Edith Piaf, con Carlos Gardel, con Bob Dylan. Conviene no olvidarlo, en un país tan frecuentemente ingrato como el nuestro. En un momento tan nuevo pero tan repetido del camino de nuestro país como viene siendo éste.     

Terminaba de llover plomo sobre la vieja Europa. Escampaba la ceniza nuclear, tras la tormenta, sobre las islas del sol naciente. Llovía, no había dejado de llover, en silencio, sobre las ruinas españolas, sobre una España que moría y otra España que bostezaba; y un niño de dos años, agarrado a los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ramón J. Soria

    Me ha encantado Miguel. Un saludo. R.

    Hace 6 años 7 meses

  2. María Ramos

    Muchas gracias por tan bella semblanza de un artista fuera de serie, a quien admiro profundamente por su obra (tanto en catalán como en castellano) y por su rica personalidad. Creo que Serrat, junto a los artistas que se mencionan al final de la nota y a algunos pocos más, constituye un auténtico patrimonio de la humanidad.

    Hace 6 años 7 meses

  3. María Ramos

    Muchas gracias por esta semblanza tan bellamente escrita, sobre un artista fuera de serie, a quien admiro profundamente por su obra (tanto en catalán como en castellano) y por su rica personalidad. Serrat constituye, junto a los artistas que se mencionan en la última parte de la nota y a algunos pocos más, un auténtico patrimonio de la humanidad.

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí