1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ciclismo a distancia

Hasta la F-1 es más segura que el ciclismo

Sergio Palomonte 30/03/2016

<p>Un ciclista fugado durante la carrera Gante-Wevelgem rodeado de motos</p>

Un ciclista fugado durante la carrera Gante-Wevelgem rodeado de motos

Twitter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fernando Alonso, el conocido piloto de Fórmula Uno, sufrió un brutal accidente el pasado 20 de marzo, cuando su bólido impactó lateralmente a 310 km/h contra un muro, dando dos vueltas de campana. A pesar de que los especialistas en esta competición lo han calificado como el peor accidente del bicampeón del mundo, el protagonista restaba importancia y, en contra de su carácter, a las pocas horas comentaba de manera jocosa lo bien parado que había salido, algo muy patente porque salió con su propio pie del vehículo.

Según Max Mosley, expresidente de la FIA, "Alonso no habría sobrevivido a ese accidente hace 20 años", incidiendo en que las grandes medidas de seguridad en los monoplazas introducidas por su organismo habrían sido cruciales para la supervivencia de los pilotos en situaciones tan comprometidas. De hecho, desde la muerte de Ayrton Senna en 1994, sólo el francés Jules Bianchi ha muerto en carrera, y estamos hablando de un espectáculo donde la velocidad, y el riesgo que conlleva, es el componente fundamental.

El ciclismo no es así. Por supuesto que es importante la velocidad, y ahí están esas medias en las carreras más importantes del mundo que señalan que se sigue yendo con el mismo impulso que en los años dorados en los que la EPO no era detectable, pero el vehículo sigue siendo el mismo que hace cien años, ese en el que la carrocería, el chasis, los alerones y los difusores son el cuerpo del deportista.

Un cuerpo frágil, a pesar del tópico está hecho de otra pasta --a repetir como un mantra cada vez que hay una caída y el ciclista se levanta raudo a por su bici-- y expuesto a todo tipo de peligros, además de los que se autoinflige el propio ciclista para la mejora del rendimiento deportivo. El ciclista enferma --de hecho, hasta parece ser un requisito para ser un campeón--, sufre hasta lo indecible por las propias características de ese deporte, se quiebra y, en última instancia, puede morir. Encima de la bicicleta, y sin alcanzar nunca los 300 km/h.

No ha habido mejoras en el cuerpo del ciclista, al menos no exteriores. Por contra, se han incrementado los riesgos a los que está sometido: mientras unas carreras han desaparecido, otras han padecido en los últimos años un proceso de gigantismo que ha llevado a que, el pasado domingo, 62 motos saliesen de Deinze (Bélgica) para cubrir la clásica Gante-Wevelgem, cuando los ciclistas participantes eran 192. Una moto por cada tres ciclistas. Más los coches de equipo, y otros vehículos de carrera, en cifra sin cuantificar y sin duda muy parecida a la de motos.

Una de esas motos, de la que no se ha proporcionado ningún tipo de información oficial (ni el conductor, ni la acreditación con la que circulaba) atropelló mortalmente al joven ciclista valón Antoine Demoitie, de 25 años. Circulaba descolgado en compañía de otros corredores que, como él, no contaban para los grandes titulares, mucho menos cuando este año había pasado a un equipo que le posibilitaba por primera vez competir en las carreras que realmente cuentan. De este manera, días antes había estado escapado en la prueba E3 Harelbeke, y en su penúltimo tweet lo contaba como si fuese una victoria.

Forma parte del día a día del ciclista, sea profesional o no, jugarse el tipo contra los vehículos a motor, incluso aquellos que, como la moto, comparten con la bicicleta la fragilidad de su piloto en caso de accidente. Lo que no es de recibo es que los ciclistas también se jueguen su integridad en plena competición, cuando precisamente nos venden que la gran abundancia de motos en determinadas carreras es por la seguridad.

Mentira: de las 62 motos con acreditación en Gante-Wevelgem, 24 eran de enlace --las que van abriendo el camino y señalando cruces, entre otras funciones--, 12 de la Policía, 12 de fotógrafos (¿hay tantos medios? ¿qué ha sido de las agencias?), 5 de la televisión y la radio, 6 de los comisarios y jueces, 2 del equipo médico, y 2 en funciones de coordinación/dirección. Claro: hacen falta más motos cuantas más motos hay, igual que hace falta más seguridad cuanta más inseguridad hay.

La cuestión es plantearse que probablemente esa inseguridad sea causada por aquellos que dicen proporcionar seguridad. Ninguna moto sale con intención de matar a un ciclista, pero si no hubiese tantas motos no habría esa probabilidad creciente de que, en caso de caída de un ciclista, una moto o un coche lo fuese a arrollar. Por una simple cuestión de número, la de una moto por cada tres ciclistas.

Y cómo se comportan en carretera. Cualquiera que se haya acercado a ver una carrera ciclista habrá visto pasar a vehículos acreditados a velocidades imposibles, desde luego muy por encima del límite legal, en pos de un destino que se antoja lejanísimo, de ahí que tengan que ir tan rápido. Eso, como espectador en vivo. Como espectador a través de la televisión, se ve en prácticamente cualquier carrera adelantamientos en situaciones de peligro --estrechamientos, pasos por poblado-- a grupos de ciclistas, adelantamientos que con relativa y reciente frecuencia acaban en derribo de corredores.

En el Tour de Francia 2015 una moto tumbó al danés Fuglsang cuando estaba subiendo un puerto, poco antes de coronar; en la Vuelta a España de ese mismo año, otra moto derribó al eslovaco Sagan cuando estaba luchando la victoria de una etapa, dándose a la fuga sin ni siquiera auxiliar al corredor; en una carrera de este inicio de temporada, el belga Broeckx era arrollado por otra moto cuando realizaba un movimiento de carrera dentro de la lógica: separarse del grupo para mirar su configuración y a sus rivales.

Todos esos accidentes podrían haber acabado en la tragedia que ha costado la vida a Demoitie, y fueron avisos que nadie con mando en plaza tomó con la seriedad que requerían: hay demasiados vehículos en carrera, y tampoco parece que la muerte del joven corredor belga vaya a servir para nada, vista la tibia reacción de la UCI, de sus propios compañeros de profesión --al menos los mineros, con los que algún desdichado quiso comparar a los ciclistas hace tiempo, se ponen en huelga cuando muere uno de los suyos-- y de su equipo, que considera que el asunto queda zanjado no saliendo en la siguiente carrera como gesto de duelo.

Ni una denuncia, ni una investigación del accidente. De manera oficiosa, se considera como un riesgo más del oficio del ciclista que te atropelle un vehículo en plena carrera, y es indiferente saber la velocidad a la que iba, la situación de la carretera, la acreditación de la moto, o el si el piloto pasó pruebas de alcohol y drogas, como es preceptivo en la vida normal, esa que sucede fuera de las carreras. La consigna está muy clara, como tantas otras veces en el ciclismo, y en el deporte en general: lo que sucede en carrera, se queda en carrera. Una de las múltiples formas que adopta ese hydra llamada omertá.

En esos 20 años en que la Fórmula Uno ha convertido lo que era una choque mortal de necesidad en un incidente sin mayor trascendencia el ciclismo ha tenido muchos muertos por caídas, atropellos y por la droga, en orden decreciente. Un atropello en plena competición es una circunstancia nueva y, por sus propias características, perfectamente corregible.

Sin embargo, este deporte siempre ha demostrado una capacidad digna de mejor empeño en no saber salir de sus errores, e incluso en el único caso en el que un muerto ha servido para mejorar la seguridad, hubo muchas voces que estaban en contra. Fue en 2004, cuando el kazajo Andrei Kivilev perdía la vida tras una caída a poca velocidad al inicio de una etapa de la prueba París-Niza: con casco se hubiese salvado, pero entonces no era obligatorio. Tuvo que morir un ciclista para el impulso definitivo a una medida que, vista con el tiempo, sorprende por cómo no se había implantado antes, y que desde entonces únicamente ha servido para salvar vidas.

Ahora ha muerto Antoine Demoitie, pero nada parece indicar que se vayan a reducir los vehículos en carrera en plena competición. Parecen todos necesarios, aunque muchos de ellos son de patrocinadores que llevan a invitados a ver en directo las carreras. Parece también necesaria la velocidad, y si pudiesen ponerse a 300 km/h, lo harían sin dudarlo. Todo parece más necesario que salvaguardar la integridad del ciclista, el auténtico motor de este deporte, y todo parece indicar que la muerte de Demoitie no servirá para nada, porque al revés que con el casco, no hay nada nuevo que vender o implantar, y sí muchas cosas que quitar: precisamente lo que nunca se hace en el ciclismo, donde siguen los mismos nombres, las mismas prácticas y los mismos riesgos de siempre, alguno de ellos incrementado ante el encogimiento de hombros de los responsables.  

Fernando Alonso, el conocido piloto de Fórmula Uno, sufrió un brutal accidente el pasado 20 de marzo, cuando su bólido impactó lateralmente a 310 km/h contra un muro, dando dos vueltas de campana. A pesar de que los especialistas en esta competición lo han calificado como el peor accidente del bicampeón del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sergio Palomonte

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jorrrge

    @depena En la Fórmula 1 no es un componente fundamental la velocidad? Joder, lo que hay que leer.

    Hace 6 años 7 meses

  2. depena

    "donde la velocidad, y el riesgo que conlleva, es el componente fundamental" Caca de vaca amigo Palomonte, si no tienes idea de otros deportes no los metas en tu saco de mierda, da vergüenza ajena.

    Hace 6 años 7 meses

  3. josemanuel55

    No quiero leyes y derechos, solo quiero cunetas practicables. Pero eso es caro y las leyes baratas.

    Hace 6 años 7 meses

  4. PATABRAVA

    Magnífico artículo que pone de manifiesto lo indefensos que están los ciclistas frente a un riesgo que se podría minimizar. Por otra parte y en el caso concreto de Sagan, aún sigo sin entender por qué no actuó la fiscalía de tráfico de oficio, ante un atropello y fuga con televisión en directo. Si Sagan hubiera muerto ya se hubiese actuado de otra manera (supongo) por el desenlace, siendo la acción igual.

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí