1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gastrología

Comer por los ojos

Ramón J. Soria 30/03/2016

<p>Bacalao al pil pil.</p>

Bacalao al pil pil.

Commons. Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¡Comes con los ojos!”, decía mi abuela Ángela cuando llenaba mi plato con espíritu glotón. Sin embargo no me dejaba nada. Comía con los ojos pero toda la comida pasaba por la boca y luego por mi memoria que es el estómago invisible en el que procesamos lo que masticamos y también lo que nos pasa en la vida.

La antigua tradición gastronómica europea popular de antes de la “nouvelle cuisine” se basaba en los llamados “guisos pardos”, largas cocciones que espesaban los caldos y fundían los sabores de las sustancias o ingredientes diversos que acaban en la cazuela. El resultado era un plato de color dorado, oscuro, tostado y una apariencia informe poco definida. Entonces importaba más el sabor que la apariencia. Con los ojos de hoy son guisos feotes aunque su sabor sea potente y exquisito si está bien cocinado. Y tenía que estarlo porque sólo eso, el saber cocinar, convertía aquellos ingredientes tan poco apetitosos, y a veces hasta tóxicos, en un alimento reconfortante y nutritivo.

Luego, tras la guerra mundial, la sociedad de consumo se puso a vender también cocina. Las grandes empresas fabricantes y sus marcas necesitaron comunicar y publicitar lo que ofrecían, hacer muy atractivos sus productos, idealizar su imagen y su sabor. La fotografía de comida se convirtió en una sofisticada técnica, casi en un arte. Y aunque hoy todas esas fotografías de los cincuenta o los sesenta anunciando helados o sopas de sobre, yogures y pastelitos nos parezcan planas, naíf, tópicas o primitivas fueron entonces muy efectivas. Los consumidores, nuestros padres, se dejaron convencer de que toda esa comida procesada era mejor y estaba mucho más rica que la que hacía la abuela. Sobre todo era más cómoda, más moderna y más bonita.

Tú y yo hemos nacido aquí, en un mundo virtual de imágenes ideales de comida y cuando nuestra abuela se atreve a hacer uno de aquellos ancestrales guisos pardos arrugamos el morro. Sin embargo ese mundo de maravilla de las fotografías de comida preciosa que nos asaltan en Internet y en toda la publicidad no se reflejan bien en el espejo deformante de la realidad. La comida que nos pareció tan atractiva, apetitosa y bella en la fotografía, en nuestro plato es una cosa mediocre, apagada, mustia, estridente y muchas veces horrible. 

Ese mundo de maravilla de las fotografías de comida preciosa que nos asaltan en Internet y en toda la publicidad no se reflejan bien en el espejo deformante de la realidad

Al poco de comenzar a trabajar como investigador de mercados tuve que testar una campaña de publicidad de unos nuevos calamares a la romana que iba a lanzar una multinacional de la alimentación. Con curiosidad presencié la interminable sesión de fotos. Los calamares eran perfectos, las anillas redondas, con la medida justa, el rebozado dorado y brillante. El fotógrafo se tomó su tiempo y cambiaron varias veces la rodaja de limón que acompañaba al bodegón porque se iba secando. Al terminar la sesión quise hincar el diente a una de aquellas anillas pero no pude clavar el tenedor. Un técnico del estudio me sonrió y me contó el secreto de aquellos calamares ideales. Las anillas estaban hechas de aros madera y el rebozado tenía un conservante y un colorante especial que además no era comestible. Hoy, cuando compro un paquete de esos calamares ultracongelados ya no me asombro cuando descubro unos aros grumosos, irregulares, demasiado amarillos, que al freírlos se empapan de aceite y se quedan medio crudos por dentro. Y tras el rebozado sé que me espera un minúsculo redondel de volador chicloso.  

Ahora Martin Parr, prestigioso fotógrafo británico, miembro de la Agencia Magnum y un pionero del uso de la fotografía como documentación social, muy útil para comparar las diferencias o semejanzas culturales en un mundo condenado a ser global y homogéneo, va a publicar un estupendo o atroz libro titulado Real Food, “comida real”. Son fotografías de la comida que podemos degustar en un restaurante corriente o en nuestra propia casa, en un bufet de Benidorm o en una pastelería de un barrio cualquiera de España, India, Australia, Perú, Turquía, México, Hungría, Estados Unidos, Hungría, Egipto, Italia, Reino Unido o Japón. Da igual el sitio. Comida poco apetecible, desoladora, muchas veces horrible, pero no especialmente mala, sólo corriente. De esa que “no entra por los ojos” y sin embargo comemos sin mayor reparo. Comida fea.

Porque la comida guapa está en otra parte. No sólo ante los objetivos y photoshop de los fotógrafos de las grandes agencias de publicidad y los anuncios de las grandes corporaciones alimentarias sino en esos lugares elitistas llenos de estrellas Michelin y cocineros mediáticos que pretenden hacer de su guiso una composición pictórica llena de colorín y brillo, vapores inquietantes y exóticas formas. Unos platos que llenan las revistas del papel cuché y el Internet gastró causando admiración, deseo y envidia. Luego está la moda de Instagram, pero esas fotografías de comida, muchas veces realizadas con eficacia y buena factura, no hablan tanto de lo comido como del quién, de aparentar, de una nueva forma de presumir... Así que… ¿seguimos comiendo por los ojos? Tal vez sí pero ya no podemos quitarnos de delante unas enormes gafotas de culo de vaso que nos permiten aceptar la vulgar comida real y soñar con la comida guapa, unas extrañas lentillas opacas que nos permiten aceptar y comprar unos calamares a la romana aun sabiendo que la distancia entre la fotografía del envase y lo que hay dentro es de años luz. 

Al estudiar las fotografías de Real Food sólo puedo exclamar como decía Claude Lévi-Strauss “¡Tristes trópicos!”, hemos sustituido los guisos pardos por la comida de plástico

Suerte que mi paladar es antiguo y lo educó una abuela de pueblo a base de guisos pardos y pocos artificios. Desde este paladar juzgo por igual los fuegos artificiales de la llamada alta cocina y el precocinado siniestro, la preciosa hamburguesa de un anuncio o la fotografía del plato combinado del día o de la paella hiperamarilla que está en todos los baretos para turistas de España. Eso me salva. Al estudiar las fotografías de Real Food sólo puedo exclamar como decía Claude Lévi-Strauss “¡Tristes trópicos!”, hemos sustituido los guisos pardos por la comida de plástico. La humilde gastronomía de la subsistencia ha sido arrasada por los alimentos precocinados de sabor tosco, llenos de azúcar, sal, colorantes y aceites trans.

Pero me ha entrado hambre. Hoy me voy a hacer unas patatas fritas. Podéis decir que os vais a hacer unas “manzanas de tierra al zumo de olivas” si os parece, dicho así suena más dietético y más fino. Pero yo no busco convertir en espuma un potaje ni hacer malabarismos con la entrepierna, no quiero un cocido zen ni un ligue líquido como diría Zygmunt Bauman. De ahí mi interés estos días de nuevo por el mundo de la fritanga y sus fronteras. La patria del aceite de oliva caliente, tan anticuado y tan mágico. Algunos cabrones, dietólogos, astrólogos, vendemotos, charlatanes, matasanos dicen que el aceite, que los fritos engordan, no te jode, qué novedad, es una grasa, no va a ser adelgazante. Pero la fritanga es una ideología potente, viva, contumaz, nos tatuaron la adicción seguramente antes de soltar la teta de nuestra madre y es imposible ser exfritívoro sin caer en la melancolía o, peor, en la tristeza. Me temo que el árbol de la ciencia del bien y del mal no era un manzano sino un olivo. Eso cuenta también la nueva película de Icíar Bollaín.

Y mis patatas fritas de hoy, que en nada se parecen a las transgénicas que aparecen en el Real Food de Martin Parr, son mi forma de volver de nuevo a la cocina vieja alejada del arte y de la ciencia, alejada de la dictadura de la apariencia o las nuevas texturas, también del Instagran y el Photoshop. Quiero olvidar las fotos del libro de Martin, necesito volver a los “guisos pardos”, a la ausencia de artificios, química y E-621. Volver al sexo con asombro, sin pastillas azules, sin preservativos de colores, ni texturas diversas, ni lubricantes con sabor a fresa ácida o menta del Caribe. Tu sexo sabe a sexo y por eso me gusta, porque es verdad y me asombra que sea verdad, igual que un guiso de liebre, unas gachas, una paella de conejo y caracoles, un suquet marinero, una butifarra asada, una sopa de tomate, una tortilla de patatas con cebolla y poco hecha, unas ostras vivas, un bacalao al pilpil, un atascaburras o un potaje de garbanzos no es bonito, bello o fotogénico. Tampoco feo.

Pero aún tengo pesadillas con aquellos calamares de madera…

---------------------------------

Notas:

El libro de Martin Parr Real Food está en la editorial Phaidon. A mí me gustó mucho su trabajo comprometido y ochentero denunciando el deterioro de la vida de la clase trabajadora durante el Gobierno de Margaret Thatcher.

Esta semana se estrena la película El Olivo de Icíar Bollaín, una de las directoras de cine que más admiro. Fijo que a ella también le encanta la fritanga.

Me gustan mucho los libros de cocina, sobre todo los que no tienen fotos, y mucho menos fotos de famosos en la portada. Merece la pena el que ha sacado Almuzara titulado Grandes maestros de la historia de la Gastronomía, de Almudena Villegas Becerril. Nada de lo que habla es moderno, un alivio.

“¡Comes con los ojos!”, decía mi abuela Ángela cuando llenaba mi plato con espíritu glotón. Sin embargo no me dejaba nada. Comía con los ojos pero toda la comida pasaba por la boca y luego por mi memoria que es el estómago invisible en el que procesamos lo que masticamos y también lo que nos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. MT

    Pues otro que no tiene fotos, salió en 2009, es: De sal y azúcar. Lola Toledano. De María José Jiménez Toledano.

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí