1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La mano que mece la cuna

Salva Dorado 30/03/2016

Recreativo Supporters Trust

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Seguramente a los mineros ingleses que desembarcaban en Huelva a finales del siglo XIX jamás se les hubiera pasado por la cabeza que ese pequeño juguete que empezaba a hacerse popular en su país y al que ellos llamaron “foot·ball” acabaría siendo mucho más preciado que el propio mineral que extraían de las minas de Riotinto.

Poco a poco, lo que a estos británicos les servía como distracción al terminar el agotador trabajo cristalizó en la fundación del primer club de fútbol en España: el Huelva Recreation Club, formado por un grupo de amigos que vestían su camiseta con orgullo y por pura diversión y que charlaban distendidamente con sus adversarios en esas primeras pachangas por el sur de España.

En esos años, el Recreativo era conocido directamente como ‘El Club’, así en mayúsculas, un espejo en el que el resto de incipientes movimientos balompédicos se miraban. El Recre empezó a forjar entonces una identidad humilde que llevó por bandera en los campos de Segunda y Tercera. Joaquín Caparrós consiguió sacarlo del pozo de Segunda B en 1998 y sentó las bases de un club digno de su historia. Ya en 2002 fue Lucas Alcaraz el que formó un aguerrido grupo para subir por segunda vez en la historia a Primera División y alcanzar una impensable final de Copa.

En 2006, en la tercera experiencia onubense en la élite, el Recre paseó su tronío a la par que el joven Santi Cazorla destapaba el tarro de las esencias y (don) Marcelino García Toral impartía clases de fútbol. Las coreografías albiazules en la secretaría técnica intentaban ser imitadas. Huelva era querida y respetada. El Recre tocó techo con aquel 0-3 en un Bernabéu que miraba atónito cómo Casillas, Sergio Ramos, Cannavaro, Beckham, Raúl, Ronaldo y Roberto Carlos se veían desbordados por unos onubenses que venían abatidos por la trágica muerte de cuatro de sus aficionados camino de Madrid.

Lo cierto es que el Recre siempre ha sido un club atípico; una entidad entre la sierra y la costa, un estadio entre dos ríos. Un sentimiento que fue salvado por el exalcalde, Pedro Rodríguez (PP), en el último minuto antes de desaparecer y que pasó a ser un producto más del merchandising electoral de un partido al que le bastaba recordar esa maniobra para convencer en las urnas. "Huelva en lo más alto", rezaba uno de los eslóganes de campaña coincidiendo --casualmente-- con el ascenso a Primera. La conversión a Sociedad Anónima Deportiva se confirmó como el pacto con el diablo que a la vez que te salva te condena.

Y, efectivamente, todo acabó volando por los aires. Lo que parecía un club saneado pasó a ser un hierro incandescente imposible de asir. Cuando el rédito deportivo empezaba a no valerle a la clase política, el señor alcalde le vendió el club al primer mercader que pasaba bajo el balcón del ayuntamiento gritando sus bondades.

"Son unos uruguayos con dinero", "esta gente sabe de fútbol", "tienen un proyecto de futuro", "gran maniobra del alcalde". Los castillos en el aire se convirtieron en el Marina D'Or de media Huelva: la ciudad de vacaciones donde los problemas desaparecen bajo unas rodajas de pepino puestas en tus ojos.

El concurso de acreedores encauzaba las aguas revueltas que corrían bravas río abajo. La deuda se iba reduciendo y los acreedores veían la luz. En unos años tendríamos de nuevo un club saneado. Sin embargo, "los uruguayos" aceleraron la salida del concurso alegando su compromiso con el calendario de pago y su músculo financiero mientras pegaban un monigote de "inocente" en la espalda de los administradores que se marchaban sorprendidos de vuelta a Madrid.

Al principio todo rimaba en consonante. Luego se descubrió que los versos estaban huecos.

Estos uruguayos colocaron al frente de la nave blanquiazul a un socio en quien delegar toda la parte ejecutiva: Pablo Comas Mata Mira, la mano que mece la cuna del Decano. Pablo Comas es un tipo engendrado por el mal del fútbol-negocio y criado a espaldas de los aficionados y del sentimiento de este deporte. Y lo peor es que por desgracia hay otras manos por España que siguen manejando los designios de sus clubes a su antojo. Unos dirigentes que, como el caballo de Atila, dejan el terreno de juego yermo a su paso.

El señor Comas, tras tres años de nefasta gestión, tiene hoy por hoy secuestrado al Recreativo de Huelva. Pide un rescate para liberarlo: seis millones de euros; una jugosa cantidad teniendo en cuenta que supuestamente sólo llegó a invertir tres y habida cuenta de que se ha cuadruplicado la deuda desde su llegada. Hasta su socio, el uruguayo Víctor Hugo Mesa, abandonó despavorido Huelva al ver tropelía de tal calibre.

Buscando respuestas a todo este caos, hoy volvemos a mirar a Inglaterra, donde está brotando una primavera de colectivismo deportivo. Han nacido los “trust de aficionados”, plataformas que encapsulan ese sentimiento primigenio y lo cargan de significado y coraje para luchar contra los grandes sinsentidos de este deporte.

Del estudio de sus hermanos británicos nació el Recreativo Supporters Trust, que hoy cuenta entre sus filas con un millar de valientes que está arrinconando y amenazando al gran ogro con un proyecto sin mácula inspirado en los albores del football. “Somos como un rompehielos soviético”, suelen decir los directivos de la plataforma en sus apariciones públicas. Un año de vida de este colectivo que espera plantar la bandera en la Galia onubense mientras soporta estoicamente los envites de los ejércitos del Imperio. 

En este primer año, el Trust se ha convertido en una de las asociaciones de aficionados más numerosas y activas del panorama nacional. Su incesante trabajo y su ardua labor de fomento del recreativismo a través de distintas acciones sociales y benéficas le ha hecho merecedor del respeto de los suyos y las críticas de sus oponentes. Buena señal.

En abril de 2015 sacó a unas 3.000 personas a la calle bajo el lema “Recre Solución YA”, reclamando ya por aquel entonces una mejor gestión a los dirigentes del Recreativo. Meses más tarde, en septiembre, aprobó en asamblea hacerse con un paquete propio de acciones (425) que le permitiera acudir físicamente a las Juntas de Accionistas (el actual Consejo había determinado que sólo podían asistir aquellos accionistas que tuvieran en su poder un mínimo de 400 acciones). No obstante, uno de los grandes hitos del colectivo se alcanzó el pasado octubre cuando la convocatoria de manifestación “Huelva por su Recre” consiguió movilizar a unos 10.000 onubenses, siendo noticia a nivel nacional.

Las presiones del colectivo y esa presencia continua en medios de comunicación locales, nacionales e internacionales (recientemente el periódico británico The Guardian les dedicaba un reportaje), entre otros factores, ha hecho que el Consejo de Administración del club haya dimitido en bloque, siendo los empleados de la entidad los que administren el día a día, a pesar de llevar cerca de nueve meses sin cobrar. Curiosamente, ahora en cada partido en casa, el Trust pasea por la grada del Nuevo Colombino el escudo tradicional del Recre y lo coloca en el palco –vacío-- como señal de su lucha.

 

Actualmente el Recreativo Supporters Trust ha pasado a la acción en el ámbito legal. Hace unas semanas, acogiéndose al artículo 169 de la Ley de Sociedades de Capital, solicitó en el Registro Mercantil la convocatoria de Junta de Accionistas para aprobar las cuentas del ejercicio 2015, que debieron ser aprobadas en plazo el pasado diciembre. Además, en la última asamblea se decidió por amplia mayoría emprender acciones legales contra el actual accionista mayoritario del Recreativo, Pablo Comas, y el resto de consejeros, por supuestos delitos de administración desleal, falsedad documental, apropiación indebida y asistencia financiera. Pues bien, días atrás el Registro Mercantil recibió la notificación del club de la nueva fecha para la Junta de Accionistas (24 de mayo) y el juez admitía a trámite la querella. Nuevos horizontes.

Recientemente ha unido sus fuerzas a FASFE, una red de organizaciones que lleva ya varios años trabajando por un fútbol en que los aficionados y sus intereses estén debidamente representados y se tengan en cuenta en los procesos de gobierno. 

Con toda esta actividad parece que el recreativismo ha despertado del letargo al que Pablo Comas había sumido a toda Huelva inoculando su veneno. En el último partido en casa se pudo volver a ver un estadio Colombino con más de 20.000 personas en sus gradas aclamando a su Decano, lo que hizo que las mariposas del estómago revolotearan apasionadamente. Ese día en Huelva se registró la séptima mejor entrada de toda España, por encima de tres campos de Primera y de todos los de Segunda. El Recreativo estaba de nuevo en los informativos gracias a esos inquebrantables empleados declarados ya abiertamente en rebeldía, que decidieron unilateralmente vender las entradas a un euro.

Queda por delante un intenso final de liga donde el Recre deberá salvar la categoría deportivamente para, en segunda instancia, solucionar el futuro institucional. Y para eso llegará el momento en que necesitemos la ayuda de todos. Lo que tenemos claro es que la única forma de que tanto el Recreativo como el resto de clubes de fútbol tengan historias bonitas que contar es devolviendo este deporte a los aficionados. Permanezcan atentos.

Antes de terminar no quiero dejar pasar la oportunidad de contar cómo nace mi recreativismo. A principio de los años 90 solía ir al viejo estadio Colombino con mis dos abuelos, que me paseaban de la mano orgullosos mientras cantaban de memoria la alineación. Cada partido iba con un abuelo, así no se enfadaban y mitigaban los celos. Mi abuelo materno era un humilde obrero que usaba una guita de esparto como cinturón para sus pantalones. Un señor que olía a pescado, con heridas en las manos de trabajar en la mar. Un caballero que siempre se quería sentar “con el culo en la piedra porque así se siente mejor el fútbol” (una parte de la grada del viejo estadio permanecía aún sin butacas). Mi abuelo paterno, con traje y sombrero, renovaba cada temporada su abono en Tribuna junto al palco presidencial “porque así es como se disfruta el juego”. 

Dos maneras de entender el fútbol. Dos argumentos totalmente válidos. Un mismo sentimiento. El profundo cariño hacia mis abuelos me hizo, curiosamente, abrazar esa pasión: al Recre hay que cuidarlo porque es el abuelo de todos.

Y es que, Decano, “contigo empezó todo”, robándole la ya mítica frase a Gerard Piqué. Por eso no vamos a dejarte morir. Libraremos esta batalla en las calles, en los juzgados, en los medios de comunicación y en los organismos públicos.  

Ya hemos hecho amigos en las trincheras.

------------------------------------------------------ 

Salva Dorado. Responsable de Comunicación del Recreativo Supporters Trust.

Seguramente a los mineros ingleses que desembarcaban en Huelva a finales del siglo XIX jamás se les hubiera pasado por la cabeza que ese pequeño juguete que empezaba a hacerse popular en su país y al que ellos llamaron “foot·ball” acabaría siendo mucho más preciado que el propio mineral que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Salva Dorado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Perot

    Esto lo llevan haciendo en el Castellón cinco años

    Hace 6 años 7 meses

  2. Cristina Dorado

    Que grande eres primo! Y el abuelo con su mascota ❤️

    Hace 6 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí