1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Roberto Saviano / Autor de ‘CeroCeroCero’ y ‘Gomorra’

“Quien controle el mercado chino de la coca va a gobernar al mundo”

Fabrizio Lorusso 30/03/2016

<p>Roberto Saviano</p>

Roberto Saviano

International Journalism Festival / Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta entrevista se realizó durante los meses de febrero y de marzo a través de unas sesiones de preguntas enviadas por correo electrónico y contestadas oralmente por medio de unas audio-grabaciones. Desde 2006 Roberto Saviano vive bajo protección del gobierno italiano tras haber recibido amenazas de muerte por parte de grupos de la Camorra después de publicar Gomorra, una novela sobre esta organización criminal. Es autor también de CeroCeroCero, un relato sobre las mafias globales y los tráficos internacionales de cocaína. 

Retomando una frase de su libro CeroCeroCero, ¿por qué México se volvió “el centro del mundo”?

Porque los cárteles mexicanos han llevado a cabo una transformación que es típica del mecanismo empresarial-económico de las últimas décadas: el distribuidor se tornó más importante que el productor desde el punto de vista económico y político. Igual que la compañía que distribuye petróleo se vuelve más importante que la que lo extrae, o que hoy Amazon es más importante que las empresas a las que distribuye. Cuando digo ‘importante’ significa que determina el éxito de un producto. De la misma manera los cárteles mexicanos, al convertirse en los grandes distribuidores de la cocaína, se hicieron más importantes que los productores. A raíz de ello también se produce el desplazamiento del eje de Colombia a México. Todo esto no concierne solo al aspecto criminal, sino también al empresarial: México es, desde un punto de vista económico, un ‘Estado’ de los Estados Unidos, pero sin sus reglas, sin sus rigideces, y sin aspectos organizativos de tutela de respeto de los derechos humanos, por ejemplo. Tengo claras las contradicciones de los EE.UU, pero quiero decir que México no es un país dopado por el turbo del narcotráfico. A diferencia de otros países, en México hay un empuje económico polifacético. No es casual la relación entre Carlos Slim y The New York Times; es la demostración de que el  capital mexicano está llegando como vanguardia del capitalismo latino en el corazón del capitalismo occidental.

¿A cuánto asciende el negocio global del narcotráfico?

Se habla de cifras entre los 200.000 y 400.000 millones de dólares, pero son datos complejos porque la única fuente de estimación que tiene la ONU son los datos de la policía. Mi sueño es poder construir un centro capaz de hacer de forma autónoma investigaciones basadas en observaciones sobre el terreno y con referencias cruzadas. El problema es que las estimaciones sobre las ganancias que genera la droga se calculan teniendo en cuenta, además del precio de los estupefacientes en distintos países, la cantidad de droga en circulación, y este dato es, a su vez, una aproximación de las incautaciones efectuadas. El cálculo que hacen las fuerzas de seguridad es que incautan  entre el 10 y 15% de la cocaína en circulación, un porcentaje muy bajo. Eso hace pensar que los datos que manejamos sobre la producción de droga se calculan a la baja. También hay que considerar que, en ocasiones, puede ocurrir que las cifras se inflen. Por ejemplo, cuando policías de varios países, pongamos tres,  incautan un cargamento en el Atlántico y lo declaran de manera que esos kilos se cuentan tres veces. 

Fuera de México, ¿cuáles son los centros neurálgicos del narcotráfico global?

Son múltiples. Afganistán es un centro fundamental de heroína, hachís y marihuana. La guerrilla talibán vive del narcotráfico. También Albania, por la marihuana; el norte de África, por el hachís; y la Europa centro-septentrional (especialmente Holanda, pero también Bélgica y Polonia), por las drogas sintéticas. En cuanto a la cocaína, por detrás de México, se sitúan Bolivia, Perú y Colombia. Los ‘centros neurálgicos del narcotráfico’ no son solamente los países productores, sino también los grandes grupos traficantes y los países que funcionan de puente. La mafia israelí, por ejemplo, domina la industria holandesa del éxtasis y su mercado en los EE.UU.; la mafia nigeriana gestiona el transporte de cocaína desde África hacia Europa a través de las mulas, los mensajeros que ingieren globos de coca. Luego están las plataformas giratorias como África occidental, en particular Guinea Bissau, donde los cargamentos de cocaína llegan de Sudamérica y se reparten hacia Europa. Allí la puerta de entrada es España. Y luego están los centros neurálgicos de consumo, que varían según el tipo de droga: el Reino Unido, junto a Estados Unidos, es la capital de la cocaína. He nombrado muchos ‘centros’ porque el sistema nervioso del narcotráfico es amplísimo.

Se habla de narcoviolencia, de negocios criminales y de cárteles y cíclicamente México sobresale en las crónicas. Pero ¿qué peligros o desafíos encaran otros países de América Latina como Argentina, Colombia, Bolivia, Perú o Venezuela?

Colombia está viviendo una fase de ‘gracia’ comparado con unos años atrás, pero es por decisión del mismo narcotráfico. En esos años México fue tomando cada vez más poder en Colombia. Al ser los distribuidores de la coca colombiana, empezaron a hacerse también con el control de la tierra y de la producción. No es casual que las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia] hayan desembocado en el proceso de paz cuando su fuente principal de financiación, la coca, se hizo más difícil de manejar porque los cárteles mexicanos dejaron de aceptar los precios que establecían las FARC y las AUC [grupo paramilitar; Autodefensas Unidas de Colombia]. Las FARC llegan al proceso de paz porque no pueden tratar con los narcos mexicanos. En cambio pueden abrir un camino de negociación con el Estado.

El subcomandante Marcos, al que considero un intelectual de gran inteligencia, habló de esto en un texto --La Cuarta Guerra Mundial-- hace muchos años. Mantenía que esta Guerra Mundial no tenía nada que ver con el terrorismo --que sería el tema principal para los gobiernos--, sino con el poder del capitalismo criminal. El zapatismo no fue derrotado por el Estado, sino por el sistema criminal. La guerrilla de Marcos podía tener sentido contra un Estado, porque éste debe respetar un conjunto de leyes o romperlas, mientras que la máquina del narcotráfico habría barrido en un segundo la resistencia zapatista y, quizás, incluso en silencio, comprometido su imagen. Entonces, la elección de los últimos años de ‘tregua’ que decidió el sub Marcos fue visionaria a la luz de las dificultades para convivir con el poder del narco.

Si Marcos hubiese decidido seguir con la guerrilla, habría tenido que aliarse con los narcos para combatir al Estado. Desde siempre las guerrillas han hecho esto. Él no. Este mérito se les reconoce poco a los zapatistas y, sin embargo, tiene un gran valor. Las FARC tienen otra lógica. Personalmente he respetado la experiencia zapatista pero nunca he tenido simpatía por la experiencia de las FARC.

Respecto a Evo Morales, he sentido decepción porque tuve esperanzas, creí en él cuando fue elegido. Sin embargo se ha convertido en  una figura comprometida totalmente con el narcotráfico. Bolivia vive protegida por la simpatía que inspira en las izquierdas de todo el mundo, pero basta con ver el documental de Ferdinando Vicentini Orgnani, que fue productor del filme ¡Viva Zapatero! y es un hombre de izquierda. En Un minuto de silencio cuenta las colusiones increíbles del Gobierno de Morales con el narcotráfico.

El mayor problema en esta historia es que Venezuela trató de comparar el ‘monocultivo’ del petróleo con el monocultivo de la coca. Nunca he considerado que la acusación en contra de Diosdado Cabello [expresidente del Congreso venezolano acusado de vínculos con el narcotráfico] fuera una operación de la CIA, como dijeron en Italia las izquierdas más radicales y como contaron también repetidamente los chavistas. Venezuela ha estado completamente involucrada con las organizaciones del narcotráfico. Decir esto no significa estar del lado de Estados Unidos que se encuentra entre los mayores responsables del desastre del narcocapitalismo global.

¿Y Argentina?

He dejado fuera a Argentina porque desempeña un papel complicado y difícil. Desde hace años, décadas, rechaza el concepto de ‘presencia mafiosa’. Siempre ha negado conflictos mafiosos que, sin embargo, posee a causa de la corrupción y de las alianzas entre cárteles mexicanos y argentinos. Por su posición geográfica, Argentina es un país-puente para la coca dirigida a Europa por mar o aire. No sólo eso. Se puede considerar un país productor de cocaína porque, a pesar de no tener la materia prima, la hoja de coca, en laboratorios clandestinos se trabaja la pasta de coca, que viene principalmente de Bolivia, y se transforma en clorhidrato de cocaína, el producto finito. Además, al igual que en Brasil, en Argentina se producen los precursores químicos que sirven para la preparación de los estupefacientes. Es un país atractivo para los narcos mexicanos y sudamericanos que están haciendo de la ciudad de Rosario su sucursal, como lo demuestra el drástico aumento de hechos violentos en los últimos años. Argentina tiene también un grave problema de consumo de drogas, no sólo de cocaína, sino también de heroína, marihuana, anfetaminas, y sobre todo drogas de baja calidad, como el paco, un desecho de la elaboración de la coca que provoca una rápida adicción. Muchos preadolescentes adictos se ponen a disposición de los narcos para vender drogas.  Los llaman soldaditos y , a menudo, tienen menos de 16 años.

¿Cuál es el papel de Brasil en el consumo y el tráfico internacional de estupefacientes? ¿Qué organizaciones dominan ese mercado y qué papel tienen a nivel internacional?

Brasil es hoy una plataforma importantísima por tres motivos. Uno está relacionado con su posición geográfica: al tener fronteras con los tres mayores productores de cocaína del mundo (Colombia, Perú y Bolivia) y una larguísima costa en el Atlántico se ha vuelto un importante punto de tránsito. La mitad de esta droga que entra en Brasil, se va. Desde las costas brasileñas sale cerca de un cuarto de la coca que llega a África y a Europa. La otra mitad se queda en el interior de sus fronteras para ser consumida.

El segundo es que Brasil es el principal productor de precursores químicos usados para la producción y refinación de la cocaína, y el tercero es que las organizaciones, como el PCC [Primeiro Comando da Capital] y otros grupos criminales brasileños, son verdaderas organizaciones mafiosas.

México, país de tránsito y producción, se ha vuelto gradualmente consumidor. ¿Cómo se produce esa evolución, o involución? ¿Hay otros países que estén viviendo el mismo proceso?

Porque la demanda y la oferta coinciden en un equilibrio que nace de una producción que es requerida por un mercado externo a México y, al mismo tiempo, pueden conseguir una coca de buena calidad a un precio relativamente bajo, lo que abre un mercado interno. Otros países que viven este proceso son  Brasil -- el segundo país en el mundo en número de consumidores de cocaína después de EE.UU-- y Albania, con respecto de la marihuana. Internamente la demanda aumenta por la calidad del producto y las posibilidades de acceso a él, y porque es empujado por la demanda externa, aunque a veces hay una sobreproducción. El gran mercado que todos están esperando es el chino: cuando el ciudadano medio chino, empleado u obrero, pueda consumir cocaína, quien posea en ese momento “el gramo chino” va a gobernar al mundo.

¿Cómo es el panorama en Europa? ¿Quién mueve la droga, la vende e invierte en el narconegocio? ¿Cuáles son las puertas de ingreso de la coca y de otras drogas?

La coca la manejan varios grandes grupos. El envío desde Sudamérica se hace a través de grandes intermediarios que trabajan para varias familias o se encargan directamente las familias. Los intermediarios son italianos, holandeses, de varias nacionalidades. Darko Šarić, un importantísimo criminal serbio-montenegrino, organizó en 2009 uno de los mayores cargamentos de la historia desde Sudamérica a Europa. La policía incautó dos toneladas y media en un yate frente a las costas uruguayas.

Las puertas europeas de la cocaína están en España, Francia, Italia, Portugal, pero también en Holanda, Bélgica, el norte de Alemania, Montenegro. Mucha de la cocaína que viene de Sudamérica por mar cruza, sin embargo, a través de África antes de llegar al destino final europeo. Los grandes grupos traficantes son los italianos, o sea, ‘Ndrangheta, Camorra, Cosa Nostra. Luego están las organizaciones albanesas y de Kosovo, las serbias, las francesas, como la mafia corsa, que está muy organizada pero subestimada, y después están las organizaciones turcas, las kurdas y las del Este europeo que casi siempre se confederan, en el sentido de que los georgianos, los bielorrusos y los ucranianos se estructuran y actúan por canales contiguos, a diferencia de los rusos que cuentan con canales autónomos. Europa está llena de inversores en coca, y también en marihuana, hachís y drogas sintéticas, aunque en estas últimas dos hay un fuerte dominio de la mafia israelí.

¿Qué papel juega la corrupción de las autoridades si es que la hay?

La corrupción de las autoridades portuarias y, en general, de las figuras de intermediación es fundamental. Aquí resulta más útil la información del policía que está en el ordenador que la que proviene de su capitán o del jefe de la policía, que puede resultar manipulable por la política más que por el dinero Eso quiere decir que la política puede presionar con el fin de evitar que una zona se vuelva “pesada” a causa de investigaciones. Esa es una política que ‘alivia’ o protege un territorio. Por ejemplo si un jefe policial decide no investigar en el Estado mexicano de Guerrero o no poner en el centro de atención los movimientos financieros de la Camorra… Éstas son elecciones políticas que de alguna manera ‘tutelan’ la corrupción. No lo hacen por dinero, sino por una decisión política, pero el resultado es que se permite el desarrollo de algunos grupos y  otros se extinguen o son reprimidos.

La corrupción es compleja. Es falsa la imagen de que alguien lleva un maletín con dinero y el policía te deja pasar la coca. No funciona así. En algunas investigaciones he visto a policías dejándose corromper por unos pasajes en catamarán o por una suscripción a los partidos en directo de su equipo de fútbol. Son elementos que, cuando lees un expediente, parecen una clara corrupción pero, sin embargo, en el momento de ocurrir son  simplemente de ‘relación de buena vecindad’.  

¿Cuáles son las organizaciones italianas más presentes y sólidas hoy en los tráficos internacionales? ¿Han surgido nuevos grupos aparte de los cuatro clásicos?

Las organizaciones italianas son siempre las calabresas de la ‘Ndrangheta’, la siciliana Cosa Nostra y la Camorra napolitana. La Sacra Corona Unita, que casi había desaparecido, está volviendo bajo paradigmas distintos de los originarios. La región de Apulia está dividida entre distintas mafias locales, como la mafia de Bari y la del Gargano. Ésta es la mafia más fuerte de Apulia. En el tacón de la región está presente también la ‘Ndrangheta’. También están los ‘basilischi’ en Lucania.   

¿Qué conexiones tienen con América Latina? ¿Quiénes son los intermediarios?

Son fortísimos. En muchos casos, a las mafias italianas no se les requiere ni siquiera el ‘rehén’. Normalmente las organizaciones colombianas que venden el cargamento retienen a una persona de la organización como rehén y garantía del pago. Se paga la mitad de la mercancía, envían el lote entero pero exigen como fianza y garantía a un hombre de confianza o a un pariente.  No se puede decidir a quién se entrega porque podría ser alguien que no te importe demasiado. En la serie de televisión Gomorra retraté la figura de ‘Jenny’, enviado por su madre a Honduras.

¿Dónde o cómo invierten las mafias italianas?

Hoy invierten en los ciclos del cemento, en la distribución de productos alimenticios, en la usura, en el mercado inmobiliario y en el sector de la restauración. A diferencia de hace años, han olvidado las inversiones en el sur de Italia, están escapando de un sur olvidado. También invierten en los juegos de azar, en las apuestas legales, y en los supermercados. Y luego realizan importantes operaciones financieras en los mejores bancos americanos y europeos.

---------------

Fabrizio Lorusso es periodista y profesor universitario, autor en Italia de NarcoGuerra; Crónicas del México de los cárteles de las drogas; Santa Muerte Patrona de la Humanidad y El hambre de Haití (con Romina Vinci)

Esta entrevista se realizó durante los meses de febrero y de marzo a través de unas sesiones de preguntas enviadas por correo electrónico y contestadas oralmente por medio de unas audio-grabaciones. Desde 2006 Roberto Saviano vive bajo protección del gobierno italiano tras haber recibido amenazas de muerte por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Fabrizio Lorusso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dubitador

    De acuerdo con esos dos grandes sujetos que han mandado a la mierda a Roberto Saviano. Ellos si que saben. Ellos conocen los autenticos datos, los autenticos hechos. Pero se limitan a poner un comentario descalificador en una entrevista a Roberto Saviano

    Hace 5 años 7 meses

  2. Dubitador

    De acuerdo con esos dos grandes sujetos que han mandado a la mierda a Roberto Saviano. Ellos si que saben. Ellos conocen los autenticos datos, los autenticos hechos. Pero se limitan a poner un comentario descalificador en una entrevista a Roberto Saviano

    Hace 5 años 7 meses

  3. Mina

    Qué grandes verdades, y como escuezen a algunos. Bravo Saviano!!! y enhorabuena Fabrizio Lorusso por el artículo.

    Hace 5 años 7 meses

  4. H

    Saviano es un bluff. Un Daniel Estulin.

    Hace 5 años 7 meses

  5. Marcos

    Saviano tendría que evitar, por pudor, de hablar de Zapatismo. La historia de que "la guerrilla del Sub Marcos" acabó por el narco sería divertida, si fuera chiste. Los comentarios sobre Farc y Evo Morales subrayan el nivel de su discurso

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí