1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Doug Henwood / Periodista

“Hillary Clinton es una sierva fiel del dinero y el poder”

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 30/03/2016

<p>Doug Henwood.</p>

Doug Henwood.

Jessica Dimmock

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Doug Henwood (Nueva Yersey, 1952) es un veterano periodista, que publica en revistas como The Nation,  Harper’s y Jacobin. Ha dedicado la mayor parte de su carrera al análisis económico, pero su último libro, titulado My Turn: Hillary Targets the Presidency, se centra en la figura política de Hillary Clinton. En él escribe: “Los argumentos a favor de investir a Hillary Clinton se resumen en que es mujer, tiene experiencia y es su turno”. Recibe a CTXT en su casa de Brooklyn, para hablar de la cacareada experiencia de Clinton, desde su juventud en Arkansas al Departamento de Estado, y ofrecer algunas pistas sobre quién es, y qué intereses representa, la favorita a la nominación del Partido Demócrata. Confiesa que tenía ganas de escribir un libro que criticase a Clinton desde la izquierda.

Normalmente no escribe sobre política electoral. ¿Por qué ha escrito este libro sobre Hillary Clinton?

El editor de Harper’s me pidió que escribiera sobre ella. Y pensé, ¿por qué no? Quise abordar la personalidad de Hillary, y también su carrera como símbolo de la cosificación y corrupción de nuestra política. Luego expandí el proyecto para hacer este libro. En cierta medida, es como Obama. Hay tanta gente que la odia por motivos deplorables: la misoginia le afecta a ella igual que el racismo a él. Pensé que estaría bien sacar algo a la luz pública para que se la odiase por motivos adecuados, como sus posiciones políticas.

¿A qué se refiere?

Bueno, sin duda es una persona muy sofisticada, inteligente y seria, y las críticas que la derecha vierte sobre ella son auténticas locuras, pero hay tanto que criticarle desde la izquierda, y también desde el punto de vista ético. Por ejemplo, su gusto por el secretismo.

Dice que nadie la estaba criticando desde la izquierda. ¿Era intocable?

Sí, incluso en círculos bastante liberales dentro del Partido Demócrata. Todos la saludaban como la candidata inevitable, y yo quise interrumpir esa inevitabilidad. Pero también ocurre algo curioso: por la extrema misoginia que ha tenido que soportar, la gente tiene miedo de parecer machista al criticarla. Y ha sido extraordinario ver cómo sus seguidores utilizan todas estas armas identitarias para contener cualquier crítica que se le hace. Cualquiera que le critique es un misógino.

El libro se centra en Hillary Clinton, y no habla de las alternativas que puedan existir. ¿Por qué no hay una mayor presencia de Bernie Sanders, por ejemplo?

Cuando escribí la mayor parte del libro no representaba una alternativa significativa, y me quise centrar en ella. Creo que Sanders perderá, pero ver cómo ha abierto estas fisuras en el Partido Demócrata ha sido fascinante.

¿En qué sentido?

Ha forzado a la mayoría de demócratas a oponerse frontalmente a una forma muy moderada de socialdemocracia. Eso resulta muy clarificador. Hay demócratas del establishment diciendo muy claro que “en EEUU no hay nada gratis: no podemos tener sanidad universal gratuita”.

¿Muestra la verdadera naturaleza del partido?

Sí. El Partido Demócrata vive una contradicción fundamental: es un partido del empresariado que tiene que pretender no serlo, por motivos electoralistas. Y Sanders está haciendo añicos ese pretexto, mostrando lo que de verdad es el partido.

¿Y qué es, qué representa, de verdad, el partido?

Creen que la derecha es tan poderosa que sólo se puede pelear a la defensiva, y tratar de preservar lo que nos queda de las conquistas de los treinta y los sesenta. No creen en ningún tipo de agenda positiva. Esta estrategia política no tiene ningún sentido: la derecha se hizo fuerte en parte gracias a su agresividad, su ambición, a que no le importó perder batallas, y enfrentarse a intereses poderosos. Y estos demócratas liberales van pidiendo perdón por la vida; tienen miedo, son defensivos.

¿Le parecen poco ambiciosos?

Es una mala forma de hacer política. En política, todo tiene que ver con lograr concesiones de la parte opuesta. No se empieza haciendo concesiones para luego hacer más. Obama hizo eso, desde que llegó al poder. Al principio parecía ambicioso, pero en seguida empezó a hacer concesiones a gente que solo quería derrocarle. Es extrañísimo.

¿Cree que la derecha estaría contenta con Clinton, como presidenta, dada esa actitud que ha descrito?

La derecha es maximalista. Lo quiere todo. También han tenido desde hace mucho una concepción ilusoria de Hillary Clinton como una especie de bolchevique encendida o una feminista radical. No la ven como la centrista que es. Pero parte de la élite corporativa estará encantada con Hillary, sobre todo si Trump o Cruz son los nominados republicanos. Los grandes bancos, como Goldman Sachs, entienden que hace falta un Estado que les rescate cuando se metan en problemas, y cuentan con Hillary para ello.

Muchos de sus críticos le acusan de ser neoliberal; otros dicen que es simplemente moderada y reformista; su libro apunta a un cierto conservadurismo.  ¿Cuál es su ideología?

No creo que tenga una filosofía política coherente como Ted Cruz o Bernie Sanders. Es, ante todo, una sierva fiel del dinero y el poder. Tiene varias venas que compiten: es en cierta medida liberal en lo  social, aunque llegó tarde al matrimonio gay, por ejemplo; ha dicho verdaderas barbaridades sobre los usuarios del Estado del Bienestar, que creo que vienen en parte de la ideología neoliberal, pero también de un moralismo metodista que nunca abandonó del todo. Se esfuerza por ocupar el centro y presentarse como una pragmática que ‘logrará hacer cosas’. La pregunta es: ¿hacer qué cosas?

En el libro, pasa mucho tiempo analizando el principio de su carrera en Arkansas, tanto como primera dama como en la abogacía. ¿Por qué es relevante algo que sucedió hace tantos años?

Hubo quien, cuando presentó su candidatura, defendía que por fin iba a poder desembarazarse del legado de su marido, y ser una progresista sin complejos. Creo que el libro demuestra que ese supuesto pasado progresista no existe. Lo que hay en su carrera es una devoción constante, duradera y prevalente en empujar al Partido Demócrata al centro y purgarlo de sus tradiciones más cercanas a los Derechos Civiles y el New Deal.

¿En qué consiste esa historia?

Debutó en la abogacía en Arkansas, defendiendo a Wal-Mart y Tyson Foods. Tyson es una empresa con un historial medioambiental nefasto pero que, cómo no, donaba mucho dinero a las campañas de Bill Clinton. Y Wal-Mart es notoria por su oposición a la actividad sindical y la discriminación salarial a las mujeres. Mi conclusión es que, después de ver su largo historial, no me creo una palabra de lo que dice en campaña.

En el libro habla de la estrategia de los ‘nuevos demócratas’ como un giro a la derecha, capitaneado por Bill Clinton. ¿Cuál fue el papel de Hillary en esa estrategia?

La trazaron juntos. Ella lideró el ataque a los sindicatos de profesores en Arkansas en los setenta, y le escribió el discurso de apertura de la Convención Demócrata en el que declaró su intención de “acabar con el Estado del Bienestar como lo conocemos”. Fueron socios políticos, con personalidades muy complementarias: ella es disciplinada, eficiente y capaz; él, anárquico, con una mente que corre en todas direcciones. Ambos son extremadamente inteligentes y sofisticados, lo cual es una excepción en la política americana. Es difícil imaginarse a ninguno de los dos llegando muy lejos sin el otro. Cuando él era gobernador de Arkansas, tenía presos que le servían la cena en la mansión del gobernador. Uno de ellos le cayó bien y descubrió que estaba condenado a cadena perpetua. Él le dijo a Hillary que quería indultarle. Y Hillary contestó: ‘Ni se te ocurra. Imagínate que sale de la cárcel y comete un crimen. Te van a echar la culpa a ti’. Ella siempre tuvo que poner coto a sus impulsos más generosos.

¿A cuándo se remontan sus ambiciones políticas?

Hillary y Bill empezaron a hablar muy pronto de The Journey, con J mayúscula, el viaje hasta llegar a la cima de la política nacional. Iban a ser ocho años de él, y luego ocho de ella. Pero sufrió mucho desgaste como primera dama, un puesto en el que tuvo mucha más responsabilidades que sus predecesoras. Fracasó estrepitosamente en su intento de reforma sanitaria, y tuvo que adoptar un segundo plano, centrado en las obras de caridad y temas como la lucha contra el cáncer.

¿De verdad fracasó por completo con la Sanidad?  Hoy parece presumir de su papel entonces.

Fue un absoluto desastre. Si alardea de ello ahora es porque confía en la amnesia colectiva. El principal motivo por el que fracasó dice mucho de su personalidad política: formó un pequeño grupo de asesores a los que encargó que idearan una ley que iban a lanzar al Congreso como un ladrillo, pidiendo un voto positivo. No hizo nada para cultivar apoyos en el Congreso, y muchos senadores se sintieron ofendidos por su arrogancia con respecto al Parlamento. Tampoco hizo nada para ganarse el apoyo popular: fue una operación desarrollada en secreto por tecnócratas, el tipo de gente con la que se siente cómoda.

Tanto entonces como ahora se oponía a la sanidad universal y gratuita. ¿Lo hace por convicción o por defensa de los intereses de las élites financieras?

Bueno, es difícil saber si Hillary tiene convicciones políticas. En la medida en que las tiene, se parecen mucho a las del Partido Demócrata: no creen en los servicios públicos universales, sino que deben centrarse en la ayuda a los pobres, y estar sujetos a un escrutinio enorme basado en la necesidad de esa ayuda. Los servicios universales reducen el papel disciplinario del mercado en la vida de la gente: si tienes derecho a la sanidad, es más fácil dejar el trabajo; si la universidad te sale gratis, no tienes que preocuparte por aceptar un trabajo aburrido pero por el que te paguen bien hasta que pagues tus deudas: puedes convertirte en activista en vez de abogado. Les gusta esa constricción de la libertad de la gente que se consigue a través del mercado y unos servicios públicos limitados.

Eso suena bastante neoliberal…

Por supuesto. En ese sentido, es completamente neoliberal: todos somos pequeñas empresas, que debemos racionalizar nuestros actos económicos, en lugar de ciudadanos o trabajadores.

Ha mencionado su apoyo a la reforma del welfare ¿A qué se refiere?

Se trata de un programa que otorgaba a madres solteras pobres una serie de subsidios para ayudarles a salir adelante. No eran ningún lujo, pero pertenecían a esas madres por derecho. Si cumplías los requisitos, los obtenías: no había grandes barreras burocráticas, ni límite temporal. Los Clinton terminaron con eso, introduciendo en su lugar un programa temporal, que reducía el subsidio muchísimo, además de ponerle límite temporal. A los neoliberales no les gustaba que el subsidio fuera indefinido y, peor, que perteneciera por derecho a las madres solteras. Era demasiado generoso y demasiado permanente. Además, se aprovecharon del resentimiento racial, al tratarse de un subsidio que ayudaba desproporcionadamente a madres negras.  Ocupar el espacio político de los republicanos al ponerse duros con este tema otorgó a los Clinton enormes réditos políticos.

¿Hillary Clinton apoyó esa reforma?

Fue una de sus impulsoras, y la siguió defendiendo durante años, incluso después de dejar la Casa Blanca. Cuando la economía entró en recesión, en 2001-2002, y sobre todo en la gran recesión de 2008, fue desastroso. Millones de mujeres y niños se vieron abocados a la pobreza. El programa que eliminaron los Clinton les hubiera ayudado muchísimo.

Sus críticos dicen de Clinton que “no es de fiar”. En el libro escribe que a menudo cuenta “medias verdades” para defenderse de las acusaciones de corrupción que la rodean. ¿Es una política corrupta? ¿Y cuál es su relación con la verdad?

Su relación con la verdad es muy casual. A lo largo de sus muchos años en la esfera pública ha demostrado no creer que todas las reglas que existen para los demás importen para ella. Cuando era abogada, en Arkansas, representó a compañías que hicieron negocios con el Estado cuando su marido era gobernador y fiscal general. Hay otros muchos escándalos que describo en el libro, como el de Whitewater, en el que unos documentos requeridos por el juez desaparecieron durante años y volvieron aparecer, cuando la orden judicial ya no pesaba sobre ellos, en un dormitorio privado de la Casa Blanca. Lo que se descubrió con esos papeles es que había trabajado 60 horas en un caso con el que había dicho no tener nada que ver. Eso es Hillary en estado puro: negar que algo ha sucedido, esconder las pruebas, y luego encogerse de hombros cuando esas pruebas aparecen y se demuestra que mintió.

En el libro dedica muchas páginas al supuesto tráfico de influencias en la Fundación Clinton.

Sí, es un asunto que huele fatal. Las cantidades que su marido cobró por dar discursos, su principal fuente de ingresos, se dispararon cuando ella llegó a la Secretaría de Estado.

Y luego está el asunto del servidor de los emails, en el que se ha descubierto que instaló un servidor privado para sus mensajes relacionados con el trabajo en la Secretaría de Estado

De nuevo, Hillary en estado puro. Sabía exactamente qué estaba haciendo. Lo instaló el día de su confirmación en el cargo. Y sospecho que algunos de los 30.000 mensajes que borró cuando se descubrió que lo había hecho tienen que ver con tráfico de influencias entre la fundación, sus donantes. Pero es algo que no sabremos, salvo que el FBI recupere el material borrado. La defensa partidista que se hace de todo esto es alucinante. No se puede hablar de ello sin que a uno lo acusen de ser un “republicano de extrema derecha”. Es absurdo.

Si todo esto es cierto, ¿cómo es que nunca se le ha descubierto ni imputado?

Es una buena pregunta. Cuando Bill dudaba sobre si presentarse a la Casa Blanca, su equipo manejaba una lista de 75 escándalos que podían causarle problemas, y muchos de ellos tenían que ver con su trabajo de abogada para grandes empresas en Arkansas, no sólo las aventuras sexuales de él. Pero se libró. Y también en los noventa, y después. Es muy buena. No sé qué sucederá con el asunto de los emails, aunque dudo que Obama deje que el Departamento de Justicia le impute en plena campaña. Pero el candidato republicano va a ir a por ella con la fundación, sobre la que hay material muy explosivo.

¿Como qué?

Todas las empresas que quieren ganarse el favor del expresidente, la senadora, la secretaria de Estado, o la futura presidenta, según el momento, les pagan cantidades ingentes por dar discursos. Pero además donan muchísimo dinero a la fundación, de la que ellos y su familia cobran salarios y gastos como viajes, comidas, etc. La fundación es ‘el negocio familiar’. A Bill le encanta estar en el centro de todo y tener a un montón de ricos y gente famosa invitada a las reuniones anuales, que son por supuesto opacas. Es en esa mezcla de dinero, fama y poder donde se mueven a gusto, y la Fundación Clinton es el instrumento perfecto para ello. Es también una extraordinaria herramienta para que él y sus amigos se sientan bien y piensen que están haciendo algo para mejorar el mundo, cuando es sobre todo una enorme maquinaria de relaciones públicas, que lava la imagen de esas corporaciones y grandes fortunas. Un estudio de The Wall Street Journal de hace unos años desveló que habían recaudado entre dos mil y tres mil millones de dólares.

¿Y no es con objetivos filantrópicos?

Gran parte se va a pagar salarios y unos gastos desorbitados. El trabajo humanitario de la fundación es, en algunos casos, bueno, y en otros, como en el caso de Haití, un desastre. Pero son siempre cuestiones de escala muy pequeña. En el libro comparó la Iniciativa contra el Sida de George W. Bush en África, financiada por el Estado y muy bien organizada, y que logró salvar muchos miles de vidas, con lo que hace la Fundación Clinton con el sida en Africa: pequeños proyectos de demostración, que consiguen muy poco salvo buenos materiales para los comunicados de prensa.

Clinton es amiga de Kissinger. ¿Comparten algo más que una amistad?

Él es una figura fascinante, que trabajó con demócratas y republicanos, con un sólo objetivo: el ejercicio del poder estadounidense. Y ella se alinea perfectamente con él. Él era sigiloso e implacable, igual que ella. Y es igual de belicosa que él, como demostró con su voto en Iraq, su cercanía a Netanyahu, su manera agresiva de impulsar la intervención en Libia o su intención de entrar de lleno en Siria. Dudo que tuviéramos un acuerdo con Irán si hubiera seguido como secretaria de Estado. Y luego está su apoyo al golpe de Estado en Honduras. Su instintos son muy agresivos y militaristas, como los de Kissinger.

Hillary Clinton dijo que representaba “a Wall Street” como senadora. ¿Fue un tropiezo?

Para nada. Ha sido muy amiga de Wall Street desde el principio de su carrera. Sus políticas están muy cerca de las preferencias de Wall Street. Hay afinidades muy claras, bien engrasadas por la desregulación del sector por parte de su marido en los noventa y ahora por la Fundación Clinton. La gente de Bernie cree que, al pagarle casi un millón de dólares por discurso, Goldman Sachs estaba comprando su favor. Hay algo de cierto en eso, pero creo que, ante todo, es un voto de confianza. Es ‘una de los nuestros’.

Habla de que cuando era secretaria de Estado viajaba con una lista de empresas por las que hacer lobby.

Sí, se sentaba con un antiguo ejecutivo de Goldman Sachs y, antes de salir a cualquier viaje, preparaban una lista de todas las grandes empresas, como Boeing,  por las que podía hacer labor de ‘ventas’ mientras visitaba las capitales de los países.

Si la elección termina dirimiéndose entre ella y Trump, mucha gente esperará de alguien como usted que apoye a Clinton.

Como digo al final del libro: si alguien me dice que hay votar a Hillary Clinton como alternativa al lunático que presenten los republicanos, porque sería “menos mala”, escucharé sus argumentos con respeto, y no tendré nada que discutir. Pero que nadie trate de venderme que hay nada realmente bueno en ella. Incluso si la gente termina votando a Hillary, quiero que sepan cómo es de verdad, no tanto a través de sus anuncios de campaña o lo que dicen sus fans, sino que se familiaricen con su largo historial en la vida pública. Y eso debería ayudar a que esa gente que le vote por ser el mal menor le presione desde el primer día, sin darle el beneficio de la duda como hicieron con Obama, que no tuvo críticos en la izquierda. Espero que eso no pase con Hillary.

Doug Henwood (Nueva Yersey, 1952) es un veterano periodista, que publica en revistas como The Nation,  Harper’s y Jacobin. Ha dedicado la mayor parte de su carrera al análisis económico, pero su último libro, titulado

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí