1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NACHO VEGAS / CANTAUTOR

“La música popular ha tomado una deriva elitista”

Miguel Barrero Gijón , 6/04/2016

<p>Nacho Vegas, a la puerta de la cafetería gijonesa La Vida Alegre.</p>

Nacho Vegas, a la puerta de la cafetería gijonesa La Vida Alegre.

M. B.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos meses, Nacho Vegas (Gijón, 1974) ponía en la calle Canciones populistas (Marxophone), un conjunto de cinco canciones que vienen a ser las “hermanas pequeñas” de su anterior elepé, Resituación. Eran, también, la confirmación de un momento compositivo tan pegado a la actualidad como firme en sus convicciones. Quizá también por asturiano, hay quienes le llaman el nuevo Víctor Manuel. “Ojalá cuando tenga 67 años pueda tener en un concierto a la gente que ha tenido él. Y cobrando ese pastón”, ríe.

Fiel a su querencia por el movimiento del 15M y lo que trajo consigo, como el surgimiento de nuevos partidos y movimientos sociales, en estos últimos años el cantautor gijonés ha prestado su voz y su guitarra para la causa de la lucha antidesahucios y expresado allá donde quisieran oírle su apuesta por una cultura más crítica e inconformista con el establishment. Su última acción consistió en una parodia de la campaña publicitaria del Banco Sabadell que emitió en el Palau de la Música, en los prologómenos de un concierto patrocinado precisamente por… El Banco Sabadell. 

El antaño introspectivo responsable de piezas tan lúgubres como hipnóticas escribe ahora los himnos de la nueva política. Nos citamos para charlar con él, en una soleada mañana de primavera, en la terraza de La Vida Alegre, uno de los escenarios de su torrencial La vida manca. Y sin gobierno: “Estas épocas de impasse son las más coñazo para quienes lo vemos todo desde la trinchera. Nunca sabemos muy bien qué está pasando, y no sé si unas nuevas elecciones pueden traer algo diferente a lo que hay ahora”.

¿Qué habría respondido, hace catorce o quince años, si alguien le hubiera dicho que llamaría Canciones populistas a uno de sus discos?

La verdad es que no lo sé. No sé qué idea tenía hace quince años de lo que significaba el populismo.

Por eso, a priori, el concepto de populismo es algo de lo que todo el mundo huye. En política, pero también, y quizás sobre todo, en el arte.

Sí. Fue hace cinco años cuando empezamos a reivindicar un poco el populismo desde la Fundación Robo [proyecto musical creado por el autor en 2011]. En la política es muy habitual apropiarse de palabras y resignificarlas:  usarlas como armas, hacer bandera. Igual que la derecha se apropió del término libertad y de todos sus derivados para parapetarse tras ellos, también utiliza el populismo de forma despectiva. La gente de derechas es la que menos puede presumir de libertades y las tienen todo el día en la boca. Y de hecho, son ellos quienes más uso han hecho del populismo. Pero supongo que hace quince años me habría resultado bastante extraño, claro.

A las personas de izquierdas nos piden que seamos pobres y honestamente rectas

Hace años, el escritor Paco Ignacio Taibo decía que había un populismo de derechas y un populismo de izquierdas. ¿Está de acuerdo?

Absolutamente. Es más: como digo, quien mejor ha utilizado el populismo ha sido la derecha. Vivimos en un mundo populista, no hay más que recordar la campaña electoral del 20D. Rajoy haciendo el chorras con Bertín Osborne, el otro saltando en paracaídas. Es un populismo pernicioso, pero también hay un populismo sano y necesario. Para mí, aplicado a la música, el populismo es lo contrario del elitismo, y precisamente la música popular, desde que empezó el indie hasta ahora, ha tomado una deriva elitista.

Ocurre algo parecido con el término compromiso. Por regla general se identifica con la izquierda, pero también la gente de derechas está comprometida con sus propios ideales.

Claro. Parece que a la izquierda se le pide que el compromiso sea algo muy visible y continuamente fiscalizado. A las personas de izquierdas nos piden que seamos pobres, honestamente rectas, esas cosas; sin embargo, un tipo de derechas puede robar o mentir y nadie le pide explicaciones. Eso lo ha sabido usar muy bien la derecha, y lo vemos continuamente en las campañas de acoso y derribo que se ponen en marcha desde los aparatos políticos y mediáticos del régimen del 78 contra la nueva política. Pero el compromiso es cosa de todos, claro. También la honradez debería ser cosa de todos.

Ha participado en Córdoba en unas jornadas sobre cultura crítica. ¿Existe la cultura acrítica?

Hay una cultura que aparentemente es más acrítica, pero eso no significa que no tenga una dimensión política. Al contrario, la tiene. Lo que pasa es que la dimensión política de la cultura más reaccionaria pasa por la despolitización de la cultura, por crear productos culturales no problemáticos, que no planteen ningún cuestionamiento al discurso hegemónico.

Aunque el PP no haga nada por la gente, trata de presentar un discurso amable de cara al público

Me vienen a la cabeza unas viejas declaraciones de Joaquín Sabina: “Tan políticas son mis canciones como las de Manolo Escobar. Las suyas defienden una ideología oficial y las mías la combaten”.

Exactamente. Lo vemos ahora en el caso de músicos que aparentemente huyen del contenido político en sus canciones, pero que a la hora de dar titulares esgrimen un discurso que asusta un poco. Parece incluso que están a la derecha del PP porque, aunque el PP no haga nada por la gente, trata de presentar un discurso amable de cara al público. Todo es política porque la política lo impregna todo. En la charla de Córdoba puse el ejemplo de Locomía y Kortatu, que convivieron en la misma época. Eran muy distintos, pero los dos tenían una dimensión política. La dimensión política no está sólo en el contenido de las canciones, se extiende al modo en que la música se difunde o se estructura.

Muchos de los autores del indie de los 90 han viajado desde una cierta asepsia ideológica hacia la izquierda. En la generación anterior, se intuye el fenómeno contrario: quienes fueron rompedores en los 80 mantienen ahora un discurso conservador.

Aquello coincidió con la revolución neoliberal de los 80 y 90, por lo menos en lo que se refiere a la música más mediática. Al final en la música se puede observar, sobre todo en los 90, el triunfo del discurso neoliberal. En el indie se ve muy bien: si rascamos en los orígenes del indie inglés, en los 80, vemos muchos grupos de rock con canciones claramente anti-Thatcher. Pues bien: cuando le preguntaron a Margaret Thatcher cuál había sido su mayor logro, ella respondió que Tony Blair, y tiene algo de razón porque a partir de la victoria de Blair el indie inglés giró a la derecha. En ese momento se dio el nacimiento del indie en España, y hasta que no tomamos conciencia de lo agresivo que resultaba todo lo que nos envolvía no empezamos a mirar bien lo que teníamos alrededor y a cuestionarlo.

En su trayectoria el comienzo de ese cuestionamiento parece situarse en su EP Cómo hacer ‘crac’. ¿Marca ese disco un corte en su carrera?

No, no creo que haya un corte. En esta última gira he estado tocando repertorio antiguo junto con el de los últimos discos y me di cuenta de que muchas canciones antiguas ya tenían que ver con lo que hago ahora. Lo que sí ha cambiado es la mirada. Antes era, si quieres, una mirada un poco cínica, pero luego hubo un reaprendizaje, una resituación. Si hay un punto de inflexión lo marca el 15M, que fue un momento en el que la política llegó a sitios donde antes no estaba. Hasta aquel momento, quienes estábamos interesados por la política la relegábamos a las conversaciones, a momentos concretos, cuando ocurría algo, y casi siempre en círculos de militancia. El 15M llevó las conversaciones sobre política a todas partes. Si algo está en la calle, es natural que acabe en las canciones.

Y en la calle estaban los desahucios. A principios de este año dio la nota en el Palau de la Música de Barcelona cuando, antes de un concierto patrocinado por el Banco Sabadell, proyectó un vídeo en el que parodiaba una de sus campañas. Y tocó la canción de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Queríamos aprovechar el altavoz que nos proporcionaba esa actuación en el Palau de la Música, y enmarcado en el Festival del Mil.leni, patrocinado por el Sabadell. Queríamos dar visibilidad al trabajo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y llamar la atención sobre su lucha. No teníamos la intención de burlarnos de la entidad, pero tampoco creo que eso importe mucho cuando se trata de acabar con el sufrimiento de mucha gente. Queríamos que la acción trascendiera y requeríamos generar cierta controversia. Además, había una reivindicación secundaria: la de plantear si los músicos debemos naturalizar el hecho de que las giras dependan cada vez con más frecuencia de grandes empresas privadas, a pesar de la mala praxis de algunas. Debemos preguntarnos si se deben poner límites al mecenazgo y si existen alternativas.

¿Las hay?

Tal vez a través de circuitos de salas autogestionadas, de mecanismos públicos o de propuestas mixtas. No se trata de acabar con la iniciativa privada, pero sí de evitar que ésa sea la única opción a la hora de difundir la música en directo en espacios de aforo medio. No creo que debamos permitir que gran parte de la música que llega a nuestras ciudades lo haga determinada por algo tan alejado de ella como la mercadotecnia empresarial y financiera.

Eso genera una contradicción: el músico querrá ganar dinero. Y los contratos pueden venir de entidades financieras o de ayuntamientos regidos por partidos políticos con los que el músico no comulgue.

Un músico se enfrenta a numerosas contradicciones y dilemas morales cuando se tiene que manejar en un medio tan hostil como el mercado, y cada uno decide dónde poner sus líneas rojas. En mi caso, cuando supe que el patrocinador principal del Festival del Mil.leni era el Sabadell, decidí que ésa era una línea roja para mí y me encontré con dos escenarios posibles: uno en el que, sencillamente, declinaba actuar, y otro en el que planteaba una acción de naturaleza política, que pudiera tener cierta repercusión mediática. Pensé que por este último camino se podía visibilizar una lucha tan necesaria como prácticamente ignorada por los medios de comunicación. También, claro, proponer un debate sobre música y patrocinio privado. Tomé la decisión que ya se conoce y doné los beneficios del concierto a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Las críticas no me importaban en absoluto, pero sí el hecho de ocasionar problemas a la promotora del festival. El famoso retraso de 45 minutos en el concierto no se debió ni mucho menos a un intento de censura, sino a una conversación en la que el promotor [Martín Pérez, director del festival] y yo escuchamos mutuamente nuestras preocupaciones con respecto al vídeo. Me constan los disgustos y la intranquilidad que se vivieron esos días en sus oficinas, y soy sincero si digo que lo siento mucho. A cambio, logramos que se hablara un poco más de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

La Plataforma es la destinataria de una de las canciones de este último disco. ¿No teme que canciones tan arraigadas a la actualidad envejezcan demasiado rápido?

Ese riesgo siempre existe, pero no solamente hablando de política.

En Mi novio es bobo, otra de las piezas del disco, el protagonista de la canción vota a UPyD. Eso, a día de hoy, es casi política-ficción.

Sí, la verdad es que ésa me salió un poco…  [risas] Pero mira, cuando hice la adaptación de Ámenme, soy un liberal aún no había nacido Podemos, y el verso “no sé a quién voto, tan sólo que empieza por p” no se refería a ellos. Ahora digo “tan sólo que empieza por c” [risas]. Ese tipo de cosas pasan, pero yo intento aprender mucho de gente como Phil Ochs, que hacía eso que se llama topical songs, canciones que hablan de cosas concretas extraídas de la prensa. Al adaptar Ámenme, soy un liberal me di cuenta de que los nombres de los políticos de la época que él utilizaba eran fácilmente adaptables a la época actual. Me gusta su forma de usar el sentido del humor, de huir del tono solemne. Yo creo que así se puede conseguir, con amplitud de miras, que las canciones mantengan la vigencia, aunque igual sí se caen dentro de unos años.

El populismo es lo contrario del elitismo

El sentido del humor es el gran vertebrador de todas las etapas de su carrera.

El sentido del humor, sí, pero también el tomar la realidad como punto de partida y el hecho de posicionarme. Para mí hacer una canción siempre supone posicionarme, también en los asuntos más íntimos. Es mirar alrededor y tomar partido. Hablar desde una concepción materialista del mundo. De hecho, cuando hablo de sentimientos casi siempre me refiero a un mundo hostil, muy poco apropiado para una cosa tan pura como el amor. Por eso mis canciones son más trágicas que románticas.

Ese paso de lo personal a lo político, de lo privado a lo público, también genera disparidad de criterios entre su público.

Es verdad, pero también es curioso: una de las cosas que más me echaban en cara al principio era que escribía letras muy impúdicas. Yo ahora noto que la gente tiene pudor a la hora de posicionarse políticamente y, sin embargo, siente mucha menos vergüenza a la hora de hablar de sentimientos. Todavía veo en la música mucho miedo a marcarse, pero para mí hacer canciones no es algo inocente.

¿Qué vendrá después de las Canciones populistas?

Precisamente me voy a poner a terminar canciones que están en una fase un poco caótica. Es muy difícil saber de qué va a hablar un disco. Yo al menos no lo sé hasta que no empiezo a pulir las canciones, a maquetarlas y a verlas un poco en perspectiva. Es en ese momento cuando entiendo las relaciones que pueden tener unas con otras. Por ahora lo único que sé que tienen en común es que pertenecen a un lugar y un momento determinados. Todavía hay mucho por armar, y eso me gusta. Nunca sabemos muy bien qué tenemos entre manos, y siempre hay una sensación de incertidumbre muy estimulante.

Hace unos meses, Nacho Vegas (Gijón, 1974) ponía en la calle Canciones populistas (Marxophone), un conjunto de cinco canciones que vienen a ser las “hermanas pequeñas” de su anterior elepé, Resituación. Eran, también, la confirmación de un momento compositivo tan pegado a la actualidad como...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Barrero

Asturiano de Oviedo, 1980. Ha escrito Espejo (KRK Ediciones, 2005), La vuelta a casa (KRK Ediciones, 2007), Los últimos días de Michi Panero (DVD Ediciones, 2008), La existencia de Dios (Trea, 2012) y Camposanto en Collioure (Trea, 2015). Ha colaborado en obras colectivas como la antología Náufragos en San Borondón (Baile del Sol, 2012) o Tripulantes (Eclipsados, 2007).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí