1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Joan Subirats / Politólogo

“El ‘modelo europeo’ que tenemos como referente no existe desde hace años”

Guillem Martínez 6/04/2016

<p>Joan Subirats.</p>

Joan Subirats.

Fotografía cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Joan Subirats (Barcelona, 1951) es catedrático en la Facultat de CC PP i Sociologia de la UAB, donde dirige el Master del Institut de Govern i Polítiques Publiques. Nacido en el Raval, formado como economista, militante precoz en el PSUC --en 1973 fue uno de los 113 detenidos de la Assemblea de Catalunya; abandonó la militancia a principios de los 80’s--, este discípulo de Jordi Solé Tura es un exponente, llamativo y escaso, del esfuerzo para establecer discursos intergeneracionales y de transmisión de cultura --en este caso, política--. Su trayectoria, y el conocimiento y experimentación de las tecnologías, así como su relación con jóvenes investigadores, políticos y activistas, le confieren un rol único en los nuevos partidos y movimientos, capaz de vincular y relacionar puntos de vista y grupos veteranos con nuevos fenómenos y personas. Su presencia ha sido especialmente importante en la creación de Barcelona en Comú, formación de la que fue uno de los primeros portavoces. En esta entrevista hablamos de la situación política española actual, sin aludir a ella. Es decir, sobre el ciclo europeo de crisis y sobre la crisis española, en este momento puntual, de formación de Gobierno.

¿Qué está pasando en Europa y qué está pasando en España? ¿Son el mismo ciclo, son dos ciclos diferentes? ¿De dónde venimos, dónde puede acabar todo esto?

Está pasando lo mismo: el fin de una época. Han coincidido, como ha ocurrido otras veces en la Historia, crisis económica, cambio tecnológico y cambio o conflicto social. Ocurre un poco lo que dice Ulrich Beck, cuando hablaba de conceptos zombi, conceptos que seguimos utilizando pese a que no explican lo que pasa. O lo que apunta Bauman cuando habla de interregno. El modelo europeo durante tantos años tiene algunas dificultades para mantenerse. En qué consistía ese modelo, un poco lo que explica el gran milagro de 1945 a 1975. Un Estado-nación, capaz de garantizar unas condiciones básicas para el mercado nacional, políticas fiscales redistributivas que permitieran evitar el conflicto y, digamos, redistribuir riqueza, y una clase capitalista o élite dirigente que entendía que todo eso le favorecía porque reducía el conflicto, aumentaba las capacidades de consumo de la gente, y todo el mundo salía ganando.

Pero a partir de 1973 todo cambia. Con la crisis del petróleo, con Thatcher en 1979, con Reagan en 1980, con la sensación de que ese peaje redistributivo que pagaban las clases dirigentes era excesivo, en comparación con las potencialidades que una globalización naciente permitía. Esto, y un cambio tecnológico en el comercio y la producción mundial, ponen en cuestión muchísimos elementos del llamado “modelo europeo”, del que aún hoy seguimos hablando como un referente, si bien ya no existe desde hace años. Esto es específicamente europeo, y se agrava en el caso español, porque no tuvimos toda la fase de plenitud redistributiva que tuvieron en Europa de 1945 a 1975. Nosotros llegamos tarde a esa situación. Es más, la crisis de los noventa y del inicio de los 2000 permitió en Europa, con políticas de ajuste mucho anteriores a las nuestras --Schröeder en Alemania, o incluso la socialdemocracia nórdica-- repensar modelos, lo que hizo que, cuando viene de verdad la hostia, de alguna manera el nivel de impacto fuera menor. Aquí estábamos creciendo, o intentando recuperar nuestro atraso histórico en políticas sociales. Me gusta recordar que cuando murió Franco en 1975 estábamos 20 puntos en gasto social por debajo del resto de Europa. Teníamos mucho terreno que recuperar, evidentemente no lo hemos recuperado nunca, pero seguíamos creciendo en esta política incrementalista a nivel de gasto público durante muchos años, y entonces llegó la hostia de 2007, muy potente. Aquí digamos que todo lo hemos vivido con un cierto retraso, y con una cierta mayor intensidad.

Volviendo a la pregunta inicial. ¿Qué está pasando? Pues el final de una época, necesitamos cambios muy profundos, no sabemos en qué dirección, lo que sabemos es que este cambio de época está redistribuyendo costes en la humanidad mucho más bestias de lo que estábamos acostumbrados. Los que estaban mal están mucho peor, y los que estaban bien están mucho mejor. Y eso es algo que durante la fase de la posguerra en la II Guerra Mundial en Europa fueron capaces de acomodar y amortiguar. Y ahora es mucho más difícil.

En España esto tiene características similares y en parte distintas, porque en cada país esta crisis es de carácter distinto.

Suponiendo que todo empiece oficialmente en 2010, con el fin del Estado de bienestar, ¿este ciclo qué es? ¿Un ciclo de reacción, de convulsión? ¿En qué fase estamos? ¿Un ciclo de postdemocracia, un ciclo de beligerancia democrática? ¿Qué estamos haciendo, qué está pasando?

Estamos en fin de ciclo y estamos en inicio. Es fin de ciclo porque no nos funcionan las recetas que estábamos acostumbrados a utilizar, de matriz socialdemócrata y democristiana, básicamente. La deriva de la socialdemocracia-democristiana, neoliberal a partir de la tercera vía, se ha demostrado que tampoco da respuesta. Pero no estamos en fin de ciclo de un modelo productivo, de un modelo económico, de unas relaciones sociales determinadas.  Estamos en inicio de ciclo porque, precisamente, necesitamos reconsiderar y reconstruir esas relaciones. Fíjate en una cosa que es bastante evidente, que es la ruptura generacional. Que se está dando en toda Europa y, diría, en todo el mundo. La gente de más de 45-50 años tiene comportamientos políticos, lógicas de acomodación, situaciones y posiciones sociales que les permiten, de alguna manera, buscar procesos de acomodo en la situación. Y de 45 hacia abajo, con niveles formativos muy superiores, niveles de interiorización del nuevo ciclo mucho mayores, son un grupo de personas con muchas más incertidumbres frente al futuro y mucho más dispuestas a salir de las zonas de confort. Yo creo que eso se está viendo en casi todas partes. Y eso demuestra un poco la ruptura. Es un ciclo de ruptura, una fase de cambio de ciclo entre dos momentos históricos determinados. ¿A esto le llamaríamos postcapitalismo? En el fondo, llamarle postalgo es no saber cómo definirlo. Sabemos que ya no nos funciona la lógica capitalismo industrial, sabemos que estamos en otra dimensión del capitalismo financiero, global, basado en la lógica de la deuda, con dificultades para mantener las tasas de beneficio por el cambio productivo, pero no sabemos cómo va a desembocar. Porque no hay instrumentos claros para saber qué va a pasar.

Tenemos nueva economía, nueva sociedad, y seguimos teniendo vieja política”

Los partidos españoles en el Congreso, ¿dibujan esta ruptura generacional?

En parte sí y en parte no. Es decir, el PSOE y el PP, Convergencia y el PNV son ejemplos de partidos que siguen funcionando con una clave básicamente del ciclo anterior. Sus cambios son muy epidérmicos, muy de imagen. Yo lo expreso diciendo: “Su forma de adaptación es contratar a un community manager”. Siguen creyendo que Internet son tecnologías de  la información y la comunicación. En cambio, sobre todo Podemos y las confluencias territoriales, también en parte Ciudadanos, son partidos ya nacidos en otra fase. Entienden que Internet no es un instrumento, sino que es algo que rompe las estructuras generacionales. En el Congreso, este inicio de esta legislatura, se ha visto una ruptura en las formas, en las maneras de vestir, cosas que son más epidérmicas, pero que demuestran un poco que el promedio de edad del votante del PP es 59 años, el del PSOE 55, el de C’s 47, y el de Podemos 45. Ya ves que esa dimensión generacional tiene expresión en las formas de relación y en los tipos de discurso. El discurso de Rajoy era de matriz básicamente decimonónica, y el discurso de Pablo Iglesias, que te gustará más o menos, tiene ya un tipo de matriz distinta. Eso tiene expresiones múltiples. Las formas de acomodación, o de impacto institucional, o de realidad de cambio, son distintas.

¿Qué cree que les pasará a los partidos viejos en este ciclo? ¿Y a los nuevos? ¿Existen ya los partidos del próximo ciclo?

Creo que no. Seguramente el ejemplo de partido nuevo más reciente que hemos tenido en España, y que todo el mundo considera que de alguna manera era un partido que iba demasiado rápido en relación a lo que estaba pasando, era el Partido X, un partido que surgió en un momento determinado, con una lógica muy 15-M, con la voluntad de construir un partido a imagen y semejanza de la Red. Es decir, que su formato de organización fuera la Red incluso. Había toda una lógica muy pensada en clave de construir un partido de matriz distinta. Muy por encima de las posibilidades reales de arraigo que tenía esa lógica. En el fondo, la sorpresa del Partido X fue que un partido como Podemos, que surgió de las mismas bases sociales, y de la capacidad de utilizar las redes, pero al mismo tiempo los medios convencionales como la televisión, fue lo que le hizo dar un salto. Aún estamos en un proceso de transición, y por tanto el imaginar que ya estamos totalmente en una sociedad digitalizada, en la cual tú puedes trabajar con lógicas de intermediación distintas, pues no pasa. En el fondo no podemos tener partidos nuevos, como no tenemos universidades nuevas, o como no tenemos periódicos del todo nuevos. Estamos en un proceso de cambio, en el cual las instancias de intermediación tradicionales están perdiendo peso, tienen dificultades para mantener su valor añadido, y las nuevas formas de comunicación, de relación, de producción, aún están de alguna manera en proceso de consolidación.

Sin entrar en detalles puntuales, ¿qué le parece que ilustran, dentro de todo este ciclo, las negociaciones para un gobierno entre PSOE, C’s y Podemos/Confluencias?

Creo que ilustran lo entrampados y bloqueados que estamos. No hay capacidades. Si miramos hacia atrás, todo el proceso 15-M, hay un ciclo, una parte de movilización creciente que es 2010-2013. El zénit es 2013. Si miras las cifras del Ministerio del Interior verás que a partir de 2013 baja el número de manifestaciones y de movilizaciones, hay una cierta sensación de cansancio, de que no se están consiguiendo resultados a través de la movilización, porque el sistema está muy controlado. A partir de inicios de 2014 está esa nueva fase de asalto a los cielos, llámalo así literariamente: la candidatura de Podemos al Parlamento Europeo, el inicio de la construcción de las candidaturas en Barcelona. Hay todo un proceso de cambio de ciclo con el cual se intenta relacionar la fase de movilizaciones y de lucha con un cambio en la lógica institucional. Y esto tiene un punto culminante en esa lógica, que es mayo de 2015. A partir de mayo de 2015 y la secuela que es el 20 de diciembre, ahí tenemos un hasta aquí hemos llegado, por así decirlo. Pero ahora falta ver cómo se mantiene la tensión entre lo que es practicable desde las instituciones, y lo que es necesario y deseable desde el punto de vista social. Y esa capacidad de disfunción, de romper las zonas de confort, es muy difícil de lograr solamente en las instituciones. Tienes que saber combinar esas dos realidades. Y no es nada fácil. Ni en España ni en ningún sitio. Tenemos nueva economía, nueva sociedad, y seguimos teniendo vieja política. Y unas instituciones muy poco capaces. Respondiendo a tu pregunta, los partidos o la negociación que aludías expresa en parte ese bloqueo, esa dificultad de combinar dinámicas de cambio muy acelerado en la sociedad y en las relaciones económicas. Porque seguimos estando atrapados en una lógica, que tiene mucho que ver con el XIX y con el XX, de construcción de decisiones públicas. Y eso no es fácil de resolver.

“Internet no es un instrumento, sino que es algo que rompe las estructuras generacionales”

No sé si comparte que en cierta medida lo nuevo parece que se paraliza cuando llega a lo institucional.

Los ritmos son totalmente distintos. Los ritmos, los rituales, los lenguajes, los procesos, los procedimientos más que los procesos. Hay como una cierta parálisis fruto de una estructura muy pensada en claves distintas. Tenemos una matriz de actuación pública burocrática, que está pensada en una clave de no intervención, cuando necesitamos una Administración pública y unos poderes públicos que sean mucho más capaces de adaptarse y de hacer procesos de actuación conjunta con los movimientos sociales, con las organizaciones, etc.

Y esto es muy complicado porque todo el procedimiento que hay detrás es un procedimiento para que esto no pase fácilmente. Lo que dices, que da la sensación de que cuando llegan allí queda todo atrapado y bloqueado, es porque la propia máquina, la propia arquitectura institucional, no está pensada en esa clave. No está pensada para responder rápidamente. Está pensada para proceder procedimentalmente. Yo creo que hay un problema de fondo. Porque los mismos que defendemos la actuación de lo público y la defensa de lo público, cuando estás en las instituciones te das cuenta de que esos instrumentos de lo público están muy poco adaptados para dar respuesta a lo que necesitamos ahora.

La sensación es que quizá el paso del 15-M en la institución ha sido un poco traumático para el 15-M.

No sería justo decir que el 15-M ha pasado a la institución, porque ha sido más que eso. Aquellas opciones que se reclaman del 15-M, que están en instituciones, están teniendo hoy muchas dificultades lógicamente en esa adaptación, porque los formatos de actuación, de relación y de dinámica son totalmente distintos. Yo aún confío en que no quedarán capturados. Hay una frase del alcalde de La Coruña que me gustó cuando vino aquí a Barcelona hace unos meses. Dijo “nosotros somos intrusos. El día que dejemos de ser intrusos, habremos dejado de ser lo que éramos, habremos perdido nuestra capacidad de transformación”. Esta idea de ser intruso, de ser algo que no cuadra en las salas, en los salones, en las sillas, en la estructura, creo que es algo importante. Si algo se tenía claro aquí en Barcelona en el momento de iniciar el proceso hacia las municipales del 2015 es que era importante no caer en los vicios que se habían dado en 1979, en la primera Transición, cuando se dijo aquello de que el pueblo entraba a los ayuntamientos, y  que, por tanto, muchos líderes vecinales y sociales entraron como alcaldes y concejales en los ayuntamientos, y en ese momento se le dijo a la gente: “No os preocupéis porque ya estamos nosotros, y  vamos a preocuparnos de vuestros problemas, no hace falta que sigáis movilizándoos”.

Situados hoy, de las mejores cosas que se podrían hacer, desde aquellas candidaturas, partidos, grupos y confluencias que se reclaman del 15-M es fortalecer la capacidad de arraigo y de enraizamiento social de muchas iniciativas, y no pensar que el tema clave es solamente la institución.

¿Se está haciendo eso?

¿Cuántos meses llevamos desde las municipales? ¿Nueve? ¿Diez? Creo que es pronto aún para decirlo, pero creo que está en la mente de esos grupos. Otra cosa es que se consiga hacerlo. Un poco lo que estamos comentando es que esa confianza, en relación a que la transformación social se basa solamente en ocupar el poder y transformar, eso está en cuestión. Cuando se habla de lo común o de lo colectivo se está utilizando un formato de reforzamiento de esa capacidad colectiva. No solamente de confianza en el Estado o en las instituciones.

¿Lo nuevo puede pactar con lo viejo y salir indemne?

La política tiene mucho de transacción, de situar el tema siempre en lo posible, no en lo deseable. En el momento que tú aceptas la idea de la realpolitik, estás aceptándolo, en el fondo.

“Hay un cambio. Un cambio en las prioridades, en el lenguaje, en la forma de relación. ¿Hasta qué punto eso es sustantivo? Este es el punto”

¿Es fatal aceptar eso?

Creo que tienes que mantener la tensión entre la practicabilidad de las políticas que propones y la capacidad de disfunción. No aceptar siempre el marco de juego en el que se plantean las cosas, porque ese marco de juego te está marcando de alguna manera los límites de lo que puedes hacer. El debate, si retrocedemos en la teoría política, es un debate de Maquiavelo. La PAH es un ejemplo de esto. La no aceptación del marco y la ruptura de ese marco es lo que permite dar saltos. Saltos que parecían impensables solamente unos meses antes. Si tú aceptas la realpolitik, lo que hizo la PAH no es posible. Si tú no lo aceptas porque crees que es imposible buscar soluciones dentro de ese marco, estás cambiando digamos la ventana de lo que es  aceptable. Y eso solamente lo puedes hacer desde fuera de la institución. O con una combinación de dentro y fuera. Desde la institución es muy difícil que lo puedas hacer.

¿Se está haciendo?

Creo que no, en el sentido de que aún hay un proceso de acomodación de los propios nuevos actores a las instituciones. La pregunta no es tanto si se está haciendo o no se está haciendo, sino sobre si ese proceso de adaptación acabará anulando esa capacidad de disfunción. La duda aún está en pie. Hay elementos aún muy de lenguaje, de forma de hacer que han cambiado. Hay un cambio. Un cambio en las prioridades, en el lenguaje, en la forma de relación. ¿Hasta qué punto eso es sustantivo? Este es el punto. Pero decir que hay simplemente digestión o que se está haciendo todo lo que se quería son dos límites en los cuales yo no aceptaría esa lógica.

Cuando el ciclo ya tenga nombre y haya terminado ¿cómo cree que debería ser un partido transformado?

No se caracterizaría tanto por no tener liderazgo y jerarquía, que es bastante difícil en un modelo como el nuestro, sino por ser más horizontal en el sentido de no tener muchas estructuras piramidales. Este sería un elemento. Un segundo elemento sería estar igual de preocupado por el control y el acceso al poder, como por la capacidad de convertirse en articulador social. No en monopolio social, sino en articulador. El tercer elemento, mucho más permeable a la multipertenencia. Personas que puedan ser de varias cosas al mismo tiempo. Un cuarto elemento sería una dimensión más deliberativa y constructora de debates y de formación. Hay un tema que ahora los partidos nuevos han abandonado --bueno, los nuevos y los viejos--, que es la formación, ser escuelas de debate. No en el sentido de la escuela de verano del partido  socialista, sino de debates alrededor, que no tiene por qué organizarlos el partido o la formación, sino aprovechar los debates que están en marcha. Que su lógica no sea simplemente la numérica o la de militar cuando hay campañas electorales. Que haya espacios  que puedan aportar cosas. No es fácil esto.

¿Catalunya es un proceso aparte o está dentro de los mismos terrores y la misma dinámica?

Si hablamos de Catalunya como situación política quizá hay algo mejor que es una cierta tradición de confluencia. De mantenimiento de la pluralidad y de construcción de espacios de confluencia comunes. Pero si lo trasladamos al ámbito nacionalista esto no sería tan verdad. Si hablamos en cuanto a las formas de hacer política aquí hay más espacios grises entre colores. Hay más espacios compartidos. Si te referías al tema nacionalista o al tema del conflicto territorial, sí que es un cierto espacio aparte, en el sentido de que hay una dimensión que en otras partes no está. Y esta dimensión territorial y de identidad que está en juego. Seguramente ya no estará en juego igual que lo estuvo hace dos años o tres, pero sigue estando en juego. Por tanto, es un ámbito también especial. Pero tampoco tan distinto del que puede darse en otras partes de España.

Joan Subirats (Barcelona, 1951) es catedrático en la Facultat de CC PP i Sociologia de la UAB, donde dirige el Master del Institut de Govern i Polítiques Publiques. Nacido en el Raval, formado como economista, militante precoz en el PSUC --en 1973 fue uno de los 113 detenidos de la Assemblea de Catalunya;...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sara Azcárate

    Muy de acuerdo con el análisis. Subirats, al hablar de la consuetudinario del nuevo pasrtido, habla de cultura en el sentido de Gramsci, el de que las ideas políticas dependen de la cultura, es decir, de una determinada forma cotidiana de hacer. Es ahí donde creo que estamos encalladas cuando hablamos de cómo conciliar lo institucional con el deseo de disfunción, que al institucionalizarse parece perder todo poder transformador.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí