1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Fútbol popular, reinventando el fútbol de la gente

Emilio Abejón 19/04/2016

<p>Afición del Club de Accionariado Popular Ciudad de Murcia</p>

Afición del Club de Accionariado Popular Ciudad de Murcia

CAP CIUDAD DE MURCIA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este próximo mes de julio se celebra en Gijón el III Encuentro de Fútbol Popular y en él se darán cita clubes de fútbol que funcionan de un modo muy diferente a como nos han hecho creer que deberían funcionar todos los clubes en un entorno tan profunda como recientemente mercantilizado. Son clubes creados y gestionados democráticamente por aficionados que han decidido, muchos de ellos tras traumáticas experiencias de desaparición o deslocalización de sus clubes, fundar equipos en los que los factores sociales y comunitarios primen sobre la razón mercantil, clubes que sean vibrantes instituciones culturales en sus ciudades y no meros instrumentos empresariales para extraer valor económico de sus aficionados.

Escribía recientemente en este mismo medio sobre el profundo descontento que existe entre los aficionados con la deriva mercantil que el fútbol ha venido tomando desde hace varios años. Cuestiones como los horarios de los partidos, los precios de las entradas, la represión de la cultura de grada con el fin de gentrificar los estadios, etc. crean una sensación de desamparo y alienación entre las aficiones que fundaron y financian económica y sentimentalmente a nuestros clubes. La transformación de la inmensa mayoría de los equipos en sociedades anónimas hace apenas un cuarto de siglo eliminó además los cauces tradicionales de participación de los socios, convirtiéndoles únicamente en clientes.

Este proceso de invasión de todo lo humano por el capitalismo y la lógica de mercado no ha conseguido hacer desaparecer la forma eminentemente comunitaria e identitaria que los aficionados tienen de sentir su relación con sus equipos. Buena parte de los aficionados entienden sus clubes como parte esencial de su comunidad, como realidad vertebradora de la misma y conformadora de su identidad. El intento de convertir esa realidad social tan íntima en lo personal y tan social en su dimensión y trascendencia en una mera relación mercantil, en uno o varios actos de consumo entre un proveedor de entretenimiento, el club, y un consumidor del mismo, el aficionado, no es más que un intento más de convertir lo complejo de las relaciones sociales humanas en simples relaciones de intercambio en el mercado. La supeditación de los aspectos culturales y por lo tanto sociales de tan complejo fenómeno a la mera actividad mercantil ha sido sumamente empobrecedora y como tal difícilmente sostenible.

En este caldo de cultivo ha ido creciendo en los últimos años el movimiento del fútbol popular, que busca no sólo volver al tipo asociativo de club previo al año 92 sino a un tipo de organización más democrática y horizontal y, sobre todo, que los aficionados vivan su relación con sus clubes de una forma social natural, no como objetos de explotación económica por parte de estos. Forman parte de este movimiento clubes de todas partes de la geografía española. Algunos son pequeños grupos de aficionados románticos a la sombra de mastodontes mediáticos de nuestro fútbol, otros son instituciones con varios miles de socios, por lo general muchos más que la media de los clubes de la categoría en que juegan, que van ascendiendo poco a poco hacia una división más acorde a su masa social. Pese a la disparidad geográfica y demográfica, comparten todos una visión del fútbol como espacio social y cultural común y trabajan en su preservación y promoción en un entorno hostil.

En 2007, un grupo de aficionados del Atlético de Madrid, cansados de una sociedad anónima deportiva cuyos dueños además lo eran merced a un delito de apropiación indebida, fundó el Atlético Club de Socios. El primer club de lo que aún no se denominaba “fútbol popular”. Desde entonces ha nacido o adoptado esta filosofía una decena de clubes que militan desde el último escalón del fútbol regional hasta la Tercera División.

Jugadores del Unionistas de Salamanca CF entran al terreno de juego antes de un partido

Jugadores del Unionistas de Salamanca CF entran al terreno de juego antes de un partido

Unos años más tarde, en 2012 en Murcia, tras la venta y deslocalización de CF Ciudad de Murcia SAD a Granada, un grupo de aficionados del Ciudad decidió unir el modelo británico del FC United of Manchester, de estilo cooperativo, a la denominación de “accionariado popular”, de origen italiano, para fundar el Club de Accionariado Popular Ciudad de Murcia, que, tras tres ascensos en cuatro años, compite en el grupo murciano de la Tercera División.

Poco antes, en 2011 en Palencia, tras la decisión de la asamblea del CF Palencia de transformar el club en sociedad anónima, un grupo de socios decidió desvincularse para fundar el Club Deportivo Palencia. A día de hoy, el CF Palencia ha desaparecido por su mala gestión mientras que el CD Palencia compite en Tercera División, siendo uno de los principales impulsores del movimiento y anfitrión del primer encuentro de clubes populares celebrado en 2014.

En Logroño, Salamanca, Jerez de la Frontera, Orense y Logroño vivieron experiencias traumáticas de las que hacen que los aficionados revisen su relación con el fútbol. Los aficionados del CD Logroñés, la Unión Deportiva Salamanca, del CD Xerez y del CD Ourense padecieron gestiones nefastas de dirigentes de sus sociedades anónimas que las llevaron a su desaparición, o casi, como en Jerez. En algunos lugares, tras un acontecimiento traumático como este, los aficionados son aleccionados para esperar a que llegue un mesías salvador que recree el modelo personalista; sin embargo, en todos estos lugares prefirieron crear clubes democráticos en los que pudieran tomar sus decisiones y no pasar de ser clientes de una SAD a ser clientes de otra. Así nacieron la SD Logroñés, Unionistas de Salamanca, el Xerez Deportivo FC y la UD Ourense.

El anfitrión de este encuentro del mes de julio es el Unión Club Ceares, club del barrio popular gijonés del mismo nombre que milita en la tercera división asturiana. El Ceares, tras años de languidecer socialmente, hace un lustro, tras la elección de una joven directiva que reorientó la filosofía del club, se ha convertido en un actor dinamizador de la vida social y cultural local, consiguiendo, además, los mejores resultados deportivos de su historia con la disputa de la fase de ascenso a Segunda División B en 2014. Todo ello pese a tener uno de los presupuestos más pequeños de la categoría.

Unión Club Ceares

Unión Club Ceares

Cada uno de estos clubes, junto al FC Tarraco, el Avilés Stadium o los proyectos incipientes de fútbol popular de Orihuela, Lucena o Bahía de Cádiz, tiene una historia de ilusión frente al conformismo y de creación de alternativas frente al pensamiento único. Están reinventando el fútbol de la gente.

Es curioso cómo muchos de estos proyectos, sobre todo los más tempranos, aparecieron espontáneamente y sin relación entre sus grupos promotores, pese a que les movían ideas similares. Sólo unos años después empezaron los contactos y el sentimiento de formar parte de un movimiento, creándose una red de apoyo a nuevos proyectos de fútbol popular en la que todos comparten experiencias y buenas prácticas en la gestión de sus respectivos clubes. Esta nueva red está aportando a nuestro fútbol una perspectiva diferente y muy necesaria en un momento en que las dinámicas económicas nos han llevado a creer que no hay otro fútbol posible más allá del de las grandes estrellas mediáticas multimillonarias totalmente alejadas del mundo real, de los fondos de inversión y de las operaciones inmobiliarias especulativas con los terrenos de los estadios donde un día nuestros sueños infantiles se hicieron realidad.

El fenómeno del fútbol popular no es únicamente español, en varios países europeos, incluso en algunos en que la forma jurídica mercantil para los clubes existe desde hace muchas décadas, en los últimos años han aparecido clubes democráticos propiedad de sus aficionados. Son muy conocidos los casos del FC United of Manchester, que ya he citado, y el AFC Wimbledon en Inglaterra, este último compitiendo en categoría profesional. También en Italia la US Ancona, Unione Venezia o Cava United, en Bélgica el KSK Beveren o en Alemania el HFC Falke son clubes de filosofía similar a los clubes populares españoles. Existe una organización, Supporters Direct Europe (SDE), de la que FASFE es miembro, que presta servicios a muchos de estos clubes y a todos los aficionados que desean convertirse en actores responsables en sus entidades. Recientemente la Unión Europea otorgó financiación a través de su programa Erasmus+ para un proyecto liderado por SDE para formación e intercambios entre clubes democráticos y organizaciones nacionales de aficionados. FASFE y el CAP Ciudad de Murcia son los socios españoles del proyecto, que también dará oportunidad a todos los clubes populares españoles de participar.

Aún es pronto para saber si este modelo de fútbol democrático y participativo se consolidará sin perder su esencia en su viaje hacia el fútbol profesional, donde seguro llegarán varios de los clubes del movimiento en un futuro no muy lejano. El entorno legal es sin lugar a dudas todo menos facilitador para este tipo de entidades. Es necesaria la aprobación de la tan esperada nueva Ley de Deporte Profesional que elimine de una vez la obligación para los clubes de estar constituidos como sociedades anónimas deportivas para poder competir en categoría profesional y la instauración de un verdadero sistema de juego limpio financiero que elimine los incentivos perversos hacia la insostenibilidad y todas las facilidades para el blanqueo transnacional de capitales que otorga el actual sistema. Estas medidas, acompañadas de incentivos y capacitación para las aficiones, podrían convertir nuestro fútbol en un entorno equilibrado en el que entidades asociativas y cooperativas como las del fútbol popular podrían proliferar, contribuyendo así a crear un fútbol más sostenible y cercano a sus seguidores. En cualquier caso, lo que el movimiento del fútbol popular sí ha conseguido ya es poner de manifiesto que otro fútbol es posible y en él los aficionados no son sólo consumidores sino protagonistas.

 

Emilio Abejón es miembro de la asociación de aficionados del Atlético de Madrid Señales de Humo, y actualmente es secretario y tesorero de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE)

@FASFEaficion

Este próximo mes de julio se celebra en Gijón el III Encuentro de Fútbol Popular y en él se darán cita clubes de fútbol que funcionan de un modo muy diferente a como nos han hecho creer que deberían funcionar todos los clubes en un entorno tan profunda como recientemente mercantilizado. Son clubes creados y...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio Abejón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí