1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fauna Ibérica

Bertín Osborne, encabronado

Esteban Ordóñez 19/04/2016

<p>Bertín Osborne.</p>

Bertín Osborne.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Camina por la televisión con esos andares de semental con privilegios que se les pone a los toros indultados. Hace de campechano y hay que aguantarlo. Es más o menos andaluz a conveniencia: su jerezanía es condicional. Adora pronunciar mal los participios, dejarlos mal acabaos, cree que rompiéndoles la ‘d’ se acerca al populacho.

Ya se sabe que la campechanía es un truco para que los pobres nos traguemos que mañana podríamos ser también millonarios o monarcas. Bertín exhibe su temperamento de taberna a punto de cerrar y la gente aplaude. Es muy humilde, se dice, diferente a otros ricachones, se dice. Sin embargo, no es que se acerque al pueblo, más bien desciende sobre él a la manera clásica del terrateniente graciosete, o sea, un poco como una aparición mariana. Y más nos vale agradecérselo porque se trata de una concesión, de benevolencia latifundista. Además, nada le fastidia tanto como que le rompan el personaje.

Confía en que su tonito incombustible de chiste escatológico rompe cualquier argumento inconveniente, pero si no ocurre así, se enciende. “Me estoy encabronando”. El hecho de avisarlo constituye un defecto de la casa. La gente común se encabrona sin más, no obstante, los billeteros de estirpe advierten, porque su verbo es poder y hay que clavarse en firmes. 

Engaña a muchos con su simpatía, pero hay que fijarse más. En su ceño hay una arruga latente, un pliegue pequeño y cerrado como un prepucio retraído. Una huella de que sus enfados contienen un punto muy macho y muy viril. Incluso podría pensarse que tontorronea tanto para que no le regrese el gesto a su estado original. Sólo la cara en reposo desvela la personalidad genuina. 

Tiene brazos abarcadores, pero, sobre todo, juguetones y caprichosos para cortar el bacalao. Todo su tren superior está muy contento de haberse quitado la ropa de rico. Aun así, las camisas se le asientan en los hombros con la despreocupación que da poseer buenas bodegas. Ese rollo aireado y de sol a deshora, sin duda, forma parte de su atractivo.

Es un guapo en retirada desde hace muchos años porque la belleza de factura soberbia es más transitoria que cualquier otra. La vanidad moldea las facciones con mayor intensidad que otros rasgos del carácter: estira mucho el rostro y exige tanta piel que, al final, uno tiene más cara de la que puede mantener y se queda con un aspecto de cama deshecha. Tal vez por eso, cuantos más años pasan más se ríe, para dar cobertura y esqueleto a la doble cara que le cuelga.

Gusta mucho a las señoras de antes, que creen que al hombre le hace falta mucho pelo en la voz, al menos a cuatro cabellos por poro, y unas orejas muy pegadas a la cara. Este sector femenino no ve que su canallería risueña no es más que un remiendo televisivo de una despreciable chulería de manual.

Cuando habla con una mujer, se nota que le gustan los caballos (preferiblemente si es joven). La mira con vocación mercantil y de asueto, explora disimuladamente la fisonomía femenina, analiza la dentadura, la jovialidad y la predisposición de la piel; parece calcular la mecánica de la cadera, su capacidad de amortiguación. Y entonces le sube un ruborcillo, se le sonríe hasta la hebilla del cinturón. Qué guapa está Sara Carbonero. De hecho, su cinturón expresa una nostalgia de hombre cabal, de tiempos en que el pantalón se ajustaba al borde o, incluso, por encima del ombligo. También le gustan las rancheras, un género de nalga azotable y renqueante. En cada ranchera hay una intención que es una mezcla de doma y de reproche.

En sus ojos hay, a veces, una ligera desorientación no achacable a ninguna bizquera ni estrabismo, sino a la sospecha y la vigilancia, parece como si llegara de cometer algo inconfesable y revisara a los presentes, amenazándolos veladamente, conminándolos al silencio, a punto de encabronarse de nuevo. 

Camina por la televisión con esos andares de semental con privilegios que se les pone a los toros indultados. Hace de campechano y hay que aguantarlo. Es más o menos andaluz a conveniencia: su jerezanía es condicional. Adora pronunciar mal los participios, dejarlos mal acabaos, cree que rompiéndoles la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

42 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pepote Rojo

    Infecto este Bertín Osborne. Proboca la arcada por empalago. El machista ibérico tiene en él un ejemplo a aseguir, un maestro, un guía y un gurú. Gracias por otro magnífico retrato, Ordónez... ;-D

    Hace 5 años 3 meses

  2. Carlos Bellido

    Qué pretende transmitir el autor de este artículo?? Alguna mala experiencia ha debido tener el pobre para manifestar tanto odio gratuito, claro que es difícil de entender por algunos simples terrenales lectores. Me parece lamentable, el Sr. Osborne no es precisamente objeto de mi devoción, pero el artículo huele mal. Supongo que el autor tendrá sus motivos, espero que se cure y que Dios le bendiga.

    Hace 5 años 4 meses

  3. diegodevito

    Pues lo que me da más gracia es que me ha descrito a la mayoría de hombres españoles que he conocido. Yo soy gay e incluso los hombres gays españoles en un porcentaje, lanzo un número que me invento, de un 60 por ciento me han parecido así, con la prepotencia latente, que creen que lo que ellos dicen es mejor que el resto, con poca modestia... en fin que creo que el problema no es Osborne sino esa masculinidad ibérico-mediterránea bien arraigada en estos cuerpos... spain is different... my ass!

    Hace 5 años 4 meses

  4. Vicente

    Envidia o no la descripción es perfecta. Yo siempre he pensado lo mismo. Creo que cada vez se le ve más el plumero.

    Hace 5 años 4 meses

  5. jorge

    bueeeeno bien escrito y representativo del buey ese....jajajajajajaa

    Hace 5 años 4 meses

  6. César

    Gran artículo, y nada de envidia seguro, porque a mí este tipo me parece también el prototipo de señorito fascista andaluz, y no le envidio para nada.

    Hace 5 años 4 meses

  7. CarmenK

    Como caricatura del personaje está bien el artículo. Un poco batiburrillo y recurriendo a todos los tópicos enmarcables dentro del cuadro "señorito andaluz". Pero resulta que Bertin Obsborne se escapa del tópico por uno o varios lados ¿Tienen los "señoritos Ivan" que ganarse la vida cantando rancheras por dudosos escenarios? A este el latifundio no le ha dado siempre caudales. Y hasta la herencia de uno hay que pelearla.

    Hace 5 años 6 meses

  8. Juanma

    Ahora describe cómo es ganarse la vida rajando a otras personas, chavalote. Analiza lo que tú vas ofreciendo a la sociedad en tu próxima bazofia.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Beatriz

    Qué bueno, Esteban... Qué bien lo haces y que original eres!!! Me encantas! Por cierto, no veo la envidia por ningún sitio.

    Hace 5 años 6 meses

  10. Araide

    Fabuloso artículo. Desmantelando con detalle al personaje, no a la persona, porque creo que ya solo hay personaje.

    Hace 5 años 7 meses

  11. DE ANDALUZ NADA

    De andaluz no tiene nada, por mucho que intente hacer el acento andalú como el culo ...

    Hace 5 años 7 meses

  12. Jorge

    Excelente artículo.

    Hace 5 años 7 meses

  13. J.Moore

    He gozado leyendo este análisis .... Bertín , en este artículo está escrito todo lo que urgentemente necesitas saber sobre tu detestable manera de ser . Nunca repito, nunca encontrarás , ni en tu puto karaoke privado , un momento más valioso que el que esta persona te ha dedicado.

    Hace 5 años 7 meses

  14. Pololo

    Plena descripción de ese animalete de cortijo.

    Hace 5 años 7 meses

  15. María José

    Me ha decepcionado mucho CTXT con este artículo. Lo único que hace el autor es vapulear verbalmente a Bertín. Nada más. Entiendo que está escrito a modo de columna de opinión pero incluso así podría tener un poco más de análisis, ir un poco más allá de la mala leche y la bilis que rezuma: hablar, por ejemplo, sobre por qué esa socarronería que tan poco le gusta al autor es tan popular entre los televidentes españoles, o qué hacen en otros países con presentadores que se ven implicados en escándalos como el de los papeles de Panamá. Algo que me haga ir más allá y PENSAR. Pero claro, es mucho más fácil poner verde a alguien con pluma de aspirante a poeta. Por cierto, el autor destila azufre al describir a Bertín pero tan insoportable no debe parecerle si se ha memorizado hasta la arruga de su entrecejo. Cuando no aguantas a alguien apagas la tele cuando aparece y ya está, no te quedas mirando a ver hacia qué lado soslaya la mirada cuando tiene a una chica delante. En conclusión, poco se puede avanzar si en vez de tratar de profundizar y analizar, algunos “periodistas" se dedican exclusivamente a destripar personajes mediáticos. Llamar a esto periodismo es un insulto a la profesión.

    Hace 5 años 7 meses

  16. GEMA

    ¡¡¡Eso es, eso es!!! Siempre me he preguntado que encerraba este tipo detrás de esa socarronería que me echaba para atrás. El que dice que tienes envidia ahora tendrá que dejar La 1 y pasarse a Telecinco, no sé si lo van a poder soportar.

    Hace 5 años 7 meses

  17. martita

    Que pena, tan joven y con tan mala bilis. Todo eso es producido por la cochina envidia. Pues nada chico. Que te aproveche.

    Hace 5 años 7 meses

  18. Nata

    Yo lo que veo es muuuuuuchaaaaa envidia!!!! Te gustaría ser como el,no????? Porque tanta envidia no puede ser por otra cosa...ale, a seguir criticando, para darte a conocer, majo.

    Hace 5 años 7 meses

  19. Pak Gon

    muy buena la ilustración (¿vectorial?) de Luis Grañena

    Hace 5 años 7 meses

  20. Miguel

    Buen articulo, se lo merece :D

    Hace 5 años 7 meses

  21. Juan H. K.

    Cuanto rencor destila el artículo. ¿Y quizás también envidia?

    Hace 5 años 7 meses

  22. Alexandre Alonso

    LO SIENTO PERO ESTO TENGO QUE PONERLO EN MAYUSCULAS. POR FIN ENCUENTRO A MI PUTO ESCRITOR ESPAÑOL FAVORITO. ESTEBAN. ESTO NO ES NORMAL. ERES UN HIJO DE PUTA. YO ESCRIBO TAMBIEN. ERES UN JODIDO GXXIO. NO PUEDO ESCRIBIR ESA PALABRA. PERO LO ERES, CABRON. YA VES SI LO ERES

    Hace 5 años 7 meses

  23. raul80

    El artículo está fenomenalmente escrito. 10/10. Enhorabuena.

    Hace 5 años 7 meses

  24. elboina

    Lo ha clavado!!! Acertadísima descripción de un psuedopersonajemediático que rezuma hedor a épocas pretéritas. Un niño bien, de derechas, como manda su dios.

    Hace 5 años 7 meses

  25. Carlos

    Esperamos con ansia la entrevista de Bertín al ex-ministro Soria. Así el ex-ministro no tendría problemas de comunicación.

    Hace 5 años 7 meses

  26. Ezpaño

    A mí solo me produce ganas de vomitar. Hay que ser muy tonto para no darse cuenta de a qué juega este personaje, una especie de "Torrente" gigante.

    Hace 5 años 7 meses

  27. Encarna

    Una descripción incomparable

    Hace 5 años 7 meses

  28. mario

    Esteban Ordoñez! Vuelvo a LEER en la prensa!

    Hace 5 años 7 meses

  29. Miguel

    Digno de Umbral

    Hace 5 años 7 meses

  30. Cloud Salander

    Qué pasada de texto...con independencia de lo que intenciones...aunque confieso también cierta tirria al personaje...

    Hace 5 años 7 meses

  31. Rafasi

    Pues la envidia tambien es muy iberica ...chavalote...

    Hace 5 años 7 meses

  32. jose

    que bien escribes y describes

    Hace 5 años 7 meses

  33. santaklaus

    Sólo es un chorizo de Marca España. Un vulgar chorizo de mierda.

    Hace 5 años 7 meses

  34. Bertin

    Que me estoy enfadando

    Hace 5 años 7 meses

  35. Yo no se na

    Ni Bertin se lo cree,de lo bien que esta hecho.Bravo!!!!

    Hace 5 años 7 meses

  36. Pechuga

    Que te ha hecho ??, de verdad puedes pensar tan mal de una persona sin , presumiblemente, conocerlo ???

    Hace 5 años 7 meses

  37. paco

    cuanta envidia hay en este post

    Hace 5 años 7 meses

  38. mikel

    Me ha faltado leer que es un 'encantador de serpientes'; así es como se camelaba a las señoras, y también a los señoritos para aprovecharse del pueblo.

    Hace 5 años 7 meses

  39. gerpas

    Equiparable al "señorito Iván" de "Los santos inocentes"

    Hace 5 años 7 meses

  40. maler

    Brillante descripción del animal chulo de bellota que se considera el amo de la dehesa

    Hace 5 años 7 meses

  41. Luis

    muy muy muy bueno, sorprendentemente bueno :)

    Hace 5 años 7 meses

  42. Perpignan

    "se trata de una concesión, de benevolencia latifundista". Muy bueno.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí