1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDITORIAL

La oportunidad perdida de Otegi

20/04/2016

<p>Arnaldo Otegui y Jordi Évole durante el programa Salvados</p>

Arnaldo Otegui y Jordi Évole durante el programa Salvados

SALVADOS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Arnaldo Otegi es quizá el dirigente de la izquierda abertzale que más se ha esforzado por desactivar la lucha armada de ETA. En secreto primero, hace ya más de quince años, a través de sus conversaciones con el presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren; luego en público, con su propuesta de Anoeta de alcanzar una paz negociada. Siempre un paso por delante en el titubeante avance de la organización terrorista hacia el abandono de la violencia. Precisamente por esa condición de adelantado en el proceso de pacificación ha sido decepcionante ver, en el programa de Jordi Évole, a un político cauteloso, incapaz de arriesgar un mínimo paso en la vía de la reconciliación, como si ETA y su entorno hubieran cumplido su deuda con la sociedad por el solo hecho de haber dejado de matar.

Évole planteó una entrevista rigurosa, sin contemplaciones ni complicidades, en un ejercicio profesional que fue un mentís contundente a cuantos le acusaron de servir de plataforma a los filoterroristas. Pasados casi cinco años desde la renuncia de ETA al uso de la violencia y ante el estancamiento de un proceso de paz que tiene todavía pendiente el desarme y la disolución definitiva del grupo terrorista, resulta incuestionable el interés informativo de esta cita con Otegi, después de sus seis años en la cárcel. El conductor de Salvados era dueño solo de sus preguntas, el resto es atribuible a su interlocutor.

Algunas expresiones de Otegi delataron la fragilidad de este proceso de paz que cuenta aún con bastantes detractores en las filas abertzales, por mucho que él lo defina como definitivo, irreversible y estratégico. Hoy, como ayer, Otegi se niega a condenar la lucha armada de ETA: “Si no lo hice cuando mataba, ¿por qué voy a hacerlo ahora?”. A su juicio la condena del pasado entorpece el presente porque refuerza a los sectores que todavía hoy apuestan por la lucha armada. 

En un desdoblamiento inquietante, Otegi repite una vez y otra su abatimiento y su conmoción íntima ante crímenes (término que en ningún momento asume) como los de Hipercor, Miguel Ángel Blanco, la casa-cuartel de Zaragoza, al mismo tiempo que inscribe a ETA en la tradición de la izquierda de usar la fuerza para alcanzar el poder y combatir a las potencias coloniales (Vietnam, Argelia, Cuba). Esa desolación interior que dice haber sentido, que por lo demás resulta políticamente irrelevante amén de inverificable, apenas se traduce en una débil petición de excusas por el dolor causado que ya formuló hace tres años y que ni siquiera está dispuesto a repetir.

“Conmovedor”, es cuanto tiene que decir a la pregunta de una hija del asesinado Fernando Buesa. Admite que tenía que haberse terminado mucho antes con la lucha armada, pero se niega a precisar plazos, no vaya a ser que se ofendan sus conmilitones. Y resulta del todo ofensivo que aún hoy apele a las manipulaciones de la prensa y de algunos periodistas para explicar por boca de ETA el asesinato de José Luis López de Lacalle a preguntas de una de sus hijas. Por supuesto, ninguna condena, tampoco una disculpa.

Después de medio siglo de práctica terrorista, con más de 830 muertos en su itinerario, Otegi no puede pretender cerrar este periodo con el empate que proclama entre los crímenes de ETA y las torturas policiales. Sin duda hay tareas pendientes por parte del Estado, y el Gobierno del PP no ha mostrado el menor interés en acelerar el proceso de paz. Pero la izquierda abertzale tiene todavía un largo camino por recorrer para que los hijos de esta generación no hereden la tragedia de sus padres. El exquisito cuidado, incluso la amabilidad que despliega Otegi para hablar de ETA, alimentan el temor de que la fiera tal vez no esté tan muerta como él mismo proclama. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. javier

    Que decepción, otro artículo escrito, como la entrevista, desde una parte del relato. Poco aporta la entrevista y menos este editorial. Lamentables.

    Hace 5 años

  2. Pantxo

    Bravo por la valentía del artículo. Ni Otegi es Mandela, ni más de 800 personas asesinadas se tapan con buenas palabras y el manoseado "y tú más".

    Hace 5 años

  3. Cansancio...

    Totalmente de acuerdo con Antxón Elorza. Aclaración: soy vasca, jamás voté a HB, no quiero la independencia, qué curioso que piense así…

    Hace 5 años

  4. Mina

    Estupendo artículo, algo dificil de escuchar o leer en los medios, llamar las cosas por su nombre, hoy es casi delito, lo que escueze a muchos contemporizadores de ETA y la izquierda abertzale. Vi la entrevista y me hice la misma reflexión. "El exquisito cuidado, incluso la amabilidad que despliega Otegi para hablar de ETA, alimentan el temor de que la fiera tal vez no esté tan muerta como él mismo proclama".

    Hace 5 años

  5. Isabel

    Evole, le puso ante el espejo. Y esperábamos otra imagen. Otegui parece el mismo y parece tener esa terrible confusión entre el valor de la vida de los otros y de la de los suyos, entre la angustia ante una llamada de teléfono y otra. Entre no querer matar en Hipercor y haber matado. Es una ceguera, que no tiene cura. Solo que ahora lleva gafas.

    Hace 5 años

  6. Antxon Elorza

    Y me pregunto ¿la oportunidad perdida para qué? Esta clase de editoriales serían firmados por la caverna mediática que tanto criticáis. Como si Otegi fuera culpable de la violencia de ETA por no entrar en el juego demagógico del Estado de condenar según qué cosas. ¿Acaso se han condenado las torturas? ¿El PP pidió perdón por el 11-M? En fin, con editoriales como estos dejáis de lado que Otegi ha sido el gran hacedor de la paz junto a Eguiguren y rompió el miedo que la propia izquierda abertzale tuvo durante la violencia de ETA. Él fue valiente y tampoco veo editoriales criticando la causa injusta que le llevó a la carcel, mucho editorial de titiriteros pero luego a la hora de mojarse con políticos presos y presos políticos no moveis un dedo. Habéis entrado en definitiva en el juego constante al que han sometido a la izquierda: condenar tweets, cabalgatas, titriteros, ETA, Venezuela, el comunismo... Profunda decepción, luego criticáis a Carmena y actuais de la misma forma

    Hace 5 años

  7. Unnovox

    Un artículo Editorial lamentable, lejano a la Crítica; falto de base hasta como burla político-filosófica. De qué oportunidad se prejuicia, de qué pérdida se anhela. Simple en el desconocimiento del razonamiento de las diferencias y contradicciones entre legalidad, justicia y moral.

    Hace 5 años

  8. S.C.

    Madre mía, qué decepción de artículo. Yo entiendo el uso de la violencia como algo deleznable 'per se', desde cualquier ámbito, sea el de un grupo que ejerza el terror a través de sus acciones, o el del Estado que, como escribiera Tolstoi, "está fundado en el asesinato". De forma que los presuntos campeones del pacifismo deberían empezar a reflexionar sobre la sangre sobre la que se erigen hoy nuestras supuestas democracias. No hace mucho, en el artículo 'La normalidad de Israel', Santiago Alba Rico traía a colación las palabras del exprimer ministro israelí Ariel Sharon, quien en 1982 decía estar dispuesto a hacer el trabajo sucio (léase, exterminio de árabes) para el Estado, con el fin de que con el transcurso de los años los intelectuales progresistas (Sharon decía esto en una entrevista con el escritor Amos Oz) pudieran hacer una loa a los derechos humanos, mostrando un sincerísimo arrepentimiento por lo sucedido (en Sabra y Chatila), pero disfrutando de un país democrático y respetuoso con los derechos civiles de los que se jacta el progresismo biempensante, cuya amnesia selectiva le impide tener presente los crímenes del pasado y las tiranías del presente sobre las que se fundan nuestras regímenes políticos. El cinismo de Sharon en su defensa de la violencia estatal, por tanto, no es sino el reverso de la medalla del 'pacifismo' y los 'derechos humanos', vanagloria de las democracias parlamentarias del capitalismo occidental. Y olé. Por todo ello, exigir a Otegi una "condena explícita" del terrorismo -cuyo ejercicio un servidor detesta con todas sus fuerzas- es un ejercicio de fariseísmo descomunal, que compele a entrar en la rueda de molino de una neolengua que delimita cuál es el terreno de lo discutible y de lo aceptable. Y que, en realidad, esconde poco más que un vil posicionamiento político que este editorial no se atreve a exponer sin recurrir a subterfugios.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí