1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Podemos a mitad de camino

Pese a todas las maniobras de desgaste, los insultos, la campaña del miedo, los errores propios y las zancadillas, una fuerza que desafía claramente a los poderosos obtuvo el 20D 5 millones y el 21% de los votos

Iñigo Errejón 23/04/2016

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1. El discurso no es ropaje sino terreno de combate

Hace algunas semanas me encontraba en un supermercado y se acercaron a hablar conmigo, por separado, dos trabajadores del mismo. La primera, dándome ánimos, me pidió, "para cuando estuviéramos arriba", que no nos olvidásemos de los derechos de los animales, sobre cuya legislación tenía un profundo conocimiento. Poco después el carnicero también me daba ánimos y me decía que teníamos que cuidar más de Chueca, donde no vivía pero hacía mucha vida. En los dos casos se expresaba un apoyo difuso, general, a Podemos, aunque me sorprendió que ninguno hiciera referencia a sus condiciones de trabajo y que expresaran sus demandas en términos no reducibles a una cuestión o pertenencia común. No había ni siquiera un terreno ideológico común que agrupase sus simpatías: éstas se encontraban sobre referentes muy generales, tan amplios como dispersos. Leerlos y nombrarlos no es tarea fácil, sino un momento clave de la lucha política. En general, cuanto más amplio y fragmentado es el conjunto a articular, más genéricos y laxos son los referentes que permiten unificar toda una serie de reclamaciones. En este caso, creo que la simpatía tenía que ver fundamentalmente con una percepción difusa de representar lo nuevo, lo ajeno a las élites tradicionales y una promesa general de renovación del país.

No se trata en absoluto de negar que existan intereses concretos, necesidades materiales asociadas a la forma en la que vivimos y nos ganamos la vida. Sino de reconocer que estas nunca tienen reflejo directo y "natural" en política, sino a través de identificaciones que ofrecen un soporte simbólico, afectivo y mítico sobre el que se articulan posiciones y demandas muy distintas.

En la anécdota que usaba para ilustrarlo, la simpatía y posible voto compartido a Podemos no tenían tanto que ver con una concepción utilitaria ni una traslación mecánica de sus condiciones de trabajo a su posición política, sino con un "plus de sentido", un excedente simbólico que ponía en común sus reclamos desatendidos y su voluntad general de "un cambio", identificado con el reequilibrio del contrato social en favor de la ciudadanía y no de la pequeña minoría privilegiada. El éxito parcial de Podemos no se debe sólo a saber escuchar lo que "la calle" dice y trasladarlo a las instituciones. En primer lugar porque "la calle" no dice una sola cosa, sino muchas y a menudo contradictorias. En segundo lugar porque la política siempre ha sido una actividad de construir orden y sentido en medio de voluntades entrecruzadas, contradicciones y posiciones cambiantes. Y en los momentos de crisis, que nunca son de clarificación de bandos sino de fragmentación y colapso de las identificaciones tradicionales, se hace más importante aún la política como construcción colectiva de un relato que agrupe los dolores, postule una visión diferente de la situación y proponga un horizonte y aspiración que condense todo un cúmulo general de reclamaciones frustradas y no canalizadas por las instituciones. Una visión que también produzca lazos afectivos y de solidaridad y pertenencia, así como una meta colectiva e iconos y liderazgos que catalicen una nueva identidad.

Por decirlo de forma provocativa, María Dolores de Cospedal no mentía cuando afirmaba, no sin cierto cinismo, que “el Partido Popular es el partido de los trabajadores”. Más allá de las preferencias subjetivas, el PP fue capaz durante largos años de construir una mayoría electoral, y es más: una identidad, de la que, por fuerza, participan amplios sectores asalariados. Esto supuso una construcción cultural y material compleja en la que se mezclan muchos factores –la decadencia del sector industrial y sus empleos y formas de participación asociados, la sustitución de expectativas de ascenso social tradicionales por las asociadas a la burbuja inmobiliaria y sus rentas, un nuevo relato sobre España, etc.-- pero que en ningún caso se trata de una “farsa”, sino de una construcción hegemónica, productora de un nuevo orden. Por eso la política transformadora nunca es la revelación de “una verdad” que ya existe, ni ser altavoz de lo que un pueblo ya construido sabe de antemano, una esencia a la espera de ser proclamada. Este enfoque sólo puede conducir a la resignación, la melancolía o la actitud del profeta molesto. Por el contrario, se trata de, a partir de lo existente, construir identidades diferentes que lo sobrepasen y empujen lo posible. 

Hemos expuesto otras veces esta tesis que está en el origen y la capacidad transformadora de Podemos: la de que la política es construcción de sentido y que por tanto el discurso no es un “ropaje” de las posiciones políticas ya determinadas en otro lugar (la economía, la geografía, la historia) sino el terreno de combate fundamental para construir posiciones y cambiar los equilibrios de fuerzas en una sociedad.

El segundo pilar de esta tesis es que la política radical, que aspira a generar otra hegemonía y otro bloque de poder, no es aquella que se ubica contra los consensos de su época, en un margen melancólico de impugnación plena, sino aquella que se hace cargo de la cultura de su tiempo y sitúa un pie en las concepciones y “verdades” de su época y el otro en su posible recorrido alternativo.

La actividad contrahegemónica no refuta sino que parte de la cultura de su momento y busca rearticular elementos ya presentes en ella para generar un sentido común nuevo, una nueva voluntad popular conformada a partir de “materiales” que ya estaban ahí, en ese terreno de disputa flexible e inacabable que es el sentido común de época. En este sentido, y pese al mito jacobino de la “revolución” como sinónimo de la tábula rasa, todos los grandes procesos de cambio político heredan mucho de lo existente anteriormente y triunfan cuando incluyen en forma subordinada a sus adversarios anteriormente dominantes.

El proceso abierto por el 15M de 2011 es contrahegemónico, por ejemplo, en la medida en que no denuncia “la mentira” del régimen de 1978 –nada en política es “mentira” si construye en torno a sí el equilibrio, las creencias y el acuerdo como para generar estabilidad durante décadas-- sino que lo asume y parte de sus promesas incumplidas, cuestionándolo en sus propios términos. La narrativa que entonces comienza a gestarse, que después Podemos condensará en la línea “los de arriba han roto el pacto”, es así la posibilidad de una identificación popular, democrática y republicana –utilizo el concepto en términos teóricos: no relativo a la forma de estado sino a la defensa de la institucionalidad y sus contrapesos-- masiva, potencialmente mayoritaria. Este discurso, este sentido que se despliega, se ha demostrado, precisamente por su lectura política y atención a la hegemonía, de mucho mayor recorrido transformador que los principios moralizantes y estéticamente satisfechos de la izquierda tradicional. Los poderes dominantes también lo han entendido así, procediendo a hostigarnos para encerrarnos en etiquetas estrechas.

2. Aclaraciones sobre la “hipótesis Podemos”

La paradoja de estos dos años es que esta concepción constructivista de la política y su importancia al lenguaje, las metáforas y la práctica de la contrahegemonía, ha sido tan exitosa en términos prácticos como poco comprendida en términos teóricos. El éxito de la “hipótesis Podemos” no sólo se refleja en sus resultados electorales, sino en que ha cambiado ya gran parte de la disputa política en España, revitalizando la esfera pública, renovando el lenguaje y otorgando una importancia central a la batalla por el relato.

Sin embargo, en el plano del análisis, esta tesis ha tenido dos grandes grupos de objeciones. En primer lugar, se ha entendido esta política hegemónica de forma extremadamente superficial, como una suerte de ambigüedad y prudencia para no posicionarse sobre cuestiones difíciles esperando así cosechar votos de “caladeros” muy diferentes y distantes. En segundo lugar, se ha acusado a esta visión de elitista, como si la construcción de un pueblo fuese un proceso de ingeniería retórica enunciada de arriba a abajo. Me ocupo a continuación brevemente de ambas.              

El primer grupo de objeciones confunde la política populista con la práctica desideologizada de los partidos que en ciencia política se llaman catch all o “atrápalotodo”. Una evolución de la mayoría de los partidos en las democracias liberales por la cual intentan obtener votos de casi todos los sectores de la población evitando los temas más divisivos o polarizadores. Extrañamente o no, este prejuicio lo comparten los intelectuales conservadores y liberales –que ven en el populismo una aberración plebeya, amorfa y amenazante para la democracia-- y algunos opinadores de izquierdas, inquietos ante discursos en los que no encuentran las palabras clave y que les parecen meros “trucos electorales”. Olvidan los primeros que las grandes transformaciones democratizantes y antielitistas, que están en la base de nuestros Estados de derecho, pasan siempre por la postulación de un nuevo demos, como recuerda incluso uno de los principales teóricos de la democracia liberal, Robert A. Dahl. Olvidan los segundos que cada vez que los sectores más desfavorecidos de la sociedad se han hecho mayoría política no ha sido reivindicando ser una parte –la izquierda-- sino construyendo un nuevo todo, el núcleo de un nuevo proyecto de país. A esto le llamamos hoy transversalidad y proyecto nacional-popular.

Su diferencia fundamental con el marketing electoral de los partidos “atrápalotodo” es que, en lugar de despolitizar, repolitiza; en vez de intentar disolver las pasiones, las reivindica; y en lugar de difuminar las fronteras “nosotros-ellos” consustanciales al pluralismo, las reconstruye en otra clave. Si el marketing disuelve las diferencias para hablarle a un todo indiferenciado y líquido, la política que aspira a construir un pueblo postula una diferencia fundamental, una frontera, que aísla a las élites y postula una nueva voluntad colectiva que pueda refundar el país a partir de las necesidades de los sectores desatendidos. Si el marketing apela a la decisión volátil del consumidor, la política popular interpela a la emoción de la pertenencia y a la pasión política de los momentos fundacionales. La primera es presente perpetuo y plano, la segunda implica cierta idea de trascendencia y por tanto de religión laica, cívica y democrática en el caso de los proyectos progresistas. Es ese tipo de emoción que se vive en los actos de Podemos y que no se imita.        

Sin duda, a la incomprensión ha contribuido el término “significantes vacíos”, donde vacíos ha sido traducido --incluso en espacios militantes--  como “no decir nada que pueda espantar votos”. De nuevo la confusión de discurso con envoltorio. Es preciso librarse de ese error para comprender el papel de las palabras como aglutinantes en una batalla por el sentido que no tiene nada de ambigua pero que comienza, como hemos visto tantas veces, por quién es el que decide los términos de la disputa, pone las etiquetas y construye el terreno de juego. En esa batalla, hay términos -amplios, peleados-  que pueden ser baluartes al servicio de la conservación de lo existente o convertirse en el punto nodal de una nueva representación y propuesta de país.

No se trata de disimulo, se trata de quién y cómo define el nosotros-ellos. La frontera abajo/arriba –en sus muchas formulaciones-- es por otra parte mucho más radical, en tanto que es improcesable institucionalmente: no puede tener lugar en los parlamentos, y supone un motivo de queja agresiva permanente por algunos creadores de opinión: nadie nunca nos ha atacado por “intentar representar a la izquierda”, pero sí al pueblo o a la gente. Con ello desvelan qué reparto simbólico es cómodo para el orden y, por otra parte, cuál es la batalla discursiva en marcha: arrebatarle a los poderosos el derecho a hablar en nombre de España, construyendo un nuevo interés general al que no le sobre medio país.

La segunda de estas objeciones tiene que ver con la creencia de que este enfoque, de la primacía de lo discursivo, remite necesariamente a una operación de voluntarismo y elitismo extremo: unos pocos expertos que nombran y convocan al pueblo. Si fuera ésa la forma de construir pueblo, habrían bastado todas las enumeraciones de los dolores sociales y las llamadas a la unidad para que la privación o el malestar se convirtieran en sujeto político. Al menos desde el neoliberalismo sabemos, sin embargo, que ningún aumento de las insatisfacciones produce cambio político sin una cultura diferente, si no es inscrito, articulado y proyectado en un nuevo relato, que desarme y atraviese el que hasta ayer le confería naturalidad al orden tradicional.

Pero este nuevo relato, que no es un truco de magia, ni la obra de unos pocos, no tiene nada que ver con un programa electoral ni con un conjunto de lecturas o una decisión de una u otra organización política. Es una obra multitudinaria y desordenada, en la que se van acumulando capas, nociones que comienzan a ser compartidas, eslóganes que hacen fortuna, novelas, canciones, vídeos, programas, series, películas y libros; artículos, símbolos, momentos que quedan grabados y se convierten en memoria compartida y mitificada, liderazgos, iconos o ejemplos que se cargan de significado universal –de la misma manera que los desahucios en España fueron primero un drama privado, luego un problema en la agenda política y, por último, una gran victoria cultural.

Todo este arsenal cultural, que comienza agrupando los reclamos insatisfechos y continúa dibujando una escisión entre el país oficial y el país real, es lo que llamamos la construcción de una voluntad colectiva. No responde a un plan porque nunca funciona en línea recta, pero no es obra divina ni de las fuerzas de la historia: es el resultado de muchas intervenciones políticas, concretas y contingentes, unas más acertadas que otras, que van produciendo un sentido político nuevo, una identidad nueva. No es una obra de ingeniería sino un proceso cultural distribuido, magmático y constante, sobre el que de todas maneras se puede intervenir. No obstante, saber leer las posibilidades de despliegue de este sentido compartido, interpretar el terreno sobre el que se construye y ser capaz de ser útil poniendo en circulación expresiones, propuestas y horizontes, tareas y mitos, es lo que diferencia la virtud de unas prácticas políticas u otras. De últimas, la construcción política sólo se prueba, a posteriori, por sus resultados.

En todo caso, la construcción de un pueblo, de una fuerza que reclame con éxito la representación de un nuevo proyecto nacional –en nuestro caso, necesariamente plurinacional-- no es nunca un cierre. El pueblo, como proyecto, nunca está completo ni excluye la multiplicidad de alineamientos que pueden producirse en torno a diferentes ejes de diferencia o conflicto. Se trata de una actividad permanente de producción y reproducción de sentido: el “we the people” fundacional y su gestión diaria en las instituciones que lo expresan y encierran.

3. Dos carriles, un camino. A por los que faltan 

Podemos nació con un objetivo explícito y declarado: construir una nueva mayoría popular que le devolviera la soberanía a los más que habían sido desatendidos, estafados o injustamente tratados por el secuestro oligárquico –y a menudo mafioso-- de nuestras instituciones. Sabíamos que esa tarea constaba, en lo fundamental, de dos recorridos.

Un primer carril, acelerado y vertiginoso, nos exigía estar en forma para librar todas las batallas electorales de estos dos años decisivos. Este carril a menudo lo hemos representado como una –pacífica-- carga de caballería, a todo o nada, sobre el poder político. Digamos que es un carril de lógica plebiscitaria, que nos llevó a armar la ya famosa “máquina de guerra electoral”. Cualquier evaluación de los costes que tuvo el privilegio de este carril debe hacerse cargo también de manera necesaria del terreno ganado al adversario gracias a esta decisión: comenzando por haber impedido la restauración conservadora y la consolidación de las posiciones conquistadas.

Pese a todas las maniobras de desgaste, los insultos, la campaña del miedo, los errores propios y las zancadillas, una fuerza que desafía claramente a los poderosos obtuvo el 20D 5 millones y el 21% de los votos. Habrá quien pueda pensar que nos quedamos aún a mucha distancia de haber sido la primera fuerza, pero a continuación tendrá que asumir que hemos llegado mucho más lejos de lo que los pronósticos y las encuestas profetizaban; tendrá que admitir que hemos evitado el cierre de la ventana de oportunidad y que hemos contribuido de forma decisiva a un proceso de cambio político que está a mitad de camino pero que ya no parece fácilmente reversible y ha permeado todas las escalas geográficas e institucionales, la cultura política, los hábitos y el paisaje de nuestro país. Precisamente la profundidad de nuestro avance es la causa principal de este período de impasse en el que las fuerzas tradicionales, por primera vez en nuestro sistema de partidos, no se bastan para gobernar en condiciones de normalidad –ni siquiera con Ciudadanos como fuerza auxiliar del bipartidismo. Lo cual nos ha situado en un período de “empate catastrófico” entre las fuerzas del cambio y las de la renovación de lo existente.

El segundo carril, de lógica más cultural, refiere a la tarea más lenta de construcción de una red asociativa, de espacios de ocio y socialización y apoyo mutuo, a una mística compartida, a una comunidad política y un acervo cultural e intelectual que, más allá de los avatares electorales, funde una forma nueva de ser en común, un proyecto de patria. En otras ocasiones hemos hablado del paso de la máquina de guerra electoral al movimiento popular. Estamos en este caso en una lógica más distribuida y horizontal, de construcción de subjetividad e implantación territorial, de multiplicación de militantes, dirigentes, gestores e intelectuales de este proyecto, para conformar un bloque histórico con capacidad de vincular sectores muy diferentes en torno a objetivos compartidos y confiables, con reglas asumidas y procedimientos establecidos. Este carril, como se ve, también implica una arquitectura institucional: la que dificulte los pasos atrás, normalice los derechos conquistados y genere efectos de mayor justicia social y democratización sin requerir a la gente que sean héroes o heroínas –o militantes-- todos los días, aspiración condenada históricamente al fracaso. Avanzar a la carrera cuando el viento venga de cola y preparar las condiciones para no ser flor de un día cuando venga de frente.

Sería, en todo caso, un error entender estos dos carriles como mutuamente excluyentes, elegir entre uno u otro en términos morales o creer que el primero refiere al trabajo electoral y el segundo a “la calle”. Estamos en una sociedad desarrollada, con un Estado diversificado y complejo y unas administraciones que, en lo fundamental, funcionan y son apreciadas por la ciudadanía, lo que hace al componente “republicano” e institucional al menos tan importante como el “popular”. En estos contextos, las grandes transformaciones, aún cuando contienen momentos de aceleración, no se dan “en aluvión”, en dos tardes gloriosas, sino en un lento proceso de conquista institucional y demostración de solvencia, de seducción y generación de un país alternativo y de construcción de medios de consenso y de poder para construirlo.

Esto no excluye los audaces golpes de mano o cambios de ritmo, pero otorga a los matices y la capacidad de articulación una importancia decisiva: la que va de un proyecto masivo a uno mayoritario. Por decirlo en forma simple: nuestra construcción de una voluntad colectiva nueva será tanto popular como ciudadana, o no será: tendrá capacidad para tender la mano a los sectores más desfavorecidos pero también a los sectores medios, descansará en los sectores más movilizados pero será capaz de hablar el lenguaje también de los que faltan para una nueva mayoría.

Esto requiere pensar Podemos más allá de las circunstancias de excepción de este ciclo corto. ¿Cómo construir un proyecto nacional-popular, democrático y progresista, en una sociedad altamente institucionalizada en la que la crisis de sus élites y partidos no es crisis de Estado? Quizás la pista tenga que ver con construir un “nosotros” blando, tenue y siempre abierto a una composición muy heterogénea, y un “ellos” duro, en torno a la ínfima minoría privilegiada que se ha situado por encima de la ley. Escapando así del permanente cerco que tiende a expulsarnos a las dos opciones malas del binomio mentiroso: integración-demolición, que significan desactivación o marginación. Estamos a mitad de un camino que hemos recorrido, no sin esfuerzo, con la capacidad de discutir un rumbo que no estaba escrito, de esquivar los intentos de encerrarnos sobre nosotros mismos y seguir teniendo capacidad de elegir las disputas, seducir y ampliar el campo. Vamos por lo que falta, vamos por los que faltan.

-------------------------------------------

Íñigo Errejón (@Ierrejon) es secretario Político de Podemos.

 

 

Autor >

Iñigo Errejón

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

44 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Félix

    ?Porque ahora si y en las pasadas elecciones no? Todo indica que nuestros votos no sirvieron para nada, como creo que ahora tampoco. Lo que veo es que las izquierdas están muy difuminadas y sin fuerzas ninguna de ellas, de esto tendríamos que aprender de las derechas, que están más unificadas y unidas. Todo da a entender que todos quereis mandar, como en las repúblicas bananeras. En fin no se si iré a votar. Saludos

    Hace 5 años 2 meses

  2. racaille

    "Somos el 99%". Ese sujeto no cabe en un "pueblo". Por eso ningún 15M habló jamás de "patria". La razón de ser de Podemos es construir pueblo fortaleciendo el partido, hacer patria tomando el estado. Pero la fractura inicial de la que se nutre contiene las semillas de algo que tal vez lleguemos a ver y que supera todas esas formas.

    Hace 5 años 2 meses

  3. Pepito Grilo

    Creo que muchos de los militantes menos "atrevidos" de Podemos, los cuales se creen "transversalistas" y "Errejonistas", deberían de leer muy cuidadosamente este artículo para comprender que su postura nada tiene que ver con el cuidadísimo argumento que aquí se plantea.

    Hace 5 años 2 meses

  4. guillermo ramos domínguez

    Mi comentario es breve. Gracias Iñigo por hacer un artículo entendible para todos.

    Hace 5 años 2 meses

  5. Molloy

    Sin embargo, la dicotomía entre las diversas premisas que el rango poblacional exige como contrapartida a la ofuscada materialización de los proyectos hegemónicos podría conducir a que los núcleos menos condescendientes con las políticas retro-liberales llegaran al hartazgo y provocaran, en los sectores menos dinamizados por el activismo plebeyo, genuflexiones variopintas. No es la materialización del sistema coercitivo en sí lo que determina las pautas de disgregación, sino la morfología de las interpretaciones, que disminuye la carga sobre los significantes sujetos a la dialéctica y los hace más asequibles a las instituciones. Ahondar en la creencia de que cualquier elemento desprovisto de representación revolucionaria es un retroceso en la manera de interpretar los mecanismos de consolidación vecinal me parece un poco arriesgado. Tal y como desglosa Edward Feedback en su magnífico ensayo “Los argumentos sin techo”, la redistribución de los equilibrios solo podrá ser encauzada si la polaridad entre los miembros dinámicos de un mismo colectivo está sometida continuamente a revisión, siendo los líderes de cada comunidad de vecinos los que hagan la barbacoa. Si la dinámica emprendida no logra enraizar en la esencia misma del costumbrismo más etéreo la dualidad aguja-champiñón se hará insostenible. La famosa frase de Marvin Gruter Link, “Yo tengo un suegro”, debería hacernos reflexionar.

    Hace 5 años 2 meses

  6. Odemiro

    El discurso no es un mero "ropaje" de la posiciones políticas determinadas en otros "lugares", pero sí tiene un contenido (interrelacionado) material, económico, geográfico, cultural, histórico, etc De acuerdo con la visión constructiva que nos ofrece, gracias por tu trabajo. Salud

    Hace 5 años 2 meses

  7. ¡andaya!

    No tienes abuela.

    Hace 5 años 2 meses

  8. Gerardo Islas

    Íñigo, sin desperdicio. Sólo intenta dar los pasos siguientes, hacia producir y alentar lecturas que puedan llegar a más población que no se ha formado en la teoría política de izquierda y que no tiene las competencias ideológicas de interpretarte, más allá de que lo escrito sea una texto que va en dirección correcta hacia la construcción de una nueva forma de hacer política para las mayorías sociales. Piensa, pensemos en ése "Podemos" con referentes más universales, en lo declarado y en los hechos.

    Hace 5 años 2 meses

  9. Blosio

    Le sugeriría a Íñigo que depurase y revisase sus puntos de vista y su terminología laclauiana. Por ejemplo, la dicotomía nosotros/ellos, que es una reformulación de la marxista explotadores/explotados o burgueses/proletarios. En un proyecto democrático esa dicotomía sobra, pues el demos es el conjunto de la ciudadanía. Si hay alguien que tiene que ir a la cárcel es porque no cumple las leyes establecidas por el demos, pero tales delincuentes forman parte del nosotros y tienen derechos pese a ser delincuentes. La dicotomía nosotros/ellos es la base de todo sectarismo, se construya como se construya, débil o fuerte, amplia o estrecha. Creo que esta es una rémora que arrastra PODEMOS, y que es Errejón el mejor preparado para erradicarla.

    Hace 5 años 2 meses

  10. Blosio de Cumas

    Le sugeriría a Íñigo que depurase y revisase sus puntos de vista y su terminología laclauiana. Contribuyen a ahogar su pensamiento más que a darle alas. Por ejemplo, la dicotomía nosotros/ellos, que es una reformulación de la marxista explotadores/explotados o burgueses/proletarios. En un proyecto democrático esa dicotomía sobra, pues el demos es el conjunto de la ciudadanía. Si hay alguien que tiene que ir a la cárcel es porque no cumple las leyes establecidas por el demos, pero tales delincuentes forman parte del nosotros y tienen derechos, pese a ser delincuentes. La dicotomía nosotros/ellos es la base de todo sectarismo, se construya como se construya, débil o fuerte, amplia o estrecha. Creo que esta es una rémora que arrastra PODEMOS, y que es Errejón el mejor preparado para erradicarla.

    Hace 5 años 2 meses

  11. Blosio de Cumas

    Sugeriría a Íñigo que revise su terminología y enfoques al modo de Laclau, que contribuye a ahogar su pensamiento más que a darle alas. Por ejemplo: esa contradicción "nosotros"/ "ellos", versión desnuda de la marxista "explotadores"/ "explotados", está fuera de lugar en un proyecto democrático, donde el demos, el pueblo, constituye la totalidad de la ciudadanía. Esa dicotomía es la base de todo sectarismo, se construya como se construya. En mi opinión es una rémora que arrastra PODEMOS. El demos se expresa en un nosotros del que no puede ser excluido o expulsado nadie: otra cosa es que haya delincuentes que deban ir a la cárcel, pero aún así esos delincuentes forman parte del nosotros y cuentan con derechos. Pero esos delincuentes van a la cárcel por quebrantar la norma del demos, la ley, no formar parte de un extraño "ellos". La contradicción se construye entre quienes quebrantan la ley y los que la cumplen, que hoy es este o aquel y mañana es este o aquel otro. No hay un reducto de "ellos" perversos, ni un "nosotros" buenoque sea el garante de la pureza ideológica.

    Hace 5 años 2 meses

  12. Scarlet

    admiración Iñigo por tu enorme inteligencia y sobre todo tu saber estar, para mi eres el numero 1 . Pues no son capaces de desestabilizarte ni sacarte de tus casillas ni hacerte perder los nervios, por mucho que Inda pp and compañy etc, te corten teiradamente intenten parar el contenido de lo que tienes que decir otros en podemos mismo fallan en ese autocontrol, por ser tan dificil. estando en gran desventaja, y acaban o desistiendo y aguantando que a gritos digan que Pablo es fascista, siendo al revés otros, tan agotados como Pablo Iglesias, que cometen algún fallo en el saber estar que tu tienes, que entiendo que es dificil...y somos humanos, por eso te admiro y eres para mi el numero 1, como Maria Teresa en Andalucia es la que mas se te asemeja. Soy admiradora de Julio Anguita también en un par de elecciones les voté pero ganaba entonces el Pp y por eso decidí votar al Psoe por que no saliera el Pp el voto util, me di cuenta que mucha gente sin saber que es de izquierdas le da miedo esa palabra o no quieren señalarse, y asi acabamos en el bipartidismo por el voto util. Desde el movimiento 15 M Indignados os seguimos como única esperanza. TRAS ELECCIONES MUCHOS HEMOS VISTO DONDE TIRA LA CABRA DE CIUDADANOS AL MONTE DEL PP Y DONDE TIRA LA CABRA DE LA CÚPULA ALTA DEL PSOE Y ES AL MISMO MONTE DEL PP Y C'S Es el monte de los poderosos: Grandes empresarios y banqueros, grandes capitales que compran a los politicos y los corrompen como al PSOE que tira AL MISMO MONTE QUE C'S Y PP. EN NUEVAS ELECCIONES MUCHOS VOTANTES DEL PSOE OS VOTARAN POR VENDER SU ALMA AL DIABLO POR UN SILLON DE PRESIDENTE Y LOS ENGAÑADOS POR CIUDADANOS TAMBIEN HAN VISTO QUE C'S ES EL NUEVO PP CREADO EN CATALUÑA SOLO POR EL GANCHO DE LA DISCONFORMIDAD DEL EXTREMISMO DEL USO DEL CATALÁN...Y OS VITARIAN EN NUEVAS ELECCIONES. ANIMO Y CORRIGIENDO LOS FALLOS HUMANOS. NUEVAS ELECCIONES SI PODEMOS

    Hace 5 años 2 meses

  13. Scarlet

    admiración Iñigo por tu enorme inteligencia y sobre todo tu saber estar, para mi eres el numero 1 . Pues no son capaces de desestabilizarte ni sacarte de tus casillas ni hacerte perder los nervios, por mucho que Inda pp and compañy etc, te corten teiradamente intenten parar el contenido de lo que tienes que decir otros en podemos mismo fallan en ese autocontrol, por ser tan dificil. estando en gran desventaja, y acaban o desistiendo y aguantando que a gritos digan que Pablo es fascista, siendo al revés otros, tan agotados como Pablo Iglesias, que cometen algún fallo en el saber estar que tu tienes, que entiendo que es dificil...y somos humanos, por eso te admiro y eres para mi el numero 1, como Maria Teresa en Andalucia es la que mas se te asemeja. Soy admiradora de Julio Anguita también en un par de elecciones les voté pero ganaba entonces el Pp y por eso decidí votar al Psoe por que no saliera el Pp el voto util, me di cuenta que mucha gente sin saber que es de izquierdas le da miedo esa palabra o no quieren señalarse, y asi acabamos en el bipartidismo por el voto util. Desde el movimiento 15 M Indignados os seguimos como única esperanza. TRAS ELECCIONES MUCHOS HEMOS VISTO DONDE TIRA LA CABRA DE CIUDADANOS AL MONTE DEL PP Y DONDE TIRA LA CABRA DE LA CÚPULA ALTA DEL PSOE Y ES AL MISMO MONTE DEL PP Y C'S Es el monte de los poderosos: Grandes empresarios y banqueros, grandes capitales que compran a los politicos y los corrompen como al PSOE que tira AL MISMO MONTE QUE C'S Y PP. EN NUEVAS ELECCIONES MUCHOS VOTANTES DEL PSOE OS VOTARAN POR VENDER SU ALMA AL DIABLO POR UN SILLON DE PRESIDENTE Y LOS ENGAÑADOS POR CIUDADANOS TAMBIEN HAN VISTO QUE C'S ES EL NUEVO PP CREADO EN CATALUÑA SOLO POR EL GANCHO DE LA DISCONFORMIDAD DEL EXTREMISMO DEL USO DEL CATALÁN...Y OS VITARIAN EN NUEVAS ELECCIONES. ANIMO Y CORRIGIENDO LOS FALLOS HUMANOS. NUEVAS ELECCIONES SI PODEMOS

    Hace 5 años 2 meses

  14. Sisi

    admiración Iñigo por tu enorme inteligencia y sobre todo tu saber estar, para mi eres el numero 1 . Pues no son capaces de desestabilizarte ni sacarte de tus casillas ni hacerte perder los nervios, por mucho que Inda pp and compañy etc, te corten teiradamente intenten parar el contenido de lo que tienes que decir otros en podemos mismo fallan en ese autocontrol, por ser tan dificil. estando en gran desventaja, y acaban o desistiendo y aguantando que a gritos digan que Pablo es fascista, siendo al revés otros, tan agotados como Pablo Iglesias, que cometen algún fallo en el saber estar que tu tienes, que entiendo que es dificil...y somos humanos, por eso te admiro y eres para mi el numero 1, como Maria Teresa en Andalucia es la que mas se te asemeja. Soy admiradora de Julio Anguita también en un par de elecciones les voté pero ganaba entonces el Pp y por eso decidí votar al Psoe por que no saliera el Pp el voto util, me di cuenta que mucha gente sin saber que es de izquierdas le da miedo esa palabra o no quieren señalarse, y asi acabamos en el bipartidismo por el voto util. Desde el movimiento 15 M Indignados os seguimos como única esperanza. TRAS ELECCIONES MUCHOS HEMOS VISTO DONDE TIRA LA CABRA DE CIUDADANOS AL MONTE DEL PP Y DONDE TIRA LA CABRA DE LA CÚPULA ALTA DEL PSOE Y ES AL MISMO MONTE DEL PP Y C'S Es el monte de los poderosos: Grandes empresarios y banqueros, grandes capitales que compran a los politicos y los corrompen como al PSOE que tira AL MISMO MONTE QUE C'S Y PP. EN NUEVAS ELECCIONES MUCHOS VOTANTES DEL PSOE OS VOTARAN POR VENDER SU ALMA AL DIABLO POR UN SILLON DE PRESIDENTE Y LOS ENGAÑADOS POR CIUDADANOS TAMBIEN HAN VISTO QUE C'S ES EL NUEVO PP CREADO EN CATALUÑA SOLO POR EL GANCHO DE LA DISCONFORMIDAD DEL EXTREMISMO DEL USO DEL CATALÁN...Y OS VITARIAN EN NUEVAS ELECCIONES. ANIMO Y CORRIGIENDO LOS FALLOS HUMANOS. NUEVAS ELECCIONES SI PODEMOS

    Hace 5 años 2 meses

  15. Scarlet

    admiración Iñigo por tu enorme inteligencia y sobre todo tu saber estar, para mi eres el numero 1 . Pues no son capaces de desestabilizarte ni sacarte de tus casillas ni hacerte perder los nervios, por mucho que Inda pp and compañy etc, te corten teiradamente intenten parar el contenido de lo que tienes que decir otros en podemos mismo fallan en ese autocontrol, por ser tan dificil. estando en gran desventaja, y acaban o desistiendo y aguantando que a gritos digan que Pablo es fascista, siendo al revés otros, tan agotados como Pablo Iglesias, que cometen algún fallo en el saber estar que tu tienes, que entiendo que es dificil...y somos humanos, por eso te admiro y eres para mi el numero 1, como Maria Teresa en Andalucia es la que mas se te asemeja. Soy admiradora de Julio Anguita también en un par de elecciones les voté pero ganaba entonces el Pp y por eso decidí votar al Psoe por que no saliera el Pp el voto util, me di cuenta que mucha gente sin saber que es de izquierdas le da miedo esa palabra o no quieren señalarse, y asi acabamos en el bipartidismo por el voto util. Desde el movimiento 15 M Indignados os seguimos como única esperanza. TRAS ELECCIONES MUCHOS HEMOS VISTO DONDE TIRA LA CABRA DE CIUDADANOS AL MONTE DEL PP Y DONDE TIRA LA CABRA DE LA CÚPULA ALTA DEL PSOE Y ES AL MISMO MONTE DEL PP Y C'S Es el monte de los poderosos: Grandes empresarios y banqueros, grandes capitales que compran a los politicos y los corrompen como al PSOE que tira AL MISMO MONTE QUE C'S Y PP. EN NUEVAS ELECCIONES MUCHOS VOTANTES DEL PSOE OS VOTARAN POR VENDER SU ALMA AL DIABLO POR UN SILLON DE PRESIDENTE Y LOS ENGAÑADOS POR CIUDADANOS TAMBIEN HAN VISTO QUE C'S ES EL NUEVO PP CREADO EN CATALUÑA SOLO POR EL GANCHO DE LA DISCONFORMIDAD DEL EXTREMISMO DEL USO DEL CATALÁN...Y OS VITARIAN EN NUEVAS ELECCIONES. ANIMO Y CORRIGIENDO LOS FALLOS HUMANOS. NUEVAS ELECCIONES SI PODEMOS

    Hace 5 años 2 meses

  16. Scarlet

    Mi admiración Iñigo por tu enorme inteligencia y sobre todo tu saber estar, para mi eres el numero 1 . Pues no son capaces de desestabilizarte ni sacarte de tus casillas ni hacerte perder los nervios, por mucho que Inda pp and compañy etc, te corten teiradamente intenten parar el contenido de lo que tienes que decir otros en podemos mismo fallan en ese autocontrol, por ser tan dificil. estando en gran desventaja, y acaban o desistiendo y aguantando que a gritos digan que Pablo es fascista, siendo al revés otros, tan agotados como Pablo Iglesias, que cometen algún fallo en el saber estar que tu tienes, que entiendo que es dificil...y somos humanos, por eso te admiro y eres para mi el numero 1, como Maria Teresa en Andalucia es la que mas se te asemeja. Soy admiradora de Julio Anguita también en un par de elecciones les voté pero ganaba entonces el Pp y por eso decidí votar al Psoe por que no saliera el Pp el voto util, me di cuenta que mucha gente sin saber que es de izquierdas le da miedo esa palabra o no quieren señalarse, y asi acabamos en el bipartidismo por el voto util. Desde el movimiento 15 M Indignados os seguimos como única esperanza. TRAS ELECCIONES MUCHOS HEMOS VISTO DONDE TIRA LA CABRA DE CIUDADANOS AL MONTE DEL PP Y DONDE TIRA LA CABRA DE LA CÚPULA ALTA DEL PSOE Y ES AL MISMO MONTE DEL PP Y C'S Es el monte de los poderosos: Grandes empresarios y banqueros, grandes capitales que compran a los politicos y los corrompen como al PSOE que tira AL MISMO MONTE QUE C'S Y PP. EN NUEVAS ELECCIONES MUCHOS VOTANTES DEL PSOE OS VOTARAN POR VENDER SU ALMA AL DIABLO POR UN SILLON DE PRESIDENTE Y LOS ENGAÑADOS POR CIUDADANOS TAMBIEN HAN VISTO QUE C'S ES EL NUEVO PP CREADO EN CATALUÑA SOLO POR EL GANCHO DE LA DISCONFORMIDAD DEL EXTREMISMO DEL USO DEL CATALÁN...Y OS VITARIAN EN NUEVAS ELECCIONES. ANIMO Y CORRIGIENDO LOS FALLOS HUMANOS. NUEVAS ELECCIONES SI PODEMOS

    Hace 5 años 2 meses

  17. Ecora

    La clave para validar esto está en que las bases mantengan verdaderamente el control y la posibilidad de llevar la iniciativa cuando convenga: http://autonomiaybienvivir.blogspot.com.es/2015/07/pluralidad-confluencia-y-cambio.html?m=1 Y además no perder de vista la prioridad de implantar una democracia: http://autonomiaybienvivir.blogspot.com.es/2016/01/democracia-participacion-directa-y.html?m=1

    Hace 5 años 2 meses

  18. Enrique

    Qué manía...que los cinco millones no son de Podemos solo, que están los de Compromís, y los de Colau, y los de las mareas gallegas. Se está apropiando de votos ajenos. El artículo, por otra parte, bastante rollista.

    Hace 5 años 2 meses

  19. Victor

    El laicismo, nos hará libres, más humanos e inteligentes. Fuerza Iñigo.

    Hace 5 años 2 meses

  20. Isabel

    Si se repiten las elecciones —un escenario que debemos contemplar— los resultados van a ser muy parecidos, dudo que quien haya votado PP o C's se pase ahora a PSOE, Podemos o IU. Una coalición de Podemos con IU les favorece al aprovechar el sistema D'Hondt, pero no va a ser determinante. Quienes únicamente podrán inclinar la balanza son los abstencionistas, si les da por acudir a las urnas. Vas a recalentar el núcleo irradiador. Otra vez con la transversalidad, contra la lucha de clases, recuperando las máximas que elaboró el PSOE y cuya praxis les llevó al abandono de modelos socialdemócratas honestos, cambiándolos por el proyecto social liberal de colaboración con la derecha europea. Sí, hay mucha gente sin ideología, aquellos que se chutan religión. No me gustan las mentes zen, soy materialista y amante de la lógica formal. Los principios de la dialéctica y esas cosas. Si, el PP-PSOE es peor, acepto esa tesis, pero ¿era necesario precarizar mas el empleo, y que quien lo haga sea un "socialdemócrata"? Por mi parte sabed, que todos los que proponéis aceptar el chantaje del social liberalismo, me causáis profundo asco. Íñigo, ponte en contacto con Rosa Aguilar, ella te explicará los trámites para ingresar en el PSOE.

    Hace 5 años 2 meses

  21. migueloptero

    Excelente exposición que sin embargo no despeja la persistente duda de que la construcción de este nuevo demos no se esta anclando demasiado en el frentismo y guerracivilismo tan caro a buena parte de los votantes en proceso (o no) de resignificar su pasado. La maquinaria de guerra bien puede dinamitar procesos de subjetivizacion colectiva necesarios.

    Hace 5 años 2 meses

  22. Javier Velilla

    Grande Iñigo, grande Podemos, grande mi querida España.

    Hace 5 años 3 meses

  23. María José

    Iñigo lo he leido todo aunque mucho no he entendido, tengo 61 años y me gustaría que tambien escribieras para personas que no somos tan pudientes intelectualmente hablando. Se que lo que dices suena bien porque tu forma de hablar es calma y serena con lo cual te doy mi aplauso por tu inteligencia y formar parte de Podemos.

    Hace 5 años 3 meses

  24. Pedro

    Agradecimos quedamos por su infumabilidad etérea, oh gran profeta.

    Hace 5 años 3 meses

  25. Solentiname Zurizi

    La BOMBA.... súper bueno el texto, tanto que se puede aprender leyéndolo.

    Hace 5 años 3 meses

  26. yolanda pinto

    Está muy interesante el articulo y la fe esperanzadora de construir un nosotros frente a un ellos que son la minoria poderosa y que esto se pueda conseguir aglutinando grupos de distintos sectores pero en un sentido trnsversal que una distintas aspiraciones pero con un objetivo comun de seguir mejorando las instituciones para construir una democracia más fuerte y protectora de todas las capas sociales.

    Hace 5 años 3 meses

  27. Alex Moya

    Estimado Iñigo, Me alegro de vuestro intento de definir una nueva narrativa para describir la relación entre el movimiento político que sustenta a Podemos y la sociedad en general, y de que realices este tipo de difusión pedagógica de sus principios teóricos. No me parece mal que esa narrativa de la transversalidad se base en buscar los intereses comunes que tiene la mayoría, pese a su diversidad, frente a los intereses de la clase posicionada en los centros de control de la sociedad; aunque sí me preocupa que se potencie la dialéctica del "ellos" frente al "nosotros", ya que precisamente ese enfrentamiento es la base de los discursos del odio y sería fácil que en el futuro alguien intente aprovecharla para justificar posiciones violentas. Yo en particular me sentiría más cómodo si el discurso sobre "la casta" se basara en reforzar la idea de que entre todos queremos vigilar a las élites y mantenerlas bajo control, obligándolas a trabajar para nosotros, más que en la idea de quitarlas de en medio, en la que es tan fácil caer, y en que por desgracia muchos caen influidos por los mensajes beligerantes. Dicho esto, lo que a muchos nos echa para atrás para apoyaros no es como sugieres una indefinición de Podemos en su posicionamiento hacia fuera, sino la falta de visibilidad sobre los principios aplicados a la toma de decisiones dentro del partido. El principal problema de la "batalla por el relato" del posicionamiento en la sociedad no es que no esté suficientemente explicada, es que carece de credibilidad mientras no queden claros los mecanismos por los que Podemos controla las diversas tensiones entre las corrientes de sus participantes. ¿Cuál es la estructura efectiva de poder en Podemos? ¿Cómo se garantiza que la cúpula de Podemos no se convierta a su vez también en unos "otros", con poder por encima del resto de sus miembros y que se comporte como la cúpula de cualquier otro partido jerárquico? ¿Cómo sabemos que en seis meses no habrá un desplazamiento de fuerzas que cambie por completo los objetivos y prioridades del partido? Estas preguntas no tienen respuesta de cara a la opinión pública, a la que no llega el funcionamiento de esa dinámica interna, y que sólo alcanza a ver las divisiones cuando los desacuerdos entre órganos participativos salen a la luz, sin posibilidad de profundizar en las explicaciones de por qué se han producido. La propuesta inicial de los círculos si ofrecía una narrativa clara, pero está completamente perdida, al menos de cara a los medios mediante los que os seguimos quienes no estamos metidos en la vida del partido. Hablando en castizo, los que os seguimos desde una media distancia queremos saber "de qué vais" en realidad, y la narrativa de la transversalidad es demasiado difusa para dar respuesta a eso. ¿En qué se concreta esa transversalidad, cuando gente con posiciones diferentes intenta ponerse de acuerdo? A falta de una descripción clara de cómo encajan las corrientes internas, la impresión que da la transversalidad es de "queremos que nos apoyen todos, para que luego se haga lo que diga la directiva". Sin ese sustento de explicar también "cómo se hacen la salchichas", el nuevo discurso hegemónico resulta hueco, no es algo que inspire confianza. Esa descripción debería ser creíble y detallada para quien la busque, no limitarse al manido "discutimos porque nos queremos" que expusisteis en la crisis de Madrid. De hecho esa indefinición propicia el mecanismo por el que os desacreditan los medios de comunicación, incluso inventando por vosotros su propia narración de vuestras dinámicas internas. Y tienen toda la razón en hacerlo, ya que esa es una lógica por la que se evalúa a cualquier fuerza política; el partido político Podemos necesariamente ha de tener una estructura de poder interna, eso es innegable por mucha narrativa social del lo transversal que queráis destacar como foco de vuestra comunicación pública. Ya que vosotros no aclaráis cuál es esa estructura de "quién manda en el partido", los analistas externos serán quienes describan por vosotros lo que ven. En ese sentido vuestra típica respuesta de "nos atacan porque nos odian", que en otros casos sí está justificada, aquí está fuera de lugar y os hace quedar como paranoicos. Si aclaraseis esa narrativa interna que habéis descuidado (quiero creer que por cubrir las necesidades inmediatas de la “máquina de guerra electoral”) evitaréis un motivo de desconfianza y un punto por el que ahora os dan caña y os dejan noqueados. Esa idea de lo transversal no se va a entender a través de la distorsión de los medios de comunicación de masas, por los cuales aún os sigue la mayoría de vuestros afines, si no ofrecéis en ellos también un posicionamiento claro de vuestra vida como partido político.

    Hace 5 años 3 meses

  28. Miguel PL

    Un buen rato de la tarde de sábado leyendo este artículo, en el que al menos encuentro una reflexión que va mucho más allá de lo coyuntural, es decir, de aquellos que funde y se disuelve en titulares de dos días de duración. Lo más interesante es la proposición de metas políticas a largo plazo que no son Estados perfectos ni Arcadias, sino una manera de bajar la política hacia la cotidianidad, repolitizar la existencia: sin esa repolitización, el vacío se llena inmediatamente con las inercias. Para eso hace falta mucha energía, y ese "nosotros blando". Un "nosotros blando" que con algunas actitudes, generalmente defensivas y autocomplacientes, Podemos está descuidando.

    Hace 5 años 3 meses

  29. Eliseo M

    Tres cosas: 1.- Lo del ropaje vs terreno de combate necesitaba un poquito de desglose para entenderse. 2.- Se puede hacer el mismo análisis sin tantas referencias a Gramsci y compañía para que el pueblo llano (presente) lo pueda seguir. 3.- Me encanta ver cómo el segundo carril, el de largo recorrido (del cual Podemos es heredero) toma forma en nuevas formas de empotramiento tales como las nuevas formas de economía colaborativa, las cuales se verían enormemente beneficiadas por analistas de esta talla capaces de idear un proyecto de politización común funcional y rompedor.

    Hace 5 años 3 meses

  30. Manuel García

    A mitad de camino. Análisis de las circunstancias que nos han llevado a este ecuador y que obviamente ya son irrepetibles. Analizar ese tramo implica que aquello que fue útil pero intrascendente se convierta ahora en anécdota para fijar la atención en la tarea por hacer. Analizar ese tramo implica que los resortes que impulsaron la ilusión de tanta gente se engrasen, se revitalicen y se encajen en una nueva percepción de unificación de corrientes que tienen más de homogeneidad que de intereses particulares o ambiciones personales. Dar el siguiente paso es abrir un horizonte limpio, verde, de tareas corresponsabilizadas, de apertura de caminos de participación, de honestidad, de lenguaje claro y directo en un discurso que evite la reiteración monótona que no engancha, de sonrisas sinceras, de equipos de gestión bien preparados, de compañía, de renovada ilusión en definitiva.

    Hace 5 años 3 meses

  31. Valentin

    Excelente análisis político. Salvando las "muy amplias distancias" me hecho ver a Podemos como ante una "Larga Marcha" o "Gran Marcha". Como dices "Esto requiere pensar Podemos más allá de las circunstancias de excepción de este ciclo corto". Carezco de tu capacidad intelectual Iñigo, que me da para entenderte pero no para contestarte a tu nivel. Empleando mi nivel, yo creo que Podemos debemos caminar hacia el futuro, buscando hegemonías y mayorías de entre nuestro pueblo, al modo de los antiguos romanos organizados como sus legiones y unidades auxiliares - vamos a caminar durante meses y tal vez años en guerras sociales de la mayoría contra los del 1% - no descuidándonos ni al acampar de noche. Cada romano "en pie de guerra" caminaba con el armamento completo, además de pico, pala, estaca para construir un nuevo campamento fortificado y con foso, para dormir lo más seguros posible. Hemos de evitar a toda costa ser sorprendidos antes de alcanzar los objetivos. Y no quedarse parados, resistir, con todos los estandartes sin rendir ninguno, es ganar.

    Hace 5 años 3 meses

  32. yomismo

    Hijo de mi vida,aburres a una vaca y te contradices además de ser un antimaterialista de manual. Si Iñigo, eres un intelectual pero uno muy aburrido que no interesa a nadie,ni a la gente de su propio partido porque la realidad es que Podemos ha llegado donde está gracias a dos cosas: Pablo Iglesias, que me cae fatal pero por lo menos no es un pedante y el amigo Roures sin el cual no seriais nadie. Y otra cosita, convendria que dejaséis de adjudicaros lo que no es vuestro, sin las confluencias vuestro voto real es del 12%. De paso decir que habéis acabado con la movilización. Mira no Iñigo, las clases sociales existen por mucho discurso neoperonista que vengas a contarnos, otra cosa es que los trabajadores no tengan conciencia de ser clase obrera pero materialmente lo son y esa es la labor de las fuerzas del cambio: trabajar para convertir la indignacion espontánea en conciencia de clase y asi transformar, no aliarse con el enemigo, hacer un discurso hueco que no tiene mayor recorrido político que pillar el bastón de mando y esperar a ver como gobernáis la cosa económica, que es donde aparecen todas las contradicciones. Y por dios criatura, no seas tan pedante.

    Hace 5 años 3 meses

  33. Ferran

    Molt encertat i interessant Íñigo. No és fàcil de llegir però s'entén. Cal seguir i no defallir.

    Hace 5 años 3 meses

  34. Pilar :)

    Hola íñigo!! :) Buen artículo, explicando lo que ha conseguido Podemos en tiempo record, que es mucho, y el nuevo enfoque para crecer e ir a más. La clave estará en ese conservar lo conseguido, hacer visibles las luchas políticas y todo lo mejor del programa mientras dejamos que nos conozca el resto. Podemos es la gran novedad en la política española y eso es bueno que brille, que se vea. C´s ya existía hace bastantes años y le han apoyado para distraer un poco a la audiencia. Con todo respeto, pero es Podemos quien contiene la novedad y también la fuerza para llegar a tantos como quieran apoyar las políticas modernas y generosas con los ciudadanos que se plantean. Felicidades por tu trabajo en el Congreso, os sigo con interés y veo los vaivenes a los que a veces os llevan. Mucha fuerza y adelante, sentíos muy apoyados por todos. Es que allí funcionan así. Algo que puede ser mejorado :), desde luego. Un fuerte abrazo

    Hace 5 años 3 meses

  35. Alfonso Casas

    Muy bueno, pero desgraciadamente, esto no lo lee la mayoría, de la ciudadanía, los dos carriles totalmente de acuerdo, ya que no podemos permitirnos el lujo de dejar descolgados a nadie, creo que una de las prioridades sería despertar a los desposeídos, quien lo consiga tendrán la victoria final. Para los convencidos del cambio, creo que falta una mayor disciplina, contra la clase dominante, bien no consumiendo o haciendo una verdadera crítica de los contenidos, pero por supuesto ahora o nunca

    Hace 5 años 3 meses

  36. Alberti

    Valiente y clarividente, este artículo. Me pregunto si es sólo Garzón a quien habría que imaginar en los clanes de la izquierda mesiánica y los ceños fruncidos que no han entendido con quién hay que contar para construir un nuevo país. Alguno dijo alguna vez eso de "me fui con el puño cerrado y regreso con la mano abierta", y ese es el viaje que nos ofrece 40 años después, renovado, puesto al día, sintonizado con el tiempo nuevo que vivimos, Íñigo Errejón. Me queda claro que, con la visión de este líder, aspiramos a ser algo más que los reyes más allá del Muro, algo más que darnos abrazotes con nuestros amigos los "gigantes" de IU y con Casaca de Matraca. Los partidos del régimen del 78 estarían encantados con cedernos "el Agasajo" y que nos conformáramos con ese erial en el que los españoles nunca podrían germinar una era de bienestar, de progreso y de identidad común plurinacional fortalecidos.

    Hace 5 años 3 meses

  37. Alfonso Casas

    Estoy de acuerdo en casi todo, lo de dos carriles me gusta, y lo veo, no podemos dejar atrás a nadie por la velocidad del crucero, pero si se necesita mas atención y un discurso mas cercano a los desposeídos, esta es la gran mayoría silenciosa, y esta será la victoria del que consiga despertarlos. También creo que sería muy interesante, de cara a los convencidos, una disciplina en ciertos casos de actitudes a la hora de enfrentarse a los de arriba, no comprando ciertos productos, o escribiendo artículos rebatiendo tantas mentiras, pero sobre todo adelante PODEMOS, ahora o nunca

    Hace 5 años 3 meses

  38. MªCarmen

    Fascinante el análisis !! Y siiii, estamos a mitad de camino, pero lo difícil ya se consiguió a base de tesón, trabajo e ilusión. El camino q queda no será de rosas, pero la ilusión mueve montañas y juntos PODEMOS !!! Tendremos q seguir sumando ! Pero con ese claro convencimiento de que vamos por el camino recto, así, sin dejarnos caer nunca y sabiendo que SI SE PUEDE !!

    Hace 5 años 3 meses

  39. Isabel Sáiz

    Me encanta coincidir en casi todo. Quiero pensar que las frecuentes "disgresiones"en el discurso son errores de novatos en la arena política, aunque muchos votos se pierden en aras de este "rodaje". Quizás convendría ser menos academicista y más accesible. La gente de a pie no sabe de planteamientos teóricos ni entiende de justificaciones relativas a nuevas coordenadas. La izquierda sigue siendo un concepto comprensible y la insistencia en eludirlo ya ha pasado factura, por ejemplo al PSOE. Si se aspira a representar a la gente hay que hablar el lenguaje de la gente.

    Hace 5 años 3 meses

  40. Manuel

    Es interesante. Sinceramente, me gustaría oír ahora a los clásicos críticos de las izquierda que, me parece, no entienden exactamente qué significa exactamente "la hipótesis Podemos" o la "hipótesis populista". Así por lo menos ahora tendrían que argumentar contra la teoría real de este movimiento político, y no contra los hombres de paja que interesadamente o por desconocimiento se han ido construyendo... y a los que sienten que noquean fácilmente (puest que "demuestran que son idealistas/socialdemócratas/reformistas", etc, etc. Me gustaría en este sentido leer una contrarréplica de Garzón, en el debate de La Tuerca que tuvisteis sobre el tema se le veía perdido, y en unas declaraciones que hacía el otro día, me parece que también. Saludos

    Hace 5 años 3 meses

  41. rosa arauzo

    Vamos por el camino de hacer historia juntxs y a diversas velocidades, Gracias por tu compromiso compartido. En esta fiesta de San Jorge. El dragón a abatir sigue siendo la tiranía de las estructuras mentales e institucionales. Vamos a seguir , el trecho de andadura ,que nos corresponde en este nuevo paradigma y es bueno que no le gustemos a todxs. Diversidad de pensamiento y acción

    Hace 5 años 3 meses

  42. Jose Bembibre

    Me quedo con "Por eso la política transformadora nunca es la revelación de “una verdad” que ya existe, ni ser altavoz de lo que un pueblo ya construido sabe de antemano, una esencia a la espera de ser proclamada." Y una sugerencia para CTXT, invitar a Alberto Garzón a replicar, sería un debate muy interesante y único en la política española.

    Hace 5 años 3 meses

  43. Glo

    A Íñigo Errejón, con respeto y admiración: Sea lo que sea que pase, a corto, medio o largo plazo, te tiene que dar tiempo de pensar y escribir, de encajar y, aun tirando la toalla, seguir abriendo camino.

    Hace 5 años 3 meses

  44. Joseph Affonso Xaxo

    Excelente artículo, me quedo con el siguiente párrafo: ...// ... 'Quizás la pista tenga que ver con construir un “nosotros” blando, tenue y siempre abierto a una composición muy heterogénea, y un “ellos” duro, en torno a la ínfima minoría privilegiada que se ha situado por encima de la ley. ...//...

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí