1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Pablo Iglesias y el secreto inconfesable de la crisis de la prensa

Los medios oficiales tratan “bien” a Ciudadanos y mantienen una campaña contra Podemos, innegable, que opera como gota malaya y ya surte efectos, aunque el país empieza a descubrir el lodazal

Rosa María Artal 23/04/2016

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El jueves 21 tenía una cita con Pablo Iglesias para grabar una entrevista en su programa Otra vuelta de Tuerka. A la vista de las que hizo a Rosa María Calaf e Iñaki Gabilondo, acudí encantada.  Cuando él llegó, comentó lo ocurrido en la Universidad. Se mostraba un tanto sorprendido de la repercusión de sus palabras. Instantánea. Porque apenas en el camino de vuelta al centro de Madrid ya había saltado en Twitter el hashtag #IglesiasContraLaPrensa que no dejó de crecer hasta llegar al paroxismo habitual. Fue como si se hubiera desencadenado la Tercera Guerra Mundial, el problema más grave de este país llamado España. Entrevistas a Rosa María Calaf, a Iñaki Gabilondo, a otros periodistas, a mí… Para odiar a la prensa, disimula bien su inquina.

El contexto es esencial, como dice en su lema este medio, ctxt.es. Veamos. Se presentaba en la Universidad Complutense un libro de Carlos Fernández Liria editado por La Catarata. Rara vez esta modesta y esforzada editorial habrá contado con tal afluencia y tal presencia de medios. Sería por Pablo Iglesias. Sería. Fernández Liria es profesor de Filosofía. Asistir a una charla suya es una inyección de ideas. Brillante y provocador, sus palabras son un estímulo constante a la reflexión, al espíritu crítico, a ir más allá. Escucharle invita a huir de la mediocridad. Palabras mayores para momentos de acusada literalidad del pensamiento. Es el contexto. En la Universidad, no en una rueda de prensa. Por lo demás, lo que Iglesias dijo -–y hay que oír la intervención-- es la verdad. Corren tiempos muy duros para el periodismo y ése es el auténtico problema a resolver. De enorme gravedad. 

La prensa oficial mantiene una campaña contra Podemos, innegable, que opera, sin embargo, como gota malaya que ya surte efectos. A veces llega a resultar hasta jocosa, en su empecinamiento y desmesura. Portadas encabezadas por dos o tres noticias contra la formación, a diario, editoriales que ruborizan… .

"Tras ejecutar a Nikolái Yezhov, jefe de su policía secreta, Stalin ordenó que fuera borrado de las fotografías en las que aparecían juntos. Mao hizo lo mismo con Bo Gu, con el que había compartido la Larga Marcha y que desapareció de una vieja imagen en la que se les veía posando sonrientes. Kim Jong-un aprendió de su padre que no hay nada como un pelotón de fusilamiento para afianzarse en el poder: ejecutó a su tío Jang Song-thaek y después lo eliminó del álbum familiar. La consigna en los regímenes comunistas, a la hora de purgar al camarada descarriado, es que no quede nada de él. Ni su recuerdo".

Así comenzaba, para asimilarlo a Pablo Iglesias, una columna escrita hace un mes por David Jiménez, director de El Mundo, el diario en el que trabaja el periodista aludido por el secretario general de Podemos. El mismo que esta semana anunciaba un ERE para 185 de sus trabajadores y otros 39 más de otros medios de la empresa Unidad Editorial. 

Una campaña cierta. Nos consta. "Me consta cómo algunos comités editoriales de algunos medios pusieron una línea roja por la que solo valía que apareciera Podemos para informar negativamente sobre la formación política y sus líderes", escribe José Sanclemente en eldiario.es. Añadiré, en inciso, que consta también que “a Ciudadanos hay que tratarlo bien”. Ayer, todos volvieron a la carga rasgándose las vestiduras:

"Debería saber Iglesias que la regla de juego básica de la prensa en una democracia es la veracidad, y que su labor fundamental es el control del poder para evitar abusos, corrupciones o agresiones gratuitas como la suya", tronaba el editorial de El País. Paradójicas sentencias, cuando no han publicado ni media palabra de la relación de Blesa o la actual mujer de Felipe González en los #PapelesdePanamá, por poner solo un ejemplo. Ni El País ni sus colegas de la mañana. Hurtar noticias es grave. Es como si en una carretera en obras no se advirtiera al conductor de un socavón profundo.

Cada palabra de lo dicho o escrito por Caño, Herrera, Jiménez, Prego… se les vuelve en contra por sus hechos. Lo más grave es, sin embargo, que la verdad la conocen hasta quienes critican “el ataque al periodista y al periodismo en sí”. Entre el aluvión de artículos publicados en apenas 48 horas, hemos sabido que la dirección de El País se plantó en la redacción para decir "que confía en que Ciudadanos entre en el Gobierno y juegue un papel fundamental en la política española, y no sólo eso, sino que espera que el periódico contribuya a eso", según contó Íñigo Sáenz de Ugarte. Y esto va mucho más allá de lo que suele denominarse “de tendencia” (progresista, conservadora…). Esto es participar en política sin avisar a los lectores. Es hacer política más que información. Otros medios no precisan ni advertir de sus intenciones.

Leímos todos que la nueva Comisión de Interior del Congreso constató la existencia de una policía política al servicio del PP. Que así se elaboró un delirante informe contra Pablo Iglesias (PISA, por Pablo Iglesias. S.A) que la justicia ha rechazado casi con rubor, como otros que les antecedieron y que han sido desestimados también. Pero que no por eso dejaron de difundir y amplificar los medios y hasta toda una vicepresidenta del Gobierno. Al margen de la identidad de la víctima –Iglesias, Podemos-- esto hubiera tenido consecuencias en un país serio. Eso sí, los afectados casi siempre son los mismos, y los ejecutores siempre, siempre los mismos. Da la sensación de que, aquí, a quien le toca ha de aguantarse.

Es cierto que otros políticos en todas las épocas han sufrido los rigores de una prensa política que sale de su función de informar para ejecutar a quien le molesta. Adolfo Suárez, por ejemplo, Felipe González, Julio Anguita y, ahora, todo el que asome la cabeza en Podemos. Lo del concejal Guillermo Zapata es para crear un trauma. Ahora arrecian contra Ada Colau; levantada la veda, no se para en medios para atacarla. Actualmente la Caverna ha ampliado sus instalaciones, apenas se ve la luz salvo en los digitales, en algunos digitales. Y saberlo no es excusa para callarse y admitirlo como irremediable. Aunque, ¡ay del que caiga en las fauces de esta jauría!

La crisis de la prensa termina siendo un secreto a voces del que está prohibido hablar. Demasiadas cartas marcadas para que el juego sea limpio, o medianamente decente y al servicio de los intereses de la sociedad. Está muy claro cuáles son los suyos, y quién los obstaculiza.

Imprescindible hablar de los pobres periodistas que sufren las políticas de sus empresas. Las que, en bancarrota por su mala cabeza, han tenido que sentar en su accionariado a los principales bancos acreedores. O las que subsisten con la eufemísticamente llamada publicidad institucional, esa medida de gracia del gobierno. No suelen “Morder la mano que les da de comer”.  O las que, en TVE, por ejemplo, han de plegarse a las redacciones paralelas al servicio del PP. O, en otras televisiones públicas, para quien sea que ostente el gobierno. O, en televisiones privadas, a intereses comerciales y empresariales que son su razón de ser.

Con Pablo Iglesias sí nos atrevemos”, firma Antonio Maestre en La Marea. Y así es. Periodistas que se comieron varias veces el Plasma con Rajoy en una de las imágenes más patéticas para la profesión que se hayan dado se ponen ahora estupendos, porque el periodismo es, al parecer, la única profesión exenta de esa práctica.

Los que se han comido también los soliloquios de políticos en lo que llamaron “ruedas de prensa sin preguntas”. Los que admiten como inevitable la manipulación, exclusión de noticias, y desmesuras de sus medios. Los que llegan a suscribirlos con su trabajo. Los que contemplan expulsiones y purgas, mirando para otro lado, mientras sus jefes mantienen impresionantes sueldos y bonus. Los que solo hacen piña corporativa cuando el presunto infractor es contrario a los intereses de su empresa. La comprensión confirma que las cosas no se hacen como debieran. Son tiempos difíciles, sí, pero si algo se puede aprender de la trayectoria seguida es que ceder nunca es una solución, ceder es siempre la antesala para ceder más. O tragar.

Está sucediendo aquella desproporción de la que hablaba Thomas de Quincey en el siglo XIX y que cita el científico Javier López Facal en un artículo que casualmente habla de mandamientos, sexo y pornografía: “Si un hombre se deja tentar por un asesinato, poco después piensa que el robo no tiene importancia, y del robo pasa a la bebida y a no respetar los sábados, y de esto pasa a la negligencia de los modales y al abandono de sus deberes”.

Pablo Iglesias volvió a centrar la atención mediática de forma desmedida en un país que empieza a descubrir el lodazal en el que vive. Estamos conociendo, menos mal, las tácticas mafiosas de Ausbanc y Manos Limpias, a las que durante años sucumbieron o en las que participaron estamentos esenciales del Estado. Bancos, jueces… ¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué no dijeron nada los afectados por los chantajes y extorsiones? ¿Los medios lo ignoraron durante décadas? ¿Es todo o la punta de otro iceberg? El PP ha sido judicialmente acusado de ser una organización criminal, aunque los medios tengan mala memoria para recordarlo. Y hasta de homicidio, recientemente en Galicia.

La ley del embudo rige en el pago de impuestos, mientras lideramos las desigualdades en Europa. Nos están envenenando con las emisiones tóxicas de los automóviles trucados, y la decisión que adopta la UE (con España dentro y en cabeza) es aumentar el nivel permitido de gases nocivos. Todo por el lucro. O la codicia. La prensa española parece haber habilitado una corresponsalía en Caracas. No en Panamá. Tampoco en Arabia Saudí, por poner un caso, que es cliente principal en armas, con su querencia por el islamismo radical. 

Y, así, El Mundo precisamente nos cuenta, este sábado 23 de abril, que “en Venezuela el 12% de la población no come tres veces al día”. Ellos mismos publicaron que 2,2 millones de personas sobreviven en España alimentándose en comedores sociales. Y no dan tres comidas al día. O sin encender la calefacción. O sin cocinar, comiendo latas o prefabricados. La pobreza energética ha aumentado en esta legislatura un 69%, en datos oficiales, como negó a Jordi Évole José Manuel Soria, el exministro hoy aclamado por los suyos como víctima caída de los Paraísos Fiscales. Afrontando, pese a los duros recortes de servicios, el pago de una Deuda Pública que Rajoy ha llevado a niveles históricos e impagables. Más de un billón de euros. El 100% del PIB, cuando la cogió en el 70%.

Callar es secundar todo esto, sin más eufemismos. Éste es el sistema que se quiere preservar. El que torpedea los cambios por el método que sea. Y hay pocas cosas que paguen esa adormidera para la conciencia.

¿Y el problema es Pablo Iglesias ironizando sobre el periodismo actual?

 

 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

62 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Enrique

    Para decirlo todo, la articulista podría haber dicho también que desde las pasadas elecciones generales hasta un año atrás, Pablo Iglesias publicó 8 tribunas en El País. A Garzón, por poner una comparación, no le dieron ni una (salvo la tribuna que escribieron todos los líderes justo antes de las elecciones). Eso también forma parte del contexto, ¿no? Por otra parte, la articulista no menciona otro aspecto relevante del acto público de Iglesias en la Complutense, quizá porque a ella no le parece relevante: lo natural es que el protagonismo hubiera sido de Fernández Liria y de su libro. Pero, claro, si está Iglesias en la mesa, él tiene que ser el protagonista, faltaría más. El ego se le sale por las costuras.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Juan A fernandez

    Rosa, Alucinante articulo, de arriba a abajo, pone a cada cual en su sitio, esto es periodismo comprometido, en una profesión cada vez más denigrada. El problema es que los que denigran y hacen tres comidas al día, por venderse a sus jefes/Accionistas vendiendo la equidad e igualdad, la verdad , están mandando a sus compañeros al cubo de la basura, cada día al igual que la TV publica menos gente la sigue, se muere solita....y sin periodismo sin adjetivos, no hay democracia sin adjetivos.

    Hace 5 años

  3. Angel

    Un muy buen articulo, sensato y analitico.

    Hace 5 años

  4. Neus

    Muchas gracias por tan magnífico análisis. Sería muy de desear que se emplease en los IES para que el alumnado fuese construyendo su propio espíritu crítico.

    Hace 5 años

  5. Neus

    Estupendo análisis.

    Hace 5 años

  6. giordano bruno

    Magnífico, muy bueno este artículo, que es al mismo tiempo editorial del colectivo, ya que como vengo leyendo es un semanario que además de barrer contra la basura y droga que propagan los periódicos institucionales al uso procura ofrecer información contrastada y educadora y siempre de acuerdo con su máxima: "Todo es según el contexto". ¡Larga vida y muchos lectores!

    Hace 5 años

  7. Jackson Peters

    @Periodista "El problema no es Pablo Iglesias, claro que no, Rosa María. El problema es que Pablo Iglesias utilizó aquello mismo que pretendía denunciar en su discurso: la mentira. Reprodujo una supuesta conversación con un periodista..." No. Los que hemos visto y escuchado el vídeo entero sabemos que lo que dices, la premisa de la que partes, no es cierto. Buen intento. Lo que no me creo es que tu versión parta de un error o malentendido.

    Hace 5 años

  8. josemanuel55

    Excelente artículo, ¡gracias!

    Hace 5 años

  9. josemanuel55

    Aún a sabiendas de que mi comentario, como todos los anteriores, no va a ser publicado ni contestado, me gustaría saber el porque de esta censura. Gracias

    Hace 5 años

  10. susana murcia.

    Tarde o temprano Podemos llegará al poder y todos ellos tendrán que callar- Muy buen articulo. Gracias por quitarle la mascara a la prensa. no son merecedores la gran mayoría de ellos, tener ese titulo en su curriculum En estas elecciones que vienen en unas semanas, tenemos que demostrar que queremos a Podemos en la Moncloa y sacar a todos los ladrones que pululan por alli. Mi voto, será para ellos.

    Hace 5 años

  11. Luri

    Criticáis que TVE dependa del PP y no muerda la mano que le da de comer y os parece bien que si Podemos llega al poder elimine todas las TVs privadas y haya que informarse si o si por TVE, que estará en manos de Podemos. Hacéroslo mirar.

    Hace 5 años

  12. Fernando Pardos

    Maravilloso artículo, tan necesaria la verdad y los análisis inteligentes en estos tiempos! Vuelvo a añadir mi anterior comentario (que no se por qué ha desaparecido) y va en la misma línea: Pensamiento Crítico frente a la manipulación mediática (MMMC), Magnífica Conferencia de Pablo Iglesias en la UCM (ver VÍDEO: https://www.facebook.com/fernando.pardos.1/posts/1198069393544353 ). Importante el análisis.

    Hace 5 años

  13. Fernando Pardos

    Pensamiento Crítico frente a la manipulación mediática (MMMC), Magnífica Conferencia de Pablo Iglesias en la UCM (ver VÍDEO: https://www.facebook.com/fernando.pardos.1/posts/1198069393544353 ). Importante el análisis.

    Hace 5 años

  14. JuanCri

    Excelente artículo, ¡gracias!

    Hace 5 años

  15. paolo1es

    Muy buena la reflexión, y la pregunta sería ¿que hacemos ahora? ¿Es el pacifismo la mejor vía?. La democracia se tambalea o no existe directamente, nos compran con tv, fútbol y juegos, somos como la plebe romana, si nos va bien nos da igual. Triste.

    Hace 5 años

  16. Javier RP

    Extraño artículo. ¿Qué es la "prensa oficial"?. ¿No es un error confundir la acción crítica sobre el periodismo con la argumentación "ad hominem" al periodista?

    Hace 5 años

  17. Espartaco17

    El papel de la Prensa en España es servir alos privilegios de ssus propietarios, la oligarquía bancaria.Con la mentira, la tergiversación, la ocultación, la distracción, mantienen cautivas millones de mentes en un zulo de ignorancia que imposibilita la formación libre de un juicio político sobre una base de hechos firmes establecidos con certeza.Si no funciona una esfera pública virtuosa donde circulen libres los distintos argumentos y propuestas para que gane el mejor en la deliberación ante el tribunal de la Razón, pues no puede haber democracia ni formación de mayorías electorales alternativas. La Prensa corrupta ha devenido baluarte principal del Régimen, y sus programas austericidas con su reguero de muertes , embrutecimiento y miseria.El daño que hace aa nuestra salud pública es inconmensurable.Y los periodistas son cómplices cuando avalan con su firmas los artículos recompuestos o los titulares capciosos para complacer alos propIetarios.la situación es límite porque los periodistas valientes y honestos son lo que están en el paro, los que conservan el empleo ya vendieron su alma y su dignidad por un plato de lentejas.menos monsergas y que no nos insulten con su victimismo, incluso presentándose como héroes a darnos lecciones de integridad y juzgando a Iglesias por decir mentiras.Hay que tener cara dura para seguir prolongando la tarea de la mentira para denigrar a iglesias después de su denuncia.

    Hace 5 años

  18. Pablo*R*S

    Dejado COMENTARIO, después de TRES INTENTOS. MUY INTERESANTE LECTURA ( minúsculas DE GRITAR, " VIZ EN ALTO ", .. , ... , sic. Jóvenes, @ , tal vez NO TOD@S, reaccionaRÍAN: " MUCHA LETRA " ,. ; " MUCHO que LEER " : ...me voy a " LA PLEY ", Twitter, Télegram, 'facebú'. SIC ¿ POR CUÁNTAS horas, .. , .. .. , ; ? ( habló SIN GENERALUZAR, .. PRISA, mundo, país, .. , .. , . ; DISCULPEN ... @ me esperan " LAS REDES " sic

    Hace 5 años

  19. Pablo

    *Escribe aquí tu comentario... (Van "3intentos".), , , .. .. ; SIC LECTURA PARA PROFUNDA LECTURA stop * Perfil: PENSIONISTApodemos GRUPOS DE TRABAJO "EN CIRCULOS, sic..:) ,.. ; " ) @VALLESabero Ocio Asturies Asturias ( f ) .. , .. , Y +

    Hace 5 años

  20. Manuel

    Gracias por informar correctamente, gracias por opinar con objetividad, gracias por mantener el tipo con la que esta cayendo..... gracias.

    Hace 5 años

  21. Pablo

    Postureo español: Periodistas (hay que llamarles así..) señalan, insultan, difaman, falsean... y cuando alguien se atreve a afearles la conducta, por no hablar la nula profesionalidad, echamos el grito en el cielo y vamos de victimas. Anda ya! Voceros del regimen politico/economico, no sois periodistas, sois basura. Baste señalar ese gran periodico El Mundo, y como se emperró (igual que cierto expresidente ahora publicamente descubierto como jeta) en que los atentados que tanto dolor crearon en Madrid y España, eran obra de ETA. Eso no es periodismo, eso es podredumbre moral y humana, lo cual, en Españistan parece ser la norma.

    Hace 5 años

  22. Carlos

    Excelente articulo de los que enamoran de una grandisima periodista y valiente comunicadora que tenemos suerte de disfrutar en estos dias. Con gente como ella y medios como ctxt uno se da cuenta que hay esperanza y que debemos luchar por ella.

    Hace 5 años

  23. Gus

    La prensa ejerce una labor crítica muy necesaria para la sociedad, pero también debería aceptar las críticas que recibe, sobre todo en unos tiempos en los que, como muy bien expone este artículo, hay mucho que criticar.

    Hace 5 años

  24. Laura

    Magnifico artículo, y no porque defienda a nadie sino porque dice una verdad incómoda con mucha valentía. Bravo

    Hace 5 años

  25. Mario

    Me ha encantado el articulo. Muy bueno. Lástima que hay todavía mucha gente a la que le comen la cabeza, y les vale esta forma de actuar. Gracias

    Hace 5 años

  26. Carlos

    Sublime artículo. Me he hecho fan! ...

    Hace 5 años

  27. jose juan rodriguez

    Gracias por esta visión clara de una situación que padecemos desde hace tantos años de una forma clara y desmedida solo recordando como desapareció el periódico EL INDEPENDIENTE sabremos como han actuado los periodistas, os medios y sus jefes los bancos para entender este despiadado ataque a PABLO Y PODEMOS porque tratan de defender AL PODER Y LA AMBICION desmedida en la que están alojados todos los grandes dirigentes politicos , sindicales, los jefes de los multimedia y los oligarcas financieros .....Gracias Rosa por un soplo de aire fresco en este país de atmósfera sulfurosa ...GRACIAS +GRACIAS+GRACIAS

    Hace 5 años

  28. Lúzbel Guerrero

    Otro estupendo artículo de Rosa María Artal ¡Y van...! Esos indignados sobrevenidos por escuchar verdades vergonzantes que les atañen, mantienen sin embargo un cobarde silencio ante el manoseo a que vienen siendo sometidos desde hace años. Se han reciclado y convertido en “hombres orquesta” que hacen de redactores, técnicos de sonido y camarógrafo por la mitad del sueldo que ganaba cada uno de ellos. Sé que no aporto nada al artículo, sobradamente idóneo ni tan siquiera a las oportunas intervenciones de muchos de los comentaristas; pero escribo estas líneas, porque si no lo hiciera y comentara mi parecer en mi casa a la hora de comer, estaría haciendo lo mismo que estos que ejercen de “ofendidos” como horas extras a su infame cobardía intelectual, moral y económica. Ya les pasó a los de la TV valenciana, que cuidaron sus ombliguitos durante años, y se pusieron reivindicativos cuando cerró La tele pública. Salir a la calle cuando te han echado, es como ponerte una tirita en un brazo amputado.

    Hace 5 años

  29. Lúzbel Guerrero

    Otro estupendo artículo de Rosa María Artal ¡Y van...! Esos indignados sobrevenidos por escuchar verdades vergonzantes que les atañen, mantienen sin embargo un cobarde silencio ante el manoseo a que vienen siendo sometidos desde hace años. Se han reciclado y convertido en “hombres orquesta” que hacen de redactores, técnicos de sonido y camarógrafo por la mitad del sueldo que ganaba cada uno de ellos. Sé que no aporto nada al artículo, sobradamente idóneo ni tan siquiera a las oportunas intervenciones de muchos de los comentaristas; pero escribo estas líneas, porque si no lo hiciera y comentara mi parecer en mi casa a la hora de comer, estaría haciendo lo mismo que estos que ejercen de “ofendidos” como horas extras a su infame cobardía intelectual, moral y económica. Ya les pasó a los de la TV valenciana, que cuidaron sus ombliguitos durante años, y se pusieron reivindicativos cuando cerró La tele pública. Salir a la calle cuando te han echado, es como ponerte una tirita en un brazo amputado.

    Hace 5 años

  30. Pau

    No soy muy afín a Pablo Iglesias (si a la mayoría de políticas que defiende) pero he de admitir que no he leído nada con tanta razón que este artículo, felicidades por la valentía de escribir lo que tantos callamos.

    Hace 5 años

  31. Manuel

    Buen artículo

    Hace 5 años

  32. Fazdekan

    Un Tsunami de desinformación y basura mediática, trata de barrer los cimientos de la democracia en España.

    Hace 5 años

  33. Fazdekan

    Un Tsunami de desinformación y basura mediática, trata de barrer los cimientos de la democracia en España.

    Hace 5 años

  34. Blanca

    El periodismo ha dejado de tener credibilidad en este país lo mismo que la justicia. Hay que informarse por otros medios y en cuanto a la justicia, sólo nos queda esperar que no te haga falta utilizarla

    Hace 5 años

  35. Juan Ponce hervás

    Me ha encantado el artículo, gracias por tu valentía.

    Hace 5 años

  36. Maikimaik

    Ni Iglesias es un santo ni nadie lo pretende, y venir a comentar sólo para poner en el mismo párrafo Pablo Iglesias, Venezuela e Irán, es ya como para que le den a uno un puesto en cualquiera de esos diarios secuestrados por la banca y el poder. Genial el texto, Rosa María, menos mal que aún hay periodistas de verdad, ante este alud de críticas a veces a uno empieza a fallarle la fé en la verdad. Y por cierto, si a mí mi jefe me dice que tengo que pasar por el aro y comerme con papas mi integridad, pues habrá que ir buscado otro curro. Aunque no suelte uno una rama antes de agarrarse a otra, pero tragarse la dignidad por dinero ya se sabe en qué nos convierte.

    Hace 5 años

  37. asdf

    ¿Y esta web es diferente?

    Hace 5 años

  38. Fernando

    Totalmente de acuerdo con el artículo, no hay más que ver la columna delirante del director de El Mundo, el tratamiento que se está haciendo de 'Iglesias ataca a la prensa' es un caso patológico de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. El mismo periódico de David Jiménez pone a diario en marcha una brutal máquina del fango, insulta, manipula y difama sistemáticamente; sin embargo según los grandes medios eso es totalmente legítimo en pro de la libertad de expresión y por consiguiente todos los periodistas son maravillosos por el mero hecho de serlo y si criticas a los que te difaman eres un censor y un difamador. Pablo Iglesias no debió personalizar en un periodista específico, pero enseguida de disculpó, ayer volvió a hacerlo, no debería haber tenido más recorrido, pero como todo lo relacionado con Podemos llevamos 3 días de monotema y tratamiento desproporcionado a más no poder de lo ocurrido y al final el debate no se centra en el mal periodismo sino en el dedo que señala ese mal periodismo. Como siempre, la FAPE, organización profesional de periodistas de España que ya montó un drama por la web VO de Ahora Madrid, no tardó en salir en tromba contra Pablo Iglesias, lo que en el fondo es darle la razón en el vergonzante corporativismo de los medios que a diario comenten infinitas violaciones del código deontológico de la FAPE http://fape.es/home/codigo-deontologico/ mientras la FAPE mira para otro lado salvo cuando irónicamente alguien deja en evidencia como se incumple su código deontológico sistemáticamente. Este es un resumen del código deontológico de la FAPE y no sé si reír o llorar, creo que no hay ningún apartado que no incumplan con fruición día tras día los medios que estos días están poniendo el grito en el cielo porque las críticas de Pablo Iglesias: Algunas perlas sacadas del código deontológico de la FAPE, ¿hay alguno de los grandes medios impresos y de tve que cumpla alguno de estos puntos?: -El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad. -De acuerdo con este deber, el periodista defenderá siempre el principio de la libertad de investigar y de difundir con honestidad la información y la libertad del comentario y la crítica. -El periodista debe asumir el principio de que toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario y evitar al máximo las posibles consecuencias dañosas derivadas del cumplimiento de sus deberes informativos. -El deber y el derecho de oposición a cualquier intento evidente de monopolio u oligopolio informativo, que pueda impedir el pluralismo social y pollítico. -El deber y el derecho de participación en la empresa periodística, para que se garantice su libertad informativa de manera compatible con los derechos del medio informativo en que se exprese. -El compromiso con la búsqueda de la verdad llevará siempre al periodista a informar sólo sobre hechos de los cuales conozca su origen, sin falsificar documentos ni omitir informaciones esenciales, así como a no publicar material informativo falso, engañoso o deformado. -El periodista establecerá siempre una clara e inequívoca distinción entre los hechos que narra y lo que puedan ser opiniones, interpretaciones o conjeturas, aunque en el ejercicio de su actividad profesional no está obligado a ser neutral. -A fin de no inducir a error o confusión de los usuarios, el periodista está obligado a realizar una distinción formal y rigurosa entre la información y la publicidad. -El periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones de terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza. -El periodista no utilizará nunca en beneficio propio las informaciones privilegiadas de las que haya tenido conocimiento como consecuencia del ejercicio profesional.

    Hace 5 años

  39. Ilya U. Topper

    La duda de Miguel José de Heredia y Vega de Rodón respecto al uso de la palabra "billón", si bien legítima (la confusión es extremamente frecuente), era fácil de resolver. Dado que la autora señala que la deuda es equivalente al PIB, y el PIB de España es, como se puede comprobar en la propia Wikipedia, de 1,4 "trillion dollars" en inglés o sea 1,4 billones de dólares en castellano, muy aprox. 1 billón de euros, es bastante obvio que la deuda también anda por la magnitud del billón, y no su milésima parte. Preguntar está bien, pero a veces se tarda menos en verificar uno mismo que en preguntar y esperar la respuesta.

    Hace 5 años

  40. Juan A. Fernandez Lopez

    Afirmar que hay periodistas que escalan si dan noticias malas sobre Podemos, no es afirmar más que muchos periodistas afirman lo que les manda su editorial. Hace ya cuatro años que , a penas veo TVE, mientras en época de Zapatero, si la veía. Pero, alguien mínimamente sensato puede afirmar que está informado si sólo ve TVE. Alguien puede dudar que el Mundo es un periódico de derechas y que trata a Podemos como culpable por no llegar al acuerdo con el PSOE y con Ciudadanos, pero una persona medianamente juiciosa puede pensar que Podemos debe abandonar su agenda social, su agenda fiscal y su agenda de reconocimiento de las diferentes naciones que componemos este Estado

    Hace 5 años

  41. Banyan

    Este artículo llega al menos veinte años tarde, hace ya muchisimo tiempo que desapareció la profesión.

    Hace 5 años

  42. benicadell

    ¿Y dónde esta el coraje de los periodistas? ¿Acaso el luchar por la dignidad se su trabajo es sólo exclusividad de mineros trabajadores del textil etc.? ¿Que es de esa gente que esta en la calle por saber decir no o basta ya?. Sé de sobra que el tema va de la manipulación de los medios de comunicación pero sé también que son muy pocos los periodistas que lo denuncian.

    Hace 5 años

  43. Esteban

    De lo que se están hablando aquí es de la libertad de expresión , libertadá de prensa, manipulación. Esta claro que a estas alturas de la película la mayoría trata de conservar su puesto de trabajo, si cualquiera de éstos que está atacando a Pablo Iglesias hubiera hecho un plante al señor Rajoy cuando apareció en un plasma o cuando los ha humillado sin ningún decoro, vería natural esto último, pero después de lo que llevan "tragado" no tiene mucho sentido. Lo que sí se ve es que de alguna manera siguen ordenes de aquellos que les dirigen, que no son otros que grandes multinacionales que poseen periódicos, radios y canales de televisión para "reorientar" dependiendo de sus intereses y a fe mía que lo consiguen. En este país después de 40 años de dictadura con una censura férrea, los españoles que la hemos vivido apenas nos damos cuenta de que nos la están colando, y los que no la vivieron no son capaces de distinguirla de entre tanta voces que se dan en este te mercado. Sólo me gustaría decir que yo personalmente ya le he visto las cuerdas a la marioneta y que no me voy a dejar embaucar por todos estos "profesionales" de la opinión pública, sigo pensando que este país sigue en un bipartidismo y que se trata de que no se salga de él. El PPSOE nos tienen acostumbrados a que son ellos los que saben hacer las cosas y que las hacen por nuestro bien, que son ellos los que se preocupan por el país y que siempre hay manzanas podridas en un barril lleno de ellas. Lo que no quieren que sepamos es que la podedumbre esta en su mismo corazón y que la gente que trabaja para nuestro bien saben lo que tenemos que comer y beber, lo que debemos opinar, lo que debemos amar u u odiar y que esto es lo normal, como en el libro de "1984" no sólo debemos pensarlo, debemos creerlo desde lo más profundo de nuestro corazón y solo así se entiende como la izquierda en este país se comporta como Marte con sus hijos, los fagocita, primeramente los atrae con cantos de libertad e igualdad para despues engullir sus almas con una sociedad de bienestar. Lo siento porque ahora después de muchos años se respiraba aire fresco, gente emocionada de verdad y con ganas de hacer cosas por los demás. Lo siento por mi y por todos mis compañeros, pero por mi el primero.

    Hace 5 años

  44. Txema

    La dignidad del periodista se encuentra en escribir la verdad pese a quién pese y quién no lo hace no puede haberse sentido ofendido .

    Hace 5 años

  45. pier

    Me está pareciendo que criticar a pablo iglesias se está convirtiendo en pecado mortal Al final vamos a convertirlo en mártir o en un nuevo mesías .pareciera que pablo iglesias Fuese Mahatma Gandhi reencarnado. Hay que recordar que en política como en todas las Facetas de la vida las formas y maneras cuentan y mucho y este señor suelta unos ramalazos Macarromachistas que parece que nadie quiere ver .ya se ha olvidado de de cómo se a cargado de un plumazo a Sergio Pascual al más puro estilo dictatorial pero no pasa nada Habrá sido sin querer. Iglesias es un bendito que solo nos va a traer riqueza y prosperidad De forma altruista sin desviar un solo euro como su amigo monedero. Que se dijo así mismo para que mis impuestos vallan a ayudas sociales mejor me lo quedo yo

    Hace 5 años

  46. Juana Corbalán

    Me gustaría que Pablo Iglesias no hubiese tenido que decir nada de la prensa; que la prensa no participase de la política, como está haciendo; que los periodistas se plantasen ante ruedas de prensa en plasma o sin preguntas y cuando se les pide que ataquen a Podemos, cuiden a Ciudadanos, no hablen de los bancos y nos oculten noticias. Pero como no son así las cosas, me alegro de que Pablo haya metido el palo en el avispero para que, por lo menos, haya debate. Gracias por este artículo valiente.

    Hace 5 años

  47. Padi

    Mentir, manipular, distorsionar, crear noticias tendenciosas, todo esto es lo que la prensa no debiera utilizar y sin embargo, utiliza, salvo honrosas excepciones. Por supuesto, que hay que disentir, criticar, valorar, enjuiciar las posturas y propuestas de unos y otros, valientemente, con criterio y argumentosm de eso se trata. Hay buenísimos periodístas en toda la prensa española que deben callar ciertas cosas, tergiversar otras y, a veces, dejarse utilizar porque les va el sueldo en ello.

    Hace 5 años

  48. José González Moreno

    Pablo-Podemos tiene toda la razón: la prensa española dá verdadero ASCO.

    Hace 5 años

  49. Miguel José de Heredia y Vega de Rodón

    Maravilloso artículo cargado de verdades. Pero una duda me corroe ¿el término BILLÓN ha sido usado como "millón de millones" que es en castellano o como la forma inglesa de "mil millones"? https://es.wikipedia.org/wiki/Bill%C3%B3n Muchas gracias.

    Hace 5 años

  50. Manuel

    No es que Iglesias vaya contra la prensa, sino que va solo contra la prensa que no le es afín. Hay otros medios de comunicación que sistemáticamente critican a otros partidos y se asume con normalidad, como parte de la libertad de expresión y del juego democrático. No imagino a Rajoy ridiculizando públicamente al Gran Wyoming, por poner un ejemplo. Al menos, no en España. Tal vez esto sí pase en otros países como Venezuela o Irán, y por eso el Sr, Iglesias está un poco confundido.

    Hace 5 años

  51. yack

    Dices "Éste es el sistema que se quiere preservar. El que torpedea los cambios por el método que sea. ". En esta vida hay que elegir entre lo malo y lo más malo. Lo malo es lo que tenemos. Lo más malo es Venezuela, el modelo de cambio que nos quieren traer los podemitas. Cambio si, pero para mejor y Iglessias nos propone un cambio hacia el desastre total.

    Hace 5 años

  52. Orlando

    Para Sepp: el problema es que la prensa que pone a parir a Podemos son prácticamente todos los diarios importantes de papel. Mientras que los que demonizan a Rajoy y al PP son diarios digitales (sólo algunos, porque muchos digitales también se ensañan con Podemos). En este país hay un sector social muy grande que sólo pueden acceder a la prensa escrita. Equitatividad no hay.

    Hace 5 años

  53. Antonio

    Se puede decir más alto, con letra más gruesa, en otra lengua, pero no más claro. Vi el acto en directo: fue impresionante. Todos hablaron con al máximo respeto y con todo rigor. En ningún momento Pablo Iglesias le faltó el respeto a nadie. Lo que vino después, en los "Medios", Televisiones incluidas, fue una cacería propia de los tiempos más negros de la Inquisición. Me dio asco. Sentir repugnancia de tener que convivir con gentuza, con personas que, cuando se dice la Verdad, te echan a las fieras. Me da miedo el "Poder" que tienen los "Poderes Fácticos". Volvía a oír el acto entero, porque está en YouTube. Sigo pensando lo mismo. Quien quiera volverlo a vez aquí está. https://www.youtube.com/watch?v=Po1D_Srnvro&feature=youtu.be

    Hace 5 años

  54. Rosa Maria

    Gracias por pensar y explicárnoslo !

    Hace 5 años

  55. Antonio

    Se puede decir más alto, con letra más gruesa, en otra lengua, pero no más claro. Vi el acto en directo: fue impresionante. Todos hablaron con al máximo respeto y con todo rigor. En ningún momento Pablo Iglesias le faltó el respeto a nadie. Lo que vino después, en los "Medios", Televisiones incluidas, fue una cacería propia de los tiempos más negros de la Inquisición. Me dio asco. Sentir repugnancia de tener que convivir con gentuza, con personas que, cuando se dice la Verdad, te echan a las fieras. Me da miedo el "Poder" que tienen los "Poderes Fácticos". Volvía a oír el acto entero, porque está en YouTube. Sigo pensando lo mismo. Quien quiera volverlo a vez aquí está. https://www.youtube.com/watch?v=Po1D_Srnvro&feature=youtu.be

    Hace 5 años

  56. Periodista

    El problema no es Pablo Iglesias, claro que no, Rosa María. El problema es que Pablo Iglesias utilizó aquello mismo que pretendía denunciar en su discurso: la mentira. Reprodujo una supuesta conversación con un periodista, al que citó con nombres y apellidos repetidas veces, y ya advirtió desde el inicio de que dicha conversación "podía no ser cierta", como no lo son —denunciaba— muchas de las informaciones que se publican sobre Podemos. Utilizó ese mismo mecanismo tramposo contra el que decía estar levantándose para asegurar que dicho periodista le había contado que mentía en sus informaciones para crecer en su periódico. Y no es cierto. Él mismo lo sabía, pero no le importó. Utilizó la misma estrategia que decía criticar para levantar un tsunami que arrastró al periodista, mató al mensajero. Iglesias no criticó a los medios, a sus dueños, no habló de ese contrapoder tan amigo de los poderosos que ha olvidado su función. No. iglesias arremetió contra los periodistas que cubren la información de Podemos, los "de abajo", esa palabra que tantas veces enarbola y utiliza para señalar al colectivo al que dice defender. Menospreció y acusó de mentir y traicionar su trabajo a esos periodistas que cada día siguen la información de Podemos, con los que conversa, con los que convive desde hace ya un par de años, y que nunca son los que firman los editoriales que lo hacen montar en cólera; ni siquiera esas informaciones que usted menciona sobre el dichoso informe PISA. Aseguró que esos periodistas "se sienten atraídos" por Podemos. No señor Iglesias, lo que sienten es respeto: por su trabajo y por la información que construyen, cuya materia prima es Podemos. Un respeto que usted les faltó, o que nunca les tuvo. Rompió así una relación de confianza,de respeto. Y no, no atacó a la prensa: atacó a periodistas. Periodistas con los que, como bien dijo, convivió en campaña dentro de un autobús día tras día. Por supuesto que hay que abrir debate sobre el mal estado de la prensa, los salvajes EREs que destruyen periódicos, periodismo y periodistas, y volver a dignificar esta profesión. Pero no así. No a cualquier precio. No mediante la mentira, sin importar a quién se arrastra, sin importar a quién se pone en el punto de mira y si se les falta el respeto. No utilizando una posición de poder frente al eslabón débil de la cadena. Frente a aquellos a los que su partido se enorgullece de defender. Soy periodista, y créame Rosa María que denuncio cada día la enfermedad de esta profesión. Pero no voy a comprarle el discurso a quien, para hacerlo, no le importa qué o a quién se lleva por delante. En política, en periodismo, y en la vida, siempre importaron las formas. Porque el fin nunca puede justificar los medios. Y nada justifica lo que hizo el señor Iglesias.

    Hace 5 años

  57. Luis zumalabe ugalde

    Esta periodista cada día me gusta más , muchas gracias Rosa.

    Hace 5 años

  58. Ángel

    Enorme, Rosa, exponiendo el contexto del periodismo actual en España sin autocensura. Algo que, tristemente, es una anomalía a día de hoy siendo periodista.

    Hace 5 años

  59. Sergio

    El único sitio donde encontrar una buena reflexión sobre lo ocurrido con Iglesias en la Universidad. Contexto, vanguardia del periodismo y pensamiento critico en España. Muy orgulloso de invitaros a un café mensualmente :)

    Hace 5 años

  60. David

    Agradecido por medios críticos y que profundizangoogle como ctxt.es (que paso a incluir en mis marcadores). Uno siente impotencia ante el aluvión, no de críticas, sino de hachazos por todos los costados que recibe Podemos. Cuando lo merece, cuando no lo merece y hasta cuando es información inventada o falseada. Es grosero que esos mismos periódicos alerten del "populismo bolivariano". Pablo no debió personalizar, porque como ustedes dicen, hay que recordar siempre el contexto. y el contexto es que era la universidad, sí, pero Pablo ya no es un profesor, es el líder del cambio que aspira a Presidente. Apartado ese error -magnificado y aprovechado por los medios de siempre y por periodistas de finisima sensibilidad cuando conviene- el resto que dijo es la PURA VERDAD. Y espero que, de modo más astuto y pedagógico, insistan en ello. Porque estamos con vosotros y no os vamos a abandonar.

    Hace 5 años

  61. Sepp

    Hablar sólo de la prensa que pone a Iglesias a parir - de modo permanente - no es ecuánime puesto que otros medios hablan de Podemos / Iglesias como el salvador de las patrias varias también de modo permanente, o de aquellos medios que, por ponernos en el otro extremos, ponen a Rajoy a parir full time. La prensa moderna, y quizá la antigua, salvo ecuánime es casi cualquier cosa

    Hace 5 años

  62. Victor

    ¿Que por qué no dijeron nada los chantajeados? Porque no pagaban con su dinero, pagaban con dinero de los demás, así que se la traía floja. Por ejemplo Medel, el de Unicaja, pagó un millón de lereles ¿de su bolsillo? No, del bolsillo de Unicaja, que no es lo msimo

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí