1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Aforados a la fuerza

El Tribunal Supremo debe decidir en pocas semanas entre avalar la renuncia del diputado Jorge Luis Bail al fuero para sentarse en el banquillo de un juzgado ordinario o determinar la inamovilidad de algo que la sociedad ve como una prebenda

Eduardo Bayona 20/04/2016

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿El aforamiento es un derecho o un deber? ¿Puede un parlamentario renunciar a ese privilegio para que lo juzgue un tribunal ordinario como si fuera un ciudadano corriente? No está claro a día de hoy. De hecho, la Sala Segunda del Tribunal Supremo acaba de recibir un asunto en el que deberá decidir si el diputado por Huesca Jorge Luis Bail, miembro de Equo y elegido en una lista de confluencia con Podemos, tiene derecho a sentarse en el banquillo con los otros siete acusados en el caso de Los 8 de Yesa o si existe la obligación, el deber, de que la parte de la causa que le afecta sea desgajada para que la enjuicie el alto tribunal.

Jorge Luis Bail renunció formalmente, por escrito, a su fuero. Sostiene que el juzgado de Ejea de los Caballeros que instruyó la causa ordenó la apertura del juicio oral antes de que fuera elegido diputado el pasado 20 de diciembre. La magistrada del Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza trasladó esa manifestación a las partes. Los agentes de la Guardia Civil que acusan a los imputados de agredirles apoyaron la propuesta. Sin embargo, la Fiscalía emitió un informe en el que concluye que debe ser juzgado por el Supremo, al que la juez ha remitido el legajo para que se pronuncie.

La situación del parlamentario oscense, para quien la Fiscalía pide 30 meses de cárcel como presunto autor de un delito de resistencia en una protesta contra las expropiaciones para recrecer un pantano –las peticiones para los ocho suman 36 años de prisión e indemnizaciones por 22.000 euros--, tiene algunas peculiaridades. No se ajusta, por razones obvias, a la parte del artículo 71 de la Constitución que establece que diputados y senadores “no podrán ser inculpados ni procesados sin la previa autorización de la cámara respectiva”, y está por ver si lo hace a la que indica que en las causas contra estos “será competente la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo”. Se plantea después de que ese mismo órgano determinara en una de las piezas del caso Gürtel que los aforados dejan de serlo cuando cesan en el cargo, lo que refuerza la lógica de que no sería antes de acceder a él, y de que la senadora Rita Barberá haya aceptado ser interrogada por un juez de instrucción de Valencia. El Supremo deberá ponderar dos derechos recogidos por la Constitución: el general de ser juzgado por el juez ordinario que predetermina la ley y el privado del aforamiento, en este caso sobrevenido. Y deberá hacerlo con rapidez, ya que el juzgado zaragozano tiene señalada la vista oral para el próximo 23 de mayo.

Jorge Luis Bail, que se muestra convencido de que tras la vista los ocho serán absueltos, sostiene que el aforamiento es un privilegio: “Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia”, según el DRAE. Tiene origen medieval, cuando la Iglesia católica, históricamente un Estado dentro de los Estados, mantuvo la potestad de juzgar a sus miembros. Y, según explica el juez decano de Zaragoza, Ángel Dolado, cuya primera aplicación en el ámbito político europeo se produjo en el reino de Aragón a través del Derecho de Manifestación que ejercía el Justicia, una figura instaurada en el siglo XIII --y recuperada como ombudsman con el Estatuto de autonomía-- con potestad para extraer de la jurisdicción real a la nobleza y la alta burguesía local, cuyos miembros no podían tampoco ser torturados. Resulta paradójico que la primera ocasión de convertir el privilegio del aforamiento en algo optativo venga de la mano de un representante de la comunidad que hoy lleva ese nombre.

Dolado, impulsor del Foro Judicial Independiente y presidente en su primera etapa, es el autor del capítulo Fueros especiales, indulto y corrupción del libro La corrupción en España (Atelier, 2016), el primer estudio sistemático sobre este fenómeno que se edita en el país y que ha sido elaborado por un equipo de 19 juristas coordinados por los catedráticos Manuel Villoria, Julio Tejedor y José María Gimeno. El decano de Zaragoza tiene una diáfana opinión sobre esas figuras: “Es preocupante la imagen que se traslada a los ciudadanos sobre la existencia de ciertas instituciones decimonónicas, como el aforamiento y el indulto, que evidencian privilegios de élite extractiva, conllevando impunidad en algunos casos,  inconcebibles en un Estado de Derecho. Suponen un atentado al principio de separación de poderes, cuyos efectos en prevención general están siendo devastadores porque se consolida la idea de que no tenemos armas legales para combatir la corrupción y quienes tienen que dotarnos de ellas no pueden  o no quieren hacerlo”. Para Dolado, que considera la lucha contra la corrupción una tarea prioritaria, “al mismo nivel que el saneamiento del sistema económico”, es necesaria “una revisión en profundidad de estas instituciones y, en algunos casos, su eliminación”.

El país de los 9.936 aforados

¿Cuántos aforados hay en España? Algo menos de 10.000 entre políticos, jueces, fiscales y miembros de organismos como el Consejo de Estado o el del Poder Judicial. El exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón los cifraba en 17.621, aunque incluía en ese cálculo a los 7.685 jueces de paz, y apuntaba que serían 280.159 con los miembros de las fuerzas de seguridad –estatales, autonómicas y locales-- que pueden acogerse al fuero parcial de ser enjuiciados directamente por las audiencias provinciales. 

El número reducido --9.936 políticos y jueces que responden ante el Supremo y los tribunales superiores autonómicos-- es bastante más elevado que el de los países del entorno de España: cero en Francia, el presidente de la república en Alemania y los parlamentarios y el presidente en Portugal. Este último responde ante los juzgados ordinarios tras concluir su mandato por los delitos ajenos a ese cargo, mientras que los ministros italianos pasan a en esa misma situación, tras cesar, incluso por hechos relativos a su mandato.

La eliminación de más de 9.000 de esos aforamientos no requiere una reforma de la Constitución, que únicamente blinda ese privilegio para los 350 diputados, los 400 senadores elegidos en las urnas, los 58 autonómicos y los miembros del Gobierno central. “La solución más rápida y sencilla sería la supresión de todos los aforamientos no contemplados en los artículos  71 y 102 de la Constitución Española ya que no exigiría reforma constitucional”, señala Dolado, que también propone una fórmula para evitar que la pérdida del fuero por los jueces, regulado en la Ley Orgánica del Poder Judicial, diera lugar a querellas instrumentales de sus investigados para apartarles del caso: recuperar el “antejuicio” o juicio previo para “acreditar la seriedad de los motivos y decidir sobre su admisión a trámite,  evitando querellas maliciosas para apartar al juez natural de una causa”.

“Creo que los actuales aforamientos tal y como están regulados en España vulneran el principio de igualdad procesal” que establece la Constitución, señala el magistrado, que llama la atención sobre el hecho de que su mantenimiento genera la sensación ciudadana de que “el poder es impune y de que la igualdad, de existir, solamente se aplica a los menos desfavorecidos”. Salvo remedio, advierte, esa percepción “crecerá tanto que llevará al convencimiento indubitado y generalizado de que el Estado de Derecho está en verdadero peligro porque no es capaz de velar y garantizar el bien social a sus ciudadanos desde el respeto a sus derechos fundamentales, produciendo abusos y desigualdades”. Esa reforma, no obstante, tiene escollos. Entre ellos, que para llegar a puerto necesita el apoyo, precisamente, de los aforados. 

“El aforamiento, la inviolabilidad y la inmunidad parlamentaria son cuestionados por la opinión pública ya que los parlamentarios se ven inmersos en investigaciones judiciales por delitos relacionados con la corrupción”, señala Dolado, que recuerda que esa figura jurídica “carece de sentido en las democracias modernas, una vez asentado el principio de separación de poderes y el de independencia judicial”.

Indultos, el cierre del círculo de la impunidad 

Otra figura jurídica polémica cuando se habla de corrupción es el indulto, una medida que en ocasiones “se ve como el cierre del círculo de la impunidad” –señala el magistrado zaragozano--, y cuya regulación es posterior a la del aforamiento: la ley que establece las normas de esa “preciosa prerrogativa” regia en España cumplirá 146 años el próximo 18 de junio. 

Pese a su antigüedad, y con algunos retoques, los gobiernos siguen aplicándola con asiduidad. Concretamente, y sumando gracias parciales y totales, lo han hecho en 10.512 ocasiones en los últimos veinte años, con un récord de 1.744 en  2000 y un mínimo de  75 el año pasado, según revela El Indultómetro de la Fundación Civio, una de las ONG que trabajan por mejorar la transparencia en el país. Esa cifra incluye las consecuencias de tradiciones decimonónicas como los perdones de algunas cofradías por Semana Santa, episodios como los 1.238 concedidos de manera colectiva el 1 de diciembre de 2000 para conmemorar el vigésimo quinto aniversario de la coronación del rey Juan Carlos y otros que provocaron , si no alarma, sí estupefacción e indignación social.

El Supremo tuvo que corregir recientemente, entre otros, dos de esos excesos gubernativos. Uno fue el intento del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero de eliminar los antecedentes penales del banquero Alfredo Sáenz, condenado por una denuncia falsa contra tres empresarios a los que había encarcelado el juez Lluís Pascual Estevill, cuando la gracia solo puede afectar a las penas. “El indulto elimina la pena pero no borra el delito", explican en las facultades de Derecho. Tampoco sus consecuencias administrativas, que incluyen esa anotación en el Registro de Penados. Otro, que provocó una tormentosa deliberación con siete votos particulares en el tribunal, fue el perdón del Gobierno de Mariano Rajoy a un conductor kamikaze de Valencia que había provocado la muerte de un joven en la AP-7. Su decreto carecía de motivación y no señalaba, recuerda Dolado, “las razones de justicia, equidad o utilidad pública exigidas por el legislador y que han de ser determinantes del indulto. Todos los informes eran contrarios porque no tenía lógica jurídica”. 

La finalidad teórica del indulto consiste, según el jurista alemán Hans Jescheck, en “resocializar al condenado, rehabilitando su prestigio social en supuestos de penas excesivamente rigurosas”. Sin embargo, en ocasiones, su aplicación práctica “casa mal con los indultos a políticos, financieros y asimilados –señala Dolado-- porque se compadece difícilmente con una institución basada en razones de equidad y cuyas decisiones en esta materia deben decidirse conforme a su marco legal y nunca de forma  arbitraria”.

La figura del indulto tiene aplicaciones sociales, como evitar el ingreso en prisión de delincuentes que han rehecho su vida, y también “puede verse como necesario y válvula de seguridad del sistema penal en casos excepcionales, para mitigar los rigores injustos” que en ocasiones supone la aplicación estricta de la ley, explica el magistrado, partidario de “acabar con la imagen pública de que, en ciertos casos, el indulto cierra el círculo de la impunidad”. En ese sentido, considera “urgente una nueva ley que se inspire en los principios constitucionales vigentes del Estado de Derecho”, por la que “su concesión o denegación se motiven” de manera preceptiva y que haga que los perdones graciosos pasen a ser “susceptibles de control parlamentario y jurisdiccional”. “La supresión de la exigencia de motivación es contraria al artículo 9.3 de la Constitución, que prohíbe la arbitrariedad de los poderes públicos, por lo que es de dudosa constitucionalidad”, añade.

La polémica sobre el indulto es eterna y cíclica”, indica, ya que “el riesgo de la arbitrariedad y la corrupción conlleva que esta institución esté constantemente bajos los focos mediáticos”. Aunque llama la atención un detalle: “Su indebida utilización es  objeto de crítica por parte de los partidos políticos cuando no gobiernan, pero ninguno ha suprimido o mejorado  la ley de 1870 cuando tenía mayoría parlamentaria para hacerlo”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí