1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica parlamentaria

Una, ejem, putada

El President presenta 45 leyes, el pack de la Presión no se pone de acuerdo, Puigdemont inicia una línea de diálogo de besugos con Rajoy... La fórmula de la decadencia de este Govern. O de todo lo contrario, la fórmula de su éxito

Guillem Martínez 23/04/2016

<p>Carles Puigdemont.</p>

Carles Puigdemont.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hola. Parlament. Es jueves. Hay sesión. Ayer, también. Divertida. Pack control y pack explicar políticas de gobierno. El President Puigdemont explicó sus políticas. El caso de la cosa consistirá en 45 leyes nuevas. Ni 44, ni 46. No está mal, si pensamos que, desde 1980, este Parlament ha emitido menos de 700 leyes, lo que da una media de 60 y pico por legislatura. Las medias molan. Pero, como sabe todo el mundo que se ha puesto, o ha quitado, unas, son frágiles. De hecho, en este Parlament ha habido legislaturas con 20 leyes. Y esta legislatura, pinta que no será muy fructífera en ese negociado. A saber: será una legislatura corta. De hecho, y este parece ser el intríngulis de la cosa, el Estatut fija que, tras unas elecciones anticipadas, como han sido las últimas, no puede haber elecciones hasta un año después de la formación de Gobierno. En esto, el sistema catalán es una copia del sistema español, que a su vez es una copia del sistema alemán. Lo que es, ahora que lo pienso, snif, otro fósil que explica el legado de las fundaciones alemanas en el proceso constituyente de los 70's. Vaya. Me estoy saliendo de madre. Salten al otro párrafo, a ver si lo enderezo. 

La sensación es que la legislatura se arrastrará hasta esa fecha mágica y germánica, para la que faltan menos de 12 meses. Vamos, nada. Todo un éxito, si pensamos que lo natural hubiera sido repetir elecciones a los tres meses de las anteriores. No se hizo. Por razones culturales. Es decir, por presiones palpables, difíciles de describir, y alejadas de la política, si pensamos que la política son itinerarios tendentes al logro de un objetivo. La presión cultural, que fabricó un anillo capaz de unir a ERC, CiU y CUP, era la cosa Procés, o Catalunya, o el cataluñismo --algo nuevo en la plaza; un sentimiento desorganizado y autosuficiente, y alejado, creo percibir, del catalanismo y, me temo, del independentismo; catalanismo e independentismo son, al fin y al cabo, sendos programas; esto, pues no--. Esa presión, esa fuerza, ese loqueseaísmo, no ha aportado ningún movimiento en el Procés. Pero ha logrado su objetivo: un Govern. Y está logrando esta legislatura, que durará hasta que el reglamento permita que este Parlament salte por los aires, que es lo que le pide el cuerpo. No se puede esperar mucho, lo dicho, de esta legislatura. Ni siquiera las tres leyes rupturistas esas, planificadas para durar unos 18 meses que, todo apunta a ello, no existirán. Quizás lo que está pasando está pasando fuera de este Parlament. Tampoco es gran cosa. Es lo que está pasando desde 2012, momento en el que CDC asumió como suyo un Procés ciudadano. Está pasando la refundación de CiU, y están pasando los intentos para que pueda seguir existiendo una presión, un objeto cultural potente, capaz de crear cohesión social y política, en la dirección opuesta a la ruptura/el fin de la austeridad y de las lógicas que la hicieron posible.

Hace una semana, por ejemplo, se produjo la asamblea de la ANC / Assemblea Nacional de Catalunya. Un objeto que debe su vida a la presión esa que les comentaba. A saber: la ANC no existiría en su actual forma, glamour y función si no hubiera una presión que posibilita ver antes su autodefinición épica que su funcionamiento y su rol real. Muy yuyu, por otra parte. Tras unas elecciones que, el año pasado, renovaron su cúpula, la ANC acabó siendo presidida por la persona que quedó en cuarto lugar en votos. Se supone que los tres candidatos anteriores declinaron su puesto por la presión esa, que hace percibir a los presionados lo que tienen que hacer. O por pasta. Es posible que por ambas cosas. Lo bueno de la presión es que impide ver lo de la pasta, incluso, a sus usuarios. El sistema español es, básicamente, eso. Cruzadas políticas e improbables, que impiden ver las políticas reales y la corrupción que hay en segundo término. Anyway. En la asamblea de la Assemblea --unas bases amplias y diversas, netamente democráticas, y una élite seriamente vinculada, glups, a CDC--, la ANC empezó a fabricar presión. Es decir, a emitir la idea de que para las próximas elecciones debería repetirse una lista única, un cacharro que sólo beneficia a CDC. CDC, en fin, está a medio refundarse. Está, vamos, frágil, como esos cangrejos que han cambiado el caparazón viejo, pero que aún no han formado el nuevo, por lo que necesita el caparazón de una lista única, que impida verle su corrupción y su apuesta por la austeridad. La propuesta, sea como sea, fue rechazada por las bases. Pero sigue ahí, en las élites, que incluso defienden que no fue rechazada. Con un par. La lista única, me temo, será una de las formas de la Presión --así, en mayúsculas--, durante los próximos meses. Por sí sola no supone un avance en el Procés, más paralizado que --otro snif-- la defensa del Barça. Supone, simplemente, que CDC siga protagonizando legislaturas. Incluso legislaturas como esta. 

Legislaturas-como-esta, sinopsis. Ayer, lo dicho, Puigdemont presentó 45 leyes. Suponen un alto en la austeridad, un giro socialdemócrata, una defensa de todo lo que CDC se cargó. Será difícil, no obstante, que esas leyes existan. No hay pasta. La Gene está intervenida. Es una España en miniatura. No dispone de un gran margen para elaborar sus presupuestos. Además, la división del grupo gubernamental --JxS --es decir, ERC, CDC e independientes, más a la greña de lo que se cree-- y CUP es patente. Va a costar mucho votar conjuntamente algo. De hecho, literalmente, aún no se ha votado nada. Es decir, no se ha promulgado ninguna ley. Que tiene guasa, en el trance de proponer 45. El gran qué será la Ley de Presupuestos. En tiempos, cuando la política era una meseta, los parlamentos, de hecho, sólo aparecían en la tele cuando votaban gobierno y presupuestos, o cuando a algún diputado le daba un ataque de risa. No parece que será fácil votar presupuestos. O sí. Vete a saber. La CUP, en ese sentido, es impredecible. Verbigracia: esta semana ha anunciado que no votará los primeros presupuestos municipales de Barcelona, propuestos por el equipo Colau. Alegan premura en su presentación, si bien con mayor premura votaron, en el Parlament, a Puigdemont, esa garantía de presupuestos manguis all day long. La CUP, en fin, es un lío. Hay chorrocientas CUP, lo que no es malo, sino una buena idea, y la garantía de su futuro. La de Barcelona es rara. La del Parlament, difícil de comprender para el tipo que firma estas líneas. La de Manresa, por cierto, esta semana ha propuesto que el Ajuntament potencie el, sic, sagnat lliure/sangrado libre. No es el uso de sanguijuelas en los Centros de Atención Primaria, sino el de productos higiénicos alternativos en el trance de la menstruación, esa cosa que no tiene todo el mundo, ni siquiera todas las mujeres. Quizás todo ese cup-sutra, todo ese conjunto de posicionamientos sincrónicos y contradictorios, explica lo difícil que es, para las izquierdas, emitir discursos políticos verificables, en esta época en la que la política institucional carece de autonomía, y en la que es difícil ya emitir políticas democráticas sin rozar o sobrepasar los límites de lo posible. Es difícil emitir, participar de la política cuando, en fin, la política institucional es, en sí, todo aquello que se pretende cambiar.

La derecha lo tiene más fácil. Puigdemont, hace unos días, inauguró una línea de diálogo con Rajoy. Por todo lo alto. De todos los tipos de diálogo posibles en el mundo, han optado por el diálogo entre besugos. Una sabia decisión, que les posibilitará a ambos tener la razón y satisfacer las expectativas, épicas pero baratas y fáciles de contentar, del españolismo y al cataluñismo. Por cierto, Puigdemont ya se ha metido de pleno en el papel de Presi de la Gene, por lo que antes y después del encuentro con Rajoy sustituyó la alocución Estado-independiente por la de Estado-propio, una forma de Estado --Utah, Baviera, Buenos Aires DF-- que no tiene por qué ser indepe. Por lo que veo, los usuarios de la Presión no encuentran ese cambio importante. La derecha, brrrr, siempre juega en casa. 

El PSC/PSOE también lo tiene difícil para emitir discursos. Hace unos días salió del armario la noticia de que un PSC sin soberanía, dependiente de un PSOE con las manos atadas por otra Presión, habló de celebrar un referéndum --nítido, con pregunta clara-- con En Comú Podem, que sigue emitiendo esa propuesta. Me temo que en solitario. La Presión españolista se niega a esa solución sencilla. Sencillamente, la encuentra inadmisible. La Presión cataluñista, pues también. Tal vez por el mismo terror a la democracia directa, pero con un discurso diferente: la casilla del referéndum ya pasó. Tal y como está el patio, abogar por un referéndum me parece la postura más realista y democrática, diría. Y me atrevo a asegurar que la más cargada de futuro en una cultura en la que los referéndums se han emitido, básicamente, para controlar sus resultados.

Bueno. Hoy es jueves. Se votan propuestas de los grupos. De las chorrocientas que se van a votar, les describo una, que puede describir, a su vez, la legislatura. Bueno. No es una. Son dos. PSC, por un lado, y CSQEP --rayos, parece uno de los nombre de Prince después de ser Prince-- presentaron dos propuestas. La del PSC se llamaba "Moció subsegüent a la interpel·lació al Govern sobre els projectes de lleis de Presupostos i mesures fiscals". La de CSQEP tenía, paradójicamente, un título más corto. Salvo en tres puntos, estaban calcadas. Lo que entraña cierta coordinación. Ambas, además, se presentaron en el hemiciclo en el último momento, de manera que no hubo tiempo, casi, de leerlas. Básicamente era, y así se podrían haber titulado, una putada. En lenguaje parlamentario, una "Putada Subsegüent a la interpel·lació, etc".

La cosa consistía en una moción --bueno, lo dicho, dos--, pidiendo al Govern que se ponga las pilas y emita presupuestos. Y, por el mismo precio, apuntaba sendas propuestas estéticas sobre ellos. El resultado fue puro pitote. Para poder votar la cosa, se optó --como viene siendo habitual-- por votarla punto por punto. Es ya imposible que CUP y JxS voten cualquier cosa al mayorista. Deben votarla al detallista. El pack JxS está tan sometido a contradicción --cuando el tema no es la Presión, sino lo que esconde-- que también empieza a tener problemas para ejercer de bloque. A lo largo de la mañana, por ejemplo, también se votó una moción para retirar la pasta a las escuelas concertadas que opten por la segregación de sexos. ERC y CDC votaron por separado. La propuesta no fue aprobada porque Junqueras votó con CDC. Y porque C's, según explicó C's, se equivocó con uno de sus diez dedos y votó la opción más reaccionaria por puro error. C's son grandes. Cuando sean inmortales recordaremos el periodo 1978-2016 con añoranza, como una Edad de Oro de la ética. No te digo más. Bueno. Volvamos a la "Putada subsegüent a la interpel·lació etc".

Se dividió la moción en sus 18 puntos. ERC, CDC, en ocasiones JxS y CUP votaron diferente en muchas ocasiones. De las 18 votaciones de la propuesta, JxS perdió 11. El pack de la Presión no se puso de acuerdo en el momento de votar cosas como una quita de la deuda, la reducción de cargos de confianza, limitaciones salariales, o replantearse la subvención a los medios de comunicación. El giro social o, incluso, el giro hacia un saqueo menor, quedó seriamente contradicho. Y, lo más divertido, también quedó claro que no sería sencillo emitir presupuestos y que estos sean votados.

Que no sea sencillo, por cierto, no significa tampoco que sea complicado. Símplemente será escenográficamente costoso. JxS y CUP ya han pactado, hace meses, cuando se aceptó Puigdemont como animal de compañía, lo más complicado. Una decisión que delimitaba los límites de lo posible en esta legislatura. Resultaban, por cierto, tremendamente estrechos. Quizás, para lograr una votación afirmativa de otros presupuestos crueles y de postdemocracia, sólo tienen que volver a prometer lo prometido, emitir un documento sin rango de ley --como el del 9N-- asegurando que esto es un Proceso independentista, y no de eliminación del bienestar. O, yo que sé, apostar de manera definitiva, de una vez por todas y con todo el peso de la decisión, por el sangrado libre.

Bueno. Esta crónica se acaba. Espero haberles descrito la fórmula de la decadencia de este Govern. O de todo lo contrario, la fórmula de su éxito. En ese sentido, cuando todo acabó, un ideólogo de CDC valoró las votaciones. Da igual si votamos juntos o no, vino a decir el genio. Lo importante es la independencia. O, lo que es lo mismo: da igual lo que hagamos, lo importante es otra cosa. Un chollo. 

Todo el mundo anda preocupado porque en el Estado no hay Gobierno, cuando lo sorprendente, en esta situación de ausencia de soberanía y de capacidad para emitir políticas, es que los haya. Catalunya, en ese sentido, enseña el camino. 

Hola. Parlament. Es jueves. Hay sesión. Ayer, también. Divertida. Pack control y pack explicar políticas de gobierno. El President Puigdemont explicó sus políticas. El caso de la cosa consistirá en 45 leyes nuevas. Ni 44, ni 46. No está mal, si pensamos que, desde 1980, este Parlament...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí