1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

HELENA TABERNA / DIRECTORA DE CINE

“Los organizadores del olvido están ahí para evitar que hablemos”

Ana I. Bernal Triviño Málaga , 27/04/2016

<p>La directora Helena Taberna, en el rodaje de <em>Acantilado</em>.</p>

La directora Helena Taberna, en el rodaje de Acantilado.

LAMIA PRODUCCIONES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ella dice que en su último rodaje se ha sentido al borde de un Acantilado, título de su película, recién estrenada en el Festival de Málaga, donde discurre su conversación. Pero Helena Taberna, nacida en Alsasua (Navarra), solo ella sabe cuándo, se refiere a esa sensación desde su papel más técnico como directora de cine. Está satisfecha por haber superado ese reto, pero reconoce que siempre ha ido un paso por delante en cuanto a la temática de su cine.

Y sin temor: ETA, la Iglesia y la guerra civil, la emigración o la violencia machista. Su nuevo largometraje, basado en la novela de Lucía Etxebarria El contenido del silencio, introduce al espectador en el universo de las sectas, pero va más allá: plantea si cada uno de nosotros pertenecemos a una sin ser conscientes de ello.

Acantilado habla de la libertad individual, frente a la necesidad de pensar en colectivo. ¿Hemos creado nuestras propias sectas para sobrevivir?

Sí, una parte para poder seguir sobreviviendo en la sumisión; pero también como forma de manipulación desde el poder. Que consideremos sectas solamente a un tipo de organización humana hace que digamos que otras no lo son: el poder económico, el político o, incluso, el cultural. Pertenecer a un grupo u otro aporta ventajas o inconvenientes, siempre. En Yoyes (2000) ya hablaba de este tema. Ella pertenecía a un tipo de secta, un grupo, una organización terrorista. Y cuando abandona ese núcleo, su salida no se perdona. También tenemos las sectas religiosas, pero al ser círculos oficiales las vemos como algo más tranquilizador. En cambio, cada día vemos cómo las personas que se salen del orden o de lo establecido, se ven señaladas. 

Esta última es una película muy sobria.

Esta obra es más seca que las anteriores y las emociones están más enmascaradas porque son más oscuras. He jugado estéticamente con la belleza del paisaje de Canarias y, además, quería reflejar que los personajes tienen vidas confortables, aparentemente, aunque se vean implicados en las sectas. ¿Por qué? Porque todos, por una necesidad de afecto y ser queridos, creamos relaciones que no son igualitarias ni libres.

Cuando empezó el rodaje, supo que en los últimos años habían aumentado los adeptos a las sectas.

Y no lo sabía antes de elegir esta película. Eso refleja lo incompleta que es la vida actual. Esto no sólo se circunscribe a las sectas: por ejemplo, las relaciones de pareja. Cuesta salir de una secta o cuesta salir de una relación aunque sea nociva o perniciosa. Eso es porque las víctimas tienen un nivel de dependencia. Esa dependencia lleva a que nos dejemos de construir nosotros mismos, y que nos construya el otro, el que domina. El ser humano siempre tiene las mismas preguntas, más allá de su clase social, pero no interesa que estas reflexiones entren en las clases populares.

La dependencia lleva a que nos dejemos de construir nosotros mismos, y que nos construya el otro, el que domina. No interesa que estas reflexiones entren en las clases populares

Habla del precio de la independencia y la libertad. ¿El suyo ha sido muy alto?

Yo lo he pagado bastante alto y lo sigo pagando, pero merece la pena porque es un motor. Es aún más complicado para las mujeres directoras porque el cine español se ha decantado por el cine de superproducción y el cine de guerrilla. Y en la mitad estamos algunos, en una franja cada vez más estrecha, sin capacidad de financiación. El cine de gran producción, de entrada, parece que no tiene una censura ideológica pero sí, porque tiene una censura económica.

Con Yoyes, su primer trabajo, se atrevió a hablar de ETA en el cine. Hace muy poco, por una entrevista en televisión a Arnaldo Otegi, Jordi Évole sufrió todo tipo de críticas y amenazas. ¿Se podría haber rodado hoy su película sin polémica?

Cuando rodé Yoyes también sufrí lo mío. No había director que se hubiese atrevido. Recuerdo un reportaje sobre directores vascos de esa etapa, y todos respondían que el terrorismo era un tema muy delicado como para llevarlo al cine. Es triste que no seamos un país capaz de contar nuestras historias para reflexionar. Que tengamos vetos es malo. En Irlanda, en todo el proceso de pacificación, tuvo que ver mucho con ese cine irlandés de calidad que obligó a reflexionar desde el otro lado, desde el lado de la emoción. Eso contribuyó muchísimo al proceso de paz y esa es una herida que, desde luego, va a tardar tiempo en curarse. Yo creo en la posibilidad sanadora del cine y de que el buen cine nos ayude a solucionar los conflictos pasados y presentes. Por eso me da pena. La guerra civil es otro tema eterno. Mira las fosas, aún sin ser descubiertas. Aún hay muchos temas pendientes porque los organizadores del olvido, como decía Gelman, están ahí para evitar que hablemos. La memoria y el cine son lo mismo. El empeño de quitar la memoria de nuestras vidas contribuye a que no se puedan hacer tantas películas porque hay un cierto tipo de censura, que le llamarán del público o tal, pero son formas de censura que siguen existiendo.

Con Extranjeras hacía un ejercicio de eliminar etiquetas sobre las mujeres emigrantes. En cambio, vemos cómo el mensaje racista y los partidos xenófobos están resurgiendo en Europa.

Yo creo que la sociedad, la sociedad occidental, ha sido torpe. Cuando rodé Extranjeras tenía curiosidad por conocer sus vidas. La idea de la interculturalidad existía, pero las políticas culturales no han ido en la dirección adecuada. Hice incluso material didáctico de la película para institutos, y para reflexionar no sólo sobre el modelo de integración que se hace, de uno arriba y otro abajo, sino para crear uno real de integración, de igual a igual. Estas mujeres traían valores esenciales para nosotras; y nosotras, a su vez, también le damos otros avances, como el feminismo. Se produjo un abrazo de género. Ocurre como lo de Yoyes: si hubiese habido un buen número de películas hablando sobre eso, quizás hubiéramos estado más cerca de Irlanda. Con respecto a la emigración, sorprende que Francia tenga tan poca sensibilidad para crear redes de integración con el mundo árabe. Socialmente ya es tarde, muy tarde, para el abrazo con esas otras culturas. Hemos hecho muy mal las cosas.

La guerra civil y la Iglesia, los ejes de La buena nueva (2008). Un largometraje que se emite por televisión con frecuencia. ntizado.

Un amigo me dijo que, por el éxito en televisión, era como la Pretty woman del cine histórico [se ríe].

También recuerdo que, entonces, confiaba en que el Partido Popular asumiese la Ley de Memoria Histórica. Nada de eso ha ocurrido.

Es otro de los temas tabú en nuestra cultura. Una sociedad no puede estar limpia si ochenta años después del conflicto tiene las cunetas llenas de cadáveres sin identificar. O que se considere un lujo extraordinario que un familiar tenga derecho a enterrar a su familiar en el sitio que desee, y que le haga la despedida y el duelo que tengan que hacerle. Es tan inhumano que sólo de hablarlo me produce escalofríos, que estemos aún en una sociedad sin avanzar nada. Estoy muy orgullosa no sólo de esa película, sino, además, de ver que tiene más éxito que los programas basura de televisiones privadas. Un debate con Ian Gibson en La 1 tuvo una audiencia extraordinaria. Es una película basada en una historia propia, pero está bien contada, y emociona, y abre campo a reflexiones que ayudan a limpiar la herida.

 Socialmente ya es tarde, muy tarde, para el abrazo con esas otras culturas. Hemos hecho muy mal las cosas

Quedan muchas cosas pendientes.

Yo recuerdo que en aquella ocasión Gibson dijo que a raíz de mi película era un buen momento para que la Iglesia pidiese perdón. La película dejaba una puerta abierta al perdón. Casi nadie de los que habían visto esa película sabía que a la Guerra Civil se le llamó Santa Cruzada, y que la participación de la Iglesia fue determinante para ganar, y que fue cómplice de la mayoría de los asesinatos que se celebraron en esos días. Eso hay que limpiarlo. Yo espero que con el papa Francisco, que tiene todos los visos de ser un ser humano más sensible al dolor, se centre en este tema también, que dé otra nueva mirada y pida perdón por ese dolor que todavía padece parte de la sociedad y sus familias, que siguen lamentando encontrar a sus desaparecidos.

¿Tiene la sensación de que en España hay dos categorías de víctimas, de primera y segunda?

Sí. Y en la sociedad vasca se unen las dos víctimas. Las víctimas de ETA que, afortunadamente, tienen un reconocimiento institucional y social importante; pero siguen estando las víctimas del franquismo, que todavía no han tenido el reconocimiento. Y, además, esos familiares han vivido años y años con los ganadores de la guerra. Estos temas tienen mucha relación porque unas heridas parten de otras que hubo previamente. Eso determina que hay víctimas de primera y de segunda. Las víctimas de la guerra civil siguen sin tener el reconocimiento debido y todos sus descendientes necesitarían tener el derecho y el honor a una solución. Me avergüenza tener que seguir hablando de esto y pertenecer a un país que lo tolera.

Su penúltima película trataba sobre la violencia machista con el caso de Nagore, la joven asesinada en las fiestas de San Fermín. Esa violencia pocas veces va en titulares.

Siempre es un tema de segunda fila. En ningún momento hay titulares como, por ejemplo, los que había con los asesinatos de ETA o, por ejemplo también, con el terrorismo islamista, cuando la violencia machista ha traído muchas más víctimas a España. Esta violencia tiene, además, unas connotaciones sociales muy peligrosas: están los hijos, está el entorno familiar. A los funerales de las víctimas de ETA acuden todos los cargos institucionales, pero no a los funerales de la violencia machista. Tendría que ir algún representante, en primera línea. Pero eso sólo refleja que se sigue considerando a las mujeres ciudadanas de segunda. El caso de Nagore también fue un asesinato de clase que me interesó. Las jóvenes están sufriendo un tipo de violencia que creen que no padecen; es necesario decirles que puede ocurrir esto. Me emocionó muchísimo que en la semana previa a San Fermín, por ejemplo, las peñas de Pamplona proyectasen en una sala grandísima el documental Nagore y dieran un homenaje a la madre. También hicimos material didáctico sobre este tema para los colegios.

Las víctimas de ETA tienen un reconocimiento institucional y social importante; pero siguen estando las víctimas del franquismo

Son tiempos de didáctica.

Por supuesto. Me encantaría retomar más los cinefórum porque eso provoca algo que siempre me ha apasionado del cine. El hecho de que a la entrada o salida del cine se creen círculos de conversación sobre la película. Quiero crear proyectos en esa línea, como Francia, que tiene una red de salas. Hay que hacer ese trabajo de reflexión.

¿Qué es lo que más le ha dolido, como ciudadana, en los últimos años?

La reflexión más tremenda es que a alguien no le importe morir, como ocurre con el terrorismo islámico o la violencia machista. Cuando el violento sabe y quiere matar, o incluso él termina muerto, eso es muy difícil. Es la mayor sorpresa que nos podemos llevar, porque es producto de fanatismo. Igual ocurría también con nuestra guerra civil, un fanatismo propiciado con la Iglesia católica, al menos en mi zona. Una cruzada a pecho descubierto porque creían que, si morían, iban al cielo. No debería resultar algo tan extraño para nosotros, cuando ahora escuchamos a los islamistas hablar de Alá, y se nos pone la carne de gallina. Yo estoy un poco escéptica con el futuro pero, si desde nuestra identidad individual somos capaces de unirnos, tendremos el futuro en nuestras manos, habrá un equilibrio de poder. Quizá soy una ingenua maravillosa, pero creo en ello. Tiene que haber una introspección para que los movimientos sociales avancen. Si no somos autónomos es muy difícil que podamos avanzar en grupo.

Ella dice que en su último rodaje se ha sentido al borde de un Acantilado, título de su película, recién estrenada en el Festival de Málaga, donde discurre su conversación. Pero Helena Taberna, nacida en Alsasua (Navarra), solo ella sabe cuándo,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana I. Bernal Triviño

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí