1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Julio Alberto / Exfutbolista de Atlético de Madrid y del FC Barcelona

“Tengo clarísimo que la Champions la gana el Atlético”

Toni Cruz 27/04/2016

<p>Julio Alberto</p>

Julio Alberto

TC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Julio Alberto Moreno (Candás, Asturias, 1958) ha aprendido a esculpirse una sonrisa a base de golpes. Se los dio Quini con cariño, se los dio Luis con respeto, se los pudieron dar también Cruyff, Maradona o Laudrup. Fue uno de los mejores laterales izquierdos de los ochenta y formó parte de una gran generación de jugadores españoles que quedaron finalistas de una Eurocopa y cuartofinalistas de un Mundial que pudieron ganar. Su trayectoria vital es tan extrema e imposible que se asemeja a su gol más importante, aquel pelotazo que se coló entre una maraña de piernas en unos cuartos de Copa de Europa a la Juventus. En su memoria, tantos recuerdos que ha plasmado en un libro cuyo título, Nunca recordaré haber muerto, evoca sus coqueteos extremos con la parca. Algunos los quiere recordar, otros prefiere enterrarlos.

No sé si pudo ver la entrevista de Jordi Évole a Juan Mata del pasado domingo...

(Sin dejar terminar la pregunta) Jordi Évole me envió un mensaje diciéndome que era admirador mío. Me ha llegado por un amigo mío.

Pues Juan Mata le dijo a Évole que los jugadores de élite viven en una burbuja...

Pues sí. Viven en una burbuja, sí.

¿En sus tiempos de futbolista también vivían así?

Exactamente igual, sí.

A usted nunca le faltó el dinero cuando era jugador, incluso se casó con una rica heredera pero... ¿qué significa el dinero para usted?

El dinero no es lo importante. Acompaña, pero hay cosas mucho más importantes

A Julio Alberto el fútbol le ha dado...

Todo. El fútbol es lo más bonito que hay.

Sí, pero... ¿Le ha quitado algo? El tema de sus adicciones, por ejemplo... ¿culpa de ello al fútbol?

Me lo dio todo y no me quitó nada. No culpo en absoluto al fútbol de esos problemas que tuve. Y no me gusta hablar de eso.

Mi infancia no fue sencilla. Desde pequeño tengo que dormir con una luz siempre encendida y un libro debajo de la almohada porque tengo miedo

La última publicación en su blog personal dice: “Desearía saber qué se siente al ser libre / Desearía poder romper todas las cadenas que me sujetan / Desearía saber cómo decir todas las cosas que debo decir / Y decirlo bien alto y claro para que todo el mundo pueda escucharme”.

Es muy bonita. ¿Te gusta?

A mí sí, pero me gustaría saber qué significa.

Es una reflexión que está sacada de una canción que encontré en inglés y recompuse. Cuando escribo que desearía saber qué se siente al ser libre me refiero a que estamos tan presos de tantas cosas… de las hipotecas, de las empresas... nos convertimos en prisioneros encadenados a una manera de vivir que vamos eligiendo constantemente. Tomamos decisiones equivocadas. Yo cada día me he ido desatando de esas cadenas. No tengo ninguna propiedad. Tengo una casa de alquiler y no estoy sujeto a nada, pero tampoco tengo deudas. No hablo de estar esclavo a sustancias, sino de otras cosas. Un día me fui a Croacia, me puse allí a trabajar y a vivir con mi perro y con ochocientos euros era feliz.

Ya que habla de un país de la antigua Yugoslavia, ¿qué le pasó en Kosovo?

Estaba trabajando con Unicef y la Fundación del Barcelona en Kosovo al final de la guerra. En Mitrovica, cruzando un puente un francotirador me apuntó a la cabeza con un rifle y me dijo que me quitara el chaleco antibalas. Cuando te dicen eso sabes que es porque te van a matar. Julian, el intérprete que llevaba, se escondió en el coche blindado. Yo fui el único al que dejaron pasar los serbios. Ese mismo día habían quemado siete iglesias allí.

¿Por qué no le mataron?

Porque me conocían y sabían que había sido jugador del Barça y que iba a trabajar con los niños. Me dejaron cruzar el puente e ir al campo de fútbol para estar con los niños a mí solo.

Luis me enseñó que llegar más rápido no es mejor, que es mejor pararse y pensar… y que todo el mundo se equivoca

¿Se ha preguntado alguna vez por qué sigue vivo?

No. Se lo pregunto al Director. Yo a Dios le llamo Director porque no soy de ninguna historia, ni de nada... yo le llamo Director.

Ha vivido muchos dramas. ¿Es usted feliz?

No quiero recordar cosas del pasado. Me cuestan mucho. Soy bastante feliz ahora.

Fue futbolista profesional a pesar de que hasta los doce años no le pegó una patada a un balón…

Así es. Mi infancia no fue sencilla. Desde pequeño tengo que dormir con una luz siempre encendida y un libro debajo de la almohada porque tengo miedo. A pesar de tener padre y madre viví desde los ocho años en orfanatos y recuerdo que jugaba sobre todo al ajedrez, llegando a ser campeón de Asturias. Por cierto, en esos tiempos me colé en un entrenamiento del Sporting y Quini, que luego sería compañero mío, me dio dos leches. Entonces mis ídolos eran Cruyff y Breitner, por ellos me empecé a interesar por el fútbol, aunque al principio lo único que hacía era correr. Un día le robé a mi padre novecientas pesetas para coger un autobús e ir a Madrid a buscar a mi madre y a mi hermano. Vivíamos en una pensión en unas condiciones no muy buenas. Empecé a buscarme la vida trabajando como botones en el Banco Vitalicio (luego acabé casándome con la hija del presidente de ese banco).

Cuando hice las pruebas del Atleti no tenía botas. Tuvimos que estar tiempo comiendo únicamente azúcar, galletas y leche. Mi primer sueldo lo invertimos en reventar el supermercado

Y en ese momento aparece el Atlético en su vida.

Así es. Me enteré de que estaban haciendo pruebas para buscar jugadores y le pregunté a mi madre: “¿y si me presento?” No tenía nada que perder. En realidad, mi único problema era que no tenía botas ni casi dinero para comprarlas. Invertimos mil ochocientas pesetas en unas Adidas Santiago que jamás olvidaré. A cambio, tuvimos que estar tiempo comiendo únicamente azúcar, galletas y leche.

Pasó esa prueba y luego Luis Aragonés fue clave en sus inicios.

Sí. Mi primer sueldo fue de 68.000 pesetas, que invertimos en reventar el supermercado. Recuerdo que me presenté al primer entrenamiento con un  chándal amarillo que me habían regalado con las botas y Luis Aragonés me echó por mera superstición. Poco a poco fui ganándome su confianza y un día me convocó (concretamente, el día 29 de enero de 1978). Jugábamos contra la Real y llegué a la puerta 0 del Calderón y dije: “Vengo a jugar, me lo ha dicho Luis”. Los porteros no me creían.

¿Qué recuerda de ese estreno como profesional?

Pues que en un lance del partido, iba a sacar de banda y me encontré con que a mi madre se la estaban llevando entre dos policías porque unos aficionados vascos le habían abierto la cabeza. Se lo dije a Luis, que me pidió que me olvidara de eso y jugara. Imagina…

¿Qué más le enseñó Luis?

Que llegar más rápido no es mejor, que es mejor pararse y pensar… y que todo el mundo se equivoca. Esto último me lo enseñó después de una eliminatoria de Copa ante el Athletic en San Mamés donde le colé dos goles a Miguel Reina sin querer. Desde ese día me obligó a que hiciera las veces de segundo entrenador –y apenas tenía veinte años-- observando varios partidos desde la grada. Eso me hizo ver que en el fútbol se cometen errores forzados y no forzados y Luis me dijo: “¿Verdad que todo el mundo se equivoca?”. Desde ese día fui titular durante casi toda mi carrera.

Marcos Alonso y yo éramos conocidos como los Gremlins. A Menotti y a su equipo les adormecimos con narcóticos, se tiraron dormidos casi 24 horas. Y a Quini le metimos en su habitación una cabra negra amordazada

¿Fue a firmar por el Barcelona en pijama y babuchas?

Sí. Fue en la temporada 1981-82 antes de un partido ante el Espanyol (18 de abril del 82). Núñez me fue a buscar al hotel y así vestido acudí a firmar por el Barcelona. Decía que no podía esperar.

De blaugrana vivió los mejores momentos de su carrera profesional

Fueron unos años increíbles. Pude ver la exhibición de Maradona ante el Estrella Roja en Belgrado, marqué mi famoso gol a la Juve, conseguimos doce títulos… Tuve enormes entrenadores e incluso recibí la invitación de Platini para acudir a su partido homenaje de final de carrera. También jugué en Wembley un encuentro conmemorativo de los cien años de Liga en el que estuvieron presentes Pelé, Charlton, Best…

Y en los que cometió numerosas travesuras, cuentan…

De todo. Marcos y yo éramos conocidos como los Gremlins. Terry Venables tenía de ayudante a Allan Harris, que era muy… escrupuloso. Un día compramos un amplificador de voltios que conectamos al pomo de nuestra habitación y cuando vino a abrirnos para despertarnos, imagina. A Menotti y su equipo les adormecimos con dos frascos de narcóticos, se tiraron dormidos casi 24 horas. Y no sólo a los entrenadores. A Quini, en su habitación de un hotel de Vallvidrera, le metimos una cabra negra amordazada y, claro, cuando empezó a escucharla emitir unos extraños sonidos salió corriendo diciendo “¡me matan, me matan!”. Estaba aún sensible tras el secuestro.

Compartir vestuario con dos personas como Menotti y Maradona tuvo que ser...

La verdad es que fue fantástico. Maradona era un grandísimo jugador y compañero. Menotti venía de ganar un Mundial, coño, y era… Dios. Además, un entrenador como la copa de un pino.

Aún hoy no entiendo cómo no ganamos esa final contra el Steaua. Sigo sin comprender cómo aquellos matados nos ganaron

¿Por qué no ganaron la final de la Copa de Europa ante el Steaua en Sevilla?

Aún hoy no lo entiendo. Sigo sin comprenderlo. Ese partido lo he visto tres veces y mira que tuvieron ocasiones Carrasco, Schuster... No comprendo que aquellos matados nos ganaran.

Dijo en su momento que querría seguir en el Barcelona hasta 2000, pero se marchó en 1991 ¿Cómo salió del club?

Bien. Yo quería retirarme. Tenía una oferta para trabajar en un banco y seguir vinculado de alguna manera también al club, así que... bien.

Habla maravillas de Cruyff, pero con él empieza a ser suplente...

Me llevaba maravillosamente bien con él. De hecho, tenía una oferta de renovación del club por dos o tres años más.

¿Se le ha dado el suficiente mérito a la selección de sus tiempos?

Teníamos grandísimos jugadores. Era muy potente. La selección de ahora es potente, pero acuérdate de los Camacho, Arconada, Maceda... nosotros si no hubiéramos empatado con Bélgica y la mala suerte de lo del gol de Arconada en la final de París hubiéramos ganado un Mundial y una Eurocopa. Tuvimos muy mala suerte. En la final de la Eurocopa del 84 jugamos un partidazo –es verdad que en los partidos anteriores contra Rumanía y Dinamarca lo pasamos mal--. Guardo un grato recuerdo tanto de Miguel Muñoz como de Vicente Miera.

Usted vio desde el campo el 5-1 ante Dinamarca con aquella exhibición de Butragueño...

¿El Buitre? Al Buitre le hice rezar el Padre Nuestro. Fue por primera vez a la selección en el 84 en la Eurocopa. Era compañero mío de habitación  y le gasté un par de bromas. Una de ellas fue obligarle a rezar. Con Emilio me llevo fantásticamente bien.

La selección de ahora es potente, pero acuérdate de los Camacho, Arconada, Maceda... Si no hubiéramos empatado con Bélgica y la mala suerte en la final de París hubiéramos ganado un Mundial y una Eurocopa

En ese Mundial se suele decir que Maradona se alegró de la eliminación de España porque os temía...

Sí, sí. El único equipo al que no quería enfrentarse Maradona era España. Había hablado con él dos días antes y así me lo dijo. Se alegró mucho porque sabía que era el equipo que le podía hacer daño a Argentina.

Cuando llegó su retirada del fútbol empezó esa época de la que ya no quiere casi hablar…

Todo empezó en el 93 y terminó en el 95. Mi historial con la droga es corto e intenso. De él he aprendido que sin voluntad no hay nada. De todo eso se han contado muchos episodios, unos ciertos y otros no. Me sentí sucio, pero ya me perdoné. Estuve en Maldivas, en la India, Sri Lanka… iba huyendo hasta que en el 99 tuve una recaída. A partir de ese momento, sin saber lo que has sufrido, se te coloca un letrero a las espaldas: “Drogadicto”. Entonces pensé: “si tuve huevos de ganar al Madrid en su momento, ¿por qué no voy a superar esto?”. En ese momento no tenía nada y un día Laporta me cita en una cafetería para ofrecerme un contrato de 600 euros, que me pareció una barbaridad. A mí, que había llegado a cobrar 200 millones. Aprendí a vivir de otra manera y a apreciar otras cosas.

Una mirada a la actualidad. Estamos en semifinales de Champions, ¿cómo las ve?

Que va a ganar el Atlético sí o sí. Lo tengo claro. No claro, clarísimo. El Atlético de Madrid está haciendo un trabajo con Simeone excepcional. El peor equipo que le podía tocar al Barça era el Atlético y se sabía que lo iban a pasar mal. Y nada que objetar a esa eliminación.

¿Ve a la selección capaz de repetir un éxito parecido al suyo en la Eurocopa de Francia?

Es difícil, pero creo que tenemos un pedazo de selección. ¿Sabes a quién echo a faltar yo? A Xavi. Porque es un futbolista que el Barça lo echa a faltar y España también lo echará a faltar. Un jugador como él es difícil de tener.

Después de una vida tan intensa, ¿algo que le quede por conseguir a Julio Alberto?

Me queda ser un buen padre.

 

Julio Alberto Moreno (Candás, Asturias, 1958) ha aprendido a esculpirse una sonrisa a base de golpes. Se los dio Quini con cariño, se los dio Luis con respeto, se los pudieron dar también Cruyff, Maradona o Laudrup. Fue uno de los mejores laterales izquierdos de los ochenta y formó parte de una gran generación de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí