1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

COSMÓPOLIS

¿Por qué lo llaman cultura cuando quieren decir publicidad?

Existen las noticias culturales, la pretensión de noticias culturales, el ‘spin’ periodístico y el timo puro y duro

Barbara Celis Londres , 30/04/2016

<p>The Rolling Stones en un concierto en Hyde Park, Londres, en 2013</p>

The Rolling Stones en un concierto en Hyde Park, Londres, en 2013

wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos tu ayuda para convertir el local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza.

Donación libre:

---------------------------------

No sé si somos los periodistas que nos lo tragamos todo o los publicistas, cada vez más refinados, pero no entiendo cómo determinadas noticias llegan a la prensa sin ni siquiera una pizca de sal crítica. Existen las noticias culturales, la pretensión de noticias culturales y el timo puro y duro. Los periodistas dedicados a escribir sobre cultura deberíamos saber diferenciar entre todas ellas. O al menos arquear la ceja y transmitirle al lector nuestras dudas. Si además escribes desde el extranjero tienes  la ventaja de que tus ojos foráneos te sirven de filtro para mirar el país que te acoge y por lo tanto puedes ver cosas que quizás si fueras un lugareño no verías. Pero hoy en el periodismo ocurren cosas extrañas: todos estamos ciegos y cacareamos como si fuéramos loros lo que nos cuentan quienes crean la noticia, que ya no somos los periodistas (salvo honrosas excepciones como los Papeles de Panamá) sino quienes quieren ser noticia.

Voy a poner un ejemplo: este mes hubo una convocatoria de prensa masiva para asistir al anuncio de lo que será la nueva sede de la Tate Modern de Londres. Sí, han leído bien: el anuncio de lo que será, pero sin poder verlo. La ampliación del museo, con un nuevo edificio de Herzog y De Meuron que lleva años construyéndose, se inaugurará a finales de junio. Por eso en abril se convocó a la prensa: para que nos pasemos tres meses hablando de ello. Es lo que en el lenguaje americano se llama crear ‘spin’. Como los responsables del museo Tate son inteligentes, aprovecharon la ocasión para vestir de largo a la recién nombrada directora de la Tate Modern, Frances Morris, que se estrenó públicamente contando cómo se repartirá la colección entre la vieja y la nueva sede, qué criterios se seguirán para mostrarla, qué nuevos artistas veremos y toda una serie de detalles de los que en realidad no se debería hablar sin poder ver de lo que hablamos, puesto que hablamos de uno de los tres mejores museos del Reino Unido, entre los mejores del mundo. Y la palabra ‘museo’ y el verbo ‘ver’ deberían ser conceptos inseparables. Pero el spin es así: todo vale. Y los periodistas tragamos. 

Entre las cosas que leí al día siguiente quizás lo que más me llamó la atención fue lo que no leí: nadie habló de los treinta millones de libras que aún le faltan al museo para pagar una obra que les ha costado 260 millones y cuyo presupuesto inicial era 215. Teniendo en cuenta que en septiembre el director de la institución, Nicholas Serota, ya dijo cuando presentó las cuentas del museo que les faltaba esa cifra yo empezaría a preocuparme: ¿cómo es posible que en seis meses no hayan recaudado ni un duro? Según dijo Serota, “en cuanto la gente vea que el edificio está terminado donarán el dinero porque a última hora todo el mundo quiere salir en la foto”. Claro, y para eso el spin de la prensa es esencial. Hasta la fecha tres cuartas partes de la ampliación se han pagado con dinero privado y un cuarto con dinero público. O sea, que esa deuda pendiente sí debería ser noticia. La prensa inglesa ni la mencionó. A España la noticia llegó fundamentalmente vía la agencia EFE, que en una nota en El País ofrecía frases de marketing como “la nueva Tate Modern ofrecerá una rica variedad de experiencias” (recuerden, la cultura ya no lo es por sí sola, sólo ‘las experiencias’ venden) y aniquilaba a la nueva directora de la Tate Modern para resucitar con comillas de origen desconocido al antiguo director Chris Dercon (quién sabe cómo ni por qué). Ni siquiera se mencionaba que en el nuevo edificio la española Cristina Iglesias tendrá un espacio prominente, o que se ha repensado la colección para mostrar la verdadera contribución de las mujeres a la historia del arte, o que la próxima expansión de la Tate sin duda será virtual y no física, algunos de los pocos detalles interesantes de la presentación. 

Otra de las noticias ‘hinchadas’ que me ha llamado la atención este mes ha sido la dedicada a la exposición “Exhibitionism” de The Rolling Stones en la Saatchi Gallery. Para empezar, aunque ocupa el espacio de la galería, no está organizada ni comisariada por la galería, que se ha limitado a alquilarles el espacio. Tanto es así que muchos medios ni siquiera tuvieron acceso a la presentación de prensa (no se sabe si para evitar malas críticas o para evitar la presencia de periodistas sin pedigrí ‘cool’). Eso sí, los Rolling convirtieron la inauguración en un evento para vips de esos que después se publican en el Hola!, dejando muy claro que en su sangre depurada y añeja ya no queda rastro de transgresión y sólo interés por seguir haciendo caja. Ponerle el sello ‘Saatchi’ les daba el caché artístico que hoy busca cualquier exposición de medio pelaje, pero no vendría mal un poquito de análisis crítico, ausente en las notas de la prensa española y escaso en la prensa inglesa. Si una institución alquila su espacio al mejor postor los periodistas deberíamos al menos publicarlo, para que al lector le quede claro quién avala una muestra, el dinero o la profesionalidad.

La exposición dedicada a Bowie en el Victoria and Albert Museum era conceptualmente similar, aunque mucho más elaborada y al menos organizada desde dentro de la institución. Visto el éxito de la primera, los Rolling Stones decidieron sacarle punta a su fama y organizarse solitos la suya propia y cobrarle 24 libras a sus fans para que accedan a la reconstrucción de su primer apartamento londinense o para ver su primer contrato discográfico. Sin negar el interés que todo tipo de memorabilia produce en los fieles de una banda, no deja de ser un movimiento de marketing más dentro de la profesionalísima carrera comercial de una de las mejores bandas de rock de la historia. 

La exposición dedicada a Bowie también tuvo, al igual que ésta, varios meses de spin periodístico cortesía de la prensa mundial, algo que sin duda contribuyó a convertirla en la más lucrativa de la historia del Victoria and Albert Museum pero al menos tenía detrás un par de mentes pensantes (los comisarios) y tres años de trabajo recorriendo el archivo del músico. Y su protagonista no necesitó pasarse por allí para que se hablara de ella. Tampoco participó en su montaje, ni siquiera estuvo relacionado con su organización, simplemente dejó que los comisarios hurgaran en sus archivos, y les dejó hacer. 

En la de los Rolling son ellos mismos los que han querido exhibirse, y los que han decidido qué mostrar y qué no. Es cierto, hay una comisaria, Ileen Gallager, pero la sucesión de objetos de la exposición y la ausencia total de referencias a su vida personal la convierten en una muestra anodina sólo apta para fanáticos de la banda. No se les puede reprochar que además de los más longevos de la historia del rock and roll sean los mejores ‘businessmen’ del negocio, pero estaría bien que la prensa cultural no les aplaudiera sin más y afilara un poquito el colmillo al hacer su trabajo, cosa que cada vez parece suceder menos a menudo en todo lo relacionado con el mundo de las exposiciones. 

El paseíllo por la historia de los Rolling Stones coincide en Londres con la muestra I am the greatest, dedicada al legendario boxeador Muhammed Alí (antes conocido como Cassius Clay), una recopilación de guantes, batas de boxeo y medallas aliñadas con fotos monumentales del personaje. Una vez más, una muestra sólo apta para admiradores. Si no lo eres, doy fe, es un tostón. Está claro que las exposiciones monográficas dedicadas a los famosos son el nuevo filón del siglo XXI, al que sus organizadores les gustaría añadir el adjetivo de “artístico”. Pero ¿realmente hay que escribir sobre ellas como si estuviéramos frente a la Pietá de Michelangelo? En el caso de Alí, al menos no hay una Saatchi Gallery o un Victoria and Albert Museum detrás: la exposición reposa en el interior del centro comercial O2 de Londres, lo cual al menos le quita esa falsa garantía que parece conferirle a una muestra mediocre un contenedor con caché. Pero si los museos van a empezar a buscar ingresos alquilando sus espacios para organizar exposiciones dedicadas, pongamos, a Belén Esteban, o a Berlusconi, más vale que los periodistas culturales nos espabilemos.

Claro que si se sale del contexto cultural la historia se repite. ¿Por qué cada nuevo lanzamiento de un producto de Apple recibe la misma cobertura que, digamos, un atentado terrorista? Páginas y páginas analizando la presentación del objeto, las cualidades del aparato, su diseño, sus defectos, expertos comentando el asunto como si nos fuera la vida en ello, enfermos haciendo cola para ser los primeros en adquirir el gadget... Claro, luego la prensa se queja de que nadie invierte en publicidad. ¿Para qué van a gastar empresas como Apple, Microsoft o Google en publicidad si los periodistas se la damos gratis?

Está claro que el periodismo atraviesa por una grave crisis existencial pero señores, hagamos autocrítica. Y afilemos el colmillo. 

Autor >

Barbara Celis

Vive en Roma, donde es consultora del WFP. Ha sido corresponsal freelance en Nueva York, Londres y Taipei para Ctxt, El Pais, El Confidencial y otros. Es directora del documental Surviving Amina. Ha recibido cuatro premios de periodismo.Su pasión es la cultura, su nueva batalla el cambio climático..

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Txe

    (erratas)...yo, en cambio, sí q estoy de acuerdo con la declaración "honrosas excepciones" básicamente porque en tramos donde la ruta tiene menos luz la inteligencia tiende a ir por donde ilumina más (y añadiría, agracede. La inteligencia agradece..). Anote el lector que ése arco de opacidad (que va desde la total (y pre-acordada o 'convenida' (algunos usan una curiosa acepción 'distintas culturas tributarias' (y se han 'quedao tan panchos (con seguidores (incluídos representantes del estado) aplaudiéndoles las gracias))))) supone remover 'stablishment'. En cambio, me provoca sospecha el "rechazo que no se mueve" (en el 'mejor' de los casos me 'presenta' (frecuentemente) alguien a quien le hubiere gustado mejor que las cosas sigan como están). En fin, que todo tiene un 'contexto', y un 'proceso', añadiría. Y añadiría más (e.g. yo podría probar (siendo un lector de periódicos de a pié) cómo es que parte de estas noticias datan de hace un par de años y (me extendería en narrar mi indignación sino) cómo entonces a muchos les extrañó poco) pero escapa al asunto de este comment. En cualquier caso, para los que tengan interés en explorar libremente los documentos, que yo sepa (y de hecho lo esperaba) el ICIJ ha anunciado que pronto estarán libremente disponibles, aquí el link: https://panamapapers.icij.org/20160426-database-coming-soon.html

    Hace 5 años

  2. Alex Castro

    Qué bueno que lo mencionas. Es un punto que como periodista siempre comento con mis colegas, pero que parece no importarle a la mayoría de los "comunicadores", totalmente alejados del rigor y la ética periodística. Esto se trata de vender, de llegar a mucha gente, de tener muchos "clicks" y nada más. En eso hemos convertido el oficio.

    Hace 5 años

  3. Txe

    yo, en cambio, sí q estoy de acuerdo con la declaración , básicamente porque en tramos donde la ruta tiene menos luz la inteligencia tiende a ir por donde ilumina más (y añadiría, agracede. La inteligencia agradece..). Anote el lector que ése arco de opacidad (que va desde la total (y pre-acordada o 'convenida' (algunos usan una curiosa acepción 'distintas culturas tributarias' (y se han 'quedao tan panchos (con seguidores (incluídos representantes del estado) aplaudiéndoles las gracias))))) supone remover 'stablishment'. En cambio, me provoca sospecha el (en el 'mejor' de los casos me 'presenta' a (frecuentemente) alguien a quien le hubiere gustado mejor que las cosas sigan como están). En fin, que todo tiene un 'contexto' y un 'proceso', añadiría. Y añadiría más (e.g. yo podría probar (siendo un lector de periódicos de a pié) cómo es que parte de estas noticias datan de hace un par de años y (me extendería en narrar mi indignación sino) cómo entonces a muchos les extrañó poco) pero escapa al asunto de este comment. En cualquier caso, para los que tengan interés en explorar libremente los documentos, que yo sepa (y de hecho lo esperaba) el ICIJ ha anunciado que pronto estarán libremente disponibles, aquí el link: https://panamapapers.icij.org/20160426-database-coming-soon.html

    Hace 5 años

  4. Salva Lorenzana

    Y qué decir de los portales de noticias de Internet, como Yahoo, Terra o MSN (por poner algunos ejemplos), que cuelan noticias publicitarias, con titulares del tipo «lo que puedes hacer con tu teléfono X u ordenador Y y no lo sabías». Estamos rodeados cada vez más de publicidad encubierta, llegando, a veces, hasta el hastío.

    Hace 5 años

  5. Guillermo

    No podría estar más de acuerdo con lo que dices. Hace un par de años escribí al diario Levante EMV porque tenían una sección entera de noticias dedicada al lanzamiento del "nuevo" iphone. Les pedía que por favor añadieran el rótulo de Publicidad para no confundir a los lectores. Me respondieron que no se trataba de publicidad sino de un fenómeno cultural.

    Hace 5 años

  6. Calvanki

    Buenísimo. A lo que añadiría que no hay película, exposición, libro o disco que no traiga una retahíla de estrellas y extractos de buenas críticas en los carteles publicitarios... Con lo que te queda la duda de si es posible que cada temporada tengamos cientos de obras maestras.

    Hace 5 años

  7. Alejandro

    No estoy de acuerdo con las «honrosas excepciones como los Papeles de Panamá». Estos papeles no han sido publicados en su conjunto; solo los que el Consorcio de Periodistas Investigadores ha estimado oportuno. Dicho consorcio está financiado por fundaciones de George Soros, los Rockefeller y similares, cuyos nombres jamás se harán públicos.

    Hace 5 años

  8. Manuel PB

    Totalmente de acuerdo, y más cuando en el apartado cultural, se cuelan noticias del corazón, sólo porque sus protagonistas son actores/actrices. Lamentablemente, es abrumadora la tendencia de ignorar la actividad local, periférica o de provincias, en detrimento por propuestas de bancos, telefónicas o complejos culturales con gran presupuesto.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí