1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CORRUPCIÓN

El urbanismo en Granada: la fiesta del PP acabó en resaca

La historia de los ‘populares’ en el consistorio granadino se remonta a 2003. Trece años de bailoteos y copas que terminan con la detención y el cese del alcalde José Torres Hurtado

Manu Garrido 27/04/2016

<p>Mapa de los principales casos urbanísticos que están siendo investigados en Granada.</p>

Mapa de los principales casos urbanísticos que están siendo investigados en Granada.

M. Garrido

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay buena mandanga en la pista de baile. Parece una de esas escenas del cine de los sesenta, con la orquesta a todo trapo y unos señores y señoras muy bien puestos que lo dan todo con unos virtuosísimos movimientos. La música no cesa: en el momento en que se detenga, el público se dará cuenta de que son músicos decrépitos quienes inducen sus pasos de baile, y se mirarán a sí mismos extrañados, preguntándose por qué llevan tantos años asistiendo a la misma fiesta, con la misma música y los mismos canapés insulsos.

La historia del Partido Popular en el Ayuntamiento de Granada se remonta a 2003. Trece años de bailoteos, copas y Tony Curtis vestido de mujer. Trece años que llegan a su final el 13 de abril de 2016, con la detención de quien había ocupado la alcaldía de la ciudad durante todos esos años, José Torres Hurtado. Su partido, el PP, al contrario que con otros de sus cargos políticos a quienes ha seguido respaldando tras indicios de corrupción, lo suspende de militancia. “Nadie es perfecto”, habría dicho Osgood.

Cinco días después, el alcalde de Granada presenta su dimisión junto a Isabel Nieto, la concejal de Urbanismo, y Sebastián Pérez, presidente del PP de Granada, quien decía más tarde que él había dimitido “sin tener absolutamente nada que ver en ninguna trama”. El típico yo pasaba por ahí y me ha tocado dimitir. Isabel Nieto, a su vez, señalaba al exjefe del área de Urbanismo y denunciante de la trama que ha conducido a las detenciones, Jacobo de la Rosa, como verdadero responsable de esas cosas de las que usted me habla. “Yo me he sentido amenazada todo este tiempo por este señor, que tiene problemas psíquicos, y si me pasa algo ya saben quién es”, anunciaba Nieto a los medios.

No hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada

Para entender la supuesta trama de corrupción urbanística en Granada que la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) se encuentra investigando es imprescindible poner nombres y apellidos a cada uno de los casos. Los expedientes urbanísticos que hay repartidos por la ciudad llevan a un “denominador común”, explica Paco Puentedura, único concejal de Izquierda Unida en Granada. “En todas las irregularidades urbanísticas que se están investigando son los mismos empresarios quienes son beneficiados a través de la recalificación de terrenos, que compran baratos o con concesiones administrativas a bajo precio, y con una capacidad de negocio que se acaba incrementando de forma artificial sin que el planeamiento lo permita”, denuncia.

A José Julián Romero se le investiga por una operación urbanística en el Cerrillo de Maracena (Palacio de Hielo), parkings construidos por su empresa en la ciudad —en los que entra en juego su estrecha relación con Manuel Lorente, funcionario municipal de Urbanismo, también arrestado el pasado 13 de abril e investigado en 2008 por su relación con el empresario— y un plan parcial en Casería de San Jerónimo, donde se sitúa la urbanización Ciudad de la Luz. Fue la operación en el Cerrillo de Maracena la que costó a Torres Hurtado su primera imputación en 2013, cuando fue llamado a declarar por un presunto delito de prevaricación que finalmente quedó archivado.

El Palacio de Hielo es una construcción que nunca llegó a realizarse, precedida de un convenio firmado en 2006 entre el ayuntamiento, la empresa de José Julián Romero (J. Julián Romero Consulting S.L.) y Comarex Desarrollos S.L. para hacer frente a una deuda entre ambas partes. Era el resultado a una operación por la que se había tratado de convertir el Palacio de Hielo en un gran centro comercial, tras una propuesta de contrato de compraventa del propio José Julián Romero a través de una empresa con domicilio fiscal en Holanda. La sociedad extranjera acabaría desapareciendo, las obras quedarían paralizadas y Granada, con los votos a favor del PP y en contra de los grupos de la oposición, aprobaba un pago en especie por valor de siete millones de euros a cambio de una parcela del terreno original del Palacio de Hielo tasada en más de ocho millones.

El caso de la Ciudad de la Luz es aún más negro. Como parte del Plan Parcial N2 del ayuntamiento del PP, el consistorio toma parte en la construcción como un propietario más. “En este caso hay una serie de maniobras muy extrañas en la Junta de Compensación, entidad urbanística encargada del desarrollo de ese plan parcial, que toma decisiones por comisión ejecutiva, dejando fuera a pequeños propietarios, con la única participación de los grandes promotores y el ayuntamiento”, señala Puentedura. Las obras de urbanización terminan con un sobrecoste de tres millones de euros. Se desvía el río Beiro sin el permiso de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y con un informe contrario de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Llega un momento en el que José Julián Romero pide licencia de primera ocupación y, a pesar de que las obras no están terminadas, se le concede. Esta operación se justifica a través de los avales que el promotor presenta en julio de 2012 por valor de cerca de dos millones de euros, con los que el ayuntamiento podría completar la obra en el caso de que Julián Romero no lo hiciese en los dos años siguientes. Pasan los dos años, la obra no se lleva a cabo y el ayuntamiento pierde los avales al no proceder a su ejecución dentro del plazo. Manuel Lorente, quien ya ha aparecido en esta historia unos párrafos más arriba, habría sido el encargado de otorgar dicha licencia de primera ocupación como director de Obras.

Algunos de los pequeños propietarios del plan parcial denunciarían los hechos a la Fiscalía, que abriría diligencias de investigación. La trama de corrupción empezaba a asomar, y nuestro siguiente implicado no estaría exento de protagonismo.

El caso Serrallo: baluarte de la corrupción

El Serrallo Plaza es un centro comercial de reciente construcción que envuelve al empresario Roberto García Arrabal. Un espacio del que se deshizo en 2015, en plena investigación, al vender su sociedad Área de Inversiones Sur SL, propietaria del espacio, a un fondo de inversión extranjero. Jacobo de la Rosa, exdirector general de Urbanismo, y a quien señalaba Isabel Nieto hace escasos días, denunciaba el caso en 2013 a través de un informe al que CTXT ha tenido acceso.

La irregularidad está ligada al parque que hay alrededor del centro comercial Serrallo Plaza, un sistema general de espacios libres: es decir, una zona verde. En dicho terreno se plantea en 2006 un parque de atracciones infantil que debía ocupar un 2% del parque. Dicho 2% se supera a través de una serie de licencias concedidas por el Ayuntamiento de Granada, apareciendo una discoteca con restaurante y una pista de patinaje donde debían ir atracciones infantiles. En total, más de 1500 metros cuadrados que permanecen ocupados a día de hoy, frente a los 660 permitidos dentro de ese 2%.

A través de un detallado escrito de 23 páginas, el 29 de enero de 2013, Jacobo de la Rosa denunciaba estos hechos, hablando de la introducción de “usos y aprovechamientos urbanísticos no permitidos por el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) en este tipo de suelo, espacio libre público-zona verde, distorsionando las determinaciones urbanísticas del mismo y reduciéndose de hecho la superficie de dicho sistema general”. Este informe se lo envía a Isabel Nieto, que, según narra Puentedura, “una vez lo recibe, le presenta un escrito pidiéndole que lo retire”.

Cuando el 15 de octubre de 2013, la Fiscal Delegada de Medio Ambiente y Urbanismo abre diligencias penales, señala, además de a Torres Hurtado y a Isabel Nieto, a Emilio Martín Herrera (director de Licencias), María Paz Spínola (directora de Urbanismo) y Agustín Belda (coordinador del Área de Urbanismo y Obras) por emitir informes favorables que permitían el uso y aprovechamiento de la zona verde, dando cobertura legal a la operación urbanística. También apuntaba hacia Manuel Lorente, por ejecutar las obras teniendo conocimiento de la ilegalidad de las mismas, y se hacía responsables como promotores a Enrique Legerén, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Granada, y al propio empresario, Roberto García Arrabal.

Es el mismo empresario al que se investiga por otras dos cuestiones en terrenos próximos al centro comercial. Por una parte, el Pabellón Mulhacén, una zona de equipamiento deportivo con un 30% de uso terciario —es decir, usos relacionados con el ocio y la hostelería— en la que los números no cuadran. Donde tenían que ir varias pistas de padel, aparece un McDonalds. Otra de parkings: en la concesión administrativa, los promotores se comprometen a hacer un parking subterráneo que nunca se llega a construir, para finalmente ocupar parte de las instalaciones deportivas iniciales con una zona de aparcamientos al aire libre. Las obras acaban invadiendo 300 metros cuadrados de una parcela propiedad de otro empresario, que denuncia los hechos.

El otro caso corresponde a una parcela del Parque Tecnológico de la Salud (PTS). García Arrabal se hace con otra parcela de uso deportivo por dos millones de euros. Más de lo mismo: el plan general de ordenación urbana indica que el 70% de edificabilidad de esa parcela es para equipamiento deportivo, mientras que el 30% puede tener un uso terciario. El promotor plantea construir una residencia universitaria —el PTS alberga varias facultades sanitarias— aprovechando ese uso exento de instalaciones deportivas, si bien su construcción es incompatible con una parcela de uso deportivo.

Tras presentar un estudio de detalle que pretendía vincular la residencia universitaria a la propia Universidad de Granada, y aun con la negativa de ésta a llegar a ningún tipo de convenio hasta poder valorar si la residencia cumple o no con los requisitos —es decir, una vez esté construida—, el ayuntamiento se muestra a favor de alterar el planeamiento del terreno. El 18 de marzo, un mes antes de las detenciones, Isabel Nieto se levantaba de una comisión de Urbanismo alegando sentirse coaccionada: la presión de los empresarios para que el plan saliera adelante chocaba con la promesa de Paco Puentedura de denunciar el caso a la Fiscalía.

“Lo que pretenden es incrementar de forma artificial el valor de esa parcela, porque el metro cuadrado hubiese costado mucho más si el uso de la parcela permitiera la residencia, dado que la capacidad de negocio sería mucho mayor”, apunta el candidato de Izquierda Unida, que además se apoya en que “ni siquiera el ayuntamiento podía justificar el que se pudiesen cambiar los usos de esa parcela, cuando justo al lado hay una parcela que es de titularidad del ayuntamiento que sí permite el residencial singular, es decir, permitiría una residencia universitaria”.

Alcaldía, urbanismo, técnicos y empresarios: todos en el ajo

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, también está en el punto de mira por hacer un “o jugamos todos o se rompe la baraja”. Se estudia su implicación como promotor de un bloque de viviendas en el número 6 de la calle Obispo Hurtado, en un terreno de uso previsto como educativo según la ordenación urbanística original. Pero no está ahí la presunta ilegalidad, sino en la alteración de los metros edificables, con el agravante de una sanción de 489.386 euros que acabaría reducida a 60.000 euros, y por la que el ayuntamiento aún no ha dado explicaciones.

A esto se suma la investigación que mantiene abierta la UDEF en busca de indicios que vinculen a Torres Hurtado con las constructoras a las que se ha estado beneficiando, algo que vendría a sintetizar todo el entramado. Posibles comisiones ilícitas que se suman a la imputación por presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho, fraude en la contratación y ordenación del territorio, entre otros.

El 13 de abril de 2016, no solo caían el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto. Roberto García Arrabal y José Julián Romero, empresarios protagonistas de las irregularidades en el área de Urbanismo de la ciudad durante la última década, eran también detenidos. A ellos se sumaba Enrique Legerén,  y varios altos cargos de la cúpula de Urbanismo, entre los que están Manuel Lorente y Emilio Martín Herrera.

“Hay un modus operandi en esta ciudad por el cual determinados aspectos del desarrollo urbanístico se acuerdan con los promotores en una mesa y con la connivencia de algunos técnicos”, afirma Paco Cuenca, candidato del PSOE a la alcaldía y, presumiblemente, próximo alcalde de Granada. Cuenca habla de la necesidad de poner en marcha una auditoría en materia de urbanismo, personal y economía. “Solo hay una prioridad, que es desalojar la corrupción de este ayuntamiento, que no es Torres Hurtado, ni es Isabel Nieto, ni es solo, que lo es, Sebastián Pérez, sino que es toda la forma de operar, todo el entramado, a nivel de funcionamiento, tanto en decisiones técnicas como decisiones políticas”, declara Cuenca, que asegura que “se van a abrir cajones y a levantar alfombras” en cuanto lleguen al gobierno.

El lunes 25 de abril se formaliza la dimisión de Torres Hurtado, Isabel Nieto y Sebastián Pérez en pleno. Quedan menos de diez días para que tenga lugar la sesión de investidura. Todos los grupos de la oposición han hablado de la necesidad de regeneración del ayuntamiento, de sacar al PP de la institución. Todos están dispuestos a propiciar un gobierno del PSOE con Paco Cuenca a la cabeza, incluido Ciudadanos, quienes —con Luis Salvador al frente— volvían a dar la alcaldía al PP tras las elecciones de mayo de 2015. Ahora, casi un año después, nos rasgamos las vestiduras. Granada se merecía más que esto.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ERnesto

    ¿No tiene nada que ver el alcalde con el centro comercial Nevada? Me extraña que no se haya dicho nada sobre el, aunque en la prensa local si se ha hablao de el. Echarle un ojo premos. Seguid petandolo fuerte.

    Hace 5 años

  2. Nui

    gran articulo.... es bueno leer prensa independiente.. Seguiré con vosotros

    Hace 5 años

  3. Rikudo

    No sólo eso. Habría que añadir que el Palacio del Hielo que ya fue archivado, en el auto del juez se decía que los denunciantes ( los concejales de PSOE) habían presentado documentos "a medias" para dar sensación de existencia de ilícito. Además, el caso serrallo denunciado por Jacobo de la Rosa, al que se le ha encontrado una empresa oculta de intermediación urbanística incompatible con su cargo y que al año de su creación y en plena crisis facturó cerca del millón de euros (llamativo un funcionario con yate, casoplón y sin hipotecas de por medio). El caso del PP N2, donde los miembros de la Junta de Compensación están peleados entre sí y denunciandose unos a otros. Además en las ordenanzas municipales se dice que se puede dar la licencia de primera ocupación si se presenta un aval correspondiente a los gastos de urbanización que quedan por sufragar, y que además están ejecutados (se le debe haber pasado al redactor del texto), y no sólo eso, sino que el desvío del rio no está hecho porque se está esperando aun el pronunciamiento de la confederacion hidrografica (no como dice el texto, se le debe haber vuelto a pasar). El caso del PTS no es por la residencia, sino por las expropiaciones de los terrenos allá por la época del tripartito, igual que las concesiones para los parkings de JJ Consulting, que ya debe ser tonto porque es difícil haberse (supuestamente) enriquecido tanto y estar en la ruina. Falta otro caso más, el del dueño de los Pollos Arenas, que compró una parcela al Ayuntamiento por 400.000€ para la construcción de una guardería, la hipotecó por casi 2 millones de euros, se gastó la pasta y pretende devolverla por un defecto de cabida de 300 metros (con la carga de la hipoteca y con una indemnización de cerca de 8 millones de € porque iba a ser una guarderia SUPER rentable). En fin, cuánta corrupción.

    Hace 5 años

  4. eulalio

    La verdad es que resulta difícil sintetizar de forma rápida y clara toda la mierda que se ha movido por la ciudad. Lo ha conseguido. Ahora solo falta que siga por otros lugares de la misma, y con otras cabezas, como decía aquel, la mie... es mucha los denunciadores pocos.

    Hace 5 años

  5. El indignado

    Granada se merece más, pero no con Cuenca y Salvador. Infórmate y sigue investigando: - Todos los casos que afectan a Jose Julian creo recordar que vienen de la época del Tripartito, donde estaba el Psoe. - a Lorente lo nombre el Psoe, en la época de Ruiz Dávila, como gerente de urbanismo. - Pregunta por las adjudicaciones de las conservaciones en Diputación, que el Pose ha cambiado los criterios de los concursos en medio de la oferta y le ha adjudicado 4 de los 5 a Añil, empresa de los Torres Vela. - Se rumorea en Diputación, que Luis Salvador ha estado tres años sin trabajar y cobrando mientras hacia política y constituía Cuidadanos, con el visto bueno del PP. Otro día te contaré más

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí