1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Marcelino guía al submarino amarillo

Analy'sport Traducción: Gabriel Méndez-Nicolas 11/05/2016

<p>Estado del Madrigal</p>

Estado del Madrigal

Wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Villarreal, pequeña ciudad en la costa del mar Mediterráneo, forma parte de los mejores equipos españoles esta temporada a pesar de su relativo anonimato. Sin embargo, el club se sitúa en el primer tercio de la clasificación desde que subió de segunda división hace tres temporadas: es Marcelino el que propició la subida y el que está desde entonces en el banco.

El submarino amarillo está en buena posición para ser el primer equipo detrás del trío infernal Barcelona/ Atlético/ Real Madrid, a pesar de un verano muy movido en el que han perdido los cinco jugadores ofensivos que jugaron el año anterior (Vietto, Giovani, Uche, Moreno y Moi Gómez + Joel Campbell que había jugado una veintena de partidos).

Un reclutamiento numeroso viene a compensar esta oleada de partidas, con una idea clara a pesar de todo: conservar el 4-4-2 importante para su entrenador.

Vamos a comprobar en este artículo cómo Villarreal se construye alrededor de este 4-4-2, con las elecciones tácticas operadas por Marcelino y su impacto en el juego de su equipo.

¿Cuáles son sus referencias? 

A pesar de la imagen que circula en los medios, el Villarreal no es un equipo que juega, que ama tener el balón y que multiplica los pases cortos. En realidad, el equipo de Marcelino se pasa la mayoría del tiempo sin balón ya que presenta una posesión media de 47,1% en Liga.

Pero el Villarreal está satisfecho con esta situación dado que son particularmente eficaces cuando el adversario tiene el balón. Organizados con su 4-4-2, los hombres de Marcelino trabajan todos juntos para impedir la progresión adversa. Un trabajo que se hace con tres puntos de referencia: el balón, los compañeros y el espacio.

“Nuestros jugadores tienen 4 referencias: el balón, el espacio, el adversario y sus compañeros. Cada movimiento debe de estar ligado a estas referencias” – Arrigo Sacchi

El caso más simple de comprender es la orientación “jugador”, que se convierte en marcaje individual cuando se le empuja al extremo.

Tener al adversario como punto de referencia principal asegura una fuerte capacidad de asfixiar ya que los jugadores están siempre cerca de sus adversarios: el acceso es mínimo.

Sin embargo este enfoque es reactivo. Implica por lo tanto tener un tiempo de retraso, y puede generar situaciones en las cuales el bloque defensivo está completamente desorganizado.

Volvamos al Villarreal y a sus 4 referencias. Esto significa que un jugador del Villarreal, cuando el equipo no tiene el balón, no cuenta casi nada con la posición del adversario para elegir su posicionamiento en el terreno de juego. Este enfoque permite un control ideal de los espacios, sin arriesgarse a descubrirse en las zonas importantes respondiendo a los movimientos del adversario. Sin adaptarse al equipo contrario, el bloque puede interpretar su partitura. Sin embargo, este planteamiento es limitado a la hora de provocar el error en el equipo contrario. En efecto, lo único que le hace falta a este es salir de los espacios controlados para darse tiempo y espacio. Un bloque que defiende de esta manera tiene que tener mucha concentración y paciencia para cerrar los espacios esperando el error contrario.

Vemos en este ejemplo que los atacantes del Villarreal no adoptan su posición para impedir al adversario recibir el balón justo delante de ellos. Misma constatación unos segundos más tarde con los centrocampistas que dejan al adversario recibir y darse la vuelta justo delante de su línea. Sus movimientos hacia el adversario se limitan a situaciones donde este tiene el balón: porque es el balón la referencia, no el jugador.

Pocos equipos tienen un enfoque comparable al del Villarreal hoy en día. Si han leído el análisis detallado del Atlético de Madrid, se acordarán seguramente de que el equipo integra rápidamente esta cuarta referencia en su juego. Y esto es similar en la Ligue 1.

Estos tres equipos defienden básicamente con un 4-4-2 (como Villarreal) pero vemos que los jugadores toman como referencia al adversario. Esto no significa que solo tengan un adversario que vigilar (como en el marcaje individual), más bien que cambian su posicionamiento para responder al posicionamiento del adversario cuando este tiene el balón. Vemos en el último ejemplo un límite evocado anteriormente en esta elección, ya que los espacios en el bloque han sido creados por el centrocampista que sigue a su adversario.

 

Puesta en práctica

Acabamos de ver que el Villarreal no utiliza al adversario como referencia defensiva. Pero no puedo aguantarme más, tengo que admitir que es falso. Lo que les he presentado anteriormente es una versión simplificada de la realidad en el terreno de juego. Dado que en los hechos, los puntos de referencia utilizados dependen de la posición del jugador. Vamos a centrarnos en la táctica del equipo línea por línea y en los mecanismos eventuales de microtácticas que se esconden al interior del conjunto.

Los delanteros

Lo vemos en cada vez más equipos hoy en día, hasta el punto de convertirse en un estereotipo con el famoso “la defensa empieza con los delanteros”. El Villarreal no falta a la regla de modo que la primera línea formada por 2 delanteros obra de verdad como una primera línea integrada en el bloque. Una primera línea en la cual el trabajo de la sombra es primordial para el equipo de Marcelino.

Su misión es simple: tienen que  controlar el medio del campo.

Cuando el balón se sitúa en los 3 pasillos centrales del terreno, los delanteros tienen por referencia el balón y el espacio. Este par ocupa entonces lo ancho del círculo central, diez metros después de la línea de mediocampo y se mueve con el balón. Pero a pesar de su voluntad de controlar esta zona de juego, no realizan marcajes al mediocentro adverso más retrasado. Toman en cuenta de manera regular la posición de este mediocampista para reaccionar más rápido en caso de pase. 

La referencia “balón” genera el movimiento de la primera línea: sus posicionamientos están influenciados por la posición del balón.

La referencia “espacio” hace que los jugadores se centren en la cobertura del espacio que se les ha asignado más que la cobertura de la posibilidad de pase. Sin embargo, evidentemente, reaccionan en caso de pase ya que tienen que impedir que el adversario juegue en esa zona.

Con este trabajo, la pareja de delanteros obliga al adversario a jugar por los laterales. El comportamiento de los atacantes cambia cuando el balón sale por los tres pasillos centrales evocados anteriormente. A partir de ahí las referencias utilizadas por el delantero del lado del balón son modificadas puesto que tienen que tomar en cuenta el adversario más que el espacio. Este cambio, que puede parecer ligero, da fe del cambio de enfoque del colectivo: cuando el balón está en el eje, hay que incitar el juego hacia los costados. Y cuando el balón se halla en esa zona, hay que evitar que salga.

El delantero del lado del balón toma en cuenta la posición de los adversarios en la zona central para posicionarse, con la misión de impedir el juego hacia el interior. Este candado no se hace por un marcaje del jugador en la zona sino por una defensa en la línea de pase. El adversario es claramente la tercera referencia en este caso: el delantero se mueve con el balón, se coloca para bloquear la zona central del lado del balón y tiene que intentar bloquear las líneas de pase si puede hacerlo controlando siempre el espacio.  [CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/xcal.mp4]

Defender en la línea de pase permite sobre todo presionar al portador del balón además de bloquear el juego hacia el interior, en cambio este jugador no tendría esta posibilidad si tuviese que estar al marcaje del jugador adverso en la zona central. Hasta si en los hechos los delanteros rara vez van a presionar hasta la banda, esta posibilidad suma una presión al portador que se siente encerrado.

Dependiendo de los partidos, el delantero del lado opuesto adapta las mismas referencias que su compañero (balón/adversario), y va por lo tanto a moverse para colocarse en la línea de pase atrás, o se queda en el eje del terreno de juego para mantener el control del eje. En ese caso toma por lo tanto el espacio como referencia.

Este trabajo de la primera línea permite que el adversario sea más previsible al repelerlo hacia las bandas. En ese momento es la línea de mediocampo la que tiene que venir a oponerse al balón.

 

Los mediocampistas

La segunda línea del Villarreal está compuesta por un doble pivote y dos jugadores en los pasillos. Cuando el balón está en los tres pasillos centrales, esta segunda línea adopta un comportamiento similar a sus atacantes, para adaptarse a la posición del balón. Los centrocampistas escorados juegan ligeramente más adelantados que el doble pivote y se sitúan a la vertical del área. Además, los desmarques rivales no son seguidos por los demás y los jugadores no salen de sus posiciones para acercarse al adversario (el adversario no es la referencia). Sin embargo, ellos también toman nota de los movimientos alrededor de los adversarios para estar listos en caso de pase en sus zonas.

La línea se pone a trabajar una vez que el balón sale de este espacio central y modifica entonces su comportamiento. El extremo del lado del balón viene a presionar al portador posicionándose entre el balón y su portería: su única referencia es el balón. La orientación de su cuerpo varía según las situaciones, no parece haber una regla predefinida. Con frecuencia no busca ni siquiera una orientación específica.

El mediocampista más cercano viene a cubrir para impedir un pase entre líneas en la zona central: estas referencias son siempre el balón y su compañero (el extremo). Sin embargo, está más que nunca muy atento a las posibilidades de pase hacia adelante en su zona y debe ser dinámico para recuperar.

Puede haber un debate sobre cuál es la referencia real del centro del campo: ¿Se ocupa de bloquear el espacio (la zona del medio) o de cubrir a su compañero? Yo creo que es más una cobertura, pero es muy difícil ser afirmativo dado que los dos se confunden muchas veces.

Habitualmente un mediocentro central en esta configuración toma al adversario como una referencia, y sigue los desmarques que puedan hacerse (sea hacia la línea de banda o hacia atrás). El segundo mediocentro central cambia de referencia y debe sobre todo ocuparse de generar el espacio central. Se mueve por lo tanto menos que su compadre del doble pivote y se prepara para cubrir a la vez que mantener su presencia en el eje.

Por último, el extremo opuesto no toma ya el espacio como referencia, a saber, el espacio al límite de la zona central, del lado débil (sin balón). Esto significa que no se mueve (o muy poco) para cubrir el balón, no recula para cubrir a compañero en el medio.

  

Este comportamiento del extremo permite guardar un buen acceso si el adversario consigue reciclar la posesión para cambiar el juego. Además, el centrocampista central más cercano puede cubrir fácilmente dado que se ha quedado en el eje y no había buscado balón.

El conjunto del movimiento es dominado perfectamente por los mediocampistas del Villarreal que demuestran una excelente coordinación y un verdadero dinamismo posicional para adaptarse inmediatamente al movimiento de sus compañeros.

Este dominio colectivo es magnificado por la capacidad que tiene cada centrocampista de reaccionar de manera dinámica a las posibilidades de pase del adversario. Esto es más que verdad para Bruno Soriano y Denis Suárez, pero todos son capaces de ajustar muy rápido su posición o la orientación de sus cuerpos para cortar las líneas de pase. Estos microajustes plantean muchos problemas al adversario que tiene que estar muy atento para no ver su pase interceptado.

El dinamismo y la coherencia de esta segunda línea son una de las grandes fuerzas del submarino amarillo, que les permite repeler al adversario muy eficazmente. Un adversario que tiene tendencia a rápidamente forzar el juego hacía adelante, cansados de no encontrar un fallo.

 

La defensa

La última línea del equipo está muy protegida por los 6 jugadores situados delante de ellos, pero esto no impide que les llegue peligro. Sin embargo, las situaciones que tienen que manejar están muy condicionadas por el trabajo de las dos primeras líneas, de modo que impiden al adversario jugar raso en los tres pasillos centrales. Una buena parte de estas situaciones se desarrollan en la banda.

Esta falta de presión permite por lo tanto que el jugador contrario se dé la vuelta, el equipo se “conforma” con una presión más floja para que sus centrocampistas se replieguen.

En su espalda, el central del lado del balón solo tiene una referencia: el jugador contrario. No sale de su posición para cubrir al lateral, solo un jugador contrario puede forzarle a salir de su posición.

Este estilo permite conservar a los centrales, lo máximo posible, en el área por si se produce un centro. Muchos entrenadores prefieren esta solución a una cobertura clásica teniendo por consecuencia que el área quede libre por un movimiento de los centrales hacia zonas en las que quizás no se sientan tan cómodos.

 

Pegar los trozos

Habéis comprendido por qué es erróneo decir que el Villarreal defiende cogiendo el balón, el espacio y los compañeros como referencia. La simplificación tiene sentido ya que es justa para la mayoría de jugadores, pero vemos diferencias entre las posiciones. Con este enfoque elegido por Marcelino, su equipo es muy difícil de manejar por parte del rival y los adversarios se ven forzados a jugar por las bandas ya que no encuentran soluciones en el corazón del campo. La imagen siguiente recapitula todo lo dicho hasta ahora.

El papel de los mediocampistas centrales es particularmente importante, ya que sus coberturas de los extremos se completan por una voluntad real de anticipar los pases, incluso de engañar al contrario por medio de movimientos muy rápidos. Notamos que con su posición en cobertura, el mediocampista central está en una posición ideal para bloquear el juego hacia el centro. Los hombres de Marcelino interceptan regularmente los balones de esta manera.

Podríamos hablar de una trampa defensiva porque el portador del balón parece atascado en la banda. Contrariamente a la trampa que realiza el Atlético de Madrid gracias a su presión, el Villarreal deja a menudo posibilidades de salida para el ataque rival (pase atrás o que el extremo se da la vuelta).

Estas posibilidades de salida se acentúan por un aspecto microtáctico inherente al juego del Villarreal: los jugadores van a presionar al adversario respetando una distancia de seguridad de por lo menos dos metros. Los hombres de Marcelino son excelentes cuando se trata de presionar rápidamente a un adversario manteniendo una distancia suficiente para no quedar eliminado de la jugada.

Este trabajo de presión asegurando una distancia de seguridad es necesario debido a que los jugadores del Villarreal no toman al adversario como referencia. En efecto, no están por lo tanto en contacto con el jugador que tiene el balón, lo que obliga a cerrar el hueco rápidamente. Si se presiona muy fuerte y pegado al contrario cabría la posibilidad de quedar eliminados si no dominan ese aspecto. Pero lo dominan, lo que les permite defender de pie y sin caer eliminados. Lo que explica que sea el segundo equipo que menos entradas realiza en Liga.

El vídeo siguiente reagrupa los ejemplos del bloque defensivo en varios partidos, donde encontramos todos los puntos evocados hasta ahora. Ingredientes que hacen que el Villarreal sea un equipo muy difícil contra el que jugar. [CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4/gkao.mp4]

Sin embargo hemos visto que el planteamiento defensivo de los jugadores de Marcelino permite que sus adversarios tengan tiempo a la hora de recibir el balón. Ya sea por referencias que excluyen al adversario o por una distancia de intervención más prudente, el Villarreal ofrece libertades al portador del cuero.

 

Los límites del submarino amarillo

Ya que no existe ninguna solución sin fallo, el enfoque del Villarreal tiene evidentemente límites. En efecto, una estructura defensiva que da mucha más importancia al espacio que al adversario genera una falta de movimiento que limita fuertemente la presión que pueda ejercerse al portador del balón contrario. Lo he dicho anteriormente, hace falta mucha concentración y paciencia para oponerse a una progresión durante fases potencialmente muy largas de partido ya que el bloque defensivo no fuerza la pérdida del contrario. Pero esta falta de presión puede permitir que un adversario hábil técnicamente y con muchas libertades posicionales pueda empezar una estructura colectiva de combinaciones.

Además la opción de tener defensas centrales con una referencia muy distinta al resto del equipo crea discontinuidad en el bloque del equipo. Discontinuidad que puede generar intervalos que pueden ser explotados por el equipo contrario. De este modo los adversarios del Villarreal utilizan (y a veces abusan) de los balones largos a la espalda del lateral, pases que se pueden ajustar fácilmente dado que no hay presión hacia el portador del balón.

El Sevilla CF es el equipo que mejor ha explotado los límites estructurales del Villarreal esta temporada. La falta de presión les permite combinar, utilizando a un lateral a la espalda del centrocampista del Villarreal para atraer al lateral del submarino amarillo. El intervalo lateral-central se crea, un centrocampista puede desmarcarse en profundidad. 

La ausencia de referencia “adversario” de los mediocampistas es clara dado que vemos que no siguen al jugador que se desmarca en profundidad. Lo que acentúa el problema del intervalo creado. [CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/1m14.mp4]

Otra faceta del enfoque defensivo del Villarreal da algunos problemas. En efecto la animación defensiva evoluciona cuando el equipo se sitúa en un bloque bajo, ya que los atacantes no participan en el trabajo defensivo más allá de una cierta altura. Un comportamiento que tiene forzosamente consecuencias negativas en el rendimiento porque el adversario puede entonces controlar el juego en el campo del Villarreal.

Sin embargo, estos fallos en la estructura defensiva no deben cambiar la comprobación general: el Villarreal es un equipo que defiende muy bien. Su enfoque es bastante radical y tiene muy pocos equivalentes en Europa; los adversarios tienen muchos problemas para encontrar respuestas a este comportamiento que no acostumbran a afrontar.

Estos límites son generados por comportamientos queridos por Marcelino, que acepta por lo tanto los efectos negativos de esta elección porque encuentra más ventajas al evolucionar de esta manera. Por ejemplo la última opción comentada, los delanteros que se desentienden de la defensa más allá del bloque bajo, permite que el Villarreal sea mucho más eficaz en las transiciones ofensivas. En efecto, al defender en una especie de 4-4-0-2 en el bloque bajo, el Villarreal se asegura tener inmediatamente presencia arriba en caso de recuperación.

 

Transición ofensiva

Además otros aspectos del enfoque defensivo del Villarreal tienen una influencia en la calidad de las transiciones ofensivas.

Imaginemos un equipo que toma al adversario como referencia. Esta opción les permite estar siempre cerca de este y por lo tanto limitar el tiempo disponible cuando recibe el balón. Sin embargo en caso de recuperación, los jugadores están cerca de sus adversarios.

Con una toma de referencia más centrada en el espacio o los compañeros, los jugadores están inmediatamente desmarcados cuando se recupera el balón.

Este planteamiento defensivo permite también conservar un bloque muy organizado, lo que habilita que la recuperación tenga una buena estructura. Estructura que favorece las combinaciones y permite ser muy eficaces para generar un robo arriba que pueda transformarse en un contraataque o ataque.

El Villarreal saca un gran beneficio de estos dos aspectos cuando el equipo recupera el balón. Compuesto por jugadores capaces, individualmente, de resistir una presión, el equipo se aprovecha muy bien de la organización que conserva y de jugadores desmarcados para combinar rápidamente con triángulos y de apoyos para escaparse de la presión adversa.

Cuando es posible, el Villarreal aprovecha estas recuperaciones para moverse muy rápido hacia adelante y explotar el desequilibrio. Son los cuatro jugadores ofensivos los que tienen esa responsabilidad, con una voluntad real de progresar de manera vertical.

De manera general los delanteros van, desde la recuperación, a posicionarse en un pasillo, en la zona en la que el lateral ha subido al ataque. Esto les permite recibir fácilmente el balón para encarar portería y estirar la defensa adversa si un compañero consigue penetrar la defensa con el balón en los pies.

Una vez que llegan a los 30 últimos metros los jugadores buscan rápidamente la brecha: mediante la profundidad o mediante un centro desde una posición muy escorada. De esta manera estiran completamente la defensa adversa y los duelos con igualdad de número son creados. [CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/ds6d.mp4]


Ataque en estático

Si tuviésemos que sacar un adjetivo de la animación defensiva del Villarreal sería “estructurado”. Y podemos afirmar lo mismo cuando el equipo tiene el balón

El submarino amarillo se construye con el balón en un 4-4-2 o más bien un 2-4-4 ya que los laterales suben un peldaño, tan identificable como en la fase sin balón.

Rara vez un gráfico habrá sido tan simple, y sin embargo describe bastante bien todo lo que ocurre en partido.

Teniendo una estructura rígida en la cual ningún jugador se posiciona entre líneas, el equipo de Marcelino puede difícilmente construir en el bloque defensivo adverso.

Por tanto el equipo utiliza bastante poco el medio del campo y cuenta mucho con los centrales para conectar con los atacantes. Generalmente esta progresión se hace en las bandas, ya sea por una construcción en “U”, o por movimientos coordinados en la banda.

La animación de las bandas se basa en un binomio a la izquierda (extremo y delantero) y un trinomio a la derecha (extremo, delantero, lateral). En el interior de cada “grupo” los movimientos son coordinados para crear espacios o jugadores desmarcados.

El binomio del flanco izquierdo se basa en un movimiento coordinado: el extremo se desmarca (hacia el centro del terreno o hacia la banda) mientras que el delantero se desmarca en profundidad por la banda. Este movimiento permite crear una superioridad numérica en la zona del lateral contrario que tiene que decidir si defender el desmarque del extremo o proteger su zona. Dependiendo de la opción que escoja, el balón será jugado en profundidad (hacia el delantero) o al pie del extremo. A veces el movimiento se invierte, es el delantero quien viene a recibir y el extremo el que se desmarca en profundidad.

En la otra banda las posibilidades son un poco más numerosas ya que son 3 los jugadores que trabajan juntos, pero encontramos de manera general los mismos mecanismos.  El lateral contrario debe esta vez elegir si defender el movimiento hacia el interior del extremo (como en la otra banda) o defender al lateral del Villarreal que viene a colocarse muy arriba y que no duda a la hora de desmarcarse en profundidad si el espacio se libera.

El goleador crea la superioridad numérica para combinar o para salir en profundidad cuando el adversario presiona el desmarque al medio.

Si los extremos reciben el balón en los pies después de ese movimiento (que sea a la derecha o a la izquierda), se aprovechan de estar a banda cambiada para volver a atacar el centro y buscar al delantero del lado opuesto. Estas secuencias las dominan muy bien los hombres de Marcelino que demuestran una finura técnica y de un dinamismo para adelantarse al bloque contrario.

[CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/bsa0.mp4]

Desgraciadamente para el espectáculo no es el mecanismo más utilizado por el Villarreal que tiene tendencia a buscar muy rápido la solución en profundidad. Este plan de partido se adapta a los nuevos reclutas, con atacantes muy inteligentes en sus desplazamientos y que se aprovechan de su gran velocidad (Bakambu) o de una calidad en los desmarques (Soldado) para explotar los espacios a la espalda de la defensa.

Sin embargo estos pases verticales realizados por los defensores del Villarreal son a menudo leídos por los adversarios ya que la variedad de movimientos no permite sorprender a las defensas contrarias.

[CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/481o.mp4]

A pesar de las cualidades de Bakambu para buscar la profundidad, el enfoque ofensivo del Villarreal es muy estéril y al equipo le cuesta mucho crear ocasiones a partir de un ataque en estático. Podemos además constatar que el equipo de Marcelino es el que menos pases decisivos realiza en la Liga, prueba que la fuerza del submarino amarillo se halla mucho más en sus actuaciones defensivas que en la calidad de su juego ofensivo.

Su planteamiento ofensivo se basa en la idea de romper al rival aprovechándose de cada error que este cometa. Atacando con una estructura muy ancha, las dos líneas de 4 se estiran a lo ancho, con lo que el Villarreal obliga al adversario a defender con un bloque muy estirado horizontalmente. Por tanto los mecanismos de cobertura son casi imposibles para el adversario, ya que las defensas centrales se posicionan a 20 metros el uno del otro. El mínimo error de apreciación o una anticipación pueden aprovecharse.

El Villarreal construye entonces sus ataques buscando la profundidad desde los defensas, estirando al máximo el bloque para romper al rival. Dos elecciones que tienen consecuencias directas en el comportamiento del equipo cuando pierde el balón.

 

Transiciones defensivas

Con esta estructura tan ancha cuando el equipo tiene el balón, el Villarreal se ve incapacitado para aplicar una presión cuando pierde el balón, puesto que las distancias entre jugadores son demasiado importantes.

Es por esto que el equipo no utiliza el muy a la moda “counterpressing”. A cambio de esto los jugadores se colocan muy rápido para formar el 4-4-2 que tanto le gusta a su técnico.

Para que se pueda dar este repliegue, los centrocampistas tienen como objetivo frenar la contra adversa y presionar de manera racional al portador del balón del equipo contrario. Una misión que pueden lograr gracias a que se sitúan más atrás de donde pudiera perderse el balón, dado que el balón pasa directamente de defensas a atacantes.

[CTXT pidió permiso a la Liga para reproducir los vídeos que ilustran la pieza original, pero la institución ha negado los derechos. Pueden verlo en: https://cdn.streamable.com/video/mp4-mobile/8clp.mp4

El planteamiento ofensivo por lo tanto tiene una influencia enorme en la manera de gestionar la transición defensiva.

Además el Villarreal no tiene mayor interés en recuperar inmediatamente el balón puesto que el equipo es muy eficaz en una defensa en estático. Estando también más a gusto para atacar después de una recuperación en el centro del campo o en la defensa, el equipo se siente satisfecho de un simple balance defensivo más que buscar una perdida debido a una presión.

 

Villarreal – Conclusión

Lejos de ser el arquetipo del equipo español al que le gusta jugar con pases cortos en el medio campo, el equipo de Marcelino es en realidad temible en su pragmatismo.

Su 4-4-2 tomando por referencia el espacio y los compañeros plantea problemas a sus adversarios que no están acostumbrados a enfrentarse a este tipo de planteamiento. Adversarios que no pueden cometer ni un error contra un equipo que utiliza mucho la profundidad del campo, hasta el punto de abusar de ello a veces, con inteligencia.

Bakambu es el jugador que más se aprovecha de este enfoque, gracias a la calidad de sus desplazamientos y de su velocidad.

Sin embargo, Denis Suárez es seguramente el elemento más importante del sector ofensivo, y será interesante ver lo que haga el FC Barcelona con él la temporada que viene.

Finalmente no podía acabar sin hablar de Bruno, que es la verdadera piedra angular del equipo. De excepcional inteligencia en su posicionamiento defensivo, consigue también de manera regular crear cambios de juego con pases brillantes.

No cabe la menor duda de que su repercusión habría sido mucho mayor si el equipo se hubiese construido alrededor de sus cualidades.


Este análisis fue publicado en Analy'sport el 13 de marzo de 2016.

Traducción: Gabriel Méndez.

Villarreal, pequeña ciudad en la costa del mar Mediterráneo, forma parte de los mejores equipos españoles esta temporada a pesar de su relativo anonimato. Sin embargo, el club se sitúa en el primer tercio de la clasificación desde que subió de segunda división hace tres temporadas: es Marcelino el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Analy'sport

Autor >

Traducción: Gabriel Méndez-Nicolas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí