1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La victoria del FPÖ en Austria: notas para reflexionar sobre Europa

Existe una disyuntiva real entre luchas xenófobas y lucha de clases y en esa disputa por determinar el campo de batalla, los que defendemos una UE social y solidaria por el momento vamos perdiendo

Miguel Urbán 7/05/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado domingo, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, se constató una situación inaudita en la historia reciente de Austria. Ninguno de los  partidos en coalición del Gobierno austriaco ha conseguido alcanzar la segunda vuelta por primera vez desde la II Guerra Mundial.  Mientras, el candidato de extrema derecha del Partido Liberal Austriaco (FPÖ) consiguió por primera vez ser el más votado con el 35,3%, trece puntos por encima de la suma de la coalición de gobierno entre democristianos y socialdemócratas. Un resultado sorprendente, que no sólo demuestra la pujanza de la ultraderecha europea --el FPÖ forma parte en la Eurocámara del grupo Europa de las Naciones y las Libertades con partidos como el Frente Nacional Francés, la Liga Norte o el Partido para la Libertad de Holanda--, sino también la profunda crisis del sistema de partidos austriaco.  

La presencia parlamentaria de la extrema derecha en Austria no es nueva. De hecho, los procesos de desnazificación después de la II Guerra Mundial fueron muy tibios, pues los austriacos supieron presentarse como víctimas y no como colaboradores del régimen nazi. Ya en las elecciones de 1949, la Liga de los Independientes, agrupamiento de la mayoría de los cuadros y militantes nazis que apoyaron el proyecto de anexión de Austria a la Alemania del Tercer Reich, obtuvo un buen resultado con el 11,7% de los votos. A pesar de los buenos resultados decidieron cambiar el nombre de la formación, debido a un acuerdo alcanzado entre el núcleo fundador y círculos de la derecha liberal con el que pretendían conseguir una imagen más moderada del partido alejada de la asimilación al pasado nacional socialista.

De esta forma nace en 1956 el Partido Liberal Austriaco (FPÖ) (en alemán Freiheitliche Partei Österreichs), aunque realmente el FPÖ no consigue avances electorales sustanciales hasta que en septiembre de 1986 llega a la jefatura del partido Jörg Haider, que imprime una nueva impronta a la formación, rompiendo con el gobierno de coalición socialdemócrata y proyectando un discurso mezcla de nacionalismo, populismo y xenofobia imitando el ejemplo del FN francés ante sus éxitos en las elecciones europeas. Desde la jefatura del FPÖ, Haider se convirtió en uno de los políticos más famosos  y controvertidos de Austria, y con su liderazgo la formación ultraderechista comenzó un camino de ascensión electoral que le llevó a ser el partido más votado del Estado federado de Carintia en 1989,  en el que Haider llegó a ser su  presidente, gracias a un acuerdo con los conservadores.

El discurso populista de Haider en contra de la clase política y el sistema clientelar vigente desde la posguerra, el Proporzsystem, que otorgaba cargos y ventajas sociales en función de resultados de proporcionalidad política y un complicado engranaje burocrático dominando durante cuarenta años por socialdemócratas y conservadores [1],  mediante la utilización de un lenguaje rudo, sensacionalista y directo, consiguió conectar con una parte del electorado que encauzó su voto de protesta en el FPÖ. Durante la década de los ochenta y noventa Haider desplegó todo un arsenal de iconos y mensajes populistas, presentándose con una imagen amable desenfadada, rodeado de niños o personas mayores, campesinos a ser posible, a los que acostumbraba a ofrecerles “limpiar el establo”, expresión campesina, de los corruptos, de los que despilfarran el dinero de los contribuyentes y, por supuesto, de los extranjeros. Por ello se definía como un populista, entendiendo por tal al “hombre del pueblo” o, más bien, a “alguien que se encuentra en condiciones de expresar lo que mueve a la gente”, dispuesto a defender a “los pequeños” con un programa nacionalista, aunque, como Le Pen, trata al mismo tiempo de atraerse a quienes disponen de más recursos [2].       

El FPÖ, a pesar de su renovación política, mantiene los mitos de la extrema derecha de matriz nacional socialista 

El FPÖ, a pesar de su renovación política, mantiene los mitos de la extrema derecha de matriz nacional socialista, invocando consignas pangermanistas en las que expresaban el sinsentido de la existencia del Estado austriaco y la incorporación a la “patria alemana”. Unas alusiones siempre veladas, ya que contradicen el mandato constitucional que prohíbe explícitamente la unión de Austria y Alemania, pero que refuerzan su nacionalismo germánico. El ultranacionalismo del FPÖ se expresa también en el rechazo xenófobo al inmigrante: Haider presumía de ser el primer político en Europa que alertó del peligro de la inmigración. En este sentido el FPÖ ha venido reclamando, desde principios de la década de los noventa, la contención de la inmigración hasta que por lo menos el paro baje del 5%, al igual que instaba a limitar el número de escolares sin el alemán como lengua materna. El discurso xenófobo también se dirige contra la UE, y contra su ampliación una vez que Austria pasó a formar parte de la misma, intentando explotar el recelo que esta ha generado entre los campesinos por la puesta en práctica de la política agraria común.  

Estos ingredientes permitieron al FPÖ iniciar un crecimiento electoral constante desde 1983 hasta 1999, año en el que se convirtió en la segunda fuerza electoral del país con el 26,9% de los votos. Fueron los mejores resultados de su historia hasta las municipales de 2015 y les permitieron acceder al gobierno mediante una coalición con los democristianos, en donde ostentaron hasta seis carteras ministeriales. Una situación que generó una condena unánime de  los países miembros de la UE, que por primera vez en su historia impusieron sanciones diplomáticas a Austria, suspendiendo toda relación bilateral, aunque apenas duraron seis meses. Parece que la UE se está acostumbrando a que los gobiernos de sus países miembros estén formados por coaliciones conservadoras en las que esté presente la extrema derecha, ya que a partir del éxito de la FPÖ al menos otros seis gobiernos de países miembros de la UE han estado formados o apoyados por partidos catalogados de extrema derecha sin que esta haya aplicado ninguna sanción al respecto.

El éxito del FPÖ supuso también el inicio de su caída. A partir de la entrada en el gobierno, la formación ultraderechista no paró de cosechar malos resultados electorales y crisis internas que incluso llevaron al propio líder populista a escindirse de la formación y crear un nuevo partido, Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ) en 2005. La crisis del gobierno y en especial del FPÖ se produjo no por las sanciones de la UE o las presiones internacionales, sino por las contradicciones internas del propio FPÖ y su carismático líder: "Como partido de Gobierno, el FPÖ fue incapaz de satisfacer las expectativas que había despertado cuando ejercía de oposición fundamental". Las bases del éxito del FPÖ fueron sus grandes debilidades: una vez que tuvieron que formar parte del gobierno la imagen de partido de protesta se desvanecía, su verbalismo populista se aplacaba ante su responsabilidad gubernamental, los grandes atractivos del partido se desvanecían. Además la entrada de los liberales austriacos en el gobierno evitó el desgaste político que suponía para el sistema otra “gran coalición” de socialdemócratas y conservadores que limitaba las opciones del electorado y dejaban el camino libre para un hipotético FPÖ en la oposición.     

Algunos politólogos adjudicaron al canciller Wolfgang Schüssel, del Partido Popular,  que desde el año 2000 gobernó Austria en coalición con la derecha haideriana, el mérito de haber estrangulado políticamente a sus socios derechistas en el Gobierno, pero otros niegan esta versión. El comentarista Hans Rauscher señala en el diario Der Standard que "el haiderismo --movimiento xenófobo, perjudicial para la democracia, incompetente y con residuos nazis-- no ha sido domado en absoluto, sino que ha impregnado la genética política de Austria".

La crisis de partidos tradicionales no es una característica propia de Austria, sino más bien de la mayoría de los países europeos

Tras la crisis de gobierno de 2002, Haider abandonó la dirección federal del partido, pero su influencia política en la formación no cedió hasta su escisión y la formación del BZÖ en 2005, el momento más crítico para la formación desde su nacimiento. Al  escindirse  Haider,  el FPÖ perdió fuerza política, su feudo de Carintia y su capacidad de formar gobierno. En el peor momento para la formación ultraderechista, alcanza su jefatura Hein-Christian Strach, que radicaliza de nuevo el discurso y aporta una imagen más popular alejada de las “buenas familias” que hasta el momento habían dirigido el partido. Con Strach el FPÖ recobra paulatinamente el dinamismo perdido. Asimismo, desde la muerte de Haider y posterior perdida de fuelle del BZÖ, su principal competidor, reinicia un ascenso electoral que tiene su momento más destacado con las municipales de Viena de 2015 en donde alcanza el 32,3% de los votos, convirtiéndose en la segunda fuerza del país.

Para poder entender el éxito del FPÖ en las últimas contiendas electorales hay que tener en cuenta dos elementos fundamentales que ponen en jaque el propio régimen austriaco y que tienen una honda relación con la crisis política que vive Europa.

La crisis de partidos tradicionales no es una característica propia de Austria, sino más bien de la mayoría de los países europeos. De esta forma, estamos viendo el desplazamiento de los espacios electorales tradicionales hacia opciones políticas que hasta ahora se encontraban en sus márgenes. En el pasado, los candidatos de los dos principales partidos políticos del país alpino solían superar juntos el 80% de los votos en las elecciones presidenciales. En estas elecciones el FPÖ no sólo ha conseguido ser la fuerza más votada con el 35,3% de los votos sino que los candidatos de la coalición en el poder, el democristiano Andreas Khol, ha sido  cuarto con el 11,2%, por delante del socialdemócrata Rudolf Hundstorfer, con el 10,9%. En este sentido, las elecciones presidenciales han servido de termómetro del apoyo popular a la coalición en el gobierno que se ha demostrado muy escaso.

La crisis de los partidos que tradicionalmente han ostentado el poder después de la II Guerra Mundial no parece ser un síntoma exclusivamente austriaco, sino más bien europeo. En los últimos años hemos visto cómo fundamentalmente la socialdemocracia se ha visto desplazada electoralmente por la emergencia de nuevas fuerzas que están ocupando gran parte de su espacio político. Aunque en la mayoría de los casos este desplazamiento se ha producido hacia la derecha, en algunos casos también se ha producido por su izquierda como en Grecia con Syriza.

El reclamo identitario apela explícitamente a la discriminación de sectores sociales según su origen o pertenencia cultural

De hecho, Alexis Tsipras escribía pocos meses antes de acceder al poder: “La crisis actual de la socialdemocracia es equivalente a la crisis de Europa. Cuanto más siga siendo aquella una espectadora de su propio callejón sin salida estratégico --y yo diría que también histórico-- tanto más sus respuestas a los desafíos actuales seguirán basándose en los reflejos conservadores de los años 90. Y tanto más perderá el ritmo de la historia, porque los desafíos de la actual coyuntura han cambiado de signo” (…) “cuando una fuerza política histórica deja de representar los intereses sociales que representaba históricamente, entonces tarde o temprano es reemplazada por las fuerzas que verdaderamente pueden representarlos. Porque la política como la naturaleza tiene horror al vacío”.

En Grecia la crisis de la socialdemocracia se saldó con la victoria de Syriza en las elecciones de enero de 2015 defenestrando políticamente al Partido Socialista griego, el Pasok, después de varios años de conflictividad social y de gobiernos de “unidad nacional” para implementar las medidas de ajuste de la Troika. En Austria, sin embargo, mientras la situación tiene elementos comunes en la descomposición de los principales partidos, en este caso la disputa por el espacio político de la socialdemocracia lo encarna la extrema derecha del FPÖ.

Quizás sea Viena el ejemplo más paradigmático de esta disputa y de la propia crisis del partido socialista austriaco. La capital austriaca ha sido gobernada por la socialdemocracia desde 1919, con la excepción del periodo entre 1934 y 1945, el del dictador Engelbert Dollfuss y de la anexión de la Alemania nazi. Desde 1945 lo ha hecho ininterrumpidamente, lo que le ha valido el sobrenombre de Viena la Roja”. En las elecciones municipales del año pasado, a pesar de que la socialdemocracia consiguió mantener la alcaldía con el 39,5% de los votos, cosechó su segundo peor resultado desde 1945 sólo por detrás del 39,2 de 1996. Por el contrario, el FPÖ con su campaña Viena no debe de ser Estambul” obtuvo su mejor resultado en la historia de las municipales vienesas con el 32,3%, incluso por delante del resultado del carismático Haider en 1996, que consiguió el 27,6%. La campaña del FPÖ conjugó propuestas y soflamas islamófobas como paremos la tercera invasión musulmana”, con consignas como que el objetivo del FPÖ era hacer la “revolución de octubre” apelando directamente al electorado tradicionalmente de izquierdas.

El éxito electoral del FPÖ no se basa en la profunda crisis de los partidos tradicionales, es más bien la expresión de esa crisis, que consigue canalizar políticamente a través de la conjunción de cuatro elementos fundamentales:

Una política contestataria, encarnada en el rechazo al sistema político parlamentario agitando la bandera de la democracia en defensa de los intereses populares, de los de abajo, contra las élites corruptas. El propio Haider llegó a abogar por crear una “tercera república” sin partidos en la que se gobernaría por referéndum de una forma directa. Esta invocación a recuperar la democracia secuestrada por la oligarquía política corrupta, denominada por la ultraderecha como “partidocracia”, ha resultado ser uno de los factores de movilización electoral fundamental para la extrema derecha europea. El éxito electoral de la bandera de la auténtica democracia por parte de la ultraderecha no se puede entender sin valorar el déficit democrático de las sociedades en las que surge, de la trasformación sistémica de una sociedad globalizada y de la deslegitimación de la política y de lo político que se ha producido en su seno ante la propia devaluación de las ideologías.

El reclamo identitario apela a la amenaza que se cierne sobre la comunidad nacional amenazada por la “contaminación” del multiculturalismo, la migración o la islamización. Un recurso reiteradamente utilizado a lo largo de la historia para fortalecer la cohesión y asegurar el consenso social. Aportando no sólo un enemigo sobre el que dirigir el malestar, sino también una propuesta afirmativa, reconquistar la identidad como comunidad, salvaguardar el concepto  agregativo “nosotros”. Una movilización que trasvasa la inmediatez de la protesta por un proyecto de largo aliento, ¿cuándo acaban los peligros?;  convirtiéndose en identidades “predatorias” cuya construcción social y movilización requieren la extinción de otras categorías sociales próximas, definidas como una amenaza para la existencia misma de determinado grupo definido como “nosotros” (…),  que se vuelven predatorias al movilizarse y concebirse a sí mismas como una mayoría amenazada (…) Se trata de demandas relativas a mayorías culturales que intentan vincularse exclusiva o exhaustivamente con la identidad nación” [4].  

De esta forma en el último mitin de la primera vuelta de las presidenciales Hofer, el candidato más joven de los seis que concurrían a estas elecciones y vicepresidente tercero del Parlamento austríaco por el FPÖ, afirmaba: “El islam no es parte de Austria y si mantenemos nuestra política en el año 2050 la mitad de los menores de 0 a 12 años de todo el país serán musulmanes. No quiero que Austria sea un país de mayoría musulmana”. La retórica llana y cercana de Hofer ha permitido transmitir los aspectos más duros del FPÖ sin la agresividad que solían mostrar otros candidatos en el pasado y que asustaban a la enorme mayoría de los votantes. Esta capacidad ha llevado a algunos comentaristas a definirlo como un ultra “con piel de cordero”.

El reclamo identitario apela explícitamente a la discriminación de sectores sociales según su origen o pertenencia cultural. Una restricción al concepto de pertenencia “nacional” que ataca directamente el concepto de protección jurídica en relación a la pertenencia a la comunidad, que llega incluso a la exclusión legal y sienta las bases programáticas de la xenofobia política del siglo XXI. Enarbolando un “chauvinismo” del bienestar entre los que tienen derecho a ser protegidos y los que no, una ficticia disputa por recursos escasos en donde “el servicio de empleo austríaco debe atender primero a los austríacos. Un presidente toma decisiones para todos, también para los que acaban de llegar al país, pero en primer lugar para los austríacos. Ese es mi compromiso”.

De hecho, Hofer se presenta a sí mismo como un protector de la patria ante los peligros exteriores, fundamentalmente la llegada de miles de refugiados, fundamentalmente sirios e iraquíes. Enarbolando un populismo punitivo que  crea una sensación de emergencia y de gran inseguridad a partir de algún hecho concreto, para que sea mucho más fácil convencer a la población de que se necesitan medidas excepcionales y no ordinarias para combatir la situación que ha generado la alarma. En este sentido, el propio Hofer se muestra partidario de la venta de armas por los tiempos de incertidumbre derivados de la llegada de los refugiados, y hasta ha revelado que en ocasiones lleva pistola.

El próximo 22 de mayo sabremos si Austria tendrá por primera vez desde la II Guerra Mundial un presidente ultraderechista y la tormenta política que puede suponer tanto para un proyecto europeo en crisis como para una extrema derecha en ascenso. Pero más allá de que al final Hofer consiga alcanzar la presidencia de Austria, lo que está fuera de toda duda es la polarización y quiebra de la política austriaca y europea. Producto de años de “gran coalición” entre conservadores y socialdemócratas, de una determinada opción de construcción de la unidad europea y de políticas de ajuste austerita. El que el campo de batalla se esté desviando cada vez más hacia las identidades y las pertenencias muestra que a día de hoy existe una disyuntiva real entre luchas xenófobas y lucha de clases y que, en esa disputa por determinar el campo de batalla, los que defendemos una Europa social y solidaria por el momento vamos perdiendo.

 

------------

Miguel Urbán es eurodiputado de Podemos.

Notas:

[1] Casals, Mesenger X. (2004). Op Cit. pp 117. 

[2] Rodríguez. Jiménez. J.L. (2004). Op Cit. pp 176.

[3] Con tercera invasión el FPÖ se refería a que Viena fue sitiada dos veces por los otomanos, un tema tradicionalmente muy sensible entre los austriacos más conservadores, y que ha hecho de este país el principal opositor a la entrada de Turquía en la UE.

[4] Appadurai, A. El Rechazo a las Minorías, Ensayo sobre la geografía de la furia. TusQuets, Barcelona 2007, pp 69.

El pasado domingo, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, se constató una situación inaudita en la historia reciente de Austria. Ninguno de los  partidos en coalición del Gobierno austriaco ha conseguido alcanzar la segunda vuelta por primera vez desde la II Guerra Mundial.  Mientras, el candidato...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Urbán

Es eurodiputado de Anticapitalistas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí