1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DEBATE

Una invitación a José Antonio Zarzalejos

Disentir de las tesis políticas defendidas por ciertos intelectuales no es un “ajuste de cuentas” sino la expresión de un desacuerdo razonado

Ignacio Sánchez-Cuenca 10/05/2016

<p>Leña</p>

Leña

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Aunque tenga profundas diferencias ideológicas con José Antonio Zarzalejos, siempre he seguido con interés sus opiniones políticas. No he podido estar más en desacuerdo con la posición que adoptó como director de ABC, tanto en el fondo como en las formas utilizadas, a propósito de asuntos como el proceso de paz con ETA y el nacionalismo catalán, pero leí sus argumentos con atención y respeto, aprendí de ellos y me sirvieron para refinar los míos. Considero que voces como las suyas son fundamentales para que tengamos una esfera pública plural. Por eso mismo me ha causado tanta decepción un artículo suyo publicado en El Confidencial (La desfachatez intelectual: un ajuste de cuentas) en el que critica de forma poco rigurosa un libro mío titulado La desfachatez intelectual. Escritores e intelectuales ante la política (Catarata, 2016).

El artículo de Zarzalejos acaba confirmando, por vía indirecta, algunos de los vicios que dominan en el debate español y que analizo críticamente en mi libro. Su texto es un compendio de los obstáculos que tenemos para que se produzca un intercambio libre y limpio de razones que permita al lector formarse un juicio propio.

En primer lugar, Zarzalejos confunde la crítica con el ataque. Yo he criticado las opiniones políticas de algunos intelectuales, pero no les he atacado. No he utilizado descalificaciones personales, no les he atribuido motivaciones espurias y no he buscado cuestionar la calidad de los trabajos literarios y ensayísticos de los autores criticados. Me he limitado a analizar sus intervenciones públicas a propósito de asuntos políticos y económicos. De ahí que no tenga mucho sentido que Zarzalejos concluya que mi libro es un “ajuste de cuentas”.

Que Zarzalejos entienda el libro como un “ajuste de cuentas” resulta bastante significativo: revela su escasa disposición a aceptar la posibilidad de que haya argumentos críticos con las posiciones que él y otros muchos defienden. ¿Por qué estar en desacuerdo con las tesis políticas defendidas por ciertos intelectuales tiene que ser un “ajuste de cuentas” y no la expresión de un desacuerdo razonado? El tono de su artículo demuestra lo mal que algunas figuras encajan el disenso.

Criticar la tesis de Antonio Muñoz Molina de que una de las causas de nuestro déficit fiscal es el gasto público en festejos populares no es una descalificación de Muñoz Molina. Criticar los ditirambos que Mario Vargas Llosa dedica a Esperanza Aguirre no es descalificar a Vargas Llosa. Criticar las tesis de Fernando Savater en contra del nacionalismo no es descalificar a Savater. Criticar la tesis de Jon Juaristi de que los refugiados sirios vienen con sus hijos para tocar la fibra sensible de los europeos y no porque no quieran dejarlos abandonados en un territorio en guerra no es descalificar a Juaristi. Criticar las tesis de César Molinas sobre la propensión de los políticos españoles a generar burbujas económicas no es descalificar a Molinas.

Un intelectual orgánico del PSOE no habría defendido un referéndum en Cataluña, como vengo haciendo desde hace más de diez años

A raíz de la publicación del artículo de Zarzalejos, Luis Garicano enviaba un tuit con este mensaje: “Ser atacado (junto con mis admirados Muñoz Molina y Cercas) por un irredento del zapaterismo es un honor”. Pero yo no he atacado a Garicano: en el libro aparece él descrito como un economista excelente. En ningún momento le ataco ni personal ni ideológicamente, tan solo critico algunas de las tesis políticas que expone en su libro El dilema de España. Desde luego, no entro a descalificarle (no como hace él, llamándome “irredento del zapaterismo”). Su tuit revela, una vez más, una cierta dificultad para asumir la crítica. En el libro señalo en repetidas ocasiones que esta confusión entre crítica y ataque es uno de los peores vicios del debate público español.

En segundo lugar, Zarzalejos utiliza la descalificación personal para despachar el desacuerdo. Es este otro de los rasgos negativos de nuestra esfera pública: resolver una divergencia tratando de deslegitimar a quien defiende la postura contraria. La expresión “irredento del zapaterismo” que mencionaba Garicano es la que utiliza Zarzalejos en su artículo. También me llama “intelectual orgánico” del zapaterismo y entra directamente en el terreno de las mentiras, como cuando me atribuye una difusa responsabilidad en la elaboración de la Ley de Memoria Histórica. Todo esto es tan absurdo como innecesario.

Absurdo porque nunca he sido “intelectual orgánico” y no colaboré jamás con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (nunca cobré un solo euro por ningún trabajo o asesoría, nunca estuve en cargo o comisión alguna, nunca nadie desde el Gobierno me pidió opinión o documento alguno). Llevo escribiendo en prensa desde el año 1997 y en ocasiones he apoyado iniciativas del PSOE y en otras las he criticado. Si Zarzalejos se tomara el esfuerzo de leer un libro muy breve que publiqué en 2012 (Años de cambios, años de crisis. Ocho años de gobiernos socialistas), podría comprobar que así como tengo un juicio bastante positivo de la primera legislatura de Zapatero, tengo un juicio tan o más negativo de la segunda. Supongo que un intelectual orgánico no habría hecho algo así. Tampoco un intelectual orgánico del PSOE habría defendido públicamente la necesidad de realizar un referéndum en Cataluña, como vengo haciendo desde hace más de diez años; ni habría hecho una crítica dura al proceso de integración europea y a la existencia de la unión monetaria (como expuse en otro libro, La impotencia democrática).

Uno de los problemas más serios de nuestro debate público consiste en que se declare la ilegitimidad moral de ciertas posiciones políticas

Todas estas son posturas muy alejadas de Zapatero, del PSOE y de la socialdemocracia. En cuanto a lo que dice Zarzalejos de la memoria histórica, pertenece al terreno de la fantasía. Meter en su artículo una frase como esta: “a él se le atribuyen inspiraciones presidenciales que se materializaron en iniciativas legislativas muy polémicas como la de la memoria histórica” es, sencillamente, mala práctica periodística. ¿Quién me atribuye eso? ¿Sobre qué base? Si Zarzalejos se refiere a habladurías, ¿para qué se hace eco de ellas? Si tiene información más precisa, ¿por qué no la aporta?

Por tentador que resulte, no voy a entrar en el juego descalificatorio de Zarzalejos. El hecho de que él sea un conservador no añade ni resta un gramo de razón a sus argumentos; asimismo  sus conexiones personales con bastantes de los criticados en mi libro (Muñoz Molina, por ejemplo, escribió el prólogo a su libro Mañana será tarde) creo que son también irrelevantes. En el juego clásico del debate patrio, a mí me tocaría a continuación contraatacar con artillería pesada a cuenta de la posición ideológica de Zarzalejos y de sus circunstancias personales, pero le voy a evitar al lector algo tan tedioso y previsible. Es una pena que Zarzalejos no haya querido hacer lo mismo.

En tercer lugar, Zarzalejos, con excesiva suficiencia, lanza opiniones sin fundamentarlas, una práctica también muy extendida en nuestro debate público. Por ejemplo, dice que elaboro “digresiones —con errores— sobre ETA” pero no pone un solo ejemplo de esos errores. También dice que insulto a los intelectuales; sin embargo, no ofrece ilustración alguna. Quizá lleve razón y me haya excedido en alguna ocasión; en cualquier caso, un mínimo compromiso con el rigor requiere la cita literal para que el lector pueda juzgar. Esta forma de lanzar opiniones puede generar equívocos. Mostraré uno de ellos. Zarzalejos afirma que mi libro es una especie de reflejo especular de las tesis que defienden los intelectuales criticados: “Sánchez-Cuenca, en ejercicio del autoritarismo discursivo, no concibe que puedan criticarse los servicios que Rodríguez Zapatero prestó al país, del modo en que se hizo, por los que él zahiere.” Esto no es cierto y Zarzalejos no ofrece ninguna cita al respecto.

Yo siempre he entendido (y he defendido) que haya opiniones a favor y en contra de llevar a cabo un proceso de paz con una organización terrorista como ETA. Lo que critico es precisamente que quienes se oponían a dicho proceso, en lugar de ofrecer razones, acusaran de forma gruesa a todo a aquel que no estuviera de acuerdo con sus posiciones de ser un miserable moral o un cómplice de ETA. En el libro ofrezco abundantes ejemplos de esta actitud moralizante, que encontró, por lo demás, una caja de resonancia en los editoriales que publicaba el diario ABC en aquellos años.

Uno de los problemas más serios de nuestro debate público consiste en que se declare la ilegitimidad moral de ciertas posiciones políticas. En ese sentido, creo que no incurro en lo que Zarzalejos llama “autoritarismo discursivo” (en el libro utilicé la idea de “machismo discursivo” de Diego Gambetta), pues lo que defiendo es, justamente, que resulta legítimo tanto estar a favor como en contra del proceso de paz, que hay diferentes alternativas para acabar con el terrorismo y que esas alternativas no se pueden juzgar solo desde consideraciones morales. Esto, creo, es lo que tantos intelectuales antiguamente progresistas y hoy liberales o conservadores no han estado dispuestos a admitir.

Algo falla cuando dos intelectuales Muñoz Molina y Savater establecen una conexión entre nuestras dificultades económicas y el nacionalismo

En cuarto lugar, resulta extraño que Zarzalejos apele a la jerarquía intelectual para desactivar ciertas críticas, como si hubiera autores que, gracias a su obra, quedan inmunizados ante el escrutinio de los lectores. No de otra manera puede entenderse esta frase: “la mayoría de los [autores] que arrolla con sus invectivas han contraído méritos que les regatea injustamente un autor que no tiene aún su rango referencial”. Es precisamente la existencia de ese “rango” lo que ha producido tanta impunidad intelectual en nuestro debate público: los autores de mayor reconocimiento consideran que pueden publicar cualquier ocurrencia sin anticipar por ello crítica de ningún tipo. A causa de dicha impunidad, la calidad de los argumentos y la coherencia interna de las tesis defendidas han ido decayendo hasta los extremos que describo en el libro.

Por poner un ejemplo que analizo con calma en La desfachatez intelectual: algo falla en nuestra esfera pública cuando dos intelectuales tan reputados como Antonio Muñoz Molina y Fernando Savater establecen en sus escritos una conexión entre nuestras dificultades económicas y la existencia del nacionalismo. Puesto que ni quienes reseñan los libros en los suplementos culturales, ni los directores de periódico, ni los propios colegas con similar “rango referencial” se han tomado la molestia de cuestionar estas ideas tan osadas, tendrán que ser autores más modestos quienes acaben haciéndolo.

Aparte de todos estos problemas (confusión entre crítica y ataque, descalificación personal con mentiras incluidas, opiniones no fundamentadas y recurso a la autoridad para frenar la crítica), el artículo de Zarzalejos realiza una lectura muy ideologizada del libro, reduciéndolo a una supuesta apología del “zapaterismo”. Basta leer este otro artículo aparecido al día siguiente del de Zarzalejos, a cargo de Carlos Prieto, en el mismo medio, El Confidencial, para darse cuenta de que el antiguo director del ABC proporciona una interpretación muy sesgada del libro.

En fin, más que como una respuesta, me gustaría que este texto fuera una invitación a José Antonio Zarzalejos para que eche por la borda los tics señalados, que tanto empobrecen nuestra esfera pública, y podamos debatir en condiciones sobre los asuntos que él quiera, ya sea mi libro La desfachatez intelectual, el final de ETA, el nacionalismo catalán o las teorías de Muñoz Molina sobre la crisis, sin una descalificación moral del otro, olvidándonos de las jerarquías e intercambiando argumentos y razones. Seguro que el resultado sería más interesante para los lectores.

Aunque tenga profundas diferencias ideológicas con José Antonio Zarzalejos, siempre he seguido con interés sus opiniones políticas. No he podido estar más en desacuerdo con la posición que adoptó como director de ABC, tanto en el fondo como en las formas utilizadas, a propósito de asuntos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. John

    La reacción más visceral al libro que he leído es la de Savater, http://elpaissemanal.elpais.com/columna/enemigo/ que dice mucho de la altura moral de su autor. Si el propio Sánchez-Cuenca hubiése tratado de escribir una respuesta paródica por parte de los intelectuales cuyo trabajo de opinión critica su libro, difícilmente habría podido superar al producto original.

    Hace 5 años 2 meses

  2. Carlos

    Mi agradecimiento por destapar la pobreza en el debate politico en general y la sobreprotección clientelar hacia los intelectuales de este pais. Ojalá sirva para algo.

    Hace 5 años 6 meses

  3. Alejandro

    Es magnífico encontrar que aún es posible expresar opinionee diferentes, o discrepancias abiertas, sin sin perder el respeto a la persona a quien se dirigen, ni caer en un tono agresivo e insultón en las expresiones. Y lamentablemente esto cada vez es más escaso. Felicidades por haberlo hecho así, y ojalá tu ejemplo cunda.

    Hace 5 años 6 meses

  4. jose luis

    Espero leer su libro, y coincido en su tesis fundamental que es deslindar el juicio de las opiniones, el debate, de la descalificación personal, grupal y el etiquetamiento, tan habitual en nuestro país. Sin embargo si es verdad que muchas referencias de su libro realizadas en algunos medios como en infolibre si que incidían en el tema de los bandos, y es cierto que hay un grupo de intelectuales y articulistas que está pidiendo paso, y esto a veces se interpreta así, hay que echar a las vacas sagradas tradicionales, agrupadas en torno al grupo PRISA fundamentalmente. Con esa misma simplificación me sorprendió que la presentación del libro fuera a cargo de Luis García Montero, que creo no será un intelectual orgánico, pero en el mundo de la poesía es bien sabido que es el gran mandarín de la poesía española, con control sobre ediciones y concursos literarios, en fin...

    Hace 5 años 6 meses

  5. Rafadazcor

    Excelente, rebatiendo la banalidad y simpleza de un artículo hecho sobre un libro leido con prejuicio previo. La desfachatez intelectual continúa por sus propios artífices o por sus voceros. Es cosa del culto a la personalidad, de forma acrítica.

    Hace 5 años 6 meses

  6. Javier Peláez

    El análisis de los intelectuales es incluso demasiado ecuánime y pese a ello levanta ampollas.El análisis de las consecuencias de la secesión de Cataluña es flojo.No tiene en cuenta los problemas de la pérdida de la nacionalidad de determinados catalanes a no ser que piense ingenuamente que va a haber doble nacionalidad y también pico razonada la influencia del tema nacional en el social.Por lo demás un libro valiente.

    Hace 5 años 6 meses

  7. Javier Peláez

    Su libro me gusto aunque creo que es flojo en sus análisis de las consecuencias de la secesión de Cataluña.No es muy acertado en su análisis de los inconvenientes de la pérdida de pluralidad y nacionalidad española a no ser que crea que determinados catalanes van a mantener doble nacionalidad en caso de independencia,como quiere Junqueras,cosa por la que no pasaría el resto del Estado.Tampoco es realista su análisis de las influencias del tema nacional y el social.Es evidente que el tema nacional catalán derechizaría al resto del Estado.Por lo demás el análisis de los intelectuales es muy acertado e incluso demasiado ecuánime y aún así levanta ampollas...

    Hace 5 años 6 meses

  8. Javier Peláez

    Hoy Félix de Azua le tira una puya en EL PAÍS con ese sistema de no citarle-a Sánchez-Cuenca- para ningunearle como usted mismo cuenta en La desfachatez intelectual.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Jose Bembibre

    No soy yo un fan de Sanchez Cuenca. Discrepo de su posición indulgente, cuando no proclive al PSOE, con la que se ha manifestado en estos años. Pero su libro y sobre todo su gallardía al escribirlo me parecen extraordinarios. Creo que "La desfachatez intelectual" junto con "El cura y los Mandarines" y el "Precio de la Transición" de Gregorio Morán forma una trilogía imprescindible para entender nuestra historia reciente y este periodo donde se alumbra la posibilidad de llevar a cabo una autentica Transición, que si se consuma pueda arrojar otra luz sobre biografías que creían ya pulidas y acabadas. Es en esta posibilidad, en la que se enmarca la respuesta desmesurada del Sr. Zarzalejos, al que también leo con atención y respeto. Se trata de hacer piña con compañeros de viaje y de miserias. No lo dice Sanchez Cuenca, pero será evidente si Zarzalejos no acepta el envite del debate en el campo abierto de las ideas. Gracias a CTXT por ofrecernos estas oportunidades y a Sanchez Cuenca por su libro y su respuesta.

    Hace 5 años 6 meses

  10. Barçafirst

    Impecable. Mi única apostilla seria reemplazar las dos referencias a las "mentiras" por "falsedades", precisamente para no caer en lo que se denuncia en esta respuesta y todavía con más claridad en el excelente libro que tantas ampollas ha explotado entre nuestra "ilustre intelectualidad".

    Hace 5 años 6 meses

  11. Luisita

    Lo más curioso es que salten del objeto al sujeto, que de la desfachatez intelectual salten a la desfachatez personal; dejando claro que un nunca hubo una burda y miserable persona que pudiera construir un pensamiento crítico solvente. Vamos, que si eres un mierda de tío, cómo se te ocurre ir de intelectual para que te pillen!. Al final no solo van a demostrar su debilidad de intelecto sino lo porquería de personas que son.

    Hace 5 años 6 meses

  12. Manuel

    He conocido hace poco a Ignacio por el Intermedio (único programa al que se puede prestar atención en la tv, no así a Ferreras y su esposa: los que "realmente" ganan las elecciones). Creo que es de una talla intelectual fascinante (repito que conozco poco de él), y de un nivel de debate y análisis muy poco frecuente, al menos (recuperemos la expresión) en la "caja (cada vez más) tonta". También hace poco que sigo a ctxt, y les felicito, doblemente: por tener a Ignacio y por publicar con este nivel. Personalmente respeto mucho a Zarzalejos, representante de una derecha cualificada que, en este caso se ha columpiado. La respuesta de Ignacio, en su línea, inteligente. Gracias por responder así. ¡¡Cuánto me acuerdo de mi amado profesor Jesús Ibáñez!! Lo digo por la talla moral, el nivel intelectual y la posición crítica. Un saludo a todos y gracias a ctxt.

    Hace 5 años 6 meses

  13. Ramón

    ¡Qué bueno Ignacio, pero qué bueno!

    Hace 5 años 6 meses

  14. Javier

    No he leído aún su libro, pero la respuesta que usted ha dado al artículo del señor Zarzalejos me ha convencido de hacerlo cuanto antes. Efectivamente, el término que acuño en el título de su libro, "La desfachatez intelectual" define con claridad meridiana lo que millones de ciudadanos de toda España venimos padeciendo desde hace décadas : la prepotencia y el más absoluto desprecio a la diversidad de opiniones, sobre todo cuando estas tienen caracter progresista (sobre la aconfesionalidad del Estado, la plurinacionalidad de España, la diferentes opiniones sobre la consecución de la paz en Euskadi, etc...). Se ha solidificado en nuestro país un régimen político corrompido y mantenido por los grandes medios de comunicación públicos y privados y alimentado por la voracidad de quienes conforman ese nutrido grupo de descarados intelectuales, al que podemos añadir desde su artículo "La desfachatez intelectual : un ajuste de cuentas" al señor Zarzalejos, que ya se ha quitado también la careta. Ahora habrá que aguantar sus ataques desesperados hacia quienes ven con claridad el fin de un ciclo político al que todos ellos han sido fieles sirvientes muy bien remunerados.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí