1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Errejón y el populismo, en tres tesis

El secretario Político de Podemos sistematiza en ‘A mitad de camino’ sus discrepancias ideológicas con Garzón, aunque el artículo es más interesante por lo que omite que por lo que enuncia

Javier García Garriga 11/05/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En estos días de feliz confluencia, tiene cierto interés recuperar la discusión en Fort Apache sobre Podemos y el populismo. Si dejamos a un lado las intervenciones de Alberto Garzón, es Carolina Bescansa quien, a partir del minuto 49:30, hace la que tal vez sea la aportación más relevante para comprender a los populistas de izquierda: “No querría abandonar la mesa sin decir algo relativo a las condiciones materiales que subyacen y acompañan a este proceso de crisis de régimen que evalúo como momento populista, momento populista acompañado en el nivel mundial por un crecimiento de la desigualdad sin precedentes […]. Más allá de la reflexión sobre la lógica de la capacidad performativa [realizativa] de la palabra, que me parece crucial, creo que no conviene perder de vista las condiciones materiales que acompañan a todo esto”. La cuestión no es que lo dicho sea  extremadamente vago, sino que se trata de un mero inciso para seguir anclados en el discurso.

Entretanto, Íñigo Errejón ha publicado un artículo en el que, de algún modo, sistematiza sus discrepancias ideológicas con Garzón a la hora de articular el siempre difícil vínculo entre teoría y praxis política. Pero me temo que, de nuevo, el documento es más interesante por lo que omite que por lo que enuncia. Veámoslo.

 

1.- Politicismo

Errejón viene a decir –partiendo para ello de una anécdota-- que ya no es la economía lo que explica la movilización ciudadana –sus “simpatías o antipatías”. Esto puede entenderse, en todo caso, como una impugnación del determinismo materialista más o menos engelsiano. No hay –o no debería haber-- problema alguno con eso. Pero sí lo hay cuando, aceptado ese punto, se dan algunos saltos ilegítimos. Por ejemplo, inferir de casos particulares que ya no hay “un terreno ideológico común”, y luego, como empujados hacia esa suerte de pendiente resbaladiza que encadena falacia tras falacia, sostener que la política, en tanto que “actividad de construir orden y sentido en medio de voluntades entrecruzadas”, constituye "el terreno de combate fundamental para construir posiciones y cambiar los equilibrios de fuerzas en una sociedad".

(Por aquello de las precauciones ideológicas de que alguna vez habló Manuel Sacristán, adviértase antes de continuar que este lenguaje de Errejón mantiene cierto parentesco con el de un defensor de la “democracia de propietarios” como John Rawls, incluso con el de un socioliberal como Jürgen Habermas, quien no tiene empacho en extirpar del diálogo constituyente toda cuestión relacionada con la economía de mercado –con el capitalismo, para ser más precisos--. Estos dos autores, que siguen gozando de enorme reconocimiento académico, entienden que el consenso es “sólo político”, y la obediencia a la ley que resulte de ese silencio tendido sobre lo económico, un deber de civilidad. Por cierto que el constitucionalismo español de hoy, que se dice, en su versión más reciente, liberal-progresista y patriota, hereda de su tradición de vencedores la fe en el consenso –léase, mantenimiento del orden-- y en la presunta política “posmetafísica” –léase, posmaterialista- de un Rawls o un Habermas.)

Para oponerme a esta tesis ni siquiera estoy pensando en el “viejo” socialismo: basta considerar las distintas batallas contra la barbarie expresada en múltiples formas en eso que llamamos Sur Global. W. Benjamin, la interpelación de las víctimas o el recurso a “los de abajo” es en efecto un lugar de encuentro para las distintas políticas transformadoras. Pero no es verdad que “la simpatía” tenga que ver "fundamentalmente con una percepción difusa de representar lo nuevo, lo ajeno a las elites tradicionales y una promesa general de renovación del país". Eso lo podría haber canalizado cualquiera con la capacidad y la audacia de los líderes de Podemos pero con principios ideológicos radicalmente opuestos. En este orden de cosas, no es un asunto menor el hecho de que la derecha y la “nueva” derecha (PP y C’s) hayan obtenido más votos  –aun sin incluir ahí al PSOE, que es el lugar que le corresponde-- que la izquierda y la “nueva” izquierda (IU y Podemos). Ni “lo nuevo” ni “las izquierdas” ganaron los comicios del 20-D. Mal que nos pese, el “terreno ideológico común” de la mayor parte de la ciudadanía sigue siendo el individualismo posesivo (liberal o neoliberal). O sea, la derecha.

Pero la “simpatía”, lograda además de forma vertiginosa, es cosa que, ciertamente, puede y debe ir en aumento. A mi juicio, no obstante, la razón para ello sigue estando más del lado de la economía que de la cultura. Aunque sea una perogrullada, es una realidad obstinada: las infames consecuencias derivadas del crack del año 08 han vuelto receptiva a una parte cada vez mayor de la población –lo que, a estas alturas, da fe del cinismo de Margallo al entonar el “mea culpa” de la austeridad--.

Estoy lejos de querer sumarme al irresponsable “cuanto peor, mejor”, pero fue la crisis económica la que, en formas muy distintas, nutrió tanto al 15-M como ha nutrido luego a Podemos. Entre la izquierda –y lo digo así, porque hablar de “los de abajo” es hacerlo siempre en términos de economía política--, Podemos ha sabido aprovechar mejor que ninguna otra organización esa circunstancia. (Desde luego, no fue la IU de Cayo Lara la que “politizó” –dicho esto de forma bastante rudimentaria-- a “la gente”). Pero el proyecto económico es todavía el gran interrogante. También para la nueva fase que acaba de abrirse.

 

2.- Idealismo

El propio Errejón tiene que reconocer que "durante largos años" el PP supo llevar a cabo "una construcción cultural y material compleja". Pero esto sólo complementariamente ha sido cosa de relatos. Cuando Marx y Engels reflexionan sobre la “falsa conciencia”, efectivamente tratan de construir un sujeto histórico desde un discurso innovador (no a otra cosa responde el voluntarioso “¡Proletarios de todos los países, uníos!”). Pero la burguesía tuvo que acabar aprendiendo del Manifiesto Comunista que, si no daba de comer al hambriento, éste intentaría devorarla: tanto para el PP como para el PSOE, “pacificar la lucha de clases” –fórmula que por cierto repite Habermas desde 1962-- precisamente ha pasado por alimentar las expectativas "asociadas a la burbuja inmobiliaria y sus rentas". (Si no fuera porque excede del objeto de este escrito, cabría decir algo aquí respecto de la "acumulación por desposesión" teorizada por David Harvey, que en todo caso da buena muestra de la perseverancia de lo material).

Por otro lado, que la literatura filosófico-política se haya dado a la tarea de pontificar acerca de los “valores posmateriales” no debería hacernos creer en la muerte de “lo material” y aún menos en la imposibilidad de la traducción de las diversas luchas contrahegemónicas (“un mundo donde quepan todos los mundos”). Asimilar esa retórica sí sería hacer vencedor al relato hegemónico. En este sentido, escribe Errejón: "No se trata en absoluto de negar que existan intereses concretos, necesidades materiales asociadas a la forma en la que vivimos y nos ganamos la vida. Sino de reconocer que estas nunca tienen reflejo directo y “natural” en política, sino a través de identificaciones que ofrecen un soporte simbólico, afectivo y mítico sobre el que se articulan posiciones y demandas muy distintas".

Haré sólo dos observaciones a lo que se dice en el párrafo. En primer lugar, no conviene obsesionarse con el determinismo económico ni con el teorema de la infraestructura y las superestructuras. Insistimos en ello porque éste parece ser el único interlocutor de Errejón –como durante décadas lo ha sido para Habermas el marxismo ortodoxo en lugar del propio Marx--. Y en segundo lugar, y a juzgar por lo que dice inmediatamente después, el primer punto parece, más bien, una mera prevención, un cubrirse retóricamente las espaldas para luego adentrarse en el tópico liberal del “sí, pero no”: está bien que las personas persigan sus propios intereses –los liberales, Rawls entre ellos, siempre han interpretado la “vida buena” en términos de deseo, preferencia o gusto, nunca de necesidad--, pero eso no cabe en los márgenes de “lo político”. (De su círculo, más bien: la justicia política sólo se ocupa de cuestiones de justicia política; las cuestiones de justicia política son aquellas de las que se ocupa la justicia política).

Para no dar una representación falsa de su argumento, hay que matizar lo anterior a partir del siguiente principio: el recurso formal al consenso sirve al sostenimiento de un orden social dado merced al consentimiento ganado (o pretendido) en aquellos que virtualmente podrían oponérsele. Por ello, desde su posición teórico-práctica, Errejón bien puede afirmar que "la política radical, que aspira a generar otra hegemonía y otro bloque de poder, no es aquella que se ubica contra los consensos de su época, en un margen melancólico de impugnación plena, sino aquella que se hace cargo de la cultura de su tiempo y sitúa un pie en las concepciones y “verdades” de su época y el otro en su posible recorrido alternativo". La maniobra es inteligente y seguramente inextirpable de todo proyecto transformador (ponerlo de manifiesto fue una de las muchas virtudes de Gramsci), pero el contenido de la misma es incierto.

En un paso posterior, en efecto, Errejón sostiene que "nada en política es “mentira” si construye en torno a sí el equilibrio, las creencias y el acuerdo como para generar estabilidad durante décadas". Si de verdad se tomara esto en serio, el teórico político quedaría inadvertidamente despojado de criterios con los que poder juzgar de manera crítica una "situación concreta". (La cruz, sin la espada, difícilmente habría mantenido en el poder el cristianismo durante cerca de dos milenios.) Tal vez se haya llegado a esta encrucijada fruto de la confusión que genera tomar en préstamo una razón comunicativa deudora de Habermas combinada con un misticismo schmittiano que reduce lo político a la relación amigo/enemigo. Eso explicaría cómo los restos del idealismo alemán han podido presentarse, sorprendentemente, en un formato "político radical". En todo caso: es evidente que el autor del texto Podemos a mitad de camino sigue pensando que puede "revitalizar la esfera pública" leyendo virtuosamente en "las posibilidades de despliegue" de un "arsenal cultural".

 

3.- Reformismo

La tensión entre los campos cultural, político y económico no puede resolverse en una sola dirección. Pero aun cuando quepa reconocer esto, o precisamente por ello, me resultan insatisfactorios, a este propósito, los postulados de alguien tan próximo a Errejón como Chantal Mouffe (1): "Las concepciones que rechazan los principios del liberalismo deben excluirse. Principios antagónicos de legitimidad no pueden coexistir en el seno de una misma asociación política sin poner en cuestión la realidad política del Estado". Toda la crítica en este sentido de Mouffe a Rawls se reduce al hecho de que el filósofo estadounidense elimina "la lucha democrática entre “adversarios”, negando así el carácter "constitutivo" y "dicotómico" de la política, que es, según la autora (en esto, muy schmittiana), el rasgo antagonista por el que se define toda comunidad humana. Pero esa “lucha democrática entre ‘adversarios” debe darse, continúa Mouffe, "entre quienes comparten lealtad hacia los principios liberales democráticos pero defienden interpretaciones distintas respecto al tipo de relaciones e instituciones sociales que deben aplicarse". Lleva razón la filósofa al criticar el consenso entendido a la manera de Rawls, pero, si en verdad quiere disipar dudas acerca de su postura económica, debería superar el marco discursivo liberal-político; esto es, tiene que quedar clara la ruptura con el capitalismo.

"La paradoja de estos dos años –escribe todavía Errejón-- es que esta concepción constructivista de la política y su importancia [otorgada] al lenguaje, las metáforas y la práctica de la contrahegemonía, ha sido tan exitosa en términos prácticos como poco comprendida en términos teóricos". La paradoja no es tal toda vez que se rebajan ambas pretensiones. Fiarlo todo a "la capacidad performativa [realizativa] de la palabra", como dijera Bescansa, incorpora el riesgo de que los “creadores de opinión al servicio del IBEX-35”, tan constructivistas en ese terreno de juego como el propio Errejón, terminen por ganar la partida. Claro que también puede ocurrir lo propio si el terreno privilegiado para presentar batalla es el económico-material, pero el "movimiento popular" que se genera con uno u otro tiene un alcance y un significado bien distinto.

Para empezar, y aun aceptando que se haya "renovado el lenguaje" y "otorgado una importancia central a la batalla por el relato", no es de recibo que sigan considerándose un éxito los cerca de 200 escaños que han impedido “el cambio”. Me temo que sólo desde una “hipótesis narcisista” se puede considerar un éxito que 16 millones de votantes hayan optado por partidos neoliberales. No descarto un vuelco relativo en las próximas elecciones, pero la cuestión capital es ver hacia dónde conduce el “instrumento político” recién engendrado. Por lo pronto, detrás de las fórmulas errejonianas del tipo "reequilibrio del contrato social en favor de la ciudadanía" se esconde el mismo bienestarismo que ha llevado a la bancarrota a una socialdemocracia que, como Habermas, no comprende que el capitalismo, ni siquiera el de Keynes, no entiende de límites ni de contrapesos.

Si es verdad que en Podemos cohabitan las almas de Ernesto Laclau y de Boaventura de Sousa Santos, lo mejor que podría pasarle en estos momentos a quienes han suscrito el histórico pacto es que el segundo les acabe pareciendo más convincente a los miembros de la formación morada. La coparticipación de IU debería servir para evitar que la pelea por lo material-concreto se diluya en las abstracciones de la lógica discursiva. Sólo por eso, “una coalición” ya es más prometedora que un “matrimonio de conveniencia”. No se nos olvide que la realidad de la Unión Europea y de una globalización neoliberal en descomposición nos espera.

 

Javier García Garriga. Licenciado en Filosofía y doctorando en Filosofía Política y Derecho Internacional en la Universidad de Barcelona.

 

  1.  Las sucesivas citas de la filósofa belga están tomadas de su obra La paradoja democrática. El peligro del consenso en la política contemporánea, Barcelona, Gedisa, 2012, pp. 42 y ss.

Autor >

Javier García Garriga

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Beatriz Basenji

    La señora Bescansa debiera saber que también los populismos han contribuído a la creciente desigualdad que ella manifiesta. Argentina tuvo un gobierno populista 12 años y en esos 12 aciagos años donde se persiguieron a quienes no pensaban como los dueños del Poder, ese País obtuvo los récords de cosechas de cereales y soja como jamás tuvo. Lo grave es que ahora se van conociendo las cifras de la Corrupción que dejó a ese país con sus arcas mucho mas abajo de cero, ya que la "buena" señora ex presidenta tuvo la idea de vender dólares a futuro un 50% mas barato que la cotización y perjudicado a su propio país en miles de millones por los que ahora mismo se la está procesando en la Justicia Federal. El patrimonio personal de la nombrada creció a cifras tan exponenciales, que se sospecha que cuando ese matrimonio llegó al poder, ya tenían formada una asociación ilícita para vaciar Argentina mucho más que de sus contenidos económicos.

    Hace 4 años 7 meses

  2. pakuel

    Lenguaje demasiado academicista...lejos de la gente. Eso sí, muy interesante.

    Hace 4 años 7 meses

  3. Droyde

    Esto es mas hermético que un Codex mágico.

    Hace 4 años 7 meses

  4. Tisvepunez

    Se lee refiriéndose a carolina Bescansa: "La cuestión no es que lo dicho sea extremadamente vago, sino que se trata de un mero inciso para seguir anclados en el discurso." . . . En mi opinión está claro que Bescansa habla de construir un relato para ganar en los salones y al mismo tiempo trabajar codo con codo (como hacen los de POdemos) con aquellos que ante la pérdida de su calidad de vida, entienden perfectamente a Espartaco, porque son ellos mismos, esa gente que entiende hoy, perfectamente a Espartaco, es Podemos mismo. Eso es POdemos y no las gentes como Alberto Garzón, Julio Anguita... que utilizan el 15M pero se mantuvieron exclusivamente en los salones teorizando sobre la república y sus revoluciones pendientes. Esa exclusividad a piñón fijo es lo que repele y por ello les gritaban e incluso a Cayo Lara le tiraron agua, diciéndoles: . - No sos representan. . Saludos.

    Hace 4 años 8 meses

  5. pisitófilos creditófagos

    No se puede hablar del Movimiento Indignado sin nombrar el estrangulamiento financiero total final del modelo popularcapitalista —querido y administrado por el propio capitalismo— y, en particular, la burbuja inmobiliaria, con su secuela de resentimiento. Podemos es clave en el nuevo modelo, la Era Cero, sin inflación, con dinero abundante y barato, y grandes áreas monetarias.

    Hace 4 años 8 meses

  6. pisitófilos creditófagos

    No se puede hablar del Movimiento Indignado sin nombrar el estrangulamiento financiero total final del modelo popularcapitalista —querido y administrado por el propio capitalismo— y, en particular, la burbuja inmobiliaria, con su secuela de resentimiento. Podemos es clave en el nuevo modelo, la Era Cero, sin inflación, con dinero abundante y barato, y grandes áreas monetarias.

    Hace 4 años 8 meses

  7. Carmen

    Lenguaje críptico de chaman, como le hablen así a la gente se van corriendo a votar a ...otros. Y conste que me he leído el artículo entero.

    Hace 4 años 9 meses

  8. Protestalia

    El texto se las trae, es muy académico y requiere conocer las referencias. Se nota que confían en el nivel de sus lectores, muchas gracias. Pero me temo que muchos no cumplimos con las expectativas. Ahora bien, que la derecha no exponga sus planteamientos teóricos no quiere decir que carezcan de ellos. Los tienen, y bien claros, y su aplicación diaria las sufrimos en nuestras carnes. Lo que pasa es que ellos sí que saben hacer POPULISMO: A la gente se le despacha con alusiones al "sentido común", a la "cuenta de la vieja" y simplezas por el estilo. La teoría política es dura, como cualquier área de conocimiento cuando se profundiza. La demografía y las nuevas tecnologías también. Si se habla en serio.

    Hace 4 años 9 meses

  9. Retogenes Numantikon

    No sé si este artículo sería bueno en una revista de filosofía. Ni siquiera estoy seguro de eso, porque no están claras ni las premisas ni las conclusiones ni de qué va. Pero, desde luego, como artículo de opinión en un periódico... La cúpula de de Podemos y muchos de los que están en su órbita (como parece ser el autor de este artículo, aunque ni eso está claro) saben mucha teoría política. Mucho juego de tronos y de poltronas. Pero, ¿saben de verdad qué hacer con un país? ¿Su política universitaria va a ser la que les ha llevado a disfrutar de la endogamia a la mayoría de ellos? (Por ejemplo.) ¿Qué puede decirnos Errejón del impacto de la tecnología en nuestro futuro? ¿Alguna forma de resolver el dilema entre la superpoblación que padece el mundo y el envejecimiento de muchos países? Me temo que, de esto, nada de nada. Sólo de cómo llegar al poder.

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí