1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

KATE BOLICK / ESCRITORA

“Cuando las mujeres mejoran su economía, se alejan del matrimonio”

Raquel C. Pico 18/05/2016

<p>La escritora norteamericana Kate Bolick.</p>

La escritora norteamericana Kate Bolick.

WILLY SOMMA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A principios de este siglo se estaba produciendo un cambio demográfico, aunque pocos eran los que se estaban dando cuenta de ello. La cifra de matrimonios se estaba desplomando y la cifra de mujeres solteras era más elevada que en las últimas décadas y posiblemente más que nunca. Según cifras del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, el 50,2% de la población de ese país estaba en 2014 soltera. Fueron cifras como estas las que llamaron, sin embargo, la atención de una mujer, Kate Bolick (Boston, 1972), periodista estadounidense que estaba en ese momento de la vida en el que uno se plantea qué es lo que quiere y lo que espera de la misma y que en aquel momento quería simplemente estar soltera. Bolick vio en el cambio demográfico algo más y sobre todo algo mucho más complejo.

Que la mitad de la población de Estados Unidos estuviese soltera no era simplemente una curiosidad sino un cambio estructural, y uno con un significado muy importante en lo que toca a la vida de las mujeres y a su historia. La periodista tomó como punto de partida el dato para analizar por qué las mujeres estadounidenses estaban escogiendo en masa quedarse solteras y convirtió las conclusiones de su análisis en un artículo que publicó en 2011 la revista The Atlantic. La pieza se convirtió en viral y en polémica (quizás porque se presentó de una manera que acentuaba más ciertas aristas que otras, como explica ahora la autora) y sirvió como pistoletazo de salida para un libro, mucho más reposado y con un fondo que invita a la reflexión, que acaba de llegar a España, Solterona (Malpaso, 2016).

El trabajo de Bolick está siendo presentado como uno de los textos del llamado nuevo feminismo, como pueden ser algunas obras de otras autoras anglosajonas que han protagonizado la conversación en los últimos años como Roxane Gay o Caitlin Moran. “No me veo como una nueva feminista”, apunta, sin embargo, la autora, en conversación por Skype desde Nueva York, y señala que el libro es más bien un análisis sobre un cambio demográfico y lo que implica. Y lo cierto es que, aunque el libro parte de las cifras estadounidenses, la cuestión que subyace en el texto tiene un calado mucho más amplio. Las mujeres se están quedando solteras cada vez más y cada vez de forma más habitual de forma más generalizada en las sociedades del llamado mundo occidental y lo están haciendo, y ahí está la clave, porque les da la gana.

En España, de las mujeres nacidas en los años 50 solo el 5% decidía quedarse soltera, apuntan los expertos

No hay más que tomar el caso de España para verlo. De las mujeres nacidas en los años 50 solo el 5% decidía quedarse soltera, como apuntan los expertos. Con las nacidas en la década siguiente ya se nota el cambio y si se miran los datos del INE de los últimos años se puede ver como la opción por la soltería va en aumento y es cada vez más habitual. Una ya no tiene que casarse y no tiene que obsesionarse con encontrar a la pareja perfecta o asumir que se va a quedar para vestir santos. Podría parecer un cliché digno de alguna protagonista de una película buenrollista, pero lo cierto es que es un cambio sociológico absolutamente revolucionario y uno que está modificando por completo el perfil de cómo se construye el grupo social. 

“Por primera vez en la historia nos encontramos con más mujeres que nunca que no están casadas”, indica la autora. “Más de la mitad de la población no está casada, lo que es el resultado del trabajo de la segunda oleada de feminismo, que dio a las mujeres de mi generación oportunidades”, reconoce. Las feministas de los 70 lucharon por conseguir para las mujeres del futuro muchas “oportunidades que ellas no tuvieron” y que ahora se han convertido en el elemento que motiva el cambio demográfico. “Como resultado de todos estos cambios y progreso, el matrimonio también está cambiando”, señala. Ser una solterona (la escritora ha decidido recuperar y reivindicar la tan denostada palabra) ahora está bien y es una posibilidad más que escoger como opción de vida.

“Históricamente, el matrimonio fue para las mujeres una necesidad”, indica Bolick cuando se le pregunta por cómo ha evolucionado la idea de la soltería a lo largo de la historia. “Lo necesitaban para lograr una posición social y una seguridad económica. Cuando las mujeres son capaces de lograr ellas mismas esa seguridad económica, el matrimonio se convierte en una opción más que en una necesidad”, añade.

Casarse porque lo impone la economía

Uno de los puntos que demuestra Bolick en su libro es que la soltería femenina y el ser una solterona no han sido siempre vistos de la misma manera. Cierto es que ahora la sociedad se está enfrentando a un momento mucho más, por así decirlo, masivo que nunca: hoy hay más personas solteras de las que nunca hubo y lo hay además porque se elige activamente hacerlo (y con un punto de vista positivo) y no porque simplemente no quede más remedio (como ocurría históricamente tras las guerras), pero lo cierto es que la idea de la solterona no ha sido siempre fija y no ha tenido siempre las mismas connotaciones. La solterona, y el cómo ha sido vista con el paso del tiempo, ha evolucionado al compás de las necesidades económicas.

“Observé que cuando se necesitaba económicamente a las solteronas estas eran bien vistas. Ahora mismo estamos en un momento en el que la economía ama a las mujeres gracias a la era digital y a la economía global, en la que muchos puestos de trabajo están siendo ocupados por mujeres”, señala. Las solteras también tuvieron sus momentos de boom cuando eran necesitadas como mano de obra en las fábricas victorianas o como chicas de comercio en la belle époque (cuando se creó toda una red de espacios de vida protagonizados por mujeres solteras en las grandes ciudades).

Las solteras se convirtieron, sin embargo, otra vez en trágicas solteronas cuando se necesitó hacer un nuevo hueco para los hombres en el mercado laboral, como fue el caso de los años posteriores a las guerras mundiales. No es por ello sorprendente que los años tras la II Guerra Mundial fuesen los que vivieron un mayor crecimiento de matrimonios y nacimientos en Estados Unidos (y un mayor ostracismo de la mujer soltera). En esos momentos, a la mujer se la solía empujar de vuelta al hogar y fuera de la esfera pública, incluso cuando las exigencias a las que se las sometía implicaban de serie ciertos problemas.

A medida que haya más mujeres autoras irán contando diferentes historias que no terminan con la boda perfecta

Tras la I Guerra Mundial, en el Reino Unido, que había perdido a 750.000 hombres en el frente de batalla, las solteras eran las pobres mujeres del excedente y fueron sometidas a una gran presión para encontrar marido (los medios tenían alarmistas titulares señalando que unos 2 millones de mujeres jamás lo lograrían) y emocional por no ser capaces de triunfar en esa búsqueda (hay un ensayo sobre estas mujeres, Ellas solas, de Virginia Nicholson, y hasta un best-seller, Novias de repuesto, de Adele Parks, que consiguen captar esa atmósfera).

A todo esto hay que sumar que la decisión de quedarse o no soltera no solo estaba marcada por lo económico sino también por lo social, por lo que las propias mujeres aprendían y vivían. “A finales del siglo XIX vemos un florecimiento de algo que no era muy diferente a lo que vemos ahora. Las mujeres empezaron a entrar en las universidades y en la fuerza laboral en cantidades sin precedentes. Como tenían estas oportunidades para expandir sus propias vidas, se empezó a crear un debate sobre si casarse o no. Existían mujeres que escogían no casarse o retrasar el matrimonio. Esto ocurre cada vez que las mujeres logran mejoras económicas: permanecen alejadas del matrimonio”, señala Bolick.

La autora indica otro curioso ejemplo de un momento histórico en el que algunas mujeres optaban abiertamente por quedarse solteras. “Los historiadores hablan de cómo en los años 30 del siglo XIX hubo lo que llaman el culto de la sagrada soltería, mujeres que decían que no querían casarse”, recuerda. “Louisa May Alcott, la famosa novelista y autora de Mujercitas, decía que no quería ser la criada de ningún hombre, y es que eso es lo que el matrimonio era en aquel período”.

Cambiará (más) la sociedad y cambiarán los productos de consumo

A finales del siglo XIX, Neith Boyce, que se había ganado su independencia económica y el dejar la casa de sus padres gracias a su trabajo como periodista, analizaba cómo era la vida de soltera y cómo sacarle el mejor partido. Boyce es una de las cinco escritoras que Bolick usó como faro para escribir Solterona y para no solo analizar qué significa ser una mujer soltera hoy en día sino también lo que ha significado a lo largo de los últimos siglos. Las reflexiones de Boyce eran, por cierto, material para sus columnas, columnas que publicaba en Vogue y que llegaban, por tanto, a muchísimas otras mujeres solteras. En el Nueva York en el que se movía y escribía Boyce muchas eran las mujeres que vivían, marcaban cómo era la sociedad y consumían (y por ello cada vez había más productos, más ideas y más elementos destinados a la mujer soltera). La columnista victoriana estaba dando voz a la ‘nueva mujer’.

¿Se verá este crecimiento de las mujeres solteras en el futuro en la cultura de masas? ¿Se pasará de películas, series y libros dominados por un final feliz en el que una siempre tiene que encontrar a su media naranja a cada vez más historias en las que ser soltera es una elección digna de final feliz? “Sí, creo que cambiará”, señala Bolick. “Todas estas mujeres que están viviendo estas vidas solas querrán verse reflejadas en las películas y en la televisión. Y además se ha potenciado el tener muchas más mujeres directoras, haciendo a las mujeres más visibles en los medios de masas. A medida que las mujeres cuentan más y más historias irán contando diferentes tipos de historias que no terminan con la boda perfecta”, añade.

Estamos saliendo y entrando de las relaciones, en lugar del viejo modelo de atarse para siempre. Es más fácil que las relaciones sean fluidas

Pero lo cierto es que el cambio no será únicamente cosmético e irá mucho más allá de simplemente ver aparecer en los supermercados más productos en ración individual y en los cines muchas más películas como la italiana Viajo sola, en la que la protagonista opta al final por seguir sola y es feliz con ello. Escuchando a Bolick se puede comprender que la magnitud de lo que el cambio demográfico implica es mucho más amplia que el simplemente que más mujeres estén decidiendo quedarse solteras. Lo que este nuevo boom de las solteronas implica es que ahora hay muchas más posibilidades, muchas más opciones y que, al final, la sociedad se está encaminando hacia algo completamente diferente en las dinámicas de las relaciones.

“Este cambio demográfico trata sobre las mujeres, cuando son capaces de escoger autonomía e independencia”, recuerda la autora. “Y me gustaría dejar claro que no es solo sobre tener opciones, es también sobre hacer esas opciones más posibles”, destaca. “No todo el mundo tiene que escoger estar solo”, recuerda, lo que el cambio demográfico implica es que ahora se puede elegir qué se quiere hacer con la vida o que se está simplemente “retrasando más y más el matrimonio”.  Las mismas relaciones de pareja son distintas a como antes eran, las familias empiezan a ser cada vez más diferentes a lo que eran en el pasado. “Estamos saliendo y entrando de las relaciones, en lugar del viejo modelo de atarse para siempre”, indica, “es más fácil que las relaciones sean fluidas”.

A principios de este siglo se estaba produciendo un cambio demográfico, aunque pocos eran los que se estaban dando cuenta de ello. La cifra de matrimonios se estaba desplomando y la cifra de mujeres solteras era más elevada que en las últimas décadas y posiblemente más que nunca. Según cifras del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Raquel C. Pico

Periodista, especializada en tecnología por casualidad, y en literatura por pasión.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. M.T.

    Juan dijo... Gracias Juan por su cordial respuesta. Comparto y me resulta cercano lo que Vd describe del medio rural gallego en los años a los que se refiere porque como mujer castellana procedente del medio rural he conocido una situación similar, la de la sociedad española de esos años y en ese medio, con toda su complejidad. En consecuencia no puedo más que estar de acuerdo con lo que expone. Muchas gracias. Un saludo. M.T.

    Hace 5 años 3 meses

  2. juan

    Hola MT, desde mi punto de vista la sociedad española era muy compleja cuando yo era pequeño (ahora sigue siendo compleja, pero de otro modo). Concretamente cuando leí el artículo yo estaba pensando en la Galicia rural de cuando era pequeño o casi adolescente. La Galicia rural (aldeas) no tenía nada que ver con los pueblos o ciudades de Galicia o resto de España. En casa de mis abuelos en los años 60/70 había primos que sus padres estaban en la emigración, tenía primas mayores con hijos que no estaban casadas, etc. Todos vivían en el mismo sitio y aparentemente no había mayor conflicto (en el sentido de estar soltera/o, tener hijos), salvo el cooperar en las labores comunes. Digamos que las madres solteras y los hijos fuera del matrimonio no es que estuvieran bien vistos, pero eran plenamente aceptados. (Tengo varias historias familiares sobre este tema) Eso no quiere decir que no hubiera discriminación hacia la mujer en el campo, que si la había. Y el hecho de ser mujer, quedarse soltera y ser madre a la vez no creo yo que fuera una decisión libre de las mujeres. Ese tipo de familia existía en una sociedad muy pobre y en tiempos muy duros. En junio intentaré leer el libro, que tiene pinta de que me va a permitir crear polémica en la familia, con mis amigas o con mis compañeras de trabajo. Un saludo

    Hace 5 años 3 meses

  3. M.T.

    Juan dijo... Permítame,Juan, debatir con Vd en este foro respecto al artículo que nos ocupa. Yo tampoco he leído el libro de Kate Bolick y coincido con Vd en el interés del artículo. Respecto a los interrogantes que plantea, todos ellos de sumo interés, únicamente me gustaría manifestar mi sencilla opinión: hasta ahora, en lo que conozco de la sociedad española, el hombre ha gozado de mayor libertad que la mujer para elegir la opción de quedarese o no soltero. En la mujer, y más aun si se planteaba la maternidad soltera, se requería y creo que por este orden , independencia económica, formación cultural, intelectual y disposición para afrontar todas las trabas sociales que pudieran presentarse para ejercer esa maternidad. Por supuesto, en mi opinión y pensando en las necesidades y mejor desarrollo de un hijo/-a, lo deseable es que que cuete con la presencia y referencia de un padre y una madre. Sin embargo, en ocasiones, la realidad dista bastante de lo deseable. en otro punto también vd se plantea la cuestión de la felicidad y creo se responde cuando dice, idea que comparto, que dada quien procurará ser lo más feliz posible con los medios con los que cuente en cada momento. En definitiva, creo que se trata de una cuestión de educación, formación y libertad, junto a una solvencia e independencia económica para el ejercicio de estas libertades si se pretende ser madre o padre solteros.

    Hace 5 años 3 meses

  4. juan

    Hola, no leí el libro de Kate Bolick todavía, pero me parece un tema muy interesante a desarrollar que abre muchos interrogantes, además el artículo me gusta mucho. Entre los interrogantes que veo, uno es que los hombres también se quedan solteros en un porcentaje similar y también estos se habrán decidido por la soltería. Por lo tanto, puede que la soltería no sea una decisión unilateral de la mujer. Otro interrogante que veo es el de la maternidad/paternidad (Cuantas solteras madres hay en USA?). Ser soltera no indica que no se es madre. La maternidad significa una gran carga si no se cuenta con la ayuda económica, presencial, emocional, etc. del padre Otro interrogante es, a quién y dónde afecta esa soltería. Es en USA?, en Europa? En China?, a las mujeres blancas protestantes? A las de origen católico? A las musulmanas? Otro interrogante es, cómo este cambio en el modelo de familia/sociedad va a afectar al futuro de la sociedad? Y hay muchos más interrogantes y cuestiones que se podían desarrollar Cuál será el final de película feliz que se indica? Posiblemente ser lo más feliz posible con los medios que tengas en cada momento Por último indicar que los hombres solteros (solterones) también han sido estigmatizados con prejuicios por la sociedad (posiblemente más que las solteronas) Cómo se veía un solterón cuando yo era niño? como una persona que no sabe hacer nada, que tiene un carácter inaguantable, irritable, etc. Eso por no decir que era una persona rara, rara, rara Un saludo

    Hace 5 años 3 meses

  5. M.T.

    Excelente artículo y excelente revisión histórica en mi opinión de lo que ha sido la soltería de la mujer en tiempos recientes. Estoy absolutamente de acuerdo con la autora del libro en que la independencia económica unida a una mayor formación intelectual y cultural de la mujer han contribuido a un mayor ejercicio de libertad consciente que ha permitido a la mujer la elección de una soltería. Sin duda, junto a esta elección, la opción de la maternidad, si así se ha deseado y podido ejercitar, ha contribuido a esa determinación de no casarse. No obstante, sigo preguntándome si el hombre, la familia tradicional y la sociedad en su conjunto con un sistema de valores convencionales han evolucionado lo suficiente como para respetar y aceptar estas decisiones libres de la mujer, sin prejuicios ni cortapisas al la hora de desenvolverse socialmente. Estas cuestiones ya las dejó entrever a finales de los 90, entre otros escritores y novelistas Carmen Alborch en su obra:"Solas"

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí