1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un Estado de inseguridad

Hay que pensar en la violencia policial no como un daño colateral, sino como una pieza maestra del dispositivo de seguridad que acompaña la puesta en marcha del orden neoliberal

Éric Fassin (Mediapart) 18/05/2016

<p>Los antidisturbios intentan retirar una pancarta a un grupo de estudiantes en la estación de trenes de Saint Lazare (París).</p>

Los antidisturbios intentan retirar una pancarta a un grupo de estudiantes en la estación de trenes de Saint Lazare (París).

Amanda Andrades

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Viernes 13 de mayo, en la Universidad de París 8, en la que enseño, un grupo de estudiantes organizaba una velada sobre Represión policial y violencia estatal: ¿qué respuesta del movimiento social y los barrios populares? Intervine como ciudadano y como profesor, ya que nuestros estudiantes están en primera línea de la movilización y sufren, por tanto, la violencia policial. Hablaba también como sociólogo para intentar comprender lo que nos ocurre. Este texto da forma y recoge mi intervención de esa noche.

*   *   *

Viernes 13 de noviembre, hace seis meses, varios atentados golpeaban a la sociedad francesa. Repetían los ataques de enero de 2015 contra Charlie Hebdo y el Hyper Kacher; pero esta vez, entre nuestros gobernantes, ya no se trataba del “espíritu del 11 de enero”. La política securitaria se imponía como una urgencia de Estado.

Nada permite creer que la acción gubernamental contra el terrorismo se revele particularmente eficaz. Podemos incluso pensar que el Estado de emergencia, puesto que afecta a nuestras libertades, y aún más al convertirse en permanente, no hace más que responder a las expectativas de los terroristas a lo que pretendía bloquear el camino. En realidad, no podemos ignorar que esta política tiene muchos otros efectos que terminan por ofrecer su verdadero sentido, sean las que sean las intenciones reivindicadas por nuestros gobernantes: por un lado, expone a los habitantes de los barrios populares, y en particular a aquellas personas racializadas, a la sospecha y por tanto a una represión intensificada; y por otro, se dirige contra las movilizaciones políticas, como vimos en la COP21, y aún más desde el nacimiento del movimiento contra el proyecto de reforma laboral.

Hay que pensar por tanto en la violencia policial, no como un daño colateral, sino al contrario, como una pieza maestra del dispositivo de seguridad que acompaña la puesta en marcha del orden neoliberal: participa de un golpe de Estado legal. No se trata de errores ni de excesos: no vayamos a imaginar que sería suficiente con restaurar el orden entre los guardianes de la paz para restablecer algún orden justo. En realidad, se trata claramente de una política del miedo. Algunos policías, por cierto, rechazan ser “peones políticos”: para poder desacreditar más a los manifestantes, ¿acaso no se les ha dado la orden de dejar hacer a los “violentos”, a riesgo de ser víctimas ellos mismos víctimas de estos? En resumen, la violencia policial es política.

Lejos de ser una garantía de seguridad, la política de seguridad produce inseguridad. Por un lado, suscita un sentimiento de inseguridad entre aquellos a los que se supone que debe tranquilizar: las metralletas enarboladas en los lugares públicos participan de un clima de terror que mantienen los políticos. Por otro, provoca una experiencia de inseguridad en aquellos a los que efectivamente amenaza. Podemos legítimamente tener miedo de participar en una manifestación, incluso en la del 1 de Mayo. Desde hace años nos hablan sin parar del “sentimiento de inseguridad” de los franceses para justificar la puesta en marcha de políticas de seguridad; pero habría que hablar en cambio de la experiencia de inseguridad que viven numerosos franceses a causa del Estado, y no a pesar de él. Si vivimos en un estado de inseguridad es porque estamos en un Estado que antepone la seguridad.

Lo más impresionante, sin duda, es que todos y todas lo sabemos ya. Hoy en día nada está oculto o casi: nadie ignora lo que ocurre; lo peor es que esto no cambia nada. La política actual avanza a cara descubierta: aquello que es cierto en materia económica no lo es menos en el ámbito de la seguridad. Entonces, ¿cuando todo está sobre la mesa qué sucede con el pensamiento crítico, comprometido en desvelar para denunciar? Sin duda  siempre es necesario indignarse, pero no es suficiente con describir la mecánica que se ha activado, es importante además analizar los efectos, al menos tanto como las causas, para desarrollar estrategias de respuesta política apropiadas.

Para comprender lo que nos ocurre, conviene medir no sólo la continuidad con los días siguientes al 13 de noviembre, sino también el giro que se está operando. Acordémonos de los discursos de entonces: en las calles y los cafés, con nuestra juventud, se nos decía, es nuestro modo de vida lo que se atacaba; y de celebrar sin parar la civilización amigable de las terrazas oponiendo el arte de vivir del “aperitivo” a la cultura de la muerte de los terroristas, en resumen, de las burbujas a las balas. Los jóvenes éramos “nosotros” – nuestra respuesta a “ellos”. ¿No se decía que a semejanza de un  Anders Breivik, del cual son efectivamente la imagen en un espejo, estos “islamistas” atacaban, no a la Francia rancia del racismo y la xenofobia, sino precisamente a una juventud generosa, abierta a los “otros”?

Desde hace años, tanto desde la derecha como desde la izquierda, se ha denigrado al ‘bobo’ [burgués bohemio] por lo que encarna– tanto en su forma de vida como por sus valores humanistas, tachados de “derechohumanistas”. Su rehabilitación, después del 13 de noviembre, ha sido breve. Hoy en día es esta misma juventud la que exaspera a nuestros gobernantes. Sin duda se nos explica que la represión se dirige hacia los violentos, más que hacía los estudiantes de instituto y universitarios; pero mientras trata con delicadeza a los primeros, son los segundos los que son rociados con gases lacrimógenos, aporreados, detenidos, son jóvenes a los que hieren, a los que dejan tuertos. Y todo esto sucede como si el joven ‘bobo’ pasase de ser el amenazado a ser la amenaza. El emblema de este vuelco es la plaza de la République: lejos de estar en peligro, con Nuit Debout, la juventud es presentada como un peligro; la policía ya no está para protegerla, sino para reprimirla.

La inversión del discurso político, de la cultura de las terrazas al “movimiento de las plazas”, debe ser objeto de denuncia: como muchos otros me conmoví – en particular en una tribuna colectiva: “un poder que golpea a la juventud es débil y despreciable”. Pero hay que ir más allá: la represión abre paradójicamente un espacio nuevo que es importante aprehender estratégicamente. La juventud de clase media, generalmente blanca, descubre en las manifestaciones una violencia estatal que otra juventud, a menudo racializada, la de los barrios populares, conoce en su día a día desde hace mucho tiempo: nuestra sociedad está atravesada por divisiones de clase racializadas.

Esta experiencia común de la represión compensa, sin embargo, un poco el foso que separa la primera de la segunda. Podemos seguir riéndonos de los debates teóricos sobre la convergencia de luchas, pero eso no impide que haya que tomarse en serio, en la práctica, la convergencia de los golpes. La sangre que se derrama crea solidaridades que van más allá de las buenas intenciones y las buenas palabras. Esto puede ser lo que se está produciendo: igual que la precariedad económica ha acabado por alcanzar también, hasta definirlos, a los jóvenes ‘bobos’, la violencia estatal que se sufre desde hace mucho tiempo en los suburbios no perdona ya tampoco a los centros de las ciudades.  ¿La experiencia de un estado de inseguridad política, al mismo tiempo, que económica, no es la ocasión para nuevas alianzas? ¿El estado de inseguridad no está suscitando un aumento de la movilización?

Traducción de Amanda Andrades.

Este texto se ha publicado en Mediapart el 16 de mayo.

Viernes 13 de mayo, en la Universidad de París 8, en la que enseño, un grupo de estudiantes organizaba una velada sobre Represión policial y violencia estatal: ¿qué respuesta del movimiento social y los barrios populares? Intervine como ciudadano y como profesor, ya que nuestros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Éric Fassin (Mediapart)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí