1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

“En Venezuela hay más colas para comprar barato que protestas”

Las Hermanas del Sagrado Corazón relatan el día a día “de resistencia”: “Es una dictadura financiera la que vivimos, es un golpe industrial que sostenidamente no produce suficiente porque no quiere”

Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela 1/06/2016

<p>Puesto de un mercado popular en la Avenida de Francisco Solano (Caracas) el pasado 31 de mayo.</p>

Puesto de un mercado popular en la Avenida de Francisco Solano (Caracas) el pasado 31 de mayo.

Foto cedida por Agustin Otxotorena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A quienes quieran tener otra lectura de nuestra República Bolivariana de Venezuela
A quienes quieran ensanchar sus comprensiones del mundo
A quienes quieran mirar a América Latina desde, y con, lo que nos pasa a las y los venezolanos.

No hacen falta alas
para hacer un sueño
basta con las manos
basta con el pecho
basta con las piernas
y con el empeño.  

Canción de Silvio Rodríguez

 

En los últimos días, varias compañeras y compañeros latinoamericanos nos han llamado para enterarse de nuestra situación, preocupados por las informaciones que les llegan sobre la falta de alimentos en el país. Agradecemos las llamadas de nuestra coordinación general en Roma por su cercanía y solidaridad.

Las noticias deben ser muy alarmantes. Por esa razón hacemos un relato general que diga desde nosotras, desde nuestros colectivos de trabajo, de militancia, reflexiones y amores, cuál es nuestra situación.

Confirmamos la falta de algunos insumos regulares que se convierten cotidianamente en la base de nuestra alimentación. Es decir: escasea el arroz, se complica conseguir un litro de aceite, la pasta aparece con mayor regularidad. Falta harina de maíz en las tiendas, pero no ha disminuido la venta de arepas y empanadas en las calles. Falta en las tiendas la harina de trigo, y por tanto el pan, pero ninguna panadería de nuestros barrios ha cerrado ni ha dejado de vender pan dulce, tortas y galletitas a muy altos precios. El pan que falta es el pan salado que está regulado a 50 bolívares (4,51€) y cuando se consigue está en 150, 200 o 350 bolívares. ¿Y la regulación de precios? ¡Es que no hay harina de trigo!

Sin embargo, no faltan vegetales en todo su esplendor y variedad, ni falta ningún tipo de proteínas en sus distintas versiones de aves, carnes, y pescados a un precio diez veces mayor a lo que se podía comprar hace un año. Lo mismo pasa con el fresco queso, el jamón y demás variedades de embutidos que no han faltado nunca, aunque, claro, a muy altos costos.... ¿Y la regulación de precios? Fallo gubernamental o imposibilidad de sancionar porque quien hizo la ley, hizo la trampa.

Están desaparecidas las medicinas esenciales para mantener cualquier tratamiento regular de presión, circulación o cancerígeno

Están desaparecidas las medicinas esenciales para mantener cualquier tratamiento regular de presión, circulación o cancerígeno. Es mucho lo que se tiene que preguntar, negociar o buscar para lograr cualquier medicina esencial. Los insumos de limpieza casera o aseo personal se han encarecido el mil por ciento en comparación al año pasado.

¿Y el adorable café? Impagable si se consigue. 250 gramos contrabandeado en 800 bolívares, casi dos dólares a precio oficial, o menos de un dólar en el mercado paralelo. ¿Cuánto cuestan 250 gramos de café en cualquier parte del mundo?

La leche en polvo está desaparecida y la leche líquida aparece al costo de 500 bolívares, cuando hace un año no pasaba de 25. Un dólar a precio oficial costaba hace un año 10 bolívares, hoy 420. Y la venta paralela que eleva nuestros niveles de costo de cualquier producto es de 1.000 bolívares.

Para intuir la complejidad de lo que pasa en este gran país nuestro, hay que saber esos mínimos datos de mercado. El sistema financiero ha buscado todas las formas de saltarse el control cambiario de divisas que hemos tenido por 15 años, y el control de precios de alimentos básicos. La industria encontró las grietas de estos controles por los cuales hemos podido todos los venezolanos tener acceso a alimentación regulada, y por supuesto, estabilidad emocional de mantener una familia e invertir ingresos en recreación, arte o vacaciones. Hoy es un descontrol de precios, de no producción, y acaparamiento de lo poco producido, para “sacarlo” cuando al dueño de tienda le dé la gana.

Pobre Venezuela, ¿verdad? ¿Cómo es posible que pase esto en este país tan rico? ¿Qué hace el gobierno? “Ese Maduro es un inútil”, dicen unos cuantos pobladores y gobernantes de otros países, que reclaman el respeto que no dan. Hasta Google nos dedicó una icónica foto, tomada en Nueva York en 2011, de una tienda con anaqueles vacíos que supuestamente explicaba por sí sola el desabastecimiento en Venezuela en el 2013, antes de que llegara esta crisis. Pobre, ¿engañaron a Google? ¿O Google engañó al mundo entero? La manipulación mediática existe. Nadie se disculpa con este país por promover medias verdades y la vida sigue como si nada....

El sistema financiero ha buscado todas las formas de saltarse el control cambiario de divisas y el control de precios de alimentos básicos

Recordemos que hace 20 años todo eso que hoy falta estaba fácilmente en los anaqueles, pero la mayoría de las y los venezolanos no lo podíamos comprar porque no teníamos el dinero ni la seguridad laboral que hoy tenemos con futuro incierto. La escasez en este maravilloso país no es producida por este gobierno, ni por ningún gobierno de antes ni de los que vendrán después. Es producida por una industria capitalista, burguesa, manipuladora en sus precios y ganancias, empecinada en tumbar este gobierno legítimamente elegido con los métodos electorales reconocidos en el mundo entero. Hay gente gobernando en algunos países del mundo que no ha sido elegida por sus pueblos. No es nuestro caso. Y aunque no gusten a algunos, los resultados de las elecciones son legítimos. Si no nos gustan los resultados cambiemos el mecanismo, las formas organizativas de elección, cambiemos el sistema. Pero no injuriemos al elegido.

Se cuestiona la gestión de Maduro, pero no se cuestiona la manipulación de la industria, el acaparamiento de alimentos en grandes almacenes de esa misma industria, la disminución en la producción para hastiar al grueso pueblo que ha sostenido la dignidad de este gobierno. No se cuestiona la dictadura financiera que nos somete a las y los venezolanos a estar en las amenazas del hambre todos los días, en las incertidumbres de las medicinas todas las semanas, en el desasosiego de que llegue el día en que las seguridades salariales que nos dejó el presidente Chávez ya no sean suficientes este mes para enfrentar al monstruo empresarial. Porque es una dictadura financiera la que vivimos, es un golpe industrial que sostenidamente no produce suficiente porque no quiere, porque su deseo es ver derrotados a las y los chavistas que osamos creernos personas con futuro, porque les duele que el gobierno haya producido educación, autoestima, sentido patrio, sistemas de salud gratuitos, derechos laborales, salariales y sociales. Este gobierno produjo la mayor cantidad de dignidad y sentido de vida para las mayorías pobres de este país, y eso no se olvida fácilmente. ¿Será por eso que hay más colas para comprar barato donde se puede que protestas?

Las empresas y las tiendas han preferido jugar con nosotras y nosotros. Producen la mitad para ponernos a pelear en la búsqueda del insumo que algún otro se quedará sin él. En una cola de 300 personas venden obligadamente paquetes de pasta dental de seis unidades, y cuando faltan 50 personas en la cola, dicen que se acabó el dentífrico. Si se hubiera vendido un tubo de pasta por persona, más de las 300 hubieran tenido. Pero no, es obligatorio comprar el paquete de 6... ¡se nos instiga a la pelea! Buscan matar los sentimientos de solidaridad, esperanza en el porvenir, y construcción colectiva que estaban en flor en esta Matria-patria nuestra.

Las empresas y las tiendas han preferido jugar con nosotras y nosotros. Producen la mitad para ponernos a pelear en la búsqueda del insumo 

Esa industria prefiere perder dinero con tal de ganar otra vez el gobierno, y con ello sus privilegios de estar en primera plana de periódico, volver a los teatros sin mezclarse con los pobres, ir a restaurantes exclusivos sin tener cerca de su mesa a cualquier obrero o empleaducho, cuyo sueldo les da para pagar, por lo menos una vez al mes, el mismo restaurante que ese dueño de empresa paga todos los días.

Lo poco que producen las empresas gubernamentales es lo que se vende a bajo costo, con precios regulados desde hace cinco años. La mayoría hoy hace grandes colas para acceder a ellos en justicia y empecinada defensa de esos bajos precios, como una forma de sostener este gobierno; al mismo tiempo también compramos a muy alto costo las carnes, los productos de limpieza, y las verduras que mágicamente suben cada día. Se cambian nuestras rutinas alimenticias, se come yuca en vez de arroz, aromáticas por café, y nos tomamos con curiosidad recetas alternativas para hacer arepas de plátano y hasta estamos sembrando en nuestros patios. Luces y sombras de resistir en diversas visiones y opciones de mundo, la complejidad de la vida misma, aquí o allá donde usted está leyendo.

Este noble pueblo aún no se ha puesto en la calle a manifestar por la falta de comida. ¿Por qué será? Tampoco la oposición lo hace. Protestan por sus presos políticos que en verdad son políticos presos, se concentran unos pocos por la búsqueda de amnistía, o la salida de Maduro. Pero no generan una gran concentración, una marcha contundente para protestar por la falta de alimentos e insumos médicos. Todavía a la oposición no se le ocurre aglutinar el sentimiento de cansancio de ambas tendencias político partidistas. Debe ser que todavía no es negocio...

Hay quienes no hemos dejado de comer en casa con la rutina de siempre. Hay quienes ya resienten la falta de alimentos, el dolor de la muerte ante la falta de un medicamento, el dinero disminuido a fin de mes. ¿Cómo valorar las mayorías y las minorías en las resistencias de modelos políticos, unos enquistados usando su poderío histórico; otros en alternativas y sin mayor experiencia de gobernar siendo señalados para descartarlos del imaginario mundial?

La oposición no genera una gran concentración, una marcha contundente para protestar por la falta de alimentos e insumos médicos

No pudieron tumbar al presidente Chávez las dos veces que pararon la industria en el 2002 y el 2003 porque el momento histórico de relaciones políticas y gobiernos alternativos en América Latina era otro. Se vivía el mejor tiempo de solidaridad e integración. Doce años de estrechas relaciones de intercambio comercial, de unión de fuerzas para evidenciar que otras formas de negociación e intercambio comercial eran posibles, más allá de los ámbitos mercantilistas y pagos de intereses. Esas relaciones nos salvaron de un golpe de Estado en aquel momento. Pero ya las condiciones relacionales gubernamentales en América Latina son otras y el golpe de Estado puede venir. El Gobierno norteamericano vaticina que Maduro no llega a diciembre. Ese gobierno norteamericano que nos considera una amenaza, como si nuestro gobierno les hubiera hecho daño, o hubiera invadido otros países como lo hacen ellos.

En estos 17 años de esplendor latinoamericano, las eternas élites que gobernaron nuestras tierras para enriquecerse y dejar a los pobres en su lugar de pobres tuvieron el tiempo suficiente para estudiar cada país, reorganizar sus fuerzas y arremeter hoy contra nosotros sin medida ni compasión. No nos perdonan que hayamos intentado querer tener nuestras propias formas de gobierno, de decir y hacer, desde América Latina, no desde la banca mundial ni desde la concepción europea colonialista. Las dignas dinastías de familias educadas en colegios y universidades católicas para gobernar (no se dice para oprimir) han pasado mucho tiempo sin hacerlo. Es esa la casta política que hoy destituye a Dilma Rousseff acusada de una corrupción no comprobada, pero es su palabra de mujer dirigente de un partido de trabajadores contra la palabra poderosa de empresarios con inmunidad parlamentaria.

No son los hechos los que más hablan de nuestros gobiernos de izquierda: la seguridad social, la estabilidad laboral, la educación en nuestros pueblos, sino los orígenes de clase, etnia y género de presidentes como Dilma, Evo, Chávez, o Maduro. Esos orígenes no son confiables para las familias de bien y clásica democracia mundial heredada de conquistadores. Esa casta, ese grupo acostumbrado al poder gubernamental no le ha podido ganar elecciones al Partido de los Trabajadores de Brasil ni al Partido Socialista de Venezuela. Sólo el legítimo agotamiento en una parte del chavismo ante esta situación nuestra le dio un Parlamento opositor a Venezuela. Esos grupos de poder, esas empresas, esos intereses financieros han aprovechado la crisis mundial de la economía, los errores de las dirigencias gubernamentales de la izquierda, el hastío que produce la manipulación de información en las poblaciones, y destruyen gobiernos legítimos. Luego de los acontecimientos en Brasil, es más cierta la probabilidad de golpe de Estado en Venezuela o destitución de Maduro por cualquier vía, hasta por el democrático mecanismo del referéndum, habiendo agotado a este pueblo con la falta de alimentos.

Antes de morir el presidente Chávez teníamos la mayor sensación de felicidad colectiva de nuestra historia. Nuestra tasa de desempleo, que en 1999 superaba el 12%, hoy se ubica en el 6,7%; nuestros niñas y niños van diariamente a las escuelas con morrales y útiles escolares dados por el Ministerio del poder popular para la educación; la pobreza extrema se redujo del 23,4% de la población a alrededor del 8%; casi dos millones de personas fueron alfabetizadas; la tasa de escolarización aumentó del 43% al 77% en la educación inicial, del 48% al 76% en la educación media, y se aumentó el número de universitarios del medio millón en el 99, a los más de dos millones y medio que tenemos hoy.  El 83% de las personas de tercera edad, más de tres millones, han sido incluidas en el sistema de pensiones del Estado. Entre las nuevas pensionistas nos encontramos las religiosas del Sagrado Corazón de Venezuela, que hoy vivimos de nuestros sueldos remunerados, de la seguridad social y pensiones.

Más que la falta de algunos alimentos e insumos médicos y medicinas, nos preocupa la posibilidad muy cierta de que el triunfo en Venezuela de la industria capitalista, por cualquier medio, implique perder la mayor suma de seguridad social, salarial y educativa que jamás tuvimos. Nos vemos en el porvenir ante el espejo de los despidos masivos del nuevo Gobierno argentino, y en la eliminación del Ministerio de la Cultura del nuevo Gobierno de Brasil que debería ser provisional y ya gobierna como totalitario.

Ante las preocupaciones de las y los compañeros del mundo entero, les decimos que cada día es día de resistencia, preocupación y ocupación para sostener el tejido relacional solidario ante tanta exacerbación del individualismo, ante tanta especulación con el presente y tanto nerviosismo con el futuro. Cada día se necesita renovar esperanzas que resguarden la memoria de lo conquistado en justicia y dignidad, para evitar la tentación de volver la vista atrás y convertirnos en estatuas de sal. Necesitamos recuperar la confianza en la propia humanidad y en otras formas de poder construido colectivamente y a nuestro ritmo. Urge seguir reinventando la política y sus distintas formas de políticas públicas a favor de olvidados de la historia y vencidos de hoy por las industrias bélicas e informativas, que no perdedores en la búsqueda de otro mundo más justo y sororal.

Agradecemos la solidaridad y la disposición para oír distintas voces de nuestra realidad.


Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela. Caracas, 17 de mayo del 2016.

A quienes quieran tener otra lectura de nuestra República Bolivariana de Venezuela
A quienes quieran ensanchar sus comprensiones del mundo
A quienes quieran mirar a América...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

58 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Romina

    Ya ha pasado un año y todo sigue igual o peor allí :S es una lástima. Esperemos que la situación mejore. En España, sin ir más lejos, no vendría de más un descenso en los precios. Comparto estos <a href="https://www.ofertero.es/lidl/">folletos</a> de descuentos de diferentes tiendas para ahorrar en las compras de alimentos al menos. Un saludo desde Madrid

    Hace 3 años 6 meses

  2. adam

    Hola, siento que mi escritura no es tan buena, no es mi primera lengua. De todos modos, mi novio rompió conmigo después de 2 años de relación, todo fue genial hasta hace 6 meses. Comenzó a cambiar, rompió conmigo una vez, luego volvimos a estar juntos, y de nuevo, él rompió conmigo. Cada vez que me daba diferentes razones, la última era "Quiero que estés cerca pero como amigo" y luego me pide que me aparte de él por lo menos 6 meses porque, según él, es tóxico y voy a ser Mejor sin él porque no me puede dar lo que merezco (Alguien que realmente me ama y quiere estar conmigo por el resto de mi vida), me dijo que si después de ese tiempo todavía quiero ser amigo de él, Puedo contactarlo. Pero aquí está la cosa, he llegado a saber que otra chica me lo quitó. No quería ser sólo amigos. Yo estaba planeando tomar esos 6 meses para mí, pero lo quería volver tan mal. Hablé con Akin en Email:amormedico@hotmail.com y él me dijo qué hacer y él hizo sus oraciones y tengo a mi novio en dos días. Estoy tan felíz en este momento :) . Puede ponerse en contacto con él para obtener ayuda en cualquier relación o problemas matrimoniales, Él está seguro de ayudar :)

    Hace 4 años 4 meses

  3. debra

    Hola a todos soy Debra,del estado unido, estoy aquí para testificar en el nombre de este gran hombre que ha traído de vuelta la felicidad en mi familia después de mi amante Danielson me dejó durante 3 años por otra mujer, realmente amé a Chris porque era mi primer amor Intenté todo lo que estaba a mi alcance para hacer que Chris regresara a mi vida, pero la gente que conocí siguió engañándome y mintiéndome, entonces normalmente los sábados salgo a hacer mi pelo y conseguir algunas cosas, entonces tuve gente discutiendo en El salón si escuchan bien la radio, Que hay un programa (como volví a mi ex) Y comencé a hablar mucho sobre DR BAZ cómo este hombre ha ayudado a mucha gente a traer de vuelta allí amante, Así que inmediatamente me fui cerca A esas señoras que conocí en el salón y les expliqué las cosas a ellos dijeron que debería tratar de contactar con DR BAZ que ha sido la charla de la ciudad y la gente está realmente en contacto con él para ayudar inmediatamente buscamos en Internet y leer grandes cosas Sobre DR BAZ ahora tengo todos los DR BAZ c Ontact al instante en el salón le di a DR BAZ una llamada y compartí mi problema con él él sólo me dijo que no se preocupe que yo debería ser feliz, Él sólo me dijo que le enviara algunos detalles que hice, Y entonces él consiguió De nuevo a mí que todo sería aceptable dentro de 36hours que era tan feliz entonces DR BAZ hizo su trabajo y él no me falló, mi amante Chris vino a mí en las lágrimas y me pidió disculpas por dejarme en dolor profundo por 3years bueno, tan Decidió demostrar que nunca me dejará por ninguna razón que me hizo tener acceso a su cuenta y me hizo su pariente más cercano en toda su voluntad, Ahora lo más perfecto es que no puede pasar un minuto sin verme O llamándome, Soy tan agradecido a DR BAZ por traer de vuelta la felicidad que me falta durante años, Por favor, póngase en contacto con DR BAZ para ayudarle es un hombre de confianza. SUPREMESPELLS @ OUTLOOK.COM http://es.drbazhealinghome01.webs.com whatsapp +2348109469285

    Hace 4 años 5 meses

  4. spell caster

    Este es un testimonio que le diré a cada uno que lo escuche. He estado casada cuatro 4years y en el quinto año de mi matrimonio, otra mujer tuvo un hechizo para llevar a mi amante lejos de mí y mi marido me dejó a mí y los niños y hemos sufrido por 2 años hasta que conocí un puesto donde este hombre DR Joebroken han ayudado a alguien y decidí darle un intento para ayudarme a traer a mi amante de vuelta a casa y créanme que acaba de enviar mi foto y después de que su me dijo lo que voy a hacer y lo hago, ahora él y la de mi marido Y después de 48 horas como él me ha dicho, vi un coche entró en la casa y he aquí que era mi marido y él ha venido a mí y los niños y es por eso que estoy feliz de hacer cada uno de ustedes en similar a se reunió con Este hombre y tener su amante de nuevo a su auto. Su correo electrónico, spiritualspellcaster12 @ gmail.com, o whatsapp ... le +2349054927430

    Hace 4 años 10 meses

  5. spell caster

    Este es un testimonio que le diré a cada uno que lo escuche. He estado casada cuatro 4years y en el quinto año de mi matrimonio, otra mujer tuvo un hechizo para llevar a mi amante lejos de mí y mi marido me dejó a mí y los niños y hemos sufrido por 2 años hasta que conocí un puesto donde este hombre DR Joebroken han ayudado a alguien y decidí darle un intento para ayudarme a traer a mi amante de vuelta a casa y créanme que acaba de enviar mi foto y después de que su me dijo lo que voy a hacer y lo hago, ahora él y la de mi marido Y después de 48 horas como él me ha dicho, vi un coche entró en la casa y he aquí que era mi marido y él ha venido a mí y los niños y es por eso que estoy feliz de hacer cada uno de ustedes en similar a se reunió con Este hombre y tener su amante de nuevo a su auto. Su correo electrónico, spiritualspellcaster12 @ gmail.com, o whatsapp ... le +2349054927430

    Hace 4 años 10 meses

  6. ernesto

    hace 20 años todos, incluyendo los pobres y las monjitas comian mejor, el alegato que le queda al gobierno es decir que antes habia pero la gente no podia, falso!!!

    Hace 5 años 3 meses

  7. Francisco R.

    Contestar a Blas K. que sí existe esa congregación en Venezuela llamada de las Hermanas Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús. Un saludo.

    Hace 5 años 4 meses

  8. Blas K

    Nací y crecí en Venezuela, y estudié en un colegio de curas católicos (Colegio Claret) y, además, conozco las congregaciones de monjas que operan en el país. La congregación "Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela" no existe. Este artículo es progapanda, pura y simple, y tengo la certeza de que no hay una sóla monja en Venezuela que habría escrito una carta semejante. A los que quieren creer, a toda costa, que lo que se lee arriba es verdad (a pesar de una multitud de datos y muestras que lo contradicen) sólamente les ofrezco que vayan a Venezuela, no como invitados de algún personaje afecto al gobierno, sino como ciudadanos "de a pie" y se pasen una o dos semanas, conviviendo con la gente de allí, y luego vuelvan a esta página y comenten.

    Hace 5 años 5 meses

  9. yo mismo

    De broma... el artículo es de broma... Vamos que es maravilloso vivir en Venezuela... ¡ya, que te has creído tú eso! Por cierto, ¿en qué país los empresarios no quieren ganar más? O sea, que el gobierno venezolano que lo manipula todo ¿no es capaz de comprar para sus ciudadanos? ¿no será, más bien, que nadie le "fía"? Vamos yaaaaaaaa... que tengo familia viviendo allí y está todo el mundo deseando marcharse y el problema es que no tiene dónde. Hambre y más hambre es lo que les pasa... es lo más parecido a los 40´de este país, la misma mierda. Ya está bien... y sí, me importa ese país y mucho. Manipuladores todos los que queréis disimular la realidad

    Hace 5 años 5 meses

  10. Daniel García P.

    Saludos, en aras de la objetividad y la justicia, se debería poner el verdadero nombre de la autora de la carta, la hermana Jacquelin Jiménez, es injusto que una carta que expresa la opinión de una sola persona sea extendida como la voz de toda una congregación. No estamos hablando de un partido político, sino de una comunidad que coincide en una fe y un carisma, por lo que puede haber toda una pluralidad de opiniones políticas e intelectuales. Si uno revisa las primeras publicaciones de la carta, puede ver que fue publicada con su nombre, por lo que ella misma no pretendía hablar por toda su congregación, y esta en todo su derecho de expresar su interpretación de los hechos. Creo que fueron los medios de izquierda, que al igual que todos los medios, sean de empresarios, compañías trasnacionales, comunitarios, independientes, etc, tienen los intereses particulares de sus editores, los que empezaron a poner como autora de la carta a toda la congregación venezolana de las Hermanas del Sagrado Corazón, para sacralizar su opción política. En caso de dudar lo que digo, pueden consultar otros medios donde se público la carta con el verdadero nombre de la autora, uno de ellos es RT. Saludos cordiales

    Hace 5 años 5 meses

  11. Foción

    En esencia en Venezuela hacen lo mismo que le hicieron a Salvador Allende y el pueblo de Chile en el 73: paros patronales, desabastecimientos... preparando el golpe de estado. El paro es más alto en el reino de españa de los sobres y los paraisos fiscales que en Venezuela. Si sabes más de un lugar en el que nunca has estado, del que nunca has leido por tu cuenta y del que nadie ha venido a hablarte que de por ejemplo Portugal, que esta ahi al lado, lo mismo alguien está poniendo en tu cabeza información sin que lo sepas. Y lo mismo esa información te lleva a pensar cosas que no pensarías si no... En fin, Venezuela Resiste!!

    Hace 5 años 5 meses

  12. Heidy rodriguez

    Hermanas ciegas sordas y mudas locas como la canción de Shakira, donde coño vivirán ellas en Venezuela definitivamente nop.... Tienen cerebro úsenlo, y el sagrado corazón de jesus les queda grande ... El que lo ve todo sabe la verdad y no precisamente es esta .....

    Hace 5 años 5 meses

  13. DARÍO

    Excelente artículo, una óptica y versión diferente a la que se vende por las grandes cadenas.

    Hace 5 años 5 meses

  14. Carolina Jaimes Branger

    Martes, 7 de junio de 2016 Opinión El Interés Clímax Bienmesabe UB Economía Opinión Carta a las Hermanas del Sagrado Corazón de Venezuela ColasCaracas Catia 07/06/2016 | FOTO: ANDREA HERNÁNDEZ Carolina Jaimes Branger @cjaimesb carta | Crisis Económica | desabastecimiento | Escasez | Hermanas del Sagrado Corazón | Medicamentos | Las políticas públicas no deben ser dilemáticas en cuanto a escoger entre dos opciones malas. Ante un dilema así, una persona inteligente escogerá la situación menos perniciosa de ambas situaciones, pero al final la sumatoria seguirá siendo un cúmulo de males. Las Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela escribieron una carta a sus “compañeras y compañeros latinoamericanos” que han manifestado preocupación por las noticias que les llegan de Venezuela, como expresan preocupación todos aquellos que tienen familia y amigos en Venezuela. La carta de las Hermanas fue originalmente publicada en el Diario Público de España y reproducida en el portal www.aporrea.org. Queridas Hermanas, He leído con atención la carta que enviaron a sus compañeros en el exterior, sobre todo porque como antigua alumna del Sagrado Corazón me mueve, me conmueve y me preocupa la situación de ustedes en cualquier parte del mundo donde se encuentren. Fue mucho lo que recibimos de nuestras queridas Madres hasta que el colegio cerró en 1974. En mi caso particular, fueron 11 años de exposición diaria a las enseñanzas de la Santa Madre Magdalena Sofía Barat, enseñanzas que están arraigadas en mi mente y sobre todo, en mi corazón. Lo primero que debo hacer es poner en duda que esta carta la haya escrito una religiosa del Sagrado Corazón -no por no creer en sus capacidades intelectuales- sino porque colide con los valores de amor al prójimo y solidaridad que nos enseñaron en el colegio. La carta es un manifiesto político en contra del empresariado venezolano, los Estados Unidos, los políticos de oposición y cualquiera que ose criticar u oponer al gobierno chavista. Además el léxico también me hace dudar, por cuanto usa los trillados términos “amigos y amigas, compañeros y compañeras…” que la Real Academia de la Lengua Española ha desechado. Pero pensemos que, en efecto, fueron las Hermanas quienes escribieron la carta. No sé si cuando ustedes dicen que agradecen “la solidaridad y la disposición para oír distintas voces de nuestra realidad” es invitando a que alguien como yo exprese su opinión, o hablan de la suya versus a los que se dice de Venezuela en el mundo entero. Pero como es ambiguo, tomo la primera. Me preocupó su carta, queridas Hermanas, tengo que confesarlo. Porque en ella ustedes presentan una realidad bastante sui generis. Escudándose en el pretendido reconocimiento de algunos hechos, clavan sus lanzas a la clase empresarial y comerciante venezolana. Sentí como si estuviera leyendo “Rebelión en la granja”, especialmente porque para ustedes, “hay unos animales más iguales que otros”. Lo que más me preocupa es que el gobierno, como los cerdos de Orwell, sale librado de toda responsabilidad. Por ejemplo: ustedes confirman la falta de insumos básicos, cosa que es absolutamente cierta. Pero a la vez se quejan de que en las panaderías no han faltado “pan dulce, tortas y galletitas a muy altos precios” y se preguntan: “¿fallo gubernamental o imposibilidad de sancionar porque quien hizo la ley, hizo la trampa?”. (¡Qué bueno que reconozcan lo de la trampa, porque la Ley la hizo el gobierno!). Lo que no dicen, Hermanas, es que la única manera que tienen los panaderos –y todos los demás comerciantes- de no cerrar sus negocios es vendiendo a precios no regulados, pues los “precios justos” calculados por el gobierno están por debajo del costo de producción. ¿Y quién va a vender por debajo del costo de producción? ¡Ni siquiera el gobierno! En ese caso, los comerciantes tienen dos caminos: o quiebran o cierran, ambas opciones en contra de la esencia misma del comercio. Entonces el camino que les queda para no cerrar ni quebrar es el de traer trigo a precio de dólar libre y vender alimentos no regulados. Hablando de divisas, me extraña la incongruencia en el cálculo de éstas, porque ustedes toman la tasa que más les conviene según sea el caso. Desde el pan, calculado a Bs. 11,80/dólar, pasando por el café, calculado a Bs. 400/dólar, y llegando a la leche, donde refieren que “la venta paralela que eleva nuestros niveles de costo de cualquier producto es de 1.000 bolívares (por dólar)”. ¿Se han preguntado, Hermanas, de dónde sale el dólar paralelo si no es por un control de cambio que en oposición a todas las normas de la economía se extiende en el tiempo? ¿A cuánto está el dólar, a Bs. 11,80, a Bs. 400 o a Bs. 1000?… Si ustedes mismas reconocen que es imposible saber cuál es la tasa, se están dando la respuesta de que esas diferencias abismales lo que logran es aumentar no sólo la confusión, sino la corrupción. El control de cambio es reaccionario y no accionario. Es un efecto, no una causa. Cada vez que hay cambios en el esquema cambiario es para hacerlo más restrictivo. Y en un país donde todo se importa, crea terribles distorsiones. La tendencia es que el dólar intermedio suba, contrario a todo lo manifestado de que aún sin vender un solo barril de petróleo, Venezuela seguiría inmersa dentro de la mayor suma de felicidad posible. Ustedes también reconocen que “están desaparecidas las medicinas esenciales para mantener cualquier tratamiento regular de presión, circulación o cancerígeno. Es mucho lo que se tiene que preguntar, negociar o buscar para lograr cualquier medicina esencial”. Pero en ninguna parte mencionan a los responsables de que no se consigan esas medicinas esenciales, y mucho menos, a la cantidad de pacientes que han muerto en Venezuela por esa escasez de medicamentos. Los laboratorios necesitan divisas para traer los insumos para producir las drogas. O las mismas drogas, en caso de que aquí no se fabriquen. Ustedes que están tan cerca de la población más desfavorecida, tienen que saber la cantidad de personas que día tras día mueren de mengua en nuestro país. En el siguiente párrafo, queridas Hermanas, ustedes hacen alarde de conocer de economía cuando escriben: “Para intuir la complejidad de lo que pasa en este gran país nuestro, hay que saber esos mínimos datos de mercado. El sistema financiero ha buscado todas las formas de saltarse el control cambiario de divisas que hemos tenido por 15 años, y el control de precios de alimentos básicos. La industria encontró las grietas de estos controles por los cuales hemos podido todos los venezolanos tener acceso a alimentación regulada, y por supuesto, estabilidad emocional de mantener una familia e invertir ingresos en recreación, arte o vacaciones. Hoy es un descontrol de precios, de no producción, y acaparamiento de lo poco producido, para “sacarlo” cuando al dueño de tienda le dé la gana”. ¿De qué economía hablan ustedes? ¿De la economía de mercado, de la socialista al estilo europeo, de la marxista, de la maoísta?… No dicen tampoco que el control de cambio -y los excesos y la corrupción que de él han salido, que no niego- ha tenido cómplices en las más altas esferas gubernamentales. Una torta compartida por enchufados, boliburgueses, bolichicos y toda suerte de sinvergüenzas. Lo que sí puedo afirmarles con toda la contundencia del caso es que aquí no hay acaparamiento por parte de los empresarios. Aquí el gobierno sabe qué se produce, dónde se produce, cuánto se produce, para dónde se envía y quién lo envía. Es imposible que haya acaparamiento por parte de privados. Si hay acaparamiento, es por parte del gobierno. ¿No se preguntaron de dónde salieron tan expeditamente los alimentos y las medicinas que enviaron a Ecuador después del terremoto, incluso contraviniendo la petición del gobierno ecuatoriano, de que sólo querían rescatistas? ¿Quiénes los tenían guardados, los empresarios? ¡No! ¡Los tenía guardados el gobierno! No son los empresarios quienes suben los precios. Los precios han subido según regulaciones del gobierno. Las políticas públicas no deben ser dilemáticas en cuanto a escoger entre dos opciones malas. Ante un dilema así, una persona inteligente escogerá la situación menos perniciosa de ambas situaciones, pero al final la sumatoria seguirá siendo un cúmulo de males. En el párrafo siguiente hacen mención de la “manipulación mediática”. ¿Saben ustedes, queridas Hermanas, que el gobierno posee y controla la mayor red de estaciones de televisión y radio del país? ¿Quién manipula mediáticamente? ¿Han visto ustedes la propaganda que dice “hoy los venezolanos comemos más proteínas que nunca”?… ¿De verdad ustedes creen eso? ¡Aquí la gente está pasando hambre y no sólo son las clases pobres, la clase media también! ¿Seguimos? “La escasez en este maravilloso país no es producida por este gobierno, ni por ningún gobierno de antes ni de los que vendrán después. Es producida por una industria capitalista, burguesa, manipuladora en sus precios y ganancias, empecinada en tumbar este gobierno legítimamente elegido con los métodos electorales reconocidos en el mundo entero”. Ninguna industria quiere “producir escasez”, Hermanas, y siento que a ustedes les hayan lavado el cerebro para creer lo contrario. Las industrias quieren vender. Y lo ideal es ponerlas a competir para que haya precios asequibles a todos los bolsillos. Eso es capitalismo. Capitalismo no es crear una sociedad de pobres donde nadie tenga con qué comprar. “Hay gente gobernando en algunos países del mundo que no ha sido elegida por sus pueblos. No es nuestro caso. Y aunque no gusten a algunos, los resultados de las elecciones son legítimos. Si no nos gustan los resultados cambiemos el mecanismo, las formas organizativas de elección, cambiemos el sistema. Pero no injuriemos al elegido”. Les recuerdo –o les informo, mejor dicho, porque parece que no lo saben- que hay una figura que se llama Referendo Revocatorio (artículo 72 de la Constitución Nacional) que ha sido bombardeado y trabado por el Consejo Nacional Electoral. ¿Por qué no mencionan eso? Es lo que constitucionalmente permite sacar un gobierno malo a la mitad de su periodo. “No se cuestiona la dictadura financiera que nos somete a las y los venezolanos a estar en las amenazas del hambre todos los días, en las incertidumbres de las medicinas todas las semanas, en el desasosiego de que llegue el día en que las seguridades salariales que nos dejó el presidente Chávez ya no sean suficientes este mes para enfrentar al monstruo empresarial”. Chávez tuvo un barril de petróleo a más de $100 durante la mayor parte de su mandato. El grueso de esos ingresos está en cuentas en Andorra y otros paraísos fiscales, disfrutado por la cúpula “socialista” que ustedes defienden, que más bien debería llamarse “sucialista”, porque ha usado al pueblo y sus necesidades para enriquecerse groseramente. Por lo menos los empresarios a quienes ustedes culpan no son hipócritas ni andan pretendiendo lo que no son. Ese superávit logró la ilusión de que todo podía subsidiarse. Pero al bajar el petróleo, la debacle. No es lo mismo querer hacer que lograr. En una carrera un corredor puede estar de primero las tres cuartas partes y perderla. Incluso llegar de último. Y ustedes como religiosas deben saber que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones. “Porque es una dictadura financiera la que vivimos, es un golpe industrial que sostenidamente no produce suficiente porque no quiere, porque su deseo es ver derrotados a las y los chavistas que osamos creernos personas con futuro, porque les duele que el gobierno haya producido educación, autoestima, sentido patrio, sistemas de salud gratuitos, derechos laborales, salariales y sociales. Este gobierno produjo la mayor cantidad de dignidad y sentido de vida para las mayorías pobres de este país, y eso no se olvida fácilmente. ¿Será por eso que hay más colas para comprar barato donde se puede que protestas?”. Lo siento, queridas Hermanas, pero en esto tampoco estamos de acuerdo. Reconozco que Hugo Chávez creó un sentimiento de autoestima en un sector de la población donde ésta no existía y eso además de válido es loable. Pero ustedes que han sido educadoras de excepción no pueden decir que el gobierno de Chávez y mucho menos éste “ha producido” educación. Educar no es construir infraestructuras, ni regalar canaimitas o morrales. Para no hablar del sistema de salud. Barrio Adentro fue una idea genial que no duró nada. Los dispensarios están en el piso. Los hospitales, Hermanas, ¿han estado últimamente en un Hospital? ¿Han ido al Hospital de Niños? ¡Yo sí he ido y lo que he visto me ha dejado sin habla! “Lo poco que producen las empresas gubernamentales es lo que se vende a bajo costo, con precios regulados desde hace cinco años”. ¿Qué produce el gobierno? Tomemos la harina de maíz como ejemplo. Venalcasa tiene dieciocho plantas que deberían producir maíz para cubrir las necesidades del país y para exportar. Pero no lo hace. Polar produce más de 600 millones de toneladas de harina de maíz al año, lo que da para cubrir las necesidades del 50% de la población. Y dieciocho plantas procesadoras del gobierno no pueden producir ni el 15% de lo que produce Polar. ¡No se puede tapar el sol con un dedo! “Este noble pueblo aún no se ha puesto en la calle a manifestar por la falta de comida. ¿Por qué será?”… Yo les voy a decir por qué: ¡porque nadie que esté sobreviviendo puede sublevarse!. Si una madre no tiene comida para sus hijos, ¿cómo va a ir a una protesta? ¡Las protestas están en las muy humillantes colas! En fin, Hermanas. No tengo el espacio que ustedes tuvieron para explayarse en apologías al régimen que hoy desgobierna a Venezuela. Ustedes dicen que en el mundo “nadie disculpa con este país por promover medias verdades y la vida sigue como si nada”. Lástima, porque es exactamente lo que ustedes hacen en esta carta. Y me duele, Hermanas, me duele, porque en el Sagrado Corazón religiosas como ustedes me enseñaron que la verdad había que defenderla a toda costa. Y las medias verdades no son verdades. Tampoco debe generalizarse. Las generalizaciones crean estereotipos que no ayudan para nada. No son los gringos, ni la plutocracia. Es un sistema muy venezolano, con una corrupción muy venezolana, con un presidente que no sabemos si es venezolano, pero que ha demostrado una absoluta incapacidad para gobernar. Siento que el fanatismo haya obnubilado sus mentes, por lo que no sé si recibirán esta carta con apertura de mente y humildad de ver otra visión, que por ser distinta no es menos válida. Las saluda cordialmente, Carolina Jaimes Branger Antigua Alumna del Sagrado Corazón de Caracas Relacionados, CLAP (las bolsas de comida) en Chacao El polvorín mojado Basta de decir que el venezolano es flojo Una copa de pocas emociones La falsa conciencia del “buen revolucionario” Síguenos Recomendados TSJ admite demanda para permitir sacrificios animales en actos de santería Lo dejamos morir, Franco Peluquero de María Gabriela Chávez forma parte del cuerpo diplomático Colectivos del 23 de enero corren a tiros al Sebin y tocan sirena de guerra Quiénes somos Contacto Publicidad Eventos Copyright El Estímulo © 2014 Aviso legal

    Hace 5 años 5 meses

  15. Luis P

    Que verguenza las palabras de estas religiosas. Caracas no es el resto del pais donde, les aseguro, hay mucho menos que lo que estas mujeres dicen que hay. Pero aunque no fuese verdad, como es que el industrialista que requiere divisas para producir pues en un mundo globalizado (parece que quien escribio esa carta no sabe u omite que significa), todo pais require importar materia prima, productos semielaborados y elaborados aparte de maquinarias y equipos. Como puede producir un pais pequeno como Venezuela sin intercambio comercial internacional? Sin embargo ellas se apuran en echarle la culpa a los privados. Dicen las "monjitas" que para acceder a productos regulados y controlados por el gobierno hay que llenar planillas (de racionamiento) donde tienes que publicar si sigues al partido de gobierno (busquen CLAP)? Es eso normal? Quiero pensar que las obligaron a escribir o publicar esa carta como precio de una ayuda necesaria y por eso se prestan para la farsa...

    Hace 5 años 5 meses

  16. IVÁN CHAVES

    Desde Colombia un saludo fraterno a los hermanos venezolanos que luchan y resisten, contra los antipatria que desde miami quieren manipular al mundo con la debacle del país, muchos de los que hoy gritan en favor de capriles y el resto de pitiyankys, mañana se lamentaran de volver a ver a venezuela en manos de los gringos y las transnacionales que quieren apropiarsen de las riquezas del país de manera fácil, ...

    Hace 5 años 5 meses

  17. Tina

    Me gustaria ver un comunicado oficial firmado, tipico de las congregaciones religiosas en alusion a los problemas sociales de un pais...en este caso específicamente manifestandose a favor de un sistema politico. No hay documento que certifique que hayan sido las hermanas del Sagrado Corazon, y aunque en supuesto negado lo fuesen, pues respetaria algunas de sus afirmaciones, aunque no comparto todo lo que dicen, pues en este cuento no dicen todo lo que sucede en Venezuela

    Hace 5 años 5 meses

  18. MANUEL

    VENGAN A VENEZUELA UNA SEMANA.....luego COMENTEN.......SI SOBREVIVEN....

    Hace 5 años 5 meses

  19. ANTONIO TOSTON DE LA CALLE

    No vais a publicar nada.

    Hace 5 años 6 meses

  20. ANTONIO TOSTON DE LA CALLE

    Sí, quiero decir un comentario, pero ninguno de ellos me lo publicáis. De manera, que sólo pueden ser comentarios que incidan en que siempre difunden los grandes medios. Y ya sabemos lo que dicen: mentiras, mentiras, y más mentiras. Yo pongo mi nombre, mi correo electrónico y hasta ahora no me habéis publicado NADA. Esto es lo que autoriza PUBLICO?. Entonces, si que estamos perdidos.

    Hace 5 años 6 meses

  21. ANTONIO TOSTON DE LA CALLE

    Se os caen todos los palos del "sombrajo". La mentira, como siempre, están luchando los de siempre, y ya lo vimos como consiguieron por un golpe de Estado contra Salvador Allende, los métodos de los gringos. Hay en el interior de Venezuela los que siempre vivieron a costa del pueblo que no se resignan a que los pobres tenga consideración de personas, cosa que siempre ellos le negaron. Por eso hoy la derechona capitalista y explotadora como en tiempos de CARLOS ANDRES PEREZ y su "caracazo", donde empleó balas, armas de fuego contra el pueblo que quería participar de las riquezas del pais. Ricos, multimillonarios,como el "preso político" Leopoldo López, es la representación genuina de los avariciosos.Los gringos quieren que vuelvan ellos, porque sus multinacionales participan del festín, a costa de los marginados, los invisibles, como decía Eduardo GALEANO.

    Hace 5 años 6 meses

  22. Arabella

    Si de verdad creen lo que escriben estas "hermanas" vengan a Venezuela y vivan esta miseria de narcoestado dictarial a ver que opinan. Sobretodo si estas enfermo.

    Hace 5 años 6 meses

  23. Jose

    Con todos los respetos, me importa un carajo Venezuela. Y a todos los venezolanos que leen esto, arreglad vuestros problemas solos. Estoy hasta las narices de que se hable más de lo que pasa en ese país, que no ha importado una mierda en España jamás, que lo que está pasando en nuestro país. Ya está bien del dichoso temita.

    Hace 5 años 6 meses

  24. Tito

    Visto los comentarios, es evidente la crispación creada por los medios de comunicación y políticos en este país. Es imposible el debate sosegado. Por cierto no se si este problema tendrá algo que ver con la baja calidad de las informaciones que recibimos, el informe elaborado por la Universidad de Oxford y publicado por el “Instituto Reuters para el estudio del periodismo” que concluye que los medios comunicación de España son los menos creíbles de los once países consultados en Europa y los segundos menos creibles de los doce estudiados de todo el mundo. Creo que no es el el caso de ctxt, al que agradezco que me de una visión alternativa para que yo pueda sacar mis propias conclusiones.

    Hace 5 años 6 meses

  25. Javier

    Muy, pero que muy sorprendido de encontrar este artículo en un medio que, hasta hoy, me estaba pareciendo critico, constructivo e indispensable en el panorama de la prensa actual. Por eso he contribuido con aportaciones a su funcionamiento. Es cierto que España existe una manipulación informativa respecto a Venezuela que es interesad, vergonzosa y sirve a unos intereses concretos. Ahora, este artículo responde a una manipulación local habitual en Venezuela que elude toda crítica y errores tremendos de gestión con la manida teoría de la conspiración y el enemigo externo. Muy decepcionante, señores de contexto. Muy decepcionante.

    Hace 5 años 6 meses

  26. Eduardo

    Para los que afirman que no es posible que sea todo una conspiración y que los medios españoles no manipulan... también para el que habla de las miles de muertes violentas en Venezuela. ¿Alguno me podría explicar por qué todos los días dedican horas en los medios a hablar de Venezuela y ni 1 solo minuto en hablar, por decir un pais, de Colombia? Ah sí, que Colombia es un país capitalista y entonces no importa un carajo lo que allí pase...

    Hace 5 años 6 meses

  27. Javier RP

    Hay un tema que no explican estas buenas señoras, y es la Ley: "Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria", y la "Ley para la Defensa de Personas en el Acceso a Bienes y Servicios". Ambas declaran de utilidad pública toda la actividad de producción y comercialización de alimentos. La declaratoria de utilidad pública a todo el sector es el primer paso requerido por Ley para poder expropiar posteriormente activos utilizados en la producción de alimentos. Son de 2008. Es decir, la producción queda -o podría quedar- en manos del Estado sin mayor porblema. ¿Quienes hacen entonces la guerra económica, el desabastecimiento?. Porque si el Estado no es capaz de aplicar estas leyes, no sé qué pinta Maduro entonces.

    Hace 5 años 6 meses

  28. Alejandro Irausquin

    ¿Hermanas de la caridad? Discúlpenme ¿De donde sacaron este panfleto? Me respondió alguien con este enlace en otra publicación, pero está tan repetida en portales chavistas que no se cual es la fuente. Lo sospechoso es la foto con que inicia el articulo, del vasco que se da la gran vida en Venezuela haciendo negocios con el gobierno venezolano, y tiene el tupé de decir que la dieta se puede resolver normalmente, pues comida hay en todas partes.

    Hace 5 años 6 meses

  29. hanson

    ¿Tendrá algo que ver con lo que está pasando que Venezuela sea el país con mayores reservas de petróleo reconocidas?

    Hace 5 años 6 meses

  30. Juan Pedro

    ¡Ni una palabra acertada! Es el típico panfleto bolivariano, que hecha las culpas de todos los males al capitalismo, cuando TODO el proceso de producción está controlado, expropiado, manipulado por el Estado socialista. Las detenciones y desapariciones de todo aquel que se posicione por la libertad y en contra de Maduro Las amenazas a todo el que piensa distinto, a todas horas El control absoluto de los medios de comunicación La manipulación electoral, llevando electores "despistados" en autobuses para llenar las urnas de sus votos La utilización partidista del poder judicial para defender todas las fechorías del gobierno y perseguir a la oposición La falta de respeto a la Asamblea Nacional cuando no es controlada por Maduro Queda claro que este artículo ha sido redactado por las principales cabezas pensantes de Podemos...

    Hace 5 años 6 meses

  31. Miguel Angel

    No soy de Venezuela, pero si de creer se trata, le creo más a las Hermanas del Sagrado Corazón en Venezuela, que a Capriles, Leopoldo o a todos los empresarios burgueses.

    Hace 5 años 6 meses

  32. Luis

    Felicitaciones por publicar la otra versión de la historia. Con esto me queda claro la manipulación de parte del gobierno venezolano para que su gente crea en conspiraciones y que a pesar de tanto poder que tiene no le basta para enfrentar el supuesto embate del capitalismo. No dudo que las señoras que escriben la nota sean personas honorables, y que estén convencidas de lo que afirman. Pero lamentablemente debido a su ignorancia ellas y muchos venezolanos son presa fácil de las mentiras orquestadas por el gobierno. Aun los acaparamientos, delincuencia y demás males que se les atribuye a X instituciones o personas, ellas no se dan cuenta que es la válvula de escape para subsistir en un ambiente que ha sido creado poco a poco y durante años nada más y nada menos que por el chavismo. Las entidades capitalistas que se menciona, existen en todo el mundo. ¿acaso el mundo está igual que Venezuela por este motivo? Evidentemente no.

    Hace 5 años 6 meses

  33. Uno que pasaba

    17 años de felicidad, paz y armonía, entonces ¿por que se emigraba a otros países? Aparte, si está todo controlado, precios, producción, moneda (legal y paralela), ... ¿como pueden ser los malos los empresarios que tienen que seguir la doctrina marcada por el gobierno? Un saludo.

    Hace 5 años 6 meses

  34. steven

    No, no, y no. (No tenemos alimento para alimentar tres Venezuela) No me puedo extender. Porque la idea se perdería. Pero es lamentable leer hasta el final su artículo. Las palabras no fluyen fácilmente en mi cabeza, y un poco de hambre no me hará tolerar; así que me disculpo si una palabra ofende. Pero quiero de dejar las cosas claras...: A quien quiere hacer llegar su mensaje?. Acaso padece de al menos de lo que ocurre acá?, llamado por poderosos gobiernos como un “ problema doméstico ” . Tiene hambre?, no consigue una medicina para un amigo? O su único momento de escuchar la radio no fue interrumpido por una cadena nacional lleno de amenazas y sumando a una lista de traición personas que están trabajando por el país? En Venezuela, el gobierno tiene en sus manos todo el proceso de distribución de alimentos. Desde la adquisición de una semilla hasta el monitoreo de a quien despachar y a quien no; Maneja la cartera de divisas, inspecciona las empresas, crea sindicatos paralelos bajo sus facultades. Y lo extraño del asunto, de tener todo el poder es que el alimento no llega al pueblo. Una Gran casualidad. Ha descrito lo que padece una persona para sobrevivir acá y lo plasmo muy bien. Espero que la opinión internacional este muy claro de esto y les cree preocupación. Pero es lo único transparente del asunto. Lo único que se escuchan son voces de un lado. Y con mucho ruido para que los escuchen. Pero ha oído usted un canal donde hablen todos los empresarios juntos? Porque en mi país aún yo no. Y si lo hacen… adivine? Que ocurriría? Serían los bienes llamados traidores de la patria. Y el esfuerzo de muchos años se esfumaría. Obviamente escribo de Venezuela. Y basta con sentirse ofendido por su artículo. Espero que su trabajo sobre mi país no termine en esto

    Hace 5 años 6 meses

  35. ana maria

    buena explicación, siempre es bueno tener las dos partes de las versiones, al final es un tema universal, por que todo se rigue mediante la política.

    Hace 5 años 6 meses

  36. El Edwardito

    Mmmh veo bastantes comentarios de desclasados que niegan que haya un golpe de estado lento al gobierno de Venezuela. Parece que necesitáis ver lo que están haciendo los actuales gobiernos de Argentina y Brasil a su población. La televisión gubernamental venezolana apenas alcanza el 10% de share un día normal, y sin embargo habláis de que se limita la libertad de expresión. Pero de la censura de Telesur en Argentina por el gobierno de Macri, ni pío. Y en el caso español, que aparezca la cara de Maduro en absolutamente todas las portadas de nuestros principales periódicos... No es ni sospechoso, ¿no? Pensáis que los dueños de dichos medios son unos filántropos excelentes, y por eso informan. Por eso, te hablan de una supuesta hambruna en Venezuela, cuando te ocultan las decapitaciones que suceden en Arabia Saudí o la masacre que sufre el pueblo de Yemen. En conclusión, el problema es que, cuando eres un desclasado (o desclasada), no eres capáz de entender que las cosas, en este mundo, suceden por las decisiones de los que están ahí arriba. Los de abajo, para hacernos notar, tenemos que tirar de medios no convencionales.

    Hace 5 años 6 meses

  37. Yo

    Igual todos los que decís que vivís en Caracas sois partidarios de los que sabemos ,¿no?Se os ve el plumero .

    Hace 5 años 6 meses

  38. Disidente

    Yo creo que por mucho que lo vendáis no engañáis a nadie. Un dato: En la foto no se ve ni un precio, ¿por qué será?...¡Ains!

    Hace 5 años 6 meses

  39. Anabela Arminio

    Le respondo a Miguel: los supermercados de las fotos del vasco que anda por aquí corresponden al segmento premiun donde todo lo que venden es importado, carísimo, incomprable. No ha puesto fotos de abastos y supermercados normales. Por cierto, si hubiera visitado las neveras de carne y quesos a lo mejor no le hubiera quedado la foto tan bonita. Nadie se puede alimentar con los salmones que "pescó" en Caracas. Lo que hace falta es lo básico: aceite, azúcar, leche, harina de maíz, de trigo etc etc. Solo para aclarar el punto. Ah! Vivo en Caracas, por si acaso.

    Hace 5 años 6 meses

  40. Anabela Arminio

    Lo único indebatible del artículo es su título. Efectivamente hay más colas para buscar comida que protestas porque debemos gastar horas y horas en las colas para comprar "lo que haya" y no podemos protestar todo lo que deberíamos. O hacemos colas para poder llevar a casa algo de comida o protestamos. Ah! Vivo en Caracas y soy médico en un hospital público. La realidad es lo que es. El sesgo ideológico es solo un intento por justificar lo injustificable.

    Hace 5 años 6 meses

  41. Arturo

    Los canadienses, mejicanos y groenlandeses también son norteamericanos

    Hace 5 años 6 meses

  42. fer

    Esto si que es un panfleto en toda regla patrocinado por Maduro & Company

    Hace 5 años 6 meses

  43. Arturo

    El gobierno norteamericano: ¿canadiense, mejicano, groenlandés o estadounidense?

    Hace 5 años 6 meses

  44. Manuel

    Llevo algún tiempo (años) ojeando medios progresistas y otros no tan progresistas, y esta es la primera vez que me encuentro con la voz "de la otra parte" en este complejo conflicto. Hasta ahora siempre me encontrado con la voz (amplificada por muchos medios) de políticos de derechas venezolanos y españoles, representantes del Ibex y sus amigos (lease Felipe Gonzalez, Aznar y otros), empresarios y personalidades venezolanas y uno que otro intelectual de sensibilidades conservadoras. Como lector agradezco que este medio me de acceso a lo que otras partes pueden opinar, y aunque pueda no estar de acuerdo con las mismas, siempre las respetaré y tendré en cuenta a la hora de formarme una opinión, y en particular tratándose de las Hermanas del Sagrado Corazón de Venezuela

    Hace 5 años 6 meses

  45. Rafael Hernández

    Comparto esta visión de lo que ocurre en Venezuela porque asume la realidad sin adornos y sin mentiras, consciente de lo que está en juego en cuanto a la esperanza de nuestro país y de otros pueblos latinoamericanos. Además recurre a la memoria para decirnos de que Venezuela durante su historia solo ha sido un país rico para un sector de la población y para los explotadores foráneos, pero un país de miserias para una mayoría de excluidos. Desde Chávez se han hecho esfuerzos descomunales para darle un vuelco a esa historia, a la par que se enfrenta a quienes quieren conservar sus privilegios. En esa disputa los reaccionarios perdieron, pero la trasladaron del plano político a la economía con la ilusión de ganar espacios para el retorno al poder. No hay desenlace definitivo; pero, si la conciencia de los venezolanos va por los caminos de verdad, de fe, de esperanza y de trabajo que hay en este manifiesto de las Hermanas del Sagrado Corazón de Venezuela, habrá un futuro de solidaridad, de bienestar y de justicia en nuestro país.

    Hace 5 años 6 meses

  46. Iker

    El tardo chavismo se ha antrincherado en el bunker y es completamente ajeno a la realidad. A quienes me recuerdan...

    Hace 5 años 6 meses

  47. mikiexpress

    Gracias, ni siendo Clarisas hubiera quedado mas claro, ah, y las Hnas. no pueden mentir... Consolátrix afflictiorum.

    Hace 5 años 6 meses

  48. Carlos

    Expropiese

    Hace 5 años 6 meses

  49. Carmen

    Cómo puede ser que gente tan crítica acepte ser las esclavitas de la religión católica? Algo no cierra aquí, no es un discurso conventual.

    Hace 5 años 6 meses

  50. Andrés

    Joder, que cara más dura tenéis. Yo que he visitado Venezuela con asiduidad doy fe de que en Venezuela se pasa hambre, hay una inseguridad que alucina y la culpa es del maestro armero, caramba cómo se distorsiona la realidad. ¿Será por eso que todos quieren irse para huir de la miseria o será porque hay colas para ir por la cantidad de oportunidades que surgen? A los datos me remito.

    Hace 5 años 6 meses

  51. Euclides

    Ea, Guillermo, no se qué haces en suiza pudiendo vivir en Venezuela.

    Hace 5 años 6 meses

  52. Enri

    Pues eso, que en Venezuela las están pasando "canutas".---se debería convocar nuevas elecciones con mucha democracia y libertad para así poder salir de este mal ambiente económico, político y social.---Lo veremos.---!!!!

    Hace 5 años 6 meses

  53. Miguel

    Lean y vean la realidad. Lo que no vió Rivera ni le interesa ver. Las hermanitas lo dicen, pero aqui están las fotos de un empresario vasco residente en Caracas, publicadas en su "feisbu", y censuradas por el diario ABC, para que no veamos en España la realidad de lo que sucede. El mismo lo explica muy bien. albaciudad-org/2016/05/fotos-supermercados-caracas-comida-empresario-vasco/ (Sustituir primer guión por punto).

    Hace 5 años 6 meses

  54. Miguel

    Lean y vean la realidad. albaciudad-org/2016/05/fotos-supermercados-caracas-comida-empresario-vasco/ (Sustituir primer guión por punto).

    Hace 5 años 6 meses

  55. tony

    "...Más que la falta de algunos alimentos e insumos médicos y medicinas, nos preocupa la posibilidad muy cierta de que el triunfo en Venezuela de la industria capitalista, implique perder la mayor suma de seguridad social, salarial y educativa que jamás tuvimos..." Pues nada, morios de hambre o por enfermedades pero estad orgullosas de que el malvado capitalismo no ha derrocado a vuestro camionero.

    Hace 5 años 6 meses

  56. Guillermo

    Que nitido hermanas!! Seguid luchando por el futuro de vuestro pueblo!! Mucho animo desde Suiza, de un espanol, al que echaron de su pais.

    Hace 5 años 6 meses

  57. Carles Lufets

    Básicamente: todo lo malo que le ocurre al país es producto de una conspiración. ¡Qué falta de capacidad de autocrítica! ¡Qué vergüenza de artículo! En el que por cierto, se olvidan referirse a las 25.000 muertes violentas que asolan el país al año. ¿De verdad si Venezuela fuese el paraíso que describen la gente necesitaría robar, asaltar y secuestrar para sobrevivir?

    Hace 5 años 6 meses

  58. Maite

    Que clarito lo habeis explicado, hermanas.

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí