1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Xulio Ferreiro / Alcalde de A Coruña

“La negociación de Gobierno dejó heridas difíciles de cerrar”

Xosé Manuel Pereiro 8/06/2016

<p>El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro </p>

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tiene mirada triste de niño de posguerra, pero se ríe al menos una vez por párrafo. Xulio Ferreiro Baamonde nació en A Coruña hace 41 años en una familia de trabajadores cualificados, se hizo socio del Deportivo, militante nacionalista, se licenció en Derecho en la Universidad de A Coruña (UDC), allí se doctoró (La protección de la Víctima en el proceso penal, se tituló su tesis) y realizó estudios de investigación en Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Chile, antes de conseguir el puesto de profesor titular de Derecho Procesal. En 2012 dejó la militancia (la política, no la deportiva) para acceder a una suplencia de magistrado en la Audiencia de Lugo. En 2015, lo que había comenzado meses antes con medio centenar de personas congregadas públicamente en la orilla del mar, en Riazor, la Marea Atlántica, lo designó candidato a la alcaldía de A Coruña. En las elecciones de mayo, Marea obtuvo diez concejales, los mismos que el PP; el PSdeG-PSOE, seis, y el BNG, uno. El candidato de la sempiterna camisa a cuadros se convirtió en alcalde. 

Empezar a gestionar un ayuntamiento de una ciudad de 250.000 habitantes al frente de un grupo político sin experiencia no parece fácil.

Yo venía de una administración pública, la Universidad, más pequeña en algunas cosas, aunque creo que tiene más personal que el Ayuntamiento, pero conoces más o menos cuál es el funcionamiento administrativo. No fue eso lo que más que costó o más me sorprendió. Todo eso que se piensa sobre la clase política o sobre las relaciones entre partidos, lamentablemente no solo es cierto, sino que aún es peor de lo que se percibe desde fuera. Ya se sabe que la gente de los partidos mira mucho hacia dentro y poco hacia fuera, pero aun así piensas que existe más preocupación por el interés general y por el bien común. Claro que hay excepciones, en todo este tiempo hubo gente de organizaciones que piensas que son ajenos a ti, y que ves que son gente decente. Por lo demás, es como adaptarse a cualquier trabajo nuevo.  

¿Cómo encontró el Ayuntamiento desde el punto de vista político?

El Ayuntamiento de A Coruña era muy heredero del pacovazquismo [Paco Vázquez, controvertido militante del PSOE, fue alcalde durante 23 años]. Desde lo simbólico, actos que no mudaron ni con el paso de sus dos sucesores en la alcaldía, hasta incluso la propia estructura administrativa. En los últimos cuatro años, con el PP, pasó por un proceso de endeudamiento muy alto. Con la escasa capacidad de maniobra que da eso por la Ley Montoro de Estabilidad, no hay mucho margen financiero, pero bueno… 

Aproveche y haga balance.

Moderadamente positivo. Creo que el primer año de un gobierno, y más de un proyecto tan nuevo como el nuestro, siempre es el más difícil, y lo superamos satisfactoriamente. Claro, todos querríamos ir más rápido, hacer más cosas y ser más transformadores. Me parece que en este año sentamos las bases para cosas que se van a ver más adelante, en el que hubo ciertos gestos simbólicos que a mí no me parecen menores, que son importantes, temas tradicionalmente encallados, como la memoria histórica [había una veintena de calles pendientes de sustituir el nombre franquista por otro ya aprobado], o tener una relación normal con el idioma gallego, o la laicidad. También es cierto que deben de ir acompañados de algo más. Ese algo más está ahí en los nuevos presupuestos. La política social, la cultural, de movilidad, de medio ambiente, cobrarán una importancia mayor, por lo menos en lo que es la previsión de gastos. 

Normalmente se les acusa, a la Marea Atlántica, y en general a los gobiernos municipalistas, de eso, de hacer más política simbólica que real.

Lo simbólico pesa porque es eso a lo que se le presta atención. Ayer anunciábamos una inversión de un millón de euros para reparaciones y reformas de los colegios públicos de la ciudad. Es la cantidad más alta de la historia del Ayuntamiento de A Coruña dedicada a ese objetivo. Eso también tiene su importancia, pero lo que genera polémica y en lo que se pone el foco es en lo simbólico. 

Kichi, el alcalde de Cádiz, se quejaba en CTXT de que los medios de referencia de cada ciudad estaban en contra de los gobiernos municipalistas. 

En A Coruña hay una pluralidad de medios, y dentro de ella caben distintas posiciones respecto del gobierno municipal, respecto de la Marea Atlántica o de mi persona. Hay desde aquellos que son abiertamente hostiles, hasta el paroxismo, otros que tienen una línea clara en contra y otros que reflejan tanto lo positivo como lo negativo. Me da la impresión de que hay una diferencia con otros ayuntamientos, donde la prensa es más hostil en general. A mí tampoco me gusta mucho hablar de los medios. Yo pienso que hacen su labor y tienen sus líneas editoriales y luego sus lectores juzgan si lo que leen se corresponde con la realidad o no, y en caso de que no, la gente también se da cuenta. 

¿Gobernar no supone un baño de realidad?

Fuimos bastante realistas a la hora de redactar el programa y a la hora de presentarnos en público. Yo la palabra promesa no la utilicé nunca, utilicé compromiso y no hicimos ninguno que pensamos que no pudiésemos cumplir. Otra cosa es que se nos achaque incumplir cosas que nunca dijimos, o que se generaran unas expectativas. No nos pusimos expectativas tan altas antes como para pensar que fuésemos a chocar contra la realidad. Sabíamos de aspectos que iban a ser complejos, y así están siendo, complejos. Cierto que también uno cuenta que las administraciones puedan trabajar juntas, y a veces no es así. 

¿Lo de intentar impedir que se edifique el puerto y mantener el uso público no es chocar contra la realidad? [coincidiendo los mandatos de Paco Vázquez y de Aznar se proyectó vender la mayoría de los terrenos portuarios, 400.000 metros cuadrados en pleno centro de la ciudad, para uso residencial y así pagar las obras del puerto exterior]. 

Las relaciones con la Autoridad Portuaria fueron difíciles desde un principio, por la desconfianza inicial que había. La situación de la AP es complicada desde un punto de vista financiero y eso también lastra la capacidad que tiene para actuar y negociar. Somos conscientes de eso, pero nosotros también defendemos el interés general. Y también entiendo que si tenían acuerdos anteriores, se pregunten por qué tienen que renunciar a ellos. Pero la operación urbanística en el puerto para financiar el puerto exterior no es posible a día de hoy, todo el mundo está de acuerdo ahora en eso. Por lo tanto, hay que replantear este tipo de actuaciones que se previeron hace una década.  

Si se ganan esos terrenos, de la misma forma se pueden perder otra vez, ¿no?

Estamos peleando para que no sea así, para que los terrenos del puerto queden para uso ciudadano. Si nosotros dejamos en este mandato el asunto encarrilado va a ser difícil que se den pasos atrás o que se renuncie a derechos adquiridos por la ciudadanía en beneficio de intereses mercantilistas. Si hay un consenso ciudadano detrás será muy difícil que alguien después explique las razones para revertirlo. 

En los casos de actuaciones urbanísticas anteriores judicializadas [un edificio entero que hay que demoler, urbanizaciones construidas sobre terrenos irregularmente expropiados por los que hay que compensar a sus propietarios] están entre la espada de defender los intereses municipales, porque las indemnizaciones podrían suponer la bancarrota del Ayuntamiento, y la pared de quienes les acusan de no querer depurar responsabilidades de corporaciones anteriores.

El compromiso que tenemos es el contrario, depurar responsabilidades en aquellos casos en los que las responsabilidades sean manifiestas, y así lo haremos, no hay intención de meter nada debajo de las alfombras, ni de hacer borrón y cuenta nueva.  

¿Hasta qué punto es posible?

Es complicado, porque estamos hablando de cosas que tuvieron su origen hace muchos años, en los que puede haber responsabilidades prescritas, y en otras son decisiones administrativas en las que la responsabilidad queda diluida. Determinarla desde el punto de vista jurídico es siempre más complejo que desde el punto de vista político. Pero seguiremos los caminos que haya que seguir. 

¿Cómo se articulan las decisiones entre Gobierno local y Marea? Normalmente las relaciones partidos — gobiernos suelen ser complejas.

La Marea Atlántica no funciona ahora de una manera muy distinta de cómo funcionó en su gestación. Actuamos con las normas democráticas habituales, y con la confianza en el trabajo de los demás, que tiene su correspondencia en la rendición de cuentas. Hay una delegación de confianza de la Marea en el Gobierno Municipal basada en el cumplimiento de un programa aprobado por consenso, y después en la explicación y en la dación de cuentas delante de la asamblea y de la organización política de lo que haces, por qué lo haces o lo dejas de hacer. Y por ahora está funcionando bien, sin mayores conflictos, aunque claro, con unas exigencias de las bases.  

¿Cada cuánto rinden cuentas y a quién?

Cada quince días tenemos la Red [la asamblea, no necesariamente presencial], y en esa Red siempre hay un espacio para que el grupo municipal rinda cuentas. Esta semana, por ejemplo, explicamos las negociaciones con el Ministerio de Fomento, y por qué llegamos a ese acuerdo. Cada concejal forma parte de la Marea sectorial correspondiente, y por lo tanto recibe feedback, ideas y propuestas de cada ámbito. 

¿Cuánta gente participa?

Entre grupos de trabajo, Mareas... debe andar por las 300 personas activas. 

Hay quienes les acusan de estar más preocupados de tejer alianzas con ayuntamientos más mediáticos que con los ayuntamientos gallegos.

Estoy de acuerdo. Estamos trabajando en red. Crecemos en contacto con otros proyectos municipalistas. En el caso del Estado con gobiernos como los de Barcelona en Comú, Ahora Madrid o Zaragoza en Común, y en el caso del País, hubo unas sinergias claras con Compostela Aberta, con las Mareas de Vigo, de Pontevedra, con Ourense en Común, y estamos trabajando con Mareas de todo el País, estén en el gobierno o no. A mí me parece positivo que el Ayuntamiento de A Coruña tenga una relación fluida con los principales ayuntamientos del Estado, y ahí se pueden generar proyectos concretos, como es tener con Madrid una plataforma compartida de presupuestos participativos. 

¿No tienen miedo a que política o mediáticamente les fagocite Podemos?

Seguro que en Madrid son más difíciles de explicar las diferencias entre las candidaturas de unidad popular y un partido que forme parte de esa candidatura, aunque sea el más importante dentro de la misma. En Galicia, el espacio de las Mareas cobró sustantividad de por sí. Aquella gente que se identifica más con Podemos se encuentra cómoda en ese espacio, y otra gente que no se identifica tanto con ellos sí se identifica con las Mareas como proyecto político que integra más sensibilidades. La relación de Marea Atlántica con Podemos es magnífica, pero como lo es con otras fuerzas que entran en la confluencia, como Esquerda Unida, con Anova, con Equo, o incluso con Compromiso por Galicia [un partido nacionalista de centro izquierda], que ahora mismo no está en la órbita de las Mareas. 

Acaban de decidir pedir el voto para En Marea en las elecciones del 26 de junio. ¿El hecho de que En Marea haya apostado por reeditar una coalición, en lugar de conformar un partido instrumental, y que haya hecho una renuncia más o menos expresa a tener grupo parlamentario y se subsuma en el del Podemos pesó más o menos en esa decisión?

La decisión ya la tomamos en la “primera vuelta” de las generales. Entonces entendimos que En Marea era una alternativa para una oportunidad de cambio. Nosotros no pudimos participar en la conjunción de la coalición, en la conformación jurídica del espacio político para las generales porque, bueno, estábamos bastante ocupados gobernando A Coruña y ahora lo que vimos es que en definitiva la gente no hila tan fino, no ve las diferencias entre Marea Atlántica y En Marea, porque también ve que somos compañeros. Las coaliciones tienen sus defectos y sus límites, y Marea Atlántica no fue una coalición de partidos porque también sabíamos de esas limitaciones, y el resultado es que tenemos un proyecto común, y no hay disensiones internas. 

¿Cómo vio aquella “primera vuelta” de las elecciones generales?

Creo que en las elecciones de diciembre hubo una mayoría de electores que se posicionaron claramente por crear una alternativa al Partido Popular desde la izquierda y en clave social y de derechos. Lamentablemente, las fuerzas parlamentarias no fueron capaces de convertir esa expresión electoral en un gobierno, creo que principalmente por el empecinamiento del PSOE en poner la investidura de Pedro Sánchez en las manos de Ciudadanos algo que, a mi juicio, estaba condenado al fracaso desde el principio. 

¿Y esta vez?

Es difícil prever lo que pasará, pero espero que en esta ocasión sí pueda ser posible ese gobierno de cambio que muchos ciudadanos aguardan. De todas maneras, creo que será difícil el entendimiento entre las fuerzas llamadas a ese acuerdo, puesto que todo el proceso de negociación, o su ausencia, durante estos meses dejó heridas que van a ser difíciles de cerrar. En todo caso, sería bueno que los actores políticos estén esta vez a la altura, puesto que, en caso contrario, el único beneficiado será el Partido Popular, y los perjudicados, los ciudadanos, en primer lugar, y después la credibilidad de las fuerzas del cambio, particularmente del PSOE. 

Las elecciones gallegas serán el próximo octubre. Marea Atlántica apuesta por Marea en Común, un proceso de base que no es el de la coalición de partidos que es En Marea. ¿La situación no se está pasando de líquida? ¿No convendría ya algo más sólido?

Llegará el momento de darle más solidez a esto, sí.

…¿Y?

En Marea Atlántica se hizo un análisis de que desde los órganos de la coalición En Marea era muy complicado, o más complicado, ensanchar la base social y hacer más horizontal la toma de decisiones, con lo cual entendimos que Mareas en Común era un buen método de ampliar la base y darle más respaldo social al proyecto político. No como algo en contra de En Marea, sino como una herramienta metodológica. Que los partidos volcasen su poder simbólico, sus cuadros y sus militantes en un proceso común. Hubo un partido que lo vio así, que es Esquerda Unida, y está participando ahí, y en otros hay diferencias.

A veces las cosas son complicadas de entender, no todo el mundo está interesado en estos pormenores, pero creo que darle calidad democrática, horizontalidad y base experiencial a las cosas que se hacen es una actitud que da mejores resultados y hace un proyecto más sólido. De todas formas, todos tenemos el mismo objetivo, que es una candidatura lo más amplia, unitaria y potente posible para ganar la Xunta de Galicia.

Tiene mirada triste de niño de posguerra, pero se ríe al menos una vez por párrafo. Xulio Ferreiro Baamonde nació en A Coruña hace 41 años en una familia de trabajadores cualificados, se hizo socio del Deportivo, militante nacionalista, se licenció en Derecho en la Universidad de A Coruña (UDC),...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí