1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica parlamentaria

No se piran. Ni con agua caliente

CDC es puro virtuosismo. Ha ganado, zas, tres meses más. Y la CUP, sin ser nueva política, dibuja dónde la nueva política puede lucirse, por lo que hay que observarla con microscopio

Guillem Martínez Barcelona , 10/06/2016

<p>Una imagen del pleno del jueves.</p>

Una imagen del pleno del jueves.

Parlament de Catalunya.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hola. La semana pasada, desde esta pantalla amiga, especulaba con que, tras la imposibilidad de aprobar presupuestos, se piraban. Bueno. Pues no se piran. Ni con agua caliente. Toma spoiler. Se lo explico.

Hoy es jueves. Hay sesión de controlZzzzz. Ayer, miércoles, hubo lo de los presupuestos. No había posibilidad de aprobarlos. Hubo reuniones secretas durante el finde --a un político hispano le gustan más las reuniones secretas que a un tonto una tiza--, pero que no condujeron a nada. Finalmente --lo dicho, ayer--, se puso en escena el fracaso. JxS defendió en solitario los presupuestos más sociales de la historia --algo, por otra parte, poco probable; desde el ciclo iniciado en 2007, el trade-mark los-mejores-presupuestos-de-la-historia ha desaparecido; no volverá, snif, jamás--. Y la CUP defendió su punto de vista, que parece recaer en que no los pueden votar, porque los presupuestos son autonomistas, no independentistas. Con eso se alude al hecho de que no plantean desobediencia. Es decir, las partidas dedicadas a la cosa Procés quedaban camufladas, no explícitas. Por el mismo precio, CUP explicó que su pacto de Gobierno con JxS --básicamente, un Frente Nacional; es decir, lo contrario a un frente social, o popular, que no se ha producido en lo poco que se ha legislado en estos meses, ni tampoco en lo mucho que se han aprobado mociones y resoluciones-- "mutaba". Se utilizó el palabro "mutar". Es decir, no se rompía el pacto de Gobierno, pero cambiaba. De gusano a mariposa. O a capullo. Que no se sabe. La CUP, obligada en su pacto de Gobierno, por escrito, a votar con JxS --cosa que ha hecho y no ha hecho estos meses--, planteaba, supongo, que a partir de ahora sólo votará en caso de desobediencia, de hechos palpables en el Procés. Supongo, a su vez, que ese es el objetivo de la CUP desde 2012: obligar a CDC --ahora a JxS-- a pasos hacia la desobediencia. Hasta ahora, no lo ha conseguido. Ni una sola vez.

El Procés, así, si se entiende --como lo entiende la CUP-- que es una ruptura, no ha registrado aún ninguna ruptura. Algo que abre la posibilidad de que, incluso, sea todo lo contrario. Una ingente energía gubernamental para evitar la ruptura. Que en Catalunya, en cuatro años de proceso rupturista, no se haya producido una ruptura, no sólo tiene guasa, sino que es meritorio. Pero así ha sido. La consulta del 9N no fue ruptura, en tanto no sólo no servía para nada, sino que no fue organizada por la Gene --así lo explicó Fiscalía, antes de que, desde el Gobierno, obligaran a Fiscalía a empapelar a Mas y a dos also starrings por desobediencia, esa cosa que ni siquiera han practicado en sus fantasías / sus juegos de rol del sabadete--. La declaración del 9N no es tampoco una ruptura, en tanto que no es una ley, sino --se cuidó mucho ese aspecto-- un estado de ánimo, caducable, se especificaba en el texto, a los 30 días. Podía haber sido, por tanto, un soneto. O una sardana. De las tres leyes rupturistas previstas en la declaración 9N, sólo se sabe algo de la que, se dice, creará una Seguridad Social catalana. Y lo poco que se sabe es que asume competencias previstas/no es ruptura, me dicen.

La poética CUP consiste en estirar a JxS hacia la ruptura. Por aquello que decía Gramsci de que en situaciones revolucionarias el PCI podía llevar a los partidos de acción burguesa al campo revolucionario. Pero, por el mismo precio, se ha traducido en salvarle los muebles a un Govern que --ya se lo explicaré un día, que nos reiremos-- imposibilitó la posibilidad de acceder al Estado antes de 2012, y luego no hizo nada efectivo en esa dirección. La frase de Gramsci mola y tiene gancho, pero también tiene otra --y esas son las verdaderas frases chachis de Gramsci-- que parece emitida para describir el centro-derecha catalán: "Los cuerpos caen hacia el lado al que se inclinan". Y el catalanismo conservador, esa joya, carece de tradición de desobediencia, por lo que, todo apunta a ello, jamás se dejará caer hacia ese lado. De hecho, sólo ha desobedecido dos veces al Estado. Una, en su momento fundacional. En el Tancament de Caixes, una negativa a pagar impuestos hasta que el Estado asumiera unas demandas. Duró lo que el rosario de la aurora/hasta la primera detención. El segundo momento de desobediencia --esta vez, hay que reconocerlo, vehemente, sostenido, exitoso, y con consecuencias duraderas en el tiempo-- fue en 1936, cuando el nacionalismo conservador desobedeció al Estado --concretamente, a la II  República-- y colaboró, como un poseso, con el yuyu. Se dice rápido. Bueno. A presión y temperatura normal, es culturalmente imposible que JxS desobedezca. Supongo que la CUP lo sabe. Si no, eso supone un chollo, por lo que deberíamos, todos y todas, casarnos con alguien de la CUP. Supongo, también, que a estas alturas del partido la cosa ya no es una batalla por la desobediencia, o por tramos efectivos hacia un Procés, tal y como se detallaba en el programa de JxS, sino una batalla por los marcos.

Las batallas de marcos no son democráticas. Es decir, no repercuten en políticas democráticas. Ni siquiera, en políticas. Suponen permanecer en marcos de bienestar, sin desgaste político, a cambio de muy poca política. Con esto, no estoy haciendo de editorialista del ABC. La batalla por los marcos no son un patrimonio catalán. Es una característica española, ese Estado sin soberanía, con políticas inconfesables, cuyo ejercicio de la política --esa cosa sin mucho margen por aquí abajo-- parece consistir en darse de boinazos en la tele para acceder a un marco guay. Es más, me aterra que, después del 26J, asistamos, antes que a cambios políticos significativos, a una lucha por apropiarse de marcos exitosos, que en España, glups, también son patrióticos. La CUP, sin ser nueva política, está dibujando dónde puede lucirse la nueva política, por lo que hay que observar a la CUP con microscopio.

Anyway. La batalla iniciada con la "mutación" del pacto CUP-JxS es la batalla por el Procés. Es decir, una lucha para dilucidar quién es el culpable de su fracaso. Quien gane se queda con el pack Catalunya Eterna, que mola mucho en la Catalunya rural y, por lo que se ve en el CIS, mucho menos en Barcelona, esa Babilonia de esa Catalunya idílica. En ese sentido, los mecanismos propagandísticos gubernamentales echan humo. Desde hace días, vuelven a dibujar a la CUP bajo los adjetivos --caos, desorden, fanatismo, estridencia, barbarie-- con los que el Noucentisme --la cultura de Estado más antigua del Estado; fue creada por la Lliga a inicios del siglo XX; va a tutiplén-- dibuja lo no catalán, lo invasivo, el enemigo a combatir. La FAI, vamos. Con el Franquismo, pues no. Eugeni d'Ors, incluso, participó en la creación del escudo franquista. El de la gallina. Piensen en ello y en el catalanismo conservador cuando vean esa gallina en una mani no-nacionalista al uso. Y luego piensen en el Procés y contengan la risa.

Al día siguiente --es decir, hoy jueves--, Mas, el Presi en el exilio interior, declaraba que "hay dos maneras de conducir esto que tenemos entre manos" --el Procés; Mas habla así; pone nervioso a un muerto; no Noucentista-- "la manera cupaire," -de la CUP, pero en cursi- "pero también hay otra manera, la de las manifestaciones, constructiva, positiva, la manera sin violencia verbal". La Gubernamental. No requiere resultados, sólo cohesión en torno al Govern, tan equilibrado y armónico que ya no es Noucentisme, sino puro Tao. Mas no es un buen político. Presentó un pacto con la CUP que, por lo visto, no existió. Y se lo creyó. Mas pertenece a esa generación de líderes de la Transi que ya sólo sabían gestionar, y muy bien, marcos. Miren lo bien que lo hace ahora. Un crack.

A su vez, Puigdemont --misma generación, misma habilidad-- declaraba su sorpresa por la "mutación" CUP. Reveló que, de saber que la CUP no iba a respetar el pacto Gubernamental, no hubiera aceptado el cargo de Presi. Un poco como el poli de Casablanca cuando decía "qué escándalo. Me acabo de enterar de que en este local se juega".

En esta sesión de control, los grupos se aplicaron a cachondeo ante JxS. Menos Albiol, que sólo ríe cuando lo indica la Constitución, y hasta Arrimadas, una señora con la actitud corporal de alguien que, cuando había cachondeo en clase, se chivaba. Tampoco se rió la chica CUP que tomó la palabra para explicar al Presi Puigdemont que "espera reconstruir los puentes rotos". Un indicativo léxico que ayuda a entender que la CUP "muta", sí, pero no a lo Hulk.

De hecho, cabe preguntarse por lo que ha pasado. Básicamente, la CUP se ha pelado los presupuestos de JxS. ¿Eso es un drama? Sí. Absolutamente. En cualquier otra cultura democrática que no sea la española, quiero decir. Eso, que supondría la dimisión de un Gobierno, aquí se sobreentiende que no es para tanto. En su primera entrevista a TV3, el flamante Presi --que si hubiera sabido lo de la CUP no habría aceptado, etc.-- explicó a su preguntador automático que no era importante aprobar los presupuestos. Un indicio, vamos, de que sabía que el pacto con CUP anunciado por Mas, y no desmentido por CUP, no existiría mucho tiempo.

¿Qué repercusiones tendrá lo de los presupuestos? En principio, podrían entregar unos segundos presupuestos. La ley del ramo no pone impedimentos al respecto. Se ha dicho, incluso, que podrían hacerlo hasta el 20 de julio, si bien es alto improbable que lo intenten. Lo que se podría entender como cierta fatiga o desgaste. Un total-pa-qué. El único interés sería meter presión a la CUP --la última vez, funcionó--, algo que, por otra parte, ya se está haciendo, sin el engorro de tener que currarse otros presupuestos. 

Por lo demás, los presupuestos se prorrogarán, en caso contrario, automáticamente. Seguirían siendo los presupuestos más sociales de la historia --Mas los presentó así el año pasado; coló; siempre cuela--, si bien están explícitamente pensados para pagar deuda, como cualquier presupuesto del Sur. Por otra parte, y esta es la única novedad en este tramo, Puigdemont se presentará a una moción de confianza. En septiembre. Una moción de confianza sólo requiere ser presentada a la mesa 24 horas antes. Pero se ha elegido septiembre porque no es una moción de confianza.

Es una medida propagandística. Se aprovechará ese tiempo para presionar a la presionable CUP, para amenazarla de ser quien mate a este Procés gubernamental, por otra parte muerto. Pero también, y por el mismo precio, se aprovechará este tiempo para reformularlo. Es decir, para ampliar el plazo y el calendario que se dio este Govern para la indepe. Eran 18 meses e independencia, directamente y sin pasar por la casilla de salida. Esta mañana a primera hora eran más meses, que no conducían a la independencia, sino a, sic, "las puertas de la independencia". Uno sabe lo que es una puerta de un WC, pero no de una independencia, lo que indica que las "puertas de etc" son otro marco-chollo. También se reformulará la resolución de 9N, para darle nueva vigencia. Propagandística. En su día careció de otra. Y, sobre todo, en estos meses, CDC estará refundada --en julio se "muta" encima, también; será un mutante Noucentista; una suerte de Doctor Xavier--.

Es lógico que también se aprovechen estos meses para adaptar el Procés a la realidad. Realidad: CDC se la pega en junio. ERC, su sucesora --es posible que la sucesora también del catalanismo conservador; no se aleja mucho de su marco, y los cuerpos caen hacia el lado que etc.--, no será la bomba. Las elecciones generales catalanas las ganará y, al parecer, por un amplio margen, un nuevo sujeto, que aboga por un referéndum en Catalunya. Este último tramo vivido del Procés desde noviembre --sinopsis: iniciar, por todo lo alto, un proceso unilateral, poco probable, sin mayoría social y sin resultados, salvo el de prolongar la vida de CDC, y generado por necesidades electorales de un JxS y una CUP a los que no les convenía repetir elecciones--, requiere ser formulado por un tubo para seguir siendo una construcción propagandística, y no todo lo contrario, un chiste con repercusiones políticas. También, para apropiarse o beneficiarse de, respectivamente, el éxito o el fracaso de ese proyecto de referéndum, en el que JxS y CUP no han tenido nada que ver.

Resultado de lo de los presupuestos: JxS contentos, CUP contentos. Lo que se inició en 2010 como una ola de desobediencia social, como un puntal de la crisis del Régimen, prosigue su Liga institucional, inocua, esa en la que el dominio propagandístico de CDC es puro virtuosismo. Ha ganado, zas, tres meses más. No sé a ustedes, pero a mi CDC no para de sorprenderme. Unos cracks de lo suyo. Sobrevivir.

 

 

Hola. La semana pasada, desde esta pantalla amiga, especulaba con que, tras la imposibilidad de aprobar presupuestos, se piraban. Bueno. Pues no se piran. Ni con agua caliente. Toma spoiler. Se lo explico.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martix

    Qué gusto la lucidez con gracia! Aunque en el sexto párrafo parece que falta algo o está mal puntuado o estoy espesa.

    Hace 6 años 5 meses

  2. Ignacio

    Excelente. Chapeau.

    Hace 6 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí